Revolución sexual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término revolución sexual o liberación sexual hace referencia al profundo y generalizado cambio ocurrido durante la segunda mitad del siglo XX en numerosos países del mundo occidental desafiando los códigos tradicionales relacionados con la concepción de la moral sexual, el comportamiento sexual humano, y las relaciones sexuales. La liberación sexual tuvo su inicio en la década de 1950 y su máximo desarrollo entre 1960 y 1980, aunque sus consecuencias y extensión siguen vigentes y en pleno desarrollo.

La revolución sexual se identifica con la igualdad entre los sexos, el feminismo, los métodos anticonceptivos así como la contestación social y política. Muchos de los cambios revolucionarios en las normas sexuales de este período se han convertido con el paso de los años en normas aceptadas, legítimas y legales en el comportamiento sexual.[1]

La liberación sexual supuso la reivindicación y recuperación plena del cuerpo humano y su desnudez, de la sexualidad como parte integral de la condición humana individual y social cuestionando el papel tradicional de la mujer y por tanto del hombre y de la institución por excelencia, el matrimonio.[1] [2]

La revolución sexual ha propiciado la generalización de todo tipo de relaciones sexuales y la aceptación general de las relaciones sexuales prematrimoniales, el reconocimiento y normalización de la homosexualidad y otras formas de sexualidad. Asimismo se ha producido un aumento de las parejas de hecho -uniones sin matrimonio-, el retraso en la edad de contraer matrimonio, la aparición de hijos fuera del matrimonio, uniones civiles y matrimonio entre personas del mismo sexo, así como la aparición de nuevos tipos de familias (familias monoparentales y familias homoparentales).[3]

La liberación sexual ha sido posible gracias a la difusión y uso generalizado de métodos anticonceptivos (píldora anticonceptiva, DIU, preservativo, anticoncepción de emergencia) así como de la legalización, en numerosos países, de plazos para la práctica del aborto a petición libre de la mujer. Estas prácticas han separado en la práctica la sexualidad de la reproducción.[4] [5]

Antecedentes[editar]

Entre los antecedentes más antiguos de la revolución sexual se encuentran distintas corrientes filosóficas que planteaban varias reformas relacionadas con la libertad y la advocación de la naturalidad del comportamiento sexual humano, reformas que correspondían a la visión política del humanismo antropocéntrico asimilado en la Era del Renacimiento y la Ilustración. En la Europa de la Ilustración se plantearon diversas cuestionantes sobre la tolerancia a la naturalidad del comportamiento sexual, caracterizado por una respuesta cíclica que entendía la tolerancia y la represión, es decir, consideraban al comportamiento sexual humano como intrínseco a la naturaleza humana, pero consideraban algunas de sus manifestaciones como crímenes sexuales cuando dicho comportamiento no se apegaba a la estructura de la sociedad o los designios de la religión. Se centraban en clasificaciones del sexo por su carácter "criminal" (adulterio, poligamia, fornicación, abuso sexual, prostitución) y por su carácter "innatural" (masturbación, sodomía, zoofilia, y abuso sexual infantil).[6]

Jupiter et Junon (siglo XVI) de Agostino Carracci.

En aspectos morales se presuponía la existencia regular de actividad sexual, entre las parejas sexuales unidas en matrimonio, con el principal propósito de la procreación y la satisfacción principal de la figura masculina, colocando a la figura femenina del matrimonio como un objeto meramente sexual a merced de la figura masculina (llevando en muchas ocasiones a situaciones de violencia y abuso sexual, porque su status social y legal dependía completamente del hombre en el matrimonio).[7] Existía la norma sexual que estipulaba moralmente la forma ideal en que los matrimonios debía ser conformados, estableciendo matrimonios heterosexuales donde ambos involucrados perteneciesen al mismo estrato socio-económico y a la misma raza o etnia de origen, bajo ciertos criterios en las diferencias de edades y sin verse involucrados aspectos como la consanguinidad.[8] Esta norma sexual también preveía la decencia sexual y la castidad como elementos fundamentales en la convivencia social de una persona en matrimonio, o fuera de este; esto establece la inmoralidad de la fornicación y la dignificación social de actitudes como la no promiscuidad y la abstinencia sexual anterior al matrimonio.[9]

La visión filosófica de Tomás de Aquino colocaba a la templanza como una virtud esencial en la vida sexual humana, considerando a la sexualidad humana como un designio de la divinidad y una inclinación natural que aseguraba la estabilidad corporal, por lo que no consideraba a la práctica de la sexualidad humana como un acto inmoral o de maldad. Esto se apegaba únicamente a la práctica moral de la sexualidad humana cuando esta no se veía relacionada con la sexualidad que se consideraba moralmente como innatural o criminal como el abuso sexual infantil, la masturbación, la zoofilia y la sodomía.[10] La vida religiosa, en cambio, restringía la naturalidad sexual y obligaba al celibato, aunque también representó una alternativa común para hombres y mujeres que no deseaban vivir en matrimonio y deseaban servir a las bases eclesiásticas en monasterios y conventos.[cita requerida]

Estos nuevos conceptos filosóficos fueron principalmente apreciados en la creación artística de carácter erótico, entre la que figuran artes como la literatura, la escultura y la pintura. El erotismo y el homoerotismo en las artes han estado presentes en corrientes artísticas tan antiguas como las representaciones del culto totémico de asentamientos humanos primitivos.[11] En el periodo Clásico, las representaciones eróticas contenían temas diversos como la prostitución, el sexo vaginal, el sexo anal, el amor griego y las orgías.[12] El desnudo en el arte Clásico se debe a la prevalencia de la filosofía antropocentrista que colocaba a la excelencia natural y la belleza como atributos del cuerpo humano. El desnudo era habitual en las representaciones artístcas, siendo el desnudo considerado como un tipo de excelencia sobre la feminidad y la masculinidad; en el desnudo femenino se percibían atributos como la fertilidad y la belleza, mientras que el desnudo masculino evocaba atributos como la fuerza física y la virilidad.[13] Con la dominación del Cristianismo en Europa se frena dramáticamente la producción de arte erótico para ser sustituido por exuberantes alegorías hacia la divinidad y a las hazañas épicas de héroes medievales.[14]

El Decamerón (1353) de Giovanni Boccaccio significó la introducción de la ficción erótica en los periodos post-clásicos, dicho título contenía temáticas eróticas como el coqueteo con monjas. Otros títulos pioneros en la ficción erótica incluyen Facetiae (siglo XV) de Gian Francesco Poggio Bracciolini, Historia de Duobus Amantibus (1444) de Pío II y Heptamerón (1558) de Marguerite de Navarre. En el arte Barroco de los años del Renacimiento, se retomó la estética clásica del desnudo humano, colocando al cuerpo humano como un tipo de perfección divina. En el renacimiento, artistas eróticos incluyeron: Agostino Carracci, Hans Baldung, Michelangelo Buonarroti, Tiziano Vecellio, Rembrandt Harmenszoon van Rijn y Giacomo Caraglio.

Hércules y Onfale (1735) de François Boucher.

En el siglo XVIII properó el arte erótico con la introducción de arte Rococó, cuyo erotismo era principalmente sutil y discreto. En la literatura se considera a Erotopolis: The Present State of Bettyland (1684) de Charles Cotton como una novela revolucionaria relacionada con la corriente del erotismo en la literatura que marcó el siglo XVIII y el siglo XIX. Algunas novelas erpoticas del siglo XVII incluyen: La Souriciere. The Mousetrap. A Facetious and Sentimental Excursion through part of Austrian Flanders and France (1794) de "Timothy Touchit", Les bijoux Indiscrets (1747) de Denis Diderot, Thérèse Philosophe (1748) de Jean-Baptiste de Boyer y Fanny Hill (1748) de John Cleland, el último relacionado ampliamente con el desarrollo de la revolución sexual del siglo XX. Exponentes filosóficos como el Marqués de Sade fueron importantes para el desarrollo de la literatura erótica, cuyas obras literarias como Justine ou les Malheurs de la Vertu (1787) y Les 120 Journées de Sodome (1785), se caracterizan por presentar escenarios altamente eróticos, normalmente acompañados de otras situaciones sociales como el crimen y las ofensas de naturaleza sexual.[15]

En la creación artística, resurge la adoración hacia el cuerpo humano, su naturaleza sexual y su erotismo. En el siglo XVIII el erotismo se representa en el arte de manera sutil, aunque enfoques posteriores cargados de sátira resultaran obscenos, así se aprecia en las obras artísticas de Thomas Rowlandson, que poseían un carácter principalmente enfocado a lo lascivo y no a la noción estética de la belleza del cuerpo humano. Otros artistas como François Boucher tuvieron un enfoque más erótico-estético que lascivo, dedicándose a representar la belleza del cuerpo humano a partir de escenarios vistosos e iluminados con temás primordialmente mitológicos.[16]

En el Romanticismo, el arte regularmente retrataba aspectos naturales en las emociones humanas como el amor y la sensualidad, valiéndose en ocasiones del desnudo y el lenguaje poético. Esto hizo mucho más natural la representación en las artes de la sexualidad humana a partir del siglo XIX, artes que se vieron ligeramente marginadas en la predominancia del la moral victoriana, entre los años 1830 y los años 1900, y la moral eduardiana entre los años 1900 y los años 1920.

Moral victoriana[editar]

La moral victoriana refiere a la moral caracterizada por la cultura del recato y la prudencia sexual que predominó en la sociedad europea (especialmente en Inglaterra y Francia) en los años del reinado de Victoria del Reino Unido entre 1837 y 1901. A pesar de lo que el nombre indica, la moral característica de ese periodo se extendió hasta los años 1920 entre periodo en real de Eduardo VII del Reino Unido de 1900 a 1910 y la Era del Jazz en Estados Unidos en los años 1920.

Erhebende Mode (1901) de Henri Gerbault.

La cultura correspondiente a la Era Victoriana frecuentemente es asociada con el estricto cumplimiento del código de etiqueta social que suponía un comportamiento sexual enfocado a la completa intimidad de la pareja en el hogar. La educación sexual era un completo tabú en la sociedad victoriana, lo que derivaría en los principios lógicos de la escuela Freudiana sobre la sexualidad infantil y su desarrollo. Las mujeres de clase media no tenían ningún tipo de información sobre las relaciones sexuales hasta que las experimentaban en su noche de bodas con su pareja, con resultados traumáticos en algunas ocasiones. Contrariario a la creencia popular, la sociedad victoriana entendía como naturales las relaciones sexuales y las consideraba como placenteras para la pareja.[17]

Paralelamente a la cultura de recato, la prudencia y la etiqueta social en el reinado de Victoria I, se desarrollaron distintos comportamientos sociales en relación con la sexualidad que contradecían la moral de las clases socio-económicas altas. La prostitución se convierte en un amplio mercado oculto a la corona, convirtiéndose en una actividad económica muy frecuente en concentraciones urbanas como Londres y Gales. La cantidad de burdeles en las ciudades era extensa, normalmente operando de manera clandestina para ofrecer servicios sexuales, orgías, espectáculos de tipo altamente erótico, relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y abuso sexual infantil.[18] En la segunda mitad del siglo XIX aparecen distintos establecimientos enfocados a la presentación de espectáculos de variedad que frecuentemente recurrían a rutinas eróticas (bailes exóticos, escenas de semi-desnudo, burlesques de humor negro y drag shows), a pesar de que no estaban ligados con la prostitución, eran frecuentemente relacionados por la visión social con la prostitución y los burdeles.[19] [20] La homosexualidad comienza a representar un fragmento de la cultura victoriana, centrada principalmente en la naciente identidad social de represión y sexualidad clandestina, ya que se consideraba como homosexual a la particularidad de la sexualidad homoerótica y no a las personas que lo practicaban o se identificaban ampliamente con ésta. Los actos homosexuales como la sodomía eran considerados como ofensas capitales, por lo que tenían implicaciones legales y penales.[21]

En la cultura victoriana surge la cultura sexual underground que consistía en la reunión de personas con los mismos intereses sexuales o sociales (apostadores, consumidores de alcohol y tabaco, homosexuales, transgénero, personas segregadas racialmente, prostitutas, etc.) que se reunían en áreas específicas de barrios concurridos durante las noches para asistir a establecimientos fachada o puntos ciegos que permitían todo tipo de actos en su interior. Esta cultura fue determinante en la respuesta social sobre la subestimación de la prostitución, la clandestinización de los burdeles y el teatro de variedades, la cultura homosexual closet, el establecimiento de bares underground, el éxito de los cabarés, la distribución irregular de la pornografía y el desarrollo de la cultura afroamericana del dixieland.

En otros aspectos, aparecen obras enfocadas al erotismo y la pornografía, como My Secret Life (1888) firmadas con el pseudónimo Walter y la revista pornográfica The Pearl. La pornografía tenía un carácter prohibido que la marginaba socialmente, por lo que su distribución era limitada.[22] En la sociedad victoriana se establece el lenguaje de las flores, un tipo de lenguaje simbólico que expresaba sentimientos y deseos sexuales codificados a través de accesorios florales, dependiendo del color y especie de la flor que se mostraba o se ofrecía a una persona.[23]

En la sociedad de consumo de la segunda mitad del siglo XIX, las distinciones de clases entre estratos socio-económicos altos y estratos socio-económicos medios comienzan a parecer imperceptibles debido a la introducción comercial de la moda, es decir, la moda era la misma en clases socio-económicas altas y clases socio-económicas medias. Las tiendas departamentales como Le Bon Marché y Macy's representaron la introducción global de la moda, siendo éstas quienes definieran la moda según las corrientes de liberación femenina y la nueva moral que se presentó en los últimos años del siglo XIX. En las tiendas departamentales, la sociedad de consumo se concentraba principalmente en la mujer cortesana y el ama de casa promedio, mujeres que tenían control autónomo sobre los ingresos familiares; la atención personalizada a la mujer era una de las características principales de mercadeo, atención que era dada por otras mujeres.[24] El campo laboral de la mujer, en caso de existir, en la era victoriana regularmente se reducía al servicio doméstico, la prostitución, las ventas, el cuidado clínico, y la maquila.[17]

Teatro de variedades[editar]

Teatro de variedades es un formato escénico que se caracteriza por la presentación rutinaria de actos variados que incluyen: bailes, números musicales, ilusionismo, magia, declamación, humorismo, acrobacia, artes circenses, muestra de rarezas biológicas, espectáculos con animales entrenados, obras dramáticas, malabarismo, contorsionismo, ventriloquia, mímica dramática, etcétera. Los espectáculos de variedad se presentan en una corriente artística predominante en el siglo XIX, que florece en el la Época Victoriana y los años de la Guerra de Secesión, hasta su pérdida de popularidad en los Roaring Twenties con la introducción doméstica de la radio y la televisión.[25]

Promocional de Bon-Ton Burlesquers (1898).

La pantomima británica fue un género de teatro infantil que tuvo gran popularidad a mediados del siglo XIX, el cual se caracterizaba por introducir diversos elementos de la comedia musical a una parodia de una obra de la literatura romántica, un cuento de hadas o un relato del folklore navideño. Este género se caracterizó principalmente por la exageración y la recurrencia frecuente al drag como un auxiliar cómico, no como una identidad transgénero.[26] [27] De manera similar, el formato escénico en travesti, se caracterizó por recurrir al cross-dressing como un elemento cómico que pretendía burlarse de la nociones sociales sobre los roles de género tradicionales.[28] Ambos géneros teatrales son significativos en la formación de la cultura camp y la cultura closet, ya que permitieron el nacimiento de la identidad y cultura transgénero bajo una intención primordialmente histriónica.[29] [30]

El vaudeville fue un formato teatral de consumo popular que se definió por su carácter callejero en los años de la Guerra de Secesión en Estados Unidos, dedicándose a presentar variedad de espectáculos populares como shows de minstrel, burlesques dramáticos, medicine shows y freak shows. El vaudeville marcó una gran transformación en la cultura estadounidense convirtiéndose en uno de los espectáculos más populares entre la población, ya que abandonaba completamente el conservador estilo de vida de la Era Victoriana al sexualizar cualquier tipo de espectáculo y convertirlo en una razón a favor para consumo, siendo comparado así con los espectáculos de burlesque y cabaré. La utilización de mujeres envueltas en actos y rutinas sexuales para la promoción del vodevil y el recurrir a imágenes de mujeres en carteles y volantes que atraían principalmente al público masculino, transformaron las técnicas de mercadeo. Los medicine shows mostraban productos que alegaban ser elíxires milagrosos en ferias y teatros de vodevil, siendo el principio del desarrollo económico de varias empresas de productos alimentcios, cigarros y cosméticos.[31]

El cabaré es un tipo de establecimiento en el que se presentaban gran variedad de actos como coreografías de danza, números musicales, mímica dramática, humorismo, teatro de sombras, ventriloquia, ilusionismo, obras teatrales cortas, espectáculos con animales, etcétera. Este tipo de establecimientos contaban con un servicio de venta de bebidas alcohólicas y tabaco, restaurante y, en ocasiones, casino. El cabaré fue particularmente popular en Francia, Inglaterra y Estados Unidos en las últimas décadas del siglo XIX, reconocido en establecimientos como Moulin Rouge, Le Chat Noir y Folies Bergère.[32] Este género escénico se ve principalmente influenciado por el vaudeville americano y el burlesque americano debido a su concurrencia en performances ligeramente eróticos y publicidad enfocada al público masculino, por lo que la producción de este tipo de espectáculos de limitaba a la presentación nocturna a clientela selecta.

El cabaré americano en la década de 1920 definió por completo el estilo de vida clandestino de la Prohibition Era, caracterizándose por la popularidad de espectáculos eróticos o revues, la venta ilegal de alcohol, la prostitución y la música afroamericana. Este tipo de establecimientos reunía grupos socialmente marginados, incluyendo prostitutas, homosexuales, bandas de jazz y dixieland completamente formadas por afroamericanos, apostadores y consumidores-productores de alcohol doméstico.[33]

Grabado de una prostituta del siglo XIX.

