Inmigración italiana en Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera de Italia Italianos en Uruguay Bandera de Uruguay
Italiani in Uruguay
Flag of Uruguay and Italy.svg
Combinación de las banderas uruguaya e italiana
Otros nombres Tanos, ítalo-uruguayos
Regiones de origen Sur, norte y centro de la península[1]
Población censal 115.000 (personas con nacionalidad italiana residentes en Uruguay)[2]
Descendencia estimada Entre 1.000.000[3]​ y 1.500.000[2]​ (uruguayos de ascendencia italiana)
Idiomas Español rioplatense, italiano, otras lenguas de Italia
Religiones Cristianismo (predomina el catolicismo)
Migraciones relacionadas Italianos, Italianos en Argentina, Italianos en Brasil
Asentamientos y comunidades activas
1.º Flag of Montevideo Department.png Montevideo [1]
2.º Flag of Paysandú Department.svg Paysandú [1]
3.º Resto de Uruguay

La inmigración italiana en Uruguay se refiere a uno de los movimientos migratorios más numeroso que recibió Uruguay. La población italiana, junto a la española, formó la columna vertebral de lo que actualmente es la sociedad uruguaya. Al igual que la de su país vecino, Argentina, la cultura uruguaya expone similitudes importantes con la cultura italiana; en términos de lenguaje, costumbres y tradiciones.[4]​ Los emigrantes italianos comenzaron a llegar en grandes números a Uruguay en los años 1840[5][4]​ y esta corriente migratoria continuó hasta los años 1960.

Un italo-uruguayo es un ciudadano uruguayo de ascendencia italiana, completa o parcial. 115 000 ciudadanos uruguayos poseen la ciudadanía italiana. Las fuentes oficiales italianas estiman que alrededor de un millón de personas tiene algún grado de ascendencia italiana,[3]​ si bien en una nota periodística de 2017 esa suma alcanza el millón y medio —el 40% de la población total de Uruguay—.[2]​ Fuera de Italia, Uruguay es el país con mayor porcentaje de italianos en el mundo.[6]

Historia[editar]

Época colonial y primeros inmigrantes[editar]

En el año 1527 el explorador veneciano Sebastiano Caboto —conocido en castellano como Sebastián Gaboto— fundó San Lázaro, el primer asentamiento europeo del Rio de la Plata.[7][8][9]​ Los primeros italianos llegaron a la colonia española en el siglo dieciséis. Estos eran, principalmente, ligures de la República de Génova, que trabajaban en barcos mercantes transoceánicos. El primer poblador de Montevideo fue el genovés Giorgio Borghese —Jorge Burgues en castellano—, quien llegó desde Buenos Aires y construyó él mismo una casa de piedra en una estancia donde crio ganado antes de que se fundara la ciudad.[10]

El número comenzó a aumentar en el siglo diecinueve, a partir del año 1830, después de que se eliminaron las trabas impuestas a la inmigración durante la época colonial,[11]​ lo que además coincidió con la situación política en Argentina que impedía la inmigración.[12]​ Esos primeros inmigrantes se ubicaron en la periferia de Montevideo y eran, en su mayoría, agricultores de Piamonte, quienes llegaron a un Uruguay en ese entonces sin desarrollo industrial, con extensa ganadería pero poca explotación agrícola. Hacia el año 1842 se estimaba que la colonia era de 7945 italianos, predominando los lombardos, dedicados a la agricultura o a servicios domésticos, y también contando con la presencia de marinos genoveses que se dedicaban al comercio de mercaderías italianas.[12][13]​ Hasta el año 1943 los italianos eran el 25 % de los inmigrantes en Uruguay —detrás de los franceses y los españoles—.[14]​ Posteriormente, arribó un importante número de pobladores de Cerdeña y durante la Guerra Grande varios italianos participaron en la defensa de la región liderados por Giuseppe Garibaldi.[11]​ Se refirió al movimiento político que unía a muchos residentes del Río de la Plata con Garibaldi como corriente garibaldina. Como reconocimiento, hubo muchos tributos en su memoria, incluida una avenida con su nombre, un monumento en la ciudad de Salto y el Hospital Italiano de Buenos Aires. Durante este periodo, aparecieron en Montevideo tres diarios en italiano, destacándose El Legionario Italiano, publicado entre 1844 y 1846.[4]​ La tendencia migratoria empezó a cambiar desde la Guerra Grande, cuando los italianos —junto a los españoles— se ubicaron en el primer lugar en cuanto a número de inmigrantes.[14]

