María Estela Martínez de Perón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María Estela Martínez
María Estela Martínez de Perón

1 de julio de 1974-24 de marzo de 1976
Predecesor Juan Domingo Perón
Sucesor Junta militar (de facto)
sucedida el 29 de marzo de 1976 por
Jorge Rafael Videla (de facto)

12 de octubre de 1973-1 de julio de 1974
Presidente Juan Domingo Perón
Predecesor Vicente Solano Lima
Sucesor Víctor H. Martínez

Datos personales
Nacimiento 4 de febrero de 1931 (83 años)
Bandera de Argentina La Rioja, Argentina
Partido Partido Justicialista
Cónyuge Juan Domingo Perón (1961-1974).
Ocupación Bailarina,[1] política
Religión Católica
Residencia Bandera de España Madrid, España
Firma Firma de María Estela Martínez de Perón

María Estela Martínez Cartas de Perón (La Rioja, Argentina, 4 de febrero de 1931), conocida popularmente como Isabelita o Isabel Perón, fue presidente de la Nación Argentina, la primera mujer de su país y una de las primeras en el mundo en ejercer la presidencia de un país.

Asumió el 1 de julio de 1974 en su condición de vicepresidente, tras la muerte de su esposo, el presidente Juan Domingo Perón. Fue depuesta el miércoles 24 de marzo de 1976 por un golpe de Estado que dio origen a la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional y que la mantuvo detenida varios años.

Al ser liberada en 1981 se radicó en España, donde vive desde entonces. A comienzos de 2007, a raíz de la apertura de causas judiciales por asesinatos políticos realizados durante su gobierno, se solicitó su extradición a la Argentina.[2]

Biografía[editar]

María Estela Martínez es la hija menor de Carmelo Martínez (1893-1938) y de María Josefa Cartas (1897-1966). Nació en La Rioja el 4 de febrero de 1931. Su padre, un empleado bancario porteño, se hallaba destinado en esa ciudad. La futura presidente pasó su infancia en Buenos Aires, donde cursó sus estudios primarios y luego de danza. Huérfana de padre en 1938, María Estela se distanció de su familia y adoptó el nombre artístico de Isabel, sumándose a una compañía de danzas que la llevó a recorrer Latinoamérica. A fines de 1955, mientras trabajaba como bailarina exótica en un cabaré (donde era conocida por el nombre artístico «Isabel Gómez»), conoció en Panamá al expresidente argentino Juan Domingo Perón, quien se hallaba exiliado en ese país tras ser derrocado del gobierno por la Revolución Libertadora. Vivieron juntos desde entonces, en distintos países: Panamá, Venezuela, República Dominicana y finalmente España, donde se casaron en 1961. Isabel se convirtió en la tercera y última esposa de Perón.[3]

En 1965 Isabel viajó a la Argentina como delegada personal de Perón, acompañada por José López Rega, para hacer frente al fenómeno del neoperonismo. La misión de Isabel era desbancar al líder metalúrgico Augusto Vandor, apodado "El lobo", quien desde el gremialismo había adquirido un peso sustancial en la escena política y propiciaba "un peronismo sin Perón".

En las elecciones de Mendoza de 1966, Vandor apoyó a Serú García como candidato del peronismo, mientras que Isabel trajo el mensaje de Perón de adhesión al candidato “leal”, Corvalán Nanclares. Esta división permitió que terminara ganando Jofré (candidato del Partido Demócrata), por escaso margen ante Corvalán Nanclares, mientras que el MPM (la alianza de los partidos neoperonistas "Tres banderas" -de Serú García- y el "Partido Blanco"), terminó en cuarto lugar.

Corvalán Nanclares fue luego un dirigente de amplia trayectoria en el justicialismo. Tres veces candidato a gobernador, diputado provincial y presidente de la Cámara de Diputados. También se desempeñó como ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y como Ministro de Justicia. [4] [5]

En ese viaje Isabel contactó a figuras de la Resistencia Peronista y propició un ordenamiento incipiente bajo las directivas del General Perón.

En diciembre de 1971 viajó nuevamente a la Argentina, acompañada por López Rega, para apoyar la designación de Héctor Cámpora como nuevo delegado de Perón en el país.