Prostitución[editar]

La prostitución fue una de las principales actividades económicas que caracterizaron a Inglaterra en el periodo victoriano, concentrándose en centros urbanos como Londres y Gales. La proliferación del mercado de la prostitución se desarrolló en la cultura sexual underground del siglo XIX, por lo que se intensificó la vida nocturna y el establecimiento de burdeles que reunían personas socialmente marginadas. El sector económico de la prostitución se conformaba principalmente de mujeres pertenecientes a estratos socio-económicos medios (frecuentemente mujeres desprotegidas por viudez, abandonadas maritalmente, con esposos enlistados en el ejército o endeudadas por la creciente cultura de consumo) y mujeres pertenecientes a estratos socio-económicos bajos (frecuentemente criadas en lechos familiares económicamente inestables o dedicadas a los servicios domésticos).[34] [35]

Las personas dedicadas a la prostitución se reunían en barrios específicos de clase media o barrios de clase baja, aunque también frecuentaban cerca de lugares de ocio masculino como cabarés y casas de burlesque, razón por la cual, el teatro de variedades se encuentra estrechamente ligado con la prostitución en la noción popular.[31] Los establecimientos de teatro de variedades concentraban, en ocasiones, espectáculos eróticos que incluían rutinas como el striptease y los bailes exóticos como la danza del vientre y la danza de los siete velos. Las protagonistas de este tipo de espectáculos se denominan vedettes, personas que frecuentemente realizaban sus actos en completo desnudo o en semi-desnudo, en comparación con la moda tradicional de la época.[36]

La cultura y educación sexual de la era victoriana permitió el conocimiento sobre las enfermedades de enfermedades de transmisión sexual que eran encontradas en hombres al servicio militar que recurrían a este tipo de servicios; esto derivó en la creación de un comité especializado (Contagious Diseases Acts) en la investigación médica de las enfermedades de trasmisión sexual en las fuerzas armadas. La prostitución de menores de edad y la prostitución masculina homosexual existieron en la sociedad victoriana, pero eran practicadas con mucha mayor secretismo que la prostitución femenina.[34]

Anarquismo y neomalthusianismo[editar]

Algunos de los antecedentes de la revolución sexual en la cultura occidental pueden encontrarse a finales del siglo XIX y segunda mitad del siglo XX con la propagación del pensamiento anarquista que despreciaba el recato social y rechazaba el matrimonio. Movimientos políticos como el marxismo, el socialismo, el anarquismo y el feminismo criticaban la sociedad existente y sus instituciones como el matrionio y la familia, y reivindicaban desde posiciones diversas la igualdad de derechos en el mundo laboral, legal y familiar, el sufragio, la maternidad libre, así como la igualdad en el matrimonio y el acceso a los métodos anticonceptivos. Uno de los movimientos que recoge algunas de las propuestas que facilitarán la revolución sexual es el neomalthusianismo.[37] El neomalthusianismo consideraba el exceso de familias numerosas en las clases socio-económicas bajas, una lacra social ya que les condenaba a la miseria. Desde una perspectiva social y política, proponen la toma de conciencia social e individual de la procreación limitada de las clases pobres (proletariado), de facto la separación entre sexualidad y reproducción, la defensa de la maternidad libre, la liberación femenina y la libertad sexual, la procreación consciente, la promoción de la planificación familiar, el cuidado de los niños así como el uso y difusión de métodos anticonceptivos artificiales.[38] [39] [40] [41] [42] [43] [44]

Primera ola del feminismo[editar]

Annie Kenney y Christabel Pankhurst, activistas sufragistas (c. 1908).

La primera ola del feminismo aparece como una corriente filosófica de la segunda mitad del siglo XIX extendiéndose hasta las primeras décadas del siglo XX. Se caracterizó por la búsqueda de garantías sociales y derechos dedicados a la mujer. En el siglo XVIII, durante la era de la Ilustración Francesa y su revolución ideológica enfocada a la ejecución, se intenta introducir un tipo de pensamiento político dedicado a las libertades de la mujer y a la igualdad de género. En 1791, Olympe de Gouges establece una serie de ensayos titulados Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en los que se plasmaban sus ideales políticos que ofrecían libertades a la mujer; la aplicación de dicho documento resultó fallida debido a la ejecución de Gouges en 1793.[45] En una respuesta ideológica similar, Mary Wollstonecraft estipula la Vindicación de los Derechos de la Mujer en el año 1792, la cual ofrecía libertad de expresión y sufragio a la mujer.[46]

Esa primera ola del femenismo cuestionaba principalmente las nociones tradicionales de la feminidad que suponían a la mujer como dependiente del matrimonio y vinculada plenamente con el ambiente doméstico. La mujer no tenía el derecho a trabjar, y en caso de ternerlo, su remuneración económica era muy inferior a la de los trabajadores del género masculino. Las primeras demandas del movimientos consistieron en reivindicar la equidad dentro del núcleo matrimonial, el derecho a trabajar y a la misma remuneración por el mismo trabajo, la equidad educacional y el derecho de propiedad.[47] Los movimientos liberales que buscaban la equidad racial y la abolición de la esclavitud fueron determinantes para construir la filosofía feminista, ya que contenían objetivos comunes como la aceptación social y la concesión de derechos a una clase determinada, lo que derivó en la búsqueda común de derechos entre mujeres de diferentes razas y clases sociales.[48]

En 1848 se convoca la Convención de Seneca Falls en la que se reúnen un grupo de mujeres que buscaban la emancipación de la mujer, dicha convención es considerada como uno de los primeros movimientos feministas de la historia de Estados Unidos. En Inglaterra aparecen grupos que buscaban el sufragio femenino y la igualdad ante la ley, conocidos popularmente como suffragettes. Algunas activistas a favor de los derechos de la mujer fueron: Susan B. Anthony, Lucy Stone, Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott.[49] El movimiento en su primera corriente filosófica se extiende hasta la década de 1940 y los primeros años de la década de 1950 con la concesión del sufragio femenino de países como Francia e Italia. En el año de 1920 se concede el voto femenino en Estados Unidos, lo que seguiría en la aceptación de la mujer como voz política. Esta acción política fue severamente influenciada por la participación femenina como mano de obra armamentista en la Primera Guerra Mundial, encargándose de labores de producción de armamento y labores clínicas o domésticas en los campos de guerra y centros a distancia.[50]

Promocional de Her Husband's Trademark (A las Mujeres) con Gloria Swanson (1922)

Cultura flapper[editar]

Flapper es un término de la cultura popular de las primeras décadas del siglo XX que define el estilo distintivo del liberalismo femenino en la Era del jazz. En el siglo XX la mujer se caracterizó por tomar un rol social más activo en el que comenzó a desempeñar actividades socialmente atribuidas a hombres y comenzó a abandonar las características victorianas de la moral y la moda femenina. En la década de 1920, durante la Prohibition Era y el auge económico de Estados Unidos, surge una nueva ideología femenina derivada de la primera ola del feminismo, iniciando una nueva identidad sobre la mujer independiente y libertina, autónoma sobre su sexualidad y sobre su vida.[51] Algunos íconos reconocidos de la mujer flapper fueron: Clara Bow, Gloria Swanson, Louise Brooks, Colleen Moore, Coco Chanel y Joan Crawford.[cita requerida]

Las flappers representaron un completa revolución en la moda de la sobreproducción textil del siglo XIX. La lencería desarrolla formas más cómodas de ropa interior como las bragas y los bustieres, abandonando la utilización del corset y los pantaloons. En el peinado, los cortes femeninos se vuelven más cortos y simétricos, considerados en la época como masculinos o boyish, con peinados como el bob cut y el Eton crop, acentuados con la utilización de sobreros Gatsby y sombreros cloché. La ropa consistía en vestidos de una sola pieza que eran confeccionados sin mangas y, frecuentemente, sin espalda cubierta y con escote pronunciado, dichos modelos eran simétricos y confeccionados en corte slim para alargar la figura; los zapatos de tacón también eran utilizados por mujeres para estilizar su figura y aumentar centímetros a su altura.[52]

Las mujeres flapper frecuentaban lugares de ocio nocturno como casinos, teatros, jazz clubs y 'cabarés; en este tipo de establecimientos donde abundaba la música jazz rápida, surgen bailes escandalosos para la época que eran característicos de la cultura flapper, tales como: el charlestón, el shimmy, el bunny hug y el black bottom. En esta cultura nocturna también surgen las petting parties (fiestas petting) que frecuentaban las mujeres flappers, fiestas en las que prevalecían conductas altamente sexuales como el sexo casual.[52]

Las mujeres de todas las clases socio-económicas también comenzaron abiertamente en el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco, además de la conducción legal de automóviles.[53] Este estilo de vida hedonista finaliza en la crisis de 1929, donde la libertad económica y la libertad social se vio totalmente limitada por las demandas económicas y la crisis laboral.[52]

Escuela freudiana[editar]

Se entiende por escuela freudiana a la corriente dentro de la psicología heredera del legado de Sigmund Freud, el cual se centra principalmente en su estipulación de la naturalidad de la sexualidad humana en la teoría de la líbido y el Eros. Freud estableció la teoría de que todo comportamiento humano está motivado por diversos impulsos dirigidos por la líbido como una transformación energética del impulso sexual. En la teoría del psicoanálisis se establece que dichos impulsos son reprimidos, de tal manera que encuentran una manera inconsciente de manifestarse según la cultura que rodea al individuo.[54] [55] La postura de Freud representó una total contradicción a la moral victoriana que ocultaba la sexualidad humana, contradiciéndola con las posturas de que todo comportamiento lleva un componente sexual y que los infantes son completamente sexuales, proponiendo además, un modelo que sugería la conformación del deseo sexual infantil.[56]

En las bases psicoanalíticas de la psicología social, Freud considera la existencia inconsciente del gobierno individual. También consideraba la evolución histórica del comportamiento y la cultura colectiva humana (infleunciado por las teorías evolucionistas de Charles Darwin y las teorías sobre el desarrollo histórico y el materialismo histórico de Karl Marx) como producto de pulsiones libidinales y represiones sexuales.[57] En Totem y Tabú (1913) Freud plasma la idea de la organización primitiva de las culturas patriarcales que basaban su modelo político en la represión moral o sexual de la tribú. En este modelo, el culto totémico se extendía a la santidad de la vida y la procreación, considerándose a los aparatos genitales (pene y útero) como fuente divina de vida; también se estipulaba el orden de la sociedad tribal según sus características de género, donde las mujeres eran alejadas de los hombres para permitir el correcto control social.

En su teoría del desarrollo psicosexual, Freud afirma la existencia de una sexualidad latente en el desarrollo del infante, concentrándose en etapas significativas que marcarán la presencia erógena en el organismo y permitirán el desarrollo social del individuo. En la fase oral el infante recarga su pulsión libinal en la boca durante los primeros meses de vida en los que es importante los procesos de identificación labial y el amamantamiento. En la fase anal de los primeros años de vida la pulsión libinal se localiza en los esfínteres uretral y anal, marcando así el proceso de control esfintérico del potty training. En la fase fálica el individuo recarga su pulsión libidinal en los genitales, asimilándose el proceso de identidad de género e identidad social-familiar. En el periodo de latencia el individuo desarrolla sentimientos sexuales. En la fase genital es aquella en la que el individuo alcanza la madurez sexual, proceso psicológico que ocurre en los años de la pubertad y que es el preludio de la vida sexual activa y la vida matrimonial del individuo.[58] La fase genital se encuentra acorde a la cultura sexual del periodo eduardiano de los primeros años del siglo XX, periodo en el que el disparo de las relaciones sexuales y la edad nubil se encontraban entre 15 y 17 años.[59]

Los artículos de Freud más relevantes sobre la conducta homosexual fueron publicados en Tres Ensayos Sobre la Teoría de la Sexualidad (1905) y Algunos Mecanismos Neuróticos sobre Celos, Paranoia y Homosexualidad (1922). Freud consideraba que los humanos nacían con una orientación sexual predeterminada en una disposición natural de la orientación sexual bisexual, la cual se unificaba en heterosexualidad u homosexualidad de acuerdo a las asimilaciones psicológicas del objeto sexual en la identidad familiar.[60] La creencia de Freud sobre la bisexualidad inicial se debe a la noción clínica victoriana de que los infantes integraban los dos géneros en su cuerpo debido a la nula manifestación del dimorfismo sexual hasta la etapa de la pubertad. Freud mencina que ciertos casos de homosexualidad se deben a la disforia en la experiencia heterosexual, provocando una inversión de la líbido en su objeto sexual.[61] En la tradición psicoanalítica de la escuela freudiana (seguidores académicos de las teorías propuestas por Freud) se establece la homosexualidad como un producto de diversos eventos que sufre un individuo en las etapas del desarrollo psicosexual, en donde no ocurre una madurez heterosexual debido a una repercusión en alguna de las etapas del desarrollo psicosexual.[62] [63] [64]

Derivado de las posturas de Freud en la psicología de la sexualidad, los psicólogos anarquistas de la escuela freudiana Otto Gross y Wilhelm Reich (quien acuñó el término Revolución sexual), desarrollaron la sociología del sexo a partir de la filosofía freudiana.[65]

Modernismo y post-modernismo[editar]

Modernismo define a la corriente filosófica, social, política, cultural y artística que prevaleció en la sociedad de finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX. Esta corriente artística se nutre de distintos eventos sociales en la historia contemporánea, moldeándose a partir de los nuevos modelos industriales del siglo XX, el crecimiento demográfico en las zonas urbanas, las filosofías de principios de siglo y la noción social sobre la devastación de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial.[66] La filosofía modernista rechazaba toda forma de realismo, considerando a las artes plásticas, la literatura, la arquitectura, la política, la religión, la organización social y el estilo de vida tradicional de siglos anteriores al siglo XX, como impropios de la sociedad actualizada e industrializada que comenzaba a prosperar en los últimos años del siglo XIX y en el devenir del siglo XX.[67] [66]

Anterior al modernismo, el romanticismo se desarrolló como una ideología contradictoria de los valores burgueses y la cultura de la Revolución Industrial, enfatizando los valores individuales, la expresión emocional, el chauvinismo, la libertad individual y la dignificación artística de la naturalidad humana.[67] En la segunda mitad del siglo XIX, el Romanticismo emerge con nuevas ideas políticas que enfatizaban la dignidad nacional y la libertad individual, tales como los movimientos revolucionarios de 1848 en Europa y el positivismo de Auguste Comte. La estructura social, el pensamiento religioso, la capitalización industrial, el conocimiento científico y la concepción histórica eran temáticas frecuentes del pensamiento filosófico romántico, derivando en doctrinas filosóficas de revolución intelectual, filosofías opositoras a la vida burguesa, la fe religiosa y el conocimiento científico de la Era Victoriana como: la dialéctica de Georg Wilhelm Friedrich Hegel, la oposición religiosa de Friedrich Nietzsche, el evolucionismo de Charles Darwin y las teorías de la estructura socio-económica de Karl Marx.[68]

Two Boys and a Dog de Henry Scott Tuke (c. 1914).

El impresionismo formó parte de la transición entre el romanticismo y el modernismo, corriente que se caracterizó por una revolución en la descripción individual y la técnica artística, más allá de la interpretación. El Impresionismo se enfocó principalmente a la pintura, donde se caracterizó por la contradicción a las técnicas tradicioales y realistas que predominaron en el romanticismo, abundando las técnicas propias del Impresionismo como el divisionismo y el puntillismo.[69] [70] Algunos artistas representativos del Impresionismo fueron: Frédéric Bazille, Gustave Caillebotte, Mary Cassatt, Henry Scott Tuke, Edgar Degas, Claude Monet y Berthe Morisot.[70] En una estética similar, el post-impresionismo extendió la estética impresionista a técnicas de pintura que se caracterizaron por el contraste de color y la distorsión visual. Algunos artistas representativos fueron: Paul Cézanne, Paul Gauguin, Vincent van Gogh y Henri de Toulouse-Lautrec y Henri Rousseau.[71]

La sociedad del inicio del siglo XX cambia drásticamente la forma tradicional de representación artística, las artes se vuelven más individuales, improvisadas, experimentales y estéticamente vulgares. En la sociedad se introducen las tecnologías diarias como la energía eléctrica, la telefonía y el motor de combustión interna, produciendo un radical cambio en el estilo de vida de la sociedad victoriana.[72] En la psicología, florece el psicoanálisis y la escuela freudiana gracias a los postulados del comportamiento social-individual de Sigmund Freud y Carl Jung.[73] En las artes dramáticas prosperaban formas alternativas de teatro y performance como el cabaré y el revue, mientras que en las artes decorativas prosperaban formas vistosas y alegóricas como el Art Nouveau.[31] [74]

El expresionismo fue una corriente del modernismo, principalmente alemana, que se caracterizó por la distorsión artística de la realidad en una forma subjetiva para evocar ciertos sentimientos en el observador. En el arte plástico expresionista predominó la distorsión de la realidad, la paleta de color contratante (tomando características particulares del fauvismo y divisionismo) y la representación de escenas de la vida popular; algunos artistas plásticos representativos de esta corriente incluyen: Edvard Munch, Erich Heckel, Otto Mueller, Wilhelm Lehmbruck, Franz Marc, Ernst Ludwig Kirchner, Rufino Tamayo, Max Weber, Yasuo Kuniyoshi y August Macke.[75] En el cine surge el cine expresionista alemán, ampliamente identificado en películas de crítica social como: The Cabinet of Dr. Caligari (1920), The Golem: How He Came Into the World (1920), Nosferatu: A Symphony of Horror (1922), The Last Laugh (1924) y Metropolis (1927).[75] [76] En la danza la representación expresionista deriva en el estilo libre de la danza contemporánea (free dance), reconocido en artistas como: Mary Wigman, Rudolf von Laban, Pina Bausch, François Delsarte, Emile Jaques-Dalcroze, Loïe Fuller, Isadora Duncan y Ruth St. Denis.[75] [77]

Three Sailors de Charles Demuth (1917).

