Economía de Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Argentina
Buenos Aires - Puerto Madero 142.jpg
Vista del barrio porteño de Puerto Madero. En Buenos Aires tienen su sede central la mayoría de las empresas más grandes del país.
Moneda Peso (ARS) = 100 centavos
Año fiscal Año calendario
Banco central Banco Central de la República Argentina
Organizaciones G-20, G-77, OEA, ONU, OMC, BID, BM, FMI, ALADI, UNASUR y Mercosur
Mercado de valores Bolsa de Comercio de Buenos Aires
Estadísticas
PIB (nominal) US$ 611 755 (2014)[1]
PIB (PPA) US$ 878 199(2014) (Indec)[2] (puesto 20º.º)
Variación del PIB +3,0 % (2013) (BM)[3] [4]
PIB per cápita US$ 20 627(Anexo:Países por PIB (PPA) per cápita -2014)[5]
PIB por sectores agricultura (9.3 %) industria (29.7 %) servicios (61 %) (2013 est.)[6]
Tasa de cambio 8.45 ARS = 1 dólar (agosto 2014).[7]
Inflación (IPC) 1.4 % (julio)[8]
IDH 0.809 Muy alto (2014).
Población bajo la línea de pobreza 7.5 % (2014)
Coef. de Gini 0.367 (2014)[9]
Fuerza Laboral 21.6 millones de personas (1.º trimestre 2014)[10]
Desempleo 6.6 % (1er Trimestre 2014)[11] [12]
Industrias principales alimenticia, automotor, bienes de uso, textil, química, petroquímica, editorial, metalurgia, siderurgia, mineria, electronica y aeroespacial.
Comercio
Exportaciones US$ 82 972 (2013)[13] [14]
Productos exportados

Origen agroindustrial: 35 %
Origen industrial: 31 %
Productos primarios: 22 %

Combustibles y energía: 12 % (en 2008).
Destino de exportaciones Bandera de Brasil Brasil 21.3 %
Bandera de la República Popular China China 5.6 %
Bandera de Chile Chile 8.5 %
Flag of the United States.svg Estados Unidos 5.2 %
Flag of the Netherlands.svg Países Bajos 3.5 %
otros 54.9 % (2010)[14]
Importaciones US$ 73 463 millones (2013)[15] [14]
Origen de importaciones Flag of Brazil.svg Brasil 31.3 %
Bandera de la República Popular China China 13.6 %
Flag of the United States.svg Estados Unidos 10.7 %
Flag of Germany.svg Alemania 5.7 %
Flag of Mexico.svg México 3.2 %
otros 35.5 % (2010)[14]
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) US$ 80 375[16] [17] (17.9 % del PIB nominal) (enero de 2014)[4]
Reservas internacionales US$ 29 017 millones (agosto 2014)[18]
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

La economía de Argentina se beneficia de enormes recursos naturales, una población sumamente alfabetizada, un sector orientado a la exportación agrícola y una base industrial diversificada. A principios del siglo XX, la República Argentina era uno de los países con mejores perspectivas del mundo,[19] sin embargo depresiones económicas afectaron su desenvolvimiento.[20] En la actualidad es considerada como una de las principales economías emergentes y una de las economías de mayor crecimiento económico del mundo.[21] Por su dimensión económica, forma parte del G-20 (grupo de los 20 países industrializados y emergentes). Duplicó su clase media en la última década, destacándose como el país latinoamericano con el mayor aumento de ese segmento económico y el segundo por peso relativo.[22] [23] Cuenta en 2014 con un PIB per cápita de 19 765 dólares, el más alto de América Latina[24] y con el salario mínimo más alto de esa región.[25] y el IDH más alto de Latinomérica tras Chile y Cuba [26] siendo los únicos países latinoamericanos incluidos en el grupo de naciones con "muy alto" índice de desarrollo humano.[27] [28] Hoy en día es una de las economías más competitivas de la región.[29] En materia educativa se sitúa en segundo lugar tras Cuba, con un índice de 806.

Historia económica[editar]

Época colonial (1580-1810)[editar]

Monumento al conquistador español Juan de Garay en Buenos Aires.

En la segunda mitad del siglo XVI, el Alto Perú, Tucumán, y Paraguay, donde se había concentrado la colonización ya que los indígenas eran numerosos y sedentarios, exigían la creación de un puerto en el Atlántico Sur para poder establecer lazos comerciales más cercanos con España, disminuir el aislamiento y frenar la amenaza de incursiones extranjeras en el Río de la Plata, la Corona española autoriza la segunda fundación de Buenos Aires. En 1573, el gobernador Juan de Garay fundó una ciudad intermedia: Santa Fe y en 1580 fundó la ciudad de Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre ―conocida actualmente como Ciudad de Buenos Aires― como parte del Virreinato del Perú.

Durante el último tercio del siglo XVI, gracias a la introducción de la técnica de la amalgama con mercurio, la producción de plata se había duplicado, como así también la mortalidad de los indígenas.[30] La ciudad de Potosí llegó a tener una población de 160 000 habitantes y se convirtió en el principal mercado de consumo de Hispanoamérica.[30] En este contexto, Buenos Aires se convirtió en la entrada y salida natural de los productos altoperuanos y del Paraguay. Por un lado entraban insumos y miles de esclavos negros para reemplazar a la menguante población indígena y por otro lado salía la plata extraída del cerro Potosí.

Debido a la salida no autorizada de metales preciosos por el puerto de Buenos Aires, en 1594 el rey prohibió el comercio con este puerto y estableció que toda la producción de plata producida en el Alto Perú debía salir a España a través del puerto de Lima, con algunas excepciones para evitar el desabastecimiento de la población: la autorización de fletar dos embarcaciones anuales con productos de la zona (cueros, principalmente). Esta situación llevó como única solución al contrabando, que pasó a ser la actividad económica más rentable de la Buenos Aires colonial.

Durante la era colonial, la economía de Tucumán y Cuyo estaba dedicada a la producción de insumos y bienes de consumo para los mercados del Alto y Bajo Perú, Buenos Aires y Paraguay. Se producían, vinos y aguardiente de Cuyo, mulas de Córdoba, tejidos en Salta y Tucumán, carretas de Córdoba y Tucumán, etc. Desde el punto de vista económico Córdoba estaba ligada comercialmente al Alto Perú; mientras que la región de Cuyo estaba vinculada a Santiago de Chile.

En la región pampeana, la principal actividad económica era la ganadería. El origen de la explotación ganadera en las pampas, se remonta a 1536 ―cuando Pedro de Mendoza introdujo los primeros equinos― y a 1580 ―cuando Juan de Garay introdujo entre 300 y 500 vacunos-.[31]

Para el año 1608, existía en Buenos Aires un numeroso plantel de ganado cimarrón que se fue multiplicando en libertad en los campos cercanos. En 1609, el Cabildo de Buenos Aires acordó la matriculación de las personas interesadas en participar en la caza y matanza del ganado vacuno cimarrón, denominadas «vaquerías». Tenían por objeto la explotación del ganado vacuno para obtener su cuero, desechándose la carne. Esta etapa duró aproximadamente hasta mediados del siglo XVIII.[31]

La «Ley de Tierras» de 1754, tuvo un papel fundamental en el nacimiento de la estancia, en la medida que la acción de vaquear, sirvió como antecedente para aspirar a la propiedad, contribuyendo a la distribución latifundista de la tierra.[31] Cuando el ganado cimarrón comenzó a disminuir su número, fue necesario internarse cada vez más en territorio bonaerense. Comienza así el momento de las estancias, del ganado marcado y de una mayor utilización del animal: nacieron las fábricas de cebo y los saladeros.

La fundación de la Colonia del Sacramento por los portugueses enfrente de Buenos Aires en 1680, vino a reafirmar el crecimiento del contrabando. La pelea entre España y Portugal por el Río de la Plata continuó en 1724, cuando el gobernador español Bruno Mauricio de Zavala funda la ciudad de Montevideo para evitar la toma de esa bahía por un contingente proveniente de Brasil.

En el año 1776 España crea el Virreinato del Río de la Plata, para echar a los portugueses del Río de la Plata, abarcaba lo que hoy es Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y partes del sur de Brasil, del norte de Chile, del sureste de Perú, y las islas Malvinas.

Con la sanción del Reglamento de Comercio Libre de 1778 bajo la dinastía de los Borbones, se buscó proteger los intereses comerciales de los productores peninsulares en los mercados cautivos coloniales. El comercio libre tuvo consecuencias desastrosas para la economía del interior del virreinato, [cita requerida] de la que solo algunos sectores, como el aguardiente, las carretas, artículos de montura y transporte, y los tejidos de lana, pudieron sobrevivir.

En Buenos Aires, la sanción del Reglamento de Comercio Libre y el «Auto de libre internación» de 1777 provocaron un verdadero «boom» exportador, pasándose de 150 000 cueros al año (en 1778) a 800 000 (en 1801).[31] Desde el punto de vista político, la instalación de la aduana en 1779, del Consulado de Comercio en 1794 y el establecimiento del Sistema de Intendencias en 1782, consolidaron el papel hegemónico de Buenos Aires y el debilitamiento del poder de Lima.

Establecimiento del Estado nacional (1810-1880)[editar]

La Revolución de Mayo de 1810 desató una ola de cambios, al separarse el Alto Perú del Virreinato, se privó al Río de la Plata de su principal mercado consumidor y de la región productora de metales preciosos. Las economías del interior quedaron aisladas y dejaron de cumplir el rol vinculante entre Buenos Aires y el Alto Perú, iniciándose un proceso de migración interna y despoblamiento del noroeste. La revolución abolió la servidumbre indígena y estableció la libertad de los hijos de esclavos (libertad de vientres).

Una vez declarada la Independencia en 1816, el país comenzó a depender de su principal comprador y vendedor: el Reino Unido. La clase terrateniente bonaerense presionó para expandir la frontera, para ello en 1820 se realizó una expedición que llevó las fronteras a las Sierras Pampeanas y en 1833 la Campaña al Desierto liderada por Juan Manuel de Rosas expandió la superficie hasta el río Salado. Así, el latifundio se consolidó como la unidad económica principal de la provincia de Buenos Aires, gracias a la producción ganadera que garantizaba una excelente rentabilidad sin realizar demasiadas inversiones, ni contar con abundante mano de obra.[31]

Durante las décadas de 1830 y 1840 se acentuó la expansión económica de la Confederación Argentina, alentada por el comercio exterior. Las exportaciones de origen pecuario (cueros, carne salada, sebo y lana) y el número de embarcaciones extranjeras que llegaban anualmente al Río de la Plata con sus productos lograron duplicarse entre 1837 y 1852. La expansión del comercio estimuló la producción ganadera y saladeril y el enriquecimiento de los sectores vinculados a ella.[32] Con el triunfo de Bartolomé Mitre en la Batalla de Pavón de 1861, se reunificó el país.

A partir de 1850 comenzó el auge del lanar: ese año la exportación total de lanas alcanzó la cifra de 7681 toneladas; en 1855 llegó a 12 454 toneladas, y un año más tarde, a 14 972 toneladas. Al promediar la década de 1860, las estancias dedicadas al ganado lanar en la provincia de Buenos Aires comprendían una superficie de 16 millones de hectáreas; estando una cuarta parte de ellas en manos de inmigrantes irlandeses y escoceses, y una gran proporción bajo control de inmigrantes vascos. El total de ovinos en la provincia llegó a la cifra de 40 millones.[33] Gracias a ello, Buenos Aires vivía una notable expansión económica sustentada por el ciclo lanar y las rentas de la aduana. En tanto la red ferroviaria, la primera de Latinoamérica, pasó de 573 kilómetros en 1868, a 1331 km en 1874.[34]

Durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento se construyeron grandes puertos, como los de Zárate y San Pedro. Se proyectó un puerto moderno en Buenos Aires,[35] y se tendieron unos 5000 km de líneas telegráficas.[36] En 1891 se creó el Banco de la Nación Argentina.

En 1876 se realizó el primer embarque de carne congelada hacia Europa, y al año siguiente las primeras exportaciones de cereales.[37] La extensión de la red ferroviaria tuvo un gran impulso durante el gobierno de Nicolás Avellaneda, llegándose a los 2516 kilómetros al final de su mandato: un aumento del 89 % en seis años.[38] Mediante la llamada Conquista del Desierto, la agricultura pampeana pasó de cultivar unos 2 millones de hectáreas a más de 25 millones, ocurriendo una evolución similar con la producción de carne.[39]

Modelo agroexportador (1880-1930)[editar]

Aparición en la economía mundial[editar]

La actividad económica argentina estaba orientada principalmente en el sector exterior, a las exportaciones, que generaban los principales ingresos del país. Sus dotaciones biológicas y geográficas (la extensa llanura de la pampa, con su clima templado y sus praderas naturales) eran el sitio ideal para el desarrollo y comercialización de productos primarios como cereales y derivados de la ganadería.

En el primer cuarto del siglo XIX el principal producto exportado era el tasajo, mientras que a mediados de siglo el más importante era la lana de oveja. Sin embargo, ya a finales del siglo las exportaciones de cereales (maíz y trigo), que anteriormente eran inferiores a las importaciones, aumentaron fuertemente y se convirtieron en el principal producto del sector primario-exportador argentino. En 1876 se realizó el primer embarque de carne congelada hacia Europa, y al año siguiente las primeras exportaciones de cereales.[40]

Hacia mediados del siglo XIX la economía Argentina comenzó a experimentar un crecimiento rápido por la exportación de sus materias primas provenientes de la ganadería. Esto marcó el principio de un período significativo de expansión macroeconómica. A finales del siglo XIX y comienzos del XX se desarrollaron barcos frigoríficos que hicieron posible el transporte de carne refrigerada. Con los cambios en la producción y exportación, el país logró un fuerte crecimiento de su economía hasta situarse dentro de las mayores potencias mundiales.

Entre 1870 y 1914, la economía argentina sostuvo una tasa media de crecimiento superior al 5 % por año.[19] Hacia 1913, los ingresos per cápita habían alcanzado aquellos niveles sostenidos por Francia y Alemania, muy superiores a países hoy más desarrollados que la Argentina, como Italia y España,[19] pero al mismo tiempo representaban poco menos de la mitad de los de Australia y Estados Unidos.[41]

Desde 1890 hasta 1930 mediante la llamada Conquista del Desierto, la agricultura pampeana pasó de cultivar unos 2 millones de hectáreas a más de 25 millones, una evolución similar ocurrió con la producción de carne, favorecida por el surgimiento del frigorífico. Las exportaciones argentinas pasaron de 70 millones de pesos oro en el quinquenio 1880-1884, a 380 millones en la década de 1910. Para la década de 1920, las mismas oscilaron en torno de los 800 a 1000 millones de la misma moneda.[42]

Como la inmigración europea, la inversión extranjera jugó un papel central en el desarrollo económico de la Argentina. Antes de la Primera Guerra Mundial, la inversión de capital era principalmente inversión de capitales extranjeros. Argentina era un caso atípico para la inversión extranjera, y de ahí que esto la diferenció del resto de los países latinoamericanos, ya que en el periodo 1873-1923 el país concentró el 71% de las inversiones extranjeras de la región.[43]

Reino Unido, Francia y Alemania invirtieron considerables sumas de dinero en el desarrollo del país. Los fondos extranjeros fueron colocados en los sectores orientados hacia las exportaciones; los ferrocarriles en particular fueron construidos con el capital extranjero, sólo entre 1887 y 1914, la extensión de la red ferroviaria había aumentado 5 veces aproximadamente: de 6700 km a 35 500 km.[44]

La explotación de la tierra: estancia vs. chacra[editar]

Desde su creación como Virreinato del Río de la Plata hasta la actualidad, Argentina, es uno de los países con mayor superficie apta para el desarrollo de la agricultura en el mundo, hecho que le ha dado ventajas comparativas en este factor de producción. Durante siglo XIX la economía rural estuvo casi completamente dedicada a la ganadería y la agricultura. Sobre el curso del siguiente siglo estos dos sectores experimentaron períodos de crecimiento y contracción en sus mercados. La oferta agropecuaria, constituyó la base del desarrollo económico de la Argentina en el período 1880-1930. La producción de carne y cereales, para el mercado mundial conocido como modelo agroexportador sobre el que se fueron forjando, desde los transportes hasta la misma organización política de la Nación.

