Villena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Villena
Municipio de España
Bandera de Villena
Bandera
Escudo de Villena
Escudo
Castillo de la Atalaya. Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes.
Plaza Mayor.
Moros y cristianos. Plaza de toros.
Teatro Chapí. Iglesia de Santiago. Palacio municipal.
Villena
Villena
Ubicación de Villena en España.
Villena
Villena
Ubicación de Villena en la provincia de Alicante.
Lema:Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima Ciudad de Villena
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of the Valencian Community (2x3).svg Comunidad Valenciana
• Provincia Escudo de la Provincia de Alicante.svg Alicante
• Comarca Alto Vinalopó
• Partido judicial Villena
Ubicación 38°38′06″N 0°51′57″O / 38.635, -0.86583333333333


Coordenadas: 38°38′06″N 0°51′57″O / 38.635, -0.86583333333333
• Altitud 505 msnm
• Distancias 61 km a Alicante
356 km a Madrid
456 km a Barcelona
113 km a Albacete
Superficie 345,6 km²
Núcleos de
población
Población 34 834 hab. (2013)
• Densidad 100,79 hab./km²
Gentilicio Villenense, villenero /a
Predom. ling. oficial Español[1]
Código postal 03400
Alcalde (2011) Francisco Javier Esquembre Menor (Los Verdes de Villena-Los Verdes de Europa)
Fiestas mayores Del 4 al 9 de septiembre,
Moros y Cristianos
Hermanada con
Patrona Virgen de las Virtudes, 8 de septiembre
Sitio web www.villena.es
[editar datos en Wikidata]

Villena es una ciudad de la Comunidad Valenciana, España. Situada en el noroeste de la provincia de Alicante, limita al oeste con Castilla-La Mancha y Murcia y al norte con la provincia de Valencia. Es cabeza de partido judicial y capital de la comarca del Alto Vinalopó. Se sitúa a una altitud de 504 msnm y su término municipal abarca una extensión de 345,6 km2 (lo que lo convierte en el 2.º más grande de la provincia). Contaba con 34 966 habitantes en 2011 (INE), siendo el 10.º municipio más poblado de Alicante y el 21.º de la Comunidad Valenciana.[2]

Se tiene constancia de poblamiento en la zona desde el Paleolítico Medio.[3] Sin embargo, está discutido si la ciudad actual data de época visigoda o es anterior, aunque con total seguridad existía en el siglo XI, durante la dominación musulmana.[4] Tras la conquista cristiana,[5] pasa a ser señorío, principado, ducado y finalmente marquesado,[6] hasta que el pueblo, alentado por los Reyes Católicos, se rebela contra el marqués. En 1525 Carlos V le concede el título de ciudad.[7] Este es el momento de mayor prosperidad económica, como muestran los monumentos que han llegado hasta la actualidad. A partir del siglo XVI se abre un periodo de tranquilidad, sólo roto por las guerras en que se verá envuelta esta zona de España. Pese a que en 1858 se inauguró una estación de ferrocarril,[8] la economía siguió siendo esencialmente agrícola hasta el éxodo rural de los años 1960. A partir de entonces, el modelo económico cambió rápidamente y en la actualidad la economía se basa principalmente en el sector servicios y la industria, destacando las del calzado, la construcción y los muebles.[9]

La ciudad conserva un importante conjunto histórico,[10] compuesto por sus dos castillos y varias iglesias, ermitas, palacios y plazas, así como un importante patrimonio museístico, en el que destaca el museo arqueológico José María Soler. Entre los principales eventos culturales se encuentran las fiestas de Moros y Cristianos y el concurso de Jóvenes Intérpretes «Ruperto Chapí».

Toponimia[editar]

El primer topónimo del que se tiene constancia es el «Ad Turres» que aparece en los Vasos Apolinares, que ha sido identificado con alguna de las villas romanas o postas del itinerario de la Vía Augusta, en algún punto entre Villena y Fuente la Higuera.[11] Cerca de esta última se tiene constancia de una torre citada como ya en ruinas en el siglo XIV.[12] En cuanto al origen del término «Villena», hay cierta polémica. Menéndez Pidal propone que habría evolucionado de un hipotético antropónimo Bellius o Vellius y el sufijo -ana, tal como Lucena (Lucius + -ana) o Maracena (Marcus + -ana), que darían la forma romana «Belliana» o Velliana.[13] Sin embargo, ni Belliana ni Bellius se han documentado en época romana, amén de que la evolución de «Belliana» a «Villena» comporta ciertas dificultades fonéticas.[14] Por tanto, Domene Verdú indica que el origen del topónimo sería el término بليانة «Bilyāna», netamente árabe, y significaría «la llenada (por Alá)».[15] Esa forma árabe, documentada a partir del siglo XI,[4] habría evolucionado de dos maneras distintas. De un lado, siguiendo las normas del castellano medieval, a «Belliena», tal cual aparece en la Historia Roderici (hacia 1190). Esta forma, no obstante, habría desaparecido a raíz de la conquista cristiana de 1241 a favor de la forma Billena, según las reglas fonéticas propias del aragonés, que hablarían la mayor parte de los repobladores cristianos. A partir del siglo XV, y atraída la grafía por la palabra villa debido a la ya mayoritaria confusión de b y v entre los hablantes de español, se consolida la forma «Villena», que ha permanecido inalterada hasta la actualidad.

Símbolos[editar]

Títulos

Villena ostenta la categoría histórica de ciudad, con los títulos de «Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima». De los Manueles obtuvo el título de «villa» y los de «Muy Noble y Muy Leal» en fecha incierta.[16] Fue Carlos V quien le concedió el título de «ciudad» en 1525, como agradecimiento a la ayuda que había prestado la entonces villa a sus abuelos, los Reyes Católicos.[7] Tras la Guerra de Sucesión, en la que Villena luchó a favor de Felipe V, este le otorgó el título de «Fidelísima».[16]

Escudo

El escudo de Villena se lleva utilizando de manera tradicional desde, al menos, 1477 aunque se estandarizó hasta el 27 de noviembre de 2010.[17] [18] El diseño oficial, realizado por profesores en heráldica y catedráticos encabezados por Inocencio Galindo, se ratificó el 4 de octubre de 2012 y tiene la siguiente descripción:[19]

Dividido en aspa con un quinto cuartel circular sobre el todo. En el primer cuartel, de azur, hay un castillo de oro y donjonado de tres torres, aclarado de gules y mazonado de sable mientras que en el segundo, de plata, se ve un león rampante de púrpura linguado y uñado de gules. En el tercer cuartel, de gules, se aprecia una mano de plata armada de una espada de plata sumada de medio vuelo de oro y en el cuarto, de oro, hay tres árboles al natural arrancados y terrazados. En el quinto cuartel, de azur con filiera de plata, se observan dos peces encontrados de plata en palo.[18]

Tales símbolos, por su parte, tienen su origen en diversos acontecimientos históricos. El castillo del primer cuartel recuerda su pertenencia histórica a la Corona de Castilla, mientras que el león del segundo cuartel y la mano alada del tercero son herencia del infante don Juan Manuel, señor de la ciudad. Los tres pinos del cuarto cuartel y el estanque del quinto hacen referencia a la laguna de Villena o la Fuente del Chopo, antiguamente las mayores fuentes de riqueza de la ciudad, la primera como salinas y la segunda como fuente de agua dulce. La corona es en recuerdo del marquesado de Villena.

Hasta que se hizo oficial, existieron distintas versiones según las legislaturas,[20] así como cierta polémica en cuanto a la posición y a dónde han de mirar los cuarteles segundo y tercero.[17]

Geografía física[editar]

Villena está situada al noroeste de la provincia de Alicante, en la comarca del Alto Vinalopó. Se encuentra en una importante encrucijada de caminos entre las comunidades valenciana, murciana y castellano-manchega, a las que se accede en pocos minutos. Su singular enclave geográfico, en el Pasillo de Villena o Corredor del Vinalopó, [21] de importancia capital desde época prehistórica (aquí accedía la Vía Heráclea al interior de la Meseta) y en torno a pueblos como Biar, Sax, Fuente la Higuera, Yecla y Caudete ha hecho que Villena sea un importante nudo de comunicaciones.[22] Su amplio término municipal (345,6 km2) es el segundo con mayor superficie de la provincia de Alicante.[23]

Localidades limítrofes

Noroeste: Caudete Norte: Almansa, Fuente la Higuera, Fontanares Noreste: Campo de Mirra,
Oeste: Yecla Rosa de los vientos.svg Este: Cañada, Biar
Suroeste: Monóvar, Pinoso Sur: Salinas Sureste: Sax
Sierra de la Villa, en primer plano la pinada, arriba a la derecha las ruinas del castillo de Salvatierra.

Orografía[editar]

La zona puede encuadrarse dentro de las áreas de los corredores intermontanos o pasillos prebéticos. Por su situación y configuración, se considera un altiplano con rasgos de transición entre el paisaje manchego y el levantino.[24]

Por lo que respecta a su génesis, el relieve presente en el término de Villena y comarca está relacionado con dos factores: las condiciones climáticas y la tipología del roquedo. La zona está sometida a la acción de un sistema erosivo mediterráneo puesto de manifiesto en el ritmo de precipitaciones y en las temperaturas, que favorece la formación de glacies, ramblas y barrancos,[25] potenciados por la escasa cobertura vegetal que existe en algunas zonas. El predomino de calizas, margas y arcillas se manifiesta en las cumbres y en espacios arcillosos como los Cabezos.

Las principales unidades montañosas las constituyen: la sierra de Salinas, donde se alcanza la máxima altura en el pico de la Capilla con 1123 msnm de altitud; los picachos de Cabrera, una formación aislada y bastante abrupta; la Peña Rubia, al sureste; el Morrón y la sierra de la Villa, a cuyas faldas se encuentra la ciudad.[25]

Datos geodésicos

En el término de Villena se encuentran varios vértices geodésicos de segundo, tercer y cuarto orden. De segundo orden existen dos, uno en la cota 799 de la sierra de la Villa y otro,[26] el de la Capilla, a 1237 m de altitud en la sierra de Salinas, cerca del punto donde confluyen los términos de Villena, Pinoso y Yecla.[27] De tercer orden se encuentran en Peña Rubia el pico del Fraile[28] y el pico de Peña Rubia; el de El Morrón en la sierra de su nombre;[29] el del Cerruchón en La Serrata (a 666 m);[30] el del Cabezo de Cerdá, cercano a Santa Eulalia;[30] en la sierra de Salinas, a 1047 m, el de Caire;[31] y el de las Albarrizas (705 m),[32] entre otros. Por último, existen cinco vértices de cuarto orden, pertenecientes a la red geodésica de la Generalidad Valenciana: del Infierno, de la Vereda, de los Alorines (sic), de Casa la Noguera y de La Encina.[33] Del mismo modo, Villena cuenta con 47 señales con datos geoésicos, entre los cuales se encuentran las redes geodésicas, las redes de nivelación y la red de mareógrafos.[34]

Clima[editar]

Pese a la cercanía con la costa, las montañas representan un obstáculo para recibir la influencia del mar, y dado que la altitud media está por encima de los 500 metros, se condiciona un peculiar clima duro.[35] Villena presenta unas temperaturas extremas que suelen oscilar entre los -3 °C y los 35 °C.[36] El 17 de enero de 1957 se registraron -24,0 °C, mientras que el 10 de agosto de 2012 se registraron 45,1 °C en la estación de Villena CEAM. Por su parte, la temperatura media se sitúa en los 6 °C en el mes de enero, mientras que en julio y agosto está en torno a los 24 °C. Térmicamente Villena presenta las características propias de un clima continental de la meseta, que se manifiesta en la existencia de un verdadero invierno, y un verano en el que se constata un aumento de las temperaturas en las horas centrales del día con noches muy refrescantes.

El período de máximas lluvias se registra durante los meses de primavera y otoño con cotas muy bajas: entre 350 y 380 mm. El periodo entre 1943 y 1962 arrojó una media de precipitaciones anuales de 348'4 mm.[37] Así, el número de días de lluvia en otoño en Villena es, por término medio, de 11, mientras que la primavera se caracteriza por unas precipitaciones de tono más débil o moderado.[38] Las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones, junto con la irregularidad de éstas, ilustran la aridez de la llanura villenense, que va disminuyendo al aproximarse hacia la parte oriental del Alto Vinalopó.

Cabe destacar que los -24ºC que se registraron es la temperatura más baja histórica de la Comunidad Valenciana según el INM, y los 45,1ºC es una de las más altas históricas de la Comunidad Valenciana.

Gnome-weather-few-clouds.svg  Parámetros climáticos promedio de Villena (2008-2009) WPTC Meteo task force.svg
Mes Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic Anual
Temperatura máxima media (°C) 10.7 12.8 18.3 18.5 24.2 29.3 32.1 30.7 26.0 20 13.5 10.8 20.6
Temperatura mínima media (°C) 2.8 1.3 5.1 6 8.8 13.4 16.2 14.9 12.1 8 3 2.6 7.8
Precipitación total (mm) 24.3 10.0 52.0 16.6 2.1 0.0 1.1 0.0 7.7 37.3 26.5 11.2 190.6
Fuente: Estación Meteorológica de Villena - Los Cabezos[39]

Ecología[editar]

Señalización de la Microrreserva de flora Cabecicos de Villena.

Debido a su gran diversidad fisiográfica y faunística, el patrimonio natural de Villena es de gran importancia en el contexto de la provincia de Alicante.[40]

Flora

En la sierra de Salinas es donde más abunda la vegetación boscosa –bosque mediterráneo–, conservando amplias zonas de carrascal y densos pinares.[35] En otras sierras, de menor vegetación arbórea como son el Morrón y Peña Rubia, predomina el matorral dominado por el romero, el enebro, la sabina, el tomillo, la aliaga, etc., plantas que están ampliamente representadas en estas latitudes.[40] Dentro del término de Villena se encuentran también ambientes subesteparios –zonas de vegetación muy baja y aclarada–, acompañando normalmente a los cultivos de cereales, como sucede en el paraje de Los Alhorines.

