Hamburguesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hamburguesa
Hamburgers - San Miguel.JPG
Nombre Hamburguesa
Distribución Mundial
Hamburguesa casera acompañada de papas fritas, ketchup, tomate y hoja de lechuga.

Una hamburguesa es un alimento procesado en forma de sándwich o bocadillo de carne picada aglutinada en forma de filete, cocinado a la parrilla o a la plancha, aunque también puede freírse u hornearse. Fuera del ámbito de habla hispana es más común encontrar la denominación burger. Se presenta en un pan ligero partido en dos que posee una forma semiesférica. Suele estar acompañada de aros de cebolla, hojas de lechuga, alguna rodaja de tomate, láminas de encurtidos, etc. Se suele aliñar con algún condimento como puede ser: kétchup, mostaza, relish, mayonesa, etc.[1] En el caso de que se ponga una lámina de queso procesado se convierte en una hamburguesa con queso (cheeseburger).[2] Denominada a veces: la "hamburguesa amarilla" ("yellowburger").

El nombre hamburguesa también se puede aplicar exclusivamente al filete de carne picada. La invención del bocadillo de hamburguesa en el siglo XIX es polémica, ya que diversos autores se atribuyen haber sido los primeros en haber puesto un filete de carne picada ("Hamburger steak") entre dos panecillos.[3] La hamburguesa creció durante el siglo XX junto con la aparición del concepto fast food y durante ese siglo fue adquiriendo un simbolismo especial, forma parte de uno de los alimentos icono de la cocina estadounidense (junto con el pollo frito y la tarta de manzana).[1] La primera cadena de restaurantes que puso en circulación la hamburguesa como un alimento de comida rápida es White Castle en los años 1920 (cuyo ideólogo fue Edgar Waldo "Billy" Ingram),[4] y posteriormente en los años 1940s con McDonald's (asumida por el ejecutivo Ray Kroc),[5] así como Burger King.[6] La hamburguesa es en la actualidad un alimento tan popular que aparece con sus diversas variantes en casi todas las culturas de la tierra, al igual que otros alimentos como pueden ser la pizza y los hot dog.

Historia[editar]

Un «tráiler» de hamburguesas con su típico acompañamiento y bebida de cola.

Como se ha dicho, ya los patricios romanos poseían su versión de la hamburguesa. Los siguientes datos históricos acerca de la receta de la primera hamburguesa proceden de la gastronomía de las tribus mongolas y turcas, que en el siglo XIV ya picaban en tiras la carne del ganado de baja calidad para hacerla más comestible.[7] La receta de la carne picada llega a Alemania a través de los tártaros de origen ruso (Steak Tartar), que comen la carne cruda y condimentada con especias. Se tiene conocimiento de un plato similar más antiguo del Imperio romano, que consistía en un tipo de hamburguesa elaborado con carne de res picada con piñones, sal y vino pasado y servida en el interior de un pan. Hay que resaltar que no fue hasta la invención de la máquina de picar carne cuando la carne picada tomo la posibilidad de ser elaborada en grandes cantidades, pudiendo combinar grasa y otros tejidos con carne magra.[8]

La palabra proviene de la ciudad de Hamburgo, en Alemania, el puerto más grande de Europa en aquella época. Posteriormente fueron los inmigrantes alemanes de finales del siglo XIX quienes introdujeron en los Estados Unidos el plato llamado «filete estadounidense al estilo Hamburgo» (en Alemania existe todavía en Hamburgo lo que se denomina Frikadelle y se trata de una proto-hamburguesa). Un alimento muy similar es el Rundstück warm. El documento más antiguo que hace referencia a este plato es una carta del Delmonico's Restaurant que en 1834 ya la ofrecía a su clientela. En 1895, un chef llamado Louis Lassen de Connecticut, Estados Unidos elabora la primera hamburguesa en Norteamérica; la receta se la dieron unos marineros provenientes del puerto de Hamburgo.

Hoy en día su origen es discutido, ya que diferentes comarcas de los Estados Unidos reclaman ser los inventores de la hamburguesa moderna. Una de las historias proviene de la ciudad de Seymour, Wisconsin, donde en 1885 Charlie Nagreen cuando tenía 15 años de edad, trabajando en su puesto de comida de la Feria Estatal se le ocurre resolver un problema: sus clientes querían pasear por la feria mientras comían, y necesitaban una forma práctica para hacerlo. Charlie coloca la carne entre dos rebanadas de pan, denominándola hamburguesa. El éxito fue tal, que pronto aparecieron más inventores, como Frank Menches en 1892 durante la Feria del Condado Akron, Ohio. Lo único cierto es que en la Feria Mundial de San Louis de 1904, la hamburguesa ya era muy famosa.