En las primeras dos décadas del siglo XX se desarrollaron distintos eventos sociales que marcaron la organización política, el pensamiento filosófico y el conocimiento científico.[67] [66] En Europa oriental, se enfrentaba la Revolución rusa, surgiendo así la idea nacionalista-socialista que prosperó en el arte ruso del siglo XX, arte identificado como realismo socialista, que se encargó de retratar la vida popular y la identidad nacional de una manera sobrerrefinada y sofisticada; algunos ejemplos de este tipo fueron la propaganda Leninista y el ballet ruso.[78] El precisionismo predominó como una forma artística de la Primera Guerra Mundial, caracterizado por la representación de la sociedad industrial de inicios del siglo XX, la representación de la vida popular y la distorsión visual y cromática de escenas que evocan sentimientos en el observador; algunos artistas incluyen: Charles Demuth, Stuart Davis, Morton Schamberg, John Storrs y Joseph Stella.[79] En la música prosperan géneros como el ragtime y el cakewalk, música considerada atonal que hacían un burlesque del estilo romántico. El dadaismo se manifestó como una corriente artística y política que cristalizó la postura anti-guerra de la Primera Guerra Mundial en formas de arte poco convencionales (movimiento antiarte); algunos artistas de esta corriente incluyen: Hannah Höch, Marcel Duchamp y George Grosz.[80] En otros aspectos, el imagismo, el modelo atómico de Niels Bohr, el reinado de Eduardo VII en Inglaterra, la aviación, la invención de la radiocomunicación, las posturas filosóficas de Edmund Husserl, el primer movimiento homosexual y las contribuciones científicas de Albert Einstein, definieron el conocimiento científico y el pensamiento filosófico a inicios del siglo XX.[66] [73] [72]

El surrealismo fue una corriente artística que predominó en los años 1920 y los años 1930, el cual se caracterizó notablemente por distorsión de escenas que evocan paisajes oníricos, presentándose como un simbolismo ilógico y una representación directa del inconsciente. En las artes plásticas aparecen personajes como: Salvador Dalí, René Magritte, Giorgio de Chirico, André Masson, Dorothea Tanning, Frida Kahlo y Max Ernst.[81] En la música, la improvisación definió completamente el estilo surrealista del jazz y el blues.[82] En el cine surrealista se identifican películas como: Entr'acte (1924), Un Chien Andalou (1929), Le Sang d'un Poète (1930), Lot in Sodom (1933) y Porky in Wackyland (1938).[83] El cubismo se caracterizó por la explotación y representación individual de escenas determinadas a través de figuras geométricas que resultan subjetivas o surrealistas, inspirando movimientos como el futurismo y el constructivismo. Este movimiento fue representado por artistas como: Pablo Picasso, George Braque, Jean Metzinger, Albert Gleizes y Robert Delaunay.[84]

Entre los años 1930 y la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) el arte se definió completamente con el art deco, arte que se encargó de retratar la sociedad industrial y las ideas retrofuturistas de la primera mitad del siglo XX.[85] El pulp y el comic book se convierten, entre 1930 y 1950, en formatos literarios de gran consumo popular por su simplicidad y su carácter fantástico o lascivo.[86] La televisión y el cine, entre 1930 y 1960, comienzan su comercialización global a través de marcas productoras exitosas como Metro-Goldwyn-Mayer, 20th Century Fox, Paramount Pictures, Warner Bros. y Walt Disney Animation Studios.[87] El cine enfrenta entre los años 1930 y los años 1950 lo que en diversos países se conoció como la Era dorada del cine, producción limitada por la estipulación del Código Hays. En la danza de la primera mitad del siglo XX, se comienzan a comercializar bailes de origen popular como el jive, el swing, el quickstep, el foxtrot, el tango y el mambo.[88] En la música, entre los años 1940 y los años 1960, comienza la prosperidad del pop tradicional, el blues, el soul, el swing, el boogie-woogie, el swing jazz, el jump blues, el swingfox, el rock and roll, el country y el folk.[cita requerida]

El post-modernismo fue la corriente filosófica, artística, social y política que siguió al modernismo, corriente que se ve envuelta en la sociedad moderna de consumo. Esta corriente engloba un periodo temporal entre los años 1940 y los años 2010, es decir, es el modelo cultural, social y político que se encuentra vigente hasta nuestros días. Esta corriente, en los temas artísticos, se encuentra principalmente divida en otros estilos como: el expresionismo abstracto (representación conceptual, subjetiva o abtracta de un tema), el pop art (representación de la vida cotidiana de la cultura occidental) y el minimalismo (representación conceptual de un tema a través de la sencillez y la anti-forma). La literatura del postmodernismo es una de las principales precursoras de la revolución sexual, a través de autores como: William S. Burroughs, Vladimir Nabokov, Theodore Sturgeon, Gore Vidal, John Updike y Philip Roth.[89] El cine, la música y la televisión abandonan completamente su intención trasngresora para colocarse como estandartes del consumo y de la cultura popular.[90] La música se desarrolla en diversos géneros contrastantes, introduciendo a sus intérpretes como aclamados íconos musicales que embonan en el gusto popular de grupos específicos en el mercadeo (Ejemplo: The Beatles como un ícono cultural del sex appeal adolescente, de la British Invasion y la música blue-eyed).[90] En el post-modernismo, la televisión se centra en los formatos de varieté, de ficción fantástica y comedy show dedicados al entretenimiento y consumo masivo, definiendo completamente la cultura popular a través de programas como: The Munsters, The Addams Family, I Dream of Jeannie y I Love Lucy.[90] El cine se desenvuelve en rutas paralelas: el cine experimental (el cine B, el exploitation, el cine camp, el nasty video, el new queer cinema, etc.) y el cine blockbuster (cine diseñado específicamente para brindar entretenimiento).[91] [92] [93]

Literatura[editar]

La literatura modernista se ubica temporalmente entre las últimas dos décadas del siglo XIX y las primeras tres décadas del siglo XX, caracterizada por la interpretación emocional, el individualismo, la profundidad filosófica, la crítica social y la representación moral o psicológica de los personajes (stream of consciousness). Como precursores del modernismo se encuentran autores y poetas como: Fyodor Dostoyevsky con obras como Crime and Punishment (1866) y The Brothers Karamazov (1880), Walt Whitman con Leaves of Grass (1855), Charles Baudelaire con Les Fleurs du Mal (1857) y August Strindberg con To Damascus (1900).[cita requerida]

En la literatura modernista se identifican exponentes reconocidos como: Franz Kafka con The Metamorphosis (1906), Ezra Pound con Ripostes (1912), Andrei Bely con Petersburg (1913), Guillaume Apollinaire con Alcools (1913), Dorothy Richardson con Pointed Roofs (1915), T. S. Eliot con The Love Song of J. Alfred Prufrock (1916), W. B. Yeats con Wild Swans at Coole (1917), Luigi Pirandello con Six Characters in Search of an Author (1921), F. Scott Fitzgerald con The Great Gatsby (1925) y William Faulkner con The Sound and the Fury (1929).[94] Otros artistas pertenecientes al modernismo incluyen: E. B. White, L. Frank Baum, Marianne Moore, William Carlos Williams, H.D., Louis Zukofsky, Basil Bunting, W. H. Auden, Federico García Lorca, Paul Valéry, Anna Akhmatova, Jorge Luis Borges, Lu Xun y Ernest Hemingway.[95]

Las reformas morales sobre el comportamiento sexual humano de principios del siglo XX se promovieron, principalmente, a través de la literatura, fundamentando nuevas actitudes y respuestas morales sobre el adulterio, el amor libre, la masturbación, la prostitución, el cortejo, el puppy love, el sexo premarital, el amor entre diferentes estratos socio-económicos, la homosexualidad y la bisexualidad. Exponentes y precursores de la revolución sexual fueron: Colette con Claudine à l'École (1900) y Chéri (1920), André Gide con L'immoraliste (1902) y Les Faux-monnayeurs (1925), D. H. Lawrence con Sons and Lovers (1913) y Lady Chatterley's Lover (1928), James Joyce con A Portrait of the Artist as a Young Man (1916) y Ulysses (1922), Virginia Woolf con Mrs Dalloway (1925), Radclyffe Hall con The Well of Loneliness (1928), Henry Miller con Tropic of Cancer (1934) y Christopher Isherwood con Sally Bowles (1937). En la literatura gay que correspondió a la cultura closet anterior a los disturbios de Stonewall se encuentran novelas como: Querelle de Brest (1946) de Jean Genet, Forbidden Colors (禁色, Kinjiki) (1951) de Yukio Mishima, Giovanni's Room (1956) de James Baldwin.[96]

La generación beat correspondió a un movimiento contracultural de la literatura post-modernista que se caracterizó completamente por su temática transgresora que incluía temas como el sexo premarital, el incesto, la pedofilia, la homosexualidad, la desobediencia civil, el abuso de sustancias y la prostitución.[97] Este dogma literario definió la contracultura hippie de los años 1960 a través de exponentes como: Allen Ginsberg con el poema Howl (1956), Jack Kerouac con On the Road (1957) y, notamblemente, William S. Burroughs con obras como Junkie (1953) y Naked Lunch (1959).[98] En el musical, Hair de James Rado y Gerome Ragni se vuelve un ícono de la cultura beatnik, la contracultura hippie y un estandarte a las protestas contra la Guerra de Vietnam.[99]

En la literatura postmodernista porsperan temáticas regulares como la ficción de explotación a través de novelas que definieron completamente el rumbo de la revolución sexual como: Couples (1968) de John Updike, Myra Breckinridge (1968) de Gore Vidal y Portnoy's Complaint (1969) de Philip Roth.[100] [101] En otro tipo de divulgaciones, el manual Everything You Always Wanted to Know About Sex (But Were Afraid to Ask) (1969) de David Reuben se convierte en uno de los primeros manuales sexuales que entran dentro de la divulgación popular.[cita requerida]

Pulp, comic books y exploitation[editar]

El pulp es un formato de encuadernación que predominó durante la primera mitad del siglo XX por su producción barata, también es reconocido como un género literario de consumo popular que predominó entre los años 1900 y los años 1950, género que se caracterizó por su temática fantástica que incluían diversos elementos de la ficción de explotación (inglés: exploitation; género de la ficción que se caracteriza por su contenido lascivo, relacionado con el comportamiento sexual humano, la violencia, el crimen y el consumo de drogas).[102] El Spicy & Saucy es el enfoque de la literatura pulp que se caracteriza por la utilización excesiva de temáticas eróticas.[102]

Portada de Spicy-Adventure Stories: The Barbarian (1934).

El pulp surge a partir de los penny dreadfuls y las dime novels que se producían en las últimas décadas del siglo XIX, historias que solían contener una temática Western y Men's Adventure, y que frecuentemente se desarrollaban en contextos relacionados con el Gold Fever.[103] [104] En los últimos años del siglo XIX comienzan a aparecer editoriales como Argosy, All-Story, Amazing Stories y Planet Stories, editoriales que comercializaron historias en formatos baratos, abarcando diversos géneros como el Scientific Romance y el Planetary Romance, y autores como H. G. Wells, Julio Verne y Edgar Rice Burroughs.[105] [106]

En los años 1910 se populariza el cómic como un formato de divulgación popular que era publicado distintivamente en periódicos; estos cómics narraban historias fantásticas principalmente enfocadas al público infantil, tal como Little Nemo de Winsor McCay, a diferencia del pulp que estaba plenamente enfocada a un consumo adulto. La técnica del diseño en el cómic influenció la adaptación del pulp a dicho formato, derivando en el diseño de portadas y arte interior con intenciones eróticas y formas pin-up.[107]

En la década de los 20's se popularizan las Tijuana Bibles (Biblias de Tijuana o Dirty comics) como cómics underground propios de la Gran Depresión de los años 1920. Las Tijuana Bibles tenían la particularidad de incluir personajes animados y caricaturas registradas en contextos sexualmente explícitos.[108] En el cómic, aparecen personajes moralmente innovadores como Betty Boop de Fleischer Studios, personaje que representaba una mujer sexualizada de la cultura flapper de los años 1920, razón por la que frecuentemente estaba envuelta en polémicas de censura.[87] En el año de 1923 aparece la editorial Weird Tales, firma especializada en la variante de la ficción de horror conocida como weird fiction, cuyo principal exponente es H. P. Lovecraft.[109] Weird Tales se especializó desde sus inicios en la ficción de horror relacionada con elementos fantásticos como la mitología, el misterio y la supernaturalidad. Weird Tales fue, en el auge de la literatura pulp, una de las editoriales más populares y reconocidas por íconos del pulp y la ficción como Cthulhu y Conan the Barbarian.[110] Estas historias eran frecuentemente adicionadas de elementos eróticos como el lesbianismo y el BDSM.[102]

El comic book despega con gran popularidad a partir de los años 1930, convirtiéndose en un formato de destino popular apto para todo tipo de edades por incluir temáticas variadas. En los años 1930 surge el cómic con temática de superhéroes, común en los cómics americanos y notablemente influenciado por la literatura pulp de ciencia ficción. A partir de la década de los 30's aparecen títulos como Flash Gordon (1934) de Alex Raymond, Mandrake the Magician (1934) y The Phantom (1936) de Lee Falk.[86] Este tipo de títulos, no tenían una intención primordialmente erótica, pero se caracterizaron por presentar hombres mesomorfos de gran musculatura que llevaban trajes vistosos en confección slim-fit, regularmente acompañados de mujeres que fungían como el destino amoroso del personaje principal y como damisela en apuros.[cita requerida] En la Segunda Guerra Mundial, con la alta popularidad del arte pin-up, surgen cómics de temática erótica sutil, principalmente enfocados a la identidad emocional y a la búsqueda del amor, tales como Male Call (1943) de Milton Caniff y Katy Keene (1945) de Bill Woggon. Los cómics eróticos de esta época se vuelven populares entre los miembros del ejército de Estados Unidos durante la guerra.[111]

En años de la revolución sexual predominó la literatura pulp homoerótica, literatura surgida en los últimos años de la década de los 40's, cuyas variantes binarias son la literatura pulp gay y la literatura pulp lésbica. Estas historias se caracterizaron por su temática homoerótica en la que intervenían personajes sexualmente atractivos envueltos en situaciones altamente eróticas o violentas.[112] En los años 1960 surge la publicación de cómics gay, por parte de Tom of Finland, cuyos trabajos se caracterizaron por la representación exagerada de hombres hipermasculinos con genitales y nalgas desproporcionadas en actos sexualmente explícitos y situaciones de domination.

Entre los años 1950 y 1960 aparecen cómics de temática erótica que incluían diversos temas sociales como el sexo premarital, la prostitución y el homoerotismo en una manera más real y madura, a diferencia de las revistas de pulp de la ficción de explotación que mostraban los temas de una manera irreal o sensacionalista; aunque principalmente predominaron cómics fantásticos, futuristas o sobreestilizados de bad girls, cuyo diseño era particulamente enfocado al hombre heterosexual y solía incluir temas como el sexo explícito y el lesbianismo, tal como los cómics de Bill Ward. La introducción de temas sociales relacionados con el sexo predomina entre los años de la revolución sexual, abandonando los convencionalismos sociales de la censura en los medios de difusión popular de la década de los 50's.[113] Algunos cómics relevantes en la revolución sexual de los años 1960, pertenecientes a esta corriente incluyen: Barbarella (1962) de Jean-Claude Forest, Valentina (1965) de Guido Crepax, Jodelle (1966) de Pierre Bartier y Guy Peellaert, Uranella (1966) de Pier Carpi y Floriano Bozzi y Vampirella (1969) de Forrest J Ackerman.

Cine[editar]

Se le conoce como Pre-code Hollywood al periodo cinematográfico entre 1920 y 1934 en el que la producción cinematográfica en Estados Unidos no se regía bajo ningún parámetro de censura en los medios audiovisuales, siendo frecuente la representación de diversas temáticas lascivas como el sexo explícito, la violencia y el consumo de drogas. Los años de producción cinematográgica del Pre-code se ven influenciados por la temática de la literatura pulp comercial entre las clases inferiores de Estados Unidos en los años de los Roaring Twenties. El periodo de producción de cinematografía obscena terminó con la aplicación definitiva del Código Hays para regular los parámetros de definieron la producción audiovisual hasta 1967 que negaban el retrato de promiscuidad y violencia en las películas.[114]

A partir de los años 1910 surge una extraña manera de propaganda social en el cine denominda cautionary (traducido al español como precautorio) que retrataba diversos temas sociales socialmente inaceptados para la época como el mestizaje, la fornicación, la homosexualidad, el crimen, la promiscuidad, el aborto y el consumo de drogas para prevenir a la audiencia de esas situaciones. Las películas gozaban de gran popularidad por su carácter prohibido que se comenzó a explotar el concepto y se convirtieron en uno de los primeros enfoques del cine de explotación. Este género se didicó principalmente a la difusión de películas para padres de familia, con la aparente intención de mostrar la vida "pecaminosa" que pueden llevar sus hijos si no se les impone disciplina, además de ilustrar de los riegos a los que se está suceptible la juventud. Gran parte de los títulos pertenecientes a este género se encuentran actualmente como películas perdidas debido a que se no se encuentran en el archivo cinematográfico general o debido a que sus estudios productores desaparecieron. Las películas más conocidas en la actualidad que pertenecen a este género son: Marihuana (1936), Reefer Madness (1936), The Lawtown Story (1942), Mom and Dad (1947) y She Shoulda Said No! (1949).[115]

Promocional de Attack of the 50 Foot Woman (1958).

