Historia de Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
En el golfo que se aprecia en la imagen satelital, fue el lugar donde Venezuela adquirió su nombre actual hace más de quinientos años.

La historia escrita de Venezuela se remonta a la llegada de los primeros españoles a finales del siglo 15[1] [2] [3] [4] [5] [6] pero la historia de lo que hoy se conoce como Venezuela comienza en realidad con el poblamiento del territorio por las migraciones amerindias hace miles de años.[7] Venezuela se conforma como estado en 1777 a partir de la Capitanía General de Venezuela, colonia del Imperio español que había sido fundada en 1527.

Época precolombina[editar]

Pueblo de los arawakos, circa 1860. Lo aquí dibujado es una muestra de los asentamientos indígenas antes, durante y después de la ocupación española.
Churuata, antiguo estilo de vivienda en la época precolombina.

Primeras poblaciones y período meso indio[editar]

Grupos de personas que llegan en el Pleistoceno Tardío posiblemente desde el Norte y comienzan a ocupar la costa septentrional del territorio. Taima-Taima, Muaco y El Jobo son algunos de los lugares que presentan restos de esta población.[8] La presencia de estos grupos se remonta al menos al 13000 A.C. Los humanos que vivían en lo que es Falcón compartían su hábitat con mega fauna como los megaterios, los gliptodontes y los toxodontes. La fauna de los años prehistóricos y precolombinos estaba formada en parte por dantas, tigres dientes de sable, armadillos gigantes, entre otros.[9]

Los arqueólogos identifican un período Mesoindio entre el 7000-5000 A.C. y el 1000 A.C.. En este período los grupos de cazadores de mega animales pasan a formar estructuras tribales más organizadas en churuata.

Período indígena[editar]

El desarrollo que se produce aproximadamente a partir del 1000 A.C., pero muy diferente según las regiones, se conoce como el período Indígena. Se produce un desarrollo de la agricultura entre diversos grupos.

La población[editar]

La población indígena al momento del primer contacto con los europeos aproximadamente medio millón de personas habitando lo que hoy es territorio venezolano, habría llegado, por el norte, desde la región del Calabozo; por el oeste, de los Andes, y por el norte, del Caribe. Los grupos indígenas más importantes eran los chibchas en los Andes, los caribes, situados en casi todas las costas, y los arawakos, asentados en parte de las costas y más al sur, y los wayúu, o guajiros.

Los principales pueblos que habitaron el país fueron los de raza Caribe y arawak. Las regiones de oriente, Guayana y centro del país así como también partes de Zulia y los llanos fueron habitados por tribus caribes quienes migraron de la cuenca del Amazonas en Brasil, aunque después a causa de guerras territoriales ocuparon la costa norte de Suramérica. Los arawakos provenientes de la Amazonía occidental poblaron regiones del que es hoy el estado Amazonas, en las planicies y buena parte del occidente y centro occidente del país, los waraos se encontraban en los caños de la desembocadura del río Orinoco, los Timoto-cuicas en las montañas de los Andes y también los yanomamis en las selvas del Amazonas.[10]

Grupos chibchas provenientes de la zona hoy conocida como Colombia comienzan a entrar en territorio de los Andes venezolannos. Aparecen grupos Caquetíos de Paraguaná. También se producen pequeñas migraciones de grupos independientes que pueblan la cuenca del Orinoco y otras reducidas zonas del país. Al llegar los españoles existían en Venezuela numerosas etnias que hablaban idiomas caribes, arawakos, chibchas, tupí-guaraníes y de otras familias lingüísticas. Los aborígenes usaban tecnologías rudimentarias para construir viviendas, terrazas, diques, canales de riego, etc. Habitaban comunidades nómadas, agricultores sedentarios, como los sembradores de maíz, cultivo que necesitaba de complejos sistemas de riego y embalses para controlar ríos, habían cazadores de dantas y manatíes, recolectores de conchas marinas y pescadores, los cuales utilizaban embarcaciones fabricadas con base en un tronco de un árbol caído para transportarse, no derribaban una palma si no había necesidad de ello. Unos adecuaban el terreno montañoso para la agricultura construyendo terrazas, otros construían muros de piedra en los valles para ordenar los sembradíos. En los Llanos, pueblos originarios construyeron una extensa red de calzadas, las cuales comunicaban a las aldeas, crearon los campos elevados que incrementaban la producción agrícola en las zonas anegadizas, con lo cual lograban dominar las inundaciones en las épocas de lluvias.[11]

No solían traer materiales de regiones lejanas para construir sus viviendas o sus instrumentos. Casas de piedra unifamiliares en las regiones más frías, churuatas colectivas de madera y palmas agrupaban al grupo familiar extendido, palafitos de wayúus y waraos eran viviendas comunes apoyadas sobre pilotes en las lagunas y manglares.[12]

El trueque solía consistir en el intercambio de tubérculos de la montaña por frutas de tierras bajas, maíz por huevos de tortuga, pescado salado por yuca, y así sucesivamente. Los kariña lograron desarrollar amplias áreas de trueque, cultivaban algodón, auyama, árboles frutales y tabaco, los cuales cambiaban por canoas y hamacas. También producían cestería, cerámica, adornos corporales de plata, perlas, oro y carey de conchas de tortuga que encontraban en zonas distantes de su hábitat. La vestimenta variaba según la región, ya que se fabricaba con las fibras naturales que encontraban en su entorno, así, atavíos de lana para el frío de los Andes y guayucos para el calor.[13]

Se sancionaba fuertemente la acumulación de distintas riquezas en varias comunidades, ya que la propiedad era colectiva, la producción era social y no individual, en la mayoría de esas comunidades la comida solía prepararse para toda la población. Sin embargo, pretensiones territoriales de algunas poblaciones agresivas desembocaban en grandes guerras, ejércitos de hasta 40 mil hombres combatieron en la guerra entre catuches y teques.[14]

En otras regiones, los warao, huyendo de los caribe dejaron su territorio ancestral, y encontraron un nuevo hogar dentro de los caños del delta del río Orinoco. La organización social variaba según la región, habían algunos pueblos que se constituían en comunidades tribales, jerarquizadas, con caciques y autoridades de paz, y otras con una organización comunitaria donde sólo el chamán, curandero y guía espiritual tenía un rango superior, usaban las plantas con fines medicinales.[15]

Época Colonial[editar]

Primeros viajes y la Gobernación de Coquivacoa 1502[editar]

Lo que sería con el tiempo Venezuela fue avistada y recorrida inicialmente en agosto de 1498 por Cristóbal Colón quien se acerca a las bocas del río Orinoco yendo desde las islas Canarias, y recorre la costa desde la isla Trinidad hasta quizás el actual cabo de la Vela, en la península de la Guajira, al este de Colombia. Siendo ésta la primera vez que los europeos avistaban el continente, el almirante, al observar la variedad de flora y fauna, llamó a la zona "Tierra de Gracia", en clara alusión al Edén bíblico[16] [17] [18] [19] [20] [21]

Viajes subsiguientes como el de Alonso de Ojeda, Diego de Lepe, Cristóbal Guerra y Alonso Niño. Entre 1499 y 1502 delimitan rápidamente dos porciones de territorio para hacer de ellos gobernaciones, y ejercer jurisdicción: la una desde las bocas del Orinoco hasta el "morro de Maracapana", actualmente en la ciudad de Lechería, en la costa oriental de Venezuela, área que llega a ser conocida como la Gobernación de Cumaná, y de allí en adelante costeando hasta el cabo de la Vela sería luego hacia 1528 la Gobernación de Venezuela o Gobernación de Coquivacoa.

Siglo XVI[editar]

Hacia 1523 una ciudad castellana en el oriente de Venezuela, con el nombre de [[Nueva Cádiz] ] florece en la isla de Cubagua a base de la enorme extracción de perlas de sus aguas y luego con el comercio esclavista de indios de toda la costa firme cercana.

Esta efímera ciudad es, sin embargo, la más sólida de cuantas se construyen en ese siglo en Venezuela, pues está toda ella hecha de calicanto, tejas y piedra, por la riqueza que genera la explotación perlífera. Dura poco como establecimiento poblado castellano, hasta 1542, en que se la abandona en favor de la cercana Isla de Margarita, por la extinción final de los ostrales de sus aguas, y calamidades naturales como un posible temblor y un seguido huracán en esos años. No obstante su influencia como ente irradiador de presencia castellana en el territorio y de base para expediciones al interior del mismo fue notable.

Tiempo de los Welser[editar]

Carlos I le otorga la administración de Venezuela a la sociedad de los Welser de Augsburgo a cambio de fondos financieros. El rey prescribe que los Welser debían fundar una cierta cantidad de ciudades y promover la inmigración, pero estos se dedican ante todo a la búsqueda de El Dorado y la esclavización de los indios.

