Domingo de Monteverde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Domingo de Monteverde

05 de abril de 1812-06 de agosto de 1813
Monarca Fernando VII

30 de abril de 1812-06 de agosto de 1813
Monarca Fernando VII

01 de enero de 1823-01 de enero de 1824
Monarca Fernando VII

Datos personales
Nacimiento 2 de abril de 1773
Bandera de España San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), Canarias
Fallecimiento 15 de septiembre de 1832
Bandera de España Cádiz, España
Profesión Político
Militar
Domingo de Monteverde
Brigadier
Años de servicio 1793 - 1832
Lealtad Flag of Spain.svg España
Condecoraciones Cruz de Talavera
Venera de la Orden de Carlos III.svgOrden de Carlos III
Insignia, Grand Cross and Star of the Order of Isabella the Catholic.svgOrden de Isabel la Católica
Laureate Cross of Saint Ferdinand.svgCruz Laureada de San Fernando
Participó en

Nacimiento 2 de abril de 1773
San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), España
Fallecimiento 15 de septiembre de 1832
Cádiz, España
Ocupación

Armada Española.svg

Insignia de la Armada Española

Juan Domingo de Monteverde y Ribas (San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, 1773 - San Fernando, Cádiz, 1832) fue un reconocido militar, político y administrador colonial español que, defendiendo los intereses de la Corona, combatió la causa revolucionaria independentista americana durante los años 1812 y 1813 en Venezuela, asumiendo el liderazgo del Ejército Realista en dicho país y convirtiéndose en el principal promotor político de la causa imperial en el mismo.

Dirigió con éxito la campaña militar que acabaría con la caída de la I República de Venezuela en 1812, ello tras la firma de la Capitulación de San Mateo, donde obtuvo la rendición de los Ejércitos Patriotas, con lo cual asumió el mando como Capitán General de Venezuela y la Presidencia de la Real Audiencia de Caracas . Sin embargo, fue vencido un año después, durante la "Campaña Admirable" comandada por Simón Bolívar, tras lo cual regresó a España.

A pesar de dicho revés, Monteverde no experimentó problemas en su carrera en lo progresivo, siendo ascendido a Brigadier y condecorado con la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Cruz Laureada de San Fernando, en su segunda clase, en reconocimiento a los servicios prestados a la Corona Española.

Ejerció brevemente como Capitán General de Puerto Rico, fue Comandante Principal de los Tercios de Levante y llegó a ser Jefe de Escuadra de la Real Armada Española.

Campaña en Venezuela[editar]

En 1810 comienzan a soplar vientos de insurrección en las colonias americanas y en Caracas, la junta de gobierno que declaró la independencia el 19 de abril resuelve firmar un acta desconociendo totalmente la autoridad del Rey de España el 5 de julio de 1811, estableciendo la Primera República de Venezuela con Francisco de Miranda como jefe militar. Monteverde es enviado a Cuba y Puerto Rico, recibiendo luego órdenes de partir hacia Venezuela para sofocar la revuelta y restablecer el orden colonial.

Caída de la Primera República[editar]

Con el prestigio ganado en las Guerras Napoleónicas, llegó a Coro en marzo de 1812, con doscientos treinta soldados "entre españoles y corianos, un cura de nombre Torellas, un cirujano, diez mil cartuchos, un obús de a cuatro y diez quintales de galletas". Como se ve, la fuerza militar de la cual disponía era ridícula para emprender una campaña militar exitosa.[1] Tal escasez de recursos era una consecuencia directa de lo debilitado de las comunicaciones entre Madrid y los territorios americanos luego de la anulación del poderío naval español en Trafalgar. Sin embargo, hubo un suceso determinante que terminó jugando en favor de Monteverde y la causa realista: el descontento social de la población con los nuevos gobernantes, lo cual impulsaría posteriormente a Bolívar a plantear una Guerra Social, reflexión que quedaría plasmada en su célebre Manifiesto de Cartagena.