Entre los años 30's también se desarrolla el cine homoerótico experimental, el cual normalmente contenía alusiones a la sexualidad humana y el erotismo, resaltando algunos aspectos como el sexo explícito, la masturbación, la sodomía, la fornicación y el homoerotismo; algunas películas de culto de estas características incluyen Lot in Sodom (1933) y Fireworks (1947).[116] Sin embargo, la temática LGBT en el cine prosperaría hasta el establecimiento definitivo del cine de explotación en los años 1960 y el new queer cinema en los años 1980.

El periodo del cine clásico de Hollywood fue el periodo en el que se produjeron gran cantidad de títulos cinematográficos que eran altamente reconocidos por la audiencia y altamente remunerados debido a la reciente cotidianidad del cine. El periodo del Pre-code comenzaba a ser abandonado debido a los estragos de la Segunda Guerra Mundial, por lo que de nuevo comenzaba a sexualizarse la producción fílmica en películas comerciales, en los que se encuentran algunos títulos de películas como: The Seven Year Itch (1955), Cat on a Hot Tin Roof (1958), Some Like It Hot (1958), Lolita (1962), Scorpio Rising (1963) y The Leather Boys (1964); todos ellos, títulos controvertidos por contener un subtexto relacionado explícitamente con la sexualidad. Es hasta 1967 que se abandona por completo el Código Hays que censuraba la producción cinematográfica y reaparecen diversos géneros del cine de explotación con temas altamente lascivos.[117]

Se le conoce como cine B a aquellas producciones cinematográficas que presentan baja producción debido a la poca inversión económica que se denota en la trama y los efectos especiales. Algunas películas del cine B consideradas como películas de culto incluyen: Bride of the Gorilla (1951), Forbidden Planet (1954), Creature from the Black Lagoon (1954), The Amazing Colossal Man (1957), Invasion of the Saucer Men (1957), Attack of the Crab Monsters (1957), The Blob (1958), Attack of the 50 Foot Woman (1958) y The Little Shop of Horrors (1960). Algunas películas del cine Z son normalmente consideradas como las peores películas de la historia y suelen incluir películas como: Glen or Glenda (1953), Plan 9 from Outer Space (1956) y Santa Claus Conquers the Martians (1964).[118] Este tipo de películas regularmente contenían una estética que hoy es considerada como camp, contenían, además, diversos elementos eróticos y, debido a su poca producción, resultaban estéticamente insignificantes o públicamente limitadas (razón por la que son un antecedente relevante en el desarrollo del cine de explotación que predominó en la revolución sexual).

Segunda Guerra Mundial[editar]

En la Primera Guerra Mundial, las mujeres desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la guerra a través de asistencia clínica y la manufactura, estableciendo sus servicios en el cuidado clínico de heridos de guerra como parte activa de los home-fronts (estrategia militar que predicó la asistencia militar a distancia) y como mano de obra en la fabricación de armamentos. Durante la primera guerra, las mujeres se especializaron en los cargos públicos del gobierno (transportistas, asistentes en el correo y como trabajadoras en las fábricas pertenecientes al gobierno), debido a la gran demanda de cuerpos militares masculinos. Esta decisión política sirvió como una nueva identidad femenina que permitió a la mujer "sentirse como un miembro civil productivo". Esta asistencia social de la mujer hacia el gobierno influenció la decisión política de la concesión del voto femenino en los años 1910 y los años 1920.[119]

Afiche de Rosie the Riveter de Westinghouse Electric, We Can Do It! por J. Howard Miller (1943).

La Segunda Guerra Mundial permitió una participación mucho más activa que conflictos anteriores; las mujeres comenzaron a ocupar más puestos directamente relacionados con lo militar, más alejados de los puestos de asistencia del home-front en la Primera Guerra Mundial. En Estados Unidos, las mujeres se incorporaron como auxiliares de transporte aéreo (Air Transport Auxiliary; ATF), como miembros de las fuerzas de asistencia aérea (Women's Auxiliary Air Force; WAAF), como miembros del ejército de salvación (Salvation Army; SA), como miembros de asistencia terrestre (Auxiliary Territorial Service; ATS) y como miembros del servicio militar voluntario (Women's Voluntary Service for Civil Defense; WVSCD). En el desarrollo de la guerra, los puestos que eran regularmente ocupados por mujeres eran variados, ya que podían ser de bajo impacto como: el cuidado clínico de heridos, la enfermería, la cocina, las comunicaciones militares, la asistencia en el estacionamiento aéreo, la recepción, la decodificación, los servicios de ubicación, los servicios de almacén, el espionaje, la asistencia a las tropas y la vigilancia de los campos de concentración; en cambio, había otro tipo de actividades consideradas de alto impacto como: la manufactura de armas, los servicios mecánicos, el maquinismo y la operación de ensamblaje aéreo.[120]

En la primera mitad del siglo XX, la homosexualidad y el transgénero (considerado como homosexualidad o como parte de ella) seguían considerándose actos no naturales propios de desórdenes mentales, lo que derivó en diversas teorías de tratamientos alternativos del psicoanálisis que sugerían la cura de la homosexualidad y el transgénero con terapia de choques y terapia de aversión. En Alemania se congregan una serie de grupos sociales que defendían la homosexualidad y advocaban su derecho a ejercerla durante las últimas décadas del siglo XIX y los primeras décadas del siglo XX en un movimiento filosófico conocido como Primer movimiento homosexual. En la Segunda Guerra Mundial se concentran diversos grupos de odio dentro del Partido Nazi que perseguían y marcaban a homosexuales con el triángulo rosa.[121] La homosexualidad era objeto de estudio en los experimentos médicos del partido Nazi, por lo que se practicaban operaciones médicas apresuradas en un intento por "curar" la homosexualidad.[122]

Tras la Segunda Guerra Mundial comienzan a aparecer distintas visiones políticas que comenzaron a aceptar parcialmente el transgénero y la homosexualidad en Estados Unidos y el este de Europa, dicho movimiento es conocido como Movimiento homófilo, lo que en años posteriores derivó en juntas para le concesión de derechos civiles a personas homosexuales y transgénero.[121]

Prostitución, educación sexual y penicilina[editar]

Propaganda estadounidense advirtiendo el contagio de enfermedades de transmisión sexual por prostitutas (1940).

Durante la Segunda Guerra Mundial se estableció la prostitución como un mecanismo anti-deserción que procurara la salud emocional y las necesidades sexuales de los hombres que se encontraban en los puntos de batalla, lo que resultó en el establecimiento de prostíbulos especializados. Los prostíbulos alemanes en la Segunda Guerra Mundial fueron establecimientos específicamente diseñados para los prisioneros políticos que eran reunidos en los campos de concentración para realizar labores forzadas; estos prostíbulos tenían la intención de funcionar como incentivos para aumentar la productividad laboral de los prisioneros, sin embargo, estos eran principalmente frecuentados por oficiales de alto rango debido al esfuerzo físico y al sobreagotamiento que se imprimía en los prisioneros. Las mujeres de confort, en Japón, fueron mujeres obligadas a laborar como prostitutas personales de los miembros del ejército japonés en la Segunda Guerra Mundial.[123]

La sífilis y la gonorrea eran padecimientos frecuentes entre los cuerpos militares de diversas naciones involucradas en los conflictos bélicos, lo que derivaba en la ausencia médica o la muerte de los militares. Esta epidemia era atribuida a la poca información sexual que existía en los militares que frecuentaban los servicios de prostitutas, por lo que se implementaron medidas de reclusión y de propaganda política para tratar de reducir la tasa de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Esta alerta de salud provocó pánico social que resultó en la inspección médica o esterilización de mujeres para confirmar si presentaban alguna enfermedad venérea, además, permitió la comercialización abierta de la pornografía entre las tropas de diversos países como una alternativa segura a la prostitución.[124]

Alexander Fleming es reconocido como el reponsable del descubrimiento de la penicilina, sin embargo es hasta 1941 que se establece como un medicamento oficial debido a la eficacia que registró en la aniquilación de bacterias en experimentos comandados por Howard Walter Florey y Ernst Boris Chain. La demostración de la eficacia de la penicilina contra la sífilis no se produjo hasta el año 1943, en medio de la Segunda Guerra Mundial, regitrando su máxima popularidad como tratamiento seguro contra este padecimiento alrededor de 1945, cuando la penicilina comienza a ser producida globalmente.[125] Según Andrew M. Francis el inicio de la sexualidad moderna asociada a la revolución sexual se originó a mediados y finales de la década de 1950. Aumentaron las prácticas de riesgo tradicionales coincidiendo con el colapso de la epidemia de la sífilis que llegó a ser mínima en el año 1957 y venía disminuyendo desde la década de 1940 y principios de la década de 1950. Estos resultados confirmarían la idea de que el descubrimiento y posterior extensión del uso de la penicilina para el tratamiento de la sífilis disminuiría el coste de contraer dicha enfermedad y por lo tanto habría jugado un papel importante en la conformación de la sexualidad moderna o revolución sexual.[126] [127]

Pornografía[editar]

La pornografía en la Segunda Guerra Mundial funcionó como un incentivo emocional para los soldados masculinos heterosexuales que se encontraban en algún tipo de servicio, combate o vigilancia militar.[128] Este tipo de publicaciones eran comerciadas abiertamente entre los cuerpos militares, permitiendo el éxito comercial y la rápida difusión de la pornografía. Ante la epidemia de sífilis y gonorrea entre los cuerpos militares que frecuentaban prostitutas se intensificó la producción y la difusión de la pornografía como una alternativa segura a la prostitución.[123]

El cinematógrafo y las técnicas de filmación registraron un completo mejoramiento a partir de los últimos años de la década de los 30's, el avance en la calidad de imagen, el aumento en el promedio de cuadros tomados en un segundo y el desarrollo de la tecnología technicolor permitieron la comercialización de nuevos formatos de video. Esta misma popularidad en el video produjo también, la popularidad en los videos pornográficos, aunque estos ya habían sido desarrollados experimentalmente desde los primeros años de vida del video en el siglo XIX.[124] Este tipo de videos eran experimentales, de muy baja producción artística y, regularmente, sólo se limitaban al softcore, al sexo vaginal y al sexo oral.[cita requerida]

En la difusión publicitaria y las revistas eróticas se populariza el arte pin-up (fotografía o ilustración de personas, regularmente mujeres, en posiciones sugerentemente eróticas) como una forma menos explícita que la pornografía. Este tipo de arte era un morale booster entre los miembros del servicio militar de Estados Unidos, utilizado como un incentivo popular y como una forma publicitaria para motivar el enlistamiento de hombres en los cuerpos militares.[111] El arte pin-up fue utilizado como un emblema de suerte entre la milicia, utilizado en calendarios, revistas patrocinadas por el gobierno (revistas publicadas por el Ejército de Estados Unidos como Yank, the Army Weekly) y en el nose art (arte colocado en las cubiertas de transportes de uso militar).[111] [123]

Contrario a la difusión abierta del arte pin-up, también se desarrollaron otro tipo de publicaciones que explotaron el semi-desnudo como una técnica publicitaria. El beefcake comienza a tomar gran popularidad entre la secreta identidad homosexual debido a sus portadas de tono erótico que presentaban hombres semi-desnudos realizando actividades atléticas; aunque este tipo de publicaciones enfocadas al deporte y al fitness se dedicaron principalmente al público masculino general, tuvieron una gran popularidad entre la identidad homosexual de la cultura closet.[129]

Estudios queer[editar]

Esta sección únicamente contiene estudios sobre la homosexualidad que fueron postulados en siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, por lo que resultan científicamente insignificantes en el estudio moderno del origen de la orientación sexual.[130] [131] [132]

Richard von Krafft-Ebing clasificó a la homosexualidad en Psychopathia Sexualis (1886) como una neurosis cerebral que se manifestaba como paraesthesia (deseo sexual mal dirigido), es decir, sugirió que la homosexualidad, al igual que otras expresiones sexuales como el sadomasoquismo y la pedofilia, eran manifestaciones mal dirigidas del deseo sexual.[133] Magnus Hirschfeld postuló en Die Transvestiten: eine Untersuchung über den erotischen Verkleidungstrieb (1910) y Die Homosexualität des Mannes und des Weibes (1922) que el comportamiento homosexual se nutría de las incontrolables vivencias psicológicas del individuo, postura que contradecía las teorías vigentes y tradicionales sobre la homosexualidad y su elección voluntaria como una forma de transgresión social.[131] [134] Hirschfeld fue el fundador del Primer movimiento homosexual en Alemania como una protesta política para la descriminalización de la homosexualidad.[134]

Eugen Steinach fue el primer científico en proponer el origen biológico de la homosexualidad, al proponer que la sexualidad y la orientación sexual eran definidas por la secreción testicular, hoy conocida como testosterona. En 1912 realizó implantes testiculares en cobayas hembra y observó que esta transferencia gonádica resultaba en el desarrollo de comportamientos top-play en los ejemplares hembra que habían sido implantados con testículos de ejemplares macho. Años más tarde intentó demostrar el origen gonádico de la homosexualidad en humanos, al reproducir un experimento similar; su experimento consistió en el transplante de los testículos de un hombre homosexual en un hombre heterosexual, en un intento por convertir al hombre heterosexual en homosexual.[135] El experimento de Steinach era improbable debido a la respuesta inmune de ambos pacientes y a la imposibilidad de la homosexualidad como producto orgánico de las gónadas.[136] Ante este experimento, Sigmund Freud aseguró que el trabajo de Steinach fue relevante en las determinaciones orgánicas del homoerotismo.[137] Freud consideraba que el experimento de Steinach era prematuro y que hubiera sido efectivo en alterar la orientación sexual de una persona sólo en casos en que la homosexualidad estuviera fuertemente asociada con características físicas típicas del sexo contrario (debido a que Freud consideraba, únicamente, que la homosexualidad estaba orgánicamente relacionada en casos de intersexualidad; en los demás casos, la homosexualidad estaba relacionada con el desarrollo psicológico).[138]

Los artículos de Freud más relevantes sobre la conducta hosexual fueron publicados en Tres Ensayos Sobre la Teoría de la Sexualidad (1905) y Algunos Mecanismos Neuróticos sobre Celos, Paranoia y Homosexualidad (1922). Freud consideraba que los humanos nacían con una orientación sexual predeterminada en una disposición natural de la orientación sexual bisexual, la cual se unificaba en heterosexualidad u homosexualidad de acuerdo a las asimilaciones psicológicas del objeto sexual en la identidad familiar.[139] La creencia de Freud sobre la bisexualidad inicial se debe a la noción clínica victoriana de que los infantes integraban los dos géneros en su cuerpo debido a la nula manifestación del dimorfismo sexual hasta la etapa de la pubertad. Freud mencina que ciertos casos de homosexualidad se deben a la disforia en la experiencia heterosexual, provocando una inversión de la líbido en su objeto sexual.[140]

La homosexualidad femenina según la perspectiva de Freud fue analizada en el ensayo La Psicogénesis de un Caso de Homosexualidad en una Mujer (1920), en donde describe el caso de una mujer joven que es sometida a terapia de reorientación sexual y de psicoanálisis por sus padres, en espera de que alguno de estos métodos la "curara" del lesbianismo. En el ensayo, Freud plasma sus consideraciones de que la homosexualidad no era una enfermedad o un problema neurótico y que la terapía no presenta ningún tipo de resultado exitoso.[141]

En la tradición psicoanalítica de la escuela freudiana (seguidores académicos de las teorías propuestas por Freud) se establece la homosexualidad como un producto de diversos eventos que sufre un individuo en las etapas del desarrollo psicosexual, en donde no ocurre una madurez heterosexual debido a una repercusión en alguna de estas etapas.[142] La escuela freudiana rastrea un origen de la homosexualidad en la etapa fálica y las relaciones edípicas con los progenitores, en el que el individuo se identificará con la identidad parental del género opuesto y adquirirá la preferencia sexual de dicha identidad (Ejemplo: un varón que se identifica con su madre, desarrollará la preferencia androfílica que éste observa en su madre), no logrando así, la madurez heterosexual.[143] [144]

Informe Kinsey[editar]

La homosexualidad era considerada como un desorden poco frecuente en la sociedad hasta los años 1950. A finales de los años 1940 y los primeros años de 1950, Alfred C. Kinsey publica distintos ensayos basados en recopilaciones y encuestas sobre el comportamiento sexual humano en un contexto moderno, distinto de las nociones tradicionales que soportaban la moral victoriana conservadora. Los estudios de Kinsey fueron revolucionarios por reconsiderar la frecuencia de los componentes sexuales de la naturaleza humana. En 1948 publica el libro Sexual Behaviour in the Human Male (Comportamiento sexual en el humano masculino), seguido cinco años más tarde por una contraparte llamada Sexual Behaviour in the Human Female (Comportamiento sexual en el humano femenino), todo como una respuesta a las cuestionantes modernas del comportamiento sexual humano en estudios de la Universidad de Indiana.

