Manuel Piar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuel Piar
Manuel Piar

General en Jefe

Datos personales
Nacimiento 28-04-1774
Willemstad, Curazao
Fallecimiento 16-10-1817
Angostura del Orinoco, (actual Ciudad Bolívar); Venezuela

Manuel Carlos María Francisco Piar Gómez (1774-1817), militar venezolano de origen curazoleño, prócer de la Independencia de Venezuela. Y además dentro de los canales de la historia republicana venezolana es reconocido como el Libertador de Guayana.

Primeros años[editar]

Nació en Willemstad, Curazao, donde fue bautizado el 28 de abril de 1774. Él era hijo de Fernando Alonso Piar y Lottyn, un piloto mercante español originario de las Islas Canarias[1] y de Maria Isabel Gómez Quemp, una curazoleña de ascendencia africana.

Prócer de la independencia de Venezuela[editar]

Llegó a La Guaira en 1784, con su madre, María Isabel Gómez. Autodidacta, adquirió una formación, conocedor de varios idiomas. A los 23 años, manifestó su voluntad de ayudar a la Independencia de Venezuela y participó en la Conspiración de Gual y España, sofocada en 1797. Huyendo de Venezuela, comandó un buque haitiano a las órdenes de los generales negros Alexander Petión, Dessalines y Christofe. Con Miranda sirve a la República como alférez de Navío, tomando parte en acciones en Puerto Cabello y en el combate de Sorondo, en Guayana en 1812; y a la caída de la Primera República, se refugió en Trinidad. Con el grado de coronel, firma el "Acta de Chacachacare", en el grupo de patriotas liderado por el general Santiago Mariño; y será uno de los militares más exitosos en la segunda etapa de la independencia.

Se unió a las tropas de Simón Bolívar, llegó a ser General en Jefe a los 43 años de edad, caso único, ascendido por sus propios compañeros de armas y luego ratificado por El Libertador, pero su condición de pardo (nombre de mestizo en la época colonial), le llevó a tener problemas con sus superiores criollos (blancos), incluyendo al propio Bolívar que formaban parte de los mantuanos. Sin embargo, el propio Libertador trató de disuadirlo de sus intenciones, escribiéndole el 19 de de junio de 1817: ".. La patria lo necesita a Ud. hoy como lo que es y mañana habrá de necesitarlo como lo que por sus servicios llegare a ser".

Manuel Piar participó en 13 acciones de guerra y sólo fue derrotado por el español José Tomás Boves en el sitio de El Salado en octubre de 1814. Fue héroe de las batallas del Juncal y San Félix que prácticamente liberó toda Guayana, y fue él quien en Angostura estableció la base de retaguardia de vital importancia para los éxitos de 1819 e invitó a establecerse en ella al Libertador.

Piar anhelaba la independencia, pero también el poder y el derecho político y social de los mestizos, denigrados por el sistema colonial y que aparentemente no parecía cambiar con la hipotética derrota de los realistas, así que decidió conspirar contra Bolívar y su ejército, dirigido por casi todos blancos de la oligarquía mantuana de Caracas (excepto el propio Piar) y quiso promover una guerra de castas.

En 1817 fue capturado en Aragua de Maturín por el general Manuel Cedeño, llevado a juicio según el Decreto de Conspiradores de agosto de 1813 y condenado a muerte el 16 de octubre de 1817 en Angostura (actual Ciudad Bolívar) por los delitos de insubordinación, deserción, sedición y conspiración, siendo presidente del Consejo de Guerra su paisano el almirante Luis Brión y el Fiscal Carlos Soublette. El capitán Fernando Galindo, quien era su enconado enemigo, fue escogido, sin embargo, por el reo como su defensor, logrando éste que se desestimasen los cargos de insubordinación y deserción.

Polémica sobre el Origen y casta de Manuel Piar y su fusilamiento[editar]

La historia oficial ha mantenido el origen de Manuel Piar como mulato, hijo de María Gómez y Fernando Piar. Pero historiadores como Francisco Herrera Luque y Bartolomé Tavera Acosta, con base en sus investigaciones han sembrado polémica en torno a su origen al sugerir que haya sido hijo no deseado de una familia mantuana y hasta sugerido que haya sido hermano bastardo del propio Simón Bolívar.

