Fruta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Frutería en el mercado de La Boquería.

Se denomina fruta a aquellos frutos comestibles obtenidos de plantas cultivadas o silvestres que, por su sabor generalmente dulce-acidulado, por su aroma intenso y agradable, y por sus propiedades nutritivas, suelen consumirse mayormente en su estado fresco, como jugo y/o como postre (y en menor medida, en otras preparaciones), una vez alcanzada la madurez organoléptica, o luego de ser sometidos a cocción.

La definición del diccionario de la Real Academia Española no es específica: fruto comestible de ciertas plantas cultivadas; p. ej. la pera, la guinda, la fresa, etc. Sin embargo, por los ejemplos dados, se evidencia que el término fruta refiere a frutos para uso prioritario (aunque no excluyente) como postre, producidos en su mayoría por plantas leñosas (es decir, árboles frutales; por ejemplo, manzano, peral, melocotonero o durazno, ciruelo, cerezo, albaricoquero o damasco, higuera, vid, naranjo, mandarino, limonero, banano, mango, papaya, chirimoya, guayabo, etc.) o por plantas semileñosas (arbustos frutales; por ejemplo, arándano, zarzamora, frambuesa, boysenberry, etc.) y, en mucha menor medida, por plantas herbáceas (por ejemplo, frutilla o fresa).

Las frutas son fuente de energía para nuestro organismo por su alto contenido en fibra y antioxidantes, por lo tanto nos beneficiamos de todos sus nutrientes y vitaminas que esta posee.

El consumir frutas hidrata nuestro organismo, ayuda al correcto funcionamiento del aparato digestivo, generalmente no aportan grasa, excepto en los frutos secos que son fuente de ácidos grasos esenciales para nuestro organismo.

Como alimento, las frutas tienen propiedades alimenticias de interés para la salud humana. En general, son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Aportan pocas calorías y un alto porcentaje de agua (entre 80 y 95 %).

Clasificación de la fruta[editar]

Hay diferentes formas de clasificar la fruta, según sea su tipo, la forma de recolección o el proceso de maduración.

  • Según sea el fruto:
    • Frutas de hueso o carozo: son aquellas que tienen una semilla encerrada en un endocarpio duro, esclerificado; como el damasco (albaricoque) o el durazno (melocotón).
    • Frutas de pepita o pomáceas: son frutos derivados de un receptáculo engrosado , como la pera y la manzana, poseen 5 semillas sin cubiertas esclerificadas.
    • Frutas de grano: son las frutas resultantes de un receptáculo engrosado, cuyos frutos verdaderos (aquenios) presentan aspecto de minúsculas semillas en su interior. Tal es el caso del higo, fruto que recibe el nombre botánico de sicono.
  • Según el tiempo desde su recolección hasta que es consumida:
    • Fruta fresca: cuando el consumo se realiza inmediatamente o a los pocos días de su recolección, de forma directa, sin ningún tipo preparación o cocinado.
    • Fruta seca, desecada o pasa: es la fruta que, bien naturalmente, bien por un proceso de desecación artificial, tiene en su composición menos de un 50% de agua, y gracias a ello se puede consumir meses, e incluso años, después de su recolección como las nueces en general (incluyendo las castañas y las avellanas), los cacahuates, el cacao, las pasas o los orejones.
Las uvas, fruta mediterránea obtenida de la vid. Se trata de una típica fruta no climatérica.
  • Según el tipo de maduración (en la maduración de la fruta puede producirse o no un incremento de la tasa respiratoria, acompañado de un incremento en la síntesis de etileno, que se denomina climaterio y que sirve para clasificarlas):[1]
    • Frutas climatéricas: son aquéllas que muestran un incremento más o menos marcado en la tasa respiratoria y en la síntesis de etileno. Entre las frutas climatéricas se cuentan: la manzana, la pera, el plátano o banana, el melocotón, el albaricoque, el kiwi ,la chirimoya y la fresa, entre otras. Estas frutas evidencian una maduración coordinada por el etileno, que regula los cambios de color, sabor, textura y composición. Estas frutas suelen almacenar almidón (Leucoplastos) como hidrato de carbono de reserva durante su crecimiento. El almidón puede hidrolizarse durante la maduración dando lugar a azúcares simples que otorgan sabor a la fruta. Este proceso sucede aunque la fruta sea separada de la planta inmediatamente antes de madurar (estado preclimatérico). Por ello, se suele aprovechar este carácter para recolectar ese tipo de fruta en estado preclimatérico, para almacenarla en condiciones controladas de forma que la maduración no tenga lugar hasta el momento de la comercialización.
    • Frutas no climatéricas, no presentan variaciones sustanciales en la tasa respiratoria o en la síntesis de etileno durante la maduración. Además, el etileno no coordina los cambios organolépticos principales (sabor, aroma, textura) durante la maduración. Entre las frutas no climatéricas se encuentran: las cerezas en general, la naranja, el limón, la mandarina, la piña,y la uva,entre otras. Estos frutos no almacenan almidón antes de la maduración, razón por la cual no deben ser separados de la planta antes de alcanzar la madurez organoléptica. La recolección se debe realizar después de alcanzada la madurez, pues no mejoran su sabor y aroma luego de separadas de la planta.

