Prusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Preußen
Prusia
1525-1947
Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Suum cuique

(latín: 'A cada cual, lo suyo')

Capital Königsberg y luego Berlín
Idioma principal Alemán estándar (oficial desde 1902)
Bajo alemán (mayoritaria),
polaco y lituano (regionales)
Religión Protestante y católica
Gobierno Monarquía
Rey
 • 1688 - 1713 Federico I de Prusia
 • 1888 - 1918 Guillermo II de Alemania
Historia
 • Orden Teutónica 1525
Superficie
 • 1939 297 007 km²
Población
 • 1939 est. 41 915 000 
     Densidad 141,1 hab./km²

Prusia (en alemán: Preußen o Preussen; en polaco: Prusy; en ruso: Пру́ссия; en latín: Borussia, Prutenia) fue un reino alemán y Estado histórico nacido de la unión del Ducado de Prusia y el Margraviato de Brandeburgo (Brandeburgo-Prusia).

Prusia es parte fundamental de la historia de Alemania y de Europa, y desde su fundación como reino fue una de las grandes potencias del continente.[1] [2] El Estado prusiano alcanzó su mayor hegemonía durante los siglos XVIII y XIX. En el año 1701 Prusia pasó a ser oficialmente el Reino de Prusia durante el reinado de Federico I de Prusia, con capital en Berlín, centro neurálgico de la región de Brandeburgo.

El canciller Otto von Bismarck, primer ministro prusiano desde 1862 hasta 1873, y desde 1873 a 1890, incluiría a Prusia en su concepto de Gran Alemania (Großdeutschland), del que más tarde surgirían la Confederación Alemana del Norte (1866) y el Imperio alemán (1871), de los que Prusia fue el eje político y económico. En el año 1918 tuvo lugar la abdicación del último rey prusiano, Guillermo II, lo que provocó que la nobleza perdiera su poder y se aboliera la monarquía. Prusia desapareció oficialmente en el año 1947, al término de la Segunda Guerra Mundial.[3]

Etimología[editar]

El nombre de Prusia (en alemán Preußen) tiene su origen en los prusios, pueblos de procedencia báltica que fueron sometidos por la Orden Teutónica en el siglo XIII, lo que más tarde daría lugar al Ducado de Prusia en 1525.

Aunque se desconoce el origen exacto del término moderno, ya en el documento Descriptio civitatum et regionum ad septentrionalem plagam Danubii (Descripción de las gentes y las tierras del norte del Danubio), de autor anónimo, aparecen los prusios como Brusa, y en el libro Germania de Tácito lo hacen como Buri. Peter von Dusburg se refería a ellos como Pruteni en latín, aunque los prusios se denominaban a sí mismos Prūsai, cuyo significado es debatido: podría derivar de prūta/prūota ('astucia', 'inteligencia'), prūsna ('rango', 'honor'), prūsas ('elevado'), derivado a su vez de la raíz indoeuropea pūrusah (hombre, persona);[cita requerida] o de un término relacionado con el agua, como era habitual en los pueblos bálticos, por lo que el significaría 'tribus del agua' o 'pueblo de los lagos'.[4]

Demografía[editar]

En 1871 la población de Prusia ascendía a casi veinticinco millones de personas, el 60% de la población del Imperio Alemán.[5] De ellos, aproximadamente dos millones y medio eran de origen polaco, la minoría más grande del país. Otras minorías notables eran las representadas por judíos, daneses, casubios (72.500 en 1905), mazovios (248.000 en 1905), lituanos (101.500 en 1905), valones, checos y serbios.[6] En algunas zonas la población polaca llegaba a ser superior a la alemana. Es el caso de la región que con el tiempo recibiría el nombre de Posen, donde el 62 % de los habitantes eran polacos frente al 38 % que era germanoparlante o alemán.

No obstante, católicos, judíos y eslavos nunca llegaron a tener el mismo status que los protestantes, que formaban la mayoría de la población prusiana (luteranos y reformados)[7] El Catolicismo era pese a ello una parte importante dentro del Estado, especialmente hacia el oeste, Renania, Westfalia, Prusia Occidental, Warmia, Silesia y Polonia.