El resultado de la investigación de ambos libros es conocido como Informe Kinsey, en él se plasman distintas estadísticas que refieren al comportamiento sexual de una muestra poblacional masculina y una muestra poblacional femenina. La moral condenó dichos resultados por incluir estadísticas que no solían ser consideradas en informes sobre la sexualidad humana, el informe incluía frecuentes reseñas sobre la homosexualidad y la sexualidad adolescente. Los hallazgos referían principalmente a la orientación sexual y los componentes de su determinación psicológica, demostrando la frecuencia de la homosexualidad y la bisexualidad en la sociedad y los deseos o experiencias sexuales homosexuales en la población heterosexual (tomando en cuenta varias muestras de distintos estratos socio-económicos).[145]

Kinsey reportó en Sexual Behaviour in the Human Male (1948) lo siguiente:

  • El 37 % de los hombres reportó haber experimentado un orgasmo homosexual en la posadolescencia.
  • El 13 % de los hombres reportó haber sentido deseos homosexuales.
  • El 25 % de de los hombres reportó haber tenido experiencias homosexuales "no incidentales" (de poca regularidad) en la posadolescencia y la etapa adulta.
  • El 18 % de los hombres reportó haber mantenido relaciones homosexuales y heterosexuales en un balance promedio.
  • El 10 % de los hombres reportó tener conducta estrictamente homosexual en un periodo mínimo de tres años.
  • El 4 % de los hombres manifestó una conducta estrictamente homosexual durante toda su vida, después de la adolescencia.
  • El 1.5 % de los hombres fueron clasificados en la categoría "X" para clasificar a la nula respuesta en los espectros de heterosexualidad u homosexualidad (asexualidad). Kinsey reportó los siguientes porcentajes: hombres solteros sin matrimonios anteriores, 3-4 %; hombres en matrimonio, 0 %; hombres con matrimonios anteriores, 1-2 %.

Kinsey reportó en Sexual Behaviour in the Human Female (1953) lo siguiente:

  • El 13 % de mujeres reportó haber experimentado un orgasmo homosexual en la posadolescencia.
  • El 3 % de las mujeres reportó tener conducta estrictamente homosexual en un periodo mínimo de tres años.
  • Kinsey reportó mujeres bajo la categoría "X" para aquellas personas que no clasificaban bajo los espectros de heterosexualidad u homosexualidad. Kinsey reportó lo siguiente: mujeres solteras sin matrimonios anteriores, 14-19 %; mujeres en matrimonio, 1-3 %; Mujeres con matrimonios anteriores, 5-8 %.

Cultura closet y camp[editar]

Cultura clóset es un término popular utilizado para definir la cultura del secretismo en el periodo clóset de la historia LGBT, periodo ubicado temporalmente entre la segunda mitad del siglo XIX y el año 1969; dicho periodo comprende la conformación oficial de la identidad popular homosexual en la sociedad victoriana, hasta el año de la revolución sexual en el que ocurrieron los disturbios de Stonewall.[146] [147] Camp es la estética kitsch de la artificialidad, la vanalidad y el afeminamiento, atributo clave de la cultura gay y la cultura transgénero en el periodo clóset.[148]

Fotografía de una pareja de lesbianas (c. 1900).

La homosexualidad, la bisexualidad y el transgénero han atravesado distintas perspectivas a través de las eras del desarrollo humano, involucrando en algunas ocasiones la normalidad de la sexualidad humana o la visión discriminatoria de la naturaleza homosexual y transgénero, condenando los actos producidos por tal naturaleza como el sexo anal y el transvestismo. En el periodo de las civilizaciones clásicas, la homosexualidad formaba un patrón de comportamiento que no necesariamente traía implicaciones legales, ni el rechazo social, aunque ciertas implicaciones sexuales como el bottom y el malakos representaban una forma de rechazo social ya que eran implicaciones únicamente atribuidas a los esclavos.[13] En la Edad Media y el Renacimiento, la homosexualidad se ve reprimida debido a las nociones religiosas sobre ella y su condena moral como acto contra natura, por lo que los actos homosexuales y transgénero eran severamente castigados.[149] [150]

En el siglo XVIII se creía que el afeminamiento era inmoral y antosocial como la masturbación y la sodomía; también era percibido como un atributo de la aristocracia de la época por las excentricidades materiales que rodeaban la vida de la clase acomodada. En el siglo XIX se magnifica la expresión de distintas identidades transgénero asimiladas en el teatro de variedades. Debido a las anteriores aseveraciones estereotípicas comienza a surgir una relación entre la aristocracia, el buen gusto y el afeminamiento; características cristalizadas en el arquetipo del glamour contemporáneo, el dandy. Debido a los cargos legales contra Oscar Wilde en 1895 de sodomía y comportamiento inaceptable por su homosexualidad y su personalidad de dandy afeminado, nace un sentimiento social que comenzó a relacionar el afeminamiento como atributo de la homosexualidad y como atributo en personas que tienen una inclinación artística (comenzando el estereotipo contemporáneo que relaciona el afeminamiento con la homosexualidad y el gusto artístico).[151] Este gusto artístico particular derivó en el arte secretamente homosexual o abiertamente afeminado que promovió la estética camp.[148]

En el siglo XIX la homosexualidad se convierte en una identidad popular más allá de la naturaleza de los actos sexuales, es decir, nace una nueva identidad social entre los grupos populares que se identificaban plenamente con la orientación sexual homosexual o el queer.[21] La sodomía y las relaciones entre personas del mismo sexo eran castigadas como ofensas a la moral, ya que contradecían el principio de prudencia y recato de la moral victoriana; los actos homosexuales o el estilo de vida homosexual eran castigados con la reclusión en centros de atención mental, la terapia de reorientación sexual, la terapia neurológica de electrochoques, el exilio, la excomunión, el abandono social y la cárcel.[21] El término homosexual surge en la segunda mitad del siglo XIX, de acuerdo a la aparición de la palabra en un panfleto de 1969 escrito por Karl-Maria Kertbeny.[21]

Las identidades transgénero como el transvestismo y el drag florecen como un pretexto del teatro de variedades del siglo XIX para satirizar los roles de género tradicionales, por lo que frecuentemente se incluían en obras de cabaré, pantomime, burlesque o vaudeville.[152] La nula capacidad de pena legal sobre los transgénero que actuaban en espectáculos populares derivó en la creación clandestina de bares que reunían clientela homosexual, establecimientos de operación nocturna que también albergaban centros de prostitución, dance clubs y puntos de venta de alcohol. En la cultura secreta se desarrolló una estrecha relación entre la homosexualidad y el transgénero a partir de la frecuencia en la presentación de espectáculos transformistas y drag shows en este tipo de lugares underground, ya que ambos eran grupos sociales marginados por la expresión de sus sexualidad y se llegó a la conclusión popular que ambas dimensiones sexuales podían ser catalogadas en un mismo grupo alejado de la categoría hombre y la categoría mujer (se asumía que los homosexuales masculinos presentaban una psique femenina en un cuerpo masculino, mientras que los homosexuales femenina presentaban una psique masculina en un cuerpo femenino).[153]

En el siglo XX la sociedad homosexual vivía en secreto, frecuentando lugares underground especializados en reunir a la clientela homosexual, o simplemente reunir clientela segregada socialmente (afroamericanos, prostitutas, etcétera), ubicándose en cabarés, casas de baño, dance clubs, jazz clubs y speakeasies. Esta misma cultura permitió el desarrollo de códigos de comportamiento, argot y claves específicas en la indumentaria que permitieron la dirigida identificación de personas homosexuales o transgénero.[147] En la década de los 20's, la subcultura bohemia y el garçonne establecieron nuevas ideologías sobre los roles de género que definían a la mujer, esto se concentaba en los principios de los estudios queer y la primera ola del feminismo.[154]

Durante la Segunda Guerra Mundial se vivió un ambiente general de homosocialidad con hombres en los puntos de batalla y mujeres en el servicio económico de los home-fronts, este ambiente representó una etapa importante en la cultura clóset y la formación de la comunidad LGBT como una identidad social y política. Al final de la Segunda Guerra, en Estados Unidos, la retirada militar permtió el asentamiento de los homosexuales en las concentraciones urbanas de la costa como Nueva York y San Francisco.[147] La rápida movilización militar en las Guerras Mundiales no permitió la previa investigación de la homosexualidad en sus miembros, debido a que la necesidad era apresurada y todo tipo de servicio patriótico era bien recibido. Es en conflictos ubicados en la revolución sexual y el terror nuclear que esta política comienza a cambiar, autorizándose el rechazo militar oficial de homosexuales y transgénero en diversos países debido a que el comportamiento homosexual era impropio de la disciplina militar o debido a que se sostenía la creencia de que la homosexualidad era contagiosa o un comportamiento socialista de la cultura beatnik que pretendía debilitar la integridad del sistema político de diversos países capitalistas (razón que derivó en la persecución de homosexuales en la década de los 60's, argumentando, entre otras cosas, que eran focos de infección de enfermedades venéreas que contagiaban a los servidores militares de la nación o a que eran personas relacionadas con el espionaje).[154] La difusión popular de estas teorías se concentró en el inicio de la Guerras Fría y el pánico anti-comunista de Estados Unidos en los años 1940 y 1950. Joseph McCarthy, senador republicano de Estados Unidos y la figura pública con mayor relación a las tensiones de la Guerra Fría y la subversión comunista, fue reconocido por sus injustificadas acusaciones de emboscada política por parte infiltrados homosexuales, los cuales, según su teoría macarthista, pretendían debilitar el plan anti-comunista de Estados Unidos.[155]

El matrimonio heterosexual se convierte, en la cultura clóset, en un ideal de presión social para los homosexuales de dejar de ser perseguidos o rechazados socialmente.[154]

Estudios de Masters y Johnson[editar]

Los Estudios de Masters y Johnson son las investigaciones hechas por William H. Masters y Virginia E. Johnson sobre los mecanismos de respuesta sexual humana, la psicología sexual y el disgnóstico y tratamiento de disfunciones sexuales. Estos estudios se realizaron entre los años 1950 y los años 1990.[156] Los estudios iniciales de Masters y Johnson, relevantes en el inicio de la revolución sexual, se ubicaron entre 1957 y 1966.[156]

Basados en los estudios de sexología anteriormente publicados por Alfred Kinsey, Masters y Johnson realizaron diversas investigaciones de observación directa en un laboratorio de análisis, contrario a los estudios de Kinsey que se basaron principalmente en la investigación demográfica a través de entrevistas personales. Sus trabajos iniciales de investigación, entre 1957 y 1965, fueron publicados en Human Sexual Response (1966). Esta compilación de estudios de sexología incluye el análisis de la recurrencia sexual, las prácticas sexuales y la orientación sexual de distintas muestras poblacionales pertenecientes a distintos estratos socio-económicos y categorías de edad, incluyendo el análisis de la sexualidad de adolescentes, la sexualidad durante el matrimonio y los hábitos de masturbación de la población general.[157]

El ciclo de respuesta sexual fue definido en Human Sexual Response (1966), a través de cuatro fases principales: la fase de excitación (excitación inicial), la fase meseta (excitación completa), la fase orgasmo (fase en la que ocurre el orgasmo) y fase de resolución (fase posterior al orgasmo). Masters y Johnson también definieron otros fenómenos sexuales como el periodo rafractario post-eyaculativo (periodo del ciclo de respuesta sexual masculina en el que son imposibles los orgamos adicionales después de la eyaculación). Otros fenómenos orgánicos estudiados por Masters y Johnson fueron los padecimientos y respuestas sexuales características que son catalogadas bajo disfunciones sexuales, tales como la pérdida de respuesta sexual con la edad, la eyaculación precoz, la disfunción eréctil, el vaginismo y el desorden de deseo sexual hipoactivo; a este tipo de disfunciones, Masters y Johnson, establecieron nuevos métodos psicoanalíticos para su tratamiento.[157]

Reformas[editar]

Amor libre[editar]

Get thee behind me, (Mrs.) Satan! (1872) caricatura de Thomas Nast: Esposa cargando a sus hijos y a su esposo ebrio, declarando a Mrs. Satan (Victoria Woodhull) que prefiere la difícil vida matrimonial al amor libre.

A pesar de que la visión del amor libre ha existido desde siglos anteriores al siglo XX, aunque es en la segunda mitad de éste cuando adquiere gran popularidad. La visión del amor libre es producto de la libertad matrimonial que sugerían algunos filósofos del siglo XIX como John Humphrey Noyes (quien acuñó el término). John Humphrey consideraba al matrimonio como una institución creada por el hombre para ejercer dominio sobre la mujer. La filosofía del amor libre es expuesta también por Josiah Warren, quien consideraba a la sexualidad como una clara expresión de la individualidad humana. El amor libre representa uno de los objetivos concentrados en la segunda ola del feminismo como una médida social a favor de la libertad sexual de la mujer sobre la libertad matrimonial y el control de la natalidad, postura propuesta por personajes del sufragismo como Victoria Woodhull. El anarquismo individualista apoyaba plenamente la práctica del amor libre, considerando al matrimonio como un tipo de esclavitud sexual como una institución social que deriva en la sumisión de la pareja y la restricción de las libertades reproductivas; Moses Harman, quien publicó el periódico Lucifer the Lightbearer (1883-1907), sostenía ampliamente la visión del amor libre como una idea anarquista individualista.[158]

En el siglo XX el amor libre se convierte en un ideal feminista que supondría la libertad sexual. Algunas activistas como Dorothy Day apoyaban plenamente la idea del amor libre, la anticoncepción y la emancipación de la mujer. Durante las primeras décadas del siglo XX se expande la filosofía anarquista que apoyaba el amor libre en Estados Unidos en escenarios como Greenwich Village, Nueva York donde el pensamiento anarquista del amor libre era representado por distintas personalidades como: Edna St. Vincent Millay, Max Eastman, Crystal Eastman, Floyd Dell, Mabel Dodge Luhan, Neith Boyce, Edward Carpenter, Havelock Ellis y Emma Goldman.[159]

En la segunda mitad del siglo XX, personalidades como Hugh Hefner popularizaron el estilo de vida playboy ligado a la noción del amor libre y el poliamor. En los años de la Guerra de Vietnam y el movimiento hippie, el amor libre surge como una cultura relacionada con el anarquismo y la libertad sexual, caracterizada por ser una corriente contracultural que rechazaba los parámetros de la sexualidad tradicional. La "sexualidad alternativa" llegó a representar la filosofía de algunos movimientos juveniles como en el año de 1967 en el Verano del Amor con el slogan Make love, not war. Los nuevos parámetros sexuales del movimiento hippie de la década de 1960 llevaron a diversas filosofías y prácticas sexuales que involucraban el sexo premarital, el sexo espiritual y el poliamor, prácticas consideradas producto de la promiscuidad de la generación juvenil.[160]

En los años 1980, con la proliferación del SIDA, la conducta sexual del movimiento del amor libre en la década de 1960 cesó, peró dejó diversas reformas sociales que impactaron en distintos aspectos legales. Algunas de las reformas traídas por la revolución sexual del amor libre fueron la libertad sexual, la legislación sobre el aborto, el control de la natalidad, la homosexualidad y el transgénero. En otros aspectos relacionados con las nociones convencionales del rol de género, la virginidad y la castidad dejaron de representar un componente del ideal de feminidad.[161]

Control natal o anticoncepción[editar]

El control natal es un concepto que refiere al conjunto de métodos o técnicas utilizadas para prevenir un embarazo. Suponen una autonomía radical en el ejercicio de la sexualidad por su efectividad y, cuando la anticoncepción se generaliza se hace accesible a la mayoría de la población una modificación, no suficientemente evaluada, en los índices de natalidad. En la era victoriana ya se conocían métodos anticonceptivos sencillo de barrera como el capuchón cervical y el velo uterino, los cuales eran efectivos y frabricados con caucho vulcanizado, el cual resultaba sencillo de procesar y barato para su venta. La popularidad de dichos métodos anticonceptivos sobre el método del ritmo supuso una primera baja poblacional en la segunda mitad del siglo XIX.[162] [163]

Durante la Guerra de Secesión (1861–1865) en Estados Unidos se populariza el consumo de pornografía, lo que llevó a la conformación de diversos grupos de respuesta social que la consideraban como lasciva y perjudicial para la moral, dichos grupos y sus ideologías llevaron a la culminación de las Leyes de Comstock (Leyes formuladas para prevenir la comercialización de material erótico que también negaban la expansión educacional del control natal y los dispositivos de anticoncepción).[164]

Portada de Birth Control Review (1923).