Existen en Villena tres microrreservas de flora:[41] desde 1994 la microrreserva Cabecicos de Villena y la microrreserva Cueva del Lagrimal y desde 2002 la microrreserva Miramontes.[42] [43]

Fauna

La sierra de Salinas es la zona de mayor diversidad faunística de Villena, destacando la jineta, el gato montés y el jabalí y, entre los animales de caza que habitan el campo, se encuentra el conejo y la perdiz. Completan esta relación las aves rapaces diurnas y nocturnas. En el paraje de los Alhorines se ha reintroducido el cernícalo primilla.[44] En otras zonas del amplio término se encuentran dos especies de aves únicas en la provincia de Alicante: la ortega y el sisón. Es muy abundante la presencia de la calandria común,[45] y de diversos tipos de bisbitas,[46] mientras que el alcaraván es más difícil de encontrar.[47] Existen todavía zonas húmedas en la huerta de Villena, donde aparecen anfibios y un pez conocido como fartet –muy escaso– cuyo único hábitat es Marruecos y el sureste de España.[48]

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

El Tesoro de Villena está formado por 59 objetos de oro, plata, hierro y ámbar que totalizan un peso de casi 10 kilos y está datado alrededor del año 1000 a. C.[49] Se descubrió en 1963 en una rambla cercana a Villena, y se trata con mucha seguridad una ocultación, quizás de un reyezuelo del Cabezo Redondo. El conjunto lo componen brazaletes, cuencos, frascos y otros pequeños objetos. Los brazaletes se llevaron puestos, dado están desgastados por el uso, pero no se sabe si la vajilla fue de uso cotidiano, ritual o votivo. Si bien su autor pudo ser local, dada su similitud con el Tesorillo del Cabezo Redondo, no hay acuerdo respecto a este punto.[50]

Los vestigios más antiguos hallados en el término municipal de Villena se remontan al Paleolítico Medio, hace aproximadamente 50 000 años,[3] y se encontraron en la cueva del Cochino. La continuación del proceso humano se halla en el paraje de la Huesa Tacaña (al oeste de la Peña Rubia), pudiéndose observar la evolución cultural en yacimientos como la cueva del Lagrimal. De la revolución neolítica se encontraron importantes restos en la Casa de Lara, representante del poblamiento neolítico en llanura,[51] aunque los vestigios de esta época inundan toda la comarca: cuevas, las terrazas del Vinalopó, las orillas de la antigua laguna de Villena, etc. Sin embargo, el neolítico tal cual fue corto y en los estratos considerados eneolíticos ya se encuentran sencillos objetos metálicos,[51] que caracterizan la llegada de la Edad del Bronce, cuyos asentamientos ya no se encuentran en llanuras sino en estratégicas alturas fácilmente defendibles. Las cuevas que hasta entonces habían sido lugar de habitación, empezaron a reservarse para fines sepulcrales. Entre los yacimientos destaca, por la definitiva irrupción del urbanismo, una de las principales ciudades del Mediterráneo occidental: el Cabezo Redondo, que constituía la frontera entre la cultura argárica y el bronce valenciano. El desarrollo alcanzado en esta etapa le ha otorgado a Villena un lugar privilegiado en este periodo de la historia, ya que a esta cultura pertenece el conjunto conocido como Tesoro de Villena.[50]

Antigüedad[editar]

Tras la Edad del Bronce se produjo en la zona un derrumbe poblacional cuya recuperación no tuvo lugar hasta la Edad Moderna.[52] No obstante, la continuidad del proceso humano está constatada por la presencia de yacimientos ibéricos, que tuvieron asentamientos en el puntal de Salinas, el Zaricejo y la sierra de la Villa.[51] Sin embargo, dichos asentamientos no fueron en realidad mucho mayores que una aldea.[52] También los celtas dejaron su huella en la necrópolis de incineración del peñón del Rey (en los Picachos de Cabrera).[51] No se ha encontrado ningún núcleo de población estable durante la época romana, pero han aparecido restos de al menos cuatro villas repartidas por todo el término, en las que se cree que la población se distribuyó, ya que los poblados ibéricos se destruyeron o abandonaron.[53] Estas villas, junto con los hallazgos monetarios, cerámicos y de centuriación (división de la tierra en lotes),[54] demuestran que la romanización fue intensa en la zona, sobre todo debido a que por el valle del Vinalopó circulaba la vía Augusta.[55] Si bien estas villas sufrieron en cierto modo la crisis del siglo III, tuvieron un periodo de florecimiento durante los siglos IV y V, lo que no se corresponde con las terroríficas descripciones de la época que nos brindan Hidacio y Osorio.[56]

Edad Media[editar]

Extensión aproximada del iqlim de Villena en el siglo XII.

Durante la dominación visigoda, la comarca de Villena formó parte de una provincia que se correspondía aproximadamente con la antigua Cartaginense. Cuando los musulmanes invadieron la península ibérica en 711 se encontraron con un duque visigodo llamado Teodomiro, que dominaba una amplia comarca que tenía por centro la ciudad de Orihuela.[57] Se suele considerar que la primera noticia que se tiene de Villena como núcleo de población estable en su localización actual es la del tratado de los musulmanes con Teodomiro en el año 713. En él se nombra, entre otras, la ciudad de بلنتلة Blntla o su variante بلنتية Blntya,[58] que ha sido identificada por algunos investigadores con Villena, aunque otros la relacionan con Valencia, Valentula (Elche) u otras localizaciones.[14] [59] El primer testimonio que con total seguridad se refiere a Villena es un documento del siglo XI en el que se menciona بليانة Bilyāna,[4] nombre que dio lugar al actual en boca de los repobladores cristianos.

El territorio de Teodomiro pasó a denominarse cora de Tudmir, y el pacto se respetó hasta los tiempos de Abderramán I, quien lo rescindió unilateralmente.[60] Según la Historia Roderici, en Villena citó Alfonso VI al Cid para que le apoyara en la conquista de Aledo, aunque esta narración guarda varias incoherencias y el hecho en sí está discutido, ya que es probable que el Cid nunca saliera de Onteniente, donde estaba acampado.[61] El domingo 13 de agosto de 1172 el califa Yusuf I acampó en el castillo de Villena, camino de Huete a Murcia.[62] De entre las circunscripciones menores llamadas aqalim (singular iqlim), se sabe que al menos desde el siglo XII Villena fue cabeza de una de ellas,[63] [64] no apareciendo como tal en las crónicas anteriores, lo cual, para algunos autores, indica que Villena se convirtió en un núcleo de importancia a partir de esta fecha.[65] [66] Este iqlim ejercería su jurisdicción sobre Hisn Yakka (Yecla), Bogarra (Caudete), Benejama y Sax.[67] [68] Según Ibn Said al Maghribi, Villena era una ciudad con jardines en los que el agua de la antigua laguna y de numerosos manantiales jugaría un papel predominante.[69] Además, se sabe de la existencia de una madraza de la que fue profesor de retórica el jiennense Mohamad ben Ahmad ben Hassan alrededor del año 1200 al huir de la persecución de los Almorávides.[5] [70] Se han localizado dos cementerios musulmanes en la ciudad.[71]

Extensión del señorío de Villena en tiempos de don Juan Manuel, alrededor de 1340.

El primer intento serio de conquista por parte de los cristianos fue en 1238,[5] aunque la conquista definitiva tuvo lugar en 1240, en nombre de Jaime I y de la Corona de Aragón. Así pues, se incumplieron pactos anteriores que dejaban a la órbita castellana esta plaza.[72] El tratado de Almizra en 1244 la devolvía a Castilla, y fijaba la frontera entre Castilla y Aragón. Entre 1252 y 1256 se creó el señorío de Villena a favor de Manuel de Castilla.[73] En 1264 Jaime I tuvo que volver a intervenir para sofocar una sublevación morisca promovida por el rey granadino Alhamar. El infante Manuel de Castilla que poseyó el señorío a manera de rey,[74] otorgó en 1270 el fuero y privilegio de Murcia y Elche y, en 1276, el de Lorca.[75] Estos otorgamientos dan fe del fuerte interés del señor de Villena en repoblar la zona.[68] A la muerte del infante Manuel de Castilla, el señorío lo heredó su hijo, don Juan Manuel, segundo señor, príncipe y primer duque de Villena. Este concedió en 1305 una feria a los moradores de la villa,[68] y ya en 1308 comenzó a amurallar el barrio de los cristianos viejos.[76] El señorío pasó a ser principado en 1333 y en 1336 ducado.[77] [78] El ducado pasó finalmente a marquesado,[6] el más antiguo de la Corona de Castilla,[79] bajo el control de Alfonso de Aragón y Foix.[80] [81] Se extendía por parte de las actuales provincias de Almería, Murcia, Albacete, Alicante, Valencia y Cuenca, y comprendía veintitrés localidades.

Edad Moderna[editar]

En 1476 la población se levantó contra el marqués Diego López Pacheco, alentada por los Reyes Católicos, y en 1480 pasó a depender directamente del realengo y a disfrutar de distintos privilegios. No obstante, el término geográfico marquesado de Villena siguió utilizándose para denominar esta región, dentro del antiguo Reino de Murcia, al menos hasta el siglo XVII.[82] En 1525 el emperador Carlos V, le concedió el título de ciudad.[7] [83] Comenzó así un período de cierta tranquilidad, sólo roto por el eterno conflicto territorial de los Alhorines, entre Caudete y Villena al filo del siglo XVI. Durante la Guerra de Sucesión entre Austrias y Borbones, Villena apoyó a estos últimos en la figura de Felipe V, lo que le hizo ganar el título de: «Muy noble, muy leal y fidelísima».[16] La imagen urbana de Villena a finales del siglo XVIII era la de una ciudad abierta que ya no tenía murallas, como da a entender Bernardo Espinalt en su Atlante español.[84]

Siglo XIX[editar]

Vista general de 1858. De izquierda a derecha destacan la Torre de Santiago, la del Orejón, la de Santa María y el Castillo de la Atalaya.

En 1803 se ordenó desecar la laguna de Villena, de la que se obtuvieron 1704 ha de tierra cultivable. Durante la Guerra de la Independencia, Villena fue tomada por el mariscal Suchet, de las tropas napoleónicas. Para provocar la rendición de las escasas fuerzas que defendían el castillo de la Atalaya, en 1811 Suchet lo bombardeó desde el exterior y, al tomar la fortaleza, hizo volar parcialmente las bóvedas almohades de la torre del homenaje,[85] [86] a fin de dejarlo inservible para apostar una guarnición. En 1836, tras haber pertenecido previamente a las provincias de Murcia y Albacete, Villena se incorporó definitivamente a la de Alicante. Con la construcción, en 1858, del ferrocarril que unía Alicante y Madrid y en 1884 con el trazado que la conectaba con Cieza y Alcoy (VAY), se aumentó significativamente la tasa de comercio y comenzaron a aparecer las primeras industrias.[8] En verano de 1888 se derribó la torre del Orejón, eliminando así el último lienzo de muralla que quedaba en la ciudad.[87]

Siglos XX y XXI[editar]

Escudos de la fachada este de la Iglesia de Santiago, destruidos durante la guerra civil, y restaurados en 2007.[88]

Desde principios de siglo el elemento asalariado y jornalero adquirió un fuerte peso, lo que condujo a una importante difusión del anarquismo y del socialismo, como demuestran los acontecimientos de la huelga general de 1917, que se saldaron con muertos y heridos.[89] Al inicio de la guerra civil las autoridades alicantinas enviaron fuerzas de seguridad a Villena y Almansa para impedir que se extendiera la rebelión a estas ciudades.[90] Aun así, los primeros días de la contienda reinó el caos en la población y se produjeron los mayores destrozos.[91] La ciudad fue bombardeada en diversas ocasiones,[91] a fin de cortar la conexión por ferrocarril entre Madrid y Alicante. En 1937 se creó un organismo económico, el Consejo Regulador de Economía Socializada, integrado por elementos de la UGT y la CNT, que administraba la socialización de todos los bienes intervenidos en las diversas actividades productivas y de distribución.[92] Dada la escasez de moneda fraccionaria, el Ayuntamiento se vio obligado a emitir moneda. Durante 1939 la crisis económica se recrudeció, lo que sumió a la actividad política de la ciudad en un estado letárgico que finalizó el 29 de marzo de 1939 cuando las tropas franquistas entraron en la ciudad.[93]

Finalizada la guerra civil, la situación de la ciudad era crítica, tanto económicamente por la falta de suministros como por la cantidad de infraestructura destruida que hubo que reconstruir lentamente.[93] A partir de la década de 1960 tuvo lugar una explosión demográfica debido a la llegada de inmigrantes, sobre todo de Castilla-La Mancha y Andalucía.[94] Así pues, entre 1960 y 1970 la superficie urbana creció sobre un 20% y la construcción de viviendas aumentó en un 650%.[95] El 3 de agosto de 1979 se procedió al renombre de todas las calles con trasfondo franquista.[96] El desarrollo actual de la ciudad ha desembocado en una buena infraestructura cultural, como el teatro Chapí, los diferentes museos, el pabellón deportivo municipal, los diversos eventos culturales o la Casa de la Cultura, donde está situada una de las tres bibliotecas de la ciudad, una sala para teatro y cine y varias salas de exposiciones. También, junto con la especialización de la economía ha crecido la infraestructura de servicios. La ciudad cuenta con dos polígonos industriales, el Rubial en las cercanías de la estación del ferrocarril y Bulilla en las de la autovía A-31,[97] así como con otras zonas industriales en los principales accesos de la ciudad.[98]

Panorámica de la ciudad desde la sierra de la Villa.
Panorámica de la ciudad desde la sierra de la Villa.

Demografía[editar]

Población[editar]

Situación de las pedanías y partidas rurales de Villena.
División tradicional de las partidas rurales, anterior a la Guerra Civil.

En 2012, el municipio contaba con 34 894 habitantes empadronados, según cifras oficiales del INE. La gran mayoría de la población vivía en la ciudad de Villena, y el resto en unidades poblacionales, algunas de las cuales son consideradas como pedanías, que se encuentran esparcidas por el amplio término municipal. Según el nomenclátor de 2012, la población del municipio se reparte en las siguientes entidades singulares de población:[99]

Entidades poblacionales que forman el municipio de Villena
Entidad de población Habitantes Coordenadas Distancia (km)
Casas de Menor (lugar) 109 38°39′48″N 0°54′14″O / 38.66333, -0.90389 5,5
La Encina (pedanía) 161 38°45′55″N 0°57′07″O / 38.76528, -0.95194 16
Las Virtudes (lugar) 270 38°37′34″N 0°55′56″O / 38.62611, -0.93222 6
La Zafra (barrio) 11 38°44′39″N 0°51′06″O / 38.74417, -0.85167 18,5
Santa Eulalia (colonia) 16 38°34′04″N 0°51′00″O / 38.56778, -0.85000 8
Sierra de Salinas (colonia) 2 38°31′34″N 0°59′08″O / 38.52611, -0.98556 17,5
Villena (ciudad)
repartidos en los núcleos
34 325 38°38′6″N 0°51′57″O / 38.63500, -0.86583 -
* Casas de Cabanes y las Fuentes 133 38°39′07″N 0°53′04″O / 38.65194, -0.88444 1,5
* Casas de Jordán 42 38°36′29″N 0°54′06″O / 38.60806, -0.90167 5
* Cascante 83 38°39′45″N 0°50′54″O / 38.66250, -0.84833 4
* Las Chozas 47 38°40′09″N 0°55′40″O / 38.66917, -0.92778 6,5
* La Gloria 0 38°44′20″N 0°54′24″O / 38.73889, -0.90667 12
* El Morrón 26 38°40′22″N 0°52′44″O / 38.67278, -0.87889 3,5
* La Puentecilla 74 38°37′01″N 0°53′19″O / 38.61694, -0.88861 3
* San Bernabé 23 38°39′55″N 0°49′52″O / 38.66528, -0.83111 4,5
* Las Tiesas 241 38°36′49″N 0°49′25″O / 38.61361, -0.82361 2
* Villena 33 144
* diseminado 512
Fuentes: INE 2013 (datos de 2012), Google Earth, Geonet, Francisco Ruiz, Población de España-datos y mapas: Datos del Nomenclátor

Evolución demográfica[editar]

La población de Villena lleva creciendo de manera sostenida desde mediados del siglo XIX, debido principalmente al desarrollo industrial, que ha contribuido a mantener la población de Villena y a que siga siendo uno de los grandes núcleos urbanos del interior valenciano.[79] Durante las décadas de 1960 y 1970, gracias al aumento de fábricas de calzado, la ciudad recibió inmigrantes de otras comunidades autónomas, sobre todo Castilla-La Mancha y Andalucía. Aunque el crecimiento demográfico se ralentizó tras el éxodo rural español, en los últimos años el crecimiento demográfico se ha reforzado por la llegada de inmigrantes iberoamericanos y magrebíes.