Los principales puertos de partida se ubicaban en Génova, Savona, Livorno, Palermo y Nápoles. Las travesías en buque a vapor llevaban alrededor de treinta días, mientras que los trayectos en barcos a vela duraban unos cincuenta días.[15]​ En 1850 la población extranjera de Montevideo era del 48 %, de los cuales 10 000 eran italianos.[16]​ Tras la Unificación de Italia, en 1865 se reactivó la llegada de italianos, facilitada por leyes establecidas en los años 1853 y 1858 que favorecían la inmigración a Uruguay.[11]​ Durante este periodo la inmigración aumentaba año a año de forma ininterrumpida;[17]​ en 1868 se registró la llegada de 8039 italianos, en su mayoría napolitanos y genoveses.[18]

Consolidación de la inmigración[editar]

En la década de los setenta la ola de inmigrantes hacia el puerto de Montevideo alcanzó su pico más alto y años más tarde fue seguida de un descenso, coincidiendo con la agitación económica y política que sufría el Río de la Plata a fines del siglo XIX. Los registros marcan que entre los años 1875 y 1890 se produjo la mayor corriente inmigratoria en Uruguay, en este período entraron al país miles y miles de españoles e italianos, principalmente los segundos. Luego disminuyó gradualmente debido a la preferencia por otros destinos como, por ejemplo, los Estados Unidos.[19]​ Hacia 1885 los italianos formaban casi la tercera parte de la población total de Montevideo.[4]​ Un censo de 1889 indicó que los italianos eran casi el 50 % de la población extranjera de Montevideo.[13]

Los italianos que emigraron a Uruguay en el siglo diecinueve trabajaban principalmente en la construcción, el comercio y la agricultura. Algunos de sus descendientes lograron adentrarse en la política y los negocios. Francisco Piria, hijo de inmigrantes genoveses, se transformó en uno de los principales fabricantes del país, e incluso creó un balneario que todavía lleva su nombre, Piriápolis.

Siglo veinte[editar]

Entre fines del siglo diecinueve y principios del siglo veinte, se dio la tercera oleada inmigratoria proveniente de Italia. Los italianos que llegaron durante este período, como también los que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial, contribuyeron significativamente a la arquitectura y gastronomía uruguaya. En este período se fundó el Hospital Italiano de Montevideo, llamado Ospedale italiano Umberto I en honor a Humberto I de Italia.

Si bien en el siglo XX la emigración italiana siguió descendiendo, en 1976 los uruguayos de ascendencia italiana eran cerca de un millón trescientos mil (más del 40 % de la población total; incluyendo a los ítalo-argentinos residentes en Uruguay).[20]​ La mayor concentración se encuentra en Montevideo y en Paysandú (donde alrededor del 65 % de los habitantes son de origen italiano).[1]

Presidencia de Gabriel Terra y Baldomir Ferrari[editar]

El periodo de los años 1930 fue cuando la comunidad italiana alcanzó mayor importancia en la sociedad uruguaya. Coincidió con el ascenso al poder de los ítalouruguayos Gabriel Terra desde 1931 a 1938 y su sucesor Alfredo Baldomir Ferrari de 1938 a 1943. Terra construyó la represa hidroeléctrica Rincón del Bonete en el Río Negro, financiada principalmente por el gobierno italiano durante los años de las presidencias de Terra y Baldomir. Terra admiraba abiertamente el fascismo italiano y trataba de imitar algunas características y políticas corporativas.[21]