La corriente filosófica del feminismo a finales del siglo XIX ideaba una emancipación total de la mujer de sus funciones reproductivas, buscando una autonomía corporal de la mujer para concebir.[165] En estas corrientes filosóficas aparecen grupos culturales denominados Movimientos del Control Natal, los cuales eran conformados por anarquistas, neomalthusianistas y feministas que buscaban la libertad reproductiva como una elección propia de la mujer o de la pareja. La visión feminista sostenía la libertad sexual sin la necesaria implicación de la procreación, es decir, la mujer y su pareja podrían disfrutar de las relaciones sexuales sin la necesidad de involucrar la concepción de un hijo -separación sexualidad y reproducción-; tal razón sobre la "elección propia de la mujer para concebir" ha conformado gran parte de las políticas feministas sobre la sexualidad y su ejercicio.[166] La cultura flapper cristalizó las políticas que planteó el movimiento feminista perteneciente a la primera ola, marcando a mujeres liberales de la sociedad moderna que defendían su derecho a la libertad sexual.[52]

En el siglo XX se logra la fabricación de métodos más baratos y prácticos como el condón masculino de látex en el años de 1916, el cual tuvo gran popularidad entre la sociedad estadounidense de los años 1930. Dicha popularidad fue lograda debido a la dimisión de las Ley de Comstock en el año de 1936, tal motivo también influyó en la introducción de otros métodos anticonceptivos como el diafragma en los últimos años de la década de los 30's. Entre los años 1950 y 1960 se amplía el uso de los anticonceptivos orales como una mejora a los métodos de barrera utilizados en décadas anteriores, ya que ofrecían mayor practicidad y comodidad que métodos anticonceptivos anteriores como el diafragama.[167]

En la segunda mitad del siglo XX en países como Estados Unidos e Inglaterra se readmitió el uso de anticonceptivos como un derecho constitucional de la intimidad matrimonial sobre la decisión procreativa. Algunas otras legislaciones como en Irlanda se vieron sujetas a la ideología religiosa que se oponía a los métodos anticonceptivos hasta las últimas décadas del siglo XX.[168]

Los anticonceptivos, en especial los anticonceptivos orales, ganan popularidad en los años 1960 y los años 1970 debido a la corriente feminista que denfendía los derechos reproductivos de la mujer y su elección voluntaria para concebir.[169] Es en la década de 1980, con la pandemia de VIH que azotó a diversos países, cuando la demanda de anticonceptivos aumenta, aumenta exponencialmente la popularidad del condón debido a efectividad como método de barrera frente al virus del VIH pero también se confirma una falta de educación sexual sobre la forma de contagio de las enfermedades de transmisión sexual, está muy generalizada la creencia errónea de que el VIH afectaba solamente a homosexuales y bisexuales que practicaban el bareback.[170] [171]

Aborto inducido[editar]

La legalización del aborto constituye una aplicación de los derechos reproductivos de la mujer sobre el control de la natalidad en el que se extrae el embrión o feto antes de la conclusión del embarazo. En diversas legislaciones sobre el aborto se determina el rango temporal en el que puede ocurrir la inducción del aborto sin implicaciones legales. El aborto suele ser controvertido debido a la filosofía de diversos grupos sociales en contra del aborto debido a la noción de que el producto tiene derecho a la vida, magnificado por diversas visiones religiosas que defienden el derecho a la vida del producto y que sostienen la existencia de vida desde el momento de la fecundación, además de estipular las relaciones sexuales con la intención procreativa.[172] Las diversas vistas para consideración de este tema incluyen el contexto en el que el producto fue concebido, la libertad anticonceptiva de la madre o la pareja, las posturas religiosas y la moral de la sociedad que podrían condenar el acto.[173]

La práctica del aborto inducido ha existido desde hace varios siglos, originándose entre periodos clásicos de Grecia, Egipto y Roma con el descubrimiento de agentes naturales abortivos. En el siglo XIX, la moral solía condenar este acto debido a la influencia de la noción religiosa tradicional que defendía el designio divino y el derecho de vivir del embrión o feto.[174] [175] El aborto era practicado en la Segunda Guerra Mundial con propósitos eugénicos (mejoras genéticas raciales) para prevenir nacimientos de productos con alguna deficiencia o padecimiento hereditario.[176] La segunda ola del feminismo pretendió la libertad de los derechos reproductivos de la mujer durante la segunda mitad del siglo XX, entre los que se consideraba el aborto.[177] La legislación sobre el aborto se establece finalmente en la segunda mitad del siglo XX, aceptándolo, pero restringiéndolo bajo diversos condicionales del temporal y tiempo que ha trascurrido desde la fecundación.[173]

Liberación LGBT[editar]

Portada de la revista del Gay Liberation Front Ink (1971).

Después de la Segunda Guerra Mundial, la ideología post-moderna se concentró en la liberación social y la cultura de la transgresión, cultura que se identificaba ampliamente con los ideales del socialismo y la equidad social. Ante las rivalidades y tensiones entre el bloques económicos, el terror nuclear y el inicio de la Guerra Fría, se asimiló que toda conducta socialista representaba un problema político para la estructura política del capitalismo, asegurando que el fundamento principal de dicha conducta era debilitar el sistema.[154] La cultura beatnik, la contracultura hippie, el movimiento feminista perteneciente a la segunda ola, los movimientos estudiantiles en los 60's y el naciente movimiento de liberación LGBT, fueron sometidos a persecusión política entre los años 1950 y los años 1960.[154]

El movimiento homófilo posterior a la Segunda Guerra Mundial representó la introducción de la "voz homosexual" al panorama político, a través de un movimiento que pretendió reflejar la identidad popular de la homosexualidad y eliminar las nociones tradicionales que se tenían de ésta como la innaturalidad y la promiscuidad. El desconocimiento de la demografía homosexual permaneció hasta la publicación de los estudios de Alfred Kinsey en 1948 y 1953, publicación que reflejó el desconocimiento de la sociedad sobre la demografía homosexual, ya que contradijo las nociones que se concebían anteriormente sobre ésta, nociones que aseguraban que la homosexualidad era una estadística poblacional extremadamente rara.[178] Ante este desconocimiento social, la comunidad LGBT comienza a difundir publicaciones gay-friendly en la década de los 60's, publicaciones que pretendían acostumbrar a la sociedad sobre la presencia y permanencia de la homosexualidad como parte natural de la diversidad sexual, todo ello bajo el lema We Are Here.[178] En esta corriente, surgen publicaciones populares de la gay agenda como la revista The Advocate en 1967.[147]

La persecusión política de homosexuales en la década de los 60's se cristalizó en los enfrentamientos entre grupos de LGBT contra la policía en los disturbios de la cafetería Compton's en 1966 y los disturbios de Stonewall en 1969, tales enfrentamientos derivaron en el cambio de la mentalidad colectiva sobre la legislación de la homosexualidad. En años posteriores se crearon grupos activistas como el Gay Liberation Front y el Gay Activists Alliance, además de estipularse el Día Internacional del Orgullo LGBT para conmemorar a las víctimas de los disturbios de Stonewall.[179] La contracultura hippie con su estandarte de libertad sexual y free love aceptaron de una manera positiva la diversidad sexual en cualquiera de sus manifestaciones, representando la introducción positiva de la homosexualidad, la bisexualidad y el transgénero a la vida social.[154]

En los años 1970, la homosexualidad era abierta, pero políticamente ignorada. Las expresiones LGBT se limitaban culturalmente al cine independiente del gaysploitation, el dykesploitation y el transploitation, géneros cinematográficos que basaban su atractivo en elementos altamente lascivos relacionados con el desnudo y el sexo explícito, introduciendo en la sociedad general, nociones erróneas de la sexualidad LGBT que percibían la promiscuidad y la hipersexualidad como atributos de una persona homosexual o transgénero.[180] La estética glam, la estética peacock y la cultura pride permitieron el desarrollo de la cultura homosexual y transgénero a través de la libre expresión de la moda, manifestándose a través eventos culturales como el Pride Parade y a través de íconos culturales del neo-camp.[181]

En la década de 1980, la historia LGBT se definió completamente con la afectación global del brote pandémico del SIDA. Este brote contagioso implicó la teoría popular que su aparición se debió a la promiscuidad de los hombres homosexuales (teoría popular claramente influenciada por las nociones sociales retroconstructivas que formó el cine gaysploitation en la década de 1970, al definir la cultura sexual homosexual con la promiscuidad y la hipersexualidad).[180] La Era del SIDA denotó una cultura educativa que dirigió la educación sexual a la reproducción, y no a la prevención de enfermedades. Esta crisis de salud también se ve influenciada por la poca popularidad del condón de látex como un método anticonceptivo, debido a la noción popular de que dicho dispositivo inhibía sensorialmente el placer sexual del sexo penetrativo natural, además de la alergia al látex que presentaban algunos usuarios de dichos dispositivos. La epidemia del VIH provocó un cambió en los hábitos sexuales de la población mundial para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. En la década de 1990, la homosexualidad dejó de ser considerada como un desorden mental.[181]

Feminismo[editar]

El feminismo tiene distintas etapas que lo clasifican según la corriente ideológica que persigue, dentro de la revolución sexual aparecen dos corrientes filosóficas denominadas segunda ola del feminismo y tercera ola del feminismo. La segunda ola del feminismo aparece en la segunda mitad del siglo XX y se extiende de los años 1950 a los años 1990. La segunda ola del feminismo surge entre los años 1990 y se extiende hasta la actualidad.[182] La segunda ola del feminismo tuvo su escenario de desarrollo junto con la revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX, persiguiendo los mismos ideales arraigados de la primera ola del feminismo que exigían la libertad laboral, la garantía legal de sufragio, la libertad matrimonial, la libertad reproductiva y una modificación en la noción tradicional de la feminidad.[183]

Segunda ola del feminismo[editar]

La segunda ola del feminismo fue una de las etapas de la corriente filosófica feminista que se ubicó temporalmente en la segunda mitad del siglo XX y que perduró hasta los años 1990. La segunda etapa del feminismo se caracterizó por buscar nuevas reformas sociales sobre los derechos de la mujer que se obtuvieron en la primera ola del movimiento feminista. La segunda ola del movimiento feminista buscaba reformas sociales que implicaban la autonomía de la mujer sobre su sexualidad, el cambio de la noción tradicional de la mujer entregada al matrimonio y al hogar, y la controvertida reforma de los derechos reproductivos de la mujer.[184]

Después de la Segunda Guerra Mundial, la aparente libertad laboral y económica que había logrado la mujer al participar en los home-fronts, desaparece debido a la reconstrucción social de la guerra; la mujer continuó con el papel que había tenido anterior a la guerra, el de ama de casa.[154] A partir de la década de 1950, durante la Guerra Fría, los pensamientos socialistas comienzan a ser perseguidos bajo la teoría de que pretendían debilitar el sistema político capitalista, afectando a grupos de liberación social, grupos LGBT y grupos feministas.[154]

Marcha de liberación de la mujer en Washington, 1970.

La segunda ola del feminismo inicia con las posturas filosóficas sobre distintas reformas sociales en el libro Le Deuxième Sexe (El Segundo Sexo) de Simone de Beauvoir, publicado en 1949, pero traducido al inglés en el años de 1953.[185] El movimiento se ve enalzado en sus inicios por la venta en el mercado de novedosos anticonceptivos orales que ofrecieron a la mujer un ejercicio autónmo sobre su capacidad procreativa.[186] La segunda ola del movimiento feminista se ve principalmente marcada por la publicación de libros críticos para la conciencia moral y política sobre los derechos civiles de la mujer, entre los que figuran publicaciones como: Sex and the Single Girl (1961) de Helen Gurley Brown, The Feminine Mystique (1963) de Betty Friedan, Sexual Politics (1970) de Kate Millett y The Female Eunuch (1970) de Germaine Greer.

En la década de l960, la contracultura hippie permitió la igualdad de género y la inclusión de la mujer en nuevos roles sociales ajenos al de ama de casa y madre. Esta perspectiva, produjo un cambio positivo en la libertad sexual, eliminando a la castidad y el recato como ideales de la mujer.[187] Como consecuencia de la movilización militar, principalmente masculina, de la Guerra de Vietnam, la esposa estadounidense se desempeñó como un líder familiar monoparental, lo que acostumbró a la sociedad a la presencia laboral de la mujer, aunque esta presencia se caracterizó por las irregularidades económicas y la injusticia laboral.[cita requerida]

La segunda ola del feminismo se ve radicalmente afectada por el acceso fácil a los anticonceptivos en la segunda mitad del siglo XX, además de la explotación del sexismo como objeto de estudio, lo que derivó en diversas reformas políticas que modificaron la legislación sobre los derechos de la mujer. En algunos países la mujer podía ejercer el sufragio junto a otros nuevos derechos, por ellos los derechos de la mujer y su presencia en la política directa o indirectamente se hace cada vez más frecuente y es uno de los asuntos importantes en las propuestas de los diferentes partidos o presidentes en las campañas electorales. Así ocurrió durante la campaña a la candidatura presidencial de John F. Kennedy en 1961.[188] En la segunda ola del feminismo se logran diversas reformas civiles, principalmente aquellas que conciernen a los derechos laborales de la mujer y la maternidad, además de la aparición de la National Organization for Women en el año de 1966.[cita requerida]

A finales de la década de 1960 se intensifica el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos a través del orgullo racial conocido como Black Pride. En el año 1968, Coretta Scott King asume el liderazgo del Movimiento pro Derechos Civiles de las Mujeres Afroamericanas tras la muerte de su marido Martin Luther King.[189]

Tercera ola del feminismo[editar]

La tercera ola del feminismo se desarrolla en la década de 1990 y se caracteriza principalmente por la aparición de grupos de feminismo alternativo, principalmente enfocados a temas de impacto social como la sociedad, la religión, la nacionalidad, la sexualidad y el entorno de la mujer. Aparecen nuevas corrientes derivadas del feminismo como el ecofeminismo, el feminismo lésbico y el transfeminismo. Gran parte de las visiones políticas de la tercera ola del feminismo se construyen de los resultados de las guerras feministas por el sexo que determinaron distintas posturas de la mujer en temas de impacto social como la pornografía y la prostitución.[190]

Sexualización de los medios[editar]

Se entiende por sexualización de los medios a cualquier representación gráfica de sexo explícito y escenarios lascivos en los medios de consumo masivo (televisión, cine y literatura). La relación entre revolución sexual y la sexualización de los medios tiene lugar en los primeros años del siglo XX. La ficción de explotación es una temática común en diversos medios que evoca la representación de temáticas relacionadas con lo lascivo como la sexualidad humana, la violencia, el crimen, el asesinato y el consumo de drogas.

Promocional de Promises! Promises! (1963).

La ficción de explotación aparece como un elemento literario de la literatura pulp de principios del siglo XX, exponiendo temáticas relacionadas con la violencia y el sexo. La literatura pulp gozaba de gran popularidad debido a su formato de fácil fabricación y debido a su contenido, además de su simplicidad literaria apta para cualquier tipo de población. La literatura pulp era frecuentemente complementada con imágenes que representaban la obra en forma de historieta, exponiendo dibujos insinuantes de hombres y mujeres en desnudo parcial, posiciones eróticas o arte pin-up que aseguraban el éxito mercantil de la literatura pulp. La literatura pulp continuó con su popularidad hasta la década de 1970.[191] [192] En los años 1920 aparecieron publicaciones populares altamente explícitas como las biblias de Tijuana, las cuales mostraban personajes animados patentados dentro de escenarios eróticos y sexualmente explícitos.[193]

La sexualización de la cinematografía toma un papel importante entre los años 1930 con la producción de películas cautionary, las cuales aparecen como películas educacionales que incluían temas moralmente inaceptados para la época como: el sexo, el consumo de drogas, el aborto, el mestizaje, las relaciones interraciales, las relaciones prematrimoniales, la delincuencia, el consumo de alcohol, la prostitución, la infidelidad, la violencia y la homosexualidad. Su difusión fue permitida debido a que no existieron parámetros de censura en la producción audiovisual, hasta los años 1940 con la estipulación del Código Hays que regulaba lo que era permitido en la difusión audivisual. Otra razón que permitió su difusión era que alegaban ser educativas, esperando ser tomadas como una referencia a lo que no estaba permitido hacer dentro de la sociedad. Este género magnificaba los problemas moralmente inaceptables que se presentaban en la sociedad, presentándolos de una manera lasciva que gustaba a la audiencia por su carácter "prohibido", lo que derivaba en un gran éxito financiero.[194]

La era del Código Hays prohibió todo tipo de insinuación sexual como la representación de una pareja matrimonial en una misma cama o la representación de besos entre los personajes.[195] El código comienza a ser abandonado en los años 1960, lo que provocó el surgimiento del cine de explotación, el cual basaba su atractivo estético en los elementos de la ficción de explotación.[196] La sexualidad se ve acentuada principalmente en géneros del cine de explotación como el sexploitation y otros enfoques cinematográficos como el cine camp, el cual mostraba distintas temáticas relacionadas con la homosexualidad y el transgénero.[197]

La sexualización de los contenidos televisivos toma gran popularidad en la década de los 90's, dedicándose a presentar escenarios insinuantes sobre la sexualidad humana, se vuelve un elemento común las representaciones de las relaciones sexuales con secuencias eróticas o "escenas de cama". En la década de 1990 se comienza a explotar la homosexualidad como tema complementario en las series de televisión.[198]

Normalización de la pornografía[editar]

Promocional de Deep Throat (1972).

Los orígenes de la pornografía son muy lejanos de la época contemporánea, pero ésta cobra gran relevancia por la ideología de la revolución sexual que tuvo un boom en la década de 1970. El término «normalización de la pornografía» hace referencia a la introducción de la erótica como un medio de consumo masivo abierto en el mercado, contrario a siglos anteriores en los que la pornografía solía ser consumida bajo ciertas restricciones o de una manera completamente ilegal o moralmente condenada. La normalización de la pornografía contribuyó a la institución de erotismo en los medios masivos y a la popularidad de establecimientos como sex shops, denotando principalmente una cultura acostumbrada a la sexualidad humana.

A partir de la década de 1970 comienza la etapa de la normalización de la pornografía, suceso que precedió a la cinematografía lasciva del sexploitation de esa misma década. El sexploitation (también reconocido en otras manifestaciones cinematográficas o versiones nacionales como: el Pornochanchada el Pinku Eiga o el Cine de ficheras) es un género del cine que se caracteriza principalmente por la presentación de historias generalmente absurdas o sencillas que son marcadas por constantes imágenes de desnudo parcial o total que suelen incluir diversas referencias eróticas o el sexo explícito. El sexploitation, contrario a la pornografía tradicional, se realizaba con una perspectiva transgresora, dedicada a la difusión como material principalmente artística, además de contar con mayor cantidad de fondos que la pornografía tradicional. La pornografía en video tuvo gran popularidad en la década de 1970, éxito que se asimila principalmente en la difusión masiva de la película Deep Throat (1972) como una guía completamente sexual para parejas heterosexuales que deseaban intentar el sexo oral.[199]

En los primeros años de la década de 1970, las revistas Playboy, Penthouse y Hustler registraron ventas masivas debido a su contenido y a su normalización.[200] En el año 1972 se publica el libro The Joy of Sex por Alex Comfort que incluía variedad de posiciones sexuales y formas no penetrativas del sexo, el cual se convirtió rápidamente en un best-seller de la década.[201] Entre otros aspectos, se populariza la difusión de la fotografía glamour (técnica fotográfica que incluye el desnudo parcial o total de personas en posiciones eróticas) como una técnica en el marketing de lencería, volviéndose altamente populares los catálogos de lencería como una forma improvisada de pornografía softcore.[202] Las revistas beefcake se vuelven altamente populares en la década de los 60's entre el público masculino homosexual, debido a la depicción de masculinos en desnudo parcial con una temática deportiva o atlética que resultaba "ocultamente homosexual", a pesar de que el consumo diana de este producto fuesen hombres heteronormativos aficionados al deporte general.[203]

Familia[editar]

En la era victoriana el cuidado infantil era completamente atribuido a la entidad materna como una actividad adicional a las labores domésticas. En el reinado de Victoria I surge un tipo de pensamiento colectivo que colocaba a los neonatos como parte de un culto que propició el comercio de la juguetería y la venta de accesorios diseñados para bebés entre los años 1860 hasta la actualidad. Las familias de estratos socio-económicos altos se permitían invertir grandes cantidades de dinero en accesorios diseñados para bebés y distintas decoraciones que ambientaban el entorno del infante. En los estratos socio-económicos medios la crianza infantil era tradicional y completamente apegada a la cesión de conocimientos de generaciones anteriores que plasmaban el orden y la disciplina en las partes de las rutinas para la crianza infantil.[204] [205]

Estatua en Yusukini que conmemora a las madres que perdieron a sus esposos por la guerra.