Monteverde tenía órdenes de marchar hacia Siquisique y unir sus fuerzas con las del cacique jirahara Juan de los Reyes Vargas, quien era afecto a la causa realista y tenía a su servicio otros doscientos fusileros y cien flecheros, con lo cual acumuló 1.550 hombres, entre oficiales y soldados. A pesar de que le fue comunicado que no prosiguiera su avance sin antes recibir apoyo de Coro, desobedeció tales órdenes, mezclando un poco de valentía y experiencia militar con buenas dosis de fortuna y asaltó Valencia, Barinas, El Tocuyo y San Carlos. Como no podía dejar fuerzas de ocupación, tuvo que regresar a Valencia a enfrentarse con los alzados republicanos, obteniendo una contundente victoria. Por esta hazaña, se le ascendió a Capitán de Navío y se le nombró Capitán General de Venezuela. Para neutralizar esta ofensiva, el gobierno republicano de Caracas había nombrado al general Francisco de Miranda como comandante en jefe del Ejército, quien estableció el grueso de sus tropas en Valencia y Puerto Cabello.

Camino de Caracas, durante el denominado proceso de Reconquista, fue sumando cada vez más voluntarios a su ejército, produciendo un repliegue de las fuerzas patriotas, al mando de Miranda. En junio llegó a las proximidades de La Victoria y San Mateo. Su exitoso avance fue favorecido por el apoyo social que le brindaron las castas desposeídas, quienes veían a su enemigo en los nuevos gobernantes mantuanos, hecho que además se reforzó con sucesos como el terremoto del 26 de marzo de 1812, cuando Monteverde tomaba la plaza de Barquisimeto, al mando de un ejército integrado en su mayoría por pardos, zambos, mulatos e isleños.

La caída de la plaza de Puerto Cabello, al mando del entonces coronel Simón Bolívar, dio notable impulso a sus acciones, hasta entonces paralizadas como consecuencia de los fallidos ataques a La Victoria y a la carencia de material de guerra. En esa batalla, las fuerzas patriotas al mando de Bolívar no pudieron resistir el embate de las tropas realistas comandadas por Monteverde, quien recibió en reconocimiento a esta acción la condecoración con la Cruz de Carlos III. Monteverde impuso a Miranda una capitulación que fue firmada por representantes de ambas partes beligerantes en San Mateo, el 25 de julio de 1812. Con este acto cesó toda la resistencia que hasta ese momento se había opuesto a la ofensiva realista y como consecuencia, Monteverde aniquiló la República proclamada el año anterior y restauró el sistema monárquico en la provincia de Venezuela. Miranda fue apresado y enviado a Puerto Rico y luego a Cádiz, y la mayoría de los oficiales patriotas fueron al exilio.

Revés político-militar[editar]

Monteverde asumió entonces la jefatura territorial en Venezuela con el cargo de Capitán General, restableciendo momentáneamente la autoridad de la Corona española. Ya instalado en Caracas, concibió un plan ofensivo contra la Provincias Unidas de la Nueva Granada, el cual sería puesto en ejecución a comienzos de 1813. En dicha operación participarían las fuerzas que tenía destacadas en Barinas y los Andes; sin embargo, este plan fue alterado como consecuencia de las acciones en oriente y occidente, a cargo de los coroneles Santiago Mariño y Simón Bolívar respectivamente. A comienzos de enero de 1813, procedente del islote de Chacachacare, una expedición armada, bajo el mando de Mariño, desembarcó en las costas orientales de Venezuela, tomando con éxito el puerto de Güiria, donde no había guarnición realista y tras algunas acciones rápidas y sorpresivas, dominando la plaza de Maturín. Informado de tales sucesos, Monteverde se embarcó en La Guaira el 21 de abril, con una fuerza cercana a los trescientos efectivos. El 3 de mayo llegó a Barcelona, donde aumentó su columna a unos quinientos hombres, para llegar finalmente el día 25 de ese mes a Maturín, defendido ahora por Manuel Piar. Allí ejecutó un ataque contra las posiciones republicanas, pero la acción devino en completo fracaso para las armas realistas.

