Malus domestica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Manzano
Lob Korocha1.JPG
Manzano en fructificación.
Clasificación científica
Superreino: Eukaryota
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Rosales
Familia: Rosaceae
Subfamilia: Amygdaloideae[1]
Tribu: Maleae
Género: Malus
Especie: M. domestica
Borkh. 1803
Flores, detalle.

El manzano (Malus domestica), es un árbol de la familia de las rosáceas, cultivado por su fruto, apreciado como alimento. Domesticado hace más de 15 000 años, su origen parece ser el Cáucaso y las orillas del mar Caspio. Fue introducido en Europa por los romanos y en la actualidad existen unas 1 000 variedades/cultivares, como resultado de innumerables hibridaciones entre formas silvestres.

Etimología[editar]
  • Malus: Del Latín mālus, -ii, el manzano, ya empleado por Virgilio en las Geórgicas (2, 70), y base de vocablos compuestos para designar otros árboles frutales como, por ejemplo: Malus cotonnus, "el manzano de algodón", el melocotonero (Prunus persica), o Malus granata "manzano de granos", el granado (Punica granatum).
  • domestica: Epíteto Latín derivado de dǒmǔs, -ūs, "casa" y de significado evidente, "doméstico", aludiendo al hecho que está domesticado y cultivado desde tiempos inmemoriales.

Descripción[editar]

Es un árbol de mediano tamaño (12 m de altura), inerme, caducifolio, de copa redondeada abierta y numerosas ramas que se desarrollan casi horizontalmente. El tronco tiene corteza agrietada que se desprende en placas. Las hojas, estipuladas y cortamente pecioladas, son ovaladas, acuminadas u obtusas, de base cuneada o redondeada, generalmente de bordes aserradas pero ocasionalmente sub-enteras, de fuerte color verde y con pubescencia en el envés. Al estrujarlas despiden un agradable aroma.

La inflorescencia es una cima umbeliforme o corimbiforme con 4-8 flores hermafroditas de ovario ínfero, siendo la central la primera en formarse en posición terminal, resultando la más desarrollada y competitiva. A ésta se le llama comúnmente "flor reina" y generalmente produce los frutos de mayor tamaño y calidad. Dichas flores son hermafroditas, con un cáliz de cinco sépalos, una corola de 5 pétalos blancos, redondeados, frecuentemente veteados de rojo o rosa, con uña milimétrica y 20 estambres. El manzano florece en primavera antes de la aparición anual de sus hojas. El fruto, la manzana, es un pomo de 30-100 por 35-110 mm, globoso, con restos del cáliz en el ápice, verde, amarillo, rojizo, etc... con semillas de 7-8 por 4 mm. La manzana suele madurar hacia el otoño. La del manzano silvestre se diferencia por un color verde amarillento en su piel y de sabor agrio.[2]

Cultivo[editar]

Manzano en flor.

Historia[editar]

El origen de los manzanos, como el de muchas otras plantas cultivadas desde antiguo, es poco claro. Actualmente se acepta que en la formación los manzanos cultivados han intervenido, al menos, Malus sylvestris, Malus orientalis Uglitzk. y Malus sieversii (Ledeb.) M.Roem.. Algunos autores suponen que se originaron en el Cáucaso y el Turkestán, por la gran variación en las formas y en los sabores de las manzanas que allí se encuentran.[2] El M.sieversii es una especie todavía presente en las montañas de Asia central, en el sur de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Xinjiang (provincia de China). Se está trabajando con dichas especies y se utilizan en programas de cultivo para desarrollar árboles susceptibles de crecer en climas desfavorables para Malus domestica, principalmente para incrementar la tolerancia al frío.

Procedimiento[editar]

Los huertos de manzanos se constituyen plantando árboles de 2 o 3 años. Normalmente se adquieren en viveros, donde son cultivados por injerto (de escudete, corona o incrustación). Los rizomas, que son producidos por semilla o clonados utilizando tejido de cultivo o acodo, se dejan crecer durante 1 año. Cuando el nuevo árbol está preparado, se corta un vástago obtenido de la especie cultivar deseada y se injerta, acortando el tronco y eliminando las ramas superiores del portainjertos. Con el tiempo, las dos secciones crecen juntas, dando los frutos de la especie que prestó su vástago.

Emplazamiento[editar]

Los manzanos son relativamente indiferentes a las condiciones del suelo y pueden crecer en distintas condiciones de acidez (PH) y niveles de fertilidad. Sin embargo, necesitan un suelo bien drenado, por lo que los demasiado compactos o las zonas llanas deberían aligerarse con arena para evitar el encharcamiento del sistema radicular. Requieren cierta protección contra el viento y no se deben plantar en zonas proclives a heladas primaverales tardías.