Philipp von Hutten

Ambrosio Alfinger (Ambrosius Ehinger) es el primer gobernador de la provincia. Llega a Coro en 1529 y desde allí marcha hacia el Occidente. En la entrada de un lago ataca a las tribus de la zona y funda la ciudad de Maracaibo.

Desde 1529 hasta 1538 los Welser registran la exportación de unos 1005 indígenas, aunque el rey ya había prohibido la esclavitud de indios en 1528.[22] Las expediciones realizadas por los Welser y sus subalternos significan la destrucción de las sociedades indígenas en grandes zonas en especial alrededor del Valle de Barquisimeto y El Tocuyo.

En 1530 Alfinger le cede por unos meses la administración a Nicolas Federmann y parte a la Hispaniola con el fin de recuperarse de la malaria. Regresa el mismo año y comienza exploraciones entre lo que sería territorio venezolano y colombiano. Muere en 1533 en un ataque de indios.

Georg von Speyer toma la gobernación de la provincia en 1535 y hasta 1538 emprende expediciones por el Occidente de Venezuela y la Cordillera Andina de Colombia en búsqueda del Dorado. Descubre diversos ríos que desembocan en la orilla occidental del Alto Orinoco.

El asesinato de Phlipp von Hutten por el conquistador Juan de Carvajal en 1546 lleva al colapso de la administración de los Welser en Venezuela.

Segunda mitad del siglo XVI[editar]

La abdicación de Carlos V en 1556 trae consigo la pérdida definitiva de los derechos de comercio para los alemanes.

En 1561 Venezuela ve la llegada de Lope de Aguirre y sus marañones provenientes del Perú. Este toma primero la isla de Margarita en 1561. De allí parte hacia Borburata, donde desembarca y continúa su camino a través de Valencia hacia Barquisimeto. En ese tiempo causa terror entre las poblaciones a las que llega con sus seguidores. El 27 de octubre de 1561 llega a Barquisimeto, donde es asesinado por sus propios expedicionarios.

El siglo XVI ve el nacimiento posteriormente, de forma más o menos espasmódica y con muchas vicisitudes de ciudades castellanas definitivas y estables, tales como Coro (1527), Maracaibo (1578), Barquisimeto (1552), Mérida (1558), Trujillo (1558), El Tocuyo (1545), Valencia (1553), Barinas (1597), Caracas (1568), Cumaná (1569), Carora, La Asunción y San Tomé, en la Guayana.

Los piratas y contrabandistas, ante todo grupos británicos y franceses, pero también holandeses, azotan las zonas costeras de Venezuela por más de dos siglos. Entre los ataques más importantes figuran los de John Hawkins y Francis Drake. John Hawkins desembarca en dos ocasiones en el pueblo costero de Borburata y vende allí esclavos que había apresado en Guinea.

A fines del siglo XVI ya el orden colonial está bien establecido y funcionan en debida forma las instituciones coloniales castellanas, como el Cabildo, la Iglesia, la Real Hacienda y el régimen de encomienda indígena. En 1576 el gobernador se establece en Caracas, por su buen clima y estar defendida de piratas por la serranía costera que la separa del litoral, ciudad donde residirá, haciendo a ella en adelante la capital del país. En 1584 se mudan a Caracas contadores de la Real Hacienda y para esa época ya reside allí el obispo.

El comercio del trigo florece, así como la ganadería, la minería de extracción aurífera y la curtimbre de los cueros para la exportación. Se importan esclavos para las plantaciones y el servicio doméstico.

Provincia de Venezuela 1527[editar]

Durante la conquista y colonización del territorio venezolano se organizan varias gobernaciones o provincias, sin continuidad en el tiempo, como las de Nueva Andalucía o Cumaná, Coro, Venezuela (o Caracas), Trinidad, Gobernación de La Grita, Nueva Extremadura o Mérida, Guayana y la efímera de Barcelona, en 1636. Cabe señalar que las mismas funcionaban independientemente.

Las provincias de Caracas, Cumaná, Guayana y Maracaibo dependen inicialmente de la Real Audiencia de Santo Domingo y luego de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá o del Virreinato de la Nueva Granada, en diversas ocasiones, alternándose en esta función, sobre todo en el ámbito judicial, con la Real Audiencia de Santo Domingo, dependiente del Virreinato de la Nueva España.

Siglo XVII[editar]

Venezuela en el siglo XVII

El siglo XVII ve el surgimiento del cacao (1615) como un gran producto de exportación, así como la caña de azúcar, el tabaco, la sal y los cueros. El trigo decae hacia el consumo interno, por aumento poblacional.

Se ordena la fundación hacia 1618 de pueblos de doctrina para recoger a los indios y nacen así pueblos como Turmero, Guarenas, Choroní, Petare, Baruta, La Victoria, Cagua, San Mateo, Santa Lucía, El Valle, Antímano, etc., impulsados por orden real y localmente por acción del obispo y el gobernador, acatando dicha orden.

Las ciudades costeras se fortifican ante el auge pirata. Se construyen fortalezas como la de Araya en el oriente (1622-1646), Pampatar y Santa Rosa en Margarita, San Antonio en Cumaná o San Carlos de la Barra, en la entrada del Lago de Maracaibo. Maracaibo es asaltada por piratas en 1642, y luego repetidamente en otras ocasiones, así como Gibraltar, en el propio lago, Trujillo, Cumaná y Margarita.

La Catedral del Obispado se muda en 1637 de Coro, en donde residía desde 1530, a Caracas y las misiones como institución de varias órdenes como la de los franciscanos y jesuitas comienzan a ejercer su labor pobladora, ordenadora y evangelizadora en todo el territorio, a partir de la segunda mitad del siglo XVII.

El así llamado terremoto de San Bernabé ocurrido en junio de 1641 destruye la mayor parte de las edificaciones de Caracas y poblaciones cercanas. Enfermedades contagiosas tales como el cólera, el sarampión, la Peste Negra y la gripe, atacan en varias ocasiones las poblaciones castellanas, produciendo estragos entre los indios, esclavos y españoles. Una de las más graves ocurrida en 1657, que produce muchos fallecidos en Guarenas y otras ciudades.

Hacia 1780 se extingue por etapas la institución de la Encomienda de Indios.

Siglo XVIII[editar]

En 1728 el escritor mantuano José de Oviedo y Baños escribe una Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela, que hasta hoy es un clásico de las letras y la Historia nacional.

El siglo XVIII ve la llegada de la Real Compañía Guipuzcoana, o Compañía de Caracas, que se establece en 1728 y deviene en un ente monopolizador del comercio del cacao y de la venta de productos importados directamente de España, tales como vinos, trigo, telas y hierro, eliminando tanto para los productores como para los consumidores locales la posibilidad de acceder a otro mercado, lo cual genera enormes fricciones sociales y animadversión de productores y comerciantes criollos en contra de dicha compañía, sus medidas y sobre todo, sus prácticas con respecto a la fijación de precios de las mercancías.

Sin embargo, el establecimiento de la Compañía trae también beneficios, impulsando -por su propio interés- el desarrollo o mejora de la infraestructura de puertos locales, tales como Puerto Cabello, Maracaibo, Coro y La Guaira, así como el resguardo de toda la costa desde el río Esequibo hasta la Goajira, al occidente, y su defensa en contra de contrabandistas que saboteaban su monopolio. Se requisan barcos, se revisan paquetes y caletas marinas y se crean alcabalas de aduana y control. Sus prácticas monopólicas y excluyentes produjeron varias revueltas, siendo una de ellas la liderada por el zambo Andresote, en San Felipe, en 1735. Sin embargo, la más relevante ocurrió en Barlovento, extendiéndose después hacia Caracas, entre 1748 y 1752, la cual estuvo liderada por el cosechero local de origen canario Juan Francisco de León y a la cual se plegaron todos los sectores marginados por las prácticas de la Compañía Guipuzcoana, incluyendo esclavos, pardos y canarios, por lo cual adquirió tintes de revolución social. Ambas fracasan por falta de apoyo de la élite criolla local, que decide plegarse a la Corona.

A mediados del siglo XVIII se fundan ciudades como Angostura (1764), en el Orinoco, y San Fernando de Apure (1788), y crecen otras como San Carlos, Calabozo y San Cristóbal, en los Andes.

Castillo de San Diego de Alcalá, construido entre 1734 y 1747

Los jesuitas son expulsados hacia 1766, al igual que en el resto de América por orden real.

En 1777 se produce la integración de las varias provincias en la así llamada Gobernación de Venezuela y luego en la Capitanía General de Venezuela, que constituye esencialmente desde entonces el actual territorio de la nación. El libre comercio se instaura y se extingue en esa década la Compañía Guipuzcoana.