La primera cadena de hamburgueserías del mundo se denominaba White Castle y fue fundada en Wichita (Kansas) en 1921 por el cocinero Walter A. Anderson y el corredor de seguros E. W. Ingram cuyo ámbito era Medio Oeste de Estados Unidos.[4] Ofrecían como novedad el Pig Stand, es decir, servían las hamburguesas sin la necesidad de abandonar el vehículo (Drive-In), algo similar hicieron en California los hermanos Dick y Ronald McDonald en el año 1948.[5] Posteriormente, las hamburguesas fueron adoptando la imagen que proporcionaban las grandes cadenas de alimentación rápida.

Los ingredientes[editar]

Se puede decir que una hamburguesa es un sándwich de carne picada al que se le han ido añadiendo poco a poco diversos atributos: condimentos, guarniciones, y otros. La evolución de este alimento ha hecho que sea tomada al final en un conjunto, y además a lo largo de su historia se ha ido añadiendo diferentes contenidos, como es la panceta, el queso estadounidense, la lechuga, los encurtidos, etc. todo ello hoy en día hace que la hamburguesa sea entendida a veces más como un menú que como un alimento compuesto de ingredientes. Su popularidad se debe en gran medida a la facilidad de elaboración, a la sencillez a la hora de ser ingerida: sin necesidad de platos o cubertería especial.

La carne picada[editar]

Un salisbury steak elaborado en Japón.
Una hamburguesa de Sonic Drive-In (EEUU).

Se puede decir que es el ingrediente más caro e importante de la hamburguesa. La carne picada es desde hace tiempo un ingrediente de diversos platos, en sus etapas primigenias la hamburguesa era un Hamburger steak,[9] y poco a poco fue añadiéndoselo los panecillos. La carne ha sido tradicionalmente de carne de vacuno aunque es posible ver algunos casos de mezcla (vacuno-cerdo), existen comercializaciones en las que se emplea carne de bisonte estadounidense (buffalo burger), carne de avestruz (ostrich burger), o de cérvidos como puede ser el venado. Dentro de las variantes de carne de vacuno, existen algunas variantes especiales que emplean razas de vacuno especiales como aberdeen angus (Hamburguesa angus).[10] La carne picada es conocida en otros platos, se puede decir que es el elemento más controvertido de la hamburguesa, esta es la razón por la que a veces se denomina hamburguesa a ciertos sándwiches, que sin contener carne, poseen la misma filosofía: hamburguesa vegetal (hamburguesa sin carne elaborada para vegetarianos), hamburguesa de pescado. Algunos cocineros emplean alimentos análogos a la carne (tofú o seitán) para poder ofrecer hamburguesas a las personas vegetarianas, un caso es la boca burger elaborada de soja. En el caso de las "gourmet burgers" la carne empleada con carne de ternera japonesa de raza wagyu.[1] Es frecuente ver en los supermercados la carne picada y con la forma de disco, lista para ser cocinada. En muchos casos la carne de la hamburguesa se suele denominar filete ruso cuando se cocina sin emplear la presentación de sándwich. A finales del los años ochenta algunas cadenas intentaron picar la carne de las costillas proporcionando una oportunidad para la industria alimentaria de ofrecer una oportunidad de elaboración de ingreciente de carne picada barata.

La carne picada se suele "aplastar" (generalmente con una espátula apropiada) hasta que tenga una forma de disco (en inglés se le denomina "patty"). Algunas cadenas de restaurantes históricas como la estadounidense White Castle las sirve de forma rectangular.[4] En las compañías de restauración de comida rápida, lo más habitual es que la carne se pique en la propia industria cárnica, se le proporcione al forma adecuada y en breve se congele en grandes sistemas de congelación para su almacenamiento. Estas piezas congeladas se distribuyen posteriormente en masa a los puntos de venta, y van directamente a las freidoras o a las parrillas según sea el método de cocinado. En pocos restaurantes se ofrece la carne fresca "no congelada". En los años noventa se hizo un esfuerzo en las grandes compañías de restaurantes de comida rápida por recalcar el mensaje de "100% carne de vacuno", para indicar al consumidor que está probando carne de vacuno sin añadidos extras como hígado o casquería. En algunos casos añadían proteína vegetal texturizada a veces con la intención de reducir costes.[8] Hay que pensar que resulta fácil enmascarar contenidos diversos procedentes de la industria cárnica en la carne picada, es por esta razón por la que se hace un esfuerzo en demostrar que la carne presente es de vacuno y que no se ha añadido elementos cárnicos diversos.