A fines de 1972 acompañó a Perón en su primer retorno al país y participó en algunas actividades políticas. Un video al respecto puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=Kf7VZrzhkoQ

Ascenso al poder[editar]

Héctor José Cámpora —candidato nominado por la coalición Frente Justicialista de Liberación (FREJULI), cuyo principal componente era el Partido Justicialista dirigido por Juan Domingo Perón- triunfó en las elecciones presidenciales del 11 de marzo de 1973, con el apoyo de un sector importante del sindicalismo y de la juventud peronista. Sin embargo fue aceptado que quien tenía el poder real era Perón; una frase popular en ese entonces era "Cámpora al Gobierno, Perón al poder". Perón no pudo participar directamente en la elección por estar proscripto por la dictadura militar que gobernaba el país.

La frágil alianza encabezada por Cámpora empezó a sufrir -a poco del triunfo- los embates de la dupla María Estela Martínez y López Rega. En opinión de Juan Manuel Abal Medina, una figura política clave del peronismo en esa época: "Los primeros síntomas de complicación se presentaron en febrero de 1973: Perón estaba siendo operado de próstata en la clínica de Puigvert, en Barcelona, y tuvo un paro cardíaco en la intervención (...). López Rega lo supo y comenzó a organizar su avanzada. Se guardó el secreto y empezó su tarea de deterioro a Cámpora. El primer aliado que busca López Rega no fue la derecha, fue la izquierda peronista. Nadie le hizo caso. Me buscó a mí, porque yo estaba situado más a la izquierda, y me comenzó a hablar mal de Cámpora (...) “Nos quieren dejar afuera”, decía. ¿A quiénes?, me preguntaba yo. López no era nadie, servía el café. Yo no me lo tomaba en serio. Pero López hablaba por Isabel. Me decía: “Los verdaderos leales somos nosotros, usted, la señora que quiere tanto a los Montoneros...”. Y tuvieron algunos contactos con los Montoneros, algunas reuniones. Obviamente no llegaron a nada." (http://www.pagina12.com.ar/1999/99-01/99-01-18/pag12.htm, consultada el 11 de junio de 2014). Las presiones dieron su fruto y Perón consintió en que se nombrara a López Rega como Ministro de Bienestar Social en el gabinete de Cámpora.

Entre el 8 y el 18 de mayo (a pocos días de la asunción del presidente electo Héctor Cámpora), Isabel Perón encabezó una misión en China y en Corea del Norte como enviada oficial del justicialismo, acompañada por López Rega (un artículo al respecto puede verse en revista "El Descamisado", Nro. 1, pág. 10).

El 20 de junio de 1973, Perón regresó definitivamente a la Argentina, oportunidad en que se produjo la Masacre de Ezeiza, un enfrentamiento violento entre bandos del frente de partidarios de derecha e izquierda, que se disputaban el poder en el seno del propio peronismo, que ocasionó la crítica del mismo respecto del gobierno de Cámpora. Poco después Cámpora y el vicepresidente, Solano Lima, renunciaron a pedido de Perón para permitir nuevas elecciones. Asumió entonces el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Lastiri, quien convocó a elecciones de presidente y vicepresidente de la Nación.

Perón eligió a su esposa Isabel (que tenía escasa experiencia política), como su compañera de fórmula, evitando pronunciarse por candidatos provenientes de las alas derecha e izquierda del partido y obviando la candidatura "de consenso" del principal referente del partido de oposición U. C. R., Ricardo Balbín. Al poner a su esposa como vicepresidente, Perón también mostraba estar por encima de las presiones de las fuerzas armadas (el ejército le había vetado la candidatura de "Evita" en 1951).

El 23 de septiembre de 1973, venció la fórmula encabezada por Perón, con su esposa como candidata a vicepresidente, con el 62% de los votos. Perón, enfermo desde hacía tiempo, falleció el 1 de julio de 1974, e Isabel asumió la presidencia ese mismo día. Según afirmó ella misma en una entrevista, el mismo día de la muerte de Perón ofreció su renuncia al cargo de Presidente, pero no le fue aceptada (el video de la entrevista puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=r7fJUZeZoUI, consultado el 13 de junio de 2014).

Gobierno de María Estela Martínez de Perón[editar]

La presidencia de Martínez de Perón se desarrolló en el marco internacional de la llamada crisis del petróleo y de una extrema violencia política interna, con actuación de varios grupos armados.

Dejando de lado la política de acercamiento entre Perón y el líder de la oposición, el radical Ricardo Balbín, María Estela Martínez (apodada Isabel o Isabelita) se apoyó principalmente en su ministro de Bienestar Social, el ex secretario personal de Perón, José López Rega, conocido como Daniel por sus allegados y el Brujo por sus adversarios políticos. López Rega ejerció una importante influencia sobre Martínez, fortaleciendo la presencia en el gobierno de los sectores de derecha por sobre otros grupos, y organizó desde el gobierno una fuerza parapolicial conocida como Alianza Anticomunista Argentina o Triple A que emprendió acciones de hostigamiento a figuras destacadas de la izquierda que acabarían en secuestros, torturas y asesinatos.

Desde el gobierno procuró mantener el control político con intervenciones a las provincias con gobernadores disidentes; a las universidades, los sindicatos, los canales de televisión privados; y reforzando la censura contra libros,[6] diarios y revistas. El gobierno exhibió una marcada inoperancia administrativa en distintas áreas. Su viraje político a una posición de derecha extrema comenzó a provocar el rechazo dentro de sectores del peronismo y del país. La izquierda peronista abandonó definitivamente el gobierno cuando la agrupación Montoneros -que pretendía disputarle la autoridad a la presidente- anunció su pase a la clandestinidad el 6 de setiembre de 1974, afectando la gobernabilidad de la endeble democracia.

María Estela Martínez de Perón anuncia medidas económicas, aumento de salarios, llamado a paritarias y control estricto de precios. Cadena Nacional 1975.

Ante la caída, por vía de los hechos, del Pacto Social (Argentina) -un acuerdo de estabilidad de las variables económicas acordado por trabajadores y empresarios mientras vivía Perón-, la economía argentina sufrió daños graves, con una inflación galopante, la paralización de las inversiones de capital, la suspensión de las exportaciones de carne a Europa y el inicio del crecimiento de la deuda externa (un análisis detallado sobre el derrotero político y económico del gobierno de Isabel puede verse en el libro de Guido Di Tella, "Perón-Perón", Ed. Sudamericana, Bs. As., 1983). Una solución de corte monetarista intentada por el ministro Alfredo Gómez Morales, un histórico del peronismo, no tuvo éxito, y provocó una fuerte retracción de la liquidez, iniciando un complicado proceso de estanflación.

Como los ataques terroristas iban en aumento y la sociedad era castigada con cotidianos secuestros, asesinatos y atentados contra civiles y militares, la presidenta Martínez de Perón organizó el Operativo Independencia, para lo cual dictó el primer decreto de aniquilamiento o Decreto 261/75 del 5 de febrero de 1975. Este decreto obligó a las fuerzas armadas a intervenir y "aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actuaban en la Provincia de Tucumán", fue llevada a cabo por el Ejército Argentino como por la Fuerza Aérea Argentina en la localidad de Monteros y de Famailla, para aniquilar a la Compañía Ramón Rosa Jiménez del ERP, y a los guerrilleros Montoneros, que intentaron un "foco revolucionario" en el monte tucumano.[7] El dictado de este decreto de aniquilamiento de la subversión inició el Terrorismo de Estado.

El 1º de mayo en la Plaza de Mayo -en conmemoración del Día del Trabajo-, en un momento de especial tensión en el país, Estela Martínez de Perón amenazó en su discurso pronunciado desde el balcón de la Casa Rosada con convertirse en la mujer del látigo.[8] [9]

En junio de 1975, el nuevo ministro de Economía, Celestino Rodrigo, auspiciado por López Rega, aplicó una devaluación de la moneda acompañada de aumentos de tarifas; el llamado Rodrigazo, parte del plan de López Rega para debilitar las presiones sindicales a través del desprestigio de sus principales operadores, provocó la primera huelga general contra un gobierno peronista. En julio de 1975, ante la huelga general y la presión callejera de la CGT y, en especial de la Unión Obrera Metalúrgica de Lorenzo Miguel, López Rega se vio obligado a renunciar a su cargo en el gobierno y abandonar el país. Se había alcanzado una de las tasas de desocupación mas bajas de la historia, pero a costa de una inflación muy alta (puede consultarse: http://economica.econo.unlp.edu.ar/documentos/20090318024333PM_Economica_332.pdf).