Pirámide de población 2009[100]
% Hombres Edad Mujeres %
0,70
 
85+
 
1,62
1,166
 
80-84
 
1,67
1,51
 
75-79
 
2,06
1,60
 
70-74
 
1,89
1,69
 
65-69
 
1,94
2,34
 
60-64
 
2,40
2,70
 
55-59
 
2,68
3,35
 
50-54
 
3,14
3,97
 
45-49
 
3,74
3,63
 
40-44
 
3,77
4,14
 
35-39
 
3,82
4,40
 
30-34
 
4,05
4,10
 
25-29
 
3,73
3,46
 
20-24
 
3,46
2,98
 
15-19
 
2,98
2,76
 
10-14
 
2,52
2,62
 
5-9
 
2,38
2,71
 
0-4
 
2,56


Evolución demográfica del municipio de Villena[101]

Gráfica elaborada por Wikipedia según datos del INE, 2012
Pirámide de población

Del análisis de la pirámide de población se deduce lo siguiente:

  • La población menor de 20 años es el 21% de la población total.
  • La población comprendida entre 20-40 años es el 31%
  • La población comprendida entre 40-60 años es el 27%
  • La población mayor de 60 años es el 21%

Esta estructura de la población es típica en el régimen demográfico moderno, con una evolución hacia un envejecimiento de la población y una disminución de la natalidad anual.

Migración e inmigración[editar]

En 2004 la concejalía de Inmigración de la ciudad creó el Plan de Integración de la Inmigración en Villena,[102] que marcaba las directrices para integrar a la creciente población inmigrante de la ciudad en todos los ámbitos y así pudieran convivir en plano de igualdad con el resto de la población de la ciudad. A raíz de este plan se pusieron en marcha varios proyectos, como la feria Humana[103] o la Semana Intercultural, que en 2009 celebró su quinta edición y se ha convertido en un referente de este tipo de eventos.[104]

Villena ha sido sede del encuentro de distintas asociaciones de la Comunidad Valenciana para coordinar esfuerzos en materia de integración,[105] así como de conferencias y cursos relacionados con esta área.[106] Además, en 2009 fue sede de la Muestra Internacional de Cine y Derechos Humanos.[107]

La población extranjera empadronada suma 3054 habitantes, representa un 8,67 %, muy inferior a la media provincial y estatal, siendo las nacionalidades más numerosas la marroquí (599 habitantes), la rumana (221), la búlgara (255), la ecuatoriana (686) y la colombiana (471).[108]

Política[editar]

Administración pública[editar]

Patio del Palacio Municipal, formado por arcos carpaneles sobre columnas toscanas.

Villena es gobernada por una corporación local formada por 21 concejales elegidos cada cuatro años por sufragio universal que a su vez eligen un alcalde. El censo electoral está compuesto por todos los residentes empadronados en Villena mayores de 18 años y nacionales de España y de los otros países miembros de la Unión Europea. Según lo dispuesto en la Ley del Régimen Electoral General,[109] que establece el número de concejales elegibles en función de la población del municipio, la corporación municipal de Villena está formada por 21 concejales. La sede actual del ayuntamiento villenense está en el Palacio Municipal, edificio del siglo XVI situado en la plaza de Santiago, en el centro de la ciudad, aunque tiene diversas dependencias repartidas en otras localizaciones debido a la falta de espacio en el edificio. El ayuntamiento de Villena está actualmente presidido por Patxi Esquembre de Los Verdes de Villena-Los Verdes de Europa.

Alcaldes
Lista de alcaldes desde las elecciones democráticas de 1979
Mandato Nombre del alcalde Partido político
1979–1983 Ramón Navarro Díaz PSPV-PSOE
1983–1987 Salvador Mullor Menor PSPV-PSOE
1987–1991 Salvador Mullor Menor PSPV-PSOE
1991–1995 Salvador Mullor Menor PSPV-PSOE
1995–1999 Vicente Rodes Amorós PPCV
1999–2003 Vicente Rodes Amorós PPCV
2003–2007 Vicenta Tortosa Urrea PSPV-PSOE
2007–2011 Celia Lledó Rico PPCV
2011– Francisco Javier Esquembre Menor LVE
Resultados electorales

El resultado de votos y número de concejales de cada partido en las elecciones municipales de Villena desde 1979 el siguiente:

Resultados Elecciones Municipales desde 1979
Votos (Concejales)
[110]

Año AP/PP PSPV-PSOE PCPV-PCE/EUPV UCD/CDS LV/BLOC UPRAV/II LV+EUPV (ENTESA) Otros
1979 - 4819 (8) 3037 (5) 3883 (6) - - - CD: 1.155 (2)
1983 5013 (7) 7450 (11) 2201 (3) - - - - -
1987 3286 (5) 5173 (7) 2890 (4) 2048 (3) 818 (1) - - CEV: 1.122 (1)
1991 1731 (2) 5743 (9) 2201 (3) 648 (0) 942 (1) 1544 (2) - AIV 2.377 (4)
UV: 292 (0)
1995 6608 (9) 4332 (5) 3692 (5) 240 (0) 690 (0) 1126 (1) - LID: 934 (1)
BP: 148 (0)
1999 7567 (10) 4304 (6) 1611 (2) 146 (0) 1836 (2) 1218 (1) - LID: 426 (0)
2003 7207 (8) 6642 (8) - - - 1628 (2) 2649 (3) -
2007[111] 9656 (12) 5732 (7) 523 (0) - 1608 (2) 875 (0) - G.V.: 340 (0)
PSD: 120 (0)
2011[112] 8245 (10) 3303 (4) - - 4061 (5) 431 (0) - VCD: 2.103 (2)
PCDP: 162 (0)


Crisis de gobierno (2009-2010)

En las elecciones municipales de 27 de mayo de 2007 el PP obtuvo una holgada mayoría con 12 concejales. Sin embargo, ya en febrero de 2009 comenzaron los problemas entre los 6 concejales afines a José Joaquín Ripoll Serrano (presidente de la Diputación Provincial de Alicante), que incluían a la misma alcaldesa, Celia Lledó Rico; y los 6 afines a Francisco Camps (Presidente de la Generalitat Valenciana).[113] La confrontación llegó hasta tal punto que el 21 de septiembre de 2009 el concejal campista Juan Richart e Isidro Gozálvez, marido de la concejal ripollista María José Hernández, se vieron envueltos en una pelea que acabó con contusiones y sendas denuncias ante la Guardia Civil.[114] Asimismo, el 28 de diciembre Celia Lledó se vio obligada a paralizar un pleno municipal en el que había quedado en minoría debido a la ausencia de cuatro de los seis concejales campistas, dos de ellos por cuestiones personales, lo que fue calificado por el PSOE de «atropello a la democracia», ya que no se trataba de la primera ocasión que la alcaldesa desconvocaba un pleno por estos motivos.[115] Sin embargo, la crisis real estalló el 26 de enero de 2010 cuando cinco de los concejales populares presentaron su renuncia a seguir en el grupo del PP,[116] lo que se hizo efectivo el día 27 de enero, quedando el PP en minoría, con 7 concejales socialistas, 5 no adscritos y 2 de Los Verdes.[117] Celia Lledó achacó a «intereses personales» la renuncia de los concejales campistas, mientras que estos alegaron la «incapacidad de la alcaldesa para mantener un diálogo y una colaboración sincera».[118] El PSOE, que descartó una moción de censura,[119] vivió también el 28 de abril de 2010 una fuerte crisis interna al dimitir 13 de los 24 miembros de la ejecutiva local, entre ellos el edil José Ayelo y el vicesecretario general, Pedro Miguel Agredas.[120] El alcalde de Jijona y responsable de Política Municipal de la provincia de Alicante, Ferrán Verdú, asumió la dirección de la junta gestora del PSOE de Villena, a fin de dar solución a la crisis interna.[121]

Administración judicial[editar]

Villena es la cabeza del partido judicial número 7 de la provincia de Alicante, cuya demarcación comprende a la ciudad más las otras poblaciones de la comarca del Alto Vinalopó: Benejama, Biar, Campo de Mirra, Cañada, Salinas y Sax.[122] En la actualidad dispone de 3 juzgados de Primera Instancia/Instrucción, y el juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3, las dependencias judiciales están ubicadas en la calle Sancho Medina, 13.[123]

Economía[editar]

Sector primario[editar]

Extensión de Villena en 1859.

Fue ya durante la Edad Antigua cuando se generalizó el sistema de cultivos que impone el paisaje local: cereales, olivo, vid y frutales de secano. Estos fueron objeto de comercio desde la Edad Media con las vecinas tierras de Castilla y Valencia. El paisaje agrario impone una ganadería esencialmente ovina, caprina y mular, que debió alcanzar cierto desarrollo en época andalusí.[37] Durante la Edad Media se produjo una intensificación general, especialmente del ganado ovino. A partir del siglo XV hay constancia de la existencia de ganado bovino, caballar y asnal. Importante fue la explotación de las colmenas para obtener miel, al menos desde el siglo VIII, ya que formaba parte de los impuestos que se especificaban en el pacto de Teodomiro, y su utilización se intensificó sobre todo hasta el siglo XIX.[37]

El desarrollo del regadío llegó a principios del siglo XVIII con la redacción de dos ordenanzas sucesivas con una exhaustiva reglamentación. En 1803, la desecación de la laguna aumentó las posibilidades de contar con tierras regadas.[37] Los cambios del siglo XIX, principalmente la desvinculación de las desamortizaciones eclesiástica y civil, apuntaron a un importante traspaso de las tierras del clero, los municipios y la pequeña nobleza a elementos de la burguesía autóctona y forastera. La vid ocupaba en 1775 un total de 1088 hectáreas y el vino se vendía en Murcia y Madrid o bien se embarcaba en Cartagena y Alicante con destino a Francia y América, mientras que otra parte se convertía en aguardiente.[79] Este proceso de concentración burguesa de la propiedad facilitó en la segunda mitad del siglo XIX el desarrollo capitalista, con el cultivo de productos comerciales, como la vid, las hortalizas, los frutales y, en menor medida, el olivo. Para esa expansión, también jugó un papel muy importante el ferrocarril Madrid-Alicante.[37] A finales del XIX la vid ocupada una extensión de 9000 hectáreas, pero la cantidad se redujo a 8000 después de las diversas crisis de filoxera. La economía de Villena fue básicamente agraria hasta la década de 1950.[79]

El sector agrario, basado tradicionalmente en las abundantes aguas, vio como estas descendían notablemente debido a la sobreexplotación de los acuíferos a lo largo del siglo XX.[124] En 1972, tan sólo 1630 personas se dedicaban a la agricultura en Villena.[125] La superficie cultivada ha disminuido de 19 700 hectáreas en 1975 a 14 100 en 2003, de las que 5200 están en riego y el resto en secano. La vid, a la que en 1945 se dedicaban 8000 hectáreas sigue siendo, con 4185, el cultivo más extendido, seguido por los cereales (3600), el olivo (2575) y el almendro (1258).[79] Han seguido teniendo cierto peso los cultivos de productos hortícolas: zanahorias, espinacas, lechugas, coles, etc. y frutas: manzanas, cerezas, peras, y ciruelas, entre otras.

Sector secundario[editar]

Las salinas del término habían sido explotadas desde la Edad del Bronce y fueron propiedad real durante la práctica totalidad de la Edad Media hasta finales del siglo XVIII.[37] Ya en el siglo XVII se desarrollaron, junto con la actividad agraria, actividades industriales ligadas a ella: molinos harineros, textiles de fibras vegetales y destilerías.[37] La industria de la primera mitad del siglo XX estaba basada en la fabricación de lienzos y colchas de lana, así como en vinos, aguardientes y aceite. También había un sector dedicado a la producción de calzado (alpargatas de esparto y yute) que empezó a derivar hacia el calzado de niño en la década de 1950.[79]

El fuerte peso que adquirió el elemento asalariado y jornalero a principios del siglo XX condujo a una importante difusión del anarquismo y del socialismo con una actuación clara en momentos precisos como la huelga general de 1917, al arrancar los obreros las vías férreas y cortar las comunicaciones telegráficas y telefónicas así como el suministro eléctrico, causando así heridos y muertos.[126] [89] Esta actitud no varió en la Segunda República, ya que durante la Guerra Civil, en Villena se desarrolló una experiencia única en toda la Comunidad Valenciana al crearse el C.R.E.S., un organismo económico, integrado por elementos de la UGT y la CNT, que administraba la socialización de todos los bienes intervenidos en las diversas actividades productivas y de distribución.[92] El periodo franquista supuso una desmovilización general de la población obrera a través de la Organización Sindical, que en Villena contó con una de sus sedes comarcales y con gran actividad centrada en la formación profesional, actuación de Educación y Descanso y creación de diferentes servicios.

Isócronas de accesibilidad por carretera. Nótese el área de influencia de Villena en las zonas más rápidamente accesibles y la competencia hacia el sur y el este con centros de atracción como Elda-Petrel, Alcoy o Elche.[127]

El desarrollo industrial de Villena en la segunda mitad del siglo XX se centró, a parte de las actividades de consumo local, en el sector del calzado, así como en el mueble y el textil y posteriormente la construcción, lo cual ha contribuido a explicar el progresivo crecimiento demográfico, con una fuerte atracción migratoria.[128] Ya en 1972 las principales actividades económicas eran: el calzado, que empleaba a 3500 personas en 150 empresas, la construcción, que empleaba 730 en 70 empresas y los transportes, que empleaban a 450 personas.[125]

A principios del siglo XXI, la principal industria de Villena seguía siendo el calzado (infantil en su 90%),[9] constituyendo el 5% de la producción nacional de calzado. Sin embargo, en los últimos años vio reducido su peso por el aumento de pequeñas y medianas empresas auxiliares de la construcción (pavimentos, revestimientos, ladrillos, electricidad, etc.), impulsadas por el aumento de la construcción tanto en la costa como en las zonas cercanas de interior. Este sector es el que se ha visto más afectado por la crisis económica. Por su parte, conservan su relevancia las industrias del mueble, el textil, las cárnicas, las artes gráficas y la artesanía. En cuanto a la industria agroalimentaria, aglutina un conjunto de industrias transformadoras de los productos para su posterior comercialización,[9] predominando la producción de vino a partir de uva monastrell, de gran rendimiento cara a la vinificación por su color y su alto grado alcohólico (14-15 grados).[79]

Sector terciario[editar]

Desde la Edad Media el desarrollo comercial se ha visto facilitado por una serie de privilegios y por la celebración de ferias, aunque la verdadera expansión comercial vino favorecida por la apertura del ferrocarril Madrid-Alicante en 1858 y de los Ferrocarriles de Villena a Alcoy y Yecla en 1884.[37]

El sector servicios era a principios del siglo XXI el principal motor económico, constituyendo el 71% de las actividades comerciales de la ciudad en 2001.[9] Estas se encuentran principalmente en torno al comercio de confección, calzado, electrodomésticos, y a las actividades profesionales como las asesorías, las agencias inmobiliarias y la administración, etc. Así pues, Villena es el centro económico de la comarca,[129] aunque también de otras localidades más distantes como Bañeres, Fuente la Higuera y Caudete.[130] Sin embargo, para localidades algo más alejadas, compite fuertemente con otros centros de atracción económica como Elda-Petrel y Alcoy.