Preocupa a menudo el contenido graso de la carne picada, se sabe que puede rondar entre los 20% a 40% de peso. El caso es que el contenido graso de la carne, junto con la forma específica de ser cocinada (frita, barbacoa, al horno, al microondas, etc.) resultan ser un factor relevante a la hora de definir el conjunto de sabores presentes.[11] Por regla general los valores más apreciados de ternura, se asocian a contenidos altos de grasa y a preparaciones al horno de forma tradicional. No obstante se han investigado mezclas de bajo contenido graso (en torno a los 10%) con proteina de soja concentrada,[12] proporcionando unos valores de sabor aceptables. En la actualidad existen hamburguesas que utilizan carne picada de pescado que posee características similares a la de la carne, como puede ser el atún: hamburguesas de atún.

Preparación[editar]

A la carne picada suele añadírsele alguna sustancia ligante para que se compacte adecuadamente y pueda ser más fácil de ingerir, como puede ser huevo, pan rallado. La carne picada debe manipularse con extremo cuidado debido a que puede tener bacterias que contaminan la carne y provocar intoxicaciones alimentarias, tal y como puede ser la causada por la escherichia coli O157:H7. Es por esta razón por la que conviene hacer la carne lo más posible y que alcance una temperatura de 90ªC en su interior.[13]

Las tendencias de cocinado de la carne picada de la hamburguesa pasan por dos procesos diferentes que de forma mayoritaria son:

  • Fritas - Generalmente se vierten los pedazos en una sartén que contenga aceite caliente y se dejan freír hasta que la carne picada logre tener el punto deseado (véase también: temperatura de la carne). Es el método que emplea la cadena de restauración rápida McDonalds
  • A la parrilla - En este caso se suele hacer la carne directamente sobre el calor de una fuente. Es el método más habitual en las barbacoas familiares. Este método de cocinado es el que emplea la cadena Burger King.

La diferencia estriba en el sabor final, depende de los gustos se prefiere un método sobre otro. Cabe pensar que la fritura es más grasienta pero permite distinguir y realzar los sabores finales. En la actualidad se emplea también el horno microondas, sobre todo en las hamburguesas congeladas. En la mayoría de los casos suele emplearse unas láminas de cebolla puestas en su superficie para que sus aromas se mezclen con la carne, intensificando sabores.

El pan[editar]

Una Luther Burger elaborada con dónuts en lugar de panecillos.

El pan es el segundo ingrediente básico de la hamburguesa, y es según muchos historiadores de la alimentación, el punto de inicio del descubrimiento de la hamburguesa,[9] [1] Es cierto que antes existió el sándwich como elemento entre dos panes y al que se le otorgó este nombre alrededor del año 1765 en honor de un aristócrata inglés llamado John Montagu, IV Conde de Sándwich, a quien le gustaba comer de esa forma para poder jugar a las cartas sin mancharse los dedos.[14] En la mayoría de los casos es un panecillo en forma esférica (en inglés se menciona como "bun") puede poseer un radio que oscila entre los ocho y diez centímetros. Aunque cabe mencionar que hay cadenas de restaurantes que lo ofrecen panecillos de forma rectangular (White Castle «denominados "sliders"» o Krystal, ambas en EE. UU.).[4] La misión del pan en la hamburguesa es doble: por un lado permite que sea un "alimento portable" debido a que es posible llevar la carne sujeta entre las dos rebanadas, por otra parte las rebanadas permiten retener los sabores y aromas de su interior. En algunas ocasiones, sobre todo cuando se sirve en un plato la hamburguesa se ofrece "abierta" y con uno de los panes (a veces con los dos). En otras ocasiones se sirve la hamburguesa insertada en un largo palillo (similar a un palillo de cóctel) con el objeto de proporcionar estabilidad al conjunto.

Big Boy, que en el año 1936 empieza a operar mediante el cocinero Bob Wian en Glendale, California con un restaurante al que denomina Bob's Big Boy.[15] Esta cadena protagoniza un tipo de hamburguesas de gran tamaño, que denomina en sus menús como: double cheeseburger (hamburguesa doble con queso). Esta cadena es la primera en hacer posible una hamburguesa con dos pisos. Esto es posible poniendo entre los dos pedazos de carne un pedazo de pan en forma de disco. Esta idea la realizó posteriormente McDonalds y puso en funcionamiento del Big Mac. En algunos casos se suele emplear pan de centeno en rodajas, un ejemplo es el patty melt.