En cualquier caso, la velocidad de maduración y la vida en postcosecha no se asocia con el carácter climatérico o no climatérico de las frutas, sino con la respiración: cuanto mayor es la tasa respiratoria (constante o no), mayor es la perecibilidad de la fruta.[1] Por ejemplo, la manzana es una fruta climatérica que evidencia un pico en la producción de etileno y en la tasa respiratoria durante su maduración. Sin embargo, su tasa respiratoria media-baja le asegura una vida en postcosecha más prolongada que la de algunos frutos no climatéricos, como las fresas, las zarzamoras o las frambuesas que poseen tasas respiratorias más elevadas.

Hay además algunos grupos de frutas que se distinguen por tener ciertas características comunes:

Composición de la fruta[editar]

Diferentes frutas de Barro Colorado, Panamá.

La composición química de las frutas depende sobre todo del tipo de fruta y de su grado de maduración.

  • Agua: Más del 80 % y hasta el 90 % de la composición de la fruta es agua. Debido a este alto porcentaje de agua y a los aromas de su composición, la fruta es muy refrescante.
  • Glúcidos: Entre el 5 % y el 18 % de la fruta está formado por carbohidratos. El contenido puede variar desde un 20 % en el plátano hasta un 5 % en el melón, sandía y fresas. Las demás frutas tienen un valor medio de un 10 %. El contenido en glúcidos puede variar según la especie y también según la época de recolección. Los carbohidratos son generalmente azúcares simples como fructosa, sacarosa y glucosa, azúcares de fácil digestión y rápida absorción. La presencia de almidón se verifica en frutas climatéricas aún inmaduras; con la maduración, se produce la hidrólisis del almidón en azúcares simples.
  • Fibra: Aproximadamente el 2 % de la fruta es fibra dietética. Los componentes de la fibra vegetal que nos podemos encontrar en las frutas son principalmente pectinas y hemicelulosa. La piel de la fruta es la que posee mayor concentración de fibra, pero también es donde nos podemos encontrar con algunos contaminantes como restos de insecticidas, que son difíciles de eliminar si no es con el pelado de la fruta. La fibra soluble o gelificante como las pectinas forman con el agua mezclas viscosas. El grado de viscosidad depende de la fruta de la que proceda y del grado de maduración. Las pectinas desempeñan por lo tanto un papel muy importante en la consistencia de la fruta.
  • Vitaminas: Como los carotenos, vitamina C, vitaminas del grupo B. Según el contenido en vitaminas podemos hacer dos grandes grupos de frutas:
    • Ricas en vitamina C: contienen 50 mg/100. Entre estas frutas se encuentran los cítricos, también el melón, las fresas y el kiwi.
    • Ricas en vitamina A: Son ricas en carotenos, como los albaricoques, melocotón y ciruelas.
  • Sales minerales: Al igual que las verduras, las frutas son ricas en potasio, magnesio, hierro y calcio. Las sales minerales son siempre importantes pero sobre todo durante el crecimiento para la osificación. El mineral más importante es el potasio. Las que son más ricas en potasio son las frutas de hueso como el albaricoque, cereza, ciruela, melocotón, etc.
  • Valor calórico: El valor calórico vendrá determinado por su concentración en azúcares, oscilando entre 30-80 Kcal/100 g. Como excepción tenemos frutas grasas como el aguacate que posee un 16 % de lípidos y el coco que llega a tener hasta un 60 %. El aguacate contiene ácido oleico que es un ácido graso monoinsaturado, pero el coco es rico en grasas saturadas como el ácido palmítico. Al tener un alto valor lipídico tienen un alto valor energético de hasta 200 Kilocalorías/100gramos. Pero la mayoría de las frutas son hipocalóricas con respecto a su peso.
  • Proteínas y grasas: Los compuestos nitrogenados como las proteínas y los lípidos son escasos en la parte comestible de las frutas, aunque son importantes en las semillas de algunas de ellas. Así el contenido de grasa puede oscilar entre 0,1 y 0,5 %, mientras que las proteínas puede estar entre 0,1 y 1,5 %.
  • Aromas y pigmentos: La fruta contiene ácidos y otras sustancias aromáticas que junto al gran contenido de agua de la fruta hace que ésta sea refrescante. El sabor de cada fruta vendrá determinado por su contenido en ácidos, azúcares y otras sustancias aromáticas. El ácido málico predomina en la manzana, el ácido cítrico en naranjas, limones y mandarinas y el ácido tartárico en la uva. Por lo tanto los colorantes, los aromas y los componentes fénolicos astringentes aunque se encuentran en muy bajas concentraciones, influyen de manera crucial en la aceptación organoléptica de las frutas.