El manzano es una especie criófila, que presenta requerimientos de frío para una adecuada ruptura de la dormición e inicio de la nueva estación de crecimiento. Estos requerimientos de frío son muy variables, según los cultivares: desde 200 a 2 200 horas de frío, con una media general de los cultivares de 1 200 horas de frío.[3]

Polinización[editar]

Abeja en las flores del manzano.

Por lo general, el manzano requiere de variedades polinizadoras, puesto que la autoincompatibilidad es frecuente. Incluso en aquellas variedades parcialmente compatibles, se suele recomendar la polinización cruzada.[4] Se suelen emplear como agentes polinizadores a manzanos silvestres. Hay numerosos trabajos genéticos encaminados a la obtención de cultivares autocompatibles.

El manzano, al igual que muchos otros árboles frutales, necesita la ayuda de insectos para la polinización. Este proceso se conoce como polinización entomófila. Esto ocurre porque el polen del manzano es pesado para ser trasladado por el viento como ocurre en otras plantas (polinización anemófila). La polinización entomófila ocurre porque los insectos se posan sobre las flores para recolectar o alimentarse de su néctar, momento en el cual también recoge polen que recubre su cuerpo. Al libar la flor siguiente, el insecto puede depositar algunos granos de polen sobre el pistilo llevándose a cabo la polinización.

Uno de los insectos que cumplen de mejor manera esta función son las abejas, en especial la abeja doméstica Apis mellifera. Por esto es común que en huertos comerciales se utilicen colmenas, las que se rentan a un apicultor en época de floración.

Cosecha[editar]

Otro aspecto importante, cuando se trata de huertos con fines comerciales, es que muchos cultivares de manzano presentan autoesterilidad en algún grado, es decir, su polen no puede fertilizar al óvulo, lo que impide la formación del fruto o hace que éste presente menor número de semillas, lo que reduce su tamaño final. Esta autoesterilidad puede deberse a cinco motivos:

  1. Incompatibilidad gametofítica
  2. Algunos cultivares diploides producen parte de su polen inviables lo que disminuye la probabilidad de una polinización efectiva.
  3. Ciertos cultivares triploides no producen polen viable durante la esporogénesis.
  4. En algunos cultivares se producen gametofitos femeninos anormales debido a una división cromosomal anormal durante la meiosis.
  5. En algunos casos existen flores morfológicamente diferentes que impiden la polinización entomófila.

Por esta razón es muy común en huertos con fines comerciales el uso de variedades polinizantes. Éstas pueden ser otra variedad de Malus domestica o una variedad de manzano de flor. Al utilizar una variedad polinizante hay que considerar que: el polen sea compatible, la apertura floral ocurra en la misma época que la variedad que se desea polinizar, y en el caso de utilizar variedades de manzano de flor, que las flores sean de color blanco ya que se ha comprobado que las abejas tienden a visitar flores del mismo color.

Aclareo o raleo de frutos[editar]

Los manzanos son propensos a un comportamiento bianual. Si no se aclarea cuando el árbol muestra una excesiva cosecha, es posible que florezca muy poco al año siguiente. Esta práctica ayuda a que produzca una módica cosecha anualmente.

Pestes y enfermedades[editar]

Manzano viejo en el invierno del Baztán (Navarra).

Depende de la variedad, en el hemisferio norte se puede empezar a cosechar algunas variedades desde julio hasta octubre, y en el hemisferio sur es todo lo contrario.

Usos[editar]

Es un árbol muy extendido por su uso ornamental y por sus frutos. Su madera dura y con ligero brillo es utilizada en la artesanía.

Medicinales

Los azúcares de la manzana se asimilan fácilmente, lo cual es un inconveniente para las personas diabéticas. En este caso se recomienda comer la manzana con piel, puesto que ésta contiene la mayor parte de la pectina (fibra dietética soluble), que ayuda a retrasar la absorción de estos azúcares.

La manzana cruda actúa como un excelente dentífrico por dos razones; por un lado ayuda a limpiar los dientes; por otro, la forma de ingerirla permite la liberación de restos alimenticios en las encías. La decocción de manzanas se emplea como calmante suave en caso de insomnio ligero.[5]

La sidra ejerce un efecto discretamente diurético, por lo que se recomienda como tratamiento complentario del edema (en aquellos casos en los que el alcohol no esté contraindicado).[5]

Principios activos

La corteza contiene un glucósido amargo, la floridzina, que llega a constituir el 5% del peso de la corteza, quercitina.

