Pirotecnia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fuegos artificiales»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Fuegos artificiales.
Rueda de fuego durante la procesión de la Patrona, en Beniaján (Murcia, España).

Se llama pirotecnia a los dispositivos que están preparados para que ocurran reacciones pirotécnicas en su interior. Las reacciones pirotécnicas ocurren por combustión no explosiva de materiales, que pueden generar llamas, chispas y humos. Los dispositivos pirotécnicos pueden contener también elementos para que ocurran algunas reacciones explosivas controladas. Las reacciones pirotécnicas pueden estar iniciadas por elementos eléctricos, y luego encender dispositivos pirotécnicos que permiten programar la ocurrencia de otras reacciones pirotécnicas. Los dispositivos pirotécnicos que tienen efectos visuales, sonoros y fumígenos con una finalidad lúdica y de espectáculo son conocidos como "fuegos artificiales", "fuegos de artificio" o "juegos pirotécnicos", la expresión última es en ocasiones reemplazada incorrectamente por «fuegos pirotécnicos» lo cual es un pleonasmo. Se emplean en exhibiciones, festejos, festividades, celebraciones, cumpleaños, conmemoraciones, etc. Se considera todo un arte, ya que son múltiples las variaciones, juegos y técnicas con que cuenta el artesano pirotécnico, y siempre en constante innovación. Pero la pirotecnia incluye además toda una gama para uso agrícola, industrial, etc.

Materias primas[editar]

  • Pólvora negra
  • Polvillo de acero, zinc y cobre
  • Clorato de potasio
  • Cloruro de calcio
  • Nitrato de cobre, bario, estroncio
  • Cloruro de litio

Origen y terminología[editar]

El origen de la pirotecnia está directamente relacionado con la invención de la pólvora en China. La fórmula de este material inflamable fue llevada a Europa por los árabes durante su gran expansión por el norte de África y España. Los árabes irrumpieron en las defensas de ciudades amuralladas con las primeras armas de fuego, como la culebrina murallera, si bien esta arma era de poco calibre y poco eficiente. En su ocupación en la Península Ibérica, los árabes sentaron las bases y la tradición polvorista también con fines lúdicos en Murcia, Alicante y Valencia; lugares éstos con una amplia tradición del fuego.

Se han diseñado artificios pirotécnicos de usos especiales: incendios forestales, minería, construcción, lucha antigranizo, etc. Pero popularmente, el término pirotecnia suele entenderse solo como referido a los fuegos artificiales. Los fuegos artificiales: cohetes, explosivos o juegos pirotécnicos son muy utilizados en todo tipo de países en el mundo y en países latinoamericanos, con importantes ventas de estos productos en lugares como Argentina; principalmente con motivo de las fiestas de final de año (Nochebuena, Navidad, Nochevieja o Año Nuevo), aunque se utilizan también en el festejo de los 15 años de las mujeres, en los 18 de los varones, bautismos, primeras comuniones, confirmaciones, enlaces matrimoniales, aniversarios de bodas y otros aniversarios.

Existe infinidad de productos que crean resultados distintos. Coloquialmente están muy extendidos los términos petardo y cohete, que abarcan casi todas las variedades de explosión y aparatos pirotécnicos existentes, pero la nomenclatura puede ampliarse tanto como la diversidad de efectos:

  • Buscapiés o carretillas.
  • Bombas pirotécnicas o carcasas.
  • Tracas o culebras, papeletas, barrenos, masclets, etc.
  • Luces de Bengala, ruedas de fuego, etc.
  • Palmeras, voladores, etc.
  • Palomas y palomitas, brujas, etc.

La denominación de productos varía también según la zona, dentro de las distintas regiones de España y del mundo.

Se dice que un cohete o petardo se cebó cuando éste no ha estallado correctamente.

Castillos[editar]

Se llama castillo a una estructura formada con el propósito de lograr una gama de efectos y luces más espectacular por una cantidad mayor de productos pirotécnicos. Por lo general, estos artificios se detonan en el aire.

En general, en España se programan muchos castillos con motivo de las fiestas tradicionales y populares. Tienen especial relevancia los concursos de castillos de fuegos artificiales, en los que diferentes empresas compiten por alcanzar la mejor puntuación. Son muy importantes los certámenes de San Sebastián -País Vasco- (celebrado alrededor del 15 de agosto), de Blanes, Gerona (la última semana de julio) y de Tarragona (la primera semana completa de julio). La pirotecnia es protagonista en las fiestas populares de muchos pueblos de la costa catalana, valenciana, murciana y balear.

Uno de los espectáculos más famosos e impresionantes de España es el que se conoce como "Nit de l'Albà" (Noche de la Alabada en castellano), que se celebra la noche de cada 13 de agosto en la localidad de Elche. Son muy importantes los fuegos que se disparan durante las fiestas de "Fallas" en la ciudad de Valencia destacando el llamado "La Nit del Foc" (la noche del fuego) que se realiza durante la madrugada del día de San José (01:00 horas del 19 de marzo). También es digno de mención el "Entierro de la Sardina" en Murcia que finaliza con la Quema de la Sardina y un gran espectáculo de fuegos artificiales.

  • En Cataluña: Destacan también manifestaciones populares en las que se usa la pirotecnia, como las actuaciones de grupos de fuego, entre ellas las procesiones, pasacalles y correfocs, donde participan los "diables" y las bestias de fuego de cada pueblo; lo que más se usa son los elementos denominados carretillas y surtidores franceses.
  • En la Comunidad Valenciana: Es reseñable la tradición de los castillos y la mascletà, una gran traca eminentemente sonora donde se conjuga aparato aéreo y terrestre. Desde fechas recientes se está implantando la práctica de los correfocs, y en diversos pueblos se realizan las conocidas cordaes (mucho más históricas).
  • En la Región de Murcia: Resultan peculiares las batallas de carretillas, las ruedas y las tronaeras, pero también los castillos lanzados al paso de desfiles y procesiones, ya sea desde el mar en pueblos de la costa, o a pie de calle, o desde puntos elevados dentro las poblaciones.

También utilizando la pólvora negra para fines festivos esta la arcabucería, que consiste en la utilización de armas de salvas algunas de ellas de gran valor artístico y sentimental; al pasar de padres a hijos y que se utilizan disparando solo pólvora en honor de el patrón o patrona de los municipios ó para recordar algunos actos históricos como las embajadas y guerrillas en las fiestas de los moros y cristianos en muchas poblaciones de España y su área de influencia.

Fuegos artificiales del Día de la Independencia en Atlixco (Puebla).

Por otro lado, en México se le llama castillo a una estructura terrestre fija hecha de cuadros de madera o metal que puede llegar hasta los 45 metros de altura de la cual se cuelgan artificios y efectos pirotécnicos. Estas exhibiciones se rematan con bombas pirotécnicas. También se le conoce como «castillo de torre». Existe un castillo más tradicional que se erige usando un poste de madera (también conocido como de morillo). Este es de menor altura y lleva una cantidad menor de artificios pirotécnicos y en los últimos años ya no es tan común.

Las poblaciones mexicanas que tienen fama por su tradición pirotécnica son Tultepec, Zumpango y Tlalchichilpan. En Tultepec, pueblo conocido como la capital de la pirotecnia de México, cada año se celebra una Feria Nacional de la Pirotecnia en la que destacan los concursos de castillos de torre y el de Pyromusicales. La celebración pirotécnica más popular es la «quema de toritos», que se lleva cabo el 8 de marzo en honor de San Juan de Dios, santo patrón de los pirotécnicos de Tultepec.

Otros usos de la pirotecnia[editar]

La industria pirotécnica tiene varias aplicaciones además del espectáculo. Los usos técnicos de la pirotecnia comprenden una gran gama de industrias como la agrícola, pesquera, minera, automotriz, etc.

  • Artificios pirotécnicos de señalamiento y localización: Estos son utilizados en ferrocarriles, transportes terrestres, aéreos y marítimos, así como para la localización de personas.
  • Artificios pirotécnicos de utilización en agricultura y ganadería: Algunos de los artificios utilizados son los botes fumígenos, tiras detonantes y cohetes antigranizo para provocación de lluvia.
  • Artificios pirotécnicos para la industria pesquera: Dicha industria utiliza principalmente tres tipos de artificios para el desarrollo de su actividad. La bengala submarina, que genera un efecto de luz resistente al agua; Megatón submarino, que genera un efecto sonoro; Tinta, que funciona como marcador submarino.
  • Artificios pirotécnicos para la industria minera: Esta industria utiliza, principalmente, explosivos para sus actividades de excavación.
  • Artificios pirotécnicos para capacitación y adiestramiento militar: Son utilizados, entre otras cosas, para simulación de explosiones, disparos, etc.
  • Artificios pirotécnicos para la industria automotriz: Se utilizan generadores de gas para la activación de bolsas de aire vehiculares.

Consideraciones preventivas[editar]

Por ser productos explosivos y de ignición, el peligro de quemaduras y de incendios es un corolario potencial de alta probabilidad que hay que tomar en cuenta, por lo que en varios países hay control por entes dedicados también al control de armas y demás instrumentos explosivos como la misma pólvora, como es el RENAR en Argentina.

Una mala manipulación puede provocar explosiones fortuitas, con amputación de partes de la mano o algo peor. Este tipo de incidentes son bastante comunes en personas no experimentadas que adquieren destreza pirotécnica ocasionalmente con fines lúdicos. Como regla básica, todos los elementos de pirotecnia deben encenderse dispuestos en el suelo, nunca mientras se sostienen con la mano; las carcasas o soportes de los proyectiles de especial potencia deben anclarse para evitar que se vuelquen o que se desvíen de su trayectoria.

Igualmente hay que tener precauciones cuando un dispositivo no estalla, pues aunque parezca que la mecha se ha apagado, puede activarse y estallar mientras se manipula. Los elementos de pirotecnia que resultan fallidos han de apartarse (con un palo o algo similar) a una zona segura y (si es posible) mojarlos con agua para neutralizarlos.

Medidas de seguridad para el uso apropiado de artificios pirotécnicos[editar]

  • Comprar y emplear solo productos autorizados.
  • La inexperiencia, curiosidad y descuido en el manejo de material pirotécnico aumentan los riesgos de accidentes.
  • Nunca comprar ni usar pirotécnia clandestina o que se sospeche que tenga pérdidas, defectos o daños. Tenga en cuenta que existen productos clandestinos de dudosa procedencia que no indican ninguna instrucción de empleo en su empaque o embalaje. Aparte de estas precisiones, los productos deben contener una mecha de seguridad que impida que el artificio pueda encenderse espontáneamente. Si el artificio está dotado con mecha de cerillo (autofriccionante), no la compre, es muy peligrosa para los niños.
  • Cualquier quema de artificios pirotécnicos, sin importar que tan grande o pequeño sea el productos, siempre debe estar supervisada por un adulto.
  • No sacudirlos, golpearlos o fumar cerca de elementos pirotécnicos.
  • No exponerlos por largo tiempo al sol o otras fuentes de calor.
  • No use pirotecnia si está bajo el efecto del alcohol u otras sustancias que puedan afectar su juicio, atención, movimientos o reflejos.
  • Si el producto presenta desperfectos en la envoltura o mecha no lo compre, y si ya lo hizo, no lo utilice, el riesgo es muy grande.
  • No guardar artículos pirotécnicos en los bolsillos, estos podrían encenderse espontáneamente y explotar.
  • No colocar la cara ni otras partes del cuerpo sobre un artículo cuando vaya a encenderse.
  • Procurar encender la mecha por el extremo para que nos de suficiente tiempo de retirarnos.
  • No disparar cohetes, globos u otros artefactos que produzcan fuego a menos de 500 metros de zonas forestales.
  • Lanzar los cohetes y otros artefactos de forma vertical y nunca contra personas o animales.
  • Asegurarse que no haya líquidos inflamables en las cercanías.
  • Los productos que no tengan un mango especial para tomarlos con las manos deben de fijarse a la tierra, una maceta o una botella para evitar quemaduras.
  • No introducir los petardos dentro de botellas, botes, etc. por que al explotar la metralla o esquirlas pueden expandirse incontroladamente y lastimar a las personas que estén cerca.
  • Nunca disparar los cohetes con la mano. Utilizar siempre un disparador y lanzarlos de forma vertical.
  • No manipular sus componentes, ni extraer su contenido.
  • No dispararlos si presentan desperfectos, pérdida de material pirotécnico o roturas.
  • Una vez encendida la mecha, retirarse inmediatamente.
  • Si falla en encendido, esperar 10 min. acordonando la zona. Si la mecha está intacta, se puede intentar de nuevo su encendido, de lo contrario, introduzca el artefacto en un recipiente con agua para inutilizarlo.

Legislación en México[editar]

La pirotecnia es una actividad regulada por la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, publicada en 1972 bajo el régimen del presidente Luis Echeverría Álvarez. En esta se manifiesta que se trata de una actividad legal y lícita, siempre y cuando adquieras los artificios pirotécnicos autorizados por la Secretaria de la Defensa Nacional, de personas físicas o morales autorizadas para su venta por la misma secretaría. Por ley, las personas mayores de 18 años están autorizadas a portar hasta 10 kg de pirotecnia.

Dicha ley no hace distinción alguna y regula a la pirotecnia de la misma manera que a las armas de fuego y a los explosivos. Por otra parte, existe una iniciativa de ley que regula la actividad pirotécnica en exclusiva llamada ley Federal de Pirotecnia. En esta iniciativa de ley se clasifican las materias primas y los productos terminados de acuerdo a su uso y grado de peligrosidad de la siguiente manera:

Véase la ley federal sobre pirotecnia.