La crianza infantil es naturalmente materna debido a la predeterminación evolutiva de la maduración corporal prolongada que se rastrea en la bipedación del homo habilis. En el siglo XIX, la crianza infantil era normalmente una tarea propia de la mujer adulto en la familia, quien procuraba las necesidades del infante como la alimentación, la educación y el vestido, ya que la identidad paterna era regularmente la autoridad de respeto en el núcleo familiar, encargada del sustento económico familiar. En los últimos años del siglo XIX, hasta la década de 1950, la crianza infantil era una labor completamente materna que era marcada por la determinación del orden y la disciplina social en las primeras etapas de vida del infante, el cual se nutría de horarios, rutinas y cierto distanciamiento emocional en la interacción con el infante. Este modelo es ampliamente reconocido en los métodos de crianza infantil postulados por Truby King.[206]

En el año 1948, Benjamin Spock publica el libro The Common Sense Book of Baby and Child Care, el cual sugería la existencia de un modelo de crianza infantil predeterminado en la naturaleza de la madre, mostrándola como una identidad emocionalmente cercana y necesaria para el correcto desarrollo del infante. Este modelo de crianza infantil, contrario a otros modelos anteriores, postuló la posibilidad de la relación emocional con ambas identidad parentales, no solo la materna. Este modelo fue revolucionario y continúa con una gran popularidad desde la década de los 60's. Esta posibilidad de convivencia familiar planteada por Spock resultó en familias emocionalmente cercanas a sus hijos en donde ambos padres procuraban las necesidades de los infantes.[207]

Debido a la magnificación militar en el siglo XX durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, muchos hombres eran enlistados en el ejército de combate, resultando en una reducción poblacional de las familias nucleares formadas por ambas identidades parentales. Este estado de viudez propició la crianza infantil a cargo de mujeres después de la Segunda Guerra Mundial. Con la dispersión ideológica de la sexualidad libre, el divorcio y la modificación tradicional de la familia, la monoparentalidad se vuelve regular en la sociedad, no sólo por eventos bélicos, sino también por decisiones personales de la madre. Este modelo familiar resultó altamente productivo debido a la proliferación del feminismo laboral que permitió el autónomo sustento de las "madres solteras" en la década de 1960 y años posteriores. La monoparentalidad femenina también resultó en la sustentabilidad de estancias infantiles en la década de 1960.[208]

Con el establecimiento popular de la fecundación in vitro y la reproducción asistida en la década de 1980, surge la idea general de la homoparentalidad. El amplio reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo resultó, también, en la modificación de la noción convencional sobre el núcleo familiar formado por una pareja heterosexual tradicional.[209] La reforma socio-política de la homoparentalidad se ve ampliamente modificada en la actualidad debido al reconocimiento de la correcta funcionalidad del ambiente homoparental como ambiente propicio para el desarrollo y crianza de menores, al igual que el ambiente de crianza heterosexual; además de la estipulación psicológica que presenta una postura neutra al sugerir que la homoparentalidad no deriva en problemas psicológicos para los infantes, además de no ser relevante en la determinación de la orientación sexual del individuo.[210] [211]

Planificación familiar[editar]

La planificación familiar refiere al conjunto de servicios que se disponen a los individuos para planear (anticipar o retener) la concepción natal de otro individuo. Algunos de estos servicios de control natal incluyen la educación sexual, el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, la consulta pre-parto, la retención de la natalidad, la esterilización reproductiva y el manejo de la infertilidad.[212] La planificación familiar entiende el estudio educacional que comprende los aspectos médicos y sociales que permiten a los individuos determinar libremente el número de hijos que desean tener, además de elegir los propósitos con los que los hijos fueron logrados.[213] La planificación familiar también supone ciertas características contextuales que preven el desarrollo integral del infante, tal como la capacidad paternal de crianza y la economía familiar.[cita requerida]