A fines de siglo se crea la Real Audiencia de Caracas, con jurisdicción judicial para conocer de los pleitos en segunda instancia, que sustituye en esa función a la antigua Audiencia de Santo Domingo.

Capitanía General de Venezuela 1777[editar]

Las provincias existentes para el momento de la creación y organización de la Capitanía General de Venezuela eran, aparte de la Provincia de Venezuela serían:

Provincia de Trinidad, creada en 1532, por el conquistador Antonio Sedeño, y originalmente bajo la jurisdicción de Santo Domingo, posteriormente a su incorporación a la Capitanía General, fue atacada por una flota inglesa, que obtuvo la rendición de la plaza, del gobernador de la isla, en el año 1797, y fue reconocida su ocupación por Tratado de Amiens en el año 1802.

Provincia de Cumaná, está reunió a las anteriores provincias o gobernaciones de Nueva Andalucía y Paria, en una única entidad, la misma fue originalmente dependiente de la Real Audiencia de Santo Domingo a partir del año 1569, hasta que fue sujeta a la jurisdicción del Virreinato de la Nueva Granada, de 1749 a 1777.

Provincia de Margarita, la isla fue una provincia hasta el año 1600, cuando pasa a depender directamente de la Corona Española hasta 1777.

Provincia de Guayana, también conocida como Provincia de Angostura, y fundada en el año 1591.

Provincia de Maracaibo, formada en 1740, con la unión de las anteriores provincias de La Grita y Mérida.

La Provincia de Venezuela o Caracas, depende siempre de la Real Audiencia de Santo Domingo, en la isla La Española, hasta 1718, cuando el nuevo régimen borbónico en España, por Real Cédula la hace depender en adelante del recién creado Virreinato de Nueva Granada. Se independiza de nuevo de este Virreinato de la Nueva Granada en el año 1742. Treinta años después se le anexan los territorios de las provincias de Maracaibo, Guayana, Cumaná, dependientes del Virreinato de la Nueva Granada, la provincia de Trinidad, dependiente de Santo Domingo y Margarita, dependiente de la Corona Española, para formar la Capitanía General de Venezuela, con capital en la ciudad de Santiago de León de Caracas, por Real Cédula emitida por el Rey Carlos III de España, el 8 de septiembre de 1777.

La autoridad de la Capitanía General abarca los asuntos de índole política, militar y económica, de todas las anteriormente señaladas provincias; sin embargo, las mismas continúan dependiendo judicialmente de la Real Audiencia de Santo Domingo, y sus gobernadores eran nombrados directamente por la Corona Española.

La influencia de Caracas como ciudad central de gobierno oficial, y residencia del Gobernador en un área que abarcaba económicamente varias otras gobernaciones como la de Nueva Andalucía, Mérida o Guayana, influye finalmente para integrar todo el conjunto de provincias y gobernaciones del área de Venezuela alrededor de la Gobernación de Caracas.

La economía colonial de Venezuela gira alrededor de la exportación de cueros, trigo, tabaco y cacao, con auges en diferentes épocas, siendo este producto, el cacao tan apreciado en el exterior por su finura, aroma y calidad que impulsa durante los dos siglos finales de la etapa colonial el desarrollo económico, y genera una casta ilustrada de descendientes de los conquistadores, conocida como los mantuanos, que basa su riqueza y poder en este producto durante esos 2 siglos.

Evolución educativa en tiempos de la Colonia[editar]

El Imperio Español descuida y limita la promoción de la educación en sus colonias. Venezuela, al ser una provincia particularmente pobre después del colapso de la explotación de las perlas en el siglo XVII, es particularmente olvidada. Los grupos de mulatos y otros no tienen acceso a la educación siquiera básica.[23]

En 1727 se crea la primera universidad en Venezuela, siglos después de que se hubiera hecho en México o el Perú.[24]

En 1760 el gobernador de la provincia de Caracas le otorga un permiso al coronel de ingenieros Nicolás de Castro para introducir los estudios de matemáticas con una Academia de Geometría y Fortificación exclusivamente para sus oficiales. Manuel Centurión crea en 1761 una Academia Militar de Matemáticas. En 1763 el maestro Lorenzo Campins y Ballester introduce una Cátedra de Medicina.[25]

Evolución política y económica a finales del siglo XVIII[editar]

La fuerza militar hispana es bastante reducida para la población. Para 1777 hay en teoría unos 12000 militares para una población de unas 800 mil personas. Es así como en 1797 las tropas inglesas del general Abercromby conquistan con facilidad las islas de Trinidad y Tobago: el gobernador José María Chacón apenas había conseguido movilizar unos quinientos soldados mal armados en contra de una armada con 59 buques y 6750 soldados de infanteria.[26]

Varias tímidas intentonas de emancipación se producen, una de ellas liderada por el ex esclavo José Leonardo Chirino en Coro, y otra por los criollos Manuel Gual y José María España y el español Juan Bautista Picornell influenciados por las ideas de la Revolución francesa, establecidos en La Guaira, denominada la Conspiración de Gual y España. Sus cabecillas son presos y algunos ahorcados en la Plaza Mayor de Caracas en 1799.

Alexander von Humboldt informa que para el comienzo del siglo XIX Venezuela importaba productos por más de 35 millones de francos de la época y que cuatro quintas partes de esta mercancía viene de Europa.[27] Dice que los cueros de Carora, las hamacas de Margarita y las mantas de algodón del Tocuyo son productos muy poco importantes "incluso para el mercado interno".

Independencia[editar]

Causas de la independencia[editar]

Los principales motivos por los que se llevó a cabo la independencia de Venezuela fueron:

• La conspiración del Gual y España en 1797[28] [29]

• La expedición liberadora de Francisco de Miranda en 1806

Además de las causas anteriormente citadas, existen otras diversas causas que influyeron en el comienzo de la independencia de Venezuela. Así pues, podemos destacar tanto causas internas como externas:

  1. CAUSAS INTERNAS:

Dentro de las causas internas se destacaba el conocimiento de las ideas de la ilustración por los blancos criollos. Constituían un grupo social caracterizado por poseer un alto nivel educativo por lo que su preparación intelectual y contactos con el extranjero les permitieron conocer las ideas revolucionarias.

  1. CAUSAS EXTERNAS:

En referente a las causas externas que dieron lugar a las causas de la independencia de Venezuela destacamos las siguientes: Las ideas de igualdad, libertad, seguridad y fraternidad van a jugar una influencia decisiva en el ánimo de los blancos criollos, además de las diversas independencias surgidas (independencia de EEUU, independencia de Haití ) y la Revolución Francesa.

  1. La revolución francesa surge en 1789, así los ideales que promulgaba esta revolución de libertad, igualdad y fraternidad llegan a las colonias. Así como la idea de, por qué no, llevar a cabo también una revolución.
  2. El motivo más importante de todos fue la crisis política de la Corona Española. Francia había invadido España, obligando al rey Carlos IV y a su hijo Fernando VII a renunciar al trono a favor de Napoleón, quien puso a su hermano, José Bonaparte, como rey de España. Esto lleva a que se cree un gobierno propio en Venezuela, hasta que Fernando VII volviera al trono de España.

Primeros pasos para la independencia de la Venezuela[editar]

A finales del siglo XVIII tienen lugar los primeros conatos independentistas en Venezuela. La primera de ellas es una rebelión armada en 1795 con José Leonardo Chirinos a la cabeza. La otra se trata de una conspiración por parte de Manuel Gual y José María España, en 1797, y es la primera de raíces populares. Ambas intentonas resultan fallidas, con sus respectivos líderes ejecutados. Francisco de Miranda, por su parte, intenta dos veces en 1806 invadir el territorio venezolano por La Vela de Coro con una expedición armada proveniente de Haití. Sus incursiones terminan en fracasos por la prédica religiosa en su contra y la indiferencia de la población.

Independencia de Venezuela[editar]

La independencia de Venezuela se desarrolló entre 1810 y 1823. Fue marcada por dos importantes acontecimientos:

• La independencia de EEUU de Inglaterra en 1776, abriendo camino a otras colonias como Venezuela

• La revolución francesa (1789)

En 1806 el criollo Francisco de Miranda, precursor de la independencia, emprendió una expedición liberadora de Venezuela con una armada proveniente de Haití y apoyada por los británicos. En una primera ocasión el intento fue fallido. Miranda se refugió en Tobago, y pocos meses después volvió a intentarlo, logrando el éxito.