Ante la creciente actividad de los grupos armados de izquierda —tanto los que actuaban dentro del peronismo, los Montoneros, como otros de corte marxista, el Ejército Revolucionario del Pueblo— y de extrema derecha, Martínez de Perón decidió fortalecer la acción de gobierno e incorporar a un militar en su gabinete. Se desató una crisis en el ejército, que no aceptaba co-gobernar con la presidente. Fruto de esta crisis interna (que surge con el nombramiento del coronel Vicente Damasco como ministro), la presidenta se vio forzada a cambiar al jefe del ejército, designando a Jorge Rafael Videla como Comandante general.

Al agravarse la crisis política y económica, en setiembre de 1975 Martínez de Perón pidió licencia del cargo por razones de salud; sus funciones fueron ejercidas por el presidente provisional del Senado, Ítalo Lúder, entre el 13 de septiembre y el 16 de octubre de 1975. En ejercicio de la presidencia, Ítalo Lúder extendió a todo el país la política de "aniquilar" el accionar de los elementos "subversivos" a través del dictado de tres nuevos decretos de aniquilamiento: el Decreto 2770/75, el Decreto 2771/75 y el Decreto 2772/75.

Aunque algunos sectores políticos propiciaban el desplazamiento definitivo de Isabel y la permanencia de Lúder como presidente; Isabel retornó al ejercicio de la presidencia.

Sublevación del 18 de diciembre de 1975[editar]

El hecho de que Ítalo Lúder se negara a sustituir definitivamente a Isabel en la presidencia —y cargar con el estigma de haber "destronado" a la viuda de Perón—, motivó un nuevo levantamiento encabezado por el entonces Brigadier Orlando Jesús Capellini —de tendencia nacionalista—, el día 18 de diciembre de 1975, que desembocó en el pase a retiro del titular de la aeronáutica, Brigadier General Héctor Luis Fautario (que se oponía al golpe de estado que ya estaba en gestación) y su segundo, el Brigadier Mayor José María Klix (luego Ministro de Defensa del futuro gobierno militar). El nuevo jefe de dicha fuerza fue designado el mismo día del levantamiento, éste era el Brigadier Orlando Ramón Agosti. Dicha sublevación fue controlada a duras penas por la Fuerza Aérea Argentina, Martínez de Perón se negó reiteradamente a renunciar, aunque anunció el adelanto de las elecciones presidenciales para fines de 1976.[10]

Gabinete de ministros[editar]