Normativa para España[editar]

En España recientemente entró en vigor el Nuevo Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería RD 563/2010[1] y posterior modificación por el Real Decreto 1335-2012[2] con el que se adapta a la Directiva 2007/23/CE, y deroga la anterior normativa. Este nuevo texto separa los explosivos de la pirotecnia, que hasta la fecha se regían por la misma ley. También determina las restricciones y legislación para el uso, comercio y fabricación de artículos de pirotecnia, así como otorga a las entidades locales autoridad para autorizar el disparo y el uso de los fuegos artificiales.

Los particulares solo tienen permitida la utilización de artículos de pirotecnia de Categoría I (usuarios mayores de 12 años), II (mayores de 16 años) y III (mayores de 18).

Tradicionalmente la gama pirotécnica apta para particulares se limitaba a petardos más o menos potentes y bengalas, pero actualmente se comercializan fuentes y baterías de logrados efectos visuales. En estos dispositivos se activan, encendiendo una sola mecha, múltiples proyectiles que van estallando de manera rítmica y con garantías de seguridad, siempre que se manejen de manera racional y guardando la debida distancia.

La pirotecnia y la tecnología[editar]

La pirotecnia siempre ha estado en continua evolución, y más aún en los últimos años. El gran avance de la informática y la electrónica han marcado un punto clave en este arte. Hasta hace escasos años (1995) la mayoría de los espectáculos se realizaban manualmente, es decir, el pirotécnico daba fuego directamente a la mecha. Actualmente, los castillos de fuegos se disparan a distancia mediante inflamadores eléctricos. El encargado del disparo, desde una distancia prudente y mediante el empleo de consolas de disparo, acciona un botón que permite la circulación de corriente eléctrica y al inicio de un inflamador que da fuego a la mecha de los artefactos; con esta técnica se ha mejorado sustancialmente la seguridad del personal, ofreciendo una mayor libertad a la hora de crear grandes fachadas de fuego desde diferentes puntos. Pero la evolución no queda ahí, después de estos simples pero efectivos sistemas, se diseñaron otros más sofisticados, que disponen de un pequeño "ordenador" que permite programar las órdenes de fuego, creando así disparos sucesivos con unos intervalos de milésimas de segundo. Con esta técnica se comenzaron a disparar las conocidas "secuencias digitales" o de "fuego progresivo" en las que los efectos van formando movimientos como abánicos, recorridos, etc.

Estos avances han logrado que podamos ser testigos de eventos piromusicales, en los que un ordenador va dando órdenes de fuego con gran precisión y al ritmo de la música a las diferentes piezas que conforman el castillo o incluso en la famosa mascletá, podamos escuchar ritmos musicales creados por la explosión rítmica de los truenos (mascletá digital). Pero la técnica a la vez de mejorar el espectáculo y ofrecernos la posibilidad de disparar bellísimas creaciones impensables con los medios tradicionales, hace más sofisticados los despliegues, haciendo necesaria la extensión de varios kilómetros de cables para conseguir accionar todos los elementos del espectáculo y dar posibilidad a que un pequeño error en el sistema de disparo (las máquinas pueden no responder como uno espera) puedan tirar por tierra muchas horas de trabajo.

En la actualidad la pirotecnia no solo es usada en exteriores, gracias a la tecnología, la pirotecnia es utilizada en interiores, es decir, dentro de cuartos, salones, teatros, estadios, etc. Este tipo de pirotecnia, llamada pirotecnia fría (pirotecnia indoor) o efectos especiales, se utiliza para realzar espectáculos, fiestas, ensayos y hasta conferencias. Se caracteriza por su rápida disipación de calor, ya que el disparo se hace electrónicamente, provocando con ello baja densidad de humo; o también porque las chispas de algunos de sus efectos no queman, lo cual genera ventajas para trabajar en ambientes cerrados o con presencia cercana de público. Su diseño es de dimensiones pequeñas, lo cual permite su instalación de manera discreta, con lo cual crea el elemento sorpresa del espectador. Este tipo de pirotecnia no es disparada de forma aislada, su disparo se hace en un momento culminante del evento, con el fin de realzar o crear un alto impacto al mismo tiempo que va acompañada de un CUE o arreglo musical para hacer de este juego de luces algo más espectacular. Entre los efectos pirotécnicos podemos mencionar el humo de color, el humo bajo, las bengalas incandescentes, los Gerbs, los Roquets, las Llamas de fuego, los hongos de humo, el Airbust, la concusión, lanza confeti; todos diseñados exclusivamente para espectáculos de fina calidad artística.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]