Inmigración italiana en Uruguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bandera de Italia Italianos en Uruguay Bandera de Uruguay
Italiani in Uruguay
Flag of Uruguay and Italy.svg
Combinación de las banderas uruguaya e italiana
Otros nombres Tanos, ítalo-uruguayos
Regiones de origen Sur, norte y centro de la península[1]
Población censal 122 000 (personas con nacionalidad italiana residentes en Uruguay)[2]
Descendencia estimada Entre 1 000 000[3]​ y 1 500 000[4]​ (uruguayos de ascendencia italiana)
Idiomas Español rioplatense, italiano, otras lenguas de Italia
Religiones Cristianismo (predomina el catolicismo)
Migraciones relacionadas Italianos, Italianos en Argentina, Italianos en Brasil
Asentamientos y comunidades activas
1.º Coat of arms of Montevideo Department.png Montevideo [1]
2.º Coat of arms of Paysandú Department.png Paysandú [1]
3.º Resto de Uruguay

La inmigración italiana en Uruguay se refiere a uno de los movimientos migratorios más numeroso que recibió Uruguay. La población italiana, junto a la española, formó la columna vertebral de lo que actualmente es la sociedad uruguaya. Al igual que la de su país vecino, Argentina, la cultura uruguaya expone similitudes importantes con la cultura italiana; en términos de lenguaje, costumbres y tradiciones.[5]​ Los emigrantes italianos comenzaron a llegar en grandes números a Uruguay en los años 1840[6][5]​ y esta corriente migratoria continuó hasta los años 1960.

Un ítalo-uruguayo es un ciudadano uruguayo de ascendencia italiana, completa o parcial. 115 000 ciudadanos uruguayos poseen la ciudadanía italiana. Las fuentes oficiales italianas estiman que alrededor de un millón de personas tiene algún grado de ascendencia italiana,[3]​ si bien en una nota periodística de 2017 esa suma alcanza el millón y medio —el 40% de la población total de Uruguay—.[4]​ Fuera de Italia, Uruguay es el país con mayor porcentaje de italianos en el mundo.[7]

Historia[editar]

Época colonial y primeros inmigrantes[editar]

En el año 1527 el explorador veneciano Sebastiano Caboto —conocido en castellano como Sebastián Gaboto— fundó San Lázaro, el primer asentamiento europeo del Rio de la Plata.[8][9][10]​ Los primeros italianos llegaron a la colonia española en el siglo xvi. Estos eran, principalmente, ligures de la República de Génova, que trabajaban en barcos mercantes transoceánicos. El primer poblador de Montevideo fue el genovés Giorgio Borghese —Jorge Burgues en castellano—, quien llegó desde Buenos Aires y construyó él mismo una casa de piedra en una estancia donde crio ganado antes de que se fundara la ciudad.[11]​ Ya entrado el siglo xix se iniciaron las relaciones entre Uruguay y el Reino de Cerdeña, firmándose posteriormente algunos tratados de comercio y navegación.[12]​ Tras las revoluciones de 1820 y 1830 en Italia, algunos revolucionarios escaparon hacia América procedentes del Piamonte, la Ciudad del Vaticano y regiones del Mezzogiorno.[13]​ El número de inmigrantes comenzó a aumentar a partir del año 1830, después de que se eliminaron las trabas impuestas a la inmigración durante la época colonial,[14]​ lo que además coincidió con la situación política en Argentina que impedía la inmigración.[15]

El militar italiano Giuseppe Garibaldi triunfó en la Batalla de San Antonio que tuvo lugar en el departamento de Salto en 1846

En 1835 vivían en Montevideo dos mil ciudadanos del Reino de Cerdeña y dos años más tarde se registraron más de dos mil quinientos.[16][17]​ Esos primeros inmigrantes se ubicaron en la periferia de Montevideo y eran, en su mayoría, agricultores de Piamonte, quienes llegaron a un Uruguay en ese entonces sin desarrollo industrial, con extensa ganadería pero poca explotación agrícola. Hacia el año 1842 se estimaba que la colonia era de 7945 italianos, predominando los lombardos, dedicados a la agricultura o a servicios domésticos, y también contando con la presencia de marinos genoveses que se dedicaban al comercio de mercaderías italianas.[15][18]​ Hacia el año 1843 los italianos eran el 25 % de los inmigrantes en Uruguay —detrás de los franceses y los españoles—.[19]​ Los resultados de un censo policial de ese año arrojaron que en Montevideo vivían 6376 italianos y —de acuerdo con el cónsul Luigi Petich— en esa etapa (1836-1842) los italianos eran casi ocho mil.[20][17]​ Durante este periodo, aparecieron en Montevideo tres diarios en italiano, destacándose El Legionario Italiano, publicado entre 1844 y 1846.[5]​ Posteriormente, arribó un importante número de pobladores de Cerdeña y durante la Guerra Grande varios italianos participaron en la defensa de la región liderados por Giuseppe Garibaldi.[14]​ Para integrar las filas de la Legione Italiana de Garibaldi se embarcaron en enero de 1851 desde Génova unos cien ex militares voluntarios italianos y una minoría de tesinos y húngaros.[21]​ Se refirió al movimiento político que unía a muchos residentes del Río de la Plata con Garibaldi como corriente garibaldina. Como reconocimiento, hubo muchos tributos en su memoria, incluida una avenida con su nombre y monumentos en Montevideo y Salto.[22][23]​ La tendencia migratoria empezó a cambiar desde la Guerra Grande, cuando los italianos —junto a los españoles— se ubicaron en el primer lugar en cuanto a número de inmigrantes.[19]

Los principales puertos de partida se ubicaban en Génova, Savona, Livorno, Palermo y Nápoles. Las travesías en buque a vapor llevaban alrededor de treinta días, mientras que los trayectos en barcos a vela duraban unos cincuenta días.[24]​ En 1850 la población extranjera de Montevideo era del 48 %, de los cuales 10 000 eran italianos.[25]​ En 1856 los valdenses llegaron al departamento de Florida, desde donde se trasladaron a Colonia alrededor de 1858.[26]​ En dicho departamento fundaron Colonia Piamontesa y más tarde Colonia Valdense.[27]​ Tras la Unificación de Italia, en 1865 se reactivó la llegada de italianos, facilitada por leyes establecidas en los años 1853 y 1858 que favorecían la inmigración a Uruguay.[14]​ Algunos inmigrantes eran producto de movimientos migratorios que previamente se habían dado en Europa, como es el caso de los ciudadanos nacidos en Gibraltar, hijos o nietos de ligures.[28]​ Fue a principios de la década de 1860 cuando comenzó a crecer el número de inmigrantes, en su mayoría ligures, lombardos y piamonteses, y más tarde también se registró la llegada de trabajadores provenientes del sur de la península, principalmente de Basilicata y Campania.[12]​ Durante este periodo la inmigración aumentaba año a año de forma ininterrumpida;[29]​ en 1868 se registró la llegada de 8039 italianos, en su mayoría napolitanos y genoveses.[30]

Carteles publicitarios de los años 1892 (arriba) y 1927 (abajo) de la Navigazione Generale Italiana anunciando viajes hacia América, incluyendo Montevideo.

Como consecuencia de la situación económica que atravesaba Italia y el gran número de emigrantes, varios agentes se dedicaron a embarcarlos a América para su beneficio propio, cobrando comisiones por cada uno de los emigrantes transportados. Tales condiciones llevaron a enrolamientos masivos y fueron comparadas con el tráfico negrero por el historiador Juan Oddone.[31]​ Según Oddone los agentes transportaban «marginales, prófugos, políticos, desertores o renuentes al servicio militar, enfermos y defectuosos no admitidos por las vías regulares; niños exportados y vendidos como mercancías, deudores fallidos, prostitutas» hacia el otro lado del océano.[32]​ En algunos casos se vendían en Italia pasajes para barcos a vapor que luego resultaban ser embarcaciones a vela; en otras ocasiones los boletos vendidos a los emigrantes hacia el Río de la Plata solamente cubrían el traslado hacia Marsella, donde se los abandonaba, y no era inusual que emigrantes con destino a Montevideo terminaran desembarcando en Nueva York.[33]​ Solamente en Génova funcionaron, entre 1860 y 1870, alrededor de ciento treinta compañías navieras dedicadas al transporte de inmigrantes al Río de la Plata.[34]​ El escritor y político Cristoforo Negri llegó a afirmar: «El Plata es nuestra Australia».[35]

Consolidación de la inmigración[editar]