Para 1910 la población total de Prusia habría aumentado a cuarenta millones de personas, aproximadamente del 62% del total de la población del Imperio.[8]

Símbolos[editar]

Bandera de los Caballeros Teutónicos con el águila imperial (1410)

El escudo y la bandera de Prusia presentaban ambos un águila negra sobre un fondo blanco, símbolo heredado de los Caballeros Teutónicos y adoptado más tarde por la dinastía de los los Hohenzollern. Los Caballeros Teutónicos vestían de blanco, llevando una cruz negra y dorada con el águila imperial en ella, lo que acabó derivando en los símbolos nacionales de Prusia.

Tanto la bandera como el escudo prusianos, aunque mantuvieron los colores negro y blanco con el águila como distintivo, variaron notablemente a lo largo del tiempo. La primera bandera oficial, la del Ducado de Prusia, consistía simplemente en un fondo blanco sobre el que destacaba, en el centro, el águila prusiana, el mismo diseño que el del escudo. Diseños posteriores correspondientes a otras épocas históricas incorporaron elementos tales como la corona real (1701) o la esvástica nazionalsocialista (1933), así como diferentes añadidos a la figura del águila (fundamentalmente rayos, espadas o cetros).

Escudo del Reino de Prusia

Suum cuique ('a cada cual, lo propio'), originalmente el lema de la Orden del Águila Negra (Hoher Orden vom Schwarzen Adler), máxima orden de caballería prusiana creada por Federico I en 1701, llegó a utilizarse como lema asociado a todo el Estado de Prusia. Asimismo, el lema alemán Gott mit uns (literalmente, 'Dios con nosotros') también se empleó con frecuencia desde la creación del Reino de Prusia, apareciendo en distintos escudos y estandartes, sirviendo además de grito de guerra del ejército prusiano.[9] [10]

La Cruz de Hierro alemana (Eisernes Kreuz), alta condecoración militar creada por Federico Guillermo III, concedida por primera vez durante las Guerras Napoleónicas y de gran relevancia durante la Guerra Franco-Prusiana, también se asociaba a Prusia y aparecía en banderas de guerra y emblemas navales desde 1816 y en los estandartes reales de la familia Hohenzollern.

Prusia contó con un himno oficial de 1830 a 1840, antes de adoptar el himno del Imperio Alemán, conocido como Preußenlied ('Canción de Prusia'). Fue compuesto por August Neithardt para celebrar el aniversario de Federico Guillermo III. Es famoso por su frase inicial Ich bin ein Preuße, kennt ihr meine Farben? ('Soy un prusiano, ¿conoces mis colores?'),[11] y por sustituir al himno anterior, Borussia, que se había usado oficialmente desde el año 1820.

Prehistoria[editar]

Alrededor de 4.000-3.000 a. C. la zona oriental del Báltico experimentó una afluencia de pueblos ugrofineses de la Cultura de la Cerámica del Peine, que se extendieron desde el norte de Finlandia hasta Lituania. El cromosoma Y ha revelado datos de una ascendencia común para los finougrios y bálticos. Según los estudios, los bálticos guardan más relación con los finougrios del Volga, como el pueblo mari, que con los finlandeses del Báltico. El indicador de origen finougrio ha resultado ser más frecuente en los letones (42%) y los lituanos (43%) que en los estonios (34%). Los resultados sugieren que los territorios de Estonia, Letonia y Lituania fueron poblados por tribus finougrias desde principios del período mesolítico.

Alrededor del 3.500-2.500 a. C. hubo otra migración masiva, la de los pueblos de la Cultura del hacha de guerra. Vinieron desde el sureste y se propagaron por toda Europa oriental y central, llegando hasta el sur de Finlandia. Es amplia y universalmente aceptado que la Cultura del hacha de guerra es el origen de muchas culturas indoeuropeas, entre ellas la de los baltos. Al parecer, los indoeuropeos recién llegados fueron muy numerosos y, en el Báltico oriental, asimilaron a los pueblos finougrios anteriores. Recientes estudios comparativos de ADN parecen confirmar la teoría de la asimilación entre los indoeuropeos y los finougrios durante este período. Con el tiempo, el nuevo pueblo de los bálticos se propagó desde la zona del Mar Báltico hasta la cuenca del Volga.

Historia[editar]

Bandera utilizada por el Reino de Prusia de 1701 a 1750.