La fecha del 19 de abril de 1810 marcó el inicio de la revolución venezolana y da inicio a la independencia de Venezuela. Vicente Emparan, para ese entonces era el Capitán General de Venezuela, fue destituido de su cargo por el Cabildo de Caracas. Ello dio paso a la formación de la Junta Suprema de Caracas, la primera forma de gobierno autónoma. La Junta gobernó hasta el 2 de marzo de 1811, día en que se instaló el Primer Congreso Nacional, ente que nombra un triunvirato compuesto por Cristóbal Mendoza, Juan Escalona y Baltasar Padrón. Meses después, el 5 de julio de ese año, se procede a declarar la independencia y el 7 de julio del mismo año, finalmente se firma el Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela.

Aun así, los ánimos estaban caldeados y muchos realistas planeaban una conspiración para regresar al estado anterior al 19 de abril de 1810, alzándose varias poblaciones con tal propósito, entre ellas Valencia, Caracas y Los Teques, con el apoyo de la guarnición de Puerto Cabello y varias tropas españolas procedentes de Maracaibo que aún permanecía en manos realistas. La ciudad de Valencia es declarada capital de la República por el Congreso Nacional el 9 de Enero de 1812 luego de ser sofocada la rebelión, con el objetivo de asegurar el apego de la ciudad (al igual que el de otras importantes poblaciones dependientes, como Puerto Cabello) a los intereses independentistas. A pesar de ello, esta Primera República colapsa con la llegada de Domingo de Monteverde, quien recupera el control de la Provincia. El 25 de julio de 1812 Miranda, Comandante en Jefe del recién creado ejército, capituló en San Mateo; Simón Bolívar y otros militares entregaron a Miranda a los españoles liderados por Monteverde, quien les dio carta de salida del país. La región occidental, junto con Atanasio Girardot y José Félix Ribas. Luego de hacer público el polémico Decreto de Guerra a Muerte, enfrentó a los realistas en cuatro batallas a lo largo de la ruta hacia la capital. Al terminar la campaña, el 6 de agosto entró triunfalmente en Caracas, donde se le tituló como Libertador. Así se dio inicio a la Segunda República, aunque continuaron los combates en otros puntos del país. Sin embargo, al año siguiente estalló una rebelión leal a la Corona a cargo de José Tomás Boves. El violento empuje de sus tropas forzó a los seguidores de Bolívar a huir a oriente y a la expulsión de los patriotas de tierra firme, con lo que cayó la Segunda República.

Bolívar intentó una reedición de la Campaña Admirable para rescatar la república, pero por falta de apoyo se trasladó a Jamaica para conseguir apoyo británico, y luego a Haití. Allí se refugió el resto de los líderes patriotas. Estos planificaron una expedición a tierra firme, la cual zarpó en marzo de 1816. Luego de tomar la Isla de Margarita, los republicanos prosiguieron su gesta atacando Carúpano y Maracay. Bolívar huyó al poco tiempo. Se hizo una segunda expedición. Piar había conseguido liberar Guayana. Bolívar aprovechó esto para trasladarse allí junto con las tropas de mercenarios europeos - ante todo británicos - que llegaban a Venezuela a través de Oriente. Bolívar tomó el mando de las tropas republicanas acantonadas en Guayana y estableció la Tercera República. La rivalidad con Piar creció rápidamente y al final Bolívar mandó a aprehender a este. Al poco tiempo, Piar fue ejecutado. Por su parte, José Antonio Páez realizó importantísimas operaciones militares para liberar la región central del país al mando de sus llaneros.

La guerra en el llano sigue hasta 1819. En febrero de ese año, Bolívar intentó la reorganización del Estado con la instalación del Congreso de Angostura, cuyo resultado es la creación de la Gran Colombia. En 1820, se firmó el Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra, poniendo fin a la guerra a muerte y cesando hostilidades hasta el 28 de abril de 1821. El 24 de junio de ese mismo año, Bolívar se enfrentó a Miguel de la Torre en la Batalla de Carabobo, que se salda con la victoria republicana. Esta victoria significó la liquidación de las tropas realistas en Venezuela, dejando remanentes que serían vencidos en la Batalla naval del Lago de Maracaibo en 1823.


  • Pérdida de privilegios para la exportación de sus frutos. Búsqueda de nuevos mercados donde había más competencia.
  • Fuga de cerebros y mano de obra por los españoles que fueron expulsados y por los venezolanos que también decidieron huir al rechazar la independencia.
  • Fuga de capitales hacia España, ya que muchos españoles se fueron del país tras la independencia.
  • La adquisición de una gran deuda por las armas y el pago a los soldados extranjeros.
  • La transferencia de grandes cantidades de tierras a los caudillos militares en pago por sus servicios, sin que hubiese una reforma agraria propiamente.

Beneficios:

  • Consecución de la identidad nacional como un Estado independiente.
  • Liberalización del pago de impuestos coloniales.
  • Acceso a los mercados internacionales de capital.
  • Se suprimieron casi todos los impuestos en el país, solo quedaron los impuestos a la importación.
  • La revolución e independencia de Venezuela dio pie a las sucesivas independencias en Suramérica.

Gran Colombia[editar]

Mapa de la otrora Gran Colombia.

La República de la Gran Colombia, según la ley fundamental que la crea, integra a Venezuela con el Virreinato de Nueva Granada y la Provincia Libre de Guayaquil, a la que luego se une la Audiencia de Quito. El congreso elegido en Angostura se mueve a Cúcuta, donde se sanciona la Constitución de Cúcuta en agosto de 1821, y en la que se define la organización política de este Estado. Bolívar es elegido presidente por mayoría, y Francisco de Paula Santander es hecho vicepresidente. Bolívar continúa sus campañas de liberación por el sur, en la que propicia la liberación del Perú y la creación de Bolivia.

El nuevo Estado reguló sobre el comercio y las instituciones públicas, y también decretó la abolición de la esclavitud.[30] Pero la discrepancia entre bolivarianos (centralistas) y santanderistas (federalistas) tensionó el orden interno. Aunado a la crisis económica, la carente infraestructura, las diferencias idiosincráticas y de intereses, y el deseo de autonomía por parte de los venezolanos para con su territorio, germinó la secesión. La Cosiata de 1826, liderada por Páez, fraguó dicha inconformidad del departamento de Venezuela con el gobierno de Bogotá. Para aquietar la convulsión, Bolívar gobernó por decreto desde 1828, pero ello no impidió la separación de Venezuela, que se manifestó finalmente en noviembre de 1829. En mayo de 1830 se instaló el Congreso de Valencia en Valencia (capital provisional del país con motivo del congreso) para tomar decisiones con respecto a los pasos a seguir por el Departamento de Venezuela en vista el creciente y continuo distanciamiento con el Gobierno Central, lo cual terminó en la separación definitiva de Venezuela de la Gran Colombia y el nacimiento del Estado de Venezuela, adoptándose una nueva constitución.

Caudillismo y Guerra Federal[editar]

José María Vargas, Presidente de la República de 1835 a 1836.
Ezequiel Zamora, líder de los federalistas en la Guerra Federal hasta su muerte en 1860.

El principal jefe político y hombre fuerte de Venezuela en sus albores como nación independiente es José Antonio Páez, quien se juramenta como Presidente el 11 de abril de 1831, y su Vicepresidente es Diego Bautista Urbaneja. En su persona se constituye el Partido Conservador, integrado en su mayoría por militares de alto rango que participaron en la Guerra de Independencia. En su mandato hay relativa paz y la economía muestra una recuperación estimulada por la Ley de Libertad de Contratos de 1834 y la masiva exportación de café.[31] En 1835 delega el poder en José María Vargas, el primer civil en dirigir el país. Esto último no es de gusto para los militares de pensamiento liberal, encabezados por Santiago Mariño y Pedro Carujo que se levantan para exigir la reconstitución de la Gran Colombia y el fin del poderío de una minoría de comerciantes. Entre tales oficiales hay bolivarianos sobresalientes, como el edecán del Libertador, Luis Perú de Lacroix o el granadino José María Melo, así como también un enemigo de Bolívar, Pedro Carujo. Obtienen un efímero triunfo y designan como presidente provisional a Mariño, pero llaman al general Páez con el fin de que los respaldara; sin embargo éste restaura a Vargas en el gobierno y decreta amnistías a los oficiales de la revolución, muchos de los cuales sin embargo resultan desterrados.

