Gran Chaco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Selva virgen durante una temporada seca en el Alto Chaco
Ganadería extensiva en el Bajo Chaco

El Gran Chaco (término generalmente aceptado como proveniente del quechua chaku: «territorio de cacería») es una región geográfica así como un área cultural de Sudamérica, ubicada al norte del Cono Sur, que se extiende por parte de los actuales territorios de la Región del Norte Grande Argentino, Bolivia, el centro-sur de Brasil, específicamente la región de Mato Grosso y Mato Grosso del Sur, entre los ríos Paraguay y Paraná y el Altiplano andino.


Ubicación[editar]

Se ubica al centro-sur de América del Sur. Se caracteriza por tener amplias extensiones boscosas. Se extiende desde los 16° 55´latitud Sur, en la región tropical, a los 33° 52´de latitud Sur, en la región templada, y desde los 67° 50´ de longitud Oeste al pie de los Andes, hasta los 57° 52´de longitud Oeste de la provincia de Corrientes. El Gran chaco Sudamericano posee una superficie aproximada de 1.141.000 km2.

Subregiones[editar]

Es dividido de Norte a Sur en:

Las subregiones central y austral conforman en Bolivia y la Argentina la Región Chaqueña.

Ríos y Sierras de la región[editar]

Dentro de los ríos y sierras que se ubican dentro de la región del Chaco, están los siguientes:

  • Ríos: Timane, Parapeti, Paraguay, Pilcomayo, Teuco, Bermejo, Paraná, Salado y Dulce.
  • Sierras: Sierras Pampeanas y Serranias Subandinas.
  • Lagunas: Laguna de Mar Chiquita.

Porcentaje de superficie por país[editar]

La región chaqueña ocupa diferentes extensiones en cada uno de los siguientes países.[1]

  • Chaco boliviano: posee una superficie de aproximadamente 153.000 km², 13 %.
  • Chaco brasileño: posee una superficie de aproximadamente 56.000 km², 5 %.
  • Chaco paraguayo: posee una superficie de aproximadamente 250.000 km², 23 %.
  • Chaco argentino: posee una superficie de aproximadamente 675.000 km², 59 %.

Regiones naturales y clima[editar]

El clima y la topografía del Chaco varían a lo largo del territorio, por lo cual se ha hecho la siguiente clasificación:

  • Chaco húmedo y subhúmedo: se caracteriza por tener un clima subtropical cálido. Las lluvias tienen una mayor diversidad biológica. La mayoría de los ríos del Gran Chaco se encuentran en ésta región.
  • Chaco semiárido: es una planicie que ocasionalmente presenta en la zona norte, la presencia de ríos o lagunas.
  • Chaco árido: es la zona más seca de toda la región. Su vegetación está constituida por xerófilas y matorrales.
  • Chaco serrano: dentro de su vegetación se alternan bosques con especies subtropicales (como los quebrachos) con pastizales.

Flora y fauna[editar]

De acuerdo a las condiciones de la región, la flora y la fauna son diversas. Sin embargo, se pueden destacar las siguientes:

  • Flora: el palo borracho, el quebrancho blanco,algarrobo, la palma negra, el jenipapo y la guaraniná.
  • Fauna: mataco bola, conejo de los palos, carpincho, surubi, pecarí chaqueño, corzuela parda.

Uso del territorio[editar]

Aunque cultivado desde los primeros asentamientos europeos desde el siglo XVI, el Chaco Sudamericano albergó sólo áreas agrícolas aisladas y muy pequeñas hasta la década de 1970 (Morello et al. 2005). Desde entonces, los mercados cada vez más globalizados y los precios crecientes de los granos contribuyeron a disparar la tasa de expansión agrícola, con 16% del suelo bajo cultivo al año 2000.

Etnografía[editar]

mapa de supuesta presencia de los últimos grupos Ayoreo (Totobiogosode) no contactados en Paraguay.

Está conformada por diez troncos lingüísticos de los cuáles se desprenden aproximadamente cuarenta etnias diferentes que se ubicaron y en los cuatro diferentes países que abarca el Chaco: Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay. A continuación, se presentan las diferentes familias lingüísticas con las etnias correspondientes y la ubicación de acuerdo al país.[2]

Mbaya-Guaycurú[editar]

  • Argentina: Tobas (Qom), Pilagá, Mocovíes, Abípones, Mbayá.
  • Paraguay: Mbayá.
  • Brasil: Caduveo.