Los políticos más influyentes de aquel momento, como Sarmiento, Juan B. Justo o Juan Alsina, sostuvieron la necesidad de estructurar el nuevo sistema económico sobre la base de la chacra y no de la estancia. La chacra se diferenciaba radicalmente de la estancia: en primer lugar era una institución nueva, impulsada por un sector social nuevo, como lo eran los inmigrantes provenientes mayoritariamente de Europa, a través de las leyes de colonización, era relativamente pequeña y su dueño vivía y trabajaba en el campo. El chacarero era así concebido como un trabajador autónomo rural propietario de sus tierras, con un gran parentesco al «farmer» estadounidense. Finalmente la chacra, al crear sólidas bases locales y una extendida clase media rural, abría inmediatamente paso al desarrollo de la agroindustria primero y de la industria metalúrgica después.

La estancia en cambio, se apoyaba en el latifundio y en ganancias mayormente rentísticas, su propietario vivía en las grandes ciudades y continuaba con las relaciones semiserviles. Al concentrar la riqueza en pocas manos, dificultaba la creación de mercados internos, adoptando una posición abiertamente anti industrial.

El modelo de desarrollo basado en la chacra tuvo relevancia sobre todo en la provincia de Santa Fe, de la mano de Aarón Castellanos, pero para fines de siglo, las presiones políticas y económicas llevadas adelante por los estancieros y los ferrocarriles británicos, impusieron el modelo de la estancia como dominante del sistema económico argentino, cerrando el acceso a la propiedad de la tierra a los inmigrantes, que se volcaron hacia las ciudades.

Mercado de trabajo[editar]

A partir de la década de 1850 comienza a desarrollarse un mercado de trabajo (contratación de trabajadores asalariados), principalmente en la provincia de Buenos Aires.[45]

La escasez de mano de obra permitió altos salarios y, por lo tanto, un abismo entre los índices de salario de la Argentina y de una Europa empobrecida, particularmente Italia y España. Esto facilitó la inmigración masiva que fue sostenida cada año hasta la Primera Guerra Mundial. La mitad de los inmigrantes europeos eligió permanecer en la ciudad de Buenos Aires, su adición al mercado de trabajo ayudó a aliviar la escasez de trabajo en el campo. Las migraciones subsecuentes de nativos y extranjeros ayudaron a asegurar un mercado de trabajo para la economía de la región litoral.

El proceso coincidió y fue potenciado por la gran ola de inmigración que comenzó en ese momento y que se extendería hasta 1930. La población en 1869 alcanzaba a poco más de 1.8 millones de personas.[46] Para el año 1930, la población llegaba a los 11 millones.[42] La aparición y desarrollo de un mercado de trabajo, permitió la subsecuente aparición y desarrollo de una considerable organización sindical del trabajo, que impulsó el alza de salarios y la mejora en las condiciones de vida de los trabajadores.

La solución a la falta de mano de obra facilitó el desarrollo económico. Los inmigrantes, como factor importante de la producción, ayudaron a diversificar los mercados comerciales de la Argentina. Anteriormente, el sector ganadero había dominado la producción. Pero con la gran mano de obra disponible, el sector arable permitió el desarrollo. Por consiguiente, el comercio del país dejó de especializarse en cualquier producto. Esto ayudó a fortificar al país contra los vaivenes de la economía mundial (estabilidad social y política), contribuyendo al desarrollo argentino experimentado entre 1870 y 1920.

El desarrollo del mercado de capitales[editar]

El Reino Unido contribuyó con la mayor parte de fondos, como lo hizo con muchos otros estados latinoamericanos, que recayeron en los ferrocarriles y en las industrias que exportaban carne. Entre 1887 y 1914, la extensión de la red ferroviaria había aumentado 5 veces aproximadamente: de 6700 km a 35 500 km.[47] Las sociedades anónimas de responsabilidad limitada recogieron la mayor parte de su capital por la inversión directa extranjera. El país experimentó un crecimiento anual promedio de 3.4 % durante el período 1875-1913.[48]

La prosperidad después de la Primera Guerra Mundial[editar]

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, los capitales estadounidenses y Wall Street comenzaron a figurar preeminentemente sobre la esfera internacional y la Argentina gozó del más largo período de prosperidad y paz social hasta entonces. El crecimiento económico argentino antes de 1914 fue alcanzado por las exportaciones a Europa. Primero la carne vacuna y luego los cereales fueron enviados a Europa, con una población en auge. El viejo continente se encontró cada vez más en la necesidad de importar productos alimenticios de Argentina.

Entre 1919 y 1929, el PIB de la Argentina creció al 3.61 % anual, superando considerablemente a Canadá (2.65 %), Estados Unidos (2.16 %) y Australia (1.64 %). También el aumento del PIB per cápita argentino fue el más alto de los cuatro países, promediando el 1.75 % anual. Era la edad de oro de la economía argentina, alcanzando nada menos que el sexto puesto del PIB mundial en 1928.[49] Durante la presidencia de Hipólito Yrigoyen se crea YPF, dirigida por Enrique Mosconi. En ocho años se logró casi triplicar la producción de petróleo, de 348 888 metros cúbicos en 1922, a 872 171 metros cúbicos en 1929.[50]

Muchos argentinos vieron al sector exportador como central para el desarrollo de un mercado nacional, la economía permaneció dependiente del contexto internacional. [cita requerida]La crisis mundial que desencadenó el derrumbe de la Bolsa en 1929 marcó el fin del modelo de crecimiento orientado a la exportación de los productos ganaderos y cerealeros de la región pampeana.

Modelo mixto (1930-1975)[editar]

Exportaciones industriales como porcentaje del PIB 1939-1943.

Después de la Crisis de 1929, un nuevo modelo de crecimiento económico surgió lentamente, aunque diferente al de otros países de la región. Por un lado sectores exportadores de productos ganaderos y cerealeros representados por grandes latifundistas, junto con empresas frigoríficas y ferroviarias británicas, intentaron retornar al modelo agroexportador. El Pacto Roca-Runciman de 1933 entre Argentina y Reino Unido daba cuenta de dicho objetivo. Durante el período (1930-1975) el sector agroexportador permaneció sin cambios de fondo (no se realizó ninguna reforma agraria para redistribuir la propiedad concentrada de la tierra) y se superpuso a un nuevo modelo de industrialización orientado al mercado doméstico. El sector agroexportador estaba orientado al comercio internacional, sobre las pautas de la economía liberal clásica, con una presencia preponderante del latifundio y un bajo empleo de tecnología y mano de obra, sujeta a relaciones laborales paternalistas.

Industrialización por sustitución de importaciones (1930-1945)[editar]

Durante el período 1930-1943 comenzó a acelerarse el proceso de industrialización por sustitución de importaciones, con eje en empresas estatales con fuerte influencia militar (YPF, Fabricaciones Militares, Altos Hornos Zapla), filiales de grandes empresas estadounidenses y sobre todo una gran cantidad de fábricas pequeñas y medianas de capital nacional, especialmente en el sector textil.

Para 1935 en Argentina existían 40 606 establecimientos industriales, los cuales albergan a 590 000 trabajadores. Ese año, por primera vez en la historia del país, la producción industrial fue mayor a la agrícola-ganadera.[51]

El sector industrial se desarrolló orientado al mercado interno, con una presencia preponderante del Estado, sobre las pautas de economía keynesiana que irrumpía en Estados Unidos con el New Deal, y una gran demanda de mano de obra asalariada sujeta a relaciones laborales colectivas entre el trabajo y el capital.[52]

Prosperidad después de la Segunda Guerra Mundial (1945-1955)[editar]

Comparación de países por PIB per cápita en 1965.

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, y ya con Juan Domingo Perón en el poder, la Argentina se encontraba en una sólida posición económica. En 1952 el gobierno peronista decidió saldar completamente la deuda externa. De esta manera, el país deudor de m$n 12 500 millones se convertía en acreedor por más de m$n 5000 millones. Con las divisas acumuladas durante la guerra se decide llevar a cabo la nacionalización de varios sectores considerados clave para el desarrollo del país: el Banco Central, los ferrocarriles, los puertos, etc. En un esfuerzo por limitar la dependencia del país del mercado internacional, medidas inducidas por el gobierno como la nacionalización de la industria doméstica fue apuntada para alentar un desarrollo interno autónomo, a la vez que se ampliaba el mercado interno a través de políticas clásicas del Estado de Bienestar.[53] Entre 1946 y 1948 se dio un fuerte impulso a la contruccion de nuevos ramales y a la ampliación de la red ferroviaria, que llegó a contar en 1954 con más de 120 000 kilómetros.[54]

Durante el periodo peronista se dio un boom en el consumo: las ventas de cocinas aumentaron 106 %, la venta de heladeras 218 %, el calzado 133 %, los discos fonográficos 200 % y la venta de radios 600 %, alentados por los programas redistributivos del gobierno y el crédito barato. Los préstamos al sector privado se triplicaron y las tasas de interés no superaban el 5 % anual, los préstamos a la industria se sextuplicaron y los préstamos a la agricultura se duplicaron.[55]

El aumento de inversiones públicas y extranjeras revitalizaron la economía, que creció en más de un cuarto en el período 1946-1948. Estos programas, entre otras cosas, ayudaron a erradicar las enfermedades tropicales en el norte y el problema recurrente con las langostas. Entre 1945 y 1948 la economía creció a un récord del 8.5 % anual, mientras que el salario real se acrecentó un 46 %.[56] Argentina creció a tasas mayores del 5 % anual. A través del Primer Plan Quinquenal se llevaron a cabo un conjunto de importantes obras públicas, destinadas a modernizar la infraestructura del país, necesaria para el proceso de industrialización acelerado. Se construyeron centrales hidroeléctricas como el Dique Escaba (en la provincia de Tucumán), el Nihuil (en la provincia de Mendoza), Los Quiroga (en la provincia de Santiago del Estero) y seis diques con usinas en Córdoba, seis en Catamarca, cuatro en Río Negro y tres en Mendoza, la potencia instalada en centrales pasó de producir 45 000 kilovatios en 1943, a producir 350 000 kilovatios en 1952. También se construyó entre 1947 y 1949 una importante red de gasoductos que unió la ciudad patagónica de Comodoro Rivadavia con Buenos Aires. Con este gasoducto la distribución de gas aumentó de 0.3 millones de metros cúbicos diarios a 15 millones de metros cúbicos diarios, abaratando los costos en un tercio.[57]

Período industrial desarrollista (1955-1976)[editar]

Comparación del PIB per cápita nominal de Argentina, Brasil, Chile y México, en el último siglo, basado en World Population, GDP and per cápita GDP (enero de 2010).

Durante los años sesenta y setenta se llevó a cabo una política industrial desarrollista. Uno de los objetivos de las políticas de industrialización por sustitución de importaciones era reducir la dependencia de los mercados externos, típica del antiguo modelo agroexportador. Durante la presidencias de Frondizi e Illía se llevó adelante una política industrial desarrollista. Con el fin de promover la industrialización acelerada del país, se alentó el ingreso del capital industrial extranjero. Durante estos años se profundizó en la política petrolera impulsada por Perón desde 1952.

Entre 1958 y 1963 se llegó a alcanzar el máximo histórico de las inversiones extranjeras en Argentina: alrededor del 23 % del total del período entre 1912 a 1975. Las ramas industriales privilegiadas en esta segunda etapa del proceso de sustitución de importaciones fueron la automotriz, la petrolera y petroquímica, la química, la metalúrgica y la de maquinarias eléctricas y no eléctricas, orientadas a ser industrias de base para el país. Las inversiones se orientaron hacia el aprovechamiento de las posibilidades que ofrecía un amplio mercado interno. Argentina llegó a tener durante este período la industria más fuerte, moderna y competitiva de América Latina.[58]

En 1958 se firmaron contratos con empresas petroleras estadounidenses, que operarían por cuenta de YPF, con el propósito de lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos. En tres años de gestión se logró un aumento del 150 % en la producción de petróleo y gas natural, y en cuatro años la producción de petróleo se triplicó. Por primera vez en la historia, el país logró el autoabastecimiento de petróleo, y pasó de ser importador a ser exportador de petróleo.

Durante este período el sector agropecuario se modernizó: a partir del desarrollo de la industria siderúrgica y petroquímica, se impulsó la tecnificación y la provisión de fertilizantes, plaguicidas y maquinarias, de forma que se hizo incrementar la producción y productividad agropecuaria.[59]

Durante los años sesenta la inversión extranjera se multiplicó por diez, como también se duplicó la inversión interna, lográndose así un gran reequipamiento industrial. Las divisas que antes se gastaban en la importación de combustibles y otras materias primas, ahora se destinaban a la compra de equipos industriales, modernizando la industria y la infraestructura. Hubo una inversión de 140 millones de dólares en industria petroquímica entre 1959 y 1961.[60]

La industria se modernizó en 1960 y 1961 por un valor de mil millones de dólares en máquinas y equipamientos importados. Entre 1959- 1965 se establecieron numerosas industrias automotricez multinacionales: Citroën, A.y L. Decaroli, Deutz Argentina, Peugeot, Renault y Siam Di Tella Automotores S. A.. Muchas empresas como Fiat ampliaron sus plantas industriales. Además de fundarse algunas poderosas empresas argentinas, como la Siam Di Tella Automotores.[61]

El gobierno de Arturo Illia elaboró un Plan Nacional de Desarrollo para el quinquenio 1965 - 1969. El Producto Externo Industrial crecieron a un ritmo vertiginoso, llegando al 19 % en 1964, la desocupación pasó de 8.8 % en 1963 a 5.2 % en 1966. La deuda externa disminuyó de 3.400 millones de dólares a 2.600 millones, y se registró un constante superávit comercial. El PIB (producto bruto interno) creció a tasas altas: 10.3 % para el año 1964 y del 9.1 % para el año 1965. En el plano social se sancionaron las leyes de Salario Mínimo, Vital y Móvil, lo que redundó en una mejora en el ingreso de los trabajadores; y ley de medicamentos, que abarató el costo de los últimos e impulsó la industria farmacéutica nacional, logrando el autoabastecimiento y exportación de medicamentos.[62] En los años setenta, la evolución del PIB per cápita fue creciente debido al modelo de sustitución de importaciones, que funcionó bien sobre todo durante los años cincuenta, sesenta y mediados de los setenta.