Bolívar, en tanto, comenzó su "Campaña Admirable", entrando desde Nueva Granada por los Andes venezolanos. Preocupado por este avance, Monteverde estableció entonces su cuartel general en Valencia, el punto de la llanura donde convergían los caminos de Barinas, de los Andes y de Maracaibo. Su flanco derecho estaba guarnecido por el castillo de Puerto Cabello y su retaguardia se apoyaba en Maracay y La Victoria. Su posición militar era tan buena como había sido la de Miranda en 1812; sin embargo, había perdido ya buena parte del apoyo popular que había logrado cosechar el año anterior: el pueblo que lo había llevado de Coro a la capital, lo había dejado solo frente a Mariño en Maturín y lo dejaba solo frente a Bolívar en Valencia, tal vez porque su movimiento ya no encarnaba las aspiraciones y necesidades populares.

La llegada desde España del Regimiento de Granada, comandado por el coronel Miguel Salomón, en septiembre de 1813, le permitió emprender una ofensiva desde Puerto Cabello hacia Valencia para tratar de recuperar el territorio del centro. Inició su ofensiva a la cabeza de algo más de mil hombres; pero la vanguardia fue destruida en Bárbula por el ejército patriota al mando del coronel Atanasio Girardot, el 30 de septiembre, y el grueso de su columna durante el combate de Las Trincheras, el 3 de octubre. En esta acción resulta gravemente herido, perdiendo casi toda la mandíbula inferior y quedando incapacitado para proseguir la guerra. Cuando el año 1813 se acercaba a su fin y debido a su delicado estado de convalecencia, fue convencido por el general Juan Manuel de Cajigal y Martínez de entregar el mando, lo que realizó el 28 de diciembre de 1813, partiendo hacia Puerto Rico para finalmente, en septiembre de 1816, seguir hacia España.

Regreso a España[editar]

Al llegar a España, ya en el año de 1817, fue ascendido a Brigadier y condecorado con la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Cruz Laureada de San Fernando, en su segunda clase, en reconocimiento a los servicios prestados a la Corona. Intentó recuperar rápidamente su delicado estado de salud, quebrantado por las numerosas heridas recibidas en combate; sin embargo, ello le llevó casi seis años, hasta 1823. Sintiéndose repuesto, aceptó su nombramiento como Capitán General de Puerto Rico, pero poco después tuvo que renunciar al percibir que su salud se hallaba gravemente deteriorada.

Regresó de nuevo a la península, donde en 1824 se le ascendió a Jefe de Escuadra, ciñéndole el cargo de Comandante Principal de los Tercios de Levante. En 1827 fue creada la Brigada Real de Marina, que reunía por primera vez a las armas de Infantería de Marina y la Artillería de Marina, de la cual fue nombrado como su primer Coronel General. Durante un pronunciamiento militar ocurrido el 3 de marzo de 1831, fue hecho prisionero por los sublevados y al ser vencida la intentona de rebelión, fue puesto en libertad, pero posteriormente fue sometido a consejo de guerra. Sin embargo, fue absuelto y ratificado en sus cargos. Su salud, nunca completamente recuperada, comenzó a agravarse progresivamente y finalmente, falleció en la isla de San Fernando, en Cádiz, el día 15 de septiembre de 1832.

Batallas en las que participó Monteverde[editar]


Precedido por:

Fernando Miyares y Gonzáles

Capitán General de Venezuela
3 de septiembre de 1812 - 28 de diciembre de 1813
Sucedido por:

Juan Manuel Cajigal

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • BORGES, ANALOLA. Don Domingo de Monteverde y otros criollos oriundos de Canarias, en la revolución americana, 1813. Madrid: Patronato de la Casa de Colón, 1967;
  • GRISANTI, ÁNGEL. Los Ribas Herrera, tíos de Bolívar y primos de Monteverde. Caracas: Tipografía Principios, 1961;
  • MUÑOZ, GABRIEL E. Monteverde: cuatro años de historia patria, 1812-1816. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1987. 2 v.;
  • URQUINAONA Y PARDO, PEDRO DE. Manifestación de las calumnias producidas por el Exco. Sr. D. Domingo Monteverde y el Sr. D. Lebel de Goda. Madrid: Imprenta de Antonio Martínez, 1821.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]