 Estandarte presidencial
Ministerios del Gobierno de
María Estela Martínez de Perón
Cartera Titular Período
Ministerio del Interior Benito Llambí
Alberto Rocamora
Antonio J. Benítez
Vicente Damasco
Ángel F. Robledo
Roberto Antonio Ares
1 de julio de 197413 de agosto de 1974
14 de agosto de 197411 de julio de 1975
11 de julio de 197511 de agosto de 1975
11 de agosto de 197516 de septiembre de 1975
16 de septiembre de 197515 de enero de 1976
15 de enero de 197624 de marzo de 1976
Ministerio de Relaciones
Exteriores y Culto
Alberto J. Vignes
Ángel Federico Robledo
Manuel Aráuz Castex
Raúl Quijano
1 de julio de 197411 de agosto de 1975
11 de agosto de 197516 de septiembre de 1975
2 de octubre de 197514 de enero de 1976
19 de enero de 197624 de marzo de 1976
Ministerio de Economía José Ber Gelbard
Alfredo Gómez Morales
Celestino Rodrigo
Pedro José Bonanni
Antonio Cafiero
Emilio Mondelli
1 de julio de 197421 de octubre de 1974
21 de octubre de 19741 de junio de 1975
2 de junio de 197517 de julio de 1975
22 de julio de 197511 de agosto de 1975
14 de agosto de 19752 de febrero de 1976
3 de febrero de 197624 de marzo de 1976
Ministerio de Cultura
y Educación
Jorge Alberto Taiana
Oscar Ivanissevich
Pedro J. Arrighi
1 de julio de 197413 de agosto de 1974
14 de agosto de 1974 - 11 de agosto de 1975
11 de agosto de 197524 de marzo de 1976
Ministerio de Bienestar Social
y Salud Pública
José López Rega
Carlos Villone
Rodolfo Roballos
Carlos Emery
Aníbal Demarco
1 de julio de 197411 de julio de 1975
11 de julio de 197520 de julio de 1975
20 de julio de 197511 de agosto de 1975
11 de agosto de 1975 – ?
? – 24 de marzo de 1976
Ministerio de Defensa
Nacional
Ángel Federico Robledo
Adolfo M. Savino
Jorge Garrido
Tomás Vottero
Ricardo César Guardo
José A. Deheza
1 de julio de 197413 de agosto de 1974
14 de agosto de 1974 - 11 de julio de 1975
11 de julio de 1975 – ?
? – 14 de enero de 1976
23 de enero de 19764 de marzo de 1976
18 de febrero de 197612 de marzo de 1976
Ministerio de Justicia Antonio Juan Benítez
E. Corvalán Nanclares
José A. Deheza
Pedro Augusto Saffores
1 de julio de 197410 de junio de 1975
10 de junio de 197514 de enero de 1976
15 de enero de 197612 de marzo de 1976
12 de marzo de 197624 de marzo de 1976
Ministerio de Trabajo Roberto Otero
Cecilio Conditi
Carlos F.Ruckauf
Miguel Unamuno
1 de julio de 197411 de junio de 1975
29 de junio de 197511 de agosto de 1975
11 de agosto de 19753 de febrero de 1976
3 de febrero de 197624 de marzo de 1976

El golpe de estado[editar]

El clima político no mejoró con la ida de López Rega ni con la promesa del anticipo de las elecciones para el 17 de octubre de 1976.

Después de la sublevación de la Fuerza aérea, Isabel intentó una alianza aún más estrecha con los militares, con el fin de ganar tiempo. El ejército efectuó una feroz represión contra un grupo del ERP que intentó copar un depósito de arsenales en Monte Chingolo y la policía capturó a uno de los pincipales jefes montoneros -que aún continúa desaparecido-: Roberto Quieto. El gobierno cambió el gabinete -dejando de lado su alineamiento con los sectores sindicales-, llegando incluso a sugerir un retraso de las elecciones, una reforma constitucional, la reelección de la propia Isabel o una solución como en Uruguay: conservar un presidente civil entregando todo el poder a los militares. Sin embargo, a esa altura de los acontecimientos la figura de la presidente no lograba consenso entre las propias filas justicialistas, que desde meses antes estaban muy divididas sobre la conveniencia de su permanencia en el poder.

En marzo de 1976 el gobierno solicitó a dos dirigentes opositores, Ricardo Balbín y Oscar Alende, que se dirijan al electorado solicitando el respeto a los plazos institucionales, ya que un golpe militar era percibido como inevitable.

El 24 de marzo de 1976 un golpe de estado encabezado por los comandantes en jefe del ejército, marina y aeronáutica destituyó al gobierno constitucional y lo sustituyó por una junta militar al mismo tiempo que se disolvía el Congreso. La ex presidente fue enjuiciada por malversación de fondos públicos por haber utilizado para pagar una deuda personal fondos pertenecientes a una fundación, que luego reintegró. La dictadura mantuvo detenida a María Estela Martínez de Perón durante más de cinco años, primero en la residencia de El Messidor, Neuquén y luego en una quinta en la localidad de San Vicente, ubicada en el conurbano de Buenos Aires.

Una vez liberada, en julio de 1981, se radicó en Madrid y abandonó en forma casi total la actividad política, aunque regresó ocasionalmente a la Argentina. El plebiscito sobre el Canal de Beagle fue ocasión de su última aparición como figura histórica del peronismo, cuyos sectores más ortodoxos mantenían su respeto por ella en su carácter de viuda de Perón.

