Cera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cetil palmitato, un éster de cera típico.
Vela de cera.

Las ceras son ésteres de los ácidos grasos con alcoholes de peso molecular elevado, es decir, son moléculas que se obtienen por esterificación, reacción química entre un ácido carboxílico y un alcohol, que en el caso de las ceras se produce entre un ácido graso y un alcohol monovalente lineal de cadena larga. La temperatura de fusión de la cera es de por encima de 45 °C formando un líquido de baja viscosidad.[cita requerida] Son sustancias insolubles en agua pero solubles en disolventes no polares, orgánicos. Todas las ceras son compuestos orgánicos, tanto sintéticos y de origen natural.

En los animales la cera recubre la superficie del cuerpo, piel, plumas, etc. En vegetales las ceras recubren en la epidermis de frutos, tallos, junto con la cutícula o la suberina, que evitan la pérdida de agua por evaporación en las plantas. Otro ejemplo es la cera de abeja, constituida por un alcohol (C30H61OH) y ácido palmítico (CH3(CH2)14COOH). Organismos que forman plancton son ricos en ceras, por esta razón, animales marinos de regiones frías, cuyo alimento principal es el plancton, acumulan ceras como principal reserva energética.[cita requerida]

Obtención[editar]

Cera para pisos y muebles "Ceroline" de la primera mitad del siglo 20. De la colección del Museo del Objeto del Objeto.

La cera se obtiene dentro de los panales de cera que las abejas construyen en el interior de sus colmenas. Se puede realizar en agua caliente o bien con vapor de agua como lubricante para las manos. Presentando la cera un bajo peso específico, se separa de los restos extraños que quedan adheridos en la parte inferior del bloque de cera. La cera de abeja que recubre las celdas se denomina cera de opérculo y es la más apreciada, siendo muy clara de color, comparada con la obtenida de los cuadros melarios o cuadros de cría.[cita requerida]

Usos[editar]

Antiguo griego escribiendo sobre una tablilla de cera.
Sello de cera de John Dee.
Figura de cera de la Santa niña María .

Se ha utilizado tradicionalmente para hacer velas, para alumbrado, de gran calidad; para encerar maderas, papel, telas y cuero, como conservante e impermeabilizante, y por ello, desde la construcción de una cerilla, hasta de un cartucho o munición en la industria militar. Es utilizada como material dieléctrico en virtud de que es aislante. [cita requerida]

En cosmética, en forma de cremas o de ungüentos, debido a las propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes de muchos de sus componentes. Otra aplicación cosmética es como depilatorio, ya que el vello se adhiere a ella y es más fácil de retirar.[cita requerida]

En el arte es la técnica de pintura conocida como encáustica utilizada desde los romanos descrita por Plinio el Viejo en el siglo I. Posiblemente tomada de Egipto donde la utilizaban para confeccionar máscaras, retratos o efigies de los faraones. En la era industrial se la utilizó para la confección de figuras en los famosos museos de cera que existen en gran parte del mundo. Son muchos los pintores que utilizaron mezclas de cera y miel en sus óleos, desde la antigüedad hasta la edad moderna. También fueron utilizadas tablillas de cera para escribir sobre ellas o para recubrir escritos.[cita requerida]

En la época medieval, se usaba para confeccionar pasta para los sellos. De tal modo llegó a extenderse el uso de éstos que Felipe el Hermoso de Francia, en una ordenanza que dio contra el lujo, editada en 1294, dispuso que «ningún burgués o escudero o clérigo no siendo prelado» pudiese usar de tales sellos. Cuanto más distinguida era la costumbre de sellar, más apreciada lo era la cera y por ello, fue objeto de regalo a los reyes. Lo sellos constituyen una industria especial de los siglos medios. Pero no fue ésta la única aplicación de la cera. Los cirios que desde bien antiguo se usaron prestan también al arte campo para embellecerlos en la Edad Media con escudos de armas. Se comprende el empleo religioso que a tales cirios darían las reales personas.[1]

Por otro lado, tenemos los exvotos de cera. En 1389, hallándose muy enfermo Carlos IV de Francia hizo voto de ofrecer a su primo Pedro de Luxemburgo que había muerto en opinión de santo, una estatua de cera de su tamaño que ejecutó Dyne Raponde. También Felipe II de Borgoña, viendo a su hijo mordido por un perro rabioso y sin que los remedios del médico contrarrestaran el mal mandó hacer en cera la imagen del niño del mismo peso que éste y la envió a la iglesia donde estaban las reliquias de San Antonio en Viena.[1]

Otra aplicación se dio también antiguamente a las efigies de cera colorida: exponerla vestida con las ropas de la persona cuando ésta había muerto como si estuviera en cuerpo presente para que sus servidores vinieran a asistirle como en vida. Se practicó tan extraña costumbre con reyes, príncipes o grandes señores hasta entrado el siglo XVII y el período que se empleaba en estos honores póstumos del finado. También parece que se emplearon figuras de cera en la Edad Media y en el siglo XVI para exorcismos.[1]

Desde el Renacimiento, se emplea la cera para la especialidad artística de la ceroplástica. Véase ceroplástica.

En la fundición es utilizada para la construcción de moldes y vaciados, tanto en forma positiva como negativa en una técnica denominada microfusión.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano del año 1898.

Enlaces externos[editar]