Páez, tras haber derrotado una rebelión liberal, vuelve a resultar electo en 1838. Afrontó la crisis económica mundial de ese año, que golpeó duramente a Venezuela, y a la creciente oposición liberal representada por Antonio Leocadio Guzmán, a la vez que iniciaba las disputas territoriales contra los británicos por la cuestión del Esequibo. Soublette fue nuevamente presidente en 1843, y en 1847 es elegido el general José Tadeo Monagas con gran apoyo, pero rompió luego con los conservadores. El intento de éstos en deponerlo desembocó en el atentado al Congreso de 1848. El General se aseguró de que su hermano José Gregorio Monagas fuese hecho presidente en 1851, quien proclamó la definitiva abolición de la esclavitud en 1854. José Tadeo volvió al poder en 1855, pero su régimen autoritario vio su fin en la Revolución de Marzo de 1858, comandada por Julián Castro; siendo éste último nombrado como Presidente Provisional de la República en la Convención de Valencia y posteriormente en Presidente Interino, haciendo de la ciudad de Valencia nuevamente la capital provisional del país.

Los decretos del nuevo gobierno crearon descontento en liberales, y la inestabilidad hizo inminente el estallido de un conflicto armado conocido como la Guerra Federal.

El Grito de la Federación marca su inicio, y se desarrolla como una guerra de guerrillas. En las batallas iniciales, los federalistas liberales obtuvieron importantes triunfos, a pesar de la muerte en combate de su líder Ezequiel Zamora en 1860. Su mando es ocupado por Juan Crisóstomo Falcón. Los refuerzos y el apoyo conseguido por Falcón fortalecen a los liberales. Los enfrentamientos posteriores les dan ventaja y merman las fuerzas del gobierno centralista. Finalmente, en abril de 1863 se firma el Tratado de Coche, que significa la victoria de los liberales y su acceso al poder. No obstante este resultado, se conforman nuevos caudillismos regionales con ejército propio que mantiene el control de grandes porciones de tierra, cosa que contraria el anti-latifundismo liberal. Ese año, Falcón asume la presidencia y promulga su Decreto de Garantías que elimina la pena de muerte,[32] cosa que es ratificada en la nueva constitución,[33] y convirtiendo a Venezuela en el primer Estado moderno del mundo en llevarlo a práctica.[34]

Guzmancismo[editar]

General Antonio Guzmán Blanco, el Ilustre Americano, presidente en los períodos 1870–1877, 1879–1884 y 1886–1888.
El General Joaquín Crespo y los jefes de la Revolución Legalista, de Arturo Michelena. Crespo fue Presidente de la República en los períodos 1884–1886 y 1892-1898.

Las medidas de Falcón causaron rencor tanto entre los conservadores como en los disidentes de la facción liberal. Ambos bandos se unieron para derrocar al gobierno en 1867 en la llamada Revolución Azul. Un ejército dirigido por Miguel Antonio Rojas se alzó en la región central del país, mientras que el ex presidente José Tadeo Monagas se alzó en la región oriental. Por la difícil situación, Falcón delegó el poder en Manuel Ezequiel Bruzual. A mediados de 1868 Rojas rodeó la capital, y firmó el Tratado de Antímano, reconociendo al gobierno y asumiendo el mando militar del país. Los orientales, considerando el tratado como una traición, prosiguieron su campaña hacia Caracas, a la que capturaron en junio de ese año, instaurando el gobierno de los azulesGuillermo Tell Villegas y José Ruperto Monagas.

Antonio Guzmán Blanco, hijo de Antonio Leocadio Guzmán, había luchado en las filas del bando liberal durante la Guerra Federal y luego formó parte del gobierno de Falcón. Luego de iniciado el régimen de los azules, tramó junto con su padre el retorno al poder de los liberales. Al huir por el rechazo de turbas azuzadas por el gobierno, organizó una invasión que logró el apoyo de caudillos regionales federalistas, tales como Joaquín Crespo y Francisco Linares Alcántara. En febrero de 1870 desembarcó en Curamichate y tomó posiciones por el centro-occidente del país mientras engrosaba sus fuerzas. Tomó Caracas en abril de ese año, por lo que su acceso al poder se conoce como la Revolución de Abril.

Por haber vivido varios años en Europa, una vez hecho presidente implementó una serie de medidas tendientes a modernizar el país e instaurar el orden definitivo. En los decretos de ese año, creó el Conservatorio de Bellas Artes, reestructuró la Alta Corte Federal, dictó el Decreto de Instrucción Pública y Obligatoria promoviendo la educación, reorganizó la Universidad Central hizo del peso venezolano la moneda nacional, fomentó la agricultura, mejoró la infraestructura, e inició una ambiciosa transformación urbanística de Caracas, ciudad a la que según los historiadores se empeñó en darle cualidades parisinas,[35] sin abandonar una tendencia centralista y autoritaria. También combatió los alzamientos en Apure, Guayana y Coro, logrando someter a los caudillos. Inició una promoción del culto a los héroes del pasado, especialmente a Simón Bolívar, como una estrategia para unir el país. Igualmente, debilitó el poder de la Iglesia Católica en Venezuela, al pasar al Estado funciones que tradicionalmente eran realizadas por ésta.

En 1877 viajó a Europa tras pasar el mando a Francisco Linares Alcántara, quien poco después comenzó un movimiento contra Guzmán Blanco. Ello, y la descontinuación de la línea progresista mantenida por su antecesor, provocó la Revolución Reivindicadora que le derrocó en 1879. Tras regresar al país, Guzmán Blanco inició un segundo gobierno en el que designó al bolívar como moneda nacional, y decretó el canto Gloria al Bravo Pueblo como himno nacional, además de continuar las medidas que habían tenido éxito en su anterior período, con la ganadería y el agro recuperándose de la caída en el pasado. Luego de cinco años pasó el mando a Joaquín Crespo. La introducción del positivismo y la creciente oposición del sector estudiantil condujeron al cierre de la universidad por parte del gobierno. Como resultado, el Congreso eligió a Guzmán Blanco para presidir entre 1886 y 1888, quien se retiró en 1887, dejando a Hermógenes López como presidente interino para la transición.

Le siguió Juan Pablo Rojas Paúl, quien se alejó de la línea centralista mantenida hasta el momento, creó la Academia Nacional de la Historia, y enfrentó disturbios y alzamientos anti-guzmancistas. En 1890 fue elegido Raimundo Andueza Palacio para el período constitucional de dos años, pero su intento por extender su mandato provocó la Revolución Legalista de 1892 encabezada por Joaquín Crespo, que le derrocó del poder. Crespo asumió la dirigencia como producto del movimiento en octubre de ese año, y aprobó una nueva constitución estableciendo la duración de la presidencia a cuatro años, y el voto directo. Mientras era jefe del país los recursos públicos fueron mal invertidos y se crearon nuevas deudas para el país, pero permaneció popular entre sus soldados. Su candidato a sucesor, Ignacio Andrade, venció en las elecciones de 1897, pero su contrincante José Manuel Hernández, desconoció los resultados acusando fraude, y se rebeló en Queipa, Valencia en 1898. Crespo, al mando de las tropas del gobierno, pereció en la Batalla de la Mata Carmelera, pero el alzamiento fue derrotado. El saldo al final del siglo XIX fue de recesión económica, pero de avances en la cultura, la tecnología y el urbanismo.[36]

Hegemonía Andina[editar]

Cipriano Castro, Presidente entre 1899 y 1908, reunido con su gabinete ministerial.
Grabado de Willy Stöwer representando el bloqueo de los puertos venezolanos en 1902.
El General Eleazar López Contreras presta juramento en su toma de posesión, 1936.


La Revolución Liberal Restauradora de 1899 organizada por Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez hizo huir del país a Andrade, llevando al poder a Castro, quien sin embargo, ratificó en sus cargos a algunos ministros del derrotado gobierno, desvirtuando el lema principal de su campaña: «Nuevos hombres, nuevos ideales, nuevos procedimientos». En 1901, la Asamblea Nacional Constituyente lo eligió Presidente y como segundo Vicepresidente a Gómez. Al igual que sus predecesores, por su autoritarismo combatió sediciones internas. La más sobresaliente de éstas fue la Revolución Libertadora, liderada por el banquero Manuel Antonio Matos, que culminó con el triunfo de Castro en 1903 tras las batallas de La Victoria y de Ciudad Bolívar, y cerrando el capítulo de las grandes rebeliones caudillistas. Además, su gestión siguió una fuerte línea anti-imperialista contra las grandes potencias extranjeras, negándose a cancelar la deuda nacional con el Reino Unido y Alemania. Debido a esto, debió encarar el bloqueo naval que impusieron estos países.