Mataco-Mataguayo[editar]

  • Argentina: Matacos (Wichi), Mataguayos, Chorotes, Chulupíes.
  • Bolivia: Weenhayek.
  • Paraguay: Maká, Nivaclé.

Zamuco[editar]

  • Bolivia y Paraguay: Ayoreo.
  • Paraguay y Brasil: Yshir o Chamacoco

Enelhet-Enelhet(Maskoy)[editar]

  • Paraguay: Angaité, Guaná, Snapaná, Toba Maskoy.

Chiquitano ó Besiro[editar]

  • Bolivia: Chiquitano.
  • Brasil: Chiquito.

Tupí-Guaraní[editar]

  • Argentina: Chiriguano, Mbya, Tapiete.
  • Bolivia: Ava Guarani, Gwarayú, Juki, Simba, Siriono, Tapiete.
  • Paraguay: Avá Guaraní, Ñanderetá, Pai Taviterã, Aché (Guayaqui), Mbya.
  • Brasil: Ñandeva, Kaiowá, Mbya.

Arawak[editar]

  • Argentina: Chané.
  • Brasil: Kinikinawa, Terena.

Toconoté[editar]

  • Argentina: Tonocotés.

Características generales de las culturas precolombinas[editar]

De acuerdo con el etnólogo alemán, Walter Krickeberg, en su obra titulada Etnología de América,[3] hace una descripción general de las culturas del Gran Chaco, enfatizando las siguientes características generales:

  • Debido a las características del terreno, no existió gran desarrollo de la agricultura. La mayoría de las etnias estaban conformadas por cazadores-recolectores-pescadores.
  • La miel era un producto que se recolectaba en toda la región.
  • El arma principal de los cazadores era el arco.
  • El perro es el único animal doméstico conocido antes del contacto con los europeos.
  • Las chozas eran cupuliformes de ramas encorvadas y paravientos.
  • Tenían rituales de nacimiento, inicio de la pubertad y muerte. Se permitía el aborto y en algunos casos, el infanticidio.
  • La pesca es de gran importancia. Se usaban buitrones (redes sumergibles)
  • Sus utensilios para preparar alimentos eran quijadas de piraña, valvas de concha y puntas de hueso.

Caduveos[editar]

Para otros usos, véase también Caduveo

Se denominaban así mismos como cadiguegodí.[4] Su ubicación principal fue en Brasil,especialmente en Mato Grosso del sur. Actualmente se dividen en cuatro aldeas principales: Bodoquena, Campina, Tomázia y Sao Joao. Pertenecen a la familia lingüística mbayá-guaycurú. Son reconocidos como los últimos sobrevivientes de ésta familia lingüística. Se les conoció también como "indios caballeros" por el gran uso y domesticación que le dieron a los caballos, y por ésta razón, utilizaban más las lanzas que los arcos para la cacería. Vivían de la recolección de frutos silvestres, y se permitían la práctica del infanticidio y el aborto. Claude Lévi-Strauss les dedica un capítulo entero en su libro Tristes Trópicos,[5] donde hace un análisis detallado sobre una de las características culturales principales de los caduveos: la pintura corporal. Dentro de éste estudio, Lévi-Strauss hace las siguientes observaciones:

  • Se mostraba la jerarquía de los nobles por medio de las pinturas corporales hechas con plantillas o tatuajes.
  • La cara y a veces el cuerpo se cubrían por una serie de arabescos asimétricos.
  • Podían hacerse en pintura o tatuajes.
  • Se divide la cara en cuatro partes para ser decorada.
  • De acuerdo con el misionero jesuita Sánchez Labrador (1760), las castas nobles sólo se pintaban la frente y sólo los cautivos se pintaban la cara completa.
  • De igual forma, solamente las mujeres jóvenes eran las que seguían esa tradición.
  • Actualmente, las pinturas solamente se realizan por placer, y pueden ser temporales o permanentes.
  • La tinta estaba hecha del fruto del árbol Jenipapo, ó Genipa Americana y usaban espinas de pescado para realizarse los tatuajes.

