Sartén

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sartén de acero inoxidable.
Sartenes con revestimiento antiadherente.

Una sartén es un utensilio de cocina, usado para freír y saltear, generalmente en aceite o mantequilla. Consiste en un recipiente metálico de bordes bajos y abiertos y una manija que puede ser plástica (baquelita), del mismo metal o de madera, para sujetarlo. Actualmente muchas vienen recubiertas de teflón antiadherente, que facilita la cocción o fritura de los alimentos al evitar que se peguen los alimentos a la sartén.

Terminología y género[editar]

En diversas partes de España se llama (o llamaba) también padilla o paila. En catalán se llama paella.

El uso de la palabra sartén, posee claras variaciones dependiendo de la zona geográfica. Los defensores del género masculino de sartén suelen argumentar que, aunque en latín sartago era femenino, en general, todos los sustantivos terminados -én son masculinos: andén, edén, almacén, terraplén, y que por eso herrén y llantén, que eran femeninos en latín (ferrago, plantago), se han hecho masculinos en castellano. Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), sartén pertenece al género femenino, aunque la RAE observa que «en muchos lugares de América y España es usado como masculino». Parece que «el sartén» es uso general en gran parte de América y su empleo está documentado también en Asturias, Bilbao y Canarias.

Características[editar]

Verduras salteadas en una sartén tipo wok.

Los materiales más comunes de fabricación de sartenes son:

  • Aluminio: es un material ligero que consigue una óptima distribución del calor. Sin embargo, no está indicado para cocinas de inducción. El aluminio es un material oxidable.
  • Acero no aleado. Es apropiado para todo tipo de cocinas.
  • Metales de fundición como acero fundido, hierro fundido y aluminio fundido: tienen el inconveniente de pesar más, pero son las preferidas por los grandes chefs debido a que no se sobrecalientan fácilmente y el calor se reparte de manera más uniforme. Gracias a que el material es más grueso, permiten más usos que sólo freír y saltear.
  • De cobre: estaban más extendidas en la antigüedad, aunque su uso ha quedado restringido por el elevado precio del cobre, tiene como ventajas la elevada transmisión térmica (no guarda calor, aunque también puede ser una desventaja), su ligereza, y que el cobre es inoxidable.
  • Acero inoxidable: puede presentar problemas en las mencionadas cocinas de inducción.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikilibros