Feria de Albacete

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 38°59′49.65″N 1°52′13.21″O / 38.9971250, -1.8703361

Feria de Albacete
Puerta de Hierros Feria de Albacete 2012.jpg
Puerta de Hierros del Recinto Ferial.
Nombre oficial Feria de Albacete
Tipo Declarada de Interés Turístico Internacional
Ubicación Albacete Flag of Spain.svg España
Comienzo 7 de septiembre
Término 17 de septiembre
Organizador Ayuntamiento de Albacete
Participantes Cerca de 2.000.000 personas (2011)
[1]
Motivo Celebrada en honor a la Virgen de Los Llanos
Página oficial

La Feria de Albacete, declarada de interés turístico internacional,[2] se celebra del 7 al 17 de septiembre en la ciudad manchega de Albacete en honor a la Virgen de Los Llanos. Se desarrolla dentro y en torno al recinto ferial permanente conocido popularmente como la sartén o los redondeles, Monumento Histórico-Artístico[3] situado en el centro urbano. Con una impresionante feria taurina en relación a la población, y cientos de actividades, la ciudad llega a cuadruplicar su población en el transcurso de la feria.[4]

Las primeras noticias que se tienen de ferias anuales en la ciudad de Albacete se remontan al primer decenio de 1200. Estas ferias con el paso de los siglos fueron ganando importancia, lo que llevó a que los Reyes Católicos las reconocieran.[cita requerida] Pero sin duda el momento que marcó históricamente a la feria de Albacete y a la ciudad fue el 6 de marzo de 1710: en plena guerra de sucesión, el primer Borbón, Felipe V, dio a la ciudad el privilegio de realizar una feria franca anual con una duración de cuatro días que, con el transcurso de los años, pasó a tener 10 días como en la actualidad.

En 1783 se construyó el recinto ferial en la ubicación actual. El edificio ferial, con planta en forma de sartén, es un ejemplo de arquitectura manchega orientada hacia la actividad comercial. El cuerpo de la sartén está formado por anillos concéntricos que albergan puestos comerciales.

Historia[editar]

Plano actual del Recinto Ferial

Como antecedentes de la misma, ya en el siglo XV se cita una feria o mercado regular ubicado en la calle de la Feria. Esta calle ha mantenido su denominación hasta nuestros días, uniendo la Iglesia de San Juan con las eras de Santa Catalina, ubicación correspondiente al actual recinto ferial. Precisamente era en estas donde se vendía el ganado. El mercado tenía una duración de 10 días, que en un principio se celebraba a partir del 30 de noviembre, y más tarde a partir del 28 de agosto.

En el siglo XVII se trasladó fuera del casco urbano, como una actividad económica paralela a la romería que se hacía cada 8 de septiembre al sitio de Los Llanos. Allí, junto a la ermita de la Virgen, se fundó en 1672 un convento franciscano que desempeñó un destacado papel en la época. En 1683 se solicitó al rey Carlos II su declaración de feria franca por 3 días (7, 8 y 9 de septiembre) y su ubicación en las proximidades del convento, en el sitio de los Llanos, ya que esto posibilitaba un mayor número de limosnas.

Aunque esta petición no fue satisfecha, el 6 de marzo de 1710, Felipe V concedió el privilegio de feria franca por término de 4 días (del 7 al 11 de septiembre).[5] El Concejo dispuso que se celebrara en caso urbano, en la calle y plaza mayor, pero los feriantes seguían acudiendo al sitio de Los Llanos. En el periodo que va de 1710 a 1712, que ha llegado a calificarse como el de la feria dividida, esta se celebraba 2 días en el lugar indicado por el Concejo y el resto en los aledaños del convento franciscano.

Los intentos municipales de llevar la feria de nuevo a Albacete pasaron por la compra en 1767 de unas lonjas con el fin de realizar un recinto ferial. Dicho proyecto nunca se realizó, pero en 1783 se acordó realizar un edificio en las eras de Santa Catalina. Este fue inaugurado el 7 de septiembre de 1783 y terminado totalmente al año siguiente. A partir de esa fecha, la feria se celebraría en el casco urbano de Albacete. Posteriormente, el recinto ferial ha sido objeto de numerosas ampliaciones y reformas. La última data del año 1974.