La reproducción asistida es un concepto moderno que refiere a los procesos de concepción reporductiva en respuesta a la infertilidad, como una forma de reproducción alternativa. Suele utilizarse en caso de infertilidad, incapacidad gestacional u homoparentalidad, aunque pueden existir otros motivos. La repoducción asistida entiende una variedad de procesos como la inseminación artificial, el proceso de fecundación in vitro y la maternidad subrogada para la concepción biológica de un individuo. La técnica más significativa de la reproducción asistida es la fecundación in vitro, la cual tiene su origen histórico con el nacimiento de Louise Brown en el año de 1978.[214]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Mario Margulis, «Juventud, cultura, sexualidad: la dimensión cultural en la afectividad y la sexualidad de los jóvenes de Buenos Aires», apartado en La revolución sexual de los años 60 y sus efectos, Biblos, 2003, ISBN 950-786-365-6, pág. 38 y ss
  2. Osborne, Raquel. «¿Tuvimos las mujeres una revolución sexual?», en La construcción sexual de la realidad, Cátedra, 1993, ISBN 84-376-1213-6, pag 191]
  3. Escoffier, 2003.
  4. Germaine Greer and The Female Eunuch
  5. http://www.greenwood.com/catalog/GR9913.aspx The 1960s Cultural Revolution.
  6. William G. Naphy (2004). Sex crimes: from Renaissance to Enlightenment (en inglés). Tempus. ISBN 0752429779. 
  7. Panel on Research on Violence Against Women, National Research Council (1996). Understanding Violence Against Women (en inglés). National Academies Press. ISBN 0309054257. 
  8. Martha A. Brożyna (2005). Gender And Sexuality In The Middle Ages: A Medieval Source Documents Reader (en inglés). McFarland. ISBN 0786420421. 
  9. Fornication and Adultery Artículo en Decameron Web; consultado 12 de junio de 2013
  10. FAQ's - Question 41. «The sacrament of Matrimony as directed to an office of nature.» Sección en New Advent; consultado 12 de junio de 2013
  11. Maggie Paley, Sergio Ruzzier (2000). The Book of the Penis (en inglés). Grove Press. ISBN 0802136931. 
  12. Kenneth James Dover (1989). Greek Homosexuality (en inglés). Harvard University Press. ISBN 0674362705. 
  13. a b James Davidson (2008). The Greeks and Greek Love: A Radical Reappraisal of Homosexuality in Ancient Greece (en inglés). Phoenix. ISBN 0753822261. 
  14. Veronica Sekules (2001). Medieval Art (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0192842412. 
  15. Angela Rene Nacol (2008). Visions of Disorder: Sex and the French Revolution in a Suite of Erotic Drawings by Claude-Louis Desrais (en inglés). ProQuest. ISBN 0549501037. 
  16. Helen Gardner, Fred S. Kleiner (2010). Gardner's Art Through the Ages: The Western Perspective, Volumen 2 (en inglés). Cengage Learning. ISBN 0495573647. 
  17. a b Yaffa Draznin (2001). Victorian London's Middle-Class Housewife: What She Did All Day (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0313313997. 
  18. de la Llana, Cristina. «La era victoriana: puritanismo y doble moral.» Artículo en Inmagazine; consultado 15 de diciembre de 2012
  19. Andrew L. Erdman (2004). Blue vaudeville: sex, morals and the mass marketing of amusement, 1895-1915 (en inglés). McFarland. ISBN 0786418273. 
  20. Laurie A. Wilkie (2010). The lost boys of Zeta Psi: a historical archaeology of masculinity in a university fraternity (en inglés). University of California Press. ISBN 0520260600. 
  21. a b c d David Halperin (2012). One Hundred Years of Homosexuality: And Other Essays on Greek Love (en inglés). Routledge. ISBN 113660877X. 
  22. S. Bayley (2008). Victorian Values: An Introduction (en inglés). Montreal: Dawson College. 
  23. «History of the Language of Flowers.» Artículo en Literary Calligraphy; consultado 15 de diciembre de 2012
  24. Alexander Sedlmaier (2005). From Department Store to Shopping Mall: Transnational History of Large-scale Retail (en inglés). Akademie Verlag. ISBN 3050041285. 
  25. Nick Tosches (2001). Where dead voices gather (en inglés). Little, Brown and Co. ISBN 0316895075. 
  26. Millie Taylor (2007). British Pantomime Performance (en inglés). Intellect Books. ISBN 1841501743. 
  27. Chris Roberts (2006). Heavy Words Lightly Thrown: The Reason Behind the Rhyme (en inglés). Penguin Group USA. ISBN 1592402178. 
  28. Naomi Adele André (2006). Voicing Gender: Castrati, Travesti, and the Second Woman in Early-Nineteenth-Century Italian Opera (en inglés). Indiana University Press. ISBN 025321789X. 
  29. Susan Sontag (2001). Against Interpretation: And Other Essays (en inglés). Picador. ISBN 0312280866. 
  30. David Bergman (1993). Camp Grounds: Style and Homosexuality (en inglés). University of Massachusetts Press. ISBN 0870238787. 
  31. a b c Andrew L. Erdman (2004). Blue vaudeville: sex, morals and the mass marketing of amusement, 1895-1915 (en inglés). McFarland. ISBN 0786418273. 
  32. Lisa Appignanesi (2004). The Cabaret (en inglés). Yale University Press. ISBN 0300105800. 
  33. Shane Vogel (2009). The Scene of Harlem Cabaret: Race, Sexuality, Performance (en inglés). University of Chicago Press. ISBN 0226862526. 
  34. a b Judith R. Walkowitz (1982). Prostitution and Victorian Society: Women, Class, and the State (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0521270642. 
  35. Prostitution in Victorian England – Presentation Page Artículo en Revisitin Dickens; consultado junio 14 de 2013
  36. Robert Clyde Allen (1991). Horrible prettiness: burlesque and American culture (en inglés). Univ of North Carolina Press. ISBN 0807843164. 
  37. Rodríguez González, Guillermo. El Socialismo del Siglo XXI, 2006, ISBN 978-0-557-04277-7, pág, 67.
  38. Entrada "feminismo" en el diccionarios de la RAE vigésimo tercera edición
  39. Collins Dictionary and Thesaurus. London: Collins. 2006. ISBN 0-00-722405-2. 
  40. «¿Qué es el feminismo?» Mujeres En Red
  41. Diccionario demografico multilingüe (Español primera edición 1959), ONU
  42. Véase neomalthusianismo, en Malthusianismo - Apuntes de demografía, Julio Pérez Díaz, CSIC
  43. La ecología humana en el anarquismo ibérico: urbanismo "orgánico" o ecológico, neomalthusianismo, y naturismo social, Eduard Masjuan Bracons, 2000, Icaria, Antrazyt, ISBN 84-86864-42-9
  44. Malthusianismo, Neomalthusianismo, Crítica, en filosofía.org
  45. Sophie Mousset (2007). Women's Rights And the French Revolution: A Biography of Olympe De Gouges (en inglés). Transaction Publishers. ISBN 0765803453. 
  46. Mary Wollstonecraft (2005). Vindicación de los derechos de la mujer. Ediciones AKAL. ISBN 8470904647. 
  47. «Historia del Movimiento feminista.» Documento PDF en Bantaba; consultado 9 de diciembre de 2012
  48. Midgley, Clare. «Sisterhood and Slavery: Transatlantic Antislavery and Women's Rights.»Universidad de Yale, consultado diciembre 16 de 2012
  49. Virginia Bernhard, Elizabeth Fox-Genovese (1995). The Birth of American Feminism: The Seneca Falls Woman's Convention of 1848 (en inglés). Wiley. ISBN 1881089347. 
  50. Historia del Movimiento feminista Documento PDF en Bantaba; consultado 9 de diciembre de 2012
  51. Flappers in the Roaring Twenties Artículo en about.com; consultado diciembre 9 de 2012
  52. a b c d Joshua Zeitz (2009). Flapper: A Madcap Story of Sex, Style, Celebrity, and the Women Who Made America Modern (en inglés). Random House Digital, Inc. ISBN 0307523829. 
  53. «Women from the Victorian Era vs. the 1920's Flappers.» Artículo en Women's Rights; consultado junio 15 de 2013
  54. What is Psychoanalysis Artículo en Freudfile.org; consultado diciembre 15 de 2012
  55. Toby Gelfand, John Kerr (1992). Freud & History of Psychoanalysis (en inglés). Routledge. ISBN 0881631361. 
  56. S. Bayley (2008). Victorian Values: An Introduction (en inglés). Montreal: Dawson College. 
  57. Frank Cioffi (1998). Freud and the Question of Pseudoscience (en inglés). Open Court Publishing. ISBN 081269385X. 
  58. Psychosexual Stages Artículo en Simply Psychology; consultado junio 14 de 2013
  59. Yaffa Draznin (2001). Victorian London's Middle-Class Housewife: What She Did All Day (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0313313997. 
  60. Michael Ruse (1988). Philosophy of Biology Todays (en inglés). SUNY Press. ISBN 088706910X. 
  61. Freud, Sigmund. Three Essays on the Theory of Sexuality (1905)
  62. CHRISTIAN ANTHROPOLGY AND HOMOSEXUALITY Artículo de Bartholomew Kiely de la Pontifica Universidad Gregoriana
  63. Stevenson, David B. «Freud's Psychosexual Stages of Development.» Artículo en Victorian Web; consultado septiembre 23 de 2012
  64. Is homosexuality a developmental disorder? Post en Born Gay; consultado febrero 2 de 2013
  65. Robert H. V. Ollendorff (1969). Wilhelm Reich and the Sexual Revolution (en inglés). Freedom Press. 
  66. a b c d Peter Childs (2008). Modernism (en inglés). Routledge. ISBN 0415415462. 
  67. a b c S. Laing (2003). Modern Science and Modern Thought (en inglés). Kessinger Publishing. ISBN 0766141411. 
  68. Boeree, C. George. «Romanticism.» Artículo en Web Space; consultado junio 18 de 2013
  69. «Impresionismo.» Artículo en español en Profesor en Línea; consultado junio 18 de 2013
  70. a b Impressionism Artículo en inglés en Ibiblio; consultado 18 de junio de 2013
  71. «Post-impressionism.» Artículo en Artcyclopedia; consultado junio 18 de 2013
  72. a b Helen C. Long (1993). The Edwardian House: The Middle Class Home in Britain 1880 - 1914 (en inglés). Manchester University Press. ISBN 0719037298. 
  73. a b (en inglés) LIFE. Time Inc.. 17 Nov 1947. ISSN 0024-3019. 
  74. Art Nouveau Artículo en español en Image and Art; consultado 18 de junio de 2013
  75. a b c Dietmar Elger (2002). Expressionism: A Revolution in German Art (en inglés). Taschen. ISBN 3822820423. 
  76. A short history of German Expressionism Artículo en inglés en Wages of film; consultado junio 18 de 2013
  77. Rhonda K. Garelick (2007). Electric Salome: Loie Fuller's Performance of Modernism (en inglés). Princeton University Press. ISBN 0691017085. 
  78. Evgeny Steiner (1999). Stories for Little Comrades: Revolutionary Artists and the Making of Early Soviet Children's Books (en inglés). University of Washington Press. ISBN 0295977914. 
  79. Precisionism Artículo en inglés en Artcyclopedia; consultado junio 18 de 2013
  80. Dadaism Artículo en inglés en University of Southern California; consultado junio 18 de 2013
  81. Silvano Levy (1997). Surrealism: Surrealist Visuality (en inglés). Edinburgh University Press. ISBN 1853311936. 
  82. Surrealism Info Artículo en Klinkov Valeriy, consultado junio 18 de 2013
  83. Graeme Harper, Rob Stone (2007). The Unsilvered Screen: Surrealism on Film (en inglés). Wallflower Press. ISBN 190476486X. 
  84. Cubism Artículo en Metropolitan Museum of Art; consultado junio 18 de 2013
  85. Art Decó Artículo en Toda Cultura; consultado junio 18 de 2013
  86. a b Paul Douglas Lopes (2009). Demanding Respect: The Evolution of the American Comic Book (en inglés). Temple University Press. ISBN 1592134432. 
  87. a b Norman M. Klein (1993). Seven Minutes: The Life and Death of the American Animated Cartoon (en inglés). Verso. ISBN 1859841503. 
  88. Alex Moore (2012). Ballroom Dancing (en inglés). Routledge. ISBN 113680031X. 
  89. Angela McRobbie (1994). Postmodernism and Popular Culture (en inglés). Routledge. ISBN 0415077133. 
  90. a b c E. Ann Kaplan (1987). Rocking Around the Clock: Music Television, Post Modernism and Consumer Culture (en inglés). Taylor & Francis. ISBN 0416333702. 
  91. Mark Cousins (2006). The Story of Film: A Worldwide History (en inglés). Da Capo Press. ISBN 1560259337. 
  92. The Story of Film: An Odyssey; episodio 1970s and Onwards: Innovation in Popular Culture. Documental dirigido por Mark Cousins
  93. Tom Shone (2004). Blockbuster: How Hollywood Learned To Stop Worrying And Love The Summer (en inglés). Simon and Schuster. ISBN 0743235681. 
  94. Mary Ann Gillies, Aurelea Denise Mahood (2007). Modernist Literature: An Introduction (en inglés). Edinburgh University Press. ISBN 0748627642. 
  95. Modernist literature Artículo en inglés en Wikipedia; consultado junio 18 de 2013
  96. Julio Rodríguez Puértolas (2001). Historia de la literatura gay. Ediciones AKAL. ISBN 8446011964. 
  97. The Beat Generation Artículo de Levi Asher en Literary Kicks; consultado junio 18 de 2013
  98. A Brief Guide to the Beat Poets Artículo en Poets; consultado junio 18 de 2013
  99. Sara Pendergast, Tom Pendergast (2002). Bowling, Beatniks, and Bell-bottoms: 1960s and 1970s (en inglés). UXL. ISBN 0787656798. 
  100. Geoffrey Dutton (1995). Out in the Open (en inglés). Univ. of Queensland Press. ISBN 0702228109. 
  101. Sexual Revolution Artículo en inglés en Wikipedia; consultado junio 18 de 2013
  102. a b c David M. Earle (2009). Re-Covering Modernism: Pulps, Paperbacks, and the Prejudice of Form (en inglés). Ashgate Publishing. ISBN 0754661547. 
  103. Andrea Tinnemeyer (2006). Identity Politics of the Captivity Narrative After 1848 (en inglés). U. of Nebraska Press. ISBN 0803244002. 
  104. Bob Herzberg (2005). Shooting Scripts: From Pulp Western To Film (en inglés). McFarland. ISBN 0786421738. 
  105. Roger Luckhurst (2005). Science Fiction (en inglés). Polity. ISBN 0745628923. 
  106. Mike Ashley (2001). Time Machines: The Story of the Science-Fiction Pulp Magazines from the Beginning to 1950 (en inglés). Liverpool University Press. ISBN 0853238553. 
  107. Eric Schaefer (1999). "Bold! Daring! Shocking! True!": A History of Exploitation Films, 1919-1959 (en inglés). Duke University Press. ISBN 0822323745. 
  108. Michael Dowers (2009). The Tijuana Bibles: America's Forgotten Comic Strips (en inglés). Eros Comix. ISBN 1606991787. 
  109. S. T. Joshi (2003). The Weird Tale (en inglés). Wildside Press LLC. ISBN 0809531224. 
  110. Weird Tales - History Historia de la editorial Weird Tales'; consultado octubre 27 de 2012
  111. a b c Maria Elena Buszek (2006). Pin-Up Grrrls: Feminism, Sexuality, Popular Culture (en inglés). Duke University Press. ISBN 0822337460. 
  112. Susan Stryker (2001). Queer Pulp: Perverted Passions from the Golden Age of the Paperback (en inglés). Chronicle Books. ISBN 0811830209. 
  113. Roger Sabin (1993). Adult Comics: An Introduction (en inglés). Taylor & Francis. ISBN 0415044197. 
  114. Mark A. Vieira (2003). Sin in Soft Focus: Pre-Code Hollywood (en inglés). Harry N. Abrams. ISBN 0810982285. 
  115. Cautionary Films Artículo en inglés en CineWiki; consultado mayo 16, 2012
  116. Lot in Sodom: Gay Guys Partying... What Could Go Wrong? Artículo en After Elton; consultado diciembre 4 de 2012
  117. Gregory D. Black (1996). Hollywood Censored: Morality Codes, Catholics, and the Movies (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0521565928. 
  118. Stephen Prince (2004). The Horror Film (en inglés). Rutgers University Press. ISBN 0813533635. 
  119. Women in the First Wolrd War Artículo en First World War; consultado junio 19 de 2013
  120. Women's roles in the World Wars (Second World War) Artículo en Wikipedia; consultado junio 19 de 2013
  121. a b Vicki Lynn Eaklor (2008). Queer America: A GLBT History of the 20th Century (en inglés). ABC-CLIO. ISBN 0313337497. 
  122. Heinz Heger (2010). The Men with the Pink Triangle: The True, Life-And-Death Story of Homosexuals in the Nazi Death (en inglés). ReadHowYouWant.com. ISBN 1459608399. 
  123. a b c Richards Lee (2010). Thanks for the Memories: Love, Sex, And World War II (en inglés). Psywar. ISBN 0954293649. 
  124. a b Richards Lee (2010). Whispers of War - Underground Propaganda Rumour-Mongering in the Second World War (en inglés). Psywar. ISBN 0954293649. 
  125. Adam Winters (2007). Syphilis (en inglés). The Rosen Publishing Group. ISBN 1404209069. 
  126. The Wages of Sin: How the Discovery of Penicillin Reshaped Modern Sexuality
  127. La revolución sexual que provocó el doctor Fleming. El éxito de la penicilina contra el avance letal de la sífilis provocó la liberación sexual en la década de 1950. en Diario.es, 20/11/2012
  128. Sex and Psychological Operations Artículo en Psywarrior; consultado junio 20 de 2013
  129. Jeffrey Escoffier (2010). Bigger Than Life: The History of Gay Porn Cinema from Beefcake to Hardcore (en inglés). ReadHowYouWant.com. ISBN 1458779882. 
  130. Simon LeVay (2010). Gay, Straight, and the Reason Why:The Science of Sexual Orientation: The Science of Sexual Orientation (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0199737673. 
  131. a b Richard A. Lippa (2005). Gender, Nature, and Nurture (en inglés). Routledge. ISBN 0805853448. 
  132. Michael R. Kauth (2000). True Nature: A Theory of Sexual Attraction (en inglés). Springer. ISBN 0306463903. 
  133. Richard Krafft-Ebing, Havelock Ellis (2010). Psychopathia Sexualis - With Especial Reference to Antipathic Sexual Instinct - A Medico-Forensic Study (en inglés). Obscure Press. ISBN 1444656600. 
  134. a b Elena Mancini (2007). A Brighter Shade of Pink: Magnus Hirschfeld, the Third Sex and the Sexual Freedom Movement in Germany (en inglés). ProQuest. ISBN 0549700552. 
  135. Kenneth Lewes (1988). The psychoanalytic theory of male homosexuality (en inglés). Simon and Schuster. ISBN 0671623915. 
  136. Vernon A. Rosario (2002). Homosexuality and Science: A Guide to the Debates (en inglés). ABC-CLIO. ISBN 1576072819. 
  137. J. Sadger, Alan Dundes (2005). Recollecting Freud (en inglés). University of Wisconsin Press. ISBN 0299211002. 
  138. Lorenzo Benadusi, Suzanne Dingee, Jennifer Pudney (2012). The Enemy of the New Man: Homosexuality in Fascist Italy (en inglés). University of Wisconsin Press. ISBN 0299283909. 
  139. Michael Ruse (1988). Philosophy of Biology Todays (en inglés). SUNY Press. ISBN 088706910X. 
  140. Three Essays on the Theory of Sexuality Sigmund Freud (1905)
  141. Carellin Brooks (2006). Every Inch a Woman: Phallic Possession, Femininity, And the Text (en inglés). UBC Press. ISBN 0774812109. 
  142. CHRISTIAN ANTHROPOLGY AND HOMOSEXUALITY Artículo de Bartholomew Kiely de la Pontifica Universidad Gregoriana
  143. Freud's Psychosexual Stages of Development Artículo por David B. Stevenson en Victorian Web; consultado septiembre 23 de 2012
  144. Is homosexuality a developmental disorder? Post en Born Gay; consultado febrero 2 de 2013
  145. Janell L. Carroll (2009). Sexuality Now: Embracing Diversity (en inglés). Cengage Learning. ISBN 0495602744. 
  146. David Halperin (2012). One Hundred Years of Homosexuality: And Other Essays on Greek Love (en inglés). Routledge. ISBN 113660877X. 
  147. a b c d Andrea Weiss, Greta Schiller (1988). Before Stonewall: the making of a gay and lesbian community (en inglés). Naiad Press. ISBN 0941483207. 
  148. a b Susan Sontag (2001). Against Interpretation: And Other Essays (en inglés). Picador. ISBN 0312280866. 
  149. Jonathan Ned Katz (2007). The Invention of Heterosexuality (en inglés). University of Chicago Press. ISBN 0226426017. 
  150. William G. Naphy (2004). Sex crimes: from Renaissance to Enlightenment (en inglés). Tempus. ISBN 0752429779. 
  151. Men and Masculinitie (en inglés). ABC-CLIO. ISBN 1576077748. 
  152. Laurie A. Wilkie (2010). The lost boys of Zeta Psi: a historical archaeology of masculinity in a university fraternity (en inglés). University of California Press. ISBN 0520260600. 
  153. David Bergman (1993). Camp Grounds: Style and Homosexuality (en inglés). University of Massachusetts Press. ISBN 0870238787. 
  154. a b c d e f g h [Before Stonewall: The Making of a Gay and Lesbian Community (1984), documental dirigido por Greta Schiller; First Run Features]
  155. Cuordileone, K.A (2000). "Politics in an Age of Anxiety': Cold War Political Culture and the Crisis in American Masculinity, 1949-1960" The Journal of American History 87 (2) (en inglés). 
  156. a b Irwin G. Sarason, Bárbara R. Sarason (2006). Psicopatología: psicología anormal : el problema de la conducta inadaptada. Pearson Education. ISBN 9702608414. 
  157. a b Masters, W.H.; Johnson, V.E. (1966). Human Sexual Response. Bantam Books. ISBN 0553204297. 
  158. McElroy, Wendy. The Free Love Movement and Radical Individualism Artículo en The Libertarian Enterprise; consultado 16 de diciembre de 2012
  159. Floyd Dell (1970). Love in Greenwich Village (en inglés). Ayer Company Pub. ISBN 0836936213. 
  160. Stone, Skip. Sex, Love and Hippies Artículo en Hipplanet; consultado 16 de diciembre de 2012
  161. Books, LLC (2010). Free Love: Anarchism and Free Love, Casual Sex, Free Love Advocates, Polyamory, Sex Positivism, Hippie, Bertrand Russell, Robert A. Heinlein, Hugh Hefner, Jean-Paul Sartre, William Blake, Sexual Revolution, Alfred Kinsey, Abbie Hoffman (en inglés). Books, LLC. ISBN 115672001X. 
  162. Yaffa Draznin (2001). Victorian London's Middle-Class Housewife: What She Did All Day (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0313313997. 
  163. Simon Szreter, Kate Fisher (2010). Sex Before the Sexual Revolution: Intimate Life in England 1918-1963 (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0521760046. 
  164. Paul R Abramson, Steven D. Pinkerton (2002). With Pleasure: Thoughts on the Nature of Human Sexuality (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0195146093. 
  165. [Birth Control for the British Working Classes: A Study of the First Thousand Cases to Visit an English Birth Control Clinic, Hospital and Social Service XIX Century]
  166. Simon Szreter, Kate Fisher (2010). Sex Before the Sexual Revolution: Intimate Life in England 1918-1963 (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0521760046. 
  167. Marian Engel (2000). Encyclopedia of Birth Control (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 1573562556. 
  168. Marian Engel (2000). Encyclopedia of Birth Control (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 1573562556. 
  169. Reminder why contraception and abortion are feminist issues Artículo de jeninssue en angrynotsoyoungwoman; consultado diciembre 19 de 2012
  170. Erik Holland (2004). The Nature Of Homosexuality: Vindication For Homosexual Activists And The Religious Right (en inglés). iUniverse. ISBN 0595305083. 
  171. Robert Jütte (2008). Contraception: A History (en inglés). Polity. ISBN 0745632718. 
  172. Christopher Kaczor (2012). The Ethics of Abortion: Women's Rights, Human Life, and the Question of Justice (en inglés). Taylor & Francis. ISBN 0415884683. 
  173. a b «Ethics: Abortion.» Artículo de BBC; consultado diciembre 19 de 2012
  174. Christopher Kaczor (2012). The Ethics of Abortion: Women's Rights, Human Life, and the Question of Justice (en inglés). Taylor & Francis. ISBN 0415884683. 
  175. Yaffa Draznin (2001). Victorian London's Middle-Class Housewife: What She Did All Day (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0313313997. 
  176. Henry Friedlander (1997). The Origins of Nazi Genocide: From Euthanasia to the Final Solution (en inglés). University of North Carolina Press. ISBN 0807846759. 
  177. «Historia del Movimiento feminista.» Documento PDF en Bantaba; consultado 9 de diciembre de 2012
  178. a b Vicki Lynn Eaklor (2008). Queer America: A GLBT History of the 20th Century (en inglés). ABC-CLIO. ISBN 0313337497. 
  179. Movements and Memory: The Making of the Stonewall Myth Artículo de Elizabeth A. Armstrong y Suzanna M. Crage
  180. a b Emanuel Levy (1999). Cinema of Outsiders: The Rise of American Independent Film (en inglés). New York University Press. ISBN 0814751245. 
  181. a b Vicki Lynn Eaklor (2008). Queer America: A GLBT History of the 20th Century (en inglés). ABC-CLIO. ISBN 0313337497. 
  182. Mimi Marinucci (2011). Feminism is queer: the intimate connection between queer and feminist theory (en inglés). Zed Books. ISBN 1848134754. 
  183. Feminism vs. Femininity Artículo de Susan Walsh en Hooking Up Smart; consultado diciembre 20 de 2012
  184. Mimi Marinucci (2011). Feminism is queer: the intimate connection between queer and feminist theory (en inglés). Zed Books. ISBN 1848134754. 
  185. Feminism in Waves: A Brief Overwiew of the First, Second and Third Wave Artículo de Mountain Writer en Yahoo! Voices; consultado diciembre 20 de 2012
  186. Robert Jütte (2008). Contraception: A History (en inglés). Polity. ISBN 0745632718. 
  187. Books, LLC (2010). Free Love: Anarchism and Free Love, Casual Sex, Free Love Advocates, Polyamory, Sex Positivism, Hippie, Bertrand Russell, Robert A. Heinlein, Hugh Hefner, Jean-Paul Sartre, William Blake, Sexual Revolution, Alfred Kinsey, Abbie Hoffman (en inglés). Books, LLC. ISBN 115672001X. 
  188. Napikoski, Linda. «1960s Feminism Timeline.» Artículo en About.com; consultado diciembre 21 de 2012
  189. Maxine B. Craig (1995). Black is beautiful: personal transformation and political change (en inglés). University of California, Berkeley. 
  190. Chris Bobel (2010). New Blood: Third-Wave Feminism and the Politics of Menstruation (en inglés). Rutgers University Press. ISBN 0813547547. 
  191. David M. Earle (2009). Re-Covering Modernism: Pulps, Paperbacks, and the Prejudice of Form (en inglés). Ashgate Publishing. ISBN 0754661547. 
  192. John G. Cawelti (1977). Adventure, Mystery, and Romance: Formula Stories As Art and Popular Culture (en inglés). University of Chicago Press. ISBN 0226098672. 
  193. Michael Dowers (2009). The Tijuana Bibles: America's Forgotten Comic Strips (en inglés). Eros Comix. ISBN 1606991787. 
  194. «Cautionary Films.» Artículo en inglés en CineWiki; consultado mayo 16, 2012
  195. Mark A. Vieira (2003). Sin in Soft Focus: Pre-Code Hollywood (en inglés). Harry N. Abrams. ISBN 0810982285. 
  196. Eric Schaefer (1999). "Bold! Daring! Shocking! True!": A History of Exploitation Films, 1919-1959 (en inglés). Duke University Press. ISBN 0822323745. 
  197. Moe Meyer (1994). The Politics and Poetics of Camp (en inglés). Routledge. ISBN 041508248X. 
  198. Ron Becker (2006). Gay TV and Straight America (en inglés). Rutgers University Press. ISBN 0813539323. 
  199. Ian Denchasy, Alicia Denchasy (2007). The Art of Oral Sex: Bring Your Partner to New Heights of Pleasure: Advanced Techniques for Him and Her (en inglés). Quiver. ISBN 1592332900. 
  200. Gwendolyn Buell (2011). Playboy, Penthouse, Hustler, and Other Men's Magazines, and the Men and Women Who Make Them Infamous (en inglés). BiblioBazaar. ISBN 1241718717. 
  201. McAlley, John. «Doing It Again: The Revised Joy Of Sex Consultado febrero 8 de 2013
  202. Robin Cherry (2008). Catalog: The Illustrated History of Mail Order Shopping (en inglés). Princeton Architectural Press. ISBN 1568987390. 
  203. Jeffrey Escoffier (2010). Bigger Than Life: The History of Gay Porn Cinema from Beefcake to Hardcore (en inglés). ReadHowYouWant.com. ISBN 1458779882. 
  204. «Victorian Children.» Artículo de V&A; consultado febrero
  205. Yaffa Draznin (2001). Victorian London's Middle-Class Housewife: What She Did All Day (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0313313997. 
  206. Christina Hardyment (2007). Dream Babies: Childcare Advice from John Locke to Gina Ford (en inglés). Frances Lincoln Ltdp. ISBN 0711227993. 
  207. Benjamin Spock (2007). Tu Hijo. Vergara. ISBN 8466631828. 
  208. Jane Juffer (2006). Single Mother: The Emergence of the Domestic Intellectua (en inglés). NYU Press. ISBN 0814742793. 
  209. Cristina Cristóbal Mechó (2010). La atención temprana. Editorial UOC. ISBN 849788888X. 
  210. Is Gay Parenting Bad for the Kids? Artículo en National Review; consultado fecreo 2 de 2013
  211. «APA on Children Raised by Gay and Lesbian Parents.» Informe de la American Psychological Association sobre la homoparentalidad; consultado febrero 3 de 2013
  212. Family planning World Helath Organization
  213. [http://www.hhs.gov/ U.S. Department of Health & Human Services ]
  214. Henlee H. Barnette (1982). Exploring Medical Ethics (en inglés). Mercer University Press. ISBN 0865540314.