Aché (Guayaquis)[editar]

Para otros usos, véase también Aché

Aché (persona), guayaquí (ratones del monte). Nombre despectivo que les fue dado por los guaraníes. Los primeros informes los localizaban al este de Paraguay y zonas adyacentes de Brasil. Pertenecen a la familia lingüística tupí-guaraní, aunque son distintos a ellos en cuanto a tradiciones y costumbres. A partir del siglo XX, se dividen en seis comunidades: Chupa Pou, Arroyo Bandera y Kuetyvy ubicadas en los departamentos de Canindeyú; Puerto Barra en el Alto Paraná; Ypetymí en Caazapá y Cerro Morotí en Caagazu.

Su economía está centrada en la caza con arco y flecha; extracción de miel y almidón. El matrimonio era poligámico y se permite el aborto pero se prohíbe el incesto. Sus nombres hacían referencia a los animales, no eran asexuados y eran elegidos por las madres al nacer. Dentro de la estratificación social, existía un jefe que se elegía por ser el que tenía mayor poder al hablar. Eran igualitarios, repartían sus cazas de manera igual entre todos los miembros de la tribu. Eran hostiles y violentos con gente ajena a la tribu. Dentro de sus principales rituales se encuentran los de nacimiento, pubertad, muerte, purificación después del nacimiento o de la menstruación. Las purificaciones sólo se realizaban por hombres. Existían las figuras de “padrino” y “madrina” dentro del ritual del nacimiento.

El etnólogo y antropólogo francés Pierre Clastres describe en su obra Crónica de los Inidios Guayaquis la vida, organización política, social y económica, rituales y cosmogonía de los aché. El libro se publicó en el año de 1986, pero convivió con ellos en 1963. Actualmente, es una de las bibliografías más completas acerca de los aché.[6]

Conquista del Gran Chaco y reducciones jesuitas y franciscanas[editar]

Para otros usos, véase también Conquista del Chaco Misiones jesuíticas en América

El caso de Chaco favorecido por la impenetrabilidad de su territorio y la férrea resistencia de sus habitantes quedaría como propiedad de las culturas originarias por tres siglos más. En 1524 Alejo García, fue el primer europeo en internarse en el Gran Chaco. Penetró en el Chaco llegando hasta las estribaciones andinas. Juan de Ayolas, Alguacil Mayor. Se interna en el Chaco llegando hasta Bolivia. Muere en manos de los nativos en el viaje de regreso (1540). El 11 de marzo de 1542 llega a Asunción Alvar Núñez Cabeza de Vaca intenta llegar a la Sierra de la Plata. El capitán Hernando Ribera fue enviado al norte y remontó el río Paraguay.

A continuación, se presenta un cuadro con las principales misiones realizadas por jesuitas y franciscanos en el área del Chaco.[7]

AÑO MISIÓN ORDEN ETNIA PAÍS DESCRIPCIÓN
1580 San Lorenzo de los Altos Franciscana Guaraní Paraguay Luis de Bolaños y Alonso de Buenaventura. Consiguieron reunir a más de 1300 indígenas.


1610 Nuestra Señora María de los Reyes Jesuita Guaykurú Paraguay Roque González de Santa Cruz. En Yasocá, ubicado a una legua del río Paraguay frente a Asunción.
1708 Concepción Jesuita Chiquitana Bolivia Fundada por el jesuita Lucas Caballero. En 1767 pasó a ser administrada por civiles.
1717 Concepción en el Valle de Salinas Jesuita Chiriguana y Mataguaya Bolivia Fundada en el año 1717 por el padre Francisco Guevara. Los franciscanos se hicieron a cargo en 1769 por el corregidor de Tarija .
1760 Nuestra Señora de Belén Jesuita Mbayá Paraguay Los jesuitas buscaban conectar las misiones de Chiquitos (Bolivia) con las de Paraguay.
1851 San Roque de Aguairenda Franciscana Chiriguana Bolivia Giuseppe Giannelli. Aquí las epidemias provocaron la disminución de la población originaria, en 1896 había 290 personas.
1900 Nueva Pompeya Franciscana Wichi Argentina En el año 1900 las autoridades chaqueñas concedieron 20.000 hectáreas.
1901 San Francisco de Laishí Franciscana Tobá Argentina Durante la segunda presidencia de Julio Roca se autorizó fundar reducciones indígenas en Formosa.