El pan de hamburguesa se elabora con levadura para que logre esponjarse y un alto contenido de agua (superior al 50% de harina de trigo).[16] Lo característico del pan de hamburguesa es la forma en que se decora su superficie, a menudo, se le incluyen semillas de sésamo (no siempre). Se ha innovado mucho en el tema del pan de tal forma que puede encontrarse hamburguesas con dónuts, como el Luther Burger, o el baguelburguer que emplea dos rodajas de bagel. Se emplean por igual muffin, pan de pita, etc. En el caso de la Big Mac se incluye un disco de pan entre medias de las dos porciones de carne picada con el objeto de estabilizar la hamburguesa en su conjunto. En Asia se suele elaborar en algunas cadenas de restaurantes con arroz en lugar de con pan: hamburguesa de arroz. En la India y Pakistán suelen elaborarse las hamburguesas con naan (Hamburguesa naan).

El queso[editar]

El queso se empleó por primera vez a finales de los años veinte. Su uso se hizo exclusivo en lo que se denomina «cheeseburger». Por la autoría reclamada de varios cocineros, uno de ellos es Lionel Sternberger de Rite Spot en Pasadena (California) afirma que en el periodo de 1924 y 1926 vendía hamburguesas con queso. Siendo por esta razón la que le atribuye la invención de esta variante tan popular de la hamburguesa.[2] Se sabe, por un menú de la época, que en 1928 el restaurante O'Dell servía a sus clientes de Los Ángeles hamburguesas con queso. El queso, ligeramente fundido, ya aparece unido a la hamburguesa en las primeras décadas desde su invención.

El queso se suele colocar en forma de finas láminas de unos escasos milímetros de espesor cuando la carne está en su última fase de calentamiento, se deja que se derrita ligeramente sobre ella. La importancia de elegir un tipo de queso que sea sabroso tras su fundido es fundamental a la hora de elaborar una cheeeseburger. Suele emplearse por regla general queso procesado por ser el que mejor soporta las condiciones de fundido: por regla general es cheddar o Pepper jack. En algunas ocasiones se suele emplear queso azul como el Maytag. Existe una variante de hamburguesa denominada Jucy Lucy (denominada también como Juicy Lucy, es decir al jugosa Lucia) que contiene queso fundido dentro de la carne picada.[17] El empleo de variedades de queso locales es muy habitual.

Los condimentos y añadidos[editar]

Una hamburguesa vegetariana rodeada de aderezos.

La carne picada cocinada ofrece al paladar un aspecto seco, es por esta razón por la que se suele acompañar con diferentes verduras que aporten texturas más húmedas a la carne de la hamburguesa. Una de las verduras más clásicas es la cebolla que finamente picada en aros, se pone a veces en las últimas fases de tostado o fritura de la carne. De esta forma los azúcares naturales y los aromas de la cebolla se mezclan con los de la carne proporcionando un agradable sabor. Otra de las verduras empleadas de forma más generalizada es la hoja de lechuga así como el apio, el tomate, el pepino, los champiñones laminados, etc. A veces uno de los añadidos más solicitados es una rodaja de alguna verdura encurtida como puede ser pepinillos e incluso en algunos casos un relish. Puede encontrarse diversos pimientos, como pueden ser unos jalapeños. En algunas ocasiones para dar carácter a la hamburguesa se le añade cebolla caramelizada crujiente, baked beans, y a veces es común encontrar sauerkraut (col fermentada) y guacamole, así como ciertos relishes. Es posible que se añada avocado o guacamole, piña.

Algunas de las verduras pueden presentarse fritas: pakoras, aros de cebolla, etc. Las papas fritas (patatas fritas) son ya desde los comienzos de la hamburguesa uno de los acompañamientos clásicos. Las cadenas de restaurantes las ofrecen en una especie de sobre. Antes del advenimiento de la hamburguesa las patatas fritas se servían en locales diversos como un aperitivo. Puede incluirse una cebolla frita, y en algunos casos el chili con carne, o unas judías pintas, unos tortilla chips.

La hamburguesa toma un carácter regional dependiendo de los condimentos que se le añadan, uno de los más frecuentes y populares desde sus comienzos es el kétchup y la mostaza en salsa. Se puede encontrar acompañada con salsa Worcestershire (habitual en las lonchas de queso de la «cheeseburger»). Con salsas más locales como la alioli, la salsa mil islas (thousand Island dressing), sopa de cebolla, mayonesa, queso fundido (Al estilo de Cheez Whiz), cole slaw, etc. En algunos países suele añadirse a la hamburguesa un huevo frito (generalmente sobre la carne) y su preparación se sirve en una especie de plato combinado acompañado de cubertería.

