Feria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una feria es un evento social, económico y cultural —establecido, temporal o ambulante, periódico o anual— que se lleva a cabo en una sede y que llega a abarcar generalmente un tema o propósito común. Puede tener por objetivo primordial la promoción de la cultura, alguna causa o estilo de vida, generalmente en una forma divertida y variada; más comúnmente el objetivo es la estimulación comercial, pues tiene la finalidad de lucro o de generar ganancias para las localidades anfitrionas, personas u organizaciones patrocinadoras, y participantes hospitalarios, a cambio de un tiempo grato que incluye diversión y entretenimiento, participación en juegos de azar y de destreza, alimentos, manjares y golosinas, objetos, o juguetes, etc., para los participantes visitantes y negociantes, ya sean estos menores o mayores de edad, dependiendo del evento, consignas, características, costumbres locales y leyes que rigen el lugar.

Orígenes[editar]

Inicialmente las ferias fueron un fenómeno económico surgido en la Europa Occidental de la Baja Edad Media, en una coyuntura expansiva del feudalismo, en la que las ciudades estaban creciendo junto al comercio a larga distancia, la artesanía y las finanzas, es decir: todas las actividades económicas que iban más allá de la economía rural agropecuaria, que aun así constituía la gran mayoría de la producción.

Consistía en una confluencia organizada de numerosos mercaderes en una localidad cuya posición geográfica representara alguna ventaja, que permite establecer tratos comerciales durante varios días y con periodicidad normalmente anual, con motivo de la fiesta local puesta bajo la advocación de un santo patrón. Las autoridades locales (como el ayuntamiento) o de mayor nivel (señor jurisdiccional -laico o religioso-, o el propio rey -cuyas funciones están aumentando en el proceso de constitución de la monarquía autoritaria-) les conceden protección física y una serie de garantías económicas, fundamentalmente la exención o rebaja sustancial de impuestos. Tanto por razones de espacio como por lo que suponía de símbolo fiscal, las ferias se solían celebrar a las puertas de las murallas, en explanadas abiertas que la expansión posterior de las ciudades terminó convirtiendo en plazas cerradas con edificios alrededor (plaza de mercado), muchos de ellos con función comercial estable, y que la continuación de la expansión del plano urbano termina convirtiendo en un punto céntrico de la ciudad.

En las ferias se sofisticaron las prácticas comerciales y financieras (establecimiento de precios, distintos tipos de crédito y pago aplazado, como la letra de cambio, cambio de moneda, banca, compañía comercial, etc.) que están en el origen del denominado capitalismo comercial.

Ferias de Champagne[editar]

Entre los años 1150 y 1300 las ferias más famosas fueron las ferias de Champagne o de Champaña[1] (en la actual región de Champagne-Ardenne, entonces Condado de Champagne), donde constituían un ciclo en que se celebraban las de Troyes, Provins, Bar-sur-Aube y Lagny (oeste de Francia, en la ruta comercial terrestre que une las ricas zonas urbanas del Norte de Italia -Florencia, Venecia, Génova, Milán- y Flandes -Brujas, Amberes, Bruselas-).

Ferias de Medina del Campo[editar]

En la Corona de Castilla se desarrolló desde el siglo XV un importante grupo de ferias en el centro de la Meseta Norte: las de Medina del Campo, Medina de Rioseco y Villalón,[2] siguiendo la ruta comercial que da salida a la lana de las ovejas trashumantes de las cañadas de la Mesta, por Burgos y los puertos del Cantábrico (Santander, Laredo, Bilbao); mientras que en Andalucía destacaron las Vendejas de Sanlúcar de Barrameda (desembocadura del Guadalquivir).

En la Corona de Aragón también hubo ferias medievales reseñables, siendo la Feria de Todos los Santos de Cocentaina la segunda más antigua de España (1346).

Evolución posterior[editar]

Posteriormente, el término feria fue evolucionando, designando desde exposiciones de ganado para la venta como cualquier tipo de evento comercial, hasta las ferias taurinas. Actualmente el término se ha extendido desde su original función comercial para incluir eventos festivos, con puestos de venta de artículos variados y atracciones; éstas últimas se sitúan a menudo a las afueras de la ciudad.

Ferias hoy en día[editar]

Hoy en día, dependiendo de la localidad en los países, el término «feria» puede referirse, entre otros, a:

La llegada de una feria ambulante a una localidad puede convertirse en un evento anual o recurrente, dependiendo, generalmente, del éxito previo de ésta. Las connotaciones generalmente deseadas y que acompañan frecuentemente la utilización del término, son aquellas de prosperidad, variedad y alegría.

Otra variedad y de gran actualidad es la Feria Virtual, desde la cual podemos ver otra forma de realizar este tipo de eventos. Las ferias religiosas son populares en muchos países de América Latina, por ejemplo en Venezuela, y reflejan la creencia de una particular región: Feria de la Chinita (Maracaibo, Zulia), Feria de la Divina Pastora (Barquisimeto, Lara).