La feria dejó de celebrarse los años 1937 y 1938 por el paréntesis de la guerra civil española.[6]

Reformas del recinto ferial[editar]

Templete de estilo modernista del interior del círculo ferial (1912)

En el momento de la inauguración, en 1783, el edificio, realizado en el plazo de 33 días siguiendo los planos del arquitecto albacetense Josef López Ximénez, sólo constaba de los muros exteriores y del círculo interior. Fue totalmente terminado al año siguiente, 1784, por el maestro Antonio Cuesta, que mejoró el proyecto de Ximénez añadiendo un segundo anillo y alargando la calle de entrada (el llamado rabo de la sartén).

Aunque sus dimensiones eran quizás excesivas para el momento (en 1778 la ciudad solo tenía 7200 habitantes y unas 60 calles),[7] desde su creación fue sometido a diversas reformas y ampliaciones, entre las que destacamos:[8]

  • En 1876 se cambiaron las columnas de los círculos centrales por las actuales de hierro.
  • Hasta 1877, en el centro del recinto ferial había una balsa que tenía gran importancia para abastecer al ganado que se congregaba en la feria. Ese año se elimina la balsa y se sustituye por un quiosco.
  • En 1888 se abren dos puertas laterales junto a la portada principal para facilitar los accesos masivos al recinto.
  • En 1912 se construye el quiosco modernista del círculo central, diseño de Daniel Rubio. El mismo que, restaurado, se conserva en la actualidad.
  • En 1944 se realizan obras de ampliación añadiendo el tercer círculo de la Sartén, el salón de exposiciones y los dos pabellones del paseo de entrada. Todo ello siguiendo los planos de Manuel Ortiz y Julio Carrilero.
  • En 1974 la portada neoclásica se cambia por la actual de ladrillo blanco, siguiendo el diseño del arquitecto Manuel Carrilero.
  • Entre 2008 y 2010 con motivo del III Centenario se realizan mejoras tanto en el recinto como en su entorno, éstas incluyen un parking subterráneo bajo "El Paseo".[9] Una de las más visibles es la réplica de la antigua Puerta de Hierros que se ha colocado en el acceso de los Jardinillos frente a la Plaza de toros.

Eventos[editar]

Cabalgata de apertura de Feria[editar]

Personas con el traje típico manchego en la Cabalgata de la Feria de Albacete.

Es el primer y más importante evento de la Feria. Su misión es trasladar la imagen de la Virgen de Los Llanos al Recinto Ferial, culminando con la apertura de la puerta principal (Puerta de Hierros) del recinto. Dicha apertura se celebra por la noche desde 1909. Hasta ese año, la apertura era matinal.[10]

En la cabalgata desfila del orden de un centenar de carrozas acompañadas por charangas, por manchegas ataviadas con el traje típico (de manchega, de serrana o de espigadora), por numerosas peñas y bandas de música que interpretan los temas más conocidos del panorama musical de fiestas. No faltan las típicas botas de vino y cuerda y platos de comida que se degustan durante la marcha de las peñas.

Capilla de la Virgen de Los Llanos en el recinto ferial.

El desfile comienza en la Avenida de España y finaliza en la puerta principal del Recinto ferial, momento en que el Alcalde de la ciudad procede a abrirla bajo fuegos artificiales (sustituidos en 2008 por un espectáculo de luces proyectadas en la puerta principal y sonido). De este modo comienza oficialmente la Feria. Tras ello, traslada en sus brazos la imagen de la Virgen de Los Llanos a su capilla, desde donde presidirá durante 10 días la Feria en su honor. Excepcionalmente, el desfile de apertura de 1936, desprovisto de su carácter religioso, recorrió la ciudad sin la imagen de la Virgen de Los Llanos.

Batalla de flores[editar]

Cabalgata que desfila con las mismas carrozas que la cabalgata de apertura. La procesión se desarrolla desde la plaza Gabriel Lodares hasta la Avenida de la Estación el día siguiente a la cabalgata de apertura. En ella desfilan manchegas y manchegos con los trajes típicos o con el atuendo de las peñas, los cuales lanzan serpentinas y confetis.