La bebida[editar]

La hamburguesa es un alimento que reclama en buena medida de la necesidad de una bebida. En los primeros tiempos de la hamburguesa, la bebida más popular que acompañaba a su ingesta era el café.[4] De hecho, era más rentable el café que la hamburguesa en las economías de los primeros restaurantes de comida rápida. Posteriormente se añadió a los menús de los restaurantes la posibilidad de añadir un batido de leche como opción y en algunos casos incluso leches malteadas. Algunas décadas, a partir de los años 1920s tuvieron que pasar, hasta que la hamburgesa se pudiese unir a los refrescos de cola que se hicieron tan populares posteriormente. En la actualidad es difícil pensar una hamburguesa sin un refresco de cola, aunque poco a poco se añaden otras bebidas consideradas más sanas como pueden ser los zumos de frutas o las bebidas a base de agua mineral. Es muy cierto que hay diversas variantes, y gustos locales, impuestos al tipo de bebida que se suele servir para tomar una hamburguesa. Entre las bebidas alcohólicas preferidas, como acompañamiento, se encuentra la cerveza.

Nutrición[editar]

El contenido nutritivo de las hamburguesas depende de su forma de elaboración y de los ingredientes empleados.

Desde un punto de vista básico la hamburguesa aporta proteínas (debido a su contenido predominantemente cárnico), e hidratos de carbono que provienen del pan y del azúcar que contiene algunos de los aliños (que por regla general corresponde al ketchup). El contenido de grasas depende fundamentalmente del tipo de carne empleado en su elaboración. Por regla general el contenido de calorías es función del tipo de hamburguesa, uno de los parámetros más importantes es su tamaño (es decir su peso), a mayor tamaño, mayor número de calorías. Por regla general el tipo de carne es importante, por ejemplo las hamburguesas elaboradas con carne de pavo o pollo generalmente poseen menos calorías que las de carne de vacuno.[18] Las cheeseburgers (hamburguesas con queso) suelen ser más calóricas que sus elaboraciones similares sin queso. Los acompañamientos son frecuentemente una fuente de calorías en el menú de una hamburguesa, por ejemplo un acompañamiento de patatas fritas puede añadir cerca de unos 500 kCal al contenido calórico de una hamburguesa. Este tipo de menús ya suele cubrir las necesidades calóricas de una persona media (que suele rondar entre los 1500 kCal y los 2500 kCal dependiendo de su actividad diaria).[19]

De la misma forma el contenido de grasas, las hamburguesas con tocino poseen más grasa que aquellas que no la poseen, de la misma forma se puede razonar con el queso en las cheeseburgers. Las hamburguesas con contenidos calóricos por encima de las 1.000 calorías se han venido a denominar "hamburguesas XXL". Los contenidos de sales de sodio son importantes y en muchos casos se desaconseja tomar este alimento en personas con problemas de tensión arterial. En algunas ocasiones los supermercados suelen ofrecer la carne picada y envasada de tal forma que resulta fácil preparar (comida confort), no obstante resulta desaconsejable emplear este tipo de carne debido a que no es fácil saber su procedencia y menos su calidad.[18] De todas formas, se ha investigado que el consumo prolongado de carne de vacuno picada y frita puede ser origen de anticarcinomas que previenen el cáncer debido a las substancias residuales del ácido linoléico durante el preparado de la carne mediante calentamiento.[20]

Las corrientes actuales de la sociedad acerca de la «comida sana» hacen pensar que algo tiene que cambiar en la composición de las hamburguesas. Lo cierto es que la hamburguesa, por sí sola, es un alimento equilibrado, contiene hidratos de carbono, proteínas y vitaminas, pero la hamburguesa más común posee exceso de grasas con el objeto de mejorar y potenciar su sabor, en especial debido a su origen animal es una fuente de colesterol de baja densidad.[21] La preocupación existe en las dosis semanales o mensuales, o en alimentarse casi exclusivamente con este producto. El número adecuado de hamburguesas en una dieta equilibrada depende en gran medida del origen de sus ingredientes. Resulta aconsejable elaborar la hamburguesa en casa, con carne picada y elegida por el consumidor de una pieza entera en la carnicería, que no haya pasado tras su picado más de unas horas (siempre en la nevera).

Higiene y salud[editar]

La hamburguesa común, preparada con carne picada o molida presenta el riesgo de estar frecuentemente contaminada con bacterias como la Escherichia coli causante del síndrome urémico hemolítico muy peligroso en los niños; esta dolencia puede afectar a los adultos pero es particularmente grave (hasta mortal) en los niños, la gente inmunodeprimida y en ancianos. Ante esto se aconseja la cocción más completa posible de las hamburguesas (la bacteria S c se destruye cuando se superan los 70°C durante unos 5 minutos), en otras palabras: no deben quedar zonas crudas o rosadas en el interior de la hamburguesa; más aún, se desaconseja dar de comer hamburguesas a los niños pequeños. Sin embargo el exceso de cocción asimismo presenta otro problema para la salud ya que el consumo frecuente de carne con partes quemadas también es nocivo.