Aunque no existe en la actualidad, Prusia ocupa un lugar destacado en la historia europea ya que ha jugado un rol primordial en los acontecimientos más importantes del continente, específicamente el periodo comprendido entre el siglo XVIII y la Primera Guerra Mundial. En el curso de su historia, Prusia se ha establecido como diversos estados:

  • El Ducado de Prusia (1525–1701): Un territorio formado por la secularización del Estado monástico de los Caballeros Teutones, primero bajo soberanía de Polonia y posteriormente gobernado por margraves de los Hohenzollern y electores de Brandeburgo;

Reino de Prusia[editar]

Voltaire en Sanssouci, el palacio de Federico II el Grande.
Adolph von Menzel (1815-1905).

Brandeburgo-Prusia se formó en 1618 al unirse el Electorado de Brandeburgo con el Ducado de Prusia bajo la dinastía Hohenzollern. Este Estado se estableció como reino de Prusia en 1701.

Sin embargo, no fue hasta la Guerra de Sucesión Española y su fin mediante el tratado de Utrecht que Prusia fue confirmada como un reino. Federico Guillermo I, segundo rey de Prusia (17131740), transformó a su reino en una potencia militar. Se vio envuelto en la disputa por el territorio de Pomerania frente a Suecia, parte de la cual le fue entregada mediante el Tratado de Estocolmo en 1720. Instauró una corte austera y eficaz, centralizando la administración financiera. Federico siempre vestía uniforme militar y dedicó gran parte de sus recursos al desarrollo del ejército. La creación de la Guardia de Potsdam fue su logro mayor en esta área. Su hijo y sucesor, Federico II el Grande, se alió con Francia en 1740 aprovechando las dificultades de María Teresa I para afirmarse en el trono austriaco y se anexionó Silesia a costa de la Casa de Austria, lo que desató la Guerra de Sucesión Austriaca (1740–1748), al final de la cual obligó a María Teresa a reconocer la anexión de Silesia (25.000 km² y 125.000 habitantes) por parte de Prusia. En el transcurso de esa década formó un ejército de 150.000 hombres que convirtió a Prusia en el país militarmente más preparado del mundo.

Austria, Francia, Rusia y Suecia se aliaron contra Prusia para frenar su desarrollo. Comenzó la Guerra de los Siete Años (1754-1763) en la que Prusia sólo contaba con el débil apoyo de los británicos, Portugal y otras facciones menores. Varios tratados, entre ellos los de San Petersburgo y Hubertusburgo, pusieron fin al conflicto, en el que se acordó volver a las fronteras establecidas en Europa antes de la guerra.

En 1806, los triunfos de Napoleón Bonaparte contra Prusia en el marco de las guerras Napoleónicas y la instauración de la Confederación del Rin pusieron fin al sistema político multipolar del Sacro Imperio Romano Germánico. La ocupación francesa terminó en 1808, y las tropas abandonaron Prusia tras la Convención de París, bajo la condición de que el ejército prusiano se limitase a un total de 42.000 hombres.

Lucha por la hegemonía alemana[editar]

En 1815, con la derrota del emperador francés, Prusia se anexó Renania según lo establecido en el Congreso de Viena, y los príncipes alemanes crearon la Confederación Germánica de 39 Estados independientes, salvo en el campo de la política exterior. Dentro de estos Estados, Austria y Prusia se erigían como dominantes y se perfilaba nuevamente una confrontación entre ellos.

En 1834, Prusia instauró la Unión Aduanera de Alemania (Zollverein) de la cual Austria quedó excluida. En diez años se duplicó el comercio entre sus componentes.

En 1864, Austria y Prusia estuvieron aliadas en la Guerra de los Ducados contra Dinamarca. De acuerdo con lo establecido en la Convención de Gastein que puso fin a ésta, el ducado de Holstein quedó bajo dominio de Austria, y los de Schleswig y Lauenburgo bajo el de Prusia, pero ninguno de los dos países quedó satisfecho con el acuerdo.

En octubre de 1865, en una entrevista en Biarritz, el canciller prusiano Otto von Bismarck obtuvo de Napoleón III que Francia se mantuviera al margen de un previsible conflicto austro-prusiano, mientras que Prusia se comprometía a apoyar al recién nacido Reino de Italia para conseguir la anexión de la zona de Venecia. Napoleón III pensó que el conflicto sería largo y le brindaría la oportunidad de actuar de mediador y tal vez conseguir ventajas territoriales. El emperador se comprometió a mediar ante los italianos, lo que se consiguió con la alianza ofensivo-defensiva contra Austria firmada en abril de 1866.

