Alta Velocidad Española

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alta Velocidad Española
AVE.svg
AVE in spain.jpg
Trenes Serie 102 de AVE
Acrónimo AVE
Industria Transporte
Fundación 1992
Ámbito España
Productos Transporte ferroviario
Sitio web www.renfe.com

AVE (Alta Velocidad Española) es la marca comercial utilizada por la compañía ferroviaria española Renfe Operadora para sus trenes de alta velocidad de mayor gama. Son trenes que circulan a una velocidad máxima de 310 km/h,[1] por líneas de ancho internacional (1.435 mm) electrificadas a 25 kV 50 Hz en recorridos de larga distancia.

En su inauguración en 1992, todos los trenes, sistemas y líneas dedicados a la alta velocidad en España eran denominados AVE. En la actualidad, las líneas son denominadas simplemente líneas de alta velocidad y existen otros servicios de alta velocidad además del denominando AVE, como Alvia o Avant. En España, el uso del término AVE para todos los trenes de alta velocidad tanto españoles como del extranjero se mantiene en el uso popular y ha sido reflejado en el DRAE. [2]

Historia[editar]

La marca comercial AVE comenzó a utilizarse para denominar la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla, que fue inaugurada el 21 de abril de 1992. En un origen, la intención era la de construir una nueva línea entre Getafe y Córdoba, en un proyecto denominado Nuevo Acceso Ferroviario a Andalucía. En 1988 se decidió que las nuevas líneas tendrían un ancho de 1.435 mm, para ser compatibles con el resto de Europa. La diferencia con el resto de la red ibérica obligó a que en lugar de un nuevo acceso se construyera una línea completa, entre Madrid y Sevilla, muy similar a la línea ya existente de TGV en Francia.

Red de alta velocidad actualmente en servicio (Junio 2013).

En diciembre de 1988 el Gobierno de España adjudicó el llamado «contrato del siglo», valorado en 85.533 millones de pesetas,[3] [4] [5] convocado por Renfe para modernizar su material rodante mediante la adquisición de 24 trenes de alta velocidad y 75 locomotoras de gran potencia. El Gobierno decidió repartir el contrato: los trenes serían suministrados por la compañía francesa Alsthom (series 100 y 101 de Renfe), mientras que la alemana Siemens AG se encargaría de las locomotoras (serie 252 de Renfe).[3] [4] [5] El «contrato del siglo» incluía acuerdos para la fabricación en España de al menos el 80 % del material,[6] [7] [8] así como para la reordenación de la industria ferroviaria nacional y el mantenimiento de las factorías y talleres de Barcelona, Valencia, Madrid y Alcázar de San Juan (Ciudad Real).[6] Mediante estos acuerdos industriales, Alsthom debía hacerse con el control de los fabricantes españoles Macosa, MTM y Ateinsa —estos dos últimos propiedad del Estado a través del Instituto Nacional de Industria (INI)—.[7] [9] Además, debía mantener un nivel de subcontratación con el fabricante privado CAF por un valor de unos 15.000 millones de pesetas.[5] [6]

La condición de isla hizo que en un principio todos los trenes de la línea fueran del mismo tipo, de la Serie 100 de Renfe, realizando un servicio del mismo tipo. Estos servicios, y la propia línea, eran conocidos como AVE. En 1993 comenzaron los primeros servicios con una denominación diferente, los Talgo 200, que se componían de una rama de Talgo arrastrada por una locomotora, con capacidad para cambiar de ancho y continuar en líneas convencionales. Posteriormente son numerosos los servicios diferentes al AVE que han circulado por las vías de alta velocidad españolas. Estos servicios se diferencian de los AVE en una menor velocidad punta (inferior a 300 km/h), junto con alguna otra característica diferenciadora (cambio de ancho, recorrido de media distancia, etc.).

AVE serie 100 de RENFE cruzando la campiña Andaluza al lado del castillo en Almodóvar del Río

Una vez conectada Madrid con la capital andaluza, los esfuerzos del gobierno español se centraron en llevar la alta velocidad hacia el noreste, y con ella el servicio AVE, para unir el sistema con Francia y el resto de Europa. Así en 1997 se inició la construcción de la línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona-Frontera Francesa y en 2003 se conectó Madrid con Zaragoza y Lérida.

El 1 de enero de 2005 la compañía estatal RENFE se dividió en dos, Renfe Operadora y Adif. Renfe Operadora se quedó con la operación de los trenes, y por lo tanto con la marca comercial AVE; mientras que Adif se quedó con la infraestructura, y por lo tanto con las líneas de alta velocidad. Esta división permitirá en un futuro que circulen por las vías de Adif servicios de alta velocidad diferentes a los ofertados por Renfe.

En diciembre de 2007 entró en servicio el tramo entre Córdoba y Málaga, uniendo Madrid con la Costa del Sol, así como la LAV Madrid-Valladolid. El 20 de febrero de 2008 entró en servicio el tramo Roda de Bará-Barcelona, haciendo posible viajar entre Madrid y Barcelona (659 km) en un tiempo de 2 horas y 30 minutos. Así finalizaba la esperada conexión entre las dos mayores ciudades españolas, tras más de diez años de obras y dos meses de retraso respecto a la fecha prevista.

