Piscina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Piscina más grande del mundo en San Alfonso del Mar, Chile
Piscina en la Universidad de Stirling.
Jóvenes lanzándose desde el Tobogán de la Piscina del Complejo Turístico ''Paraíso'' en Chillán, Chile.
Piscina en Mosul, Irak.
Piscina residencial en México.

Una piscina es un estanque artificial destinado al baño y deportes como la natación.

Etimología[editar]

La palabra piscina viene del latín y originalmente se utilizaba para designar pozos para peces de agua dulce o salada. También se utilizó para designar los depósitos de agua conectados a los acueductos. Los primeros cristianos utilizaron la palabra piscina para designar la pila bautismal. Efectivamente, antes de la invención de las depuradoras, en las albercas, de baño o decorativas, al aire libre, se utilizaban peces para la limpieza del agua, puesto que se comían las larvas de insectos, y de ahí viene el nombre.

En algunos países, particularmente México, se utiliza la palabra alberca, de origen árabe, en vez de piscina. En otros, como Argentina, se la denomina pileta.

Historia[editar]

Existe una larga tradición de construcciones artificiales dedicadas al baño, entre las que destacan los numerosos yacimientos de termas romanas, como los encontrados en la ciudad inglesa de Bath, a la que dan nombre.

Construcción[editar]

Asimismo, existen varias modalidades, como las fijas, las portátiles y las desmontables. Y de distintos materiales, como acero inoxidable, poliéster, de hormigón armado, recubiertas de mosaico, etc.

Dimensiones de piscinas deportivas[editar]

Dentro del ámbito deportivo podemos diferenciar tres grandes tipos de piscinas:

  • Piscina de 50 metros, o piscina olímpica, denominada así por ser la piscina oficial de los Juegos Olímpicos.
  • Piscina de 25 metros, o piscina corta ("semiolímpica").
  • Piscina de saltos, de menores dimensiones pero de mayor profundidad. También se le conoce como "fosa".

Sus usos deportivos son muy variados, utilizándose en el campo de la natación, el waterpolo, la natación sincronizada o los saltos acrobáticos.

Métodos de depuración[editar]

Hoy en día las piscinas han experimentado un significativo avance tecnológico, sobre todo en términos de depuración del agua. Se emplean derivados de cloro para mantenerlas limpias, y se controla su pH y en ocasiones incluso la temperatura del agua.

También se puede optar por las piscinas naturales, que realizan la depuración del agua sin utilizar productos químicos gracias a un filtro biológico formado por plantas acuáticas y una serie de gravas que limpian el agua de insectos y larvas indeseadas. La calidad del agua es similar a la de un río o un estanque limpio, y se evitan las molestias producidas por el cloro como los ojos rojos, las reacciones alérgicas, el olor o la sequedad de la piel y el cabello.

Cloro[editar]

En el cuidado del agua de una piscina de cloro es necesario tener en cuenta una serie de parámetros:

Parámetros normales en una piscina
Porcentaje de cloro libre 0.90 - 1.50 mg/L (1,5 - 2,0 ppm)[cita requerida] El cloro puede añadirse directamente, o producirse mediante hidrólisis de sales.
Salinidad 4 g/L (4 kg/m³) De vez en cuando, puede ser necesaria la aportación de sal.
pH 7,2 - 7,6 (ideal 7,2 - 7,4) Puede reducirse mediante la adición de ácido, y aumentarse mediante la adición de una base (pH +), tal como el bicarbonato sódico, de fórmula NaHCO3.
TAC, Alcalinidad total 8 - 15 ºf (80 - 150 ppm) Una alcalinidad baja produce un nivel de pH inestable
TH, dureza < 40 ºf (<400 ppm) Para reducir la dureza (ablandar) del agua, se realiza un proceso de descarbonatación, mediante la adición de carbonato de sodio, de fórmula Na2 CO3.

Para alcanzar estos valores, se requieren una serie de productos químicos:

  • Estabilizante del cloro
  • Tratamiento antialgas
  • Tratamiento floculante
  • Anticalcáreo
  • Antimanchas de pared
  • Clarificante
  • Tratamientos antihongos

Filtro biológico[editar]

Las piscinas naturales no utilizan ningún producto químico, realizan la depuración del agua gracias a un sistema de gravas y plantas acuáticas que limpian el agua de insectos y larvas indeseadas. La calidad del agua es similar a la de un río o un estanque limpio, y se evitan las molestias producidas por el cloro, como los ojos rojos, las reacciones alérgicas, el olor o la sequedad de la piel y el cabello.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]