Son tanto más blandas cuanto más pectina soluble tienen.[cita requerida].

Consumo[editar]

Frutas tropicales.

Las frutas pertenecen al grupo 5 de la rueda de alimentos, ricos en azúcares, vitaminas C y A y sales minerales, representada en dicha rueda de color verde. Por su alto contenido en vitaminas y sales minerales pertenece al grupo de alimentos reguladores. Las frutas se localizan en el segundo piso de la pirámide de alimentos, es decir, que se recomienda la ingesta de 4 piezas de fruta en niños y 2 piezas en el adulto al día. A pesar de que en la clasificación general por grupos, las verduras y frutas están en grupos diferentes, los nutrientes que contienen son similares, aunque en el caso de las frutas el contenido en hidratos de carbono es más elevado y ello las convierten en alimentos un poco más energéticos. Por lo tanto:

La fruta no puede ser substituida por otros postres más modernos sin desequilibrar nuestra alimentación. Forma parte de nuestro comportamiento alimentario tomar fruta después de las principales comidas, aunque hoy día se sustituye con frecuencia por productos lácteos, es preciso decir que esta sustitución no es adecuada si se hace de forma habitual, debiendo hacerse sólo en ocasiones especiales.[2]

Proceso de maduración y evolución[editar]

Las transformaciones que se producen en las frutas debido a la maduración son:

  • Degradación de la clorofila y aparición de pigmentos amarillos nombrados carotenos y rojos, denominados Antocianina|antocianos.
  • Degradación de la pectina que forma la estructura.
  • Transformación del almidón en azúcares y disminución de la acidez, así como pérdida de la astringencia.

Estas transformaciones pueden seguir evolucionando hasta el deterioro de la fruta. El etileno es un compuesto químico que genera la fruta antes de madurar y es fundamental para que la fruta madure. El etileno es un compuesto derivado halogenado. En las frutas maduras su presencia determina el tiempo de la maduración, por lo que el control de su producción será clave para su conservación. En las no climatéricas la presencia de etileno provoca una intensificación de la maduración.

La manipulación de la maduración se puede hacer modificando la temperatura, la humedad relativa y los niveles de oxígeno, dióxido de carbono y etileno.

Proceso de conservación[editar]

La fruta debe ser consumida, principalmente como fruta fresca. Un almacenamiento prolongado no es adecuado; tampoco sería posible para algunos tipos de fruta, como las cerezas o las fresas. Muchas especies de frutas no pueden ser conservadas frescas, porque tienden a descomponerse rápidamente. Para la conserva o almacenamiento de la fruta hay que tener en cuenta que la temperatura ambiental elevada favorece la maduración ya que la temperatura demasiado alta puede afectar al aroma y al color. La fruta que se almacena debe estar sana, no deteriorada y exenta de humedad exterior. No se aconseja guardar juntas diferentes variedades de fruta ni las frutas con hortalizas, sobre todo con la patata, ya que se piensa que puede influir en la maduración. No se aconseja guardar los plátanos en la nevera porque el aroma y el aspecto se deterioran. El resto de las frutas si pueden guardarse en el frigorífico. Se recomienda guardar las frutas delicadas como máximo dos días, una semana las frutas con hueso, y unos diez días los cítricos maduros. Las manzanas y peras pueden guardarse algunos meses en una habitación fresca a unos 12 grados, aireada y oscura con un 80 y 90 % humedad. En la conservación a gran escala o industrial de la fruta el objetivo más importante para alcanzar dicha conservación será el control de su respiración, evitando la maduración de las frutas climatéricas e intentando que la maduración de las frutas no climatéricas sea lo más lento posible. La fruta antes de madurar se conserva en ambientes muy pobre en oxígeno, y si es posible con altas concentraciones de anhídrido carbónico. Deben colocarse en lugares oscuros y con temperaturas inferiores a los 20 °C. Estas condiciones controlan la producción de etileno. La fruta ya madura debe mantenerse en condiciones de poca luz, bajas temperaturas entre 0 y 6 grados centígrados y alta humedad relativa, próxima al 90 %. Hay que separar las frutas maduras de las que no lo están, ya que una sola pieza puede hacer madurar al resto.