El fruto contiene un 80% de agua, un 15% de carbohidratos y un 5% escaso de proteínas. Es rico en pectina, vitaminas, ácido málico, ácido tartárico y ácido gálico, así como en sodio, potasio, magnesio e hierro. Gran parte de las vitaminas y minerales se localizan en la piel o justo debajo de ésta, por lo que para obtener todos sus principios alimenticios deben consumirse sin pelar.[5]

Taxonomía[editar]

Malus domestica fue descrita por Moritz Balthasar Borkhausen y publicado en Theoretisches-praktisches Handbuch der Forstbotanik und Forsttechnologie, 2: 1272–1276, en el año 1803.[6]

Sinonimia
  • Malus sylvestris subsp. mitis (Wallr.) Mansf., 1940
  • Malus sylvestris subsp. orientalis (Uglitzk.) Browicz, 1972
  • Pyrus malus var. mitis Wallr., 1864
  • Pyrus malus var. domestica Borkh., 1790
  • Pyrus malus subsp. hortensis Cout., 1913 nom. illeg.[7] [2]

Nombre común[editar]

Castellano: bichas, blanquiyos, camuesa (2), camueso (2), camuesos, camusita, carozal, carueza, carveza, cermeño, de campaniya, de la rayuela, de oro, gucheipo, gupeixo, guxeiro, maellu, maguila, maguilla, maguillo (2), maillera, maillo, mailo, maiyo, manguito, manzairo, manzana (11), manzana brava (2), manzana marranera, manzanal (8), manzanal montisco, manzanar, manzanas, manzanas de Juan Santa, manzanas de la Reina, manzaneira, manzanera (4), manzano (42), manzano bravo (2), manzano bravío, manzano de injerto, manzano sanjuanero (2), manzano silvestre, manzanos, manzanu, maquillo, maseira, masiera, mazairo, mazana (4), mazanu, maílla, maíllo (2), mella, moralla, peral Luiso, peral Ruiso, perero (2), pero (3), pero nano (2), peronano, peros, peros blancos, peros sanjuaneros, perotaino, perotanu, peru, perón, pomal, pomar, pomera, pumar, reineta, sanjuanegos, santiagués, simontes, tempranilla, verde doncella. Entre paréntesis, la frecuencia del vocablo en España.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. D. Potter, T. Eriksson, R. C. Evans, S. Oh, J. E. E. Smedmark, D. R. Morgan, M. Kerr, K. R. Robertson, M. Arsenault, T. A. Dickinson & C. S. Campbell (2007). «Phylogeny and classification of Rosaceae» (en inglés, PDF). Plant Systematics and Evolution 266 (1–2):  pp. 5–43. doi:10.1007/s00606-007-0539-9. http://biology.umaine.edu/Amelanchier/Rosaceae_2007.pdf.  Nótese que esta publicación es anterior al Congreso Internacional de Botánica de 2011 que determinó que la subfamilia combinada, a la que este artículo se refiere como Spiraeoideae, debía denominarse Amygdaloideae.
  2. a b c Malus en Flora Ibérica, RJB/CSIC, Madrid
  3. Sozzi, Gabriel O. (octubre de 2008). Árboles frutales. Ecofisiología, cultivo y aprovechamiento. 1ª reimpresión. Buenos Aires: Facultad de Agronomía. p. 53. ISBN 950-29-0974-7. 
  4. Dennis, Frank (2003). «Flowering, Pollination and Fruit Set and Development». En Ferree, D. C.; Warrington, I. J. Apples. Botany, Production and Uses. Wallingford, Oxon: CABI Publishing. pp. 153–166. ISBN 0-85199-592-6. 
  5. a b c Berdonces I Serra, J.L. «Malus domestica». Gran Enciclopecia de las Plantas Medicinales (Tikal ediciones ISBN 84-305-8496-X). p. 654. 
  6. Malus domestica en Trópicos
  7. Malus domestica en PlantList
  8. «Malus domestica». Real Jardín Botánico: Proyecto Anthos.

Bibliografía[editar]

  1. Brako, L. & J. L. Zarucchi. (eds.) 1993. Catalogue of the Flowering Plants and Gymnosperms of Peru. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 45: i–xl, 1–1286.
  2. Qian, G., L.-F. Liu & G. G. Tang. 2010. (1933) Proposal to conserve the name Malus domestica against M. pumila, M. communis, M. frutescens, and Pyrus dioica (Rosaceae). Taxon 59(2): 650–652.
  3. Zuloaga, F. O., O. Morrone, M. J. Belgrano, C. Marticorena & E. Marchesi. (eds.) 2008. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur (Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 107(1): i–xcvi, 1–983; 107(2): i–xx, 985–2286; 107(3): i–xxi, 2287–3348.

Enlaces externos[editar]