En cuanto al turismo, el 20 de diciembre de 2010, se inauguró un Centro de Recepción de Visitantes enfrente del castillo de la Atalaya.[131] Este proyecto se enmarca en el Plan de Dinaminación del Producto Turístico de Villena, aprobado en 2006 que tiene la finalidad de aumentar el número de visitantes.[132] El 7 de julio de 2006, Villena fue declarado «municipio turístico» por la Generalidad Valenciana.[133]

Transportes[editar]

Vías de comunicación de la comarca del Alto Vinalopó.
Plano esquemático de la ciudad, con las principales vías de acceso y comunicación.
      Zona urbana       Centro histórico       Edificio de interés       Zona verde       Zona industrial
      Carretera principal       Carretera secundaria       Autovía A-31       Ferrocarril       Vía verde

Carretera[editar]

Villena está situada en el enclave conocido como Pasillo de Villena o Corredor del Vinalopó, lo que ha favorecido el desarrollo de unas buenas infraestructuras en las redes de comunicación por autovía, que la unen con la Meseta y la Costa alicantina, así como con Andalucía, Valencia y Alcoy.[134] Además, a través de una serie de carreteras locales y comarcales, se comunica con los pueblos vecinos que forman la comarca natural del río Vinalopó y con las de la Hoya de Alcoy-Condado de Cocentaina, el Valle de Albaida como también con las poblaciones limítrofes de las provincias de Murcia y Albacete, como son Yecla y Caudete.[135] Así pues, se tarda una media de 40 minutos en acceder a Alicante y al Aeropuerto de Alicante-Elche y de una hora en acceder a ciudades como Valencia, Murcia y Albacete.[127]

Carreteras por las que se accede directamente a Villena[135]

 A-31  Une la A-3 con Alicante
 CV-799  Une Villena y Onil.
 CV-809  Une Villena y Caudete.
 CV-81  Une Onteniente con Villena y Yecla
 CV-813  Une Villena y Portichuelo.
 CV-814  Une Villena y Peña Rubia.

Otras carreteras del término[135]

 N-344  Une Almería con Fuente la Higuera y enlaza en la A-31.
 CV-656  Une Fontanares y la A-31.
 CV-808  Une La Encina y la A-31.
 CV-812  Une Las Virtudes y la CV-81.

Autobús[editar]

Urbano

Actualmente Villena cuenta con un servicio de autobuses urbanos que recorren las siguientes líneas:[136]

Línea Recorrido
 A 
Morenica - San Francisco
 AC 
Morenica - San Francisco - Centro Sanitario Integrado
 B 
Calle Ferriz - Quintín Esquembre
 BC 
Calle Ferriz - Centro Sanitario Integrado
Interurbano

A través de los servicios de diferentes compañías, Villena está conectada diariamente con Alicante, Valencia, Murcia y Madrid así como con un buen número de localidades de la provincia. Durante los días laborables hay servicios (insuficientemente estructurados), a los pueblos de la comarca y área circundante (Bañeres, Benejama, Biar, Campo de Mirra, Cañada, Caudete, Yecla).[137]

Ferrocarril[editar]

Villena cuenta en su municipio con dos estaciones de ferrocarril desde 1858, la estación de Villena en el casco urbano y la estación de la Encina, en la pedanía de La Encina. En la estación de Villena tienen parada los trenes de largo recorrido Talgo y Alvia, el tren internacional Mare Nostrum (que circula entre Lorca y Montpellier) y los regionales Valencia-Alicante, Valencia-Murcia, Valencia-Cartagena y Alicante-Ciudad Real.[138] La estación de la Encina fue un importante nudo de comunicaciones entre Madrid, Alicante y Valencia hasta la década de 1970, cuando su importancia cayó al construirse una variante entre Alicante y Valencia que hizo innecesaria la parada en dicha estación.

La línea de AVE entre Madrid y Alicante cuenta con una estación de alta velocidad en el término municipal de Villena a 6 km del casco urbano y 2,5 km de la Autovía A-31.[139] Tiene una superficie de 2500 m² con aparcamiento para 300 plazas ampliable a 600. Esta estación sirve a unos 500 000 usuarios potenciales de toda la comarca y localidades vecinas de Murcia y Albacete y tiene como objetivo fomentar la actividad industrial en el norte de la provincia de Alicante.[140] [141]

Servicios públicos[editar]

Educación[editar]

Entrada al «IES Las Fuentes».

Villena contaba en 2009 con 11 centros de educación primaria, 9 de ellos públicos (1 especializado en educación de adultos) y 3 de ellos concertados, en los cuales es posible cursar la ESO. Desde 1981, la ciudad cuenta también con un centro de educación especial.[142]

En cuanto a la educación secundaria, Villena cuenta desde 2008 con tres institutos de Educación Secundaria, siendo esta una reclamación histórica de la ciudad, ya que hasta esta fecha los colegios públicos se veían obligados a impartir el primer ciclo de la ESO por falta de aulas en los institutos. En uno de estos, además de la ESO y el Bachillerato se pueden estudiar diversos módulos de FP I y FP II. También existe en la ciudad un conservatorio profesional de música, fundado en 1984, que organiza el concurso de jóvenes intérpretes «Ruperto Chapí» junto con la concejalía de Educación.

Asimismo, desde 2004 funciona la Sede Universitaria de Villena,[143] dependiente de la Universidad de Alicante, que organiza diversas actividades culturales como conferencias, presentación de libros o cursos formativos entre los que destacan los cursos de verano organizados por la Red de Universidades Instituto Joan Lluís Vives.

Medios de comunicación[editar]

Prensa escrita[editar]

Los primeros periódicos publicados en Villena fueron La Esmeralda y El Hijo de Villena ambos de 1881.[144] Poco después apareció El Orejón, que comenzó a publicarse el 3 de septiembre de 1885, y se autocalificaba como «inofensivo, cándido y simplón hasta dejarlo de sobra». Su tono desenfadado y ameno lo convirtieron en uno de los periódicos más longevos de la ciudad, dado que siguió editándose hasta 1917.[145] Años después, en 1891 surgió la revista tradicionalista La Verdad Católica.[146] Entre los periódicos más importantes estuvieron los que se publicaron en el seno de los movimientos obreros, como Villena Obrera (1912-1913) —que tuvo que cesar debido a las pugnas entre socialistas y anarquistas y a las crecientes polémicas con los tradicionalistas— o La Voz del Obrero (1919),[147] [148] órgano de la Federación de Sociedades Obreras. De esta época son también los semanarios de interés general estuvieron Villena libre y Villena Joven.[149]

En la actualidad en Villena se edita un periódico semanal en papel, El Periódico de Villena,[150] y dos periódicos mensuales: El periódico de la Comarca,[151] y Portada.info.[152] Los tres cuentan con sus respectivas versiones digitales. Su alcance es comarcal, aunque dedican la mayor parte de su espacio a la ciudad y sus pedanías. También los periódicos provinciales Diario Información[153] y Las Provincias de Alicante[154] cubren las noticias más importantes de Villena. En cuanto a la prensa digital, el periódico más antiguo es Villena.net,[155] que empezó a publicarse en 2001, mientras que el más visitado en 2010 era la versión digital de El Periódico de Villena.[156]

Radio y televisión[editar]

En 2009 había en el casco urbano de Villena tres emisoras de radio: Radio Villena Ser, dependiente de la Cadena Ser,[157] MQR (Más Que Radio), dependiente de la Cadena Cope,[158] y Radio Interior Villena.[159]

Por lo que respecta a la televisión, la cadena Intercomarcal TV cubre eventos del Alto Vinalopó, Vinalopó Medio, Hoya de Alcoy y zonas circundantes.[160] Dedica un importante espacio a noticias y eventos referentes a Villena, dada su condición de centro administrativo y económico regional.

Patrimonio[editar]

Monumentos[editar]

El castillo de la Atalaya.
El palacio municipal.
La iglesia arciprestal de Santiago.
Puerta de acceso al teatro.
  • Castillo de la Atalaya: fue edificado por los árabes hacia el siglo XII.[86] Consta de dos líneas de muralla, destacando en la interna la torre del homenaje, de planta cuadrada y de dos cuerpos. Las cubiertas de las dos primeras estancias están formadas por bóvedas almohades, de importancia excepcional por ser, junto a las del vecino castillo de Biar, las más antiguas de su estilo en España.[85] Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931.[161]
  • Castillo de Salvatierra: se construyó sobre el siglo X sobre las ruinas de un antiguo poblado íbero y siguió en uso hasta el siglo XIV, cuando fue sustituido por el de la Atalaya. En la actualidad está casi totalmente reducido a ruinas, pero aun así se puede apreciar su estructura original árabe y los añadidos posteriores. Ha sido de gran interés para el estudio de la Edad Media en la comarca.
  • Iglesia arciprestal de Santiago: comenzó a edificarse en el siglo XIV y se trata de uno de los conjuntos gótico-renacentistas más importantes de la Comunidad Valenciana.[163] Su planta de tres naves y sus columnas torsas se pueden considerar típicas del gótico catalán, si bien adquieren aquí una mayor monumentalidad, además de ser las más antiguas construidas en un edificio religioso. En el siglo XVI se introducen los elementos renacentistas más destacados como son la puerta de acceso a la sacristía y el aula capitular, la pila bautismal y las dos ventanas del primer piso de la torre. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1931.[164]
  • Iglesia de Santa María: levantado sobre una antigua mezquita musulmana en el siglo XVI. Tiene una sola nave y sus bóvedas de crucería descargan en pilares con semicolumnas adosadas con relieves renacentistas. La fachada está enmarcada por un pórtico barroco, mientras que la torre se equipara a la de Santiago.
  • Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes: situado en la pedanía de Las Virtudes, a unos 5 km de Villena, guarda la imagen de la patrona de la ciudad. Se advierten diversas épocas constructivas. La primitiva ermita se remonta a la segunda mitad del siglo XV. La portada de acceso al templo es renacentista. El claustro es muy sencillo, con arcos de medio punto apoyados sobre pilares de ladrillo. La iglesia ha sido objeto de diversas intervenciones, pero su aspecto general la liga al último gótico. Fue declarado Conjunto Histórico en 1976.[165]
  • Casa de la familia Selva: es un excelente ejemplo de construcción burguesa decimonónica. Está ubicada en la plaza de Santiago y se trata de una casa-palacio de tres plantas más una cuarta retranqueada respecto de la fachada. Su composición es totalmente simétrica, incluso en la situación del acceso. Tiene balcones de cuidada cerrajería en la planta primera y destaca el cuerpo de remate con una logia renacentista italiana. Tras la compra del edificio por la Junta Central de Fiestas, para sede de sus instalaciones, alberga las dependencias del Museo Festero.
  • Casa de la familia Mergelina: este edificio, situado en la plaza de las Malvas, se construyó como residencia señorial a finales del XVII o comienzos del XVIII y en la actualidad se utiliza como asilo de ancianos. Se conserva la fachada barroca que muestra una composición muy cuidada, alternando rítmicamente los vanos y los macizos con los entablamentos de disposición curva, tal y como ocurre con la ventana del palacio municipal, obra de Cosme Carrer. El interior está muy remodelado debido a las múltiples intervenciones que se han llevado a cabo para adecuarlo a su uso actual como asilo de ancianos. Existe una propuesta para declararlo Monumento Histórico.[172]
  • Teatro Chapí: está dedicado a Ruperto Chapí. Las obras comenzaron el 7 de septiembre de 1914 y se inauguró el 5 de diciembre de 1925.Destaca la diversidad de estilos arquitectónicos: las dos fachadas laterales y la zona de la caja del escenario guardan todavía el sabor del modernismo historicista de vertientes neoárabes, mientras que la fachada principal, construida entre 1922 y 1923, es de tipo clasicista, tratado con una cierta desnudez o frialdad por la escasa decoración. Se reabrió al público en abril de 1999. En la actualidad es uno de los teatros más activos de la Comunidad Valenciana, representando obras de calidad a escala nacional y, en ocasiones, internacional.
  • Plaza de toros de Villena: se inauguró en el año 1924 y tuvo aforo para 10 000 personas.[173] Tras varias décadas de abandono, en 2007 se inició un plan de rehabilitación y reconversión,[174] que culminó con la reinauguración de la plaza el 26 de marzo de 2011.[175] Es una obra de interés por sus grandes dimensiones, su carácter macizo, su situación exenta y las características formales de su arquitectura: acceso y ventanas con arcos neoárabes apuntados, pilarcillos y aleros metálicos de último piso.[176]
  • Cabezo Redondo: poblado argárico habitado entre los siglos XVI y X a.C. cuya importancia cultural y económica queda patente por importantes hallazgos, como el Tesorillo del Cabezo Redondo y probablemente también el Tesoro de Villena, encontrado a unos 5 km del poblado.[49] Fue incluido en el Conjunto Histórico-Artístico de Villena y declarado terreno de utilidad pública en 1968.[177]

Plazas y jardines[editar]

Fuente decimonónica de la Plaza Mayor.
  • Plaza de Santiago: constituye el espacio urbano más representativo del casco histórico de Villena. De trazado irregular, en torno a ella se concentran la iglesia de Santiago, de estilo gótico; el palacio municipal, renacentista; la casa Selva, decimonónica; y la casa de la Cultura, postmodernista.
  • Plaza Mayor: sigue la tradición de las plazas mayores españolas. Originalmente fue un espacio abierto para reuniones del concejo municipal, hasta que en 1560 este decide edificar en el ángulo norte de la plaza el Almudí. Del siglo XIX data la fuente y alberca semicircular.[178] Está incoada como monumento perteneciente al Conjunto Histórico-Artístico del Casco Antiguo de Villena, aunque en 1977 se iniciaron trámites de desincoación para declararla Monumento Histórico-Artístico.[179]
  • Plaza de las Malvas: situada al oeste de la Corredera, esta plaza presenta una solución de acceso mediante calles junto a las esquinas. Se conservan edificios del XVIII, de estructura barroca, con un intenso cromatismo en los revoques de las fachadas. La edificación más importante de la plaza es la casa-palacio de la familia Mergelina. A pesar de las sucesivas actuaciones urbanísticas que ha sufrido, la plaza todavía conserva un cierto sabor barroquizante.
  • Monumento a Ruperto Chapí: está situado en el Paseo de Chapí y lo construyó en 1947 el escultor villenense Antonio Navarro Santafé. Está presidida por una escultura sedente de Chapí, al que rodean figuras alegóricas de dos obras suyas: La bruja, a su izquierda y La Revoltosa, a su derecha. En el año 1998, debido al notable deterioro de la piedra, se sustituyó por la réplica actual en bronce. La escultura original preside el vestíbulo del teatro Chapí.
  • Paraje de las Cruces: está situado en la umbría de la sierra de la Villa, en una vertiente bastante escarpada, cubierta con repoblaciones de pino blanco y algunas sabinas dispersas. En este lugar existía una ermita, de la que se conservan tres cruces que dan el nombre al paraje. Existe un mirador desde el que se puede observar una de las más típicas panorámicas de la ciudad y el castillo de la Atalaya.

Urbanismo[editar]

Reconstrucción hipotética de la planta de Villena alrededor del siglo XIV.