Ferias famosas en el mundo[editar]

(Países en orden alfabético).

Alemania[editar]

Argentina[editar]

Estados Unidos[editar]

Chile[editar]

Colombia[editar]

Ferias taurinas[editar]

Feria del libro[editar]

Cuba[editar]

España[editar]

Ferias del libro[editar]

Ferias taurinas[editar]

En la práctica totalidad de localidades españolas se celebran fiestas locales con distintas denominaciones, que genérica o específicamente se denominan ferias. En muchas de ellas se denomina feria taurina o simplemente ferias a las fiestas de toros (encierros y otras manifestaciones taurinas populares, corridas de toros profesionales en plazas estables, etc.). Entre las más destacadas están:

Concepto de feria en Andalucía[editar]

Las ferias andaluzas tienen especial significación por los elementos culturales específicos que aportan a la cultura e idiosincrasia andaluza; tanto los heredados de las ferias originales, de origen ganadero y religioso; como los añadidos por ciertas celebraciones más recientes con motivación diversa (como las Fiestas Colombinas de Huelva dedicadas a la relación con Iberoamérica). Algunas de las ferias andaluzas más importantes son: la feria de la Manzanilla de Sanlucar de Barrameda, la feria de la primavera y del vino fino (el Puerto de Santa María), que cada año es dedicada a un municipio distinto, la Feria del Corpus de Granada, la Feria de Abril de Sevilla, la Feria del Caballo de Jerez de la Frontera, la Feria del Carmen y de la Sal de San Fernando (Cádiz), la Feria de Agosto de Málaga, la Feria de La Virgen del Mar de Almería, la Feria de Nuestra Señora de la Salud (Córdoba) y La Feria de San Lucas (Jaén).

Feria del disco[editar]

En la práctica totalidad de localidades españolas se celebran con distintas denominaciones (feria del disco, feria de discos, feria internacional del disco, feria de disco y cine, feria de disco y cómic, mercadillo musical, fira del disc, rastro, ...), celebrandose normalmente una vez al año en cada localidad.
Las principales feria del disco que se celebran en España son las de Madrid, Barcelona, Valencia, Valladolid, Aranda del Duero, Zaragoza, Sevilla, Santander,...

Guatemala[editar]

  • Festival de Barriletes Gigantes de Sumpango

Reino Unido[editar]

México[editar]

Perú[editar]

Polonia[editar]

Suiza[editar]

Venezuela[editar]

Elementos en una feria[editar]

Dependiendo de muchos factores determinantes, desde el propósito de la feria en si, su naturaleza, la audiencia, y las costumbres locales, hasta el tamaño de la sede, tipo de patrocinio y la extravagancia misma, la feria puede incluir algunos de los siguientes elementos:

Actividades[editar]

Entre las actividades se pueden presentar:

Entretenimiento[editar]

Entre el entretenimiento se puede brindar:

Vestimenta[editar]

La indumentaria puede incluir:

Comida[editar]

Entre los alimentos se puede ofrecer:

Productos[editar]

Algunos productos que pueden venderse son:

Atracciones electro-mecánicas[editar]

Las atracciones electro.mecánicas, también llamadas barracas, son parte habitual de las ferias. Entre las diversas atracciones se pueden encontrar:

En los primeros años del siglo XXI, debido a la crisis, el uso de las atracciones de feria ha bajado un 25% según ha dicho Julio Naranjo que es el portavoz de los feriantes en España[3] , quien, en algunas provincias, delega su labor por gran acumulación de trabajo a Rocio Blanco Segura en Toledo (Castilla-La Mancha) y a Adrián Barbero Pérez en Cáceres (Extremadura).

Parques de atracciones en España[editar]

El concepto de parque de atracciones es más amplio que el de feria de atracciones electro-mecánicas. Estas atracciones forman parte tanto de la feria como del parque de atracciones pero en este último las atracciones son permanentes, pertenecen todas a la misma empresa y tienen un mantenimiento y seguridad más riguroso. El usuario puede disponer de cualquiera de ellas previo pago de un bono a diferencia de las atracciones en las ferias que son abonadas individualmente. Las ferias de atracciones electro-mecánicas viajan por todo nuestro país acudiendo a las festividades de muchos municipios, sin embargo pocos de estos municipios poseen parque de atracciones. A continuación les enseñamos una lista de los más importantes:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Véronique Terrasse, Provins. Une commune du comté de Champagne et de Brie (1152-1355), Éditions L'Harmattan,‎ 2005. Fuente citada en fr:Foires de Champagne
  2. Documentos feriales Medina del Campo, Villalón y Medina de Rioseco
  3. Los feriantes culpan a la crisis de que baje un 25% el uso de las atracciones.

Enlaces externos[editar]