Villa romana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Visión moderna de una villa romana (Jean Achille Benouville).
Domusitalica.png

La villa romana originalmente era una morada rural cuyas edificaciones formaban el centro de una propiedad agrícola en Roma Antigua. Constituyen uno de los ejemplos más notables de edificación romana.

Historia y orígenes[editar]

Sus orígenes se remontan a las villas griegas del siglo V a. C. y aparecen en la zona del Lacio un siglo más tarde. Estas propiedades podían consistir en pequeñas haciendas dependientes de trabajo familiar o por el contrario en grandes propiedades, con trabajadores esclavos, o siervos. En los siglos II y I a. C. se produce un crecimiento económico y la paulatina desaparición de los pequeños agricultores paralela a un significativo aumento de los latifundios. Esto repercute positivamente en las villae, cuya parte residencial pasa a ser cada vez más sofisticada y elegante constituyéndose en magníficas domus. Construidas frecuentemente en torno a un patio, comenzaban a ser edificadas como casas de campo para los ricos, siendo cultivadas por arrendatarios y supervisadas por un administrador (vilicus). La mayoría de estas villas son abandonadas a finales del siglo II d. C. y las que perduran son transformadas de forma radical. Las causas son, fundamentalmente, un reestructuramiento de la producción motivado por la concentración de tierras y la competencia con la producción africana. A partir del siglo IV muchas se transforman en lugares de culto y algunas compaginan ambas funciones, constituyéndose en un factor importante de la cristianización del mundo rural. En en valle del Guadalquivir perduran algunas villas hasta el siglo VII transformadas en iglesias cristianas. Las invasiones bárbaras unidas a un cambio en la cultura y en la propiedad acaban con las últimas villas.

La villa suburbanae (urbanas): Residencia de la aristocracia romana, tiene su origen el el palacio helenístico. A partir del siglo I a. C. el peristilo es el espacio dominante, desplazando al atrio. Se han hallado en la Campania y el Lacio. La mejor conservada es La villa de los misterios en Pompeya del siglo II a. C. La villas suburbanae pueden ser de varias clases: con atrio; con atrio y peristilo, con peristilo, con pabellones y en forma de hemiciclo o de "U".

Las villas imperiales: Son edificaciones donde residía el emperador, por ello están bien protegidas y su grandiosidad y exquisita decoración dan muestras del poder imperial. Comienzan a construirse a partir del siglo I d. C. con la llegada del nuevo régimen.La más antigua de las conocidas es la del emperador Tiberio en Capri, construida en una isla. La villa de Adriano en Tívoli es una de las más impresionantes y en ella se dan cabida los monumentos más representativos del imperio.

Villas romanas conservadas[editar]

Pavimento -mosaico, de opus tesellatum, polícromo y con temática variada- de la villa del Camino de Albalate (Calanda), sito en el Museo Provincial de Teruel.

En el territorio español se encuentran numerosos restos arqueológicos de villas romanas, vestigios de la Hispania romana, donde se conocen más de 500 villae. Entre ellas se pueden citar la villa romana de "La Vega o Villa aurea" en Villoria (Salamanca) , villa romana de "El Ruedo" en Almedinilla (Córdoba), villa romana de Cambre en Cambre (A coruña), villa romana La Olmeda en Palencia , villa romana de Almenara-Puras en Valladolid y villa tardorromana de Camarzana de Tera ( Zamora),las villas romanas de Toralla en Vigo, la villa romana de Camesa-Rebolledo en el sur de Cantabria, las de Bruñel en Quesada (Jaén), las de Ròtova (Valencia), la Villa romana de Río Verde en Marbella (Málaga) y la villa romana de Torre Llauder en Mataró (Barcelona) y la villa-mausoleo de Centcelles en Constantí (Tarragona). Algunas de ellas han sido musealizadas, tales como la Villa de las Musas en Arellano (Navarra). Algunos ejemplos como el de Torreáguila se encuentran en muy buen estado para ser estudiados.

Fuera del territorio de la Hispania romana destaca por su grandiosidad, entre otras muchas, la Villa Adriana en Italia, una de las más espectaculares, construida en el siglo II por el emperador romano Adriano. Otros ejemplos en Italia son la villa romana del Casale y las numerosas villas en el entorno de Pompeya y Herculano. En Francia destacan las villas galo-romanas de Montmaurin, Loupian y Séviac, mientras que en Inglaterra destaca la villas de Villa romana de Lullingstone. Otra destacadas villas romana es la de Villa romana de Armira en Bulgaria.

Bibliografía[editar]

  • Branigan, Keith 1977. The Roman villa in South-West England
  • Hodges, Richard, and Riccardo Francovich 2003. Villa to Village: The Transformation of the Roman Countryside (Duckworth Debates in Archaeology)
  • Frazer, Alfred, editor. The Roman Villa: Villa Urbana (Williams Symposium on Classical Architecture, University of Pennsylvania, 1990)
  • Johnston, David E. 2004. Roman Villas
  • McKay, Alexander G. 1998. Houses, Villas, and Palaces in the Roman World
  • Percival, John 1981. The Roman Villa: A Historical Introduction
  • du Prey, Pierre de la Ruffiniere 1995. The Villas of Pliny from Antiquity to Posterity
  • Rivert, A. L. F. 1969. The Roman villa in Britain (Studies in ancient history and archaeology)
  • Shuter, Janet 2004. Life in a Roman Villa (series Picture the Past)
  • Smith, J.T. 1998. Roman Villas

Enlaces externos[editar]