La dictadura del Dr. Francia[editar]

José Gaspar Rodríguez de Francia fue un abogado y político paraguayo considerado el ideólogo y principal dirigente de la Independencia de Paraguay, de las Provincias Unidas del Río de la Plata y del Imperio de Brasil de la Corona Española. Gobernó desde 1814 a 1840 sin permitir ninguna influencia del exterior, y su gobierno se caracterizó por tener tres objetivos principales: eliminar cualquier elemento del extranjero; eliminar la influencia colonial y obtener la lealtad de los ciudadanos y personas que se encontraran al servicio del Estado.[8]

Guerra del Chaco[editar]

Véase también Guerra del Chaco

Fue un enfrentamiento entre Paraguay y Bolivia que duró de 1932 a 1935. Una de las razones principales del conflicto es que desde la conformación de los respectivos Estado-Nación, no se encontraba bien delimitado el territorio, siendo la subregión del Chaco Boreal la que se disputaban. Entre las consecuencias, se encuentra el impacto a las comunidades indígenas. El 27 de abril de 2009, 74 años después de finalizado el enfrentamiento bélico, los presidentes Evo Morales de Bolivia y Fernando Lugo de Paraguay firmaron en Buenos Aires el acuerdo definitivo de límites territoriales del Chaco Boreal.

Actualidad[editar]

En censos realizados en los últimos años, el porcentaje de ubicación de las comunidades indígenas se ha dividido de la siguiente manera:[9]

  • En el Chaco Boliviano viven aproximadamente 136,505 indígenas, el 2,7% del total del país.
  • En el Chaco Paraguayo viven aproximadamente 39.240 indígenas, el 50% del total del país.
  • En el Chaco Argentino viven aproximadamente 149,000 indígenas, el 6% del total del país.

Reformas Legales[editar]

Dentro de las reformas legales para el reconocimiento a los pueblos indígenas que cada país que integra el área del Gran Chaco ha realizado de manera interna, destacan las siguientes:[10]

  • ARGENTINA: En 1994 se reforma la Constitución Nacional. Originalmente se señalaba "mantener a los indios en reservas y convertirlos a la religión católica”. Actualmente, después de la reforma: "reconocer la preexistencia étnica de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural”.
  • BRASIL: Constitucionalmente se hace referencia a los pueblos y lenguas indígenas hasta el año 1988. Se reconocen las comunidades en el capítulo VIII, que tiene por nombre “De los Indios (Dos Indios)”
  • BOLIVIA: Con el gobierno de Evo Morales, se reconocen las 36 lenguas habladas en el país, de acuerdo con el Art. 5, inciso I de la Carta Magna Bolivariana.Destaca la obligatoriedad de la formación de una educación trilingüe: lengua española, lengua ordinaria y lengua extranjera.
  • PARAGUAY: En la Constitución de 1992, se reconoce como un estado pluricultural y bilingüe, reconociendo como lenguas oficiales el español y el guaraní.

Principales ciudades[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Atlas del Gran Chaco.Gobierno de Bolívia,http://redaf.org.ar/wp-content/uploads/2008/02/ATLAS_GRAN_CHACO_ES.pdf
  2. Culturas del Gran Chaco Sudamericano.
  3. KRICKEBERG, Walter, Etnología de América. México, Fondo de Cultura Económica, 1946.
  4. Introducción > Kadiwéu
  5. LÉVI-STRAUSS, Claude, Tristes Trópicos : http://www.lasonora.org/pdfs/album5/Tristes-Tropicos.pdf
  6. CLASTRES, Pierre, Crónica de los Indios Guayaquis. Paris, Editorial Librairie Plon , 1972.
  7. Reducciones Jesuitas y Franciscanas. Gran Chaco y regiones fronterizas.
  8. Blog de Historia de Paraguay. http://paraguay-historia.blogspot.mx/2009/12/la-dictadura-del-doctor-francia.html
  9. Atlas del Gran Chaco. Gobierno de Bolívia [en línea] disponible en: http://redaf.org.ar/wp-content/uploads/2008/02/ATLAS_GRAN_CHACO_ES.pdf, pp. 52
  10. DURANTE, Santiago, Las lenguas del Gran Chaco: situación sociolingüística y políticas. Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica de la República de Argentina: http://elies.rediris.es/Language_Design/LD13/DURANTE_LD13.pdf

Enlaces externos[editar]