Mercurio (elemento)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Oro ← MercurioTalio
  Rhombohedral.svg Capa electrónica 080 Mercurio.svg
 
80
Hg
 
               
               
                                   
                                   
                                                               
                                                               
Tabla completaTabla ampliada
Hg,80.jpg
Blanco plateado Pouring liquid mercury bionerd.jpg Mercurio vertíendose en una placa de Petri
Información general
Nombre, símbolo, número Mercurio, Hg, 80
Serie química Metales de transición
Grupo, período, bloque 12, 6, d
Masa atómica 200,59 u
Configuración electrónica

Completa: 1s²2s²2p63s²3p64s²3d104p65s² 4d10 5p66s²4f145d10

Abreviada: [ Xe] 4f14 5d10 6s²
Dureza Mohs 1,5
Electrones por nivel 2, 8, 18, 32, 18, 2 (imagen)
Propiedades atómicas
Radio medio 150 pm
Electronegatividad 2,00 (Pauling)
Radio atómico (calc) 171 pm (Radio de Bohr)
Radio covalente 149 pm
Radio de van der Waals 155 pm
Estado(s) de oxidación 4, 2, 1 (levemente básico)
1.ª Energía de ionización 1007,1 kJ/mol
2.ª Energía de ionización 1810 kJ/mol
3.ª Energía de ionización 3300 kJ/mol
Propiedades físicas
Estado ordinario Líquido
Densidad 13579,04 kg/m3
Punto de fusión 234,32 K (-39 °C)
Punto de ebullición 629,88 K (357 °C)
Entalpía de vaporización 59,229 kJ/mol
Entalpía de fusión 2,295 kJ/mol
Presión de vapor 0,0002 Pa a 234 K
Varios
Estructura cristalina Romboédrica
N° CAS 7439-97-6
Calor específico 140 J/(K·kg)
Conductividad térmica 8,34 W/(K·m)
Velocidad del sonido 1407 m/s a 293,15 K (20 °C)
Isótopos más estables
Artículo principal: Isótopos del mercurio
iso AN Periodo MD Ed PD
MeV
194Hg Sintético 444 a ε 0,040 194Au
195Hg Sintético 9,9 h ε 1,510 195Au
196Hg 0,15 % Estable con 116 neutrones
197Hg Sintético 64,14 h ε 0,600 197Au
198Hg 9,97 % Estable con 118 neutrones
199Hg 16,87 % Estable con 119 neutrones
200Hg 23,1 % Estable con 120 neutrones
201Hg 13,18 % Estable con 121 neutrones
202Hg 29,86 % Estable con 122 neutrones
203Hg Sintético 46,612 d β 0,492 203Tl
204Hg 6.87 % Estable con 124 neutrones
Valores en el SI y condiciones normales de presión y temperatura, salvo que se indique lo contrario.
[editar datos en Wikidata ]

El mercurio o azogue o es un elemento químico de número atómico 80. Su nombre y símbolo (Hg) procede de hidrargirio, término hoy ya en desuso, que a su vez procede del latín hydrargyrum y de hydrargyrus, que a su vez proviene del griego hydrargyros (hydros = agua y argyros = plata). El nombre de Mercurio se le dio en honor al dios romano del mismo nombre, que era el mensajero de los dioses, y debido a la movilidad del mercurio se le comparó con este dios.

Características[editar]

Es un metal pesado plateado que a temperatura ambiente es un líquido inodoro. No es buen conductor del calor comparado con otros metales, aunque es buen conductor de la electricidad. Se alea fácilmente con muchos otros metales como el oro o la plata produciendo amalgamas, pero no con el hierro. Es insoluble en agua y soluble en ácido nítrico. Cuando aumenta su temperatura-por encima del los 40 °C - produce vapores tóxicos y corrosivos, más pesados que el aire por lo cual este se evapora, creando miles de partículas en vapor ya que estas se enfrían caen al suelo. Es dañino por inhalación, ingestión y contacto: se trata de un producto muy irritante para la piel, ojos y vías respiratorias. Es incompatible con el ácido nítrico concentrado, el acetileno, el amoníaco, el cloro y los metales.

El mercurio es un elemento anómalo en varias de sus propiedades. Es un metal noble, ya que su potencial redox Hg2+/Hg es positivo (+0,85 V), frente al negativo de Cd (-0,40 V), su vecino inmediato de grupo. Es un metal singular con algo de parecido al cadmio, pero es más semejante al oro y al talio. Es el único metal de transición líquido con una densidad tan elevada, 13,53 g/cm³; una columna de 76 cm define una atmósfera, mientras que con agua necesitamos 10m de altura. Su estado líquido en condiciones estándar nos indica que su enlace metálico es débil y se justifica por la poca participación de los electrones 6s² a la deslocalización electrónica en el sistema metálico (efectos relativistas).

Tiene la primera energía de ionización más alta de todos los metales por la misma razón anterior. Además el Hg2+ tiene muy baja entalpía de hidratación comparada con la del Zn2+ y Cd2+, con preferencia por la coordinación dos en los complejos de Hg (II), como el Au (I) isoelectrónico. Esto trae como consecuencia que los potenciales redox de aquellos sean negativos y el del mercurio sea noble (positivo). La poca reactividad del mercurio en procesos oxidativos hay que razonarla por los efectos relativistas sobre los electrones 6s² muy contraídos hacia el núcleo y por la fortaleza de su estructura electrónica de pseudogas noble. También es el único elemento del grupo que presenta el estado +I, en forma de especie dinuclear Hg22+, aunque la tendencia general a estabilizar los estados de oxidación bajos sea la contraria en los grupos de transición: formación de compuestos de Hg (I) con pares clusters Hg-Hg. Esta rica covalencia también la podemos ver en compuestos de Hg (II), donde tenemos muchos compuestos de Hg (II) que son volátiles como el HgCl2, sólido molecular con entidades Cl-Hg-Cl en sólido, vapor e incluso en disolución acuosa. Podemos destacar también la resistencia de amidas, imidas y organometálicos de mercurio a la hidrólisis y al oxígeno del ambiente, lo que nos indica gran fortaleza Hg-C. También el S y el P son átomos dadores adecuados: ligandos blandos efectivos para ácidos blandos como el Hg en estados de oxidación cero, I y II.

El estado de oxidación más alto del mercurio es el II debido a su configuración electrónica externa d10,y a que la suma de sus tres primeras energías de ionización es demasiado alta para que en condiciones estándar se generen estados de oxidación III o superiores. Sin embargo en el 2007 se ha descubierto que a bajísimas temperaturas, del orden de -260 °C (esto es la temperatura media del espacio), existe en estado de oxidación IV, pudiendo asociarse con cuatro átomos de flúor y obteniendo de tal modo ese grado de oxidación adicional, a esta forma se la denomina tetrafluoruro de mercurio (HgF4); la estructura es plano cuadrada, la de mayor estabilidad para una especie d8 procedente de un metal ''5d''. Este comportamiento es de esperar, ya que el mercurio tiene mayor expansión relativista de sus orbitales 5d con relación a sus homólogos del grupo 12, con lo que frente al flúor, el elemento más oxidante de la tabla periódica, puede en condiciones extremas generar enlaces covalentes. La posibilidad de sintetizar este fluoruro de mercurio, HgF4, fue predicha teóricamente en el 1994 de acuerdo a modelos antes indicados. Por la misma razón podemos considerar la posibilidad del estado de oxidación III para este metal, y efectivamente se ha aislado una especie compleja, en un medio especial y por oxidación electroquímica, donde tenemos el catión complejo,[Hg cyclam]3+; el cyclam es un ligando quelato que estabiliza al mercurio en este estado de oxidación raro (1,4,8,11-Tetraazaciclotetradecane= cyclam). Con todo esto, debemos concluir que el mercurio debe ser rescatado y ser incluido como metal de transición, ya que genera especies con orbitales d internos que están vacíos, por lo que tenemos energía favorable de estabilización por el campo de los ligandos, EECL.

Extracción[editar]

Mineral de mercurio.

El mineral más importante del mercurio es el cinabrio, cuyas mayores reservas mineras se encuentran en España, en la localidad de Almadén (Ciudad Real).[cita requerida] En la época del Virreinato del Perú, la mina más importante de mercurio fue la mina Santa Bárbara en Huancavelica, ciudad hermanada con Almadén.

Compuestos[editar]

Las sales más importantes son:

Complejos[editar]

A tenor de la estructura electrónica del mercurio y de sus especies oxidadas normales debemos descartar la EECL ( energía de estabilización del campo de los ligandos) para los correspondientes complejos, ya que los orbitales 5d definen un conjunto muy estable mecanocuántico con todos los orbitales llenos 5d10. Por ello, debemos esperar cierta flexibilidad en la geometría de sus compuestos de coordinación, y para el Hg (II) se prefiere la coordinación "2+4", octaédrica distorsionada, o el caso extremo de unión a solo dos ligandos en disposición lineal. Esto se puede razonar fácilmente si implicamos a los efectos relativistas que se ejercen sobre el conjunto orbital 5d10: si dos ligandos se acercan por un eje, por ejemplo el z, las repulsiones mutuas de los electrones de los ligandos y los electrones del metal generan en el plano xy una gran expansión de carga en el entorno del mercurio, tipo "donut", dado el carácter potencialmente expansivo de los orbitales 5d del mercurio, sobre todo cuando se acercan átomos dadores para unirse al centro metálico. Por ello, para el Hg (II) tenemos generalmente coordinación octaédrica distorsionada con dos enlaces cortos y cuatro largos, o bien enlaces lineales L-Hg-L, que es una coordinación bien preferida para el Hg (II). En conclusión el Hg (II) exhibe coordinaciones de 2 a 6, con predilección por las coordinaciones bajas.

El Hg (II) forma complejos con ligandos dadores de N, P y S, pero se resiste a formar complejos con los dadores de O; también genera complejos muy estables con Cl, Br, I como corresponde a un catión blando. La estabilidad de los complejos de Hg (II) es mayor que la de los otros dos elementos de su grupo, Zn y Cd, porque además de enlaces σ con hibridaciones adecuadas del metal intervendrán enlaces π por la mayor expansión de los 5d del mercurio (efectos relativistas), que inyectan carga a los d vacíos de los ligandos: se creará un sistema resonante que es compatible con la asociación cuántica del subnivel lleno 5d10, reforzando a la vez los enlaces M-L por retrodonación. Esto es inusual, puesto que los iones más pequeños forman normalmente los mejores complejos. No se conocen complejos con ligandos π, como CO, NO o alquenos. Los complejos de Zn son incoloros, pero los de Hg y en menor extensión los de Cd, son coloreados debido a la transferencia de carga del metal al ligando (absorciones de transferencia de carga), y del ligando al metal que es más patente en el mercurio de acuerdo a lo indicado antes (expansión 5d>4d).

La mayoría de los complejos de Hg (II) son octaédricos distorsionados, con dos enlaces cortos y cuatro enlaces largos. El caso extremo de esta distorsión es la formación de solo 2 enlaces, ejemplo de esto son los compuestos Hg(CN)2 y Hg(SCN)2, y el complejo [Hg(NH3)2]Cl2; este último contiene el ion lineal [H3N-Hg-NH3]2+. El Hg (II) también forma complejos tetraédricos como [Hg(SCN)4]2- y el K2[HgI4]. Este último es el denominado reactivo de Nessler’s para la determinación de amoníaco en disolución; se detectan concentraciones tan bajas como 1ppm y se forma un precipitado amarillo o marrón, [Hg2NI.H2O] (unidades {Hg2N}+ que dan entorno tetraédrico de Hg para el N y lineal para el Hg (II), catión polimérico con estructura 3D de tipo cuprita, Cu2O, o bien anti-β-cristobalita.

Otros ejemplos de complejos de Hg (II) donde podemos apreciar diferentes entornos de coordinación:

  • lineal: [Hg (py)2]2+, el ligando, py, es la piridina
  • planotriangular: [HgX3]-, siendo X = Cl, Br, I
  • tetraédrico: [HgI4]2-; [Hg (en)2]2+; en, es la etilendiamina-ligando quelato, y cada una conecta por dos sitios al mercurio.
  • octaédrico: [Hg (en)3]2+

Aplicaciones[editar]

El mercurio se usa en aparatos meteorológicos (termómetros, barómetros), pero dada su toxicidad y la irrupción de aparatos digitales está en desuso; está prohibido en la Unión Europea.

Su uso más antiguo fue en alquimia para ser ingerido; el primer emperador chino, por superstición, lo usaba como medicina, pero eso solo deterioró su salud física y mental en lugar de mejorarla. Se creía tal cosa porque es una sustancia líquida y a la vez metálica (como hierro fundido), de ahí sus atribuciones mágicas. En realidad es una sustancia venenosa para los seres humanos, animales y el medio ambiente en general.

Precauciones[editar]

Transporte[editar]

Se transporta en estado líquido, código europeo del A.D.R.: 8, 66, c. Los contenedores deben cerrarse herméticamente. Se pueden emplear contenedores de acero, acero inoxidable, hierro, plásticos, vidrio, porcelana. Deben evitarse los contenedores de plomo, aluminio, cobre, estaño y zinc.

Almacenar en áreas frías, secas, bien ventiladas, alejadas de la radiación solar y de fuentes de calor y/o ignición, ya que a temperaturas mayores de 40 °C produce vapor. Debe estar alejado de ácido nítrico concentrado, acetileno y cloro. Debe almacenarse en recipientes irrompibles de materiales resistentes a la corrosión y que sean compatibles.

Manchas[editar]

Dado que el mercurio debe ser almacenado a una temperatura que no sobrepase los 40 °C pues es vaporizable, es posible sacar una mancha de alguna joya colocándola en la llama de un mechero y después pulir. Si la mancha es muy grande puede introducirse la joya en ácido nítrico concentrado o ácido sulfúrico concentrado (la joya debe ser de oro o platino de lo contrario se disolverá). Los ácidos reaccionan con el mercurio (Hay que tener en cuenta que estas reacciones son exotérmicas y liberan vapores tóxicos).

Etiquetado[editar]

De acuerdo a la legislación de la Unión Europea en el etiquetado deben incorporarse las frases R: R 23 ("Tóxico por inhalación") y R 33 ("Peligro de efectos acumulativos"). También deben incorporarse las frases S: S 1/2 ("Consérvese bajo llave y manténgase fuera del alcance de los niños"), S 7 ("Manténgase el recipiente bien cerrado") y S 45 ("En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico (si es posible, muéstrele la etiqueta)").

Efectos en el organismo[editar]

El sistema nervioso es muy sensible a muchas de las formas de mercurio. El metilmercurio y los vapores de mercurio metálico son más nocivos que otras formas, ya que más mercurio llega al cerebro en estas formas. La exposición a altos niveles de mercurio metálico, inorgánico, u orgánico puede dañar permanentemente el cerebro, los riñones y al feto en desarrollo. Efectos sobre el funcionamiento del cerebro: irritabilidad, timidez, temblores, cambios en los problemas de visión o audición, y en la memoria.

La exposición a corto plazo a altos niveles de vapores de mercurio puede causar efectos que incluyen daño a los pulmones, náuseas, vómitos, diarrea, aumento de la presión arterial o del ritmo cardíaco, erupciones en la piel, e irritación ocular. Ya que el mercurio y la mayor parte de sus compuestos son extremadamente tóxicos y son generalmente manejados con cuidado, en casos de derrames de mercurio (como el de algunos termómetros o tubos fluorescentes) los procedimientos específicos de limpieza se utilizan para evitar la exposición a sustancias tóxicas, en esencia, se recomienda combinar físicamente más gotas pequeñas sobre superficies duras, combinándolos en un solo grupo más grande para facilitar la extracción mediante el uso de un gotero, o empujando en un recipiente desechable. Las aspiradoras y escobas no deben ser utilizadas debido a que causan una mayor dispersión del mercurio. Posteriormente, el polvo de azufre, polvo de zinc, o algún otro elemento que forme fácilmente una amalgama (aleación) con el mercurio (por ejemplo, finamente dividido Cu o Bi) a temperaturas ordinarias se rocía sobre el área y posteriormente se recoge y se elimina correctamente. Una limpieza de superficies porosas y prendas de vestir no es eficaz para eliminar todos los rastros de mercurio y lo que es aconsejable es descartar este tipo de elementos que puedan haber estado expuestos a un derrame de mercurio.

El mercurio puede ser inhalado y absorbido a través de la piel y las mucosas, por lo que los contenedores de mercurio deben estar bien sellados para evitar derrames y evaporación. El calentamiento de mercurio, o compuestos de mercurio que pueden descomponerse cuando se calientan, se realiza siempre con una ventilación adecuada para evitar la exposición a vapores de mercurio. Las formas más tóxicas de mercurio son sus compuestos orgánicos, tales como dimetilmercurio y el metilmercurio. Sin embargo, los compuestos inorgánicos, como el cinabrio son también altamente tóxicos por ingestión o inhalación en polvo. El mercurio puede causar intoxicación aguda y crónica.