Debido a una enfermedad, en noviembre de 1908 Castro se dirigió a París con el propósito de someterse a tratamientos pertinentes. Días después, su vicepresidente y amigo Gómez perpetró un golpe de estado en diciembre de ese año, traicionando a Castro y prohibiendo su regreso a Venezuela. Gómez fue oficialmente presidente desde 1910, cuando el Congreso lo eligió para un término de cuatro años, pero decidió permanecer el poder, y para solventar la crisis posterior suspendió las elecciones. Gómez sería designado como Presidente Constitucional por períodos de siete años establecidos por una nueva constitución, con gobernantes títere presidiendo por poco tiempo y actuando de fachada a Gómez. Fue inmisericordioso tanto con opositores como con todo aquel que le cuestionase. Muchos prisioneros políticos cumplieron su condena realizando trabajos forzados para construir diversas carreteras por todo el país. Para resistir protestas del estudiantado, cerró la Universidad Central de Venezuela durante diez años, con lo cual sumió al país en un franco atraso educativo. También promulgó la primera Ley del Trabajo, creó bancos para obreros y agricultores, inició la explotación petrolera y logró la cancelación de la deuda externa en 1930. El movimiento opositor más recordado de su época fue protagonizada por los estudiantes universitarios en 1928, de donde surgirían nuevos líderes políticos. También tuvo lugar un intento de golpe de estado en los cuarteles de Caracas, así como la invasión del Falke en 1929. Su mayor contribución fue la pacificación definitiva del país, al exterminar a los caudillos importantes y crear la Academia Militar de Venezuela, como base de un Ejército Nacional consolidado. Su régimen es considerado como la dictadura más férrea que ha tenido Venezuela.

Gómez murió en 1935, y el General Eleazar López Contreras fue designado Encargado de la Presidencia hasta 1936, y luego Presidente Constitucional por siete años. Con él se inicia la transición a la democracia: decreta amnistía para los prisioneros políticos y restablece la libertad de prensa. En los Carnavales de este año una gran manifestación pública frente al Palacio de Miraflores demandando por mayores libertades civiles, a las que López accedió en parte con su Programa de febrero. En julio reformó la constitución, reduciendo el período presidencial de 7 a 5 años, y focalizó sus políticas gubernamentales en la creación de programas asistenciales de salud pública.[37] Además, concretó obras de suma importancia para la nación como la creación de la Guardia Nacional de Venezuela en 1937, la apertura del Museo de Bellas Artes y del Museo de Ciencias en 1938, y la creación del Banco Central de Venezuela en 1940.

Al término de su mandato en abril de 1941, el Congreso designó como Presidente a Isaías Medina Angarita, militar que promulgó una Ley de Hidrocarburos en 1943 que traería más dividendos monetarios al país y restringiría la participación de las empresas multinacionales. En su gestión se decretó la elección directa de los diputados, el sufragio femenino y la legalización de todos los partidos, se permitió el regreso de todos los exiliados políticos y la liberación de la totalidad de los presos políticos. También creó el primer plan de cedulación venezolana en 1944, activó una reforma agraria, e inició la modernización de las ciudades. Apoyó a los aliados en la Segunda Guerra Mundial e intentó la anexión de las Antillas Neerlandesas. El aspecto más negativo fue la firma del Tratado de Límites de 1941 entre Colombia y Venezuela. Aunque continuó con mayor rapidez el camino a la democracia, existían muchos adversarios políticos, como Rómulo Betancourt y su partido Acción Democrática. Desde su seno se fraguó en 1945 un golpe militar en su contra con ayuda de un grupo de jóvenes militares dirigidos por los Tenientes Coroneles Marcos Pérez Jiménez, Luis Llovera Páez y Carlos Delgado Chalbaud, quienes disentían con el tipo de elección presidencial empleada y con muchas medidas de Medina.

Se instauró entonces una Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Betancourt. En breve tiempo la Junta llamó a comicios libres y directos. El famoso escritor Rómulo Gallegos resultó ser el primer presidente venezolano electo de esta forma, asumiendo en febrero de 1948. A pesar de eso, Gallegos no completó su período debido al golpe de estado del 24 de noviembre de ese año, en el que se hizo con el control del país una Junta Militar integrada por los mismos rebelados de hace tres años, y que derogó la constitución de 1947. De los triunviros, Carlos Delgado Chalbaud era candidato a presidir el país luego de que la Junta Militar convocara a elecciones, pero es secuestrado y asesinado por un grupo liderado por Rafael Simón Urbina y su sobrino Domingo Urbina el 13 de noviembre de 1950. Tras el incidente, Germán Suárez Flamerich fue designado presidente provisional. Aunque no se ha podido confirmar, es creencia popular que el autor intelectual del magnicidio fue Marcos Pérez Jiménez, el segundo triunviro que ejercía como Ministro de Defensa.

Pérez Jiménez permaneció en tal cartera hasta diciembre de 1952, fecha de las votaciones para una Asamblea Constituyente. Al observar que el partido opositor URD se estaba llevando el mayor porcentaje de votos, el oficialista Frente Electoral Independiente desconoció los resultados y suspendió las elecciones. Dos días más tarde, los poderes de la Junta fueron transferidos en su totalidad a Pérez Jiménez, quien en abril de 1953 es proclamado Presidente Constitucional por cinco años. Su gobierno, que en ese año impulsó una constitución, tuvo el formato de una dictadura personalista que no vaciló en proscribir a la oposición, coartar libertades civiles y censurar sistemáticamente a los medios de comunicación. Su principal organismo policial, la Dirección de Seguridad Nacional en su Sección Político-Social (f. 1949), tuvo la tarea de arrestar a opositores, recluirlos en el Campo de Concentración de Guasina, y también ejecutarlos. Tuvo especial apoyo del gobierno de los Estados Unidos por ser parte de la red de distribución petrolera y por su lucha contra el comunismo. Sin embargo, su régimen también se caracterizó por un progreso en infraestructura sin igual para el país, lo que posteriormente se conocería como la «dictadura desarrollista» de Venezuela. La explosión de la infraestructura visionaria y tecnológicamente puntera, el fomento especial a la inmigración europea que cambió a la sociedad venezolana, y la completación de ambiciosos y emblemáticos proyectos de obras públicas, se enmarcaron como la práctica de una corriente de pensamiento nacionalista denominada el Nuevo Ideal Nacional.[38] A pesar de esto, la antipatía generada por sus actos represivos y sus intenciones de perpetuarse en el poder, incrementó el descontento en su contra.

En diciembre de 1957 se organizó un plebiscito para definir su permanencia para otro período en el poder. Los boletines oficiales le dieron la victoria, aunque era de sobre entendimiento en la población y en la Fuerza Armada que se trató de un fraude orquestado. Esto produjo un fraccionamiento en las Fuerzas Armadas que lo habían apoyado hasta entonces, y que protagonizó una rebelión fallida en el día de Año Nuevo de 1958. La crisis política que se originó entonces desestabilizó las bases del régimen, concluyendo con su deposición por un movimiento cívico-militar en la madrugada del 23 de enero, lo que le obligó a huir hacia República Dominicana para posteriormente trasladarse a España junto a su familia. Al día siguiente se organizó una Junta de Gobierno presidida por el Contralmirante Wolfgang Larrazábal. Aunque se llamó a elecciones para ese año, la Junta rechazó varios conatos de golpe por parte de militares Perezjimenistas. En octubre se procedió a la firma del Pacto de Punto Fijo, que disponía de la alternancia en el poder de los partidos Acción Democrática, COPEI y URD, para encauzar la futura vida política del país[39] y excluyendo a los partidos de izquierda. Larrazábal renunció a la junta en noviembre para participar en los comicios, siendo sustituido por Edgar Sanabria. La elección a Presidente se decantó finalmente por Rómulo Betancourt, quien asumió el cargo en febrero del año siguiente.

Las obras más perdurables de Pérez Jiménez se manifiestan en la construcción de gran parte de la infraestructura vial en el Distrito Federal. La Autopista Caracas-La Guaira, Autopista Tejerías-Valencia, Autopista Francisco Fajardo, el Paseo de los Próceres y otras muchas fueron obras del Gobierno Militar. Una Junta cívico - militar de Gobierno, presidida por el Contralmirante Wolfgang Larrazábal Ugueto se encarga del gobierno de transición hasta las nuevas elecciones presidenciales. Una medida populista de esta Junta de Gobierno, denominada Plan de Emergencia, por la cual se le daba una especie de salario mientras conseguía trabajo a todos los campesinos y obreros que lo solicitaran, dio origen a un masivo éxodo rural que se dirigió a las ciudades, especialmente, a Caracas, lo cual dio origen, a su vez, a una macrocefalia de la capital con respecto al resto del país, y al rápido y descontrolado incremento de las áreas de poblamiento marginal en las barriadas de las principales ciudades.

Democracia[editar]

La Fuerza Aérea bombardea el Fortín Solano durante El Porteñazo, en 1962.
Hugo Chávez en 2003.

