Caribes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Caribe (etnia)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Dibujo de mujer caribe realizado por Charles E. Taylor (1888).

Los caribes —llamados caríbales o galibi [cita requerida] en algunos documentos históricos, denominaciones derivadas del proto-caribe *karipona: 'hombre(s)'— eran un conjunto de pueblos que, en el momento del contacto colombino en el siglo XV, ocupaban el norte de Colombia, el noreste de Venezuela y varias Antillas Menores. En las islas del mar Caribe desaparecieron como etnia independiente como consecuencia de la colonización europea, aunque en Venezuela, Brasil y Las Guayanas continuaron dando lugar a los galibis (kari'ñas) modernos y otros pueblos. En las islas se dio el mestizaje con africanos en la isla de San Vicente; viven en la actualidad en Honduras. Los caribes pertenecían a la familia lingüística más amplia a la que dieron su nombre y cuyos otros miembros se hallan en el norte de Sudamérica.

Este fue uno de los primeros pueblos americanos que conocieron los europeos. En las crónicas se les suele contraponer a los taínos de lengua arahuaca que llegaron a las Antillas antes que ellos. De esta manera, mientras que los taínos eran vistos como un pueblo pacífico y con una cultura elevada, a los caribes se les veía como un pueblo belicoso y salvaje que practicaba la antropofagia. De hecho, su nombre es el origen de los términos caníbal y canibalismo con cuyos equivalentes se describe en varios idiomas europeos la práctica de alimentarse con carne de miembros de la propia especie.

Expansión de los pueblos caribes[editar]

Extensión de las lenguas caribes en Sudamérica.[1]

La familia lingüística caribe aún hoy es una de las más amplias de América, no sólo por el elevado número de lenguas y tribus que la componían, sino por su carácter expansionista, de esta manera surgieron diferencias culturales muy marcadas entre los caribes de una zona y otra, de acuerdo a las adaptaciones adquiridas y contactos con otras etnias.

«El navegante de la prehistoria penetró por ventura las numerosas bocas del Orinoco que con fuerza misteriosa lo impulsó al interior del continente subiendo hasta las bocas del río Meta donde un agresivo raudal opuso marcha y hubieron de formar la colonia Carichana o Caribe en recuerdo a quienes la fundaron: Los Caribes o Caras.»

Miguel Triana

Varios factores antropológicos influyeron en la expansión Caribe por América; entre ellos la navegación, tanto por mares como por cuencas fluviales, y la costumbre de la exogamia. Los territorios ocupados según los rastros históricos se extendieron del norte del Amazonas (carijonas, panares), hasta la falda de los Andes, donde destacaron las tribus de yukpas, mocoas,[2] chaparros, caratos, parisis, kiri-kiris, etc.; y de la meseta brasileña a las fuentes de Xingú: yuma, palmella, bacairi, en el río Negro; Yauperis y Crichanas. En la Guyana Francesa; Galibis, accavois y calinas.

El área de difusión principal de los pueblos caribes parece haber sido el norte de Colombia y Venezuela. Los puntos más septentrionales alcanzados son las Grandes Antillas, como Cuba y La Española. En el suroeste los puntos más meridionales parecen ser el departamento de Loreto en Perú y en sureste el alto curso del río Xingú en el Mato Grosso de Brasil.

Guerras con los europeos[editar]

Caribes y arawacos[editar]

A finales del siglo XV, cuando los europeos llegaron a las Antillas, la mayor parte de su población era de origen arawak. Sin embargo, desde hacía varias generaciones habían empezado a ser colonizados por pueblos caribes muy belicosos. En varios lugares se encontraron comunidades "mixtas" donde los hombres usaban un léxico de origen caribe (más concretamente de la variante kaliphuna) y las mujeres y los niños usaban léxico arawak (de la variante eyeri o iñeri). Eso muestra que la estrategia expansionista de los caribes era eliminar a los hombres y mestizarse con las mujeres arawak. El eyeri es una lengua arawak cercana al taíno.[3] Además, para asuntos comerciales y ceremoniales, los hombres caribes continuaron usando la variante caribe.[4]