Liberalismo cívico-militar[editar]

Las políticas económicas neoliberales adoptadas desde el golpe de estado cívico militar de 1976 por los gobiernos militares, y continuadas por los gobiernos civiles, determinaron la declinación de la actividad industrial y una concentración progresiva de la riqueza, hicieron que la población perdiera el nivel de vida que había alcanzado a mediados del siglo XX. La deuda externa nacional, que se elevó de 7875 millones de dólares al finalizar 1975, a 45 087 millones de dólares en 1983.[63] La relación porcentaje de deuda externa sobre PIB pasó a ser una de las más elevadas de América Latina donde los países cargaban con grandes deudas externas. Esto significaría un serio obstáculo para las políticas de desarrollo.

Durante los años ochenta, considerada como la «década perdida» para América Latina,[64] la Argentina creció a tasas magras.[64] Sin embargo en 1983, el país seguía sosteniendo indicadores aceptables y según el analista económico Orlando Ferreres (citado por Joaquín Morales Solá), la tasa de desempleo apenas rozaba el 4 % de la población económicamente activa, menos del 10 % de la sociedad estaba bajo la línea de la pobreza y no existían indigentes.[65]

Entre 1989 y 1990 se desató una hiperinflación que elevó la pobreza momentáneamente hasta un inédito nivel del 47.3 % de la población del aglomerado Gran Buenos Aires.[66]

Los años noventa, liberalismo y privatización[editar]

Las reformas económicas de los años noventa se basaron en la privatización de los servicios públicos y en la apertura de la economía. En 1991, el ministro de economía Domingo Cavallo recurrió a la paridad del peso con el dólar estadounidense (Ley de Convertibilidad) para frenar la hiperinflación.

Durante los años noventa la economía creció fuertemente hasta mediados de 1998. El PIB alcanzó los 300 000 millones de dólares en 1998. El PIB per cápita nominal llegó a los 8300 dólares ese mismo año, fue el más alto durante los años noventa en América Latina.[67]

Las exportaciones pasaron de 12 500 millones de dólares en 1990 a casi 27 000 millones de dólares en 2000, con un aumento del 110 % en ese período.[68] En 1995, el efecto tequila ―debido a la globalización― provocó una retracción del PIB[69] y un aumento inédito de la desocupación hasta un 18.4 %.[70]

Sin embargo este modelo económico produjo una concentración económica en los sectores financiero, de servicios y agroexportador. La pobreza medida en el aglomerado Gran Buenos Aires osciló entre el 33.7 % en 1990, el 16.1 % en 1994 y el 26.7 % en 1999.[66]

Crisis de 2001[editar]

Artículo principal: Crisis de diciembre de 2001 en Argentina

Mercado de trabajo argentino (en 2001).

Los recurrentes problemas del modelo neoliberal llevaron en junio de 1998 al país a una recesión que se prolongó hasta el 2002. El punto más álgido estalló a finales de 2001 y provocó el fin de la Ley de Convertibilidad monetaria con importantes secuelas de crisis económica, política y social. Una corrida bancaria desestabilizó al sistema financiero y produjo la restricción a la extracción de dinero en efectivo (medida conocida como Corralito). A fines de ese año el país declaró el default de la deuda externa y aplicó una devaluación del peso.

Durante este periodo recesivo el PIB sufrió una pérdida acumulada del 19.5 %, registrándose el mayor descenso en el 2002 con un decrecimiento del 10.9 %. Una de las principales secuelas fue el aumento de la inequidad en la distribución de la riqueza en comparación con los demás países de América Latina. A nivel nacional la pobreza alcanzó al 57.5 % de la población, la indigencia al 27.5 % y la desocupación al 21.5 %,[71] todos niveles récord para el país.[72]

Siglo XXI, año 2003 en adelante[editar]

Reestructuración de la deuda externa y el papel del FMI[editar]

Una parte significativa de la responsabilidad de la crisis que vivió la Argentina entre 1998 y 2002 ha sido puesta sobre el FMI. En un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2004, el entonces presidente Néstor Kirchner dijo:

Se hace necesario un urgente, fuerte y estructural rediseño del Fondo Monetario Internacional para que pueda prevenir crisis y ayudar a su solución, cambiando el rumbo que lo llevó de prestamista de fomento a acreedor con demanda de privilegios.

Néstor Kirchner
Evolución del PIB ―a valor nominal y a valor PPA (paridad de poder adquisitivo)― entre 1980 y 2011.

El 14 de enero de 2005 se lanzó oficialmente la operación de canje de la deuda en default. El proceso de reestructuración de la deuda externa fue largo y complejo para quienes decidieron ingresar en el canje. La Argentina ofreció un descuento importante sobre sus obligaciones (aproximadamente el 70 %) y finalmente lo colocó en un 76 % (esta oferta no incluyó el FMI y otros organismos internacionales, con quienes el país ya ha cumplido sus deudas).

En diciembre de 2005, el presidente Néstor Kirchner decidió liquidar la deuda argentina con el FMI en un solo pago, sin nueva financiación, por un total de 9810 millones de dólares. Las reservas internacionales alcanzaron un valor de 28 000 millones de dólares en el año 2006.[73] y en noviembre llegaron a los 30 010 millones de dólares, alcanzando un récord histórico, superior al registrado en 1999. Para el año 2012, las reservas se encontraban en 47 523 millones de dólares.[4]

Esto se debe en parte a una de las políticas del Banco Central de la República Argentina de mantener un dólar alto en relación con el peso.

El 15 de abril de 2010, el gobierno de Cristina Fernández ―a través de Amado Boudou (ministro de Economía)― lanzó un nuevo canje de deuda, con una quita del 66.3 %. Se logró que el país abonara 10 500 millones de dólares en lugar de los 20 000 millones que se adeudaban[74] [75] y en mayo del 2014 se llegó a un principio de acuerdo con el Club de París para abonar 9700 millones de dólares que estaban en default desde 2001.[76]

Según datos del FMI, la Argentina experimentó en la última década una reducción del 73 % de su deuda externa respecto al PIB (producto bruto interno). Resultó ser el país con mayor nivel de desendeudamiento en todo el mundo, destacando también el ritmo del crecimiento del producto bruto interno.[77] [78] [79] En junio de 2013 la deuda llegó al piso histórico del 17.9 % del PIB.[16]

Recuperación y expansión de la economía[editar]

Estructura del PIB (en 2005).

Con una «política de dólar alto», que permitió producir bienes y servicios a precios competitivos en el mercado internacional, muchas industrias de Argentina comenzaron a reflorecer después de la crisis.[80] Desde el principio del gobierno de Néstor Kirchner, el papel del Estado en la economía se amplió en relación al que tenía durante el gobierno de Carlos Menem. Esto se vio en la estatización de Aerolíneas Argentinas, Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), Correo Argentino, Astillero Río Santiago y la creación de ENARSA y de Agua y Saneamientos Argentinos.

A mediados del año 2002 se comienzan a vislumbrar signos de reactivación económica[81] En el tercer trimestre de 2005 el PIB (en pesos y a precios constantes) superó el valor de 1998, la crisis económica había finalizado. Los indicadores como la pobreza y el desempleo, se redujeron en forma sustancial desde 2002, con valores de pobreza cercanos al 57.5 % y desempleo del 21.5 % en el momento más crítico de la crisis en 2002, hasta 6.5 % de pobreza y una indigencia del 1.7 %.[82]

Desde 2003 a 2011, el país registró una fase de crecimiento económico con tasas que oscilaron en torno al 9 % (8.8 % en 2003, 9 % en 2004, 9.2 % en 2005, 8.5 % en 2006, 8.7 % en 2007, 6.8 % en 2008, 9.2 % en 2010, y 8.9 % en 2011),[4] [83] en parte debido a una política económica de dólar alto destinada a favorecer la sustitución de importaciones, que ha incrementado la competitividad de la industria argentina.

En los últimos años, las exportaciones argentinas se multiplicaron por más de cuatro veces, solo entre 2002 y 2006 crecieron cerca del 80 %.[84] Las exportaciones totalizaron en 2008 los 70 589 millones de dólares y las importaciones llegaron a 57 413 millones de dólares, el saldo neto de la balanza comercial fue de 13 176 millones de dólares, con un aumento del 19 % respecto del año anterior. En el año 2009, las exportaciones llegaron a US$ 56 555 millones,[85] en tanto que en 2010 treparon a US$ 68 127 millones.[85] el PIB nominal en 2009 llegó a 306 747 millones de dólares.[86] [4]

A pesar de la crisis internacional, iniciada en Estados Unidos el comercio exterior argentino y en particular las exportaciones siguieron creciendo fuertemente, alcanzando en 2011 un récord de US$ 84 295 millones, incrementándose un 24 % en términos interanuales.[85] [87] El PIB per cápita nominal alcanzó en 2009 los 7643 dólares.[4] y la tasa de desocupación fue de 8.4 %.[4] [88]

Entre 2003/2011 hubo un crecimiento del 260 % en las exportaciones de MOI (manufacturas de origen industrial), un crecimiento de exportaciones de productos primarios del 212 % y 182 % de las manufacturas de origen agropecuario.[89] En la industria, el comercio y los servicios se crearon unas 200 000 nuevas empresas.[90]

Situación actual 2009-2014[editar]

Crecimiento económico en Latinoamérica y el Caribe, para el período 2003-2013.

La clase media se duplicó en la última década, destacándose como el país latinoamericano con el mayor aumento de su clase media como porcentaje de la población total, que aumentó en ese periodo de 9.3 millones a 18.6 millones de personas.[22] durante el mismo tiempo se crearon 6  millones de puestos de trabajo, alcanzando en 2013 una desocupación del 6. 4%, la más baja en 25 años.[91]

La industria textil creció un 9 % en 2009 y un 16 % en el 2010.[92] En el año 2010 la producción industrial creció un 9.7 %, principalmente impulsada por la expansión del 40.6 % en la industria automotriz. El incremento de la venta por unidades en diciembre de 2010, favoreció el aumento del 34.4 % en la facturación, que alcanzó un total de 7443.9 millones de pesos.[93] la producción de cemento se triplicó en 12 años, pasando de cuatro millones de toneladas a doce.[94]

Según datos del FMI para 2011, si al PIB se lo considerara en términos de paridad de poder adquisitivo alcanzó los 710 690 millones de dólares, resultando la tercera economía más grande de América Latina, superada por Brasil y México.[95] Ese año el PIB per cápita medido en PPA de USD alcanzó los 17 376, el más alto de América Latina.[96]

Países según su coeficiente de Gini (en 2012).

Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe, institución de la ONU)en el segundo semestre de 2012 ―según la CEPAL―, los índices de pobreza e indigencia fueron del 5.4 % y del 1.5 % respectivamente.[97] En el primer trimestre del 2012 el desempleo cayo al 7.1 %.[98] [99] [100]

El INDEC estimaba la pobreza en 6.5 % y la indigencia en 1.7 %.[101] [102] y 26.9 % según la UCA.[103]

Según datos del FMI, el país experimentó en la última década una reducción del 73 % de su deuda externa respecto al producto bruto interno (PIB). Resultó ser el país con mayor nivel desendeudamiento del mundo. Se destaca también que de acuerdo al ritmo del crecimiento del producto bruto, en cinco años, la relación deuda/PIB será aún menor y bajará al 40 %.[77] [78] [79] A fines de 2011, Argentina contaba con u$s 251 000 millones en activos externos, de los cuales u$s 46 000 millones eran reservas internacionales. Tiene una posición acreedora neta de u$s 52 000 millones (+11 %/PIB).[104]

En los primeros seis meses del 2013 la producción de notebooks y netbooks aumentó 200 %, la producción de decodificadores 120 %, cámaras fotográficas 50 %, y equipos de aire acondicionado industriales 63 %.[105] En 2013, el sector con mayor crecimiento fue la industria automotriz, patentándose 955 023 unidades, con un aumento del 13.5 % respecto a 2012. Además, en el país se fabricaron alrededor de 800 000 autos durante el 2013. Con estas cifras, la industria argentina de automotores alcanzó un nuevo récord. También fue récord la producción de calzado: en 2010 se produjeron 105 millones de pares, cuando en 2009 se habían fabricado 95 millones.[106] [107] En septiembre el desempleo había caído al 6.6 %.[108] y cerró el año en 6.4 %.[109]

En tanto la deuda externa alcanzó un piso histórico del 17.9 % del PIB.[16] Para el año 2013, el PIB creció alrededor del 5 %[110] la CEPAL informó que Argentina es el país que más exporta de Latinoamérica: sus exportaciones crecieron 6.7 %, frente al 1.5 % del resto de Latinoamérica.[111]

Desde 2014 el país exporta produce 1.000.000 de toneladas anuales de mineral crudo, y 400.000 de hierro concentrado, de las cuales exporta 50.000 toneladas a Estados Unidos,[112] mientras se estima una llegada de inversiones extranjeras de 50.000 millones de dólares. Las principales inversiones corresponden a automotores, con $ 6.883,8 millones; metales comunes, con $ 4.796,1 millones; químicos, $ 3.545,6 millones; maquinaria y equipo, $ 1.398,7 millones; papel, $ 528,2 millones; textiles, $ 445,6 millones; minerales no metálicos, $ 329,7 millones; tecnología, $ 241,9 millones; y equipo de transporte, $ 175 millones.[113]

Sector agrícola y ganadero[editar]

Porcentaje de hectáreas dedicadas a cada cultivo (granos) en Argentina. La soja (en verde) aumenta sostenidamente su presencia, mientras el resto disminuye.

La producción de alimentos agropecuarios es, tradicionalmente, uno de los puntales de las exportaciones argentinas, principalmente la producción de granos (cereales y oleaginosas) y la cadena de soja en conjunto (porotos, semillas, aceite, pellets alimenticios, harina y biodiésel).