Algunas personas sustituyen la carne de ternera o res por carne de pollo (elaborada bajo el mismo procedimiento) ya que alegan que ésta última tiene menos riesgos (no tiende a albergar la Escherichia coli) además de que es de fácil digestión. Sin embargo, es bueno aclarar que la carne de pollo sí puede albergar otra peligrosa bacteria: la Salmonella. Cabe pensar que en muchos casos la carne picada se ve sometida a procesos oxidativos que modifican su sabor haciendo que se ponga más rancia, para evitar esto la industria de alimentación suele incluir antioxidantes en más o menos cantidad.

Efectos sobre el medio ambiente[editar]

Raza vacuna de Angus, una de las más apreciadas entre los 'gourmets' de las hamburguesas.

La producción de cualquier alimento acaba afectando de una forma u otra al medio ambiente. En el caso de la hamburguesa la producción de carne necesaria para soportar la demanda de algunos países hace que la ganadería intensiva afecte de alguna manera al medio ambiente. Cabe pensar que producir un kilo de hamburguesa de carne de vacuno consume 12 veces más agua que producir un kilo de pan, 64 veces más que un kilo de patatas y 86 veces más que un kilo de tomates.[22] Es decir que producir carne suficiente para abastecer a las grandes compañías distribuidoras de hamburguesas afecta de alguna forma al entorno. La proporcionalidad entre demanda y número de reses necesarias para abastecer a las compañías, hace que la ganadería vacuna sea muy extensa. Los problemas inherentes a la ganadería intensiva de vacuno se multiplican a medida que crece el número de reses a tratar, problemas de consumo de agua, devastación del terreno mediante tratamiento de residuos, contaminación, etc. son problemas que surgen de la producción vacuna.

Hamburguesa y sociedad[editar]

La hamburguesa se ha arraigado en la sociedad norteamericana como un alimento nacional y posteriormente se ha globalizado, debido en parte a la expansión de las franquicias de cadenas de restaurantes de comida rápida. La hamburguesa cumple en la actualidad un siglo de existencia, y su inicial popularidad junto con sus debates han hecho de ella un alimento polémico y adorado al mismo tiempo. En los primeros meses de 2001 la editorial Houghton Miffin publica un libro denominado "Fast Food Nation" del periodista Eric Schlosser y abre una polémica reflexiva acerca de la comida rápida y su producción en masa afecta a toda un nación.[23]

Datos sociales[editar]

El consumo mundial de hamburguesas es bastante grande, y se puede decir que abre una página social dentro del mundo gastronómico. Por ejemplo, algunas de las cadenas de comida rápida como McDonald's han llegado a vender cerca de 12 hamburguesas por habitante en todo el mundo, y en algunos países como EE. UU. cada estadounidense come de media 3 hamburguesas a la semana. El empleo gastronómico de la hamburguesa está tan extendido por todo el mundo que se emplea como un indicador de la economía de los países en el llamado «Índice Big Mac», que es una tabla de 120 países en la que se expone cuánto vale (en dólares) una hamburguesa en distintos lugares del mundo. De esta forma permite comparar el nivel de competitividad de la economía de cada país.

La hamburguesa en los medios[editar]

J. Wellington Wimpy (Wimpy) uno de los amigos de Popeye que posee una avidez tremenda por las hamburguesas. Wimpy se hace amigo de Popeye en una tira cómica de 1931.

La popularidad de la hamburguesa hace que aparezca en diversos medios y entornos sociales diversos. Se ha empleado en la denominación de protonebulosas, tal y como la denominada Hamburguesa de Gómez (en inglés “Gómez's Hamburger”) por su parecido. Ha denominado batallas como la batalla de la Colina de la Hamburguesa.

