Noche

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplo de la tierra de noche (tierra hipotética), donde se ven las luces producidas por todo el planeta.
Variación de la duración del día, puesta de Sol y amanecer a la 40º de latitud (Madrid) durante 2011.
El comienzo de la noche.

La noche es el periodo durante el que una parte de la Tierra, por acción de la rotación, deja de recibir la luz solar y, por ende, permanece en oscuridad. Está comprendido entre el atardecer del Sol y el amanecer del día siguiente. También se conoce como noche a lo que en algunos países de Latinoamérica (Sudamérica) como Tarde-Noche, periodo que antecede a la Noche en donde aún quedan algunos rayos de luz del Sol. Una actividad que tiene lugar por la noche es una actividad nocturna.

La refracción por la atmósfera de los rayos luminosos del Sol motiva que veamos luz cuando el Sol ya se ha puesto: crepúsculo vespertino. Dicha refracción alarga el día y acorta la noche.

Medido desde el mediodía, el ocaso se caracteriza por un ángulo horario H donde

cos(H) = -tan(F) * tan(D)

siendo F la latitud del lugar y D la declinación solar. El orto ocurre a un ángulo horario -H.

La duración del día y la noche va cambiando en el transcurso del año, siendo la duración media del día de 12 horas (en todas las latitudes), en los equinoccios más de 12 horas en primavera y verano, alcanzando el día más largo en el solsticio de verano, donde también ocurre la noche más corta. Por el contrario el día dura menos de 12 horas en otoño e invierno, alcanzándose en el solsticio de invierno el día más corto y la noche más larga. Este efecto se acentúa más cuanto mayor es la latitud. En el ecuador siempre duran lo mismo[cita requerida]. Hay día o noche permanente en alguna época del año, en las regiones polares tanto del hemisferio norte o sur caracterizadas por estar a una latitud que en valor absoluto es mayor que F = 90 - 23º 26’ = 66º 34’. Esta es precisamente la definición de Círculo polar.

Historia[editar]

Entre los hebreos, griegos y algunas otras naciones la noche se dividía en cuatro partes que se llamaban velas o guardias vigiliae, custodiae porque durante ellas velaban tanto los que estaban de guardia militar como los pastores que guardaban los rebaños y duraban unas tres horas cada una. La primera comenzaba luego de puesto el sol y se llamaba tarde, vespere, y duraba más o menos hasta las nueve; la segunda, desde esta hora a las doce y se llamaba media noche; la tercera, de las doce a las tres y solían llamarla canto del gallo y la cuarta, desde las tres hasta las seis o salida del sol a la cual llamaban mañana, mane o custodia matutina.

Los romanos daban el nombre de nox intempesta a la parte de noche que mediaba desde el concubium u hora en que se iban al a cama hasta media noche. Los francos y galos contaban por noches y no por días. Los primitivos anglosajones practicaban la misma costumbre.[1] Noche o de la noche es el período de tiempo entre la puesta y la salida del sol cuando el dom está por debajo del horizonte . Esto ocurre después de anochecer . Lo contrario de la noche es día (o " día "para distinguirlo de" día "como se usa por un período de 24 horas). Los puntos de inicio y de fin de tiempo de una noche variar en función de factores tales como la estación , latitud , longitud y zona horaria . En un momento dado, uno de los lados del planeta Tierra está bañada por la luz del sol (durante el día) y el otro lado de la Tierra está en la sombra causado por la Tierra bloquea la luz del sol. Esta sombra es lo que llamamos la oscuridad de la noche. Iluminación natural sigue en manos de una combinación de luz de la luna , planetario luz, luz de las estrellas , difusa luz zodiacal , gegenschein y resplandor . En algunas circunstancias, la bioluminiscencia , auroras y relámpago puede proporcionar algo de iluminación. El brillo proporcionado por la iluminación artificial se refiere a veces como la contaminación lumínica , ya que puede interferir con la astronomía observacional y los ecosistemas.

Etimología y división de la noche[editar]

En la tradición cristiana, si el día se dividía en "horas", la noche se dividía en "vigilias", siendo tres las partes que se aplicaban al periodo nocturno; los romanos la ampliaron posteriormente a cuatro vigilias, enumeradas por números, partes que se aplicaban a las guardias en los campamentos.[2] De esta herencia romana procede también la división de los centinelas, que partían la noche en cuartos: prima, modorra, modorrilla y alba, división que aún perdura en los ejércitos, y de la cual se extiende el uso de la palabra "modorra" como cansancio somnoliento.[3]

San Isidoro, en su obra, estableció una división de la noche en siete partes: vesper, crepusculum, conticinium, intempestum, gallicinium, matutinum y diluculum. Alfonso de Palencia, en su "Vocabulario universal en latín y en romance" (Sevilla, 1490) recoge ocho: tarde ("poniéndose el sol"), crepúsculo ("quando comiença las tiniebras"), concubio ("quando los ombres aduermen"), noche intempesta ("quando todos los animales profundamente reposan"), continicio ("quando todas cosas parecen estar callando y adormidas"), gallicinio ("quando los gallos comienzan cantar"), dilúculo ("quando mas espesas vezes cantan anunciando la cercanía del alva") y antelucano ("quando ya el alva comiença a desparzir las tinieblas").[4]

El castellano posee numerosas palabras para definir los diversos aspectos de la noche. De la división de San Isidoro se heredan muchas de las etimologías, así conticinio (parte de la noche en que todo está en silencio), galicinio (hora previa al alba en la que canta el gallo), o dilúculo (la última de las partes). Por otro lado, de la división recogida por Alfonso de Palencia procede concubio, tiempo en que se recogen las gentes para dormir, sinónimo de queda. El relámpago que ilumina el horizonte por la noche recibe además la denominación de fucilazo.

La noche en la cultura popular[editar]

La noche es el escenario típico de las historias de miedo, ya que la noche se suele asociar al peligro, a los bandidos y animales peligrosos que se ocultan tras la oscuridad. Asimismo, se dice que criaturas fantásticas como los hombres lobo y los vampiros son más poderosos por la noche. Incluso hay criaturas fantásticas malvadas de las que se dice que no soportan la luz solar. En el cristianismo, la noche es asociada con el fin de los días de los seres humanos en la tierra, con la venida de Jesucristo en busca de su Iglesia que está compuesta por todos los cristianos fieles. La noche se compara con el estado moral del hombre bajo la influencia de Satanás. Los cristianos (salvo los ortodoxos, que lo hacen el 6 de enero) celebran la Natividad del Señor a medianoche del 25 de diciembre.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (1906-1914)
  2. [1]
  3. [2]
  4. [3]

Enlaces externos[editar]