El canciller Bismarck entorpeció deliberadamente la gestión de la administración austriaca de Holstein y envió tropas a ese ducado. Cuando Austria protestó ante la Dieta de Fráncfort (asamblea de la Confederación) y después de asegurarse la neutralidad de Rusia, y contando con su alianza con el reino de Italia, Baviera, Hanóver, Hesse-Kassel, Sajonia, Wurtemberg y otros estados apoyaron a Austria.

La disputa entre Austria y Prusia por la hegemonía de la unificación alemana se resolvió en 1866, con la victoria de Prusia en la Guerra de las Siete Semanas. Dicha unificación se dio en torno a la Confederación de Alemania del Norte, concebida por Bismarck, y que también sirvió para contener el liberalismo. El Reichstag fue inaugurado en febrero de 1867.

Guillermo I es proclamado Kaiser.

Imperio alemán[editar]

La Guerra franco-prusiana estalló en 1870. La victoria definitiva lograda por Prusia sobre los ejércitos de Napoleón III en este conflicto fue la cúspide que permitió la unificación alemana bajo el Imperio alemán liderado definitivamente por Prusia.

El rey Guillermo pasó a convertirse oficialmente en el Káiser Guillermo I en una ceremonia llevada a cabo en la Sala de los Espejos del Palacio de Versalles.

A partir de este punto y hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, la historia de Alemania y la historia de Prusia se confunden.

Prusia después de los Hohenzollern[editar]

El Estado Libre de Prusia durante la República de Weimar (1918–1933)[editar]

Estados federados de la República de Weimar. Prusia en color celeste.

Después de que Alemania capitulara en la guerra mundial, en 1918 Guillermo II abdicó y se exilió. El Tratado de Versalles estipuló la anexión de gran parte del territorio de Prusia a la recién restablecida Polonia, mientras que las ciudades prusianas del Báltico Danzig y Memel fueron declaradas ciudades libres. Estas medidas dividieron drásticamente el territorio prusiano, dejando a Prusia oriental totalmente separada del resto de Alemania.

La llegada de la democracia llevó a la fundación del Estado Libre de Prusia y la formación de un gobierno de coalición de socialdemócratas (SPD), católicos (Partido de Centro) y liberales (DDP), la llamada coalición de Weimar, que gobernó entre 1919 y 1932 (ampliada por el conservador DVP entre 1921 y 1925). Al contrario que en los demás estados federados de la República de Weimar, en las elecciones prusianas hasta 1932 nunca peligró la mayoría parlamentaria de los partidos democráticos. Otto Braun, primer ministro de Prusia casi ininterrumpidamente entre 1920 y 1932, es considerado hasta hoy como uno de los políticos socialdemócratas más capaces de la República de Weimar.

En las elecciones regionales del 24 de abril de 1932, los dos partidos radicales comunista (KPD) y nacionalsocialista (NSDAP) juntos consiguieron más escaños que todos los demás partidos, con lo que el parlamento no logró elegir una coalición capaz de gobernar, por lo que el gabinete de Braun siguió en funciones. Esto dio al canciller del Reich, Franz von Papen, la ocasión de llevar a cabo el llamado «golpe de Prusia»: a través de un decreto presidencial, el gobierno del Reich disolvió al gobierno de Braun con el argumento de que había perdido el control sobre el orden público en Prusia, y el mismo Papen asumió el poder ejecutivo en el Libre Estado de Prusia bajo el título de «comisario del Reich», ya sin control parlamentario. De esta forma, el gobierno de partidos democráticos más importante de Alemania quedó apartado del poder. Este «golpe de Prusia» facilitó de manera decisiva la toma del poder de Adolf Hitler medio año más tarde, ya que desde el inicio podía contar con los instrumentos de poder del gobierno prusiano, sobre todo el aparato policial.

Prusia bajo el nacionalsocialismo (1933–1945)[editar]

A partir de 1933, la recuperación de los territorios prusianos perdidos por el Tratado de Versalles se convirtió en uno de los pilares del gobierno nazi. El 24 de octubre de 1938, el Gobierno alemán solicitó a Varsovia la devolución de la Ciudad libre de Danzig (unida aduaneramente a Polonia) y el permiso para tender una línea férrea y una carretera a través del corredor polaco, bajo el estatuto de extraterritorialidad. Varsovia rechazó la solicitud y de esta forma se precipitó la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, lo que dio inicio a la Segunda Guerra Mundial.