Determinar el origen urbanístico del núcleo de Villena no es tarea fácil, dado que los datos anteriores al siglo XIII son muy escasos y las excavaciones arqueológicas no han sido concluyentes. Las teorías más aceptadas afirman que, o bien el núcleo apareció en los últimos periodos de la época visigoda o bien se conformó a partir de la conquista árabe.[14] En cuanto a su localización, se cree que el núcleo andalusí más antiguo se encontraba en la zona del actual barrio del Rabal que se extiende al oeste de la iglesia de Santa María, bajo cuyo solar debió hallarse la mezquita. Esta idea se refuerza por los hallazgos de viviendas de labranza del siglo XII y XIII que se han hallado en diversos puntos alrededor de la iglesia de Santiago, que fue el centro de la ciudad cristiana, lo cual parece indicar la existencia de un asentamiento rural situado unos 200 metros al norte del casco principal.[180]

Los nuevos pobladores cristianos que fueron llegando a Villena desde el momento de la conquista cristiana se establecieron alrededor de la actual iglesia de Santiago, como demuestra el tipo de urbanismo ortogonal con las calles dispuestas en posición radial formando manzanas regulares con una parcelación clásicamente medieval.[180] El centro de la ciudad se trasladó a esta área, que posteriormente se amuralló por orden de don Juan Manuel.[181] Así pues, el antiguo núcleo árabe se convirtió en un arrabal del nuevo núcleo amurallado cristiano (de ahí el nombre de Rabal que sigue teniendo hoy día) y allí se concentró la población musulmana, judía y de cristianos nuevos. El eje entre los dos espacios de población sería la plaza Mayor, en la cual se celebrarían los mercados, en cuyas inmediaciones se hallaba el pósito y donde se celebraban los concejos, al pie de una torre de la llamada Puerta de la Villa, que posteriormente sería conocida como torre del Orejón.[180]

Vista aérea de Villena en 1933. A la derecha se distingue la mole de la Sierra de la Villa, sobre cuyas faldas se extiende el casco antiguo. En el centro de éste, sobre un cerro se alza el Castillo de la Atalaya. Al sur, entre los cultivos, se puede apreciar el trazado del ferrocarril VAY y, más al norte, a pies del castillo se alza la iglesia de Santa María y algo al NO la de Santiago. A su izquierda se ve el trazado arbolado de la calle Corredera, y más a la izquierda el Teatro Chapí, el parterre y las estaciones del ferrocarril, entre las cuales destaca el trazado de la MZA. Al norte se extiende el ensanche, con un plano más radial y vertebrado en torno a la calle de San Sebastián (actual avenida de la Constitución). Al final del casco urbano destaca el conjunto de la iglesia de María Auxiliadora y el colegio de Salesianos y, en el límite norte, la plaza de Toros, inaugurada en 1924.

A finales del siglo XVIII Villena ya no tenía murallas. El geógrafo español Bernardo Espinalt nos la describe así en su Atlante español:

La antigua ciudad de Villena está situada en una espaciosa campiña, [...] à catorce leguas de Murcia, su Capital. Es Ciudad abierta; y aunque en lo antiguo tenía tres Puertas, en el día se puede entrar por muchas partes, por estar caídas las Murallas; pero se conserva una, llamada de la Villa, sobre la que está colocada la Torre del Relox: [...] Se conoce ser muy antigua por la Arquitectura del Castillo, que aún se conserva en lo más alto de una Sierra intrincada, que era Atalaya en tiempo de los Moros. [...] Tiene quatro plazas, catorce calles principales, diversas callejuelas, y dos mil vecinos, dividos en dos Parroquias. [...] [Tiene] otro Convento de Agustinos Calzados de la Provincia de Andalucía, que está distante una lengua de la Ciudad, en donde hay colocada una Imagen de nuestra Señora de las Virtudes, Patrona de esta Ciudad; un buen Hospital, y doce Hermitas, y varios Paseos. [...] Hay dentro de la Ciudad varias fuentes, y entre otras, la del Chorro, la de la Escuela, y la del Maestro, cuya agua pasa por debajo de un Puente, que es el paso del camino carretero de Madrid, Valencia, Cataluña, Aragón, Alicante y las Andalucías [...].[182]

En verano de 1888 se derribó por insegura, aunque con una considerable oposición popular, la torre del Orejón, que había sido todo un símbolo de la ciudad desde hacía varios siglos. Con el derribo, se eliminó el último lienzo de muralla que quedaba en la ciudad y se ensanchó la calle Mayor, una de las principales arterias de la ciudad en aquellos años.[87] El crecimiento posterior de la ciudad se hizo principalmente hacia el norte, a lo largo de la carretera de Madrid, y entre los espacios vacíos que quedaban entre el núcleo histórico y la línea del ferrocarril MZA inaugurada en 1858. La apertura a finales del siglo XIX del ferrocarril VAY limitó el crecimiento por el sur y el este, que a partir de este momento se concentró casi exclusivamente hacia el norte.

En la segunda mitad de la década de 1940 tuvieron lugar las obras de adoquinado y alcantarillado de las principales calles de la ciudad, incluyendo el adoquinado total de la llamada Puerta de Almansa (cruce de calles donde estuvo situada esta puerta) hasta la plaza María Auxiliadora. En 1954 se construyó el barrio de la Constancia, preludio de la gran explosión demográfica que tuvo lugar a partir de la década de 1960, debido a la llegada de inmigrantes, sobre todo de Castilla-La Mancha y Andalucía.[94] Así pues, entre 1960 y 1970 la superficie urbana creció sobre un 20% y la construcción de viviendas aumentó en un 650%.[183] En 1961 se construyó el barrio de San Francisco de Asís a fin de ofrecer viviendas a los sectores más castigados económicamente. Este hecho hizo que fuera llamado popularmente «poblado de absorción» y actualmente se le conozca como «el Poblao» (sic). La supresión del ferrocarril de vía estrecha de Cieza a Alcoy permitió a mediados de los sesenta el ensanche de Villena en dirección al sur.[79]

El aumento de la población, así como el cada vez mayor parque móvil, provocó un gran aumento de tráfico en el centro de la ciudad, lo que provocó que en 1978 se excavara un túnel en la sierra de la Villa a fin de construir una variante a la carretera N-330, precursora de la actual autovía A-31, una de cuyas calzadas circula por el mismo túnel.[184] Uno de los principales problemas urbanísticos que se ha venido dando desde entonces es la compresión del casco urbano entre la línea del ferrocarril y la autovía, que ha hecho adoptar a la ciudad una forma alargada que provoca grandes problemas de tráfico en el centro de la ciudad.[185] Esto ha producido que, al menos desde 1988, se haya hecho una propuesta de soterramiento de las vías,[186] reclamación que sigue vigente en la actualidad.[187] [188] [189]

Cultura[editar]

Museos[editar]

Entrada al Museo Arqueológico.

Fiestas[editar]

Embajada mora del 6 de septiembre, desde dentro del castillo.
  • Moros y Cristianos: la fiesta de Moros y Cristianos villenense se celebra del 4 al 9 de septiembre en honor a la patrona de la ciudad.[198] Es una de las más antiguas y más multitudinarias de todas las fiestas de Moros y Cristianos. Su origen está en 1474, cuando según la leyenda, la Virgen de las Virtudes, abogada contra la peste, fue proclamada patrona de Villena. Está estructurada mediante la participación de catorce comparsas, siete de ellas pertenecientes al bando moro y otras tantas al bando cristiano. Las Fiestas de Moros y Cristianos actuales son el resultado de la fusión de tres fiestas diferentes: la fiesta patronal o elemento religioso, la fiesta militar o alarde y la fiesta de moros y cristianos propiamente dicha o elemento histórico.[199]
  • Semana Santa: organizada por la asociación de cofradías, la Semana Santa villenense es anterior a 1850 a tenor de los textos conservados. La Semana Santa comienza en Villena el Viernes de Dolores, con el traslado de los pasos a la iglesia arciprestal de Santiago, desde donde parten en procesión las siete cofradías. Entre las procesiones, la más destacada es la llamada 'Procesión del Encuentro' en la finalmente que se unen la imagen de Nuestra Señora de la Soledad y la de Nuestro Padre Jesús, momento culminante que va acompañado del canto de una saeta.
  • Fiestas de San Juan Bautista: se celebran en la pedanía de la La Encina del jueves al domingo siguientes al 24 de junio. Se celebran desde 1914 y su principal característica es que, desde 1962, se trata de la única quema de fallas del municipio.[200]

Eventos culturales[editar]

Procesión del Martes Santo.
  • Concurso de Jóvenes Intérpretes «Ruperto Chapí»: se celebra durante el mes de marzo para conmemorar el nacimiento del compositor. Se trata de un certamen de carácter nacional, de los más prestigiosos dentro de su ámbito, que congrega en la ciudad de Villena cada año a unos cien músicos de hasta 20 años procedentes de todo el país.[201]
  • Feria del Campo y de Artesanía Festera: a primeros de octubre se celebran las Ferias del Campo y la de Artesanía Festera en el Recinto Ferial, con una gran afluencia de público de toda la comarca.[202] [203] Paralelo a este evento se realizan actividades culturales y musicales, con la actuación de algún grupo y con visitas guiadas para conocer la ciudad. Los expositores muestran al público las últimas novedades en maquinaria agrícola, vehículos y artesanía festera, con la exposición de trajes festeros y los correspondientes adornos complementarios y regalos con motivos de fiestas. Especial mención merecen la exposición de las cooperativas agrícolas de la comarca, bodegas y empresas hortofrutícolas. Los días de feria se realizan actividades complementarias tradicionales como es el concurso de habilidad de tractoristas, la exhibición de doma y enganche de caballos, junto con exhibiciones de otros vehículos.
  • Mercado medieval: Es tradición desde antiguo que en el barrio del Rabal se celebre la festividad de San José, donde este santo tiene su ermita. Desde 2001 el barrio, en el fin de semana anterior a la festividad, se transforma con la ambientación y decoración necesaria para albergar en sus calles el mercado medieval, donde se representan tradiciones y juegos de tiempos pasados.[204] Los desfiles de correfocs se compaginan con cetrería, visitas guiadas y toda una serie de puestos de productos típicos y artesanales.
  • Semana de Cine: es una de las actividades culturales más antiguas de Villena, ya que se celebró por primera vez en 1982. Sin tener pretensiones de Festival de Cine, procura a los aficionados de la zona ofrecer películas de interés cultural y de riguroso estreno en el Alto Vinalopó. La fechas coinciden entre la primera y segunda semana del mes de agosto.[205]
  • Semana Intercultural: se creó en 2004 a raíz del Plan de Integración de la Inmigración en Villena.[206] Durante la semana se celebran cursos, conferencias, muestras de cine y de música así como la feria Humana.[103] Sus cinco ediciones la han convertido en un referente de este tipo de eventos.[104]
  • Festival de Folclore: se celebra coincidiendo con el día de la Esclavitud, festividad local muy arraigada en la población, llevada a cabo en el mes de septiembre. La primera edición fue en 1999. En la actualidad se desarrolla en dos días, el sábado por la noche en la plaza de las Malvas y el domingo por la mañana en el santuario de Nuestra Señora de las Virtudes.[207] [208] Suelen participar un grupo extranjero, un grupo nacional y dos grupos de la Comunidad Valenciana, además del grupo de danzas de Villena que es el grupo anfitrión. Se lleva a cabo, en función del calendario, durante el segundo o tercer fin de semana del mes de septiembre.
  • Mercado de los Jueves: este mercado destaca por su continuidad histórica. El privilegio por el cual se concedió al infante Manuel de Castilla la celebración de un mercado franco cada semana está fechado en Sevilla el 18 de mayo de 1266,[209] y desde entonces viene celebrándose sin pausa cada jueves, lo que lo incluye dentro de los mercados con creación más antigua de España.[210] Su localización ha ido desplazándose dentro del casco urbano desde la plaza Mayor hasta el recinto ferial, donde se celebra en la actualidad.

Gastronomía[editar]

Elaboración de una gachamiga.

Los platos típicos de Villena se caracterizan por ser de origen campesino y humilde, y por tanto altamente calóricos para combatir los fríos de la región como los gazpachos manchegos, las habas con alcaciles, el arroz con conejo, la paella de pata y callos o el triguico picao, entre muchos otros. A este último plato se refiere, además, una coplilla popular que va nombrando los diversos ingredientes que lo componen. La gran mayoría de ellos están influenciados por la tradición gastronómica manchega y mediterránea.[211]

Cabe destacar el plato más simple, y quizás el más apreciado de los villenenses: la gachamiga. Es tradicional que la elaboren los hombres, en una sartén de lumbre, con asa larga y puesta sobre un trébede. En ella se mezclan aceite, ajos, harina, agua y sal y se remueve pacientemente hasta conseguir una especie de tortilla. Suele degustarse en la misma sartén y, como coloquialmente se dice, de «mojaíca y p'atrás», es decir, tomando una porción y dejando el turno a otro comensal.

Además, la repostería cuenta también con un buen número de pastas tradicionales como son los sequillos, los rollicos de vino, los almendrados o las toñas, que complementan en panorama culinario de la ciudad.[211]

Vinos

Villena ha estado dedicada al cultivo de la vid y la elaboración de vinos desde tiempos inmemoriales. A principios del siglo XX existían en la ciudad numerosas bodegas, que exportaban sus productos por ferrocarril hasta el puerto de Alicante. La filoxera en principio y las posteriores crisis económicas del primer tercio del siglo (véase: Historia del vino), unidas a la constante implantación del vino embotellado, provocaron una reducción del cultivo de la vid y del número de bodegas.[212]

Aun así, aunque el número de hectáreas cultivadas y de empresas haya disminuido a lo largo de los últimos años, la calidad de los caldos ha mejorado. Hoy día, las bodegas experimentan con nuevas variedades de uva, como la Cabernet Sauvignon o la Merlot, ambas francesas, que han conseguido adaptarse perfectamente a la climatología, la altitud y a las condiciones del terreno. En los últimos años se están realizando experiencias de crianza en barricas bordelesas de roble.

Destaca por su calidad el fondillón o «vino de las parteras», ya que era costumbre regalarlo a las madres de los recién nacidos. Se trata de un vino de postre varietal, elaborado con uva monastrell, que debe permanecer diez años en barrica de roble, y que ha sido calificado por la Unión Europea como uno de los cinco vinos de lujo.[213] Son dignos de mención también los tintos jóvenes, los crianzas y los coupages de Monastrell con variedades francesas, así como los blancos secos o los olorosos de Moscatel.

Licores

Las bebidas alcohólicas de mayor tradición en Villena son las siguientes:

  • Cantueso: es una bebida alcohólica de 25 grados, seca y con aroma de tomillo, que se obtiene por maceración de la planta del cantueso. Su consumo ha estado ligado desde siempre a las fiestas de Moros y Cristianos, por lo que podría decirse que es un producto típicamente festero.
  • Herbero: se obtiene también por maceración de una serie de plantas (manzanilla, rabo de gato, hinojo, salvia, tomillo, etc ) recolectadas en la sierra Mariola. Una vez obtenidos los aromas de estas plantas se le añade anís con lo que se obtiene una bebida anisada de sabor agradable y una graduación de 30º.
  • Crema de café: se obtiene de una maceración de café previamente seleccionado, que muy molido se deposita en alcohol, hasta que este le extrae los aromas.