La exposición ocupacional[editar]

Debido a los efectos de salud de la exposición al mercurio, los usos industriales y comerciales se rigen en muchos países. La Organización Mundial de la Salud, OSHA y NIOSH ordenan que todo el mercurio se debe tratar como un riesgo laboral, y han establecido límites específicos de exposición ocupacional. Las emisiones al medio ambiente y eliminación del mercurio están reguladas en los Estados Unidos principalmente por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

Estudios de casos y controles han mostrado efectos tales como temblores, deterioro de las habilidades cognitivas y trastornos del sueño en trabajadores con exposición crónica a vapores de mercurio, incluso a bajas concentraciones en el rango de 0.7 hasta 42 μg/m³. Un estudio ha demostrado que la exposición aguda (4-8 horas) para calcular los niveles de mercurio elemental de 1,1 a 44 mg/m³ como resultado causa dolor en el pecho, disnea, tos, hemoptisis, alteración de la función pulmonar y síntomas de neumonitis intersticial por la exposición aguda al vapor de mercurio. Se ha demostrado para dar lugar a profundos efectos del sistema nervioso central, incluyendo reacciones psicóticas se caracteriza por el delirio, alucinaciones y tendencias suicidas. La exposición ocupacional ha dado lugar a trastornos funcionales de amplio alcance, incluyendo eretismo, irritabilidad, nerviosismo, timidez excesiva, y el insomnio. Con la exposición permanente, un temblor fino se desarrolla y puede escalar a violentos espasmos musculares. El temblor consiste en primer lugar las manos y luego se extiende a los párpados, los labios y la lengua. A largo plazo, la exposición de bajo nivel se ha asociado con síntomas más sutiles de eretismo, incluyendo la fatiga, irritabilidad, pérdida de memoria, sueños vívidos, y la depresión.

Tratamiento[editar]

La investigación sobre el tratamiento de la intoxicación por mercurio es limitado. Actualmente los fármacos disponibles para el envenenamiento mercurial agudo incluyen quelantes de N-acetil-D, L-penicilamina (NAP), British Anti-Lewisita (BAL), el ácido 2,3-dimercapto-1-propanosulfónico (DMPS) y el ácido dimercaptosuccínico (DMSA) . En un estudio pequeño, entre ellos 11 trabajadores de la construcción expuestos a mercurio elemental, los pacientes fueron tratados con DMSA y del PAN. La terapia de quelación con ambos fármacos como resultado la movilización de una pequeña fracción del total estimado de mercurio del cuerpo. DMSA fue capaz de aumentar la excreción de mercurio en una medida superior a PAN.

Daños al feto[editar]

Los efectos nocivos del mercurio que pueden ser transmitidos de la madre al feto, e incluyen daño cerebral, retraso mental, falta de coordinación, ceguera, convulsiones e incapacidad para hablar. Los niños con envenenamiento por mercurio pueden desarrollar problemas en sus sistemas nervioso y digestivo y daños renales.

Pescado[editar]

Los pescados y mariscos tienen una tendencia natural a concentrar el mercurio en sus cuerpos, a menudo en forma de metilmercurio, un compuesto orgánico de mercurio altamente tóxico. Las especies de peces que son altos en la cadena alimentaria, como el tiburón, pez espada, caballa, atún blanco, y blanquillo contienen mayores concentraciones de mercurio que otros. Como el mercurio y el metilmercurio son solubles en grasa, se acumulan principalmente en las vísceras, aunque también se encuentran en todo el tejido muscular. Cuando este pescado es consumido por un depredador, el nivel de mercurio se acumula. Dado que los peces son menos eficientes en la depuración que en la acumulación de metilmercurio, la concentración de mercurio de los tejidos aumenta con el tiempo. Así, las especies que están altas en la cadena alimentaria acumulan una carga corporal de mercurio que puede ser diez veces mayor que la de las especies que consumen. Este proceso se denomina biomagnificación. El envenenamiento por mercurio ocurrido de esta manera en Minamata, Japón, ahora se llama la Enfermedad de Minamata.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • COTTON, F.A.; WILKINSON, G.; MURILLO, C.A.; BOCHMAN, M. “Advanced Inorganic Chemistry: A Comprehensive Text”, 6th Ed., Wiley & Sons, 1999.
  • GREENWOOD, N.N. & EARNSHAW, A. “Chemistry of the Elements”,2.ª ed., Butterworth-Heinemann, 1997.
  • HOLLEMAN, A.F.& WIBERG, EGON. “Inorganic Chemistry”, Academic Press, 2001.
  • HOUSECRAFT, C.E. & SHARPE, A.G. “Química Inorgánica”, 2.ª ed., Pearson Prentice Hall, 2006.

Enlaces externos[editar]