Fruta en estética[editar]

Las frutas no solo nos cuidan por dentro, numerosas investigaciones han demostrado las múltiples propiedades y las distintas aplicaciones que tiene este alimento.

La Frutoterapia es una técnica terapéutica basada en el estudio de las sustancias nutricionales y medicinales de los frutos. Esta terapia de salud y belleza estimula diferentes partes del cuerpo, calma las dolencias, cuida y rejuvenece la piel y corrige disfunciones del organismo. Por un lado, los últimos lanzamientos cosméticos las incorporan en sus fórmulas, también diversos centros de estética en todo el mundo ya realizan tratamientos con frutas. Cada una aporta diversos beneficios para el organismo y a nivel estético según cada tipo de piel de cada persona.

Las envolturas frutales que se aplican sobre el cuerpo son comestibles porque están elaboradas con productos naturales, 100 % fruta fresca. No llevan componentes cosméticos, los únicos componentes son los propios de la fruta natural que están micronizados y deshidratados. Justo en el momento de la aplicación se mezclan con agua para obtener una especie de gelatina o mermelada que se emplea como mascarilla directamente sobre la piel.

El masaje de frutas se puede combinar con diferentes técnicas en función de los resultados que se busquen, si se pretende luchar contra la celulitis, un tratamiento efectivo se obtiene al combinarlo con el tratamiento de Chocolaterapia. Otras terapias que pueden enriquecer los tratamientos con fruta son la mezcla de éstas con algas y barros.

Una guía de todos sus beneficios:

Las cerezas son ricas en melatonina, una hormona natural contra el envejecimiento

El melón cuida y suaviza la piel.

Membrillo, efectivo para combatir arrugas faciales.

La pulpa triturada de Coco es un buen acondicionador para el cabello, fortifica la piel.

En cuanto a las vitaminas, las frutas tropicales son ricas en vitamina C, hasta el extremo de ser la segunda fuente más importante después de los cítricos. Una vitamina presente en muchas cremas de belleza ya que aportan hidratación y luminosidad.

El albaricoque es el mejor “peeling” natural, gran regenerador celular, con esta fruta se puede realizar una estupenda mascarilla para pieles fatigadas.

La pera es una fruta adecuada para combatir el acné.

El Aguacate es rico en óleos naturales, VITAMINAS A, B y Y, hierro, calcio y fósforo, es excelente para la piel seca y áspera.

Melocotón, conocida por su textura, esa fruta es comparada a las pieles más sedosas y contiene VITAMINA A, C y potasio, siendo recomendada para pieles cansadas y que perdieron el brillo.

La Manzana es excelente fuente de VITAMINA A y C, además de diversas sales minerales como calcio, fósforo y hierro que ayudan en la lucha contra el estrés físico y emocional. Es indicada para reequilibrar la hidratación de la piel y renovar las células de los efectos nocivos del sol.

Una de las frutas de mayor poder antioxidante es la Piña, rica en vitamina C y que promueve verdaderos milagros contra arrugas y marcas de expresión. Muy recomendable frente a la celulitis.

Fresa, acción desintoxicante de la piel, anti radicales libres, estimula la circulación sanguínea, deja la piel más clara, más blanda y lozana. Contiene sales minerales y vitaminas con acción hidratante.

El limón, astringente, refrescante y aclarador, además de un buen tónico para la piel grasa; y el melocotón (suavizante y limpiador) es la mejor mascarilla para pieles fatigadas.