Cómics y Juegos[editar]

La hamburguesa se hace muy popular entre los estadounidenses en el periodo de postguerra de la Primera Guerra Mundial,[23] y una muestra de ello es la aparición de personajes de cómic como puede ser Popeye el marino que ingiere espinacas para ser fuerte. La primera aparición de Popeye fue el 17 de enero de 1929 como un personaje secundario de la tira cómica de E. C. Segar denominada Thimble Theater. Entre los personajes que rodean a Popeye se encuentra J. Wellington Wimpy (denominado abreviadamente Wimpy y en la versión española Pilón) que es un amante de las hamburguesas, un personaje que aparece como educado y glotón. Este personaje de la década de 1930 presenta la hamburguesa a la juventud de la época, como un alimento sano. Se creó una cadena de restaurantes de comida rápida denominada Wimpy's en su honor. De la misma forma, el personaje de ficción Jughead Jones que aparece en Archie Comics y que fue creado en 1941, aparece también como un apasionado de la comida, en especial de las hamburguesas. El personaje de dibujos animados Bob Esponja tiene como empleo ser cocinero de las hamburguesas especiales La cangreburger, y la hamburguesa tiene cierto protagonismo en algunos de los capítulos. En enero de 2011 se estrenó la serie de dibujos animados Bob's Burgers donde los protagonistas realizan sus aventuras en torno a una hamburguesería propiedad de Bob Belcher.

Con la misma idea aparecen personajes ficticios en la cultura de Estados Unidos, como puede ser Ronald McDonald, personaje con disfraz de payaso ideado por Willard Scott,[24] que aparece en el año 1963 por primera vez en un programa de televisión. Otra de las apariciones populares de la hamburguesa tiene lugar en Zap Comix #2, uno de los más famosos underground comix de finales de la década de 1960, en el que el dibujante Robert Crumb diseña un personaje denominado «Hamburger Hi-Jinx».

Existen ciertos juegos de ordenador como Burgertime ( バーガータイム) («Hora de las hamburguesas» en español) es un juego de arcade que consiste en elaborar una hamburguesa y hacer un reparto de la misma bajo diferentes situaciones. En usa situación similar se encuentra Megamania. En otros juegos aparece la hamburguesa relacionada con el premio como es el Bad Dudes Vs. DragonNinja y Chameleon Twist 2.

Arte[editar]

Ya a finales de la década, el pop art incluye a la hamburguesa como elemento artístico, apareciendo en obras de Andy WarholDual Hamburger») y Claes OldenburgFloor Burger»), Mel Ramos (en 1965 su «Vinaburger») y más recientemente David LaChapelle (2002, «Death by Hamburger»).[25]

Documentales y Películas[editar]

Tras el polémico libro de Schlosser,[23] a parecen documentales relacionadas con la hamburguesa como es Super Size Me, dirigida y protagonizada por Morgan Spurlock (2004), en la que decide alimentarse únicamente de comida de los restaurantes McDonald's durante un mes entero. La película ha reabierto la controversia sobre la calidad nutritiva de la comida rápida en general y de McDonald's en particular. Muchos nutricionistas opinan que la comida rápida puede formar parte de una dieta equilibrada más diversa.

En el mismo año se estrena la película Dos colgaos muy fumaos (Harold & Kumar Go to White Castle) ambientada en el entorno de los restaurantes White Castle. Posteriormente en el 2006, Fast Food Nation refleja en un mundo de ficción, las intrigas y maquinaciones de la industria cárnica en la frontera entre Estados Unidos y México, estando la obra basada en el libro que apareció en 2001 Fast Food Nation: The Dark Side of the All-American Meal. Good Burger es una película cómica protagonizada por Kel Mitchell y Kenan Thompson, la película está basada en un sketch de Todo eso y más y dirigida por Brian Robbins. Es producida por Nickelodeon Movies. En el siglo XXI una serie de dibujos animados denominada Bob Esponja muestra a su personaje habitual haciendo hamburguesas llamadas Cangreburger. El 18 de septiembre de 2009 se estrenó la película animada Lluvia de hamburguesas, cuya película estaba relacionada con las hamburguesas, aunque también tenía relación con todos los alimentos en general. La película está distribuida por Columbia Pictures y está basada en un popular libro homónimo norteamericano.

Curiosidades[editar]

  • El Nick Tahou Hots es un plato que combina la hamburguesa con un hot dog.
  • Existen diversas competiciones de comer relacionadas exclusivamente con el consumo de hamburguesas.
  • Existen asociaciones de profesionales de la hamburguesa que se dedican a calificar los restaurantes alrededor del mundo, escogiendo sus favoritos y comunicando a la red la existencia de estas variedades para que las degusten. Pronto se publicará la guía de "Los profesionales de la hamburguesa" en formato pocket para viajeros. Por ahora sus mejores reseñas son posibles de encontrar en la red.

Burgueres[editar]

Entre las tiendas con mayores ventas de hamburguesas a nivel mundial, se encuentran:

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • La hamburguesa de Mamut. Historia de la alimentación humana, Ruth Fraile, Ediciones de la Torre, 2002.
  • Edge, John T. (2005). Hamburgers & Fries: an American Story. G.P. Putnam's Sons. ISBN 0-399-15274-1. 