La nueva era democrática trajo consigo cambios a nivel político y económico. En su gobierno no se otorgó más concesiones petroleras a las empresas que operaban en el país, se constituyó la Corporación Venezolana del Petróleo, y se creó la OPEP en 1960, por iniciativa de Juan Pablo Pérez Alfonzo. Paralelamente se adelantó una ley de Reforma Agraria que redistribuiría los terrenos improductivos con el fin de detener el declive de la producción agrícola, debido al boom petrolero. Igualmente, se sancionó una nueva constitución en 1961. El nuevo orden tuvo sus antagonistas. Durante un desfile militar, el Presidente sufrió un atentado planeado por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo con el fin de reiniciar la dictadura en Venezuela. Los grupos izquierdistas excluidos del Pacto iniciaron una insurgencia armada, organizados en los focos guerrilleros de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, auspiciadas por el Partido Comunista. En 1962, intentaron la desestabilización vía los cuerpos militares, protagonizando dos fallidas revueltas, una en Carúpano y otra en Puerto Cabello. Paralelo a esto, Betancourt promovió una doctrina internacional, en la que sólo reconocía a los gobiernos electos por votación popular y rompía con los regímenes dictatoriales.

En las siguientes elecciones de 1963 resultó electo Raúl Leoni. Su gobierno comenzó con una coalición de partidos a la que se denominó la Amplia Base, integrando a AD, URD y el FND. Aunque su gobierno fue de concordia general y entendimiento entre los sectores de la población, tuvo que lidiar con numerosos ataques de la guerrilla. De entre éstos destaca la invasión a las playas de Machurucuto en mayo de 1967. Viendo que rendía pocos frutos, la mayor parte de los guerrilleros abandonaron la lucha armada por la política electoral en ese año. El gobierno de Leoni también se destacó por la conclusión de obras públicas y el desarrollo cultural.

Rafael Caldera resultó vencedor en los siguientes comicios. Antes de tomar posesión, en 1969, estalló la insurrección de Rupununi en Guyana, que representó una oportunidad para anexar parte del Esequibo que reclamaba Venezuela. En este contexto, firmó el Protocolo de Puerto España en 1970, congelando las reclamaciones por 12 años. Pactó la tregua definitiva con la guerrilla y garantizó su integración a la vida política, legalizando el PCV. En 1974 asumió la presidencia Carlos Andrés Pérez. En su gobierno se hizo notable el profuso ingreso de divisas por concepto del petróleo y los altos estándares de vida que adquirió la población, llegándose a la acepción de la Venezuela Saudita, en la que creció aceleradamente el Producto Interno Bruto. En 1975 nacionalizó la industria del hierro, y al año siguiente, la del petróleo, creando la empresa estatal PDVSA. Tanto Caldera como Pérez rompieron parcialmente con la Doctrina Betancourt.

En 1979, Luis Herrera Campins es investido como Presidente. Inauguró múltiples instalaciones culturales y deportivas, así como el Metro de Caracas. Aunque los ingresos petroleros siguieron acrecentándose, ello no impidió que el país se endeudara en las finanzas internacionales, forzando el apego a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional.

En 1983 se produjo la devaluación del bolívar en el llamado Viernes Negro, desatando una fuerte crisis económica. En el gobierno del próximo presidente, Jaime Lusinchi, se haría poco para contrarrestarla. Los índices de corrupción se vieron incrementados, y la política económica siguió manteniendo la línea rentista. Por otra parte, en 1987 se vivió el mayor momento de tensión militar internacional en los últimos años, cuando la corbeta colombiana A.R.C. Caldas ingresó clandestinamente en aguas del Golfo de Venezuela. Fue una crisis que se originó en la disputa por la soberanía en dicho golfo entre ambas naciones, y sobre la que no se había alcanzado acuerdo. Los medios hablaban de una posible guerra, pero el conflicto se resolvió por medio del diálogo y el retiro de la corbeta.

Historia económica[editar]

Los principales productos que se exportaban entre 1880-1914 eran el cacao y el café, Venezuela dependía de muy pocos productos de exportación.

A inicios del siglo XIX, la producción y venta de café en granos superó en gran medida la producción y venta del cacao. Así pues, el café se proyectó en ese momento como el principal producto de exportación.

A finales del siglo XIX, seguía siendo uno de los principales países exportadores de café. A partir de 1881 ocupó el segundo lugar como país productor de café en el mundo. Sin embargo, el descenso del precio del café y la inestabilidad política interna produjeron un crecimiento negativo en los años noventa del siglo XIX y en la primera década del siglo XX. Más adelante se recuperó el crecimiento, pero surgieron problemas para encontrar tierras cultivables y mano de obra.

Los principales socios comerciales en el siglo XX, eran los siguientes países: Países Bajos, Francia, Estados Unidos. De ese modo, los productos que exportaba Venezuela a sus socios comerciales eran mayoritariamente café y cacao como se ha citado con anterioridad.

En lo que respecta a los Países Bajos, comenzó exportando un 14, 06% en 1903, hasta obtener unas exportaciones de únicamente un 3,32% en 1918. Por otro lado, respecto a Francia, el porcentaje de exportaciones tanto de cacao como de café eran muy elevadas, ya que en 1903 era de 35,15%. Se debe destacar que en 1913, las exportaciones fueron casi de un 40%, por lo que podemos concluir que Francia era uno de los socios comerciales más destacados. EEUU también fue a lo largo de ese periodo uno de los socios comerciales más importantes, sobre todo en 1905, con un porcentaje casi del 85%.

No fue hasta 1908, con la llegada al poder de Juan Vicente Gómez, quien se mantuvo al frente del gobierno hasta su muerte en 1935, que empezó a lograrse la suficiente estabilidad política para explorar las posibilidades del petróleo venezolano. En 1912, las compañías petroleras invirtieron US$44 millones (el total de la exportación venezolana en ese año ascendió a sólo US$25 millones). El primer yacimiento entró en fase de producción en 1917. El petróleo pasó de constituir el 2% de la exportación en 1920 al 47% en 1925 y al 85% en 1930.

En los años treinta, como era de esperar, la participación del café y el cacao había descendido incluso en términos absolutos. Por lo tanto podemos decir que el principal producto exportador es el petróleo, le siguen productos derivados y por último el café.

Los principales países que reciben petróleo son Alemania, Francia, y Estados Unidos. La mayor parte de las exportaciones van a Estados Unidos.

Aunque podemos ver que a lo largo del periodo van cambiando los socios comerciales. En un primer momento el principal socio comercial era Francia importando más del 35% de las exportaciones. Pero a partir de 1904 y ya hasta final del periodo será Estados Unidos el principal socio comercial de petróleo, aumentando sus exportaciones a medida que avanzamos en el periodo, hasta alcanzar el 50% del total de las exportaciones de Venezuela.

Destino de las exportaciones en %
Año Alemania Francia EE.UU Otros países Total (pesos)
1903 5.0% 35.1% 25.5% 25.5% 80.694.000
1904 4.8% 19.3% 34.4% 34.4% 72.516.000
1905 5.3% 25.4% 31.1% 31.1% 80.982.000
1906 6.2% 25.1% 36.8% 36.8% 80.982.000
1907 6.4% 29.9% 37.9% 37.9% 81.283.000
1908 5.2% 31.9% 45.2% 45.2% 75.716.000
1909 6.7% 32.0% 37.9% 37.9% 83.050.000
1910 12.9% 31.3% 35.1% 35.1% 92.998.000
1911 18.8% 27.2% 31.2% 31.2% 117.536.000
1912 15.6% 27.4% 39.2% 39.2% 130.886.000
1913 18.9% 33.9% 28.7% 28.7% 152.766.000
1914 9.0% 28.0% 43.6% 43.6% 111.505.000
1915 0.0% 12.7% 57.1% 57.1% 121.266.000
1916 0.0% 19.6% 51.9% 51.9% 117.653.000
1917 0.0% 13.0% 55.2% 55.2% 120.024.000
1918 0.0% 9.8% 44.9% 44.9% 102.659.00

Historia Política 1950-1980[editar]

A partir de 1950 hasta 1980 la evolución económica y política de Venezuela comienza a tener una gran relevancia y que hasta es a partir de aquí cuando se tiene un mayor conocimiento sobre la evolución del país. Venezuela ha sido un país dedicado íntegramente a los energéticos sobre los que sostuvieron su economía, en la agricultura y en la manufactura.

Puede decirse que la historia política de Venezuela fue hasta 1958 un continuo vaivén entre anarquía y despotismo. En 1948 se constituyó una nueva junta presidida por Carlos Delgado Chalbaud e integrada por los tenientes coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez, quienes asumieron los ministerios de la defensa y relaciones interiores

En 1950 la junta de gobierno emitió un decreto que elimino el voto directo secreto y universal pero debido a la muerte de Delgado Chalbaud, las elecciones fueron suspendidas. En ese momento la crispación era tal que un grupo armado secuestró al comandante Carlos Delgado para finalmente asesinarlo. Pocos días más tarde, después de largas discusiones, el alto cargo militar decidió nombrar a Germán Suárez como presidente de la nueva junta, donde se intensificó la represión política.

