Copernicia alba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Caranday
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Subclase: Commelinidae
Orden: Arecales
Familia: Arecaceae
Subfamilia: Coryphoideae
Tribu: Corypheae
Subtribu: Livistoninae
Género: Copernicia
Especie: C. alba
Morong

El caranday[nota 1] o ananachícarí (Copernicia alba) es una planta de la familia de las arecáceas, nativa de la ecorregión del Gran Chaco, al Sureste de Bolivia en los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. En la provincia argentina de Formosa y el chaco paraguayo. De rápida germinación y abundante en forma silvestre, se aprovecha poco en jardinería frente a otras palmeras de la zona. Es la más resistente al frío de las especies de Copernicia.

En arbolado urbano

Características[editar]

C. alba es una palmera de hasta 20 m de altura, con un estípite de unos 40 cm de diámetro máximo, rara vez bifurcado, cubierto de una corteza de color grisáceo y de superficie lisa o marcada por las huellas de las ramas antiguas en los adultos. El sistema radicular es extenso y profundo.

La madera es resistente y densa (hasta 0,92 de densidad relativa en ejemplares adultos). Muestra hojas palmadas, en forma de abanico, agrupadas en el ápice del tallo, con el limbo de unos 70 cm de largo y el raquis mucho más largo que éste, leñoso y dotado de espinas negras, duras y curvas; son palmatisectas, persistentes, con entre 30 7 50 folíolos lineales, cada uno de unos 2 cm de ancho y color ligeramente azulado. En los ejemplares adultos están cubiertos de una cera similar a la de carnauba.

Las flores forman inflorescencias en espádices de color amarillo y casi 2 m de largo, formado por floros hermafroditas de unos 4 mm de largo dispuestos en espiral. Cada flor posee tres ovarios, uno de los cuales se desarrollará en fruto, una baya globosa de consistencia pulposa y color oscuro, monoseminada. La semilla es ovoide, lisa, de color castaño claro y hasta 12 mm de largo.

Hábitat y cultivo[editar]

C. alba está adaptada a un clima de monzones, con períodos de sequía alternándose con inundaciones. Requiere mucho sol, pero tolera aceptablemente bien el frío una vez la germinación ha tenido lugar. Comparte hábitat con el pindó (Syagrus romanzoffiana), Trithrinax campestris, Trithrinax biflabellata y Acrocomia totai.

La germinación es rápida, teniendo lugar en menos de dos meses, y el crecimiento es rápido en condiciones adecuadas, aproximadamente unos 35 cm anuales. Tolera bien extremos de alcalinidad o acidez, pero es sensible a la falta de sol. Los juveniles no forman palmas hasta haber cobrado cierta altura, mostrando en primer lugar hojas lineales o lanceoladas, finamente dentadas y desprovistas de cera.

Uso[editar]

Cestería espiralada

El tronco de los ejemplares adultos se usa en la industria maderera para cortar postes para líneas telefónicas y eléctricas. En Paraguay se está estudiando a C. alba Karanda’y en su aptitud como cultivo para biodiésel.[1] También en Paraguay se consume mucho su cogollo en forma de palmito, debido a que la planta de palmito normal se está acabando por su sobreexplotación. Como la planta copernicia alba es abundante en Paraguay, especialmente en la zona del Chaco; se usa, aunque sea un poco más dura que el palmito normal. En las ciudades de Luque, Limpio y Tobati se confeccionan sombreros trenzando la hoja de karanda'y. Dos hojas son suficientes para un sombrero. La forma de tejido está heredada de la cultura guaraní, aunque los guaraníes no hacían sombreros sino bolsos. El sombrero de karanda'y, llamado sombrero pirí, está utilizado tradicionalmente para protegerse del sol durante los trabajos agrícolas.

Últimamente el turismo creciente incentiva una búsqueda de nuevos productos tejidos en karanda'y, carteras, pantallas, y otros, se le da color con anilina, creando texturas variando las secuencias de tejido.

También en el chaco se utiliza la hoja del karanda'y en cestería espiralada. Los objetos tradicionales son cestas grandes, aunque ahora se hacen también bolsos, individuales, paneras, fruteras y otros objetos. Se combina el karanda'y (de color blanco) con otra planta de color negro llamada guembe en guaraní.

Taxonomía[editar]

Copernicia alba fue descrita por Thomas Morong y publicado en Annals of the New York Academy of Sciences 7: 246. 1893.[2]

Etimología

Copernicia: nombre genérico que fue nombrado en honor del astrónomo polaco Nicolás Copérnico.

alba: epíteto latino que significa "blanco".[3]

Sinonimia

Referencias[editar]

  • s/a (1975). Libro del Árbol: Especies Forestales Indígenes de la Argentina de Aplicación Industrial. Buenos Aires: Celulosa Argentina S. A.. 
  1. (en castellano) Varias iniciativas están en marcha con vistas a la producción de biodiesel. RIEDEX / Ministerio de Industria y Comercio (de Paraguay). http://www.rediex.gov.py/index.php?Itemid=293&id=259&option=com_content&task=view. Consultado el 9 de septiembre de 2008. 
  2. «Copernicia alba». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 28 de octubre de 2012.
  3. en Epítetos Botánicos
  4. Sinónimos en Catalogue of life

Notas[editar]

  1. No debe confundirse con las palmeras del género Trithrinax que suele ser llamada también con el nombre popular caranday.

Bibliografía[editar]

  1. Balslev, H. & M. Moraes. 1989. Sinopsis de las Palmeras de Bolivia. AAU Rep. 20: 1 – 107.
  2. Forzza, R. C. & et al. 2010. 2010 Lista de espécies Flora do Brasil. http://floradobrasil.jbrj.gov.br/2010/.
  3. Henderson, A., G. Galeano & R. Bernal. 1995. Field Guide Palms Americas 1–352. Princeton University Press, Princeton, New Jersey.
  4. Jardim, A., T. J. Killeen & A. Fuentes. 2003. Guia Árb. Arb. Bosq. Seco Chiquitano i–x, 1–324. Fundación Amigos de la Naturaleza Noel Kempff, Santa Cruz de la Sierra.
  5. Killeen, T. J., E. García Estigarribia & S. G. Beck. (eds.) 1993. Guía Arb. Bolivia 1–958. Herbario Nacional de Bolivia & Missouri Botanical Garden, La Paz.
  6. López, J. A. & J. E. L. Little. 1987. Arboles Comunes del Paraguay 425 pp.
  7. Moraes R., M. 2004. Fl. Palmeras Bolivia 1–262. Plural Editores, La Paz.
  8. Pintaud, J.-C., G. A. Galeano, H. Balslev, R. Bernal, F. Borchsenius Kristensen, E. J. L. Ferreira, J. J. de Granville, K. Mejía C., B. Millán, M. Moraes R., L. R. Noblick, F. W. Stauffer & F. Kahn. 2008. Las palmeras de América del Sur: diversidad, distribución e historia evolutiva. Revista Peruana Biol. 15(supl. 1): 7–29.
  9. Zuloaga, F. O., O. Morrone, M. J. Belgrano, C. Marticorena & E. Marchesi. (eds.) 2008. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur (Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 107(1): i–xcvi, 1–983; 107(2): i–xx, 985–2286; 107(3): i–xxi, 2287–3348.

Enlaces externos[editar]