El agua de la flor de naranja hidrata la piel a la vez que la limpia y la tonifica. Esta fruta favorece el incremento de colágeno, responsable de la firmeza de la piel, al mismo tiempo que fomenta la buena cicatrización. Su alto contenido en vitamina C aumenta su poder antioxidante, retrasando el envejecimiento prematuro.

La ciruela es diurética y descongestiona el hígado; la mandarina, digestiva y tónica; se sirven del membrillo para combatir las arrugas faciales; de la fresa para aclarar, suavizar y nutrir la tez; de la uva como limpiadora; y del plátano como producto nutritivo y mineralizante, sobre todo para las pieles secas, agotadas y sin brillo.

La papaya esconde muchos atributos bajo su seductor aspecto exótico, uno de ellos es el alto contenido en enzimas de Papaína. Esta enzima tiene la capacidad de neutralizar los ácidos gástricos y ayuda a descomponer proteínas, mejorando la digestión y la combustión de grasas, con lo cual desarrolla un efecto adelgazante, desintoxicante y depurativo de forma completamente natural. Ademas, se realizan marcarillas faciales para eliminar células muertas. Gran cicratizante.

Tratamientos naturales a base de uva, son de ayuda para combatir la tan odiada celulitis. Con el tipo de uva rojiza la que contiene propiedades idóneas para que la piel se revitalice gracias a su alto contenido de polifenoles, procianidoles y antocianósidos. Según parece, el efecto antioxidante de este tipo de uvas es superior al de la vitamina E. Se realiza un peeling corporal a base de un micronizado de uva roja, que ayuda a mejorar la microcirculación y aumenta la receptividad de la piel.

Preparación[editar]

Para poder disfrutar de fruta todo el año, se procede a su conservación:

Pasas de corinto y sultanas.
Conserva
En latas o frascos de vidrio calentados en ausencia de aire. Las bacterias son eliminadas por calor y se evita la posterior introducción de las mismas en el recipiente por un cierre hermético al vacío.
Secado
Es el método de conservación más económico de frutas, sobre todo para manzanas, ciruelas, albaricoques y uva. Se trocean y se secan al aire. La eliminación del agua de la fruta por desecación constituye un método indicado para inhibir el crecimiento de microorganismos y para inactivar enzimas, si se acompaña de pretratamientos complementarios. Las frutas desecadas contiene alrededor de un 20 % de agua, 3 % de proteínas, 70 a 5 % de glúcidos asimilables y 3 a 5 % de fibras. Son, por tanto, alimentos ricos en energía y minerales, y si la deshidratación está bien realizada, constituyen una excelente fuente de vitamina A y C. Durante la deshidratación las pérdidas de ácido ascórbico pueden variar entre el 10 % y 50 % y las de la vitamina A entre el 10 % y el 20 %. El empleo de compuestos azufrados destruye la vitamina B1. La fruta seca presenta un contenido bajo en humedad, lo que hace que se conserve durante más tiempo y no haya que consumirla recién recolectada.
Azucarado
Para su preparación se parte en trozos la fruta, se colocan en recipientes limpios y se cubren con capas de azúcar, se cierran los botes y se guardan en lugar fresco. El azúcar extrae la humedad de las bacterias, inhibiendo su desarrollo y reproducción.
Macerado en alcohol
El alcohol es un poderoso desecante, que actuaría igual que en el desecado con azúcar, como por ejemplo en las cerezas al coñac.

La posibilidad de utilizar frutas es aún mayor con las diversas preparaciones de frutas:

Mermeladas de fresa, membrillo y ciruela.
Mermelada
Son productos de consistencia pastosa y untuosa elaboradas con fruta fresca separada de huesos y semillas, o bien de pulpa de fruta o concentrados de fruta a los que se añade fruta. Estas se trituran y se cocinan con azúcar hasta conseguir una consistencia pastosa. En su elaboración hay que añadir 45 partes de fruta y 55 partes de azúcar. El agregado de colorantes o de jarabe de glucosa como máximo del 12 %, sólo se admite con la correspondiente declaración en la etiqueta. Las mermeladas permiten aprovechar aquellas frutas demasiado maduras o deterioradas que no son aptas para presentarlas en la mesa.
Confitura
Se elaboran casi siempre a partir de un solo tipo de fruta, por cocción de la fruta fresca, entera o troceada, a partir de la pulpa de la fruta, pero con agitación. A diferencia de las mermeladas, contienen cuando ya están preparados, trozos enteros de fruta, siendo mermeladas muy finas. El proceso de azucarado y cocción de confituras, mermeladas y jaleas, destruye parcialmente ácido ascórbico, muy oxidable al aire en presencia de hierro. Se admite, en general, que la pérdida de ácido ascórbico en la confitura es del 25 % aproximadamente.
Jalea
Son una preparación de consistencia gelatinosa y untuosa, elaboradas a partir de jugos o extractos de frutas frescas por cocción con igual cantidad de azúcar. El azúcar constituye la mayor parte del valor energético de este tipo de derivados de fruta.
Bebida de frutas
Se obtienen exprimiendo o triturando las frutas y añadiendo agua y azúcar. El valor nutritivo de las bebidas de frutas depende sobre todo del tipo de fruta utilizado, de los métodos de procesamiento y del grado de dilución. El contenido en vitaminas es inferior al de la fruta fresca y estas pérdidas depende también del tipo de fruta. Así por ejemplo, a la misma temperatura de almacenamiento, la pérdida de ácido ascórbico es mayor en el zumo de naranja que en el de pomelo, debido a reacciones no enzimáticas. En la preparación de néctares, solo se retira parte de la fibra; y su valor calórico es mayor que el de los zumos debido a la adición de azúcar.

Producción[editar]

La India lidera la producción mundial de fruta a gran escala, posible gracias a su clima húmedo, seguida de Vietnam y China.

10 mayores productores de fruta fresca – 2005
País Producción (mil $i) Nota Producción (MT) Nota
Flag of India.svg India 1.052.766 C 6.600.000 F
Bandera de Vietnam Vietnam 438.652 C 2.750.000 F
Bandera de la República Popular China China 271.167 C 1.790.000 F
Bandera de Indonesia Indonesia 255.216 C 1.600.000 F
Bandera de Nigeria Nigeria 223.314 C 1.400.000 F
Flag of Iran.svg Irán 223.314 C 1.400.000 F
Bandera de Birmania Birmania 183.436 C 1.150.000 F
Flag of Papua New Guinea.svg Papúa Nueva Guinea 129.203 C 810.000 F
Flag of Nepal (with spacing).svg Nepal 82.945 C 520.000 F
Flag of North Korea.svg Corea del Norte 78.160 C 490.000 F
Sin símbolo = dato oficial, F = estimación FAO , * = Dato inoficial, C = dato calculado;

La producción en miles de dólares internacionales está calculada según precios internacionales de 1999-2001
Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: Dirección de estadística

Por otra parte respecto la fruta tropical las Filipinas son las principales productoras, seguida de Indonesia e India

10 mayores productores de fruta tropical fresca – 2005
País Producción (mil dól. int.) Nota Producción (MT) Nota
Bandera de las Filipinas Filipinas 389.164 C 3.400.000 F
Bandera de Indonesia Indonesia 377.718 C 3.300.000 F
Flag of India.svg India 335.368 C 2.930.000 F
Bandera de la República Popular China China 177.413 C 2.164.000 F
Flag of Thailand.svg Tailandia 83.556 C 730.000 F
Bandera de Pakistán Pakistán 60.893 C 532.000 F
Flag of Brazil.svg Brasil 55.513 C 485.000 F
Bandera de Bangladés Bangladés 31.934 C 279.000 F
Flag of Mexico.svg México 28.615 C 250.000 F
Sin símbolo = dato oficial, F = estimación FAO , * = Dato inoficial, C = dato calculado;

La producción en miles de dólares internacionales está calculada según precios internacionales de 1999-2001
Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: Dirección de estadística

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Knee, Michael (2002). «Ethylene synthesis, mode of action, consequences and control» (en inglés). Fruit Quality and its Biological Basis. Sheffield Academic Press. pp. 180-224. ISBN 1-84127-230-2. 
  2. Según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y la Sociedad Española de Nutrición

Bibliografía[editar]

  • Vicente, A.R.; Manganaris, G.A.; Sozzi, G.O.; Crisosto, C.H. (2009). Nutritional quality of fruits and vegetables, pp. 57-106. En: Florkowski, W.J.; Shewfelt, R.L.; Brueckner, B.; Prussia, S.E. (eds.), Postharvest Handling: A Systems Approach, 2nd ed. Amsterdam (The Netherlands): Elsevier. ISBN 978-0-12-374112-7.

Enlaces externos[editar]