Referencias[editar]

  1. a b c d T. Edge, John (2005). Hamburgers and Fries: An American Story (en inglés) (1º edición). Nueva York: Putnam Adult. ISBN 0399152741. 
  2. a b Elisabeth Rozin (1994). The Primal Cheeseburger: A Generous Helping of Food History Served On a Bun (en inglés) (1ª edición). Nueva York: Penguin Books. ISBN 0140178430. 
  3. Ranhofer, Charles (1894). The Epicurean: A Complete Treatise of Analytical & Practical Studies (en inglés) (1ª edición). B00085H6PE. 
  4. a b c d e David Hogan (1997). Selling 'em by the Sack: White Castle and the Creation of American Food (en inglés) (1ª edición). Nueva York: NYU Press. ISBN 0814735665. 
  5. a b Ray Kroc; Robert Anderson (1987). Grinding it out (en inglés) (segunda edición). Nueva york: St.Martins Press. ISBN 0312929870. 
  6. James W. McLamore (octubre de 1997). The Burger King: Jim McLamore and the Building of an Empire (en inglés) (1ª edición). Mcgraw-Hill. ISBN 0070452555. 
  7. Stephen Turnbull (2003). «Mongol campaign Life». Mongol Warrior 1200-1350 (en inglés). Wayne Reynolds (Ilustrador) (1ª edición). Londres: Osprey Publishing. p. 30. ISBN 184176583X. 
  8. a b Andrew F. Smith (2006). Encyclopedia of junk food and fast food (en inglés) (1ª edición). Greenwood Press. ISBN 0313335273. 
  9. a b Ozersky, Josh (2008). The Hamburger: A History (Icons of America) (en inglés) (1ª edición). Londres: Yale University Press. ISBN 0300117582. 
  10. Corinne T. Netzer, (2006), «Corinne T. Netzer Carbohydrate and Fiber Counter», Dell, pp:72
  11. B. W. Berry, K. F. Leddy, (2006), «Effects of Fat Level and Cooking Method on Sensory and Textural Properties of Ground Beef Patties», Journal of Food Science, Volume 49 Issue 3, Pages 870 - 875
  12. Salwa B. El-Magol, (1996), «Flavor and texture characteristics of low fat ground beef patties formulated with whey protein concentrate», Meat science, Volume 42, Issue 2, Pages 179-193
  13. McGee, Harold (2004). On Food and Cooking: The Science and Lore of the Kitchen (en inglés) (ed. rev. edición). Nueva York: Scribner. p. 896. ISBN 0684800012. 
  14. Rodger, N. A. M (1994). The Insatiable Earl: A Life of John Montagu, Fourth Earl of Sandwich 1718-1792 (en inglés) (primera edición). W W Norton & Co Inc. p. 480. ISBN 0393035875. 
  15. Bob's Big Boy of Burbank menu, enero de 2007
  16. Hamelman, Jefrey (2004). Bread: A Baker's Book of Techniques and Recipes (en inglés) (1ª edición). Wiley. ISBN 0471168572. 
  17. Jay Boller & Justin Flower, Burger Battle Minnesota Daily, marzo de 2008.
  18. a b Paul Insel , R Elaine Turner, (2009), «Discovering Nutrition», Jones & Bartlett Publishers, 3ª ed., ISBN 0-7637-5873-6
  19. "Dietary Guidelines for Americans", 2005;001-000-04719-1; US Government Printing Office: Washington, DC, 05.
  20. Y.L. Ha, N.K. Grimm and M.W. Pariza, (1987),«Anticarcinogens from fried ground beef: heat-altered derivatives of linoleic acid», Carcinogenesis, 8: 1881-1887
  21. Kaleen K. Kregel, (2006), «Cholesterol Content and Sensory Analysis of Ground Beef as Influenced by Fat Level, Heating, and Storage», Journal of Food Science, Volume 51 Issue 5, Pages 1162 - 1165
  22. Door Peter Singer,Jim Mason,Genís Sánchez Barberán, (2006), Somos los que comemos: la importancia de los alimentos que decidimos consumir,Madrid, pag. 291
  23. a b c Eric Schlosser (enero de 2002). Fast Food Nation: The Dark Side of the All-American Meal (en inglés) (2ª edición). Nueva York: Harper Perennial. ISBN 978-0060938451. 
  24. "Big Burger Business: McDonald's and Burger King". Heavyweights. Food Network. 27 de febrero 2009. No. 3, temporada 2.
  25. Ayula Decsy (1984). Hamburger for America and the World: A Handbook of the Transworld Hamburger Culture (en inglés) 3 (1ª edición). Eurolingua. ISBN 0931922151. 

Enlaces externos[editar]