Proceso judicial en 2007[editar]

El 11 de enero de 2007 el juez federal de San Rafael (Mendoza) Héctor Acosta pidió a Interpol su captura internacional en el marco de la investigación de la desaparición de un estudiante en febrero de 1976, antes del golpe de estado. Escasas horas después, el 12 de enero del mismo año fue arrestada en su domicilio de Villanueva de la Cañada, Comunidad de Madrid, España. Este estudiante fue desaparecido bajo los decretos que (previo al golpe de estado) habilitaban a las fuerzas armadas a "aniquilar los accionares subversivos", firmados por la presidente Perón. Esto llevó al inicio del terrorismo de Estado en la Argentina que luego se extendió y agravó tras el golpe de estado de 1976. Según el informe de la CONADEP en el libro Nunca más hubo más de 600 denuncias de personas desaparecidas anteriores al golpe de estado, lo que pone en evidencia la desaparición sistemática de personas.

Martínez tiene otro caso en curso por el juez federal Norberto Oyarbide en la que se la relaciona con el accionar de la Triple A.

El 12 de enero de 2007, fue detenida por la Policía Nacional española a las afueras de Madrid y fue trasladada, esposada, a la Audiencia Nacional.

Tras negarse a ser extraditada voluntariamente a Argentina, fue puesta en libertad provisional por el Juez de Guardia, Juan del Olmo, mientras se resuelve el expediente ordinario de extradición, con la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días.

El 28 de abril de 2008, la Audiencia Nacional española consideró que los supuestos crímenes atribuidos a la ex jefa de Estado están prescriptos pues no son de lesa humanidad y en consecuencia la justicia de España rechazó el pedido de extradición.[11]


Predecesor:
Juan Domingo Perón
Coat of arms of Argentina.svg
Presidenta de la Nación Argentina

19741976
Sucesor:
Junta Militar
Jorge Rafael Videla (de facto).
Predecesor:
Vicente Solano Lima
Vicepresidenta de la Nación Argentina
19731974
Sucesor:
---

Notas[editar]

  1. De bailarina de cabaret a presidente. BB2 Mundo, América Latina.
  2. El Gobierno dará curso "urgente" a la extradición de Isabel Perón, La Nación, 18 de enero de 2007
  3. [María Sáenz Quézada, "Isabel Perón, la Argentina en los años de María Estela Martínez"]
  4. Lidia Henales, Josefina del Solar, Mujer y Política: Participación y Exclusión (1955-1966), Centro Editor de América Latina, 1993, p,49
  5. Serú García recuerda la política local en los convulsionados ’60
  6. Irigaray, Juan (6 de enero de 2008). Diario El Mundo (ed.): «Prostitutas y heroínas». Crónica. «A Bayer la investigación de las matanzas de trabajadores rurales por el Ejército argentino le marcó la vida. En los años setenta, el Gobierno de la presidente María Estela Martínez, viuda de Perón —Isabel Perón, hoy detenida en Madrid a la espera de su extradición a Buenos Aires— y la dictadura militar que le siguió prohibieron la película La Patagonia Rebelde —ganadora del Oso de Plata de Berlín en 1974— y quemaron todos los ejemplares de sus libros con un decreto que invocaba como razón para ello «Dios, Patria, Hogar». Por eso, con esposa y cuatro hijos, debieron acogerse al refugio político en Alemania, donde él vivió ocho años.».
  7. Elsinger, Rubén. «En Tucumán, identifican restos de 2 desaparecidos». Clarín.com:  pp. Viernes 11, Diciembre 2009. http://www.clarin.com/diario/2009/12/11/elpais/p-02059533.htm. 
  8. La justicia dicto la orden de captura internacional contra la ex presidenta
  9. Las palabras del terror. Un video del discurso puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=wQ_Q8VgsIoE
  10. Alzamiento de Cappelini, caída de Fautario, nombramiento de Agosti
  11. España rechazó la extradición de Isabel Perón, Diario El Siglo, 28 de abril de 2008

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]