Por su parte la ganadería bovina, que aporta la materia prima para la industria frigorífica, es un sector de gran importancia, con 55 millones a 60 millones de cabezas. La carne vacuna es el principal componente de la dieta de la población, el país además es el sexto productor mundial de carne vacuna.[114] En diez años, la producción avícola creció de 170 %, la porcina un 109 % y la láctea 43 %.[115] En 2013 las exportaciones de leche entera en polvo fue de 213 349 toneladas, por un precio FOB total de 958.4 millones de dólares, incrementándose respecto a los 706.3 millones del año 2012.[116]

La ganadería ovina se destaca en la Patagonia, el país es el tercer exportador mundial de lana, su exportación genera ingresos por 300 millones de dólares.[117] La cantidad de ganado ovino es de 16 millones de cabezas, una de las mayores del mundo.[118]

A tono con el resto de la economía, el sector avícola, mostró en la última década una fuerte consolidación y expansión, la elaboración de carne aviar tuvo un importante crecimiento de la producción en un 170%, se pasó de producir 709 mil toneladas a 1.9 millones en 2013. En cuanto a las exportaciones, se pasó de vender al mundo 60,6 mil toneladas en el 2003, a 366 toneladas en el 2013. Lo que significa un aumento de más del 500%.[119]

Argentina es el primer exportador mundial de harinas con 27.8 millones de toneladas[120] y el quinto de lácteos. [121] es el primer exportador mundial de aceite de girasol, de aceite de soja, de harina, de limones, de peras y yerba mate;[122] el segundo exportador mundial de maíz, sorgo, miel; el tercer productor mundial de soja,[123] el cuarto exportador mundial de carne bovina, algodón y vinos; y el quinto exportador mundial de trigo y aceitunas.[124] La producción de té tiene como destino principal la exportación ya que se coloca en los mercados externos más del 90 por ciento del total obtenido. En 2012, las exportaciones argentinas de té alcanzaron las 76.700 toneladas y facturaron 104 millones de dólares.[125] Recientemente se ha convertido en un importante exportador de maní en 2013, ese sector registró un volumen de exportación de 519 210 toneladas, lo que representó una suma total de 719,8 millones de dólares.[126]

Entre 2003 y 2011 hubo un crecimiento del 260 % en las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI), un crecimiento de exportaciones de productos primarios del 212 % y 182 % de las manufacturas de origen agropecuario.[89] También se observa una fuerte tecnificación en el sector, la venta de maquinaria agrícola aumentó en 2013 un 97.3 % respecto del mismo período del año anterior.[127]

En la temporada 2009/2010 se logró una cosecha récord de 52 millones de toneladas, la producción de maíz paso de 23.7 millones de toneladas producidas en la temporada 2010/2011 al récord de 25 millones para la temporada 2012/2013. Este crecimiento en el sector agropecuario también se vio replicado en cultivos menores, como el arroz y la cebada, que alcanzaron producciones cercanas a las 2 millones de toneladas en el primer caso, y de 5 millones en el segundo.[128]

En el período 2001/2002 a 2012/2013 se alcanzó la mayor cosecha de la historia, con 105.8 millones de toneladas, un incremento de 53 % en relación con el inicio de la década. Hubo varios aumentos récord durante la última década: la cebada (900 %), el maní (181 %), el algodón (149 %), el arroz (120 %) y el maíz (99 %).[129]

Sector frutihortícola[editar]

El país también destaca a nivel mundial por la producción de frutas y hortalizas, que constituyen un 3 % de las exportaciones totales. Tiene importantes centros de producción en los valles patagónicos, dedicados a la manzana y la pera, y en la región Noroeste productora de azúcar, cítricos y tabaco. En los últimos 20 años la producción de azúcar registró un importante crecimiento, pasando de 1.5 millones de toneladas anuales en promedio en la década de 1990, a 2.3 millones en el período 2006-2010.[130]

La Mesopotamia es también productora de cítricos, y la región de Cuyo, donde a su vez se destaca una considerable producción agroindustrial del olivo y la uva, es el primer productor de vinos de América Latina y el quinto productor del mundo con 16 millones de hectolitros por año.[131] En los últimos diez años, el país alcanzó un récord de producción y exportaciones en legumbres, peras, manzanas, algodón, tabaco, cítricos, miel, ajo, cebolla y uva de mesa. En el período 2003-2011, las ventas al exterior de las economías regionales aumentaron 212 %.[132]

Argentina es el mayor productor mundial de limón, con el 22 % de la producción global, en 2012 se produjeron alrededor de 1.8 millones de toneladas, el doble que en 1990.[133] Es el mayor productor y exportador de uvas,[134] el mayor productor y exportador mundial de peras, concentrando el 40 % de la producción del hemisferio sur,[135] el mayor exportador y segundo productor mundial de miel, concentrando un cuarto de las exportaciones mundiales de dicho producto,[136] y el cuarto exportador de vinos.[137]

El país es uno de los grandes países frutícolas del mundo, siendo el primer productor del hemisferio sur en frutas de pepita, de carozo y cítricos. Actualmente exporta a todo el mundo más de 20 tipos de frutas y sus subproductos. El mayor crecimiento exportador se dio en los últimos 20 años: se cuadruplicó el volumen y se sextuplicó el valor exportado.[138] Además es el primer productor de ciruela del hemisferio sur.[139] El país exportó, en 2012, 817 090 toneladas de hortalizas y legumbres, como ajo, cebolla, garbanzos, papas, lentejas, calabaza, entre otras, teniendo como destino a más de 89 países.[140]

Petróleo y minería[editar]

Balancín de petróleo con un molino eólico de fondo, íconos de la energía patagónica.

El segundo producto de exportación argentino era el petróleo, el gas natural y los productos petroquímicos, responsables de un 20 % del total. Los principales yacimientos se encuentran en la Patagonia, Cuyo y el Noroeste; la provincia del Neuquén concentra cerca de la mitad de toda la producción de hidrocarburos. Una red de oleoductos y gasoductos transporta los productos a Bahía Blanca, donde se encuentra el principal polo petroquímico y a la conurbación industrial que se extiende entre Rosario y La Plata y que tiene como núcleo principal el Gran Buenos Aires.

Históricamente la minería era escasa, pero se ha activado en la última década, fundamentalmente sobre minerales metalíferos: oro, plata, zinc, manganeso, uranio, cobre, y azufre. Los recursos mineros se concentran en las provincias cordilleranas a lo largo de 4500 km. Las exportaciones argentinas de minerales pasaron de 200 millones de dólares en 1996 a 1200 millones en 2004, algo más del 3 % del total.[141] Entre 2007 y 2012, la IED (inversión extranjera directa) orientada a la minería creció a una tasa anual de 47 %. En 2003, la minería generaba 79 000 puestos de trabajo ―directos e indirectos―, contra los 505 000 de 2013. En el caso de las exportaciones de minerales, que en 2003 equivalieron a 2900 millones de pesos, en 2013 crecieron a 23 059 millones. Entre 2003 y 2013, los proyectos de inversión en ejecución pasaron de 18 que había en 2003 a 614 en 2013, mientras que la producción de minerales que se multiplicó por diez.[142] [143]

El yacimiento Aguilar (en la provincia de Jujuy) es la mayor concentración de minerales de plomo y cinc de Sudamérica, y el Bajo de la Alumbrera (en la provincia de Catamarca) es uno de los yacimientos para la extracción más grandes de oro y cobre en América Latina, siendo la Argentina el cuarto productor mundial de litio,[144] el décimo tercer mayor productor de oro,[145] el décimo de plata.[146] Además posee el 32 % de las reservas de litio de Sudamérica.[147]

Posee la tercera reserva de gas más grande del planeta.[148] Según estimaciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos, la Argentina ocupa el cuarto puesto mundial en reservas de petróleo no convencional y el segundo en gas pizarra. El país cuenta con reservas por 27 000 millones de barriles de petróleo no convencional.[149] Además posee la segunda mayor reserva mundial de gas pizarra.[150]

Industria pesquera, forestal y maderera[editar]

El mar Argentino está ubicado sobre una extensa plataforma submarina, muy rica en recursos pesqueros, que alcanza un ancho de 550 km a los 52° de latitud Sur y 1890 000 km². La industria pesquera junto con la pesca aumentó sus ventas al exterior en los últimos años, arrojando en 2012 un saldo positivo de casi 1500 millones de dólares, un 70 % más que en 2003.[151] Durante 2013 se exportaron 133 000 toneladas de calamares, generando ingresos por 1500 millones de dólares incrementándose un 92 % en comparación con la temporada 2012, en la que se registraron 69 000 toneladas exportadas, logrando un récord histórico. Ese año la exportación pesquera subió un 17 %.[152]

El país también exporta importantes cantidades de merluza y langostinos. Durante el año 2013 se enviaron al exterior 72 840 toneladas de merluza común por 177.9 millones de dólares; 44 000 toneladas de langostinos por 283.1 millones; entre otros recursos pesqueros.[153] En cuanto a los mariscos, se exportaron 3223 toneladas de vieira y 1215 toneladas de centolla.[154]

La producción forestal y maderera, principalmente pinos y eucaliptos, se ha expandido en la última década, con centro en las provincias mesopotámicas, la productividad también tuvo un aumento considerable. En los últimos 8 años la industria maderera incrementó en 132 % su producción y la de muebles en 115 %.[155] El país posee 20 millones de hectáreas aptas para la actividad forestal, las condiciones de clima y el suelo permiten lograr altas tasas de crecimiento de los bosques implantados y reducidos turnos de corte, que se ubican entre los mejores del mundo. [156] Este sector produjo en 2013 casi 11 000 millones de dólares.[157] Es desde el año 2012 el mayor productor latinoamericano de pulpa y celulosa[158]

Industria manufacturera y construcción[editar]

La industria manufacturera argentina es el sector que más valor aporta al PIB, con un 23 % del total (2005). El sector industrial manufacturero también es uno de los sectores principales de generación de empleo (junto con el comercio y el sector público), con 12 % según el Censo de 2001, aunque es probable que actualmente ese porcentaje haya aumentado y la industria sea el mayor generador de empleo directo del país. Por su parte la industria de la construcción aporta el 5 % del PIB (2005) y ha sido la principal impulsora de la recuperación del empleo después de 2002 y 2003.

A partir de 2003 la industria ha tenido un proceso de revitalización competitiva, movido principalmente por la política económica de dólar alto. Aunque la actividad industrial está mayormente orientada a sustituir importaciones, la industria de los automotores aporta el 7 % de las exportaciones, mientras que el sector siderúrgico aporta el 3 % del total. Otros sectores industriales importantes son el textil y calzado, alimentario, químico, papelero, maderero y cementero. En el caso particular del sector industrial alimentario, en los últimos años se han desarrollado, en muchas provincias, economías de tipo agroindustrial, mediante la creación de industrias de procesado y envasado, sobre todo de productos frutícolas, hortícolas, lácteos,[159] vitivinícolas y cárnicos. La producción local de línea blanca creció fuertemente desde el 2003 a 2013, la producción de heladeras creció un 402% y la de lavarropas y la de cocinas un 201% cada una.[160] </ref>[161]

Históricamente el país tuvo importantes sectores industriales como la industria naval relacionada con la Flota Mercante de Argentina,[162] que se redujo considerablemente a partir de los años noventa a raíz del proceso de privatizaciones[163] y que en la actualidad se ha recuperado.[163]

El Gran Buenos Aires es el área industrial más importante del país, donde se concentra la mayor parte de la actividad fabril de la Argentina. Otros centros industriales importantes existen en Córdoba, Rosario, Tucumán y Mendoza, San Luis y Tierra del Fuego, muchos de ellos fomentados para descentralizar la industria. Entre 2009 y 2013, en Tierra del Fuego la producción de aires acondicionados creció de 0.57 a 1.5 millones; la de hornos microondas de 0.23 a 0.67 millones; la de televisores de 1.2 a 3 millones y la de celulares, de 0.4 a 14 millones.[164] En línea blanca, Argentina marcó récords de producción, con aproximadamente 1.1 millones de lavarropas, 1.1 millones de heladeras y frízeres, y 0.6 millones de cocinas.[165]

El período 2003-2012 se destaca por el avance de la producción de vehículos, de minerales no metálicos, de los insumos de la construcción, y de metalmecánica, la industria automotriz en la última década creció en promedio un 17 % anual. La producción metalmecánica tuvo un incremento del 7,5 % entre 2003 y 2012. En el caso del rubro textil, creció 3,8 % anual en los últimos años. Otros rubros que mejoraron en última década fueron la producción de papel y cartón, que pasó de un crecimiento anual promedio del  %; la de caucho y plástico 5,2 %; y la de edición e impresión al 6 por ciento.[166]

Según diversos analistas, la década entre 2003 y 2013 en el sector de la construcción y el desarrollo inmobiliario en la Argentina fue uno de los mejores períodos en los últimos 50 años. En el año 2002 la construcción contaba con 70 000 obreros registrados y creció hasta los 380 000 de 2013.[167] También hubo un fuerte crecimiento en la producción de electrodomésticos, se espera que en 2013 una producción de 1 056 000 lavarropas automáticos, y unos 380 000 semiautomáticos, lo que marca un nuevo récord histórico.[168]

En los últimos diez años la producción de automóviles se incrementó desde los 169 621 vehículos fabricados en 2003 al récord histórico de 828 771 unidades solo en 2011, lo que representó un crecimiento del 388 %, y que se ajusta al 350 % de incremento a lo largo de los últimos diez años. La industria automotriz es el segundo sector industrial más relevante en términos de IED (inversión extranjera directa). En el período 2008-2013 se registraron inversiones por 16 900 millones de pesos en empresas automotrices, orientados a la producción de nuevos modelos, ampliación de plantas, desarrollo de proveedores y capacitación.[169] El sector automotriz experimentó durante la década 2003-2013 un crecimiento exponencial de producción de casi el 400 %.[170]

Desde el 2003 se duplicó el PIB industrial, al registrar un aumento del 105 %, con una fuerte suba de la productividad laboral. Se logró además un crecimiento diversificado, en especial en sectores de alto valor agregado: el sector automotor creció en este período un 409 %; el de minerales no metálicos un 177 %; la metalmecánica un 175 %; el textil, 158 %; el de caucho y plástico 102 %.[171]

Desde el año 2003 se registró un crecimiento de las exportaciones industriales del 274 %; incrementándose la participación de los productos de mediana y alta tecnología en las exportaciones: en el 2003 la participación fue del 17.4 %, y en el 2013 alcanzó el 25.3 %.[172]

Industria de alta tecnología[editar]

En los últimos años se ha dado un importante desarrollo en la industria electrónica, electromecánica y luminotécnica, el 70 % de las empresas de este sector son exportadoras. Se espera que en 2013 exporte 700 millones de dólares, a más de 60 países, entre ellos Alemania, Austria, Estados Unidos, India, Italia y Sudáfrica, entre otros.[173] Desde el año 2013 se producen chips en el país, con una capacidad de producción de 1150 millones de semiconductores al año. La inversión para realizar este tipo de producción en el país fue de 1200 millones de dólares.[174] A través de la sociedad del Estado INVAP, el país exporta sistemas de reactores nucleares y tecnología para el sector aeroespacial (especialmente mediante el diseño, construcción y operación de satélites).[175]

La industria del software produce 3700 millones de dólares y exporta por 900 millones, lo que posiciona a la Argentina como líder en Latinoamérica en esa industria. Entre 2003 y 2012, las políticas permitieron al sector del software constituirse en uno de los que más creció: las ventas se incrementaron un 313 %, las exportaciones un 414 % y el empleo 266 %. Cuenta con más de 4000 empresas, de las cuales solo el 2 % son extranjeras.[176]

Argentina ocupa el segundo puesto a nivel mundial en el ranking de crecimiento de exportaciones de servicios informáticos, las exportaciones de ese rubro crecieron 40 % entre 2005 y 2011, Argentina se encuentra al tope del ranking de países con más rápido crecimiento en el sector de servicios tecnológicos. En 2011, el país exportó servicios informáticos por 1786 millones de dólares, por encima de Malasia (1770 millones) y Rusia (1666 millones).[177]

Desde 2003 la industria farmacéutica argentina incrementó la producción más del 273 % y las ventas al exterior crecieron 193 % sus principales mercados son Brasil, Colombia y Uruguay. Solo en 2012 las exportaciones de medicamentos hacia América Latina crecieron 53 %[178]

Argentina es el único país de América, junto con Estados Unidos, en producir y exportar satélites.[179] Además produce chips de alta tecnología[180] y es ―junto con Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Rusia― uno de los productores mundiales de turbinas aeronáuticas, que exporta a México y a Estados Unidos.[181]

En el ámbito de la tecnología nuclear, a través del INVAP el país ha diseñado y exportado reactores nucleares para Australia, Perú, Argelia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.[182] [183] [184] INVAP es la única empresa en Latinoamérica reconocida por la NASA como apta para realizar sistemas satelitales completos, desde su diseño y construcción hasta su operación.[185] También es la primera y única empresa en Latinoamérica en desarrollar radares para el control del tránsito aéreo.[186]

Industria turística[editar]

En 2011 Argentina recibió más de 5.8 millones de turistas de acuerdo a la Organización Mundial del Turismo, es el país más visitado de Sudamérica y el segundo más visitado de toda América Latina, después de México.[187] Ese mismo año el país se destaco como el país con mayor crecimiento del turismo a nivel mundial.[188] La capital del país, Buenos Aires, es la ciudad más visitada de América del Sur.[189] Posee una de las siete nuevas maravillas del mundo (las Cataratas del Iguazú). [190]

El crecimiento del turismo fue muy importante en los últimos años, la llegada de turistas extranjeros se duplicó entre 2003 y 2011. Como consecuencia, los ingresos en dólares registraron un aumento cercano a 270 %. En 2012 ingresaron al país 5211 millones de dólares gracias al turismo.[191]

Mientras que el turismo interno movilizó a más de 25,6 millones de viajeros, generando ingresos por $35.228 millones en las economías regionales.[192]

Industria financiera y mercado bursátil[editar]

Torre BankBoston (en Buenos Aires).