En Montevideo, por ejemplo, había un grupo político fascista con 1200 miembros, 150 voluntarios ítalouruguayos participaron en la conquista italiana de Etiopía en 1936. El presidente uruguayo obtuvo soportes esconómicos de Mussolini (y Hitler) para construir la represa del Río Negro, creando así el lago artificial más grande de Sudamérica.[22]​ Además, Terra potenció el comienzo del proceso de industrialización con los medios de las empresas italianas.

El diplomático italiano Serafino Mazzolini dijo que Mussolini consideraba a Uruguay como el estado "más italiano" de las Américas, con el cual hacer posibles alianzas políticas y étnico-raciales.[23]​ El idioma italiano ganó considerable importancia en Montevideo durante esos años y su estudio se volvió obligatorio en la secundaria en 1942, bajo la presidencia de Baldomir Ferrari.

Características de la comunidad italiana[editar]

La cantidad de emigrantes italianos en Uruguay desde la independencia hasta los años 1960 es de al menos 350.000. A través de las generaciones han sido una importante contribución a la población uruguaya, se estima que más de un tercio de la población total tiene un apellido italiano.

Las características de la emigración cambiaron según los diferentes periodos. Durante las primeras dos décadas entre 1830 y 1850, cuando llegaron al menos 20.000 inmigrantes, estos eran casi todos provenientes de Piamonte y Liguria. En la siguiente década, arribó a Montevideo un número de italianos igual de numeroso (25.000 emigraron de Lombardía y Cerdeña). Durante los año 1860 y 1870, ingresó la misma población del noroeste y Livorno, y también de sur y garibaldinos, un total de 90.000 italianos. Las últimas décadas del siglo diecinueve y principios del veinte estuvieron caracterizadas por la emigración en masa estimulada por la propaganda, 110.000 italianos desembarcaron en la proletaria Montevideo, generalmente poco calificados y analfabetos. En el siglo veinte, después de la Primera Guerra Mundial, ingresó al país un número mayormente calificado de italianos, aproximadamente 15.000.

De los italianos que emigraron a Uruguay el 49% provenía del norte de la península, 17% de las regiones centrales y 34% del sur. Las regiones de origen eran, principalmente: Campania, con 5.231 residentes (16% del total), Lombardía (5.029), Piamonte (4.250), Lazio (3.353) y Liguria (3.018).

En 2010 los ciudadanos italianos (incluyendo los uruguayos de doble ciudadanía) residentes en Uruguay eran 111.356.[24]​ La comunidad italiana cuenta con una alta estima por la población uruguaya, además de haber marcado un poceso de italianización de la sociedad, especialmente en la cocina local (por ej. salsa caruso) y el dialecto local (como el lunfardo, que posiblemente deriva de la palabra "Lumbarda" de los inmigrantes de Lombardía).

Fuera de Montevideo, aunque la influencia italiana fue más aislada (solo el 27% de los ítalouruguayos residen fuera de la capital), existen diferentes comunidades italianas, como por ejemplo La Paz, en el departamento de Colonia, conocida como Colonia Piamontesa, y Colonia Valdense; se fundaron varios centros culturales.

Alfredo Baldomir Ferrari, presidente de Uruguay, en 1942 decretó el estudio obligatorio del idioma italiano en las escuelas secundarias. El departamento de Paysandú, cercano a la frontera con Argentina, tuvo una gran influencia italiana, y se estima que el 60% de su población (de 80.000 habitantes) es de origen italiano.