Prusia subsiste como territorio autónomo bajo la República de Weimar hasta 1934, fin de la autonomía bajo el régimen nazi.

Disolución de Prusia (1945–1947)[editar]

Prusia Oriental y Corredor Polaco -incluyendo el extremo sureste de Casubia-.

Tras 1945, entre 10 y 12 millones de alemanes fueron deportados de Prusia por la URSS de Stalin, de los que se calcula que entre 1 y 2 millones no sobrevivieron al éxodo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de Prusia pasó a integrar el territorio de PoloniaPomerania—, mientras que la región septentrional fue anexada por la URSS (incluyendo Königsberg), rebautizada como Kaliningrado (en homenaje a Mijaíl Kalinin), y convertida en un óblast entre Polonia y Lituania. Tiempo después, por decisión de los Aliados, Prusia fue declarada en 1947 oficialmente disuelta como unidad administrativa y Estado alemán.

En 1949 el territorio prusiano que pasó a ser parte de la Alemania Oriental, fue dividido administrativamente en Brandeburgo, Sajonia-Anhalt y Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Ese mismo año, las fuerzas de ocupación en el oeste del país también realizaron una división administrativa, creando los Estados de Renania del Norte-Westfalia (RNW), Baja Sajonia, Hesse, Renania-Palatinado, Schleswig-Holstein y Baden-Wurtemberg.

Eventual regreso de Prusia[editar]

Tras la reunificación alemana, varios entusiastas lanzaron el proyecto de devolver oficialmente el nombre de Prusia a la región comprendida por los estados federados de Berlín y Brandeburgo.

En un referendo celebrado en 1996, la mayoría de los habitantes de Brandeburgo se pronunció en contra de la fusión de los dos estados, mientras que los de Berlín lo hicieron a favor. No obstante y a pesar del revés, la iniciativa sobre la fusión se ha mantenido, y estaba prevista su realización definitiva para el año 2009, tras ser nuevamente sometida a referendo.

También se proyecta reconstruir el Palacio Real de Berlín, donde residieron los Hohenzollern hasta 1918.

Entre tanto, la región continúa rezagada en cuanto a su desarrollo económico con respecto a antiguos sectores de Prusia ubicados en el occidente de Alemania, a pesar de las continuas subvenciones del Gobierno Federal.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://gh.oxfordjournals.org/content/12/3/286.full.pdf
  2. http://history.wisc.edu/mosse/george_mosse/summaries/history119_lecture19.htm
  3. Christopher Clark, Iron Kingdom: The Rise and Downfall of Prussia, 1600–1947 (2006).
  4. Davies, 2013, pp. 389-390.
  5. Büsch, Otto; Ilja Mieck, Wolfgang Neugebauer (1992). Otto Büsch. ed. Handbuch der preussischen Geschichte. 2. Berlin: de Gruyter. pp. 42.
  6. Büsch, Otto; Ilja Mieck, Wolfgang Neugebauer (1992). Otto Büsch. ed. Handbuch der preussischen Geschichte. 2. Berlin: de Gruyter. pp. 42.
  7. Hajo Holborn, History of Modern Germany: 1648–1840 2:274
  8. Büsch, Otto; Ilja Mieck, Wolfgang Neugebauer (1992). Otto Büsch. ed. Handbuch der preussischen Geschichte. 2. Berlin: de Gruyter. pp. 42.
  9. Young, Alan R. (ed); ''The English Emblem Tradition: Volume 3: Emblematic Flag Devices of the English Civil Wars, 1642-1660 Index Emblematicus'' p. xxiv; University of Toronto Press, 1995. Books.google.be. Consultado el 24 de julio de 2009. 
  10. Preble, George Henry, History of the Flag of the United States of America: With a Chronicle of the Symbols, Standards, Banners, and Flags of Ancient and Modern Nations, 2nd ed, p. 102; A. Williams and co, 1880
  11. Lilian Dalbiac. Dictionary of Quotations (German) Swan Sonnenschein. New York. 1906. p. 196.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]