Durante los años noventa el sistema financiero argentino se fue consolidando y reforzando. Los depósitos crecieron fuertemente, pero durante la recesión económica y financiera de 2001, con la implementación del corralito y la devaluación asimétrica de préstamos y depósitos, muchos bancos técnicamente llegaron a la bancarrota.

A partir del crecimiento económico iniciado en 2003 los depósitos pasaron de $ 114 462 millones en diciembre de 2004 a $ 169 729 en diciembre de 2006, lo que implica un crecimiento de más del 48 %.[193] Durante 2007, el patrimonio neto del sistema mostró un alza de 3000 millones de pesos, mejorando la solvencia y solidez del sistema bancario argentino. La plaza financiera argentina es de las más desarrolladas de la región, y uno de las más avanzadas en gestión de activos y mercado bursátil[194]

Durante 2012, los depósitos en pesos aumentaron del 39.1 %, mientras que los créditos en esa moneda aumentaron en un 41.8 % interanual.[195] En 2013 los depósitos en pesos alcanzaron los $618 617 millones (aproximadamente 117 000 millones de dólares estadounidenses).[196] Durante 2013, el sistema financiero reforzó su solidez al acumular ganancias superiores a 26 000 millones de pesos, un 34 % más que el año anterior.[197] Durante los últimos años, los bancos mostraron un incremento sostenido en sus resultados netos, pasando de 4746  millones de pesos en 2008 a 29 169  millones en 2013, mostrando una de las rentabilidades más altas de Latinoamérica.[198] [199]

En 2013 el índice Merval alcanzó su récord histórico[200] ese mismo año se consolidó como la segunda plaza bursátil de mejor desempeño mundial.[201] La presidencia del BCRA es ocupada desde 2013 por Juan Carlos Fábrega.

De acuerdo a un estudio realizado por la ABA (Asociación de Bancos de la Argentina), los diez primeros bancos ―al mes de abril de 2011― por nivel de depósitos del sector privado no financiero son:[202]

  1. Banco de la Nación Argentina
  2. Banco Santander Río
  3. Banco de la Provincia de Buenos Aires
  4. Banco Galicia
  5. BBVA Francés
  6. Banco Macro
  7. HSBC Bank Argentina
  8. Banco Credicoop
  9. Banco Ciudad
  10. Citi

Fondo Integral para el Desarrollo Regional[editar]

El FONDER (Fondo Integral para el Desarrollo Regional) es un programa encuadrado en las políticas que el Gobierno de Cristina Fernández orienta para el fortalecimiento, de manera integral, de procesos de desarrollo productivo local. Constituye un conjunto de acciones destinadas a la promoción del desarrollo productivo en aquellas localidades que se encuentran relegadas y que cuentan con un plan o proyecto de desarrollo.[203] El FONDER permitió en los últimos años encarar gran cantidad de obras públicas como la inversión en energía por más de 80 000 millones de pesos, instalando más de 8700 megavatios, el tendido de más de 4000 kilómetros de líneas de alta tensión y la ampliación (en 20 millones) de la capacidad de los gasoductos.[204] los créditos para el financiamiento productivo, que en 2003 era de 7,7 por ciento del PBI, aumento al término de 2013 al 16,9 por ciento del PBI.[205]

Comercio exterior[editar]

Evolución del valor exportado entre 1991 y 2013.
Exportaciones argentinas en 2012.
Estructura comparativa de las exportaciones entre 1994 y 2011.

Luego de la salida de la convertibilidad, las exportaciones argentinas ―tanto agropecuarias como industriales― manifestaron un importante incremento (casi triplicando el valor de 26 500 millones de dólares en 2001), acompañado por un favorable contexto económico internacional que le permitió llegar a nuevos destinos y sostener una balanza comercial superavitaria.[206] Si bien los destinos más importantes son el Mercosur, la Unión Europea y el NAFTA, como resultado de una mayor inserción del país en el mercado mundial se incrementó el intercambio comercial con China, Rusia o la India, entre otros.

Desde 2003, a raíz del proceso de reindustrialización que atraviesa el país se han diversificado las exportaciones, en especial las de alto valor agregado: en 2013 después de cuatro décadas el país ha vuelto a exportar material oftálmico;[207] asimismo se ha dado un fuerte impulso a las exportaciones de medicamentos, creciendo un 53 % en 2012;[208] y es líder en América Latina en exportación de software.[209] La diversificación de la matriz productiva ha permitido al país ingresar en mercados no tradicionales como la fabricación nacional de aviones militares de última tecnología, que serán exportados a Alemania.[210]

En los últimos quince años, las exportaciones argentinas se multiplicaron más de cuatro veces, solo entre 2002 y 2006 crecieron cerca del 80 %.[211] En 2008, las exportaciones totalizaron los 70 589 millones de dólares y las importaciones llegaron a 57 413 millones de dólares. El incremento de las exportaciones fue del 27 % y el de las importaciones el 28 % respecto a las cifras de 2007. El saldo neto de la balanza comercial fue de 13 176 millones de dólares, con un aumento del 19 % respecto del año anterior. El Mercosur continúa siendo el principal socio comercial, hacia donde se envió el 23 % de los embarques y desde donde se adquirieron el 16 % de las importaciones. En 2009, las exportaciones llegaron a US$ 56 555,[85] en tanto que en 2010 treparon a US$ 68 127.[85] A pesar de la crisis internacional iniciada en el 2008, el comercio exterior argentino y en particular las exportaciones siguieron creciendo fuertemente, alcanzando en 2011 un récord de US$ 84 295 millones, incrementándose un 24 % en términos interanuales.[85] [212]

Mientras que en el año 2010 los recursos naturales se imponían frente a las manufacturas de media y alta tecnología,[213] en 2011 las manufacturas industriales lograron un máximo histórico de participación en las exportaciones.[214] y en 2013 las manufacturas de origen industrial y las manufacturas de origen agropecuario concentraban el 74.6 % de las exportaciones, frente al 11.4 % que correspondían a recursos naturales[215]

En 2013 la CEPAL informó que Argentina es el país que más exporta de Latinoamérica: sus exportaciones crecieron 6.7 %, frente al 1.5 % del resto de Latinoamérica.[216] [217]

Durante el año 2013 la composición de las exportaciones fue la siguiente:[218]

  • MOI (manufacturas de origen industrial): 39.5 %;
  • MOA (manufacturas de origen agropecuario): 35.1 %;
  • PP (productos primarios): 14.0 %;
  • CyE (combustible y energía): el restante 11.4 %.

En tanto la composición de las importaciones se basa, porcentualmente, en:[219]

  • bienes de capital: 51.3 %;
  • bienes intermedios: 19.9 %;
  • bienes de consumo: 13.1 %;
  • piezas y accesorios para bienes de capital: 7.0 %;
  • combustibles y lubricantes: 4.2 %;
  • vehículos automotores de pasajeros: 4.2 %.

Las importaciones provienen principalmente de Brasil (principal socio comercial), Estados Unidos, Alemania, Italia, Japón y España.[220]

Inversión extranjera[editar]

En 2012, los ingresos por IED (inversión extranjera directa) se incrementaron un 27 %, hasta totalizar 12 551 millones de dólares[221] [222] Argentina es considerada uno de los países más atractivos para invertir por las multinacionales estadouni­denses y europeas, junto con Vietnam y Arabia Saudí.[223]

El interés es también captado por Argentina y Vietnam, según un nue­vo Índice de confianza en mercados de frontera (Frontier Markets Senti­ment Index), creado exclusivamente para The Wall Street Journal por la firma de consultoría Frontier Stra­tegy Group, con sede en Washing­ton.

El índice hace seguimiento al nivel de interés de las principales multinacionales europeas y esta­dounidenses en países considerados mercados de frontera.

Los aportes de capital alcanzaron los 3708 millones de dólares, la medidas impulsadas por el gobierno alentaron la reinversión de ganancias en el mercado interno, que alcanzaron en 2012 los 7984 millones de dólares, más del doble que en el año 2011.[224]

Argentina es en el quinto país latinoamericano con mayor recepción de IED, por detrás de México (12 659 millones) y por delante de Perú (12 240 millones).[225] En junio de 2013 se invirtieron en el país 8691 millones de dólares, con lo cual en el primer semestre se acumularon 48 483 millones de dólares en inversiones.[226]

La inversión bruta interna fija representó en 2008 el 23.1 % del PIB,[4] disminuyó en 2009 al 20.6 %[227] Creció fuertemente en 2010, 2011 y en 2012 alcanzó el nivel récord del 24.1 % del PIB,[228] finalizando ese año en 25.1 % del PIB.[4]

En 2012 ICBC adquirió el 80 % del sudafricano Standard Bank Argentina, el grupo chino Chongqing Grain Group se asoció con Molinos Cañuelas. También anunciaron nuevas inversiones empresas automotrices (Daimler AG), de producción alimentaria (Unilever) y (Monsanto), de maquinarias agrícolas (John Deere) y mineras (Barrick Gold).[143]

Acuerdos bilaterales promueven las inversiones estadounidenses, que se concentran en telecomunicaciones, petróleo y gas, energía eléctrica, servicios financieros, sustancias químicas, industria alimenticia, y en fabricación de vehículos. Las inversiones canadienses, europeas llegan en cantidades significativas. Desde 2000, también Brasil se convirtió en un país inversor en petróleo y alimentos. Empresas españolas invierten en petróleo y gas, telecomunicaciones, banca, y sectores de venta al público. España es el principal país inversor, seguido por Estados Unidos, Países Bajos, Brasil y Chile (BCRA, 2013).[143]

En la última década Argentina se transformó en una plataforma de inversiones y una puerta de entrada para otros mercados latinoamericanos, en especial en el sector automotriz.[229]

Las grandes empresas argentinas, realizan fuertes inversiones hacia el exterior mediante las empresas multinacionales latinas. En 2008, 19 empresas multinacionales argentinas contaban con alrededor de US$ 19 000 millones en activos externos, las ventas en el exterior correspondientes a las multinacionales argentinas alcanzaron los 21 000 millones de dólares, empleando a 42 400 personas en el exterior.[230] Las empresas multinacionales argentinas se han beneficiado de varios años de crecimiento económico en el mercado nacional y en los principales mercados extranjeros donde operan, un elemento particular de las multinacionales argentinas ha sido el carácter altamente competitivo demostrado, además de cuantiosas inversiones en los países destino, lo que se ha visto acompañado, además, por una importante contribución a la generación de empleo local. Cuatro años después las 23 principales compañías transnacionales argentinas tienen 21 mil millones de dólares en activos en el exterior, cuentan con 278 filiales en 62 países y emplean a más de 41 mil personas en el extranjero.[231]

En 2013, el Grupo Pescarmona cerró un contrato para suministro de turbinas y generadores para la central hidroeléctrica de Belo Monte (Alagoas) por US$ 479 millones. Ferrovías (del grupo argentino Emepa) ganó la licitación para la operación y el mantenimiento del primer tren urbano de Lima (Perú), por US$ 290 millones.[232]

Por su parte, Techint, el conglomerado industrial más grande de la Argentina, incorporó SPIJ, una planta siderúrgica en Indonesia.[233] y en 2011 adquirió el 27.7 % del capital de Usinas Siderúrgicas de Minas Gerais por u$s 2660 millones, una de las más importantes de Brasil[234] y la siderurgica brasileña Confab por 2660 millones de dólares.[130]

El grupo argentino Arcor cuenta con 40 plantas industriales en América Latina y facturó en 2012 más de 3300 millones de dólares en el exterior.[235] El grupo argentino Impsa, controla un 20 % del mercado de energía eólica en Brasil, además posee una fábrica de equipos de generación eólica en Pernambuco, invirtiendo 250 millones de dólares. La empresa argentina Corporación América, que posee 45 aeropuertos en todo mundo, invierte en la construcción del Aeropuerto de Natal (que, cuando esté terminado, será el más grande de Latinoamérica).[236]

La petrolera argentina Pluspetrol posee inversiones por 160 millones de dólares en el sector de hidrocarburos en Bolivia.[237] Durante 2014, el gigante argentino Adecoagro, propietario de empresas lácteas, semilleras y arroceras, tiene previsto invertir, 250 millones de dólares para construir una planta en Mato Grosso do Sul (Brasil).[238]

El modelo de negocios argentino tiene gran presencia en el continente, más 140 marcas argentinas exportan sus conceptos de negocios al exterior, conocidos como franquicias.[239]

Argentina: indicadores de IED (en millones de dólares)
País IED 2011 Entrada[240] IED 2011 Salida[241] IED 2012 Entrada[240] IED 2012 Salida[241] Stock IED Entrada[242] Stock IED Salida[243]
Flag of Argentina.svg Argentina 8233 1489 12 240 1089 100 400 32 730

Argentina y el G-20[editar]

La República Argentina es miembro activo del Grupo de los 20, que reúne a los países industrializados y a los emergentes con economías más grandes. En 2009, junto a Brasil, logró que en la declaración de la Cumbre de Londres no se incluyera una propuesta sobre flexibilidad laboral,[244] e impulsó la incorporación de la OIT al grupo como miembro participante.[245]

A raíz de la crisis que atraviesan Europa y Estados unidos, el país ha propuesto promover una mayor regulación de los mercados financieros con el objetivo de que la nueva fase de crecimiento no presentase la misma fragilidad e inestabilidad que la etapa previa. También ha propuesto acompañar y alentar las medidas anticíclicas de impulso a la demanda agregada.[246]

También forma parte del Mercado Común del Sur (Mercosur), un bloque subregional integrado por Argentina, Brasil, Paraguay Uruguay y Venezuela. Que tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú y Surinam[247] [248] [249] [250]

El Mercosur se constituye como el área económica y plataforma industrial, más dinámica, competitiva y desarrollada, no sólo de Latinoamérica, sino de todo el Hemisferio Sur. Está considerado como el cuarto bloque económico del mundo, en importancia y volumen de negocios. El Mercosur tiene un PIB de 3,64 billones de dólares, lo que representa el 82,3 % del PBI total de Sudamérica. Cubre un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 275 millones de habitantes. Siete de cada diez sudamericanos son ciudadanos del bloque.[251] [252]

Otras estadísticas[editar]

  • Electricidad:[253]
    • Producción: 119 300 millones de TWh (2010).
    • Consumo: 111 100 millones de TWh (2010).
    • Exportaciones: 3000 millones de TWh (2009).
    • Importaciones: 5530 millones de TWh (2009).
  • Petróleo:
    • Producción: 763 000 barriles/día (2010 estimado).
    • Consumo: 618 000 barriles/día (2010 estimado).
    • Reservas demostradas: 2505 millones de barriles (2011 estimado).
  • Gas natural:
    • Producción: 40 100 millones de m³ (2010 estimado).
    • Consumo: 43 600 millones de m³ (2010 estimado).
    • Reservas demostradas: 378 800 millones de m³ (2011).