Además, a raíz de la empresa que creó en 1922 Ricardo Menor Hernández se han popularizado mucho las dos bebidas siguientes:[214]

  • Anisete Villena Dulce: fue la primera marca de la casa. Se trata de un anís de 25 grados y paladar azucarado.
  • KATAKI: su nombre proviene de la expresión villenense ¡cata'quí! (literalmente mira aquí, exclamación expresiva muy frecuente en el habla popular). Sus características son similares a las del anisete Villena en cuanto a graduación alcohólica y azúcar, pero con un sabor muy particular.

Villena en la literatura[editar]

Extracto del capítulo sobre Villena de Al-Mugrib fī ḥulā al-Magrib, en el que se habla sobre Hasan Rashid.

La aparición de Villena en obras literarias se remonta al siglo XIII, al haber sido ya citada en la obra geográfica de Ibn Sa'īd al-Magribī, Al-Mugrib fī ḥulā al-Magrib (المغرب في حلى المغرب). Esta obra la editó Dar al-Mu'arif en el Cairo en 1953, y posteriormente se editó en castellano por el Instituto de Estudios Alicantinos. El último de los capítulos del epígrafe «El libro de los beneficios acerca de los adornos del reino de Tudmir» comienza así:

«Libro de la ductilidad. Acerca de los adornos de la ciudad de Villena: Ciudad bella de aspecto, poseedora de agua y de jardines, en el norte de Murcia».[69]

Luego añade que Villena es cuna de Abū l-Hasan Rāshid ibn Sulaymān, que llegó a ser secretario del emir de Murcia. Esto nos confirma que la ciudad seguía perteneciendo a la cora de Tudmir en el siglo XIII, y nos informa acerca de la fama de uno de sus habitantes.[215] También aparece citada por Ibn Al-Abbār en su Takmila, en la que cuenta lo siguiente:[65]

«Abu Abdallah Muhammad ben Ahmad [...], de Jaén [...] Ibn'Iyyad, que tansmitió tradiciones que aprendió de él, dice: Lo conocí en Bilyāna, [cabeza de] uno de los distritos de Murcia; creo que había tenido qe salir de su tierra con motivo de los sangrientos conflictos que estallaron en época de la caída del régimen de los almorávides».[66]

Después de la Reconquista, en el siglo XIV, aparece en el Libro de la caça (entre 1325 y 1326) de Don Juan Manuel. En él se trata del arte de la cinegética, y se da especial importancia a Villena y a su antigua laguna.

«Et Villena ay mejor lugar de todas las caças que en todo el Regno de Murçia. Et aun dize don Iohan que pocos lugares vio el nunca tan bueno de todas las caças, ca de çima del alcaçar vera omne caçar garças e anades e gruas con falcones e con açores e perdices e codornices e a otras aves llaman flamenques que son fermosas aves e muy ligeras para caçar sinon porque son muy graves de sacar del agua ca nunca estan sinon en muy gran laguna de agua salada; et liebres et conejos. Otrosí, del alcaçar mismo veran correr montes de javalis et de çiervos et de cabras montesas. Et dice don Ihoan que todas estas caças fizo el yendo a ojo del alcaçar, et dize que tan açerca matava los javalis que del alcaçar podia muy bien conosçer por cara al que ante llegava a el. Et dize que sinon por que ay muchas aguilas et que a lugares en la huerta ay muy malos pasos, que el diria que era el mejor lugar de caça que el nunca viera».[216]

Ya en el siglo XX, Azorín, que era natural de Monóvar, dedica un espacio en el capítulo «Donde escribí este libro» de su obra Las confesiones de un pequeño filósofo (1904) a hablar sobre la provincia de Alicante:[217]

«El verdadero Alicante, el castizo, no es el de la parte que linda con Murcia, ni el que está cabe los aledaños de Valencia; es la parte alta, la montañosa, la que abarca los términos y jurisdicciones de Villena, Biar, Monóvar y Pinoso. En uno de estos términos está la casa en que yo escribí este libro».[218]

Vista de Villena desde el antiguo lavadero alrededor de 1900.
El mismo autor, en su obra Antonio Azorín (1903) se detiene brevemente a hablar sobre las características de Villena, aprovechando una visita de los personajes:

«Sarrió y Azorín han ido a Villena. Esta es una ciudad, vetusta, pero clara, limpia, riente. Tiene callejuelas tortuosas que reptan monte arriba; tiene vías anchas sombreadas por plátanos; tiene viejas casas de piedra con escudos y balcones voladizos; tiene una iglesia con filigranas del Renacimiento, con una soberbia reja dorada, con una torre puntiaguda; tiene una plaza donde hay un hondo estanque de aguas diáfanas que las mujeres bajan por una ancha gradería a coger en sus cántaros; tiene un castillo que aún conserva la torre del homenaje, y en cuyos salones Don Diego Pacheco, gran protector de los moriscos, vería ondular el cuerpo serpentino de las troteras».[219]

El novelista Max Aub en su obra La calle Valverde (1961), ambientada en el Madrid de la preguerra, cuenta lo que sigue de uno de los personajes:

«Agustín Morales era toledano, de familia de humildes dulceros. El negocio no prosperaba porque el mazapán se hacía ya, principalmente, en Jijona y hasta en Logroño... Estudió el bachillerato a trompicones; tras ganar tres flores naturales, en Alcoy, Úbeda y Villena, descubrió el ultraísmo...».[220]

Lengua[editar]

Villena se encuentra dentro del predominio lingüístico oficial de español ya que la ciudad,[1] pese a haber sido conquistada por Jaime I, perteneció a Castilla hasta 1836, año en que pasó a formar parte de la provincia de Alicante. Por tanto, y por las cuestiones históricas que han envuelto la situación del valenciano, la potenciación del uso de este último en Villena no comienza hasta la aprobación del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, en 1982.

Según el censo de 1991, el 65,9% de la población del Alto Vinalopó pertenecía a Villena, y el grado de conocimiento se distribuía de la siguiente manera:

Grado de conocimiento de valenciano en el Alto Vinalopó (1991)[221]
Lo entienden Saben hablarlo Saben leerlo Saben escribirlo
Villena 29,9% 5,1% 3,4% 1,0%

Las cantidades eran mínimas comparadas con las de otras poblaciones de la comarca como Cañada o Biar, donde casi el 100% de la población lo entendía y aproximadamente el 90% lo sabía hablar, y eran menores incluso que las de Sax y Salinas, los otros dos municipios de predomino español.

Debido a que desde 1991 han aumentado las medidas para la difusión del valenciano en toda la Comunidad Valenciana, y ha existido un aumento de la presencia del valenciano en Villena, en 2001 las cifras publicadas por la Conselleria d'Educació para toda la comarca eran sobre un 20% de media mayores que en las de 11 años antes, tiendo en cuenta que el 15,6% de la población pertenece a municipios valencianohablantes.

Grado de conocimiento de valenciano en el Alto Vinalopó (2001)[222]
Lo entienden Saben hablarlo Saben leerlo Saben escribirlo
Alto Vinalopó 69,37% 24,47% 26,07% 12,41%
El español en Villena

La amplísima mayoría de la población de Villena habla español como lengua habitual y generalmente como lengua materna. Sin embargo, el español hablado en Villena tiene ciertas características propias que lo encuadran como una variedad norteña del dialecto murciano. Al igual que sucede con este, tras la paulatina desaparición del analfabetismo (aún importante en la zona a principios del siglo XX), la elevación de la edad de escolarización obligatoria y el creciente peso de los medios de comunicación, los rasgos tradicionales han ido perdiendo importancia. Entre los estudios sobre el español de Villena hay que destacar el Diccionario Villenense de José María Soler, en que recopiló miles de voces no existentes en el español estándar o que poseen otros significados o usos en Villena, amén de cientos de frases hechas y expresiones coloquiales. Del mismo autor es el Cancionero popular de Villena, donde recopila más de 2500 textos (partituras, romances, coplas, etc.) tradicionales de la ciudad y su comarca.[223] Desde finales del siglo XIX han venido escribiéndose textos en «villenero», de entre los que cabe destacar las Charraícas del Paseo de Alfredo Rojas Navarro.[224]

En lo que se refiere al léxico, destaca un buen número de arabismos que no existen o han evolucionado de manera distinta en español estándar (alhábega, «albahaca»; alcacil, «alcachofa»; corfa, «cáscara, corteza»; majarra, «hucha»; zafa, «palangana»). Asimismo, también incluye arcaísmos debidos a su lejanía geográfica de la Corte, y un cierto número de aragonesismos, entre los cuales quizá el más usado es perigallo «escalera de mano», procedente del bajo latín *pertigaculu. La mayor parte del léxico propio, sin embargo, procede del catalán. En estos términos se puede determinar con bastante facilidad en qué periodo se introdujeron debido a las reformas fonéticas habidas en español. Así, palabras con sonido /χ/ como gemecar (cat. gemecar) «gimotear» o solaje (cat. solatge) «poso» son anteriores al siglo XV, mientras que menchuga (cat. menjuga) «comida» o rebuche (cat. rebuig) «desecho» son posteriores. En cuanto al sonido /θ/ es curioso el caso del término catalán calze «gárgol», «jable», que dio calce «gárgol» y calse «jable».[225] También cabe notar el uso habitual del diminutivo -ico.[226]

En cuanto a la gramática, lo más destacable es la omisión ocasional del artículo determinado en frases como «ir a escuela» por «ir a la escuela» o el uso agramatical de «haber» en frases como *habemos cinco personas por «éramos / estábamos cinco personas».

En la actualidad la característica más destacable es la fonética, que a menudo puede ponerse en paralelo con la de las variedades andaluzas y el castellano vulgar hablado en el resto de la Península:[227]

  • Caída de las /s/, /r/ o /l/ implosivas finales: ['kasæ̞] por «casas», /kɔ'mɛ/ por «comer», [ka'næ̞] por «canal», aunque también se da la sustitución de las /r/ y /d/ finales por /l/: [kan'tal] por «cantar», [da'βil] por «David».
  • Caída de consonantes sonoras intervocálicas; general en el caso de /d/ ([ko'mio] por «comido»; ['pare] por «padre»), y más ocasional con lo que respecta a la /b/ ([ka'eθa] por «cabeza») y /g/ ([χu'æ̞] por «jugar»).
  • Aspiración de la /s/ implosiva; delante de sordas (explosivas) asimila el punto de articulación al del segundo elemento ([o'βippo] por «obispo»; ['mullo] por «muslo»).
  • Asimilación regresiva de consonantes en grupos internos como /ds/ (pronunciado [aʰkri'βir] en vez de «adscribir»), /bs/ ([suʰtraθ'θjon] por «substracción»), /ks/ ([eʰpo'nente] por «exponente»), /rs/ ([inteʰ'tiθjo] por «intersticio»), /ns/ ([koʰ'tar] por «constar»), que puede provocar la geminación del segundo de los sonidos consonánticos como en /rn/ (['kanne] por «carne»), /rl/ (['kallos] por «Carlos»), /kt/ ([kon'tatto] por «contacto»), /dk/ ([akki'rir] por «adquirir») o /gd/ ([madda'lena] por «magdalena»).
  • Históricamente, aunque hoy casi desaparecido, aspiración de algunas /f/ iniciales en /ç/, representada como «j»: [çe'lipe] por «Felipe»; ['çuan] por «fueran».[228]

Deportes[editar]

Instalaciones deportivas[editar]

Entrada principal del Polideportivo Municipal de Villena.

La mayor parte de instalaciones deportivas de la ciudad se encuentran concentradas en el polideportivo municipal, en el barrio San Francisco de Asís, en las afueras de la ciudad. Cuenta con una piscina deportiva de 50 x 25 m, dos piscinas pequeñas, pistas de atletismo, de tenis y de fútbol, un pabellón cubierto de 54 x 31 m y varias salas cubiertas.[229] En sus cercanías está situado el estadio de fútbol La Solana, que alberga los partidos del Villena Club de Fútbol.

A unos 500 m de la ciudad se encuentran las instalaciones del Círculo Agrícola Mercantil Villenense, que cuenta con piscina, pistas de petanca y pádel, tenis, frontones y un campo de fútbol 7, entre otras.[230] Además, en las cercanías de la ciudad se encuentra Equelite, la academia de tenis de Juan Carlos Ferrero.[231]

Deporte al aire libre[editar]

Poste con la señalización de varios senderos en la Sierra de la Villa.

El amplio término de Villena ofrece muchas posibilidades para practicar el senderismo. El municipio está atravesado de este a oeste por la vía verde del Chicharra, que sigue el camino del antiguo VAY, y de norte a sur por el camino de Santiago y la ruta del Cid. Además, existen 22 rutas señalizadas que se extienden por toda el área facilitando el acceso a pie y en bicicleta a muchos de los puntos naturales, históricos y culturales del término.[232] [233]

En la sierra de la Villa, a cuyos pies se sitúa la ciudad, existen dos vías ferratas, de la sierra de la Villa y del castillo de Salvatierra. Tanto en esta sierra como en la de Peña Rubia se pueden practicar ala delta y parapente.[234] También se organizan carreras de campo a través, así como de orientación.[235]

Entidades deportivas[editar]