El 18 de diciembre de 2010 se inauguró la LAV Madrid-Levante que conecta Madrid, Cuenca y Valencia en un tiempo de viaje de 1 hora y 35 minutos.

En noviembre de 2011 los trenes comienzan a aumentar paulatinamente su velocidad a 310 km/h en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona.

El 10 de diciembre de 2011 se inauguró la línea de alta velocidad Madrid-Galicia entre Orense y La Coruña, aunque en una fase inicial por esta línea no circulan trenes AVE.[10] [11] En total, los 2500 km de servicio que tenía la red a finales de 2012 supusieron un desembolso de 34 000 millones de euros.[12]

El 8 de enero de 2013 se inauguró el tramo entre Barcelona, Gerona y Figueras, donde se realizaba el transbordo con el TGV francés. Así finalizaba la esperada conexión con Francia, tras más de 15 años de obras. El 17 de junio de 2013 se inauguró el tramo entre Albacete y Alicante.

El 16 de diciembre de 2013 entró en servicio la conexión directa con Francia, con trayectos sin transbordo entre Barcelona y París en un tiempo aproximado de seis horas y veinte minutos.[13] Posteriormente se pusieron en servicio trayectos directos a Lyon y Tolouse.

Material rodante[editar]

Los trenes que realizan los servicios AVE son trenes de ancho fijo a 1.435 mm, con una electrificación a 25 kV 50 Hz. Son trenes diseñados para trayectos de larga distancia, por lo que incluyen cafetería. Están homologados para alcanzar una velocidad de al menos 300 km/h. Los servicios AVE disponen según la línea de dos (turista y business) o tres (turista, preferente y club) clases.

Para la primera línea se adquirieron trenes serie 100, fabricados por Alstom y con una velocidad máxima de 300 km/h. Posteriormente, con la inauguración de nuevas líneas se fue incrementando el parque con las series 102 y 112, fabricadas por Talgo y con una velocidad máxima de 330 km/h, y la serie 103, fabricada por Siemens AG y con una velocidad máxima de 350 km/h.

Durante algunos años, a pesar de la mayor velocidad de homologación de algunas series para alcanzar 350 km/h, ningún tren AVE superaba los 300 km/h por no haberse homologado aún el sistema de control del tráfico necesario para velocidades superiores. La velocidad máxima actualmente se está elevando paulatinamente, siendo en estos momentos de 310 km/h en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona.

Relaciones AVE[editar]

Spain High Speed Services.png


Tarifas[editar]

Las tarifas disponibles en los trenes AVE son las mismas que están disponibles en el resto de servicios de larga distancia de Renfe Operadora. Existe una tarifa general para cada recorrido, sobre la cual se pueden realizar descuentos (Carné Joven, Familia Numerosa, etc...), y tarifas promocionales que se encuentran limitadas a un número de plazas que varía según el tren. Una de las tarifas promocionales, la tarifa Mesa, es aplicable a grupos de 3 ó 4 personas.

Renfe Operadora tiene en servicio el sistema "Promo", un sistema de tarifas variables que van cambiando en función de la ocupación del tren, similar al que utilizan las compañías aéreas.[14]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. La Vanguardia. «El AVE Madrid-Barcelona alcanza los 310 Km/h».
  2. http://lema.rae.es/drae/?val=AVE
  3. a b «Renfe reparte el 'contrato del siglo' entre Alsthom y Siemens». El País. 24 de diciembre de 1988. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  4. a b «El 'contrato del siglo' de Renfe se reparte entre Alsthom y el grupo liderado por Siemens». El País. 24 de diciembre de 1988. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  5. a b c «Alsthom se adjudica el tren de alta velocidad y fabricará las locomotoras con tecnología Siemens». ABC. 24 de diciembre de 1988. p. 81. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  6. a b c «La reordenación industrial». El País. 24 de diciembre de 1988. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  7. a b «GEC-Alsthom firma el acuerdo de absorción de los activos industriales de Macosa». El País. 17 de noviembre de 1989. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  8. «Macosa, la 'bisagra'». El País. 24 de diciembre de 1988. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  9. «El INI pide a Alsthom y a Siemens que fijen sus ofertas por La Maquinista y Ateinsa». El País. 5 de mayo de 1988. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  10. 20 minutos. «Los primeros viajes comerciales de la alta velocidad en Galicia comienzan con "normalidad"».
  11. Noticia LaRazón.com
  12. «Por qué el AVE es un tren para ricos». eldiario.es (24 de diciembre de 2012).
  13. RTVE.es. «Parte el primer AVE directo de Barcelona a París».
  14. rtve. «Renfe anuncia que bajará un 11% el precio del billete general del AVE a partir del 8 de febrero e implantará su sistema de precios variables».

Enlaces externos[editar]