En la segunda mitad del siglo xix en Uruguay se produjo el mayor porcentaje de crecimiento poblacional de Sudamérica: la población en el país se multiplicó casi por siete entre 1850 y 1900, gracias a la inmigración, mayoritariamente italiana.[36]​ El historiador argentino Fernando Devoto identificó el tercer cuarto del siglo xix como la «época de oro de la emigración italiana en Uruguay».[37]​ Hacia 1870 el número de italianos en Uruguay era de entre sesenta y setenta mil;[38][39]​ no solo se ubicaban en la capital sino también en el interior del país: en la ciudad de Mercedes unos seis mil se dedicaban al comercio, en Paysandú eran dos mil y se dedicaban al cabotaje naval y a la agricultura, mientras que en Salto eran la mitad dentro de una población total de nueve mil personas. Los napolitanos solían desempeñar tareas más rusticas, adaptándose al estilo de vida del campo, en cambio, según observó el vicecónsul en ese entonces, Luigi Petich, los genoveses hacían valer su «instinto mercantil» y su «vocación marítima» en el litoral.[38]

Entre 1870 y 1872, debido a los daños sufridos por los trabajadores italianos como consecuencia de la Revolución de las Lanzas, se produjeron momentos de tensión diplomática entre Italia y Uruguay. En ese entonces, el ministro italiano Della Croce se refirió al asunto: «los extranjeros son los solos que vienen a fertilizar sus suelos, los únicos que sufren más que los otros de las continuas guerras civiles y de la constante amenaza que, por obra solamente de los nacionales, azotan desgraciadamente estas comarcas». En 1873 la firma de un acuerdo diplomático entre ambas partes subsanó los reclamos de los trabajadores italianos.[40]​ Coincidiendo con la agitación económica y política que sufría la región, se produjo un descenso en la llegada de inmigrantes italianos.[41]​ De hecho, muchos recién llegados preferían dirigirse hacia áreas rurales de países vecinos e incluso algunos ya establecidos en Uruguay se trasladaron hacia territorios con más posibilidades, como en el caso de los italianos que fundaron la colonia Alessandra (Santa Fe) en 1871, que provenían de la Banda Oriental.[42]​ Según Fernando Devoto, el uso de Uruguay como puente entre Italia y Argentina por parte de los inmigrantes se consolidó a partir de 1876 con la aprobación de la «Ley Avellaneda», una ley argentina que regulaba la migración a gran escala.[43]

A pesar de que se negó el desembarco a los transatlánticos «Matteo Bruzzo» —proveniente de Génova con mil quinientos pasajeros— y «Nord America» debido a algunos casos de cólera en el barco, en el año 1885 arribaron a Uruguay unos 8805 italianos.[44]​ En 1887 los italianos llegaban a ser entre el 20 % y el 30 % de la población total de Montevideo.[45][5]​ Fue durante esta década que se produjo el boom de la inmigración italiana al Uruguay y se dieron los primeros intentos de parte de ambos países por incentivar la llegada de inmigrantes.[21]​ Se firmó el «Contrato Taddei» que preveía trasladar al país entre dos mil y tres mil familias italianas, principalmente agricultores y jornaleros de origen lombardo, aunque muchos de los que finalmente iban a llegar poseían otros oficios —muchos de ellos fueron reembarcados de vuelta a Italia por el gobierno uruguayo—.[46][47]​ Tal ley discriminaba según la región, favoreciendo los italianos del norte y excluyendo a los nativos de Nápoles y Sicilia.[48]​ Se continuó estimulando la llegada de italianos mediante propagandas consulares.[49]

La mayor entrada de italianos a Uruguay se dio entre 1880 y 1890, cuando llegó el 60 % del total.[50]​ Mientras que entre los años 1880 y 1889 habían llegado a Montevideo 63 000 italianos, solo entre 1887 y 1889 arribaron más de 45 000.[46]​ Un censo de 1889 indicó que la mitad de la población de Montevideo había nacido en Uruguay y los italianos eran casi la mitad de la población extranjera.[51][18]​ Al año siguiente se estableció la «Ley de Inmigración y Colonización» que favorecía a los inmigrantes. Con respecto a esa nueva ley, el escritor uruguayo Eduardo Acevedo indicó en su libro Anales históricos del Uruguay:

Era una ley muy completa, que fijaba las funciones de los cónsules en materia de propaganda inmigratoria; que acordaba a los inmigrantes alojamiento y manutención durante una semana, y la traslación gratuita a los puntos del territorio nacional donde resolvieran fijar su residencia; autorizaba el anticipo de pasajes a favor de toda persona o empresa que quisiera hacer venir inmigrantes, bajo la obligación de efectuar el reembolso de las sumas anticipadas dentro de un plazo amplio de dos años y medio; también establecía normas generales para impedir que, a título de fomento de la inmigración, embarcaran los capitanes de buques y trajeran a Montevideo enfermos de afecciones