Indicadores macroeconómicos[editar]

Indicador Saldo de cuenta corriente Saldo de cuenta corriente como porcentaje del PIB PIB a PPA per cápita PIB a PPA como porcentaje del total mundial PIB total a PPA PIB per cápita a precios constantes PIB per cápita a precios corrientes PIB per cápita a precios corrientes
Unidad Millones USD Tasa USD % Millones USD ARS USD ARS
1990 4665 3.3 5606 0.72 182 365 5614 4345 2119
1991 –429 –0.2 6326 0.78 208 559 6121 5751 5487
1992 –6468 –2.8 7042 0.85 235 330 6660 6845 6781
1993 –8043 –3.4 7542 0.88 255 814 6973 6973 6973
1994 –10 981 –4.3 8049 0.91 276 499 7286 7494 7494
1995 –5104 –2.0 7882 0.85 274 128 6992 7419 7419
1996 –6755 –2.5 8375 0.87 294 762 7291 7732 7732
1997 –12 116 –4.1 9099 0.91 323 973 7792 8225 8225
1998 –14 465 –4.8 9448 0.92 340 178 8002 8303 8303
1999 –11 910 –4.2 9160 0.86 333 417 7648 7789 7789
2000 –8955 –3.2 9189 0.81 337 994 7508 7726 7726
2001 –3780 –1.4 8904 0.76 330 844 7105 7232 7232
2002 8720 8.9 7995 0.66 299 947 6270 2605 8332
2003 8065 6.3 8804 0.69 333 399 6761 3371 9926
2004 3158 2.1 9759 0.72 373 041 7302 3975 11 710
2005 3686 2.0 10 872 0.75 419 568 7897 4704 13 784
2006 5413 2.5 12 054 0.78 469 750 8482 5458 16 793
2007 5921 2.3 13 344 0.79 525 196 9126 6668 20 634
2008 5023 1.5 14 408 0.82 572 641 9649 8256 25 951
2009 6468 2.1 14 539 0.83 583 513 9635 7732 28 536
2010 2792 0.8 15 901 0.87 644 301 10 418 9131 35 578
2011 –1233 –0.3 17 376 0.90 717 690 11 145 10 959 44 002
2012 –4401 –0.9 18 201 0.91 751 391 11 553 11 572 52 284
Indicador PIB a precios constantes PIB a precios constantes, cambio porcentual anual PIB a precios corrientes PIB a precios corrientes Deflactor del PIB Tasa de cambio implícita para PPA Inflación Inflación, cambio porcentual anual
Unidad Millones ARS % Millones USD Millones ARS Índice ARS por USD Base 2000=100 %
1990 182 633 –1.3 141 337 68 922 37.74 0.38 23.21 1344.0
1991 201 806 10.5 189 594 180 898 89.64 0.87 63.05 84.0
1992 222 591 10.3 228 776 226 637 101.82 0.96 78.75 17.5
1993 236 505 6.3 236 505 236 505 100.00 0.93 93.33 12.6
1994 250 308 5.8 257 440 257 440 102.85 0.93 97.23 3.9
1995 243 186 –2.8 258 032 258 032 106.11 0.94 100.52 1.6
1996 256 626 5.5 272 150 272 150 106.05 0.92 100.67 0.05
1997 277 441 8.1 292 859 292 859 105.56 0.90 101.20 0.3
1998 288 123 3.9 298 948 298 948 103.76 0.88 102.14 0.7
1999 278 369 –3.4 283 523 283 523 101.85 0.85 100.95 –1.8
2000 276 173 –0.8 284 204 284 204 102.91 0.84 100.00 –0.7
2001 263 997 –4.4 268 697 268 697 101.78 0.81 98.94 –1.5
2002 235 236 –10.9 97 732 312 580 132.88 1042 124.53 41.0
2003 256 024 8.8 127 643 375 910 146.83 1128 141.27 3.7
2004 279 141 9.0 151 958 447 644 160.37 1200 147.51 6.1
2005 304 764 9.2 181 549 531 939 174.54 1268 161.73 12.3
2006 330 565 8.5 212 710 654 439 197.98 1394 179.35 9.8
2007 359 170 8.7 262 454 812 456 226.20 1547 195.19 8.8
2008 383 444 6.8 328 555 1 032 783 269.34 1803 211.95 8.6
2009 386 705 0.9 310 351 1 145 270 296.16 1963 241.32 6.3
2010 422 130 9.2 369 992 1 441 574 341.50 2237 266.57 10.5
2011 455 900 8.9 447 179 1 839 713 394.81 2532 297.23 11.5
2012 476 913 2.6 474 890 2 158 361 452.57 2872 332.23 11.8

Datos extraídos del FMI. Nota: las celdas de color verde claro indican estimaciones del FMI.[254]

Argentina en el contexto internacional[editar]

Desde el punto de vista internacional, Argentina es uno de los países emergentes con mayor crecimiento en la última década.[255] Luego de la crisis de 2001, se mantiene destacada en Latinoamérica y se sitúa de nuevo entre las grandes promesas a nivel global. Argentina figura en el puesto 20.º de los países con mayor PIB, así como en el puesto 48.º en los países con mayor renta per cápita según el Banco Mundial. A nivel social, resultan sobresalientes los parámetros referidos su tasa de natalidad (2 niños por mujer) con una clara tendencia a la baja (lo que puede redundar en un estancamiento demográfico a corto plazo) y la penetración de Internet (74 % de la población)[256] es comparable con otros países industrializados del hemisferio norte. Además, según el Foro Económico Mundial, es actualmente el 37.º país con lo que respecta al Índice de Competitividad Global.[257] En la siguiente tabla se muestra el contexto socio-económico de Argentina según datos del Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y el CIA World Factbook:

Indicador Valor Posición en el mundo Incremento
Producto interno bruto (PPA) 878 144 569 000 $
Fuente: Banco Mundial (2014)
Países más ricos del mundo por PIB[258]
Puesto 20.º
284 203,7 millones de pesos en 2000 (incr: 9.8 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[259]
Superficie 2 780 400 km²
Fuente: Banco Mundial (2011)
Países más extensos del mundo[260]
Puesto 8.º
Población 42 569 726 personas
Fuente: CIA World Factbook(2014)
Países más poblados del mundo:[261] Puesto 33.º 36 895 712 personas en 2000 (incr: 13.21 %)
Fuente: CIA World Factbook: Argentina[262]
Emisiones de CO2 4.50 toneladas
Fuente: Banco Mundial (2012)
Países con mayores emisiones de CO2[263]
Puesto 75.º
3.71 toneladas en 2000 (incr: 23.9 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[264]
Renta per cápita US$22 318
Fuente: FMI (2014)
Países con mayor renta per cápita[265]
Puesto 42.º
7470 $ en 2000 (incr: 59.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[266]
Tasa de natalidad 2 personas
Fuente: Banco Mundial (2008)
Países con mayor natalidad (niños por mujer)[267]
Puesto 143.º
2.46 personas en 2000 (incr: –18.8 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[268]
% usuarios Internet 77 %
Fuente: Banco Mundial (2014)
Países con mayor tasa de usuarios de Internet[269]
Puesto 21.º
7.05 % en 2000 (incr: 468.7 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[270]
Promedio de días para crear una empresa 16 días
Fuente: Banco Mundial (2011)
Países más rápidos para montar una empresa[271]
Puesto 112.º
68 días en 2003 (incr: –61.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[272]
Consumo de energía por habitante 1850 kilogramos
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con mayor consumo de energía por habitante[273]
Puesto 57.º
1678.79 kilogramos en 2000 (incr: 10.2 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[274]
Terreno dedicado a agricultura 51.30 %
Fuente: Banco Mundial (2009)
Países con más terreno dedicado a la agricultura[275]
Puesto 55.º[275]
47.03 % en 2000 (incr: 4.1 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[276]
Potencia eléctrica consumida 2659 kilovatios/hora
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con más potencia eléctrica consumida[277]
Puesto 56.º
2087 kilovatios-hora en 2000 (incr: 27.4 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[278]
Superficie forestal 294 000 km²
Fuente: Banco Mundial (2007)
Países con mayor superficie forestal[279]
Puesto 21.º
337 700 km² en 2000 (incr: –4.3 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[280]
Carreteras pavimentadas 57 %
Fuente: Banco Mundial (2014)
Países con más carreteras pavimentadas[281]
Puesto 17.º[282]
29.4 % en 2000 (incr: 34 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Banco Mundial[283]
Índice de Competitividad Global 5.87 unidades (puesto 37)
Fuente: Doingbusiness ranking (2014)
Países más competitivos[284]
Puesto 32.º[285]
4.01 unidades en 2007 (incr: –1.5 %)
Fuente: Ficha de Argentina en Foro Económico Mundial[286]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1], tabla en el sitio web del BM.
  2. PIB (medido por paridad del poder adquisitivo) de todos los países del mundo, entre 1980 y 2017, tabla en el sitio web del FMI.
  3. «La actividad económica creció durante 2013 3,0 por ciento», Página/12, 16 de agosto de 2013. Consultado el 12 de noviembre de 2013.
  4. a b c d e f g h i Radar macroeconómico, en el sitio web del Banco Central de la República Argentina.
  5. PIB per cápita de todos los países del mundo, entre 1980 y 2017, tabla en el sitio web del FMI.
  6. «Field Listing :: GDP - composition, by sector of origin», tabla en el sitio web de la CIA.
  7. «Cotizaciones de las principales monedas» tabla (actualizada al presente) en el sitio web del Banco de la Nación Argentina.
  8. http://www.indec.mecon.ar/uploads/informesdeprensa/ipc_08_14.pdf
  9. http://www.lagaceta.com.ar/nota/598219/economia/pese-devaluacion-afirman-se-redujo-desigualdad.html
  10. «Labor force», tabla en inglés en la sección The World Factbook en el sitio web de la CIA.
  11. «Baja en la tasa de desempleo», artículo en el portal Argentina.gob.ar del 20 de mayo de 2014.
  12. «Nuevo dato revela que el desempleo cayó al 6,6 % en el mes de septiembre», Infonews, 28 de noviembre de 2013.
  13. http://trade.nosis.com/es/Comex/Importacion-Exportacion/Argentina/Todos/AR/00
  14. a b c d Cámara Argentina de Comercio (2012) (en español, PDF). Informe de comercio exterior de Argentina. INDEC. http://www.cac.com.ar/documentos/48_Informe%20de%20Comercio%20Exterior%202012.pdf. Consultado el noviembre 2013. 
  15. http://trade.nosis.com/es/Comex/Importacion-Exportacion/Argentina/Todos/AR/00
  16. a b c «El Gobierno busca cerrar acuerdo con el Club de París y abrir entrada de dólares», artículo en el diario Bae (Buenos Aires) del 11 de marzo de 2014.
  17. «Deuda_Externa_III_2013.xls» (estadísticas de la deuda externa en septiembre de 2013), tabla en Excel publicada en el sitio web del INDEC. El dato citado aparece en la celda BZ10 de la solapa "Cuadro 2".
  18. http://www.lavoz.com.ar/negocios/reservas-internacionales-cierran-la-semana-en-29017-millones-de-dolares
  19. a b c Blanchard, Olivier; y Pérez Enrri, Daniel (2002): Macroeconomía. Buenos Aires: Prentice Hall Iberia. Págs 479 a 481. ISBN 987-97892-4-5.
  20. Kehoe, Timothy J.: What can we learn from the 1998–2002 depression in Argentina?. Publicado como PDF, págs. 1 y 5. Mineápolis: Federal Reserve Bank of Minneapolis. Consultado el 23 de septiembre de 2013.

    Abstract in 1998-2002, Argentina experienced what the government described as a “great depression" [...] the 1974–90 great depression in Argentina lasted longer and resulted in a larger deviation in output from potential as measured by the 2 percent growth path.