Una versión muy difundida y fuerte de su misterioso origen, es que Piar era hijo bastardo de José Francisco de Braganza, Príncipe Heredero de Portugal y Duque de Braganza (hijo de los Reyes de Portugal María I y Pedro III) y de Belén Jerez de Aristiguieta, una de las famosas Musas Aristiguieta,[2] las hermosas hijas de una familia mantuana caraqueña. De acuerdo a esa versión el joven heredero de la Corona portuguesa visitó Caracas de incógnito con la falsa identidad de un supuesto Conde de Arcos (un título nobiliario castellano que había desaparecido hacía tiempo reemplazado por el de Duque de Arcos); y tuvo una aventura con la joven mantuana que quedó embarazada y fue recluida en un convento para evitar la vergüenza.[3] [4] Según esta versión al nacer Piar fue entregado a su padre adoptivo, que recibió una gran suma de dinero de la Corona de Portugal por hacerse cargo discretamente del infante; dinero que dilapidó de forma rápida. La versión se sostiene en testimonios de personas allegadas a Piar o que estaban en condiciones de conocer la verdad (algunos por su cercanía a la rica y famosa familia Aristiguieta); testimonios que circularon incluso en vida del prócer y que fueron recogidos por sus más tempranos biógrafos.

Otra versión menos fuerte asegura que Belén Aristiguieta, la supuesta madre mantuana de Piar, en realidad fue seducida y embarazada por Marcos Ribas y Bethencourt, el padre de José Félix Ribas, a pesar de que Marcos Ribas ya era un hombre muy maduro y Belén una adolescente; según esta versión entonces Ribas y Piar serían medio-hermanos.

La última de las tres versiones acerca del supuesto origen mantuano de Piar sitúa como las otras dos a Belén Aristiguieta como la madre del prócer pero atribuye al padre de Simón Bolívar, Juan Vicente Bolívar y Ponte, el haberla seducido y embarazado; se vale esta versión de hechos como la amistad que unía a Juan Vicente Bolívar con los Aristiguieta y hechos circunstanciales como la frase de Bolívar al momento de escuchar la descarga de los fusiles que mataron a Piar: "He derramado mi propia sangre". Sin embargo muchos historiadores atribuyen poca credibilidad a esta teoría y justifican la frase de Bolívar a otras razones sentimentales y de camaradería personal y política (incluso masónica) que no tienen que ver con un real lazo de sangre entre ellos.

Toda esta polémica sobre el origen de Piar nace de un supuesto árbol genealógico supuestamente aparecido en sus archivos, el cual él mismo desmiente, al igual que su abogado Fernando Galindo. Piar asegura que ese árbol genealógico se lo colocaron con la finalidad de perjudicarlo, lo cual podría ser cierto, dado el influjo que tenía sobre los pardos, negros e indígenas, tal y como se puede comprobar en los documentos de la época y en los escritos del médico José Domingo Blanco en la Gaceta de Caracas. Todos los que le conocieron y escribieron posteriormente sobre él lo catalogan como pardo, existiendo anécdotas de compañeros, como Bermúdez, quien le acusó de mulato y le atacó con la espada cuando lo vio hablando una vez con una de sus hermanas, por considerar una deshonra tal actitud.

De acuerdo a las tres versiones del origen mantuano de Piar, éste sería mucho más joven de lo que figuraba en los documentos oficiales, debido a la cronología de los hechos con relación a la edad de Belén Aristiguieta; en ese caso su familia adoptiva habría mentido sobre su edad al levantar los documentos que acreditaban su nacimiento. A favor de estas versiones se menciona, entre otras cosas, el hecho de la apariencia física de Piar (piel blanca, cabello rubio liso y ojos azules claros, en el caso de la piel levemente bronceada por el Sol del mar) que era la de un hombre blanco caucásico, sin rasgo alguno de sangre negra.

Sobre su fusilamiento se conocen los cargos del juicio, pero no se sabe si los motivos fueron justificados o personales, debido al odio irreconciliable de sus acusadores hacia él, se creía que ese odio se debía por lo buen soldado y jugador de poker que era Piar, para haber fusilado al libertador de Guayana que había construido el mismo ejército que expulsó a los españoles que ocupaba el sur del Orinoco.

Decía Bolívar en su manifiesto explicativo del 5 de agosto, “el general Piar ha formado una conjuración destructora del sistema de igualdad, libertad e independencia”, por lo que decide conjurar definitivamente un riesgo tan inminente e inmenso. Aunque trato de arrastrar a Mariño, para que lo secundara, Piar se quedó solo. Detenido por Cedeño, fue trasladado a Angostura, donde tras ser juzgado en Consejo de Guerra presidido por su coterraneo el almirante Luis Brion, fue pasado por las armas el 16 de octubre de 1817.

Piar trato de seducir a muchos oficiales y soldados pardos, lo que pudo desencadenar una guerra racial. (era un mulato aunque poco acusado), frente al mando blanco de los mantuanos o gente hacendada a cuyo grupo social pertenecía Bolívar.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]