El contacto con los europeos tuvo un gran impacto en las poblaciones del Caribe, entre 1492 y 1700 el 90% de ellos murió, sobre todo a causa de las enfermedades traídas por los colonos.[5] Según el historiador Philip P. Boucher al momento del primer contacto habían unos 7.000 a 15.000 almas en las Antillas Menores[6] aunque Gérard Lafleur consideró esas cifras demasiado bajas, hablando de 20.000 a 30.000 caribes en dichas islas en fechas tan tardías como 1620.[7] Expulsados una por una de las islas los aborígenes sobrevivientes, en número de 5.000, terminaron refugiándose en su mayoría en Dominica hacia la primera mitad del siglo XVIII.[8] A pesar de todo, en varias islas los caribes lograron mantener su independencia hasta finales de la mencionada centuria.[5]

Siglo XVII[editar]

Desde 1625 los holandeses, franceses y británicos empezaron a competir en la captura de caribes de las islas para venderlos como esclavos en las plantaciones usando como pretexto su canibalismo,[9] tal como hicieron los españoles en la primera mitad del siglo XVI. Esto llevó a una rápida pérdida de población, en Guadalupe resultaron casi exterminados mientras que San Cristóbal fue atacada apenas dos veces. A esto hay que unir las nuevas enfermedades traídas por los europeos, principalmente la viruela, frente a la cuál no fueron capaces de inventar un antídoto, como en el caso de la sífilis, enfermedad crónica tratada con té de corteza de árboles.[10]

La conquista de las Antillas Menores la protagonizaron británicos y franceses durante los siglos XVII y XVIII enfrentando la oposición de las tribus caribes que gracias a sus habilidades como navegantes eran capaces de lanzar ataques o escapar entre las distintas islas. En 1635 los franceses desembarcaron en Guadalupe y sometieron a los pocos caribes restantes y en 1649 liderados por Jacques du Parquet fundaron Saint George en Granada siendo de inmediatos atacados por los caribes nativos apoyados por guerreros de San Vicente y Dominica, los franceses rechazaron el ataque y terminaron exterminando a los indios y expulsaron a los sobrevivientes.[11] Los sobrevivientes refugiados en Dominica planearon atacar Guadalupe pero los franceses se enteraron y enviaron 150 hombres que atacaron por sorpresa el campamento indio, masacrando a todos los que pudieron, impidiéndoles pedir ayuda a sus aliados de San Vicente y Martinica. La última resistencia en Granada acabó en 1654.[12]

La isla de Santa Lucía, no estuvo poblada por los caribes permanentemente, pero en 1639 cuando los británicos fundaron una colonia que fue destruida por los indios al año siguiente en venganza a que un buque inglés capturo como esclavos a algunos indios de Dominica. La masacre dejó a los ingleses sin interés de conquistar las islas sureñas. En 1643 los franceses conquistaron la isla y su primer gobernador M. De Rousselan fundaron un fuerte. En 1654 se traslado a asumir el gobierno de Granada donde los nativos lo asesinaron ya que vivía en una hacienda aislada lo que inicio una rebelión de los caribes que fue sometida sangrientamente. Parquet organizó entonces una expedición contra los isleños de San Vicente, su campaña fue feroz, matando a todos los que pudo, los sobrevivientes se refugiaron en las montañas.[13] Ante esto un grupo de caribes asesinaron a 5 franceses en Dominica y el gobernador ejecutó a 10 indios en represalia, esto motivo a los nativos de Martinica a rebelarse. Pronto 2.000 indios y negros cimarrones destruyeron varias plantaciones y pusieron sitio al fuerte-capital de Saint-Pierre. El oportuno desembarco de 300 holandeses que destruyeron el ejército rebelde y en una terrible campaña de castigo se forzó a los indios a huir a Granada.

Estos hechos llevaron a que en 1656 los esclavos de las islas empezaran a rebelarse. En Guadalupe los esclavos angoleños empezaron a masacrar a todos los blancos que encontraron hasta que fueron sometidos. En Martinica se produjeron numerosas fugas, muchos llegaron optaron por ir a Dominica, los caciques que anteriormente los recibían para vendérselos luego a los españoles empezaron a aliarse con ellos. Flotillas de canoas caribes transportaban bandas de cimarrones que atacaban las plantaciones hasta que en 1657 una tropa de negros de Brasil traídos por el Señor de L'Orange los derroto. Finalmente esto llevo a que los franceses expulsaran de Martinica a todos los caribes a Dominica, los que no se marcharon terminaron ejecutados por los colonos que actuaban por su cuenta. Así en 1658 no habían indios en la isla.[14]

En 1660 se llegó a una serie de acuerdos, los franceses prometieron a los caribes que no molestarían a los sobrevivientes que aún vivían en Granada y Martinica y no atacarían Dominica y San Vicente que serían territorios indígenas.[15] Sin embargo, para abril 1664 los ingleses desconocieron el tratado firmado con los franceses cuatro años antes e invadieron Santa Lucía ya que habían una fuerte presión demográfica en sus plantaciones en Barbados. Tenían 1.500 soldados ingleses y 600 caribes de Dominica al mando de un mestizo apellidado Warner, los franceses huyeron de la isla y se refugiaron en Granada. Pronto los británicos se ganaron el apoyo de los caribes de Paria. Los franceses aprovecharon para iniciar una guerra entre las tribus contrarias a Warner y las que lo apoyaban, terminando en la captura de este en 1666, luego atacaron Antigua, capturando esclavos y comiéndose a algunos ingleses. Rápidamente los principales grupos de caribes optaron por aliarse a los franceses, incluyendo a los de San Vicente.[16]

En tanto que en San Cristóbal los ingleses establecieron una colonia en 1624 y los franceses al año siguiente, en 1626 los primeros masacraron a los caribes en un lugar que paso a ser conocido como Bloody Point temiendo que estos pudieran atacarlos, los indios sobrevivientes huyeron a Dominica. Tras esto ambas colonias decidieron repartirse la isla y vivir en paz hasta 1665 durante la Segunda Guerra anglo-holandesa los franceses atacaron a sus rivales lo que fue aprovechado por los caribes para asaltar la isla con un ejército de 3.000 a 4.000 guerreros de las otras islas pero estos fueron vencidos y masacrados (1667).[17] Tras estos hechos los europeos decidieron volver al status quo anterior al conflicto hasta 1713 cuando la isla fue cedida por completo a Gran Bretaña.

Siglo XVIII[editar]

Dominica permaneció como territorio neutral hasta que en 1715 los franceses establecieron una colonia ahí tras una rebelión de cimarrones en el norte de la Martinica, llamada La Gaoulé, doce años después M. Le Grand conquistó toda la isla y la convirtió una colonia oficial del Reino de Francia estableciendo plantaciones. En junio de 1761 una expedición al mando de Andrew Rollo capturo la isla que paso a ser posesión británica. En 1759 también capturaron Guadalupe y en 1762 Martinica pero por el Tratado de París las devolvieron a Francia.

Mientras en la isla de San Vicente o Hairouna los caribes resistieron exitosamente a los europeos, muchos esclavos africanos que huyeron de Barbados, Santa Lucía y Granada y se mezclaron con los nativos, dando como resultado los garífunas o caribes negros. En 1796 cuando los británicos lograron su conquista, la población local fue desterrada a Roatán, una isla frente a la costa de Honduras, pero solo la mitad llegó con vida. La pequeña isla era poco fértil por lo que los garífunas solicitaron al gobierno colonial español establecerse en la costa caribeña de la actual Honduras a cambio de proteger dicho territorio de incursiones de tribus hostiles o de los ingleses lo que aceptaron.[18]

En Dominica en el año 1700 había unos 2.000 caribes según el explorador Jean-Baptiste Labat, y en San Vicente, isla poblada por los "caribes negros" que en distintas estimaciones hechas por exploradores estaba poblada por 3.000 almas en 1676 según Philip Warner en su Account of the Islands, 4.000 en 1735 según un explorador francés apedillado La Borde, y finalmente 5.000 en 1796 momento en que fueron definitivamente sometidos por los ingleses que los deportaron a Roatán.[19]

Supervivientes[editar]

Actualmente solo en Dominica aún quedan poblaciones de caribes autodenominados kaliganos y son unas 3.000 almas,[20] ninguno de ellos habla el idioma caribe original que se cree extinto desde 1920.[cita requerida] También queda una pequeña población caribe en Santa Lucía[21] centrada en la localidad de Choiseul y otros pueblos en la costa occidental[22] y 6.000 en San Vicente.[23] En la isla Trinidad quedó en cambio una pequeña población de 12.000 arahuacos.[23]

Grupos étnicos[editar]

  1. Caracas, Centro Norte de Venezuela, Estados Distrito Capital, Vargas.
  2. Teques, Centro Norte de Venezuela, Estados Miranda, Aragua, Yaracuy, Guarico
  3. Yekuana, Estados Amazonas – Bolívar.
  4. Yabarana, Estado Amazonas.
  5. Panare-E'ñepá, Estados Amazonas – Bolívar.
  6. Pemón, Estados Bolívar – Amazonas.
  7. Yukpa, Estado Zulia.
  8. Kariña, Estados Delta Amacuro – Anzoátegui – Sucre y Monagas.
  9. Chaima, Estados Monagas.

Aspectos culturales[editar]

Guerrero caribe, escultura en cera de George S. Stuart.

Organización social[editar]

Los caribes se agrupaban en clanes familiares de linaje patrilineal llamados cacicazgos manteniéndose alianzas como pueblos federados.

No residían en poblados; sus bahareques eran apartados unos de otros y de cuidadosa construcción con materiales naturales como: pilotes estructurales de madera, con cubiertas protectoras a dos aguas, elaboradas con las hojas de la palmera de la región, divisiones y paredes interna en esterillas guadua, caña brava, algún tipo de cactus, recubiertas de una argamasa de origen vegetal que además utilizan en el inmobiliario interno, y una última capa para el lustre de algún tipo de cal.

Actividad económica[editar]

La pesca de grandes especies, tanto de océano como de río, era la fuente principal para su alimentación, la conservaban por largos períodos con técnicas de humeado, secado y salado. Llamaban a su cocina barbacoa, era un mesón de madera cubierto por tierra donde asaban y cocinaban sus alimentos. Su agricultura cosechaba: papa, arracacha, uchuva, maíz, yuca o mandioca, coca, tabaco, algodón, cacao, ají, achira, aguacate, distintos tipos de frijoles, ahuyama, guayaba, mamey.

Pintura corporal[editar]

La costumbre general de estas etnias en las regiones tropicales era la de no cubrir sus genitales y el uso de tintes vegetales y minerales para la creación de pinturas cosméticas, que además de proporcionar protección contra insectos, eran principalmente un distintivo de familia y de reconocimiento delante otras etnias. Llevar el nombre familiar pintado en la cara, es una costumbre bien descrita por investigadores koriguages; éstos utilizan diseños estilizados en tintes de color negro, donde representan el animal característico de su familia, el diseño más común en estas gente era: un murciélago contando con los de jaguar, araña y mono, muy similares a los usados por los embera y karajá amazónicos y gran número de familias de etnia caribe.

Uniones familiares[editar]

Para las uniones familiares estas etnias americanas practicaban poligamia masculina por endogamia y exogamia esta última con dimensiones antropológicas muy significativas, relacionada íntimamente con el carácter expansionista de esta etnia. Seguía la exogamia en casos de uniones consentidas, patrones matrilineales y patrilineales, de acuerdo con las arreglos pactados por las familias, un ejemplo de esto es: el linaje Tama. En las uniones no consentidas, se lograba con el sacrificio del total de los varones, dejando en condiciones aptas para la unión a las mujeres de la etnia sometida, asegurando de esta forma la trasmisión del material genético de manera patrilineal.

Antropofagia[editar]

Las crónicas históricas afirman que los caribes practicaban la antropofagia. Su expansionismo los llevó a tomar los poblados que no permitían la exogamia pacífica, en los que mataban a los varones (adultos y niños) para tomar en exogamia a sus mujeres viudas y solteras. Sin embargo, los antropólogos se muestran divididos en cuanto a la realidad de estos hechos.

Lengua[editar]

Los caribes hablaban alguna lengua de la familia que lleva su nombre, pero esta desapareció después del contacto con los europeos. Aunque los descendientes de los caribes y los esclavos negros sobreviven actualmente y hablan el idioma garífuna, esta lengua no es una lengua caribe sino arahuaca. Esto se debe a que las mujeres de los caribes solían comunicarse en taíno —el idioma de muchas de ellas que habían sido secuestradas en las incursiones belicosas en las Antillas orientales— y al ser ellas quienes criaron a las nuevas generaciones, el garífuna devino en lengua arahuaca.

La llegada de los europeos[editar]

Los caribes fueron desplazados por los españoles y franceses, y finalmente fueron casi exterminados durante el período colonial. Sin embargo algunos sobrevivieron en San Vicente, Dominica, Santa Lucía y Trinidad. Del mestizaje entre los caribes y los africanos traídos a América por el esclavismo europeo nacieron los garífunas o caribes negros en San Vicente. Estos fueron deportados a la isla Roatán (Honduras) donde sus descendientes todavía viven hoy. Los británicos vieron menos hostiles a los caribes de San Vicente, y les permitieron permanecer en esta isla. La resistencia caribe retrasó el establecimiento de europeos en Dominica, y las comunidades caribe que permanecieron en San Vicente y Dominica, conservaron un grado de autonomía en el siglo XIX. El número de caribes en Dominica hoy es aproximadamente 3000, aunque ya no queda ningún indígena que conozca el idioma caribe original, que se supone murió en 1920.

Referencias[editar]

  1. N. Ostler, Empires of the World: A Language History of the World, 2005, p. 362
  2. Daniel Garrison Brinton. «The American race».
  3. Breton, 1665, [1]
  4. Wilson, 1990; Rouse, 1992
  5. a b Cobley, Alan Gregor (1994). Crossroads of empire: the European-Caribbean connection, 1492–1992. Cave Hill (Barbados): Department of History, University of the West Indies, pp. 36. ISBN 976-621-031-4.
  6. Philip P. Boucher (1992). Cannibal Encounters: Europeans and Island Caribs 1492–1763. Baltimore: Johns Hopkins University Press, pp. 35. ISBN 978-0-8018-9099-4.
  7. Gérard Lafleur (1992). Les Caraïbes des Petites Antilles. París: Karthala, pp. 21. ISBN 978-2-86537-346-8.
  8. James Pritchard (2004). In Search of Empire: The French in the Americas, 1670–1730. Cambridge: Cambridge University Press, pp. 8. ISBN 978-0-521-82742-3.
  9. Cassa, 1995: 261
  10. Cassa, 1995: 262
  11. Roberto Cassá (1995) [1992]. Los Indios de Las Antillas. Quito: Editorial Abya Yala, pp. 276. ISBN 9978-04-172-9.
  12. Steele, Beverley A. (2003). Grenada. A History of its People. Macmillan Publishers Limited, pp. 35–44. ISBN 0-333-93053-3.
  13. Cassa, 1995: 276-277
  14. Cassa, 1995: 278
  15. Cassa, 1995: 278-279
  16. Cassa, 1995: 279
  17. Carmen Helena Parés (1995). Huellas KA-TU-GUA: Cronología de la resistencia KA-TU-GUA: S. XVI. Caracas: Anauco Ediciones. Consejo de Desarrollo Científico y humanístico de la Universidad Central de Venezuela, pp. 299. ISBN 980-00-0675-1.
  18. Hablemos de Honduras. Capítulo III. Elaboración del modelo de nuevo hondureño y su sociedad.
  19. Paquette & Engerman, 1996: 53
  20. "Centroamérica: Indígenas de Dominica asumen el nombre de Kalinago". AINI. 16 de noviembre de 2010. Consultado el 10 de junio de 2012.
  21. La situación de la Educación Indígena: Una Visión General
  22. Minority Rights Group International (2007). "World Directory of Minorities and Indigenous Peoples – St Lucia : Overview". Consultado el 12 de agosto de 2012.
  23. a b "Pueblos indígenas en Trinidad y Tobago". IWGIA.

Bibliografía[editar]

  • Triana, Miguel (1922). La civilización Chibcha. Escuela Tipográfica Salesiana (Bogotá 1922). 
  • Bosch Gimpera, Pedro (1971). Las razas humanas. Instituto Gallach de Librería y ediciones, S.L. 
  • Savater, Fernando (1991). Ética para amador. Serie Apeiron “ Invitación a la filosofía” Editorial Ariel. 
  • Desmond C. Derbyshire & G. K. Pullum, 1991:Handbook of Amazonian Languages, ISBN 978-0-89925-813-3 ([http://www.jstor.org
  • Dixon & Alexandra Y. Aikhenvald (eds.), The Amazonian languages. Cambridge: Cambridge University Press, 1999. ISBN 0-521-57021-2.
  • Rodrigues A. D., 2000, "‘Ge-Pano-Carib’ X ‘Jê-Tupí-Karib’: sobre relaciones lingüísticas prehistóricas en Sudamérica", in L. Miranda (ed.), Actas del I Congreso de Lenguas Indígenas de Sudamérica, Tome I, Lima, Universidad Ricardo Palma, Facultad de lenguas modernas, p. 95-104.
  • Gordon, Raymond G., Jr. (ed.), 2005. Ethnologue: Languages of the World, Fifteenth edition. Dallas, Tex.: SIL International.
  • (en francés) Brard, R., Le dernier Caraïbe, Bordeaux : chez les principaux libraires, 1849, [2]
  • Paquette, Robert L., & Stanley L. Engerman (1996). The Lesser Antilles in the age of European Expansion. Gainesville: University Press of Florida. ISBN 0-8130-1428-X.