En el año 2006, el Consejo de Educación Secundaria decidió suprimir el estudio del idioma italiano, lo que generó críticas.[25]

Según un estudio realizado en 1992, el 38% de los uruguayos lleva en primer lugar un apellido de origen italiano.[4]

Ítalo-uruguayos en la cultura[editar]

Varios ítalo-descendientes llegaron a ser presidentes de la república, entre ellos: Rafael Addiego Bruno, Alberto Demicheli, Alfredo Baldomir Ferrari, José Serrato, Tomás Berreta, Julio María Sanguinetti y José Mujica Cordano.

Innumerables escritores de prestigio son de origen italiano, como Delmira Agustini, Mario Benedetti y Juan Carlos Onetti, entre otros.

Músicos y compositores como Antonio Mastrogiovanni, Jorge Bonaldi, Andrés Stagnaro y Daniel Viglietti.

Pintores: Pedro Figari, entre otros

En 2009, María Lucía Cardarello Rebellato, nacida en Canelones, ganó la medalla de oro en el concurso de descendientes de italianos Regina Italia nel Mondo.[26]

Referencias[editar]

  1. a b c d Baráibar, Carlos (20 de junio de 2014). «Historia de las publicaciones italianas en Uruguay». La República. Consultado el 19 de agosto de 2017. 
  2. a b c Barquet, Paula (15 de abril de 2017). «"Rabbia" italiana: la odisea por un pasaporte». El País. Consultado el 19 de agosto de 2017. 
  3. a b «Italiani nel Mondo: diaspora italiana in cifre» (en italiano). Migranti Torino. 30 de abril de 2004. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2008. Consultado el 15 de julio de 2013. 
  4. a b c d e Pi Hugarte, Renzo (9 de octubre de 2001). «Elementos de la cultura italiana en la cultura del Uruguay». Unesco.org.uy. Archivado desde el original el 21 de agosto de 2017. Consultado el 20 de agosto de 2017. 
  5. Tron, Ernesto; Ganz, Emilio H (1958). Historia de las colonias valdenses sudamericanas en su primer centenario, 1858-1958 (Librería Pastor Miguel Morel edición). 
  6. «Periodista uruguayo quiere ser diputado en Italia». El Eco Digital. 23 de febrero de 2018. Consultado el 28 de abril de 2018. 
  7. «Un tour por el puerto de Gaboto». El País. 12 de junio de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  8. «Localizan en ríos San Salvador y Uruguay primer asentamiento europeo fundado por Sebastián Gaboto». LARED21. 12 de junio de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  9. «Gaboto se instaló en costa de Soriano hace 500 años». El País. 12 de mayo de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  10. Maggi, Carlos (24 de agosto de 2008). «La Paloma, la historia y el futuro». El País. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  11. a b c Arocena y Aguiar, 2007, p. 38
  12. a b Adamo, 2007, pp. 11-12
  13. a b Oddone, Juan A.. «Fuentes uruguayas para la historia de la inmigración italiana». Tel Aviv University. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  14. a b Adamo, 2007, p. 17
  15. Adamo, 2007, pp. 18-19
  16. Adamo, 2007, p. 16
  17. Adamo, 2007, p. 20
  18. Adamo, 2007, p. 25
  19. Cenni Storici sugli Italiani in Uruguay
  20. Favero, Luigi e Tassello, Graziano. Cent'anni di emigrazione italiana (1876-1976) p.86
  21. Uruguay en la era del fascismo
  22. La diplomazia italiana in Sudamerica negli anni trenta.
  23. Rossi, Gianni. Mussolini e il diplomatico: la vita e i diari di Serafino Mazzolini p. 85-92
  24. Statistiche ufficiali del Governo Italiano
  25. Notargiovanni, Caterina (27 de octubre de 2006). «Italia en la sangre pero en el liceo no». El País (Uruguay). Consultado el 13 de agosto de 2013. 
  26. «La descendiente de italianos, más linda del Uruguay; es canaria». 27 de octubre de 2006. Consultado el 27 de agosto de 2013. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Referencias externas[editar]