Ofrenda floral[editar]

Acto organizado por la Peña Templete desde 1989, que reúne la participación de más de 20.000 personas durante el primer domingo de feria. La ofrenda se inicia en la Catedral y culmina frente a la capilla del recinto ferial, en cuyo balcón se presenta la imagen de la Virgen.

Costumbres y lugares[editar]

El paseo[editar]

Al comienzo del paseo se instalan diversos juegos y tómbolas. Destaca la Tómbola de Cáritas, tradicionalmente conocida como Tómbola de Caridad, gestionada por Cáritas con fines benéficos, con premios donados y trabajadores voluntarios. Su origen se remonta a 1953, año en que fue creada con el propósito original de construir viviendas para las clases trabajadoras.[11] En la actualidad la recaudación se destina a ayudar a personas del entorno albaceteño que están en especiales dificultades familiares, sociales o de desempleo.[12] Siguiendo a las tómbolas encontramos los juegos para los más pequeños. Mezclado con esta zona infantil encontramos puestos de comida. Justo en frente de estos últimos, al lado izquierdo del paseo y pasando el típico carrusel de caballitos, encontramos ya las atracciones para jóvenes y mayores.

La plaza de toros[editar]

Entrada principal a la Plaza de Toros de Albacete.

Separada por el Parque de Los Jardinillos de la mitad del paseo, se alza la plaza de toros. Se inauguró el 9 de septiembre de 1917. Contaba con casi 10.000 localidades en una época en que la ciudad tenía poco más de 20.000 habitantes. Obra de los arquitectos Julio Carrilero y Manuel Saiz de Vicuña, fue financiada por la suscripción popular de acciones promovida por el ayuntamiento. Históricamente, era la quinta plaza que tuvo la ciudad, si contamos como primera el cierre improvisado que se hacía de la Plaza del Altozano, que aparece documentado ya en el siglo XVI. El resto de plazas fueron fruto de la iniciativa privada.

Década tras década fue aumentando el número de festejos que se realizaban conicidiendo con la feria: desde los 3 o 4 que se celebraban en los años 1930 hasta los 10 de la actualidad.[13]

Los ejidos[editar]

Atracciones ubicadas en los ejidos.

Pasando el paseo entramos ya en la explanada que rodea al recinto ferial. Este era el sitio, conocido entonces y aún hoy como "la Cuerda", donde tiempo atrás los comerciantes exponían el ganado para su venta. Perdió su uso con la llegada de la mecanización del campo.

Hoy en día, comenzando por el lado derecho, encontramos las instalaciones móviles de las televisiones locales, la carpa de música moderna y salsa y las atracciones de mayor tamaño.

Las casetas con espectáculos abiertos, como las carpas de música rock, marcan una de las grandes diferencias con otras ferias nacionales. Rodeando por el exterior todo el recinto ferial encontramos puestos de artesanía ambulante y juguetes.


El círculo central[editar]

Todas las noches hay fiesta en el recinto ferial, especialmente en el círculo central dónde, hasta el año 2007, todas las madrugadas el toro de fuego de Barrax prolongaba la diversión. Este era un toro estilo carretilla cargado de cohetes, manejado por una persona que lo empujaba. Ha desaparecido debido a su potencial peligro. No ha desaparecido la costumbre de repartir gratuitamente el caldico reparador (que antes precedía al toro de fuego) en el pabellón municipal.

Si deseamos prolongar la fiesta, las carpas situadas en los Ejidos se mantienen abiertas hasta altas horas de la madrugada.

Y siempre estarán disponibles en estos días de festividad los stands dónde diferentes asociaciones y comercios exponen productos de toda índole. Algo muy típico de la Feria son los Miguelitos de la Roda, un dulce de hojaldre relleno de crema y recubierto por azúcar glas.

Su gran exposición de cuchillería está abierta al público con auténticas obras de arte de la cuchillería albaceteña y con diversa información. Una costumbre extendida entre los padres y abuelos de Albacete es el feriar a los niños, esto es, recorrer los amplios puestos situados en los anillos exteriores de la feria para comprarles un regalo.

Notas y referencias[editar]

  • Varios autores. Libro del III centenario Feria de Albacete (número 1). Editora municipal. Albacete, 2007. ISBN 978-84-921720-9-2

Enlaces externos[editar]