Ciudades hermanadas[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Ley de uso y enseñanza del valenciano. Título V. De los territorios predominantemente valenciano-parlantes y castellano-parlantes». Consultado el 24 de diciembre de 2011.
  2. Instituto Nacional de Estadística (España) (01 de 2008). «Series de población de los municipios de España desde 1996». Consultado el 12 de agosto de 2009.
  3. a b SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 5. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  4. a b c SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 42. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  5. a b c GARRIDO, David (2008). «Reivindicación del Medioevo villenense». Moros y Cristianos · Villena. Villena: Ayuntamiento de Villena. 
  6. a b SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 109. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  7. a b c SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 229. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  8. a b «La construcción de la red ferroviaria alicantina: Proceso de construcción». 150 años del ferrocarril de Alicante. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  9. a b c d Pateco. Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana (2002). «Análisis socioeconómico». Plan de Acción Comercial de Villena.
  10. a b «Casco antiguo» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  11. RUBIERA, María José (1985). Villena en las calzadas romana y árabe. Alicante: Universidad de Alicante. 
  12. Juan Piqueras Haba, ed. (1995). «El marc territorial i els seus origens:Els antecedents ibero-romans». Geografia de les comarques valencianes (en valenciano) 1. València: Foro. p. 328. 84-8186-019-0. 
  13. MENÉNDEZ PIDAL, Ramón (1952). Toponimia prerrománica hispana. Madrid: Gredos. 
  14. a b c DOMENE VERDÚ, José Fernando (1986). «El nombre de Villena». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (36). 
  15. DOMENE VERDÚ, José Fernando (1983). «Influencia aragonesa en el habla de Villena». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (33). 
  16. a b c SOLER GARCÍA, José María (1984). «Sobre la agregación de Caudete a Villena en 1707». Congreso de Historia de Albacete (8-11 diciembre de 1983). Separatas de las Actas (Albacete: Edad Moderna) III:  pp. 182. http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/soler/05812846477937884332268/p0000001.htm. Consultado el 12 de agosto de 2009. 
  17. a b Calderón, Teresa (27 de enero de 2008). «El auténtico escudo de la villa». Diario La Verdad. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  18. a b «Villena aprueba su nuevo y definitivo escudo oficial». Diario ABC (27 de noviembre de 2010). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  19. «RESOLUCIÓN de 4 de octubre de 2012, del conseller de Presidencia, por la que se rehabilita el escudo histórico de uso inmemorial del municipio de Villena.» (en valenciano y español). Diario Oficial de la Comunidad Valenciana (22 de octubre de 2012).
  20. «Villena presenta su nuevo Escudo y Sello oficial». El Periódico de Villena (27 de noviembre de 2010). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  21. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Situación Geográfica». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M. I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  22. «Carreteras». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  23. Portal Civis de la Dirección General de Administración Local. «Información Municipal - Datos de entidades locales · Villena». Consultado el 12 de agosto de 2009.
  24. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «El relieve». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  25. a b SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 1. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  26. «Sierra de la Villa». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  27. «La Capilla». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  28. «Peña Rubia». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  29. «El Morrón». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  30. a b «Cerruchón». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  31. «Caire». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  32. «Las Albarrizas». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  33. Vértices geodésicos de cuarto orden de Villena
  34. IGN (2011). «Datos Geodésicos, redes de nivelación». www.ign.es. Consultado el 28 de octubre de 2011.
  35. a b SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 4. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  36. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «El Clima: Temperaturas». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  37. a b c d e f g h GARCÍA MARTÍNEZ, Sebastián. «Evolución agraria de Villena hasta fines del siglo XIX». Seminario de Geografía: Facultad de Filosofía y Letras (Valencia: Universidad de Valencia):  pp. 179-203. http://www.uv.es/cuadernosgeo/CG1_179_203.pdf. Consultado el 1964. 
  38. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «El clima:Las precipitaciones». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  39. «Datos anuales por meses 2008 y 2009». Estación meteorológica de Villena - Los Cabezos. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  40. a b Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Patrimono Natural». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  41. Concejalía de Medio Ambiente de Villena (2001). «Microrreservas vegetales de Villena». Publicaciones de la Concejalía de Medio Ambiente:  pp. 6. 
  42. INFOMED. Instituto Forestal Mediterráneo (2000). «Las microrreservas de flora en la Comunidad Valenciana».
  43. «ORDEN de 13 de noviembre de 2002, de la Conselleria de Medio Ambiente, por la que se declaran 11 microrreservas vegetales en la provincia de Alicante». DOGV (2 de diciembre de 2002). Consultado el 26 de octubre de 2011.
  44. Concejalía de Medio Ambiente de Villena (2001). «El Cernícalo Primilla vuelve a Villena». Publicaciones de la Concejalía de Medio Ambiente:  pp. 6. 
  45. «Calandria común». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  46. «Bisbita». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  47. «Alcaraván». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  48. Banco de Datos de Biodevirsidad de la Comunidad Valenciana. «Aphanius iberus». Consultado el 25 de diciembre de 2011.
  49. a b c SOLER GARCÍA, José María (1967). El tesoro de Villena: memoria redactada por José María Soler (htm). Editado por Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2005. [Madrid]: Otra ed.: [Madrid], Ministerio de Educación Nacional, Servicio Nacional de Excavaciones Arqueológicas, D.L. 196, 75p,[42]p. de lám : il ; 25 cm (Excavaciones arqueológicas en España ; 36). 
  50. a b c Decreto 66/2005, de 1 de abril, por el que se declara Bien de Interés Cultural la Colección Arqueológica del Tesoro de Villena
  51. a b c d SOLER GARCÍA, José María (2002). «Prehistoria: El poblamiento prehistórico del término villenense». Villena : Prehistoria - Historia - Monumentos (1ª edición). Madrid: Imprenta Taravilla. p. 178. ISBN 84-95112-05-1. 
  52. a b SIMÓN GARCÍA, José Luis (octubre de 2003). «Alquerías fortificadas del Vianlopó». En Francisco Javier Jover Maestre; Concepción Navarro Poveda. De la medina a la vila: II Jornadas de Arqueología Medieval (1.ª edición). Alicante, Elda: Excma. Diputación Provincial de Alicante y Centre d'EStudis Locals del Vinalopó. pp. 107–138. ISBN 84-96206-28-9. 
  53. RUIZ MOLINA, Liborio (1990‑1991). «El Hisn rural de Yecla: aportaciones a la arqueología musulmana de la Región de Murcia en áreas del interior» (pdf). Miscelánea medieval murciana 16:  pp. 235-272. ISSN 0210-4903. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=52902&orden=172806&info=link. 
  54. «Valle del Vinalopó». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  55. «Vía Augusta». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  56. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 31. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  57. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 32. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  58. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 35. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  59. GUTIÉRREZ LLORET, Sonia (octubre de 2003). «La formación de al-Ándalus en las tierras meridionales valencianas». En Francisco Javier Jover Maestre; Concepción Navarro Poveda. De la medina a la vila: II Jornadas de Arqueología Medieval (1ª edición). Alicante, Elda: Excma. Diputación Provincial de Alicante y Centre d'EStudis Locals del Vinalopó. pp. 17–32. ISBN 84-96206-28-9. 
  60. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 36. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  61. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 39. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  62. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 41. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  63. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 37. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  64. Juan Piqueras Haba, ed. (1995). «El marc territorial i els seus origens:L'etapa musulmana: Segles VIII-XIII». Geografia de les comarques valencianes (en valenciano) 1. València: Foro. p. 328. 84-8186-019-0. 
  65. a b RUIZ MOLINA, Liborio (1992). «Yakka: un castillo rural de la cora de Murcia. Siglos XI al XIII: Estructura administrativa y poblamiento». Miscelánea Medieval Murciana XVII:  pp. 269-293. http://revistas.um.es/mimemur/article/view/7441/7201. 
  66. a b CARMONA, Alfonso (1991). «Yakka, Gumalla, Bilyana». Revista Yakka (Yecla: Ayuntamiento de Yecla) (3):  pp. 15-21. 
  67. Diario Murcia.com (ed.): (04/02/2009). Consultado el 19 de octubre de 2009.
  68. a b c ORTUÑO MOLINA, José (2002). «Asiento y conquista del Altiplano murciano: Yecla 1240-1350». Murgetana (Murcia) (107):  pp. 9-26. http://www.regmurcia.com/docs/murgetana/N107/N107_001.pdf. 
  69. a b IBN MUSA IBN SAID AL-MAGHRIBÍ, Alí (1974). dok. Shuki Daif, ed. Al-Mugrib fi hula al-Magrib (en árabe). Al-Qahira: Dar al-Mu'arif. pp. 243–272. 
  70. PÍO TEHERA, J.; MONCADA, R. (1922). Biblioteca del murciano o Ensayo de un diccionario biográfico y bibliográfico de la literatura en Murcia (txt). Madrid: Tip. de la Revista de Archivos, Biliotecas y Museos. 
  71. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 45. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  72. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 49. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  73. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 55. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  74. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 62. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  75. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 92. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  76. GIMÉNEZ SOLER, Andrés (1932). «Doc. CLXXVII». Don Juan Manuel. Biografía y estudio crítico. Zaragoza: s.e. 
  77. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 89. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  78. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 85. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  79. a b c d e f g h «Villena». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Geografía. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  80. Franco Silva, Alfonso (1996). La fortuna y el poder. Cádiz: Universidad de Cádiz. p. 345. ISBN 1978847786302 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  81. «Aragón, Alfonso de, marqués de Villena (+1412)». Censo-Guía de Archivos de España e Iberoamérica. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  82. SOLER GARCÍA, José María (1974). «Relación y respuesta a los capítulos». La Relación de Villena de 1575. Edición comentada y apéndice documental (2ª, con la colaboración económica del M.I. Ayuntamiento de Villena edición). Alicante: Publicaciones del Instituto de Estudios Alicantinos (Patronato José María Quadrado del CSIC). p. 18. ISBN 84-00-03985-8. 
  83. SOLER GARCÍA, José María (1958). «Villena y el emperador Carlos I». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (8). 
  84. Espinalt y García, Bernardo (1778). «Ciudad de Villena». El Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, e Histórica de España, por Reynos, y Provincias: De sus ciudades, Villas, y Lugares mas famosos: de su Poblacion, Rios, Montes, &c. Adornado de estampas finas, que demuestran las Vistas perspectivas de todas las Ciudades: Trages propios de que usa cada Reyno, y Blasones que les son peculiares. Reyno de Murcia. Madrid: en la Imprenta de Pantaleón Aznar. pp. 152–156. 
  85. a b FERRE DE MERLO, Luis (2000). «Bóvedas nervadas en el Castillo de Villena (Alicante)» (pdf). Actas del Tercer Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Consultado el 14 de octubre de 2009.
  86. a b MUÑOZ SEVA, Francisco; Fernando Tendero Fernández; Antonio Martínez Puche (1997). El Castillo de la Atalaya: entre la historia y la fiesta. Revista Villena.  pp. 229-236. 
  87. a b PRATS ESQUEMBRE, Vicente (1973). «La Torre del Orejón». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (23). 
  88. «Los escudos destruidos de la Iglesia de Santiago se repondrán en febrero». El Periódico de Villena (11 de diciembre de 2007).
  89. a b «Estampas villeneras». El Periódico de Villena (14 de febrero de 2008). Consultado el 26 de octubre de 2011.
  90. «Guerra Civil». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Historia. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  91. a b Costa Vidal, Fernando. «1936: Los albores de la Guerra». Villena durante la Guerra Civil (1936-1939). Instituto de Cultura "Juan Gil-Albert", Excma. Diputación Provincial de Alicante y M. I. Ayuntamiento de Villena.  Parámetro desconocido |= ignorado (ayuda)
  92. a b MARTÍNEZ PUCHE, A. (2009). «El desarrollo de la industria del calzado en Villena (Alicante). Un complemento a la evolución y origen del calzado en el Corredor del Vinalopó (1823-1936)». Investigaciones geográficas (21):  pp. 141-167. http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12482429792355954198846/catalogo21/8%20inve.pdf. 
  93. a b COSTA VIDAL, Fernando. «1939: El final de la guerra». Villena durante la Guerra Civil (1936-1939). Instituto de Cultura "Juan Gil-Albert", Excma. Diputación Provincial de Alicante y M.I. Ayuntamiento de Villena.  Parámetro desconocido |= ignorado (ayuda)
  94. a b Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «La Población». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M. I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  95. Concejalía de Urbanismo (1971). «Información socio-económica y urbanística». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (21). 
  96. Concejalía de Urbanismo (1980). «Año 1979, Agosto 3». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (30). 
  97. «La futura ocupación del Polígono Industrial de Bulilla se sitúa ya en torno al 95 %». El Periódico de Villena (7 de abril de 2006). Consultado el 23 de febrero de 2010.
  98. Juan Piqueras Haba, ed. (1995). «Villena». Geografia de les comarques valencianes (en valenciano) 6. València: Foro. p. 348.  Texto «id» ignorado (ayuda)
  99. ine.es (ed.): «Nomenclátor. Relación de unidades poblacionales. Villena». Consultado el 25 de enero de 2012.
  100. Instituto Nacional de Estadística, España (ed.): «Revisión del Padrón municipal 2009. Datos por municipios. Población por sexo, municipios y edad (grupos quinquenales). Villena». Consultado el 21 de febrero de 2010.
  101. «Evolución demográfica del municipio de Villena desde 1857 hasta 2008». INE - Instituto Nacional de Estadística de España (2008). Consultado el 12 de agosto de 2009.
  102. El Periódico de Villena (20 de marzo de 2006). «La concejalía de Inmigración presentará su Plan en la Universidad de Alicante». Consultado el 25 de diciembre de 2011.
  103. a b El Periódico de Villena (18 de octubre de 2006). «Unos 70 stands formarán parte de la III Feria Humana». Consultado el 25 de diciembre de 2011.
  104. a b Diario Información (21 de mayo de 2009). «Exposiciones, cine y gastronomía en la quinta Semana Intercultural». Consultado el 5 de noviembre de 2009.

    El Ayuntamiento de Villena y la Fundación Bancaja ponen en marcha, por quinto año consecutivo, la Semana Intercultural, actividad que se ha convertido en punto indispensable de visita y referente de cooperación, convivencia y trabajo en común.