Cerca de 500 detenidos políticos fueron enviados a Guasina, una prisión que funcionaba como una especie de campo de concentración. Pese a la fuerte represión existente, la campaña electoral se desarrolló con relativa libertad para los partidos legales, pero una vez terminado el recuento de los votos una situación inesperada sucedió. Se habían manipulado los votos.

Jóvito Villalba era el virtual ganador de las elecciones y el que tendría mayoría en la asamblea constituyente que elegiría al presidente de la república; pero la junta de gobierno suspendió el conteo de votos y obligaron a Jóvito Villalba a salir del país.

En 1952, el alto mando militar entregó a Marcos Pérez Jiménez los poderes de la junta de gobierno como presidente provisional de Venezuela hasta tanto fuese designado presidente constitucional.

En 1953 Marcos Pérez Jiménez implantó la dictadura y tanto la prensa como las radios fueron totalmente censuradas. Se ilegalizaron los sindicatos y se abrieron cárceles inhumanas donde todos los opositores fueron recluidos donde finalmente ordenó que los torturaran y asesinaran.

Durante la dictadura se ejecutaron políticas como:

  • Política militar:

Se elevó el nivel de vida de los oficiales del ejército mejorando la profesionalización de las fuerzas armadas y se adquiriendo equipos y materiales bélicos más modernos.

  • Política petrolera:

Se otorgaron nuevas concesiones a las compañías petroleras extranjeras. Con los ingresos petroleros se creó el Instituto Venezolano de Petroquímica con capital del estado, y se financiaron otras obras de construcción.

  • Política industrial:

Se inició una política proteccionista de la industria nacional al prohibir la importación de bienes de suficiente producción en el país, y se realizaron inversiones de capital extranjero y nacional. Se contrataron las firmas italianas Fiat e Innocenti para la instalación de una planta siderúrgica en el estado Bolívar con el fin de atender la demanda interna de hierro y exportar los excedentes.

En 1958 el pueblo de Venezuela, empezó a enfrentar a la dictadura; los estudiantes se enfrentaban con la policía, se realizaron diversos llamamientos para luchar contra la dictadura, hasta lograr que Pérez Jiménez tuviese que huir al exterior.

Una vez que lograron la huida del dictador, la junta de gobierno provisional permitió el regreso de los exiliados y la actuación legal de los partidos políticos, así como la libertad de prensa y de manifestación. Igualmente, anunció la realización de elecciones para diciembre de ese año, siendo esta su labor más significativa por haber posibilitado el retorno al sistema de democracia representativa.

Los cambios políticos y estructurales en el sistema capitalista que ocurrió con posterioridad de la caída de la dictadura de Pérez Jiménez permitieron diversos movimientos sociales, que cumplieron un papel fundamental a favor de la lucha política por conquistar la democracia liberal con propuestas nacionalistas y socialistas.


Referencias[editar]

  1. Gil Fortoul. José. 1954: Historia Constitucional de Venezuela. Ministerio de Educación Caracas 3 volúmenes.
  2. Siso Martínez, J. M. 1956. Historia de Venezuela. Editorial Yokoima. Venezuela – México. 660p.
  3. Pineda, Rafael. 1980. Retrato hablado de Venezuela. Cuadernos Lagoven Lagoven, S.A. Caracas. 2 volúmenes.
  4. Casas, Fray Bartolomé de las. 1981: Historia de las Indias. Fondo de Cultura Económica. México. 3 volúmnes. ISBN 969-16-0997-2
  5. Aguado, Pedro. 1987: Recopilación Historial de Venezuela. Biblioteca de la Academia Nacional de Historia. Caracas. 2 volúmenes.
  6. Hernández Caballero, Serafín (Editor). 1998: Gran Enciclopedia de Venezuela. Editorial Globe, C.A. Caracas. 10 volúmenes. ISBN 980-6427-00-9 ISBN 980-6427-10-6
  7. Sanoja Obediente, Mario y Iraida Vargas arenas. 1992: La huella asiática en el poblamiento de Venezuela. Cuadernos Lagoven. Lagoven, S.A Caracas. 104p. ISBN 980-259-497-0
  8. Silverman, Helaine; Isbell, William (Eds.) (2008): Handbook of South American Archaeology 1st ed. 2008. Corr. 2nd printing, XXVI, 1192 p. 430.ISBN: 978-0-387-74906-8. Página 433-434
  9. Montaño Fuentes,Tereinés (2008). «IVIC colaboró con la identificación de fósiles de Tigres Dientes de Sable». IVIC en Casa (68). http://www.ivic.ve/bitacora/Imagenes/file/N%2068.pdf. 
  10. Nuestra lucha por la independencia [1]
  11. Nuestra lucha por la independencia [2]
  12. Nuestra lucha por la independencia [3]
  13. Nuestra lucha por la independencia [4]
  14. Nuestra lucha por la independencia [5]
  15. Nuestra lucha por la independencia [6]
  16. Velásquez, Justo Simón. 1956. Petróleo y perlas en Cubagua. Revista Shell, 5(18):44-52.
  17. Rosa Acosta, Rosauro. 1984: Diccionario geográfico –histórico del Estado Nueva Esparta. Tipografía Rodara, S.A. Pampatar.
  18. Armas Alfonzo, Alfredo. 1989: Macuro: la huella perdida del descubridor. Venezuela Tierra Mágica Ediciones Corpoven, S.A. Caracas. 16p. ISBN 980-259-244-7
  19. Jurado Toro, Bernardo. 1992: Cristóbal Colón y Venezuela, Macuro primer lugar de tierra firme Comandancia General de Armada. Caracas. 216p. ISBN 980-07-0768-9
  20. Muños Puelles, Vicente. 1991: Yo Colón. Editorial Anaya, S.A. Madríd. ISBN 84-207-4315-1
  21. Crespo, Luis Alberto.1993: Parque Nacional Península de Paria. Venezuela Tierra Mágica Ediciones Corpoven, S.A. Caracas. 16p. ISBN 980-259-597-7
  22. Häberlein, Mark; Burkhardt, Johannes (2002): Die Welser: Neue Forschungen zur Geschichte und Kultur des oberdeutschen Handelshauses. Akademie-Verlag. ISBN 978-3-05-003412-6
  23. Salcedo-Bastardo (2004): Historia Fundamental de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Caracas. 11 edición. pg 171
  24. Salcedo-Bastardo (2004): Historia Fundamental de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Caracas. 11 edición. pg. 171
  25. Salcedo-Bastardo (2004): Historia Fundamental de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Caracas. 11 edición. pg. 172
  26. Salcedo-Bastardo (2004): Historia Fundamental de Venezuela. Ediciones de la Biblioteca. Caracas. 11 edición. pg. 112
  27. Humboldt, Alexander: Reise in die Äquinoktial-Gegenden des Neuen Kontinents. Editorial: ttmar Ette. 2 tomos. Insel, Frankfurt am Main y Leipzig 1991, ISBN 3-458-16947-4. Tomo II, páginas 1479-1480
  28. {link:http://www.venezuelatuya.com/historia/independencia1.htm}
  29. Los nobles de Caracas y la Independencia de Venezuela Inés Quintero
  30. Briceño Perozo, Manuel y Pérez Vila, Manuel. (2000). Gran Colombia. En Diccionario de Historia de Venezuela. Disponible en [CD-ROM]. Caracas. Videodacta.
  31. Giménez Landínez, Víctor. (2000). Ley de Libertad de Contratos. En Diccionario de Historia de Venezuela. Disponible en CD-ROM. Caracas. Videodacta.
  32. Decreto de Garantías de 1863
  33. Constitución Federal de Venezuela de 1864
  34. La pena de muerte: Lista de países abolicionistas y retencionistas ― Sitio Web de Amnistía Internacional.
  35. «Falcón y Guzmán, el ejercicio federal». Historia de Venezuela en Imágenes. Fundación Polar. Consultado el 15 de septiembre de 2008.
  36. «El cuadro de fin de siglo». Historia de Venezuela en Imágenes. Fundación Polar. Consultado el 16 de noviembre de 2008.
  37. Peña, Luis. (2000). Programa de Febrero. En Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas. Videodacta.
  38. El Nuevo Ideal Nacional, por: Jorge Mier Hoffman
  39. Carrero, Ysrrael (2000). «El puntofijismo». Analítica.com. Consultado el 18 de noviembre de 2008.

Enlaces externos[editar]

Wikilibros