  21. «La CEPAL estima un crecimiento de 9 % para la Argentina en 2011 (Las economías latinoamericanas crecieron en 2011 un 4,3 %)», artículo en el diario Infobae (Buenos Aires), 21 de diciembre de 2011.
  22. a b «Argentina middle class grows 50 percent» (‘en Argentina, la clase media crece el 50 %’), comunicado de prensa en el sitio web del Banco Mundial, 13 de noviembre de 2012.
  23. http://eldiario.com.uy/2014/08/28/somos-el-pais-con-mas-clase-media-de-latinoamerica/
  24. PIB per cápita de todos los países del mundo, entre 1980 y 2017, tabla en el sitio web del FMI.
  25. «Argentina tiene el salario mínimo más alto de Latinoamérica», artículo en el diario Infonews del 26 de julio de 2013.
  26. «Argentina: con el IDH más alto», Página/12, 15 de marzo de 2013.
  27. «Argentina, país desarrollado», LM Neuquén, 3 de noviembre de 2011.
  28. La CEPAL destaca los avances sociales de Argentina», diario Tiempo Argentino, 9 abril de 2014
  29. Doing business, artículo en inglés en el sitio web Datos Macro.
  30. a b Pigna, Felipe: Los mitos de la historia argentina. Buenos Aires: Norma, 2004. Pág. 110.
  31. a b c d e Rapoport, Mario (compilador): Economía e Historia: contribuciones a la historia económica argentina. Buenos Aires: Tesis, 1988. ISBN 950-9109-68-1.
  32. Hora, Roy (2010). Historia económica de la Argentina en el siglo XIX. Editorial Siglo XXI. pp. 152.
  33. SÁBATO, Hilda: Capitalismo y ganadería: la fiebre del lanar, 1850-1890. Buenos Aires: Sudamericana, 1989.
  34. Cuccorese, Horacio Juan (1969): Historia de los ferrocarriles en la Argentina. Macchi. pp. 65-66.
  35. Vedoya (1979): 37-49.
  36. Reggini, Horacio (1997). Sarmiento y las Telecomunicaciones. Ediciones Galápago. 
  37. Gasió y San Román (1984): 88-89.
  38. Hora, Roy (2010). Historia económica de la Argentina en el siglo XIX. Siglo XXI. pp. 192–193. 
  39. Schvarzer, Jorge: Implantación de un modelo económico. Buenos Aires: A-Z Editora, 1998. ISBN 950-534-551-8. Pág. 15.
  40. Gasió y San Román (1984): 88-89.
  41. Vitelli, Guillermo (1999). Los dos siglos de la Argentina. Historia económica comparada. Buenos Aires: Prendergrast, pág. 11.
  42. a b Schvarzer, Jorge: Implantación de un modelo económico. Buenos Aires: A-Z Editora, 1998. ISBN 950-534-551-8. Pág. 15.
  43. Walt Whitman Rostow, British Economy of the Nineteenth Century, Oxford, Clarendon Press, 1948, 20-23, cit. en ibid., p. 119
  44. "Historia argentina. Modelo agroexportador", artículo en el sitio web Historia Contemporánea Liceo 2 de 8.
  45. Sábato, Hilda (1992). Los trabajadores de Buenos Aires: la experiencia del mercado, 1850-1880. Buenos Aires: Sudamericana. 
  46. «Datos poblacionales de Argentina», en el artículo «Inmigración en Argentina», en Wikipedia en español.
  47. Ortiz, Ricardo M.: Historia económica de la Argentina 1850-1930. Buenos Aires: Raigal, 1955.
  48. Crecimiento anual 1875-1913 en el sitio web Unizar.es.
  49. Gerchunoff et al: pag 78 y ss (Los prósperos años de Alvear)
  50. «La defensa de YPF - Enrique Mosconi» (en español). Instituto Yrigoyen. Consultado el 30 de marzo de 2010.
  51. «Presidencia de Justo (1935)», artículo en la revista Todo Argentina. Consultado el 22 de noviembre de 2010.
  52. Godio, julio (2004): «The “Argentine anomaly”: from wealth through collapse to neo-developmentalism», en el sitio web del FES.
  53. Gerchunoff, Pablo: “Peronist Economic Policies, 1946-1955”, en Di Tella y Dornbusch, 1989, págs. 59-85.
  54. Ortiz, Ricardo M. (1955): Historia económica de la Argentina (1850-1930). Buenos Aires: Raigal, 1955.
  55. Gerchunoff, Pablo; y Antúnez, Damián: «De la bonanza peronista a la crisis de desarrollo», capítulo III del libro Los años peronistas (1943-1955), tomo 8 de la colección Nueva Historia Argentina. Buenos Aires: Sudamericana.
  56. «La economía argentina: pasado, presente y futuro», artículo (PDF) en el sitio web Fundación Rucci-CGT, 19 de noviembre de 2009.
  57. Véase el capítulo IV de Gerchunoff, Pablo; y Llach, Lucas (1998): El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, 1998. ISBN 950-9122-57-2.
  58. Rapoport, Mario (2007): Historia económica, política y social de la Argentina. Buenos Aires: Emecé-Colihue. ISBN 978-950-04-2892-7.
  59. Rapoport, Mario (2007): Historia económica, política y social de la Argentina. Buenos Aires: Emecé-Colihue, pág. 127. ISBN 978-950-04-2892-7.
  60. Osvaldo Cornide. «A 50 años de la asunción de Arturo Frondizi» (en español). Red Came. Consultado el 14 de enero de 2010.
  61. «Hitos de la industria automotriz argentina» (en español). Auto Historia. Consultado el 10 de marzo de 2010.
  62. CASTELLO, A.: La democracia inestable. Buenos Aires: La Bastilla, 1986.
  63. Banco Central: Memoria 1985, pág. 147.
  64. a b Véase la pág. 373 de Gerchunoff, Pablo; y Llach, Lucas (1998): El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas. Buenos Aires: Ariel, 1998. ISBN 950-9122-57-2.
  65. Morales, Joaquín: «1983-2003: 20 años de democracia», La Nación, 26 de octubre de 2003.
  66. a b Pobreza en Aglomerado Gran Buenos Aires, en el sitio web del INDEC.
  67. PIB per cápita nominal de todos los países del mundo. World Economic Outlook Database, en el sitio web del FMI, abril de 2007.
  68. Cuentas internacionales; comercio exterior, artículo en el sitio web del Ministerio de Economía de la Nación.
  69. «¿La Argentina se benefició con el efecto tequila?», Clarín, 18 de agosto de 1996.
  70. Evolución de las tasas de actividad, empleo, desocupación y subocupación. Encuesta permanente de hogares, INDEC.
  71. «Cambios en el mercado de trabajo durante el período 2003-2008. Estudio sobre la evolución de algunas variables relevadas por la EPH (encuesta permanente de hogares) continua en el período 2003-2008», documento PDF en el sitio web del INDEC, 27 de octubre de 2008.
  72. Gonzáles, Anabel (20 de diciembre de 2006). «Pobreza y desempleo marcaron a fuego el año 2002» (en español). Consultado el 29 de marzo de 2014.
  73. «Argentina ya recuperó el 90% del monto que le pagó al FMI», Infobae, 8 de julio de 2006.
  74. «Canje de deuda: Boudou anunció una quita del 66 %, pero en realidad podría llegar menos del 50 %», artículo en el suplemente iEco, del diario Clarín del 15 de abril de 2010. Consultado el 28 de octubre de 2012.
  75. «El Gobierno lanzará esta semana el canje de deuda.». Télam. 11 de abril de 2010. Archivado desde el original el 2012-03-10. Consultado el 11 de abril de 2010. 
  76. http://www.minutouno.com/notas/324256-el-gobierno-argentino-cerro-un-principio-acuerdo-el-club-paris
  77. a b «El perfil de la deuda de América Latina supera al de Europa», Infobae, 5 de mayo de 2013.
  78. a b «Argentina es el país menos endeudado del mundo: debe el 45 % de su PIB. En Japón la relación es del 237 % del producto bruto interno», Diario BAE, 6 de mayo de 2013.
  79. a b «La Argentina, líder en desendeudamiento: al tope del ranking», Página/12, 6 de mayo de 2013.
  80. «Los ganadores y los perdedores del actual modelo económico», Infobae, 14 de febrero de 2008.
  81. Signos de reactivación económica (pág 3/13) archivo pdf en el sitio web del Ministerio de Economía.
  82. Pobreza del 6.5 %, según en 2013.
  83. Crecimiento económico en Argentina según la CEPAL.
  84. Exportaciones en Argentina, en el sitio web del CEPAL.
  85. a b c d e f Exportaciones (serie tendencia), en el sitio web del INDEC.
  86. http://www.indec.mecon.ar/nuevaweb/cuadros/2/proyecciones_provinciales_vol31.pdf]
  87. http://www.ambito.com/economia/informes_economicos/archivos/Ranking_expo_x_sectore.pdf
  88. Giacobone, Gabriel; Selva, Rafael A. (2011). «Inflación + Desarrollo. La inflación argentina: un enfoque estructural». Entrelíneas de la Política Económica (31). http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/15418. Consultado el 21 de abril de 2014. 
  89. a b Rubinzal, Diego: «Perú y Colombia: modelos neoliberales», diario Página/12, 14 de abril de 2013.
  90. «En el Día del Trabajador, el empleo crece al máximo de los últimos 40 años», artículo en el diario Infonews del 30 de abril de 2013.
  91. «se-crearon-6-millones-de-puestos-de-trabajo» (en español). Consultado el 30 de marzo de 2014 fecha=0 de marzo de 2014.Consultado el 11 de abril de 2014.
  92. ««La industria textil argentina logró récord de producción», Comunidad Textil, febrero de 2011. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  93. «La producción industrial creció 9.7 % en 2010», diario La Nación. Consultado el 5 de abril de 2014.
  94. http://www.infonews.com/2014/06/29/economia-151477-la-produccion-de-cemento-se-triplico-en-doce-anos.php
  95. En 2011, Argentina fue la tercera economía de América Latina, según la World Economic Outlook Database (del FMI), septiembre de 2011. Consultado el 11 de abril de 2014.]
  96. FMI, World Economic Outlook Database, septiembre 2011. Consultado 15/04/2014.
  97. «5,4 %: el índice de pobreza en Argentina», El Cívico, 21 de marzo de 2013. Consultado el 5 de abril de 2014.
  98. «El desempleo cae a 7,1 % en Argentina en el primer trimestre de 2012», Noticias Terra.Consultado el 15 de abril de 2014.
  99. «Ocho millones de latinoamericanos dejaron de ser pobres en 2011», El Comercio (Lima), 27 de noviembre de 2012.
  100. «Panorama social de América Latina 2012», archivo PDF en el sitio web de la CEPAL. Consultado el 15 de abril de 2014.
  101. Pobreza del 6,5 % e indigencia del 1,7 % informe del INDEC.
  102. «índice de pobreza en Argentina» (en español). Consultado el 30 de marzo de 2014 fecha=0 de marzo de 2014.
  103. http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-246217-2014-05-14.html
  104. Valle, Héctor (2013): «La Argentina tiene una sólida posición externa», Cronista (Buenos Aires), 8 de febrero de 2013. Consultado el 15 de abril de 2014.
  105. «La producción de electrónicos se incrementó en 200 % en 2013», Diario BAE, 18 de agosto de 2013. Consultado el 15 de abril de 2014
  106. «Récord de producción de calzado en Argentina durante 2010», Impulso Negocios, 13 de enero de 2011. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  107. «Argentina llegaría a producir 100 millones de pares de calzado en 2010», Impulso Negocios, 9 de noviembre de 2010. Consultado el 24 de febrero de 2011.
  108. «Nuevo dato revela que en el mes de septiembre el desempleo cayó al 6,6 %», Infonews del 28 de noviembre de 2013.
  109. «El desempleo alcanzó su valor más bajo en la década y el récord de 29 trimestres en un dígito», FM Nueva Provincia del 19 de febrero de 2014, consultado 15 abril de 2014.
  110. «La actividad económica creció casi un 5 por ciento en 2013», artículo en el sitio web El Ancasti del 21 de febrero de 2014. Consultado el 15 de abril de 2014.
  111. «CEPAL informó que Argentina es el país que más exporta de Latinoamérica», artículo en el sitio web de Radio Rivadavia, 10 de septiembre de 2013.
  112. http://noticias.terra.com.ar/mina-sierra-grande-exporta-49500-toneladas-de-hierro-a-estados-unidos,47e52a656e107410VgnCLD200000b2bf46d0RCRD.html
  113. http://www.minutouno.com/notas/334494-pese-al-conflicto-los-buitres-crecen-las-inversiones
  114. «Argentina es el sexto productor mundial de carne vacuna», artículo en el sitio web Terra del 20 de mayo de 2013.
  115. «Argentina: la producción de aves aumentó 170 % en diez años», Red Alimentaria, 25 de octubre de 2013.
  116. «Exportaciones récord de leche en polvo», artículo en el suplemento Supercampo del diario Perfil de noviembre de 2013.
  117. «Lana: la producción nacional superará los U$S 300 millones», artículo en el sitio web del INTA del 24 de mayo de 2011.
  118. http://ppryc.files.wordpress.com/2011/04/ut1-ovinos-u1.pdf
  119. «Anuncian mayor consumo y exportación avícola en 2014», artículo en el sitio web prensa argentina del 8 de febrero de 2014.
  120. «Argentina es el primer exportador mundial de harinas proteicas», artículo en el sitio web Info Campo del 23 de octubre de 2013.
  121. «El mundo ofrece excelentes oportunidades para el comercio de lácteos», artículo en el sitio web noticias.terra.com.ar del 15 de octubre de 2011.
  122. «Yerba mate en Argentina», artículo en el sitio web biomanantial del 14 de marzo de 2013.
  123. Boggiano, Miguel Ángel: «Los siete productores de soja del mundo», Portal Agropecuario.
  124. http://www.unicampos.com/geografia/produce/welcome.html
  125. «Exportaciones récord de té», Todo Agro, 6 de abril de 2014.
  126. Bouhebent, Facundo (2014): «El país se consolidó como exportador de maní», artículo del diario El Liberal, 6 de abril de 2014.
  127. «Las ventas de maquinaria agrícola crecieron 97 % en el segundo trimestre: el campo se tecnifica con cosecha récord», diario Página/12, 9 de agosto de 2013.
  128. «En la última década, Argentina registró cosechas récord y volvió a ser una potencia agroalimentaria», Télam, 18 de mayo de 2013.
  129. Récords de cosechas en el diario Página/12 del 15 de enero de 2014.
  130. a b «La inversión extranjera directa», artículo en el sitio web de la Cepal.
  131. «La Argentina y sus vinos», artículo sin fecha en el sitio web de la empresa vitivinícola francesa La Franco Argentine.
  132. «Las economías regionales registraron fuertes avances en la última década: el “otro” campo también creció», Página/12 del 20 de enero de 2014.
  133. «Tucumán es el primer productor mundial de limón», artículo en el sitio web Info Campo del 10 de junio de 2013.
  134. «Argentina es el principal productor y exportador de jugos de uva y limón», artículo en el sitio web Argentina.ar.
  135. «La Argentina es el primer exportador mundial de peras», artículo en el sitio web INTA Informa, 25 de noviembre de 2010.
  136. «Las mieles del éxito», artículo en el sitio web INTA Informa, 14 de septiembre de 2011.
  137. «Argentina el cuarto exportador de vinos», artículo en el sitio web Infocampo del 2 de septiembre de 2013.
  138. «Limón colabora para que Argentina se destaque en frutihorticultura mundial», artículo en el periódico La Gaceta del 10 de septiembre de 2014.
  139. «La Argentina es el primer productor de ciruela del hemisferio sur», artículo en el sitio web Made in Argentina.
  140. «Resumen del análisis de las estadísticas de exportación de hortalizas frescas de Argentina y de Mendoza, año 2012», monografía en PDF basada en la Oficina de Estadística de Comercio Exterior del SENASA, y elaborada por ISCAMEN-Coordinación de Temas Cuarentenarios.
  141. «Modelos económicos y sociales de Argentina de 1810-2010», monografía del 1 de noviembre de 2013 en el sitio web Slideshare.
  142. «La minería es uno de los sectores que más creció entre 2003 y 2013», Telam, 18 de mayo de 2013.
  143. a b c «La inversión extranjera directa», artículo PDF en el sitio web Cepal, pág 27-28.
  144. Bouhebent Barone, Facundo: «Las perspectivas de los productores latinoamericanos de litio», América Economía, 19 de mayo de 2012.
  145. Estadísticas en inglés en el sitio web BGS (Reino Unido).
  146. «Ránking de los principales países productores de plata» en el sitio web Classora.
  147. International Lithium Alliance (s/f). «Broad Based Lithium Reserves - South America» (en inglés). www.lithiumalliance.org. Consultado el 10 de diciembre de 2011.
  148. Jaimovich, Mariano: Argentina, "riqueza eterna": reservas de gas para más de 500 años posicionan al país como un jugador “estratégico”», artículo en el sitio web iProfesional, del 16 de abril de 2012.
  149. «Argentina está cuarta a nivel mundial en reservas de hidrocarburos no convencionales», Diario Uno, 3 de marzo de 2014.
  150. «Latinoamérica tiene las mayores reservas de gas pizarra», diario Los Tiempos (Chile) del 20 de mayo de 2012.
  151. «Crecimiento de la industria pesquera sin casos mortales por accidentes de trabajo», artículo en el sitio web SRT (Superintendencia de Riesgos del Trabajo), sin fecha (presumiblemente de 2012).