  105. El Periódico de Villena (21 de noviembre de 2006). «Villena acoge el encuentro de doce asociaciones colombianas» (html). Consultado el 5 de noviembre de 2009.
  106. El Periódico de Villena (23 de octubre de 2006). . Consultado el 25 de diciembre de 2011.
  107. «Muestra Internacional de Cine y Derechos Humanos: Ediciones Recientes: España: Villena» (html) (2009). Consultado el 5 de noviembre de 2009.
  108. ine.es (ed.): «Población por sexo, municipios y nacionalidad (principales nacionalidades). Villena». Consultado el 21 de febrero de 2010.
  109. Jefatura del Estado (BOE n. 147 de 20/6/1985 (ed.): «Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.» (1985). Consultado el 8-12-2008.
  110. Presidencia de la Generalidad Valenciana - Archivo Histórico Electoral Histórico de elecciones municipales en la Ciudad de Villena.
  111. Presidencia de la Generalidad Valenciana - Archivo Histórico Electoral Resultado de las elecciones municipales en Villena año 2007.
  112. «22M elecciones». Público. Consultado el 29 de mayo de 2011.
  113. R.B. (28 de junio de 2009). «La guerra del PP en Villena amenaza el gobierno local». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  114. Ezequiel Moltó (22 de septiembre de 2009). «Un campista y un zaplanista llegan a las manos en la calle en Villena». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  115. Ezequiel Moltó (29 de diciembre de 2009). «La alcaldesa de Villena paraliza un pleno por la ausencia de los campistas». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  116. Ezequiel Moltó (26 de enero de 2010). «Cinco ediles afines a Camps dejan sola a la alcaldesa de Villena, del PP». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  117. Ezequiel Moltó (27 de enero de 2010). «El PP expulsa a los ediles campistas de Villena por abandonar el grupo». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  118. Ezequiel Moltó (27 de enero de 2010). «La alcaldesa de Villena achaca a «intereses personales» la marcha de los ediles críticos». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  119. Ezequiel Moltó (28 de enero de 2010). «Villena, un debate que empezó en la política y acabó a bofetadas». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  120. Ezequiel Moltó (29 de abril de 2010). «EL PSPV de Villena se parte en dos». El País. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  121. Carlos Prats (30 de abril de 2010). «Constituida la Gestora que habrá de solucionar la crisis interna del PSOE». El Periódico de Villena. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  122. Consejo General Procuradores de España (ed.): «Villena, partido judicial nº7 de Alicante/Alacant». Consultado el 26-10-2009.
  123. poderjudicial.es (ed.): «Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana. Villena». Consultado el 11 de marzo de 2010.
  124. BRU RONDA, C (1993). «La sobreexplotación de acuíferos y los planes de ordenación hidráulica en la cuenca del río Vinalopó, Alicante». Investigaciones geográficas (11):  pp. 93-107. http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/02472798658247729976613/catalogo11/05%20inve.pdf. 
  125. a b Concejalía de Urbanismo (1973). «Información socio-económica y urbanística». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (23). 
  126. «La huelga general de 1917». Alicante Vivo (30 de septiembre de 2008). Consultado el 26 de octubre de 2011.
  127. a b Pateco. Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana (2003). «La comarca del Alt Vinalopó» (pdf). Plan de acción comercial de Villena. Consultado el 09 de octubre de 2009.
  128. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Situación Socioeconómica». Villena ¡un tesoro! (3ª edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  129. Pateco. Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana (2002). «Área comercial de Villena». Plan de Acción Comercial de Villena.
  130. Pateco. Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana (2002). «Balance comercial». Plan de Acción Comercial de Villena.
  131. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España (20 de diciembre de 2010). «Planes de Competitividad». Consultado el 24 de diciembre de 2011.
  132. El Periódico de Villena (21 de junio de 2006). «Aprobado el Plan de Dinamización Turística de Villena». Consultado el 24 de diciembre de 2011.
  133. El Periódico de Villena (11 de julio de 2006). «El Consell declara Municipio Turístico a Villena». Consultado el 24 de diciembre de 2011.
  134. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Comunicaciones». Villena ¡un tesoro! (3 edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  135. a b c «Catálogo de carreteras de la Comunidad Valenciana» (en valenciano) (pdf). Conselleria de Infraestructuras y Transporte (2008). Consultado el 12 de agosto de 2009.
  136. Autobuses de Villena S.L. (ed.): «Autobuses de Villena». Consultado el 26 de octubre de 2009.
  137. Concejalía de Educación y Cultura de Villena (2005). EligM. 
  138. «Destinos desde Villena». Renfe. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  139. «Villena AVE» (shtml). Adif.es. Consultado el 20 de junio de 2013.
  140. R. BERNABEU (22 de mayo de 2008). «El AVE tendrá parada en Villena» (html). Las Provincias.es. Consultado el 26 de octubre de 2009.
  141. EP (28 de marzo de 2009). «La estación del AVE de Villena ocupará 2.500 metros cuadrados» (html). Las Provincias.es. Consultado el 26 de octubre de 2009.
  142. «Página principal». APADIS. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  143. «Sede Universitaria de Villena». Universidad de Alicante. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  144. «Prensa». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  145. «El Orejón». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  146. «La Verdad Católica». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  147. «Villena Obrera». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  148. «La Voz del Obrero». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  149. «Villena libre». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  150. «Página principal». El Periódico de Villena. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  151. «Página principal». Periódico Vinalopó. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  152. «Página principal». Portada.info. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  153. «Página principal». Diario Información. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  154. «Edición Alicante». Las Provincias. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  155. «Página principal». Villena.net. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  156. «Search Results for www.elperiodicodevillena.com». Alexa.com. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  157. «Emisoras de la cadena Ser en Alicante». Cadena Ser. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  158. guiadelaradio.com (ed.): «Emisoras de radio de Alicante y provincia». Consultado el 26 de octubre de 2009.
  159. «Estudio de audiencia de Radio Interior Villena». Infortécnica (2009).
  160. «Página principal». Intercomarcal TV. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  161. «Castillo la Atalaya o de los Pacheco» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  162. «Ayuntamiento (Palacio Municipal)» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  163. SOLER GARCÍA, José María (2002). «Monumentos: Vicisitudes del templo de Santiago». Villena : Prehistoria - Historia - Monumentos (1ª edición). Madrid: Imprenta Taravilla. p. 178. ISBN 84-95112-05-1. 
  164. «Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  165. «Santuario de Nuestra Señora de las Virtudes» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  166. «Los vecinos de San Antón piden un préstamo para las obras de la ermita». El Periódico de Villena (5 de enero de 2006). Consultado el 6 de junio de 2010.
  167. «El arte toma la Ermita de San Antón». El Periódico de Villena (14 de diciembre de 2006). Consultado el 6 de junio de 2010.
  168. «Graffiti, arte espontáneo en Alicante: Exposición itinerante, Villena». Marq (2008). Consultado el 6 de junio de 2010.
  169. «30 aniversario de la Constitución». Revista cultural del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la Universidad de Alicante (14 de noviembre de 2008). Consultado el 6 de junio de 2010.
  170. «La ermita de la Virgen del Pilar (Villena)». Alicante Vivo (4 de febrero de 2009). Consultado el 22 de febrero de 2010.
  171. Ortega Bordería, Dolores (2007). «Ermita Virgen del Pilar - Villena (Comunitat Valenciana)». Campaners de la Catedral de València. Consultado el 22 de febrero de 2010.
  172. «Asilo de Ancianos» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  173. «Plaza de Toros». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Sociedad. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  174. Diario Información (23 de agosto de 2007). «La plaza de toros de Villena será rehabilitada y tendrá carácter multiuso». Consultado el 26 de octubre de 2009.
  175. «La alcaldesa da las gracias a las personas y entidades participantes en la inauguración de la Plaza de Toros». El Periódico de Villena (28 de marzo de 2011). Consultado el 28 de marzo de 2011.
  176. AA.VV. (1999). Guía de Arquitectura de la Provincia de Alicante. Alicante: Instituto de Cultura Juan Gil Albert y el Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante. p. 284. 
  177. SOLER GARCÍA, José María (1969). El oro de los tesoros de Villena (htm). Edición digital: Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2005. Valencia: Servicio de Investigaciones Prehistóricas de la Diputación Provincial de Valencia, 22 p. (Serie de trabajos varios; 36). Consultado el 18 de octubre de 2009. 
  178. SOLER GARCÍA, José María (1980). «Breve historia de la Plaza Mayor». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (30). 
  179. «Plaza Mayor» (pdf). Generalitat Valenciana. Conselleria de Cultura i Esport. Direcció General de Patrimoni Cultural Valencià. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  180. a b c HERNÁNDEZ ALCARAZ, Laura; Luz Pérez Amorós; Marco Aurelio Esquembre Bebia; José Ramón Ortega Pérez (octubre de 2003). «La evolución urbana medieval de Villena: nuevos enfoques, nuevas propuestas». En Francisco Javier Jover Maestre; Concepción Navarro Poveda. De la medina a la vila: II Jornadas de Arqueología Medieval (1ª edición). Alicante, Elda: Excma. Diputación Provincial de Alicante y Centre d'EStudis Locals del Vinalopó. pp. 195–211. ISBN 84-96206-28-9. 
  181. GIMÉNEZ SOLER, Andrés (1932). «Doc. CLXXVII». Don Juan Manuel. Biografía y estudio crítico. Zaragoza: s.e. 
  182. Espinalt y García, Bernardo (1778). «Ciudad de Villena». El Atlante español ó Descripción general Geográfica, Cronológica, e Histórica de España, por Reynos, y Provincias: De sus ciudades, Villas, y Lugares mas famosos: de su Poblacion, Rios, Montes, &c. Adornado de estampas finas, que demuestran las Vistas perspectivas de todas las Ciudades: Trages propios de que usa cada Reyno, y Blasones que les son peculiares. Reyno de Murcia. Madrid: en la Imprenta de Pantaleón Aznar. pp. 152–156. 
  183. Concejalía de Urbanismo (1971). «Información socio-económica y urbanística». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (21). 
  184. Concejalía de Urbanismo (1978). «Obras Nuevas en nuestra ciudad». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (28). 
  185. Colectivo "Hierbabuena" (1982). «Información socio-económica y urbanística». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (32). 
  186. Colectivo "Rolde" (1988). «El futuro urbanístico de Villena: una propuesta para el debate». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (38). 
  187. Martínez, Luis D. (21 de diciembre de 2001). «Miles de vecinos de Villena exigen soterrar las vías que parten la ciudad». El País. Consultado el 21 de julio de 2013.
  188. Moltó, Ezequiel (21 de marzo de 2002). «El Gobierno prohíbe una manifestación en Villena». El País. Consultado el 21 de julio de 2013.
  189. «Esquembre, satisfecho por la adjudicación de la estación de AVE de Villena, espera ahora una reunión sobre el soterramiento». El Periódico de Villena (2 de octubre de 2012). Consultado el 21 de julio de 2013.
  190. SOLER GARCÍA, José María (1967). Los tesoros de Villena (htm). Editado por Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2005. [Madrid]: Otra ed.: Historia 16, Año VII, núm. 73 (mayo 1982), pp. 121-128. 
  191. SOLER GARCÍA, José María (2002). «Prehistoria: Cabeza escultórica del Museo Arqueológico de Villena». Villena : Prehistoria - Historia - Monumentos (1ª edición). Madrid: Imprenta Taravilla. p. 178. ISBN 84-95112-05-1. 
  192. SOLER GARCÍA, José María (1969). La "leona" ibérica del Zaricejo (Villena) y su contexto arqueológico. Editado por Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2005. [Madrid]: Otra ed.: Revista del Instituto de Estudios Alicantinos, núm. 7. pp. 68–76. 
  193. Universidad de Alicante. «Cultura romana» (en catalán). Consultado el 24 de diciembre de 2011.
  194. «Museo del Escultor Antonio Navarro Santafé». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  195. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Museos: Museo Escultor Navarro Santafé». Villena ¡un tesoro! (3ª edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  196. «Botijo». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  197. «Museo Festero». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  198. HERNÁNDEZ ALCARAZ, Laura; PÉREZ AMORÓS, María Luz; ROJAS NAVARRO, Alfredo. Villena ¡un tesoro!. Villena: Ayuntamiento de Villena. 2000
  199. DOMENE VERDÚ, J.F. Fiestas de Moros y Cristianos en honor de Ntra. Sra. de las Virtudes. En Moros y Cristianos · Villena. Villena: Ayuntamiento de Villena. 1999
  200. Esteve, Francisco; Esparcia, José Luis (1991). Historia de La Encina y su estación. Mesidor. 
  201. «La XXI edición nacional del Concurso de Jóvenes intérpretes “Ruperto Chapí” congregará a 103 jóvenes músicos procedentes de toda España». El Periòdic (4 de marzo de 2009). Consultado el 26 de octubre de 2011.
  202. «Página principal». Feria del Campo. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  203. Portal Oficial de Turismo de la Comunitat Valenciana (ed.): «Villena acoge la feria de artesanía festera y del campo» (2004). Consultado el 14 de octubre de 2009.
  204. Villena.net (14 de octubre de 2009). «VIII Edición del Mercado Medieval». Consultado el 14 de octubre de 2009.
  205. «Semana de Cine». Cine Club de Villena. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  206. El Periódico de Villena (26 de marzo de 2007). «Villena mostrará su experiencia en inmigración invitada por CAM». Consultado el 25 de diciembre de 2011.
  207. Diario Información (13 de septiembre de 2008). «El Festival de Folclore y Danzas incluye a grupos de Rusia, Madrid y Alicante». Consultado el 14 de octubre de 2009.
  208. Diario Alicante (12 de septiembre de 2009). «VILLENA CELEBRA SU XX FESTIVAL DE FOLKLORE.». Consultado el 14 de octubre de 2009.
  209. Federación Valenciana de Municipios y Provincias Villena. Ferias y mercados
  210. Gris Martínez, J.; Gómez Ruiz, A. J.; Molina Molina Á. L. et alii (1998). La venta no sedentaria de la Región de Murcia. Los mercados semanales. Dirección General de Comercio, Consumo y Artesanía. Consejería de Industria, Trabajo y Turismo. Consultado el 26 de octubre de 2011. 
  211. a b Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Gastronomía». Villena ¡un tesoro! (3ª edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  212. Laura Hernández Alcaraz, José Ayelo Pérez, ed. (2003). «Vino». Villena ¡un tesoro! (3ª edición). M.I. Ayuntamiento de Villena, en colaboración con el ITVA. ISBN 84-920501-0-1. 
  213. Fundación para la Cultura de Vino, ed (2007). «Murcia y Valencia:vinos con sabor mediterráneo». Terruños (Madrid) (18):  pp. 4-45. http://www.culturadelvino.org/mobile/actividades/pdf/publicaciones/terrunos18.pdf. Consultado el 24 de diciembre de 2011. 
  214. M.I. Ayuntamiento de Villena (ed.): «Licores» (2009). Consultado el 14 de octubre de 2009.
  215. SOLER GARCÍA, José María (1977). «Notas sobre la Villena islámica». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (27). 
  216. SOLER GARCÍA, José María (2006). Fundación Municipal José María Soler (ed.): «Historia de Villena: desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII» (pdf) pág. 78. Villena: Digitalizado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  217. PUCHE ACIÉN, José (1986). «Villena en Azorín, Aub y otros». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (36). 
  218. Azorín (1981). Las confesiones de un pequeño filósofo (3ª edición). Espasa-Calpe: Selecciones Austral. 
  219. Azorín (1970). Antonio Azorín. Labor. 
  220. Aub, Max (1970). La calle Valverde. Barcelona: Seix Barral. 
  221. Generalitat Valenciana. Conselleria d'Educació Análisis de los resultados del Censo de Habitantes de 1991. Grado de conocimiento de valenciano en los municipios de la Comarca de l'Alt Vinalopó.
  222. Generalitat Valenciana. Conselleria d'Educació Conocimiento y uso social del valenciano (2004).
  223. El Periódico de Villena (6 de febrero de 2006). «Presentado el Cancionero de Soler». Consultado el 21 de octubre de 2009.
  224. ROJAS, Alfredo; Vicente PRATS (2002). De Villena y los Villeneros (1ª edición). Villena: Apadis, M.I. Ayuntamiento de Villena y C.A.M. ISBN 84-607-4789-1. 
  225. TORREBLANCA ESPINOSA, M. (1971). «Introducción a la Historia Lingüística de Villena». Revista Villena (Villena: Ayuntamiento de Villena) (21). 
  226. Penny, Ralph (2006). Gramática histórica del español. Barcelona: Ariel. ISBN 84-344-8265-7. 
  227. Francisco Gómez Ortín. «El dialecto murciano y sus variedades». Universidad de Murcia. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  228. ARCHENT AVELLÁN, Gaspar (1970). «Recuerdos de antaño». Romancero villenense. Villena: Historia - Tradición - Leyenda (2ª edición). Valencia: Imprenta-Editorial J. Doménech. pp. 26–30. 

    «Dime, Jelipe ¿t'acuerdas // de cuando éramos chiquillos» [...] «y las pelucas que gastan // lo mesmo que si juan indios» [...] «u a veces disca una juente, // si se presentaba el caso» [...]

  229. «Polideportivo Municipal de Villena». Alicante Virtual.es. Consultado el 27 de octubre de 2009.
  230. El Periódico de Villena (1 de junio de 2010). «Abierta la inscripción para las 12 horas del Círculo Agrícola Mercantil Villenense». Consultado el 24 de diciembre de 2009.
  231. Equelite. «Instalaciones». Consultado el 27 de octubre de 2009.
  232. Concejalía de Turismo del M. I. Ayto. de Villena (2009). Rutas de Villena: Caminando por nuestra historia. 
  233. Concejalía de Turismo (2009). «Folletos de las 22 rutas de Villena». Villena ¡un tesoro!.
  234. «Parapente». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Sociedad. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  235. «Carreras de orientación». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Sociedad. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  236. «Página principal». Villena C.F.. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  237. «Página principal». V-74. Consultado el 26 de octubre de 2011.
  238. «Página principal». Consultado el 30 de diciembre de 2011.
  239. a b El Periódico de Villena (6 de agosto de 2008). «Peñafiel, ciudad hermana de Villena, participará en la XIII Feria del Campo». Consultado el 30 de agosto de 2009.

    La Concejalía de Agricultura ha invitado a los Ayuntamientos de Escalona y Peñafiel

  240. IHERMAS (26 de septiembre de 2008). Diario Información (ed.): «La Feria del Campo de Villena abre hoy con más de 160 expositores». Consultado el 30 de agosto de 2009.

    Por primera vez, Peñafiel, ciudad hermanada con Villena...

Generales[editar]

Enlaces externos[editar]