  152. «Exportación récord de calamares genera ingresos por 1500 millones de dólares», Diario BAE.
  153. «Suben exportaciones de merluza, langostino y calamar», artículo en el sitio web Nuestro Mar, 29 de octubre de 2013.
  154. Moll, Jorge: «Argentina exportó 186.000 toneladas de pescado y mariscos», artículo del 29 de julio de 2013 en el sitio web FM Patagonia Madryn.
  155. «La industria forestal argentina redujo sus importaciones a la mitad. Cómo es el proceso que permite sustituir productos extranjeros, y generar puestos de trabajo e inversiones», La Argentina Diario, 22 de septiembre de 2011.
  156. Bouhebent Barone, Facundo: Riqueza forestal en la Argentina», artículo en el sitio web agroparlamento, fecha desconocida.
  157. «La ministra de Industria alentó el crecimiento del sector forestal en base a una “ventaja natural competitiva”», Página 95 (Bahía Blanca), 27 de julio de 2011.
  158. Informe 13 en el sitio web Ceur-Conicet.
  159. Depetris, Edith; et al. (2009). «Consistencia de indicadores de especialización en el comercio internacional. Aplicación al caso de la mantequilla en Argentina y Uruguay». Revista de Métodos Cuantitativos para la Economía y la Empresa 9:  p. 85-105. ISSN 1886-516X. http://www.upo.es/RevMetCuant/art.php?id=39. 
  160. http://www.iprofesional.com/notas/121483-Luego-de-15-aos-la-Argentina-volver-a-exportar-electrodomsticos-a-Brasil-«Luego de 15 años Argentina vuelve a exportar electrodomésticos a Brasil»], Ip profesional (Santa Fe), 27 de enero de 2007]
  161. http://www.minutouno.com/notas/330388-lamborghini-comenzara-fabricar-autos-argentina
  162. La herencia colonial, ONI Escuelas
  163. a b «Día de la Industria Naval: astilleros en la ruta de Pedro Ferré», El Litoral (Buenos Aires), 27 de enero de 2010]
  164. Lewkowicz, Javier: «Fuerte expansión de las empresas de electrónica en Tierra del Fuego. Una industria que se conecta en el Sur», Página/12, 7 de agosto de 2013.
  165. Bouhebent Barone, Facundo: «Mabe planea invertir 800 millones para fábricar y exportar productos de línea blanca», Infobae, 30 de noviembre de 2011.
  166. «En la última década crecieron sectores industriales que no lo hacían en los 90», diario Tiempo Argentino, 21 de junio de 2013.
  167. «La última década fue la más importante en 50 años», Infonews, 18 de mayo de 2013.
  168. «Los fabricantes de lavarropas proyectan récord de producción», Diario Bae, 26 de abril de 2013.
  169. «En la última década, el sector automotriz creció en forma exponencial», Télam, 18 de mayo de 2013.
  170. «Se dio un cambio radical en el sector automotriz», Infonews, 20 de mayo de 2013.
  171. «La industria se duplicó», diario Página/12, 4 de marzo de 2013.
  172. «Exportaciones industriales de Argentina se cuadruplican en una década», diario América economía, 8 de agosto de 2013.
  173. «La electrónica argentina ya exporta a 60 países», Diario BAE, 10 de octubre de 2013.
  174. «Chips nacionales», Página/12, 5 de junio de 2013.
  175. «INVAP Prensa, enero de 2014», artículo en el sitio web del INVAP.
  176. «Más de 3700 millones de dólares en ventas de software», artículo en el diario Diario BAE del 29 de diciembre de 2013.
  177. «Argentina segunda a nivel mundial en crecimiento de exportaciones de servicios informativos», artículo en Télam, octubre de 2013.
  178. «Crece la exportación de alimentos de Argentina hacia América Latina», artículo en el sitio PMFarma, 22 de octubre de 2012.
  179. «Cristina: "En América, solo Argentina y Estados Unidos fabrican y exportan satélites"», artículo en el diario Infonews del 28 de septiembre de 2013.
  180. «Argentina produce chips de alta tecnología», artículo en el sitio web Latin Hub.
  181. «Hoy se presenta una turbina sin precedentes», artículo en el diario La Nación.
  182. http://www.invap.com.ar/es/sala-de-prensa/multimedia-kit-de-prensa/593-reactor-opal-exportado-a-australia.html
  183. http://www.invap.com.ar/es/area-nuclear-de-invap/proyectos/reactor-etrr-2-de-egipto.html
  184. http://www.diariochaco.com/noticia/166028/Argentina-ayudara-a-construir-dos-reactores-nucleares-en-Emiratos-Arabesbr.html
  185. http://www.invap.com.ar/es/area-aeroespacial-y-gobierno/experiencia-en-el-mercado.html
  186. http://www.invap.com.ar/es/area-aeroespacial-y-gobierno.html, artículo en el sitio web del INVAP
  187. Organización Mundial del Turismo (2008). «UNWTO World Tourism Barometer. June 2008» (en inglés). UNWTO. Consultado el 5 de agosto de 2008. Volumen 6, n.º 2, pág. 30.
  188. http://www.prensa.argentina.ar/2011/10/04/24415-argentina-lidera-el-crecimiento-del-turismo-a-nivel-mundial.php
  189. «México, Buenos Aires y San Pablo son los destinos turísticos favoritos», artículo en el diario Infobae del 14 de junio de 2012.
  190. «New 7 wonders of nature», artículo en inglés, sin fecha, en el sitio web World New 7 Wonders. Consultado el 27 de enero de 2012.
  191. «El turismo se posicionó como el tercer sector exportador del país», Comercio y Justicia (Buenos Aires), 5 de julio de 2012.
  192. http://www.redcame.org.ar/contenidos/comunicado/Balance-de-la-temporada-de-turismo.986.html
  193. «Informe económico de coyuntura», artículo en la revista CPCECABA, n.º 272, marzo de 2007; publicado en el sitio web Consejo.org.ar.
  194. «Resaltan la solidez del sistema bancario argentino», Zonabancos.
  195. «Fuerte aumento en créditos y depósitos en pesos», 24 Digital, 23 de julio de 2012.
  196. Página de inicio del Banco Central de la República Argentina.
  197. «Destacan solidez y altas ganancias del sistema financiero», El Litoral (Santa Fe), 1 de enero de 2014.
  198. «El sistema bancario argentino ganó casi 30.000 millones de pesos en 2013», artículo en el diario Saladillo.
  199. «La rentabilidad de los bancos es la segunda de la región», artículo del 28 de diciembre 2013 en el sitio web Argentina.ar.
  200. http://www.enernews.com/nota/246470/el-merval-elctrico-empuj-a-la-bolsa-a-un-rcord-histrico
  201. «El Merval es la segunda plaza en el mundo que más ganó en 2013», 27 de diciembre de 2013.
  202. Ránking de bancos argentinos en abril de 2011 (documento de Excel) en el sitio web de la ABA (Asociación de Bancos de la Argentina). Para ver una lista actualizada, consultar aquí.
  203. FONDER, artículo en el sitio web del Banco de la Nación Argentina.
  204. «Argentina tiene el consumo de energía per cápita más alto de la región, y solo importa un 8 %», Télam, 18 de mayo de 2013.
  205. http://www.ambito.com/noticia.asp?id=738750
  206. «Exportaciones», archivo Excel en el sitio web del INDEC.
  207. «Argentina vuelve a exportar lentes oftálmicas. Un laboratorio óptico santafesino embarcó su primer cargamento de exportación de lentes oftálmicas, un hecho que no se registraba desde los años setenta, cuando el mercado local se autoabastecía y vendía a medio centenar de países del mundo», Infonews, 23 de marzo de 2013.
  208. «Crece la exportación de medicamentos de Argentina hacia América Latina», artículo en el sitio web PM Farma.
  209. «Argentina es el primer exportador de software de Latinoamérica», artículo en el sitio web Argentina.ar.
  210. «Inédito: Argentina fabricará cien aviones militares Pampa para Alemania», Infobae, 5 de abril de 2012.
  211. Las exportaciones argentinas crecieron un 80 % entre 2002 y 2006, artículo en el sitio web de la Cepal (Chile).
  212. «Rankings sectoriales. Exportaciones por sector (cierre del año 2011)», documento del 6 de marzo de 2012 en el sitio web del diario Ámbito (Buenos Aires).
  213. Rovelli, Horacio. «La composición y el destino de las exportaciones argentinas», en el sitio web Quorumtuc.
  214. «Las manufacturas industriales lograron un máximo histórico de participación en las exportaciones», Comercio y Justicia, 30 de agosto de 2011.
  215. Informe BCRA «Panorama general de los commodities», en el sitio web BCRA.
  216. «CEPAL informó que Argentina es el país que más exporta de Latinoamérica», artículo en el sitio web de Radio Rivadavia, 10 de septiembre de 2013.
  217. «Cepal: las exportaciones de Argentina crecerán hasta un 6.7 por ciento este año y se destacarán así sobre las del resto de los países de la región, que crecerán 1.5 por ciento promedio», La Capital (Rosario), 11 de septiembre de 2013.
  218. Informe BCRA «Panorama general de los commodities», en el sitio web BCRA.
  219. Composición de las importaciones en el sitio web CAC.com.ar.
  220. Importación por país, archivo Excel en el sitio web del INDEC.
  221. «Argentina entre los países donde más creció la inversión extranjera en 2012», Infonews, 14 de mayo de 2013.
  222. «La inversión extranjera directa en Argentina llegó a US 12 551 millones en 2012», Río Negro.
  223. http://www.laprensa.hn/economia/thewallstreetjournal/717361-96/el-capital-mira-a-nigeria-argentina-y-vietnam «El capital mira a Argentina y Vietnam»,] La prensa Honduras.
  224. Castro, Nazaret: «Un año récord para la inversión extranjera en Argentina tras la expropiación a Repsol: alza del 27 % respecto al año anterior», artículo en el diario El Mundo (Madrid) del 15 de mayo de 2013.
  225. «Cepal: por las trabas al envío de utilidades, la inversión extranjera creció un 27 %», artículo en el diario La Política Online del 14 de mayo de 2013.
  226. «Las inversiones superaron los 48 000 millones de dólares en seis meses», artículo en el sitio web Télam de julio de 2013.
  227. Inversión interna bruta fija (IIBF): Mide el valor de los bienes y servicios de producción nacional e importados durante el período, destinados a la incorporación de activos fijos por parte de las empresas y de las familias. Se destaca que, al igual que en el consumo privado, la producción y existencias están medidas a precios de productor.
  228. «La inversión bruta interna ascendió en agosto a 24,1 % del PBI», Infobae, 23 de septiembre de 2011.
  229. http://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/toyota-anuncia-una-nueva-inversion-productiva-por-us800m-en-argentina
  230. Niethardt, Ernesto G.: «El primer ranking de multinacionales argentinas muestra una mayoría de empresas familiares exitosas en la internacionalización», artículo en el sitio web News Maker, sin fecha.
  231. «Desde Argentina para el mundo», artículo del diario La Voz 4 de marzo de 2012.
  232. «Firmas argentinas invierten más en el exterior», artículo en el sitio web comercioyjusticia de marzo de 2011.
  233. Verbitsky, Horacio: «La relación con las patronales en año electoral. Hoy se cumplen los 30 días de la conciliación obligatoria en la siderúrgica italiana Siderar», Página/12 del 8 de febrero de 2009.
  234. «Techint compra por US 2660 millones el 28 % del gigante brasileño Usiminas», artículo en el diario Cronista.
  235. Comunicado de la empresa Arcor en el sitio web Arcor.
  236. «En Brasil llueven las inversiones argentinas», artículo en el diario la Nación, 4 de diciembre de 2011.
  237. «La empresa argentina Pluspetrol prevé invertir 160 millones de dólares en Bolivia», artículo en el diario la Información (Bolivia), 7 de noviembre de 2013.
  238. «Empresas del agro invierten 250 millones en Brasil», Diario BAE.
  239. «Argentina es el principal exportador de franquicias de América», 9 de mayo de 2013, artículo en el diario Mdzol.com.
  240. a b «La inversión extranjera directa» (PDF), pág. 24.
  241. a b «La inversión extranjera directa» (PDF), pág. 148.
  242. https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/rankorder/2198rank.html
  243. «Country Comparison:: Stock of direct foreign investment - abroad», tabla en el sitio web de la CIA.
  244. «La Argentina impidió un polémico acuerdo de "flexibilidad" laboral en el G20», artículo en el diario Infobae (Buenos Aires).
  245. «Cristina Kirchner solicitó a Obama que la OIT ingrese al G-20», artículo en el diario Infobae (Buenos Aires).
  246. Abeles, Martín; y Kiper, Esteban: «El G20 y el rol de la Argentina», CEPES, AEDA y Friedrich Ebert Stiftung, agosto de 2010.
  247. «“La integración es un imperativo, no una opción”. Surinam y Guyana se sumaron como Estados asociados», Página/12, 11 de julio de 2013.
  248. http://www.andina.com.pe/Espanol/noticia-guyana-y-surinam-ingresan-como-estados-asociados-al-mercosur-465856.aspx
  249. http://www.primeraedicionweb.com.ar/nota/digital/72549/surinam-y-guyana-se-sumaran-al-mercosur.html
  250. http://latina-press.com/news/157407-lateinamerika-guyana-und-suriname-wollen-in-den-mercosur/
  251. Lantos, Nicolás. «El nacimiento de “la quinta potencia mundial”», Página/12, 1 de agosto de 2012.
  252. Armendariz, Alberto. «Venezuela ingresó en el Mercosur para aportar un pilar energético», La Nación, 1 de agosto de 2012.
  253. «Argentina», datos del país (en inglés) en el sitio web de la CIA. Para ver los datos actualizados de la economía, hacer clic en Economy:: ARGENTINA.
  254. FMI World Economic Outlook Database, September 2011.
  255. SDPnoticias (13 de abril de 2011). «Países emergentes». Consultado el 25 de abril de 2011. «Nuevo término para países emergentes».
  256. http://www.internetworldstats.com/stats10.htm#spanish
  257. http://www.datosmacro.com/negocios/doing-business/argentina%7Cfechaacceso=20 de abril de 2013|autor=Banco Mundial
  258. Países más ricos del mundo por PIB, informe de Classora a partir de Banco Mundial. Consultado el 29 de diciembre de 2012.
  259. Producto interno bruto (nominal) en Argentina, según datos en el sitio web del Banco Mundial.
  260. "Países más extensos del mundo", informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial
  261. www.cia.gov "Economía de Argentina", según el sitio web de la CIA.
  262. Población en Argentina, según el sitio web del Banco Mundial.
  263. Países con mayores emisiones de CO2, informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial
  264. Emisiones de CO2 en Argentina Banco Mundial
  265. «Gross domestic product based on purchasing-power-parity (PPP) per cápita GDP», tabla en el sitio web del FMI.
  266. Renta per cápita en Argentina Banco Mundial
  267. Países con mayor natalidad (niños por mujer) Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  268. Tasa de natalidad en Argentina Banco Mundial
  269. Países con mayor tasa de usuarios de Internet Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  270. % usuarios Internet en Argentina Banco Mundial
  271. Países más rápidos para montar una empresa Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  272. Promedio de días para crear una empresa en Argentina Banco Mundial
  273. Países con mayor consumo de energía por habitante Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  274. Consumo de energía por habitante en Argentina, en el sitio web del Banco Mundial.
  275. a b «Países con más terreno dedicado a la agricultura», informe de Classora a partir de datos del Banco Mundial.
  276. Terreno dedicado a agricultura en Argentina Banco Mundial
  277. Países con más potencia eléctrica consumida Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  278. Potencia eléctrica consumida en Argentina Banco Mundial
  279. Países con mayor superficie forestal Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  280. Superficie forestal en Argentina Banco Mundial
  281. Países con más carreteras pavimentadas Informe de Classora a partir de Banco Mundial
  282. http://es.classora.com/reports/w32132/ranking-de-los-paises-con-mayor-superficie-forestal-segun-el-banco-mundial
  283. Carreteras pavimentadas en Argentina Banco Mundial
  284. «Doing Business"2014 rankings», tabla en el sitio web Doing Business.
  285. «Doing Business"2014 rankings», tabla en el sitio web Doing Business.
  286. Índice de Competitividad Global en Argentina, según el Foro Económico Mundial; en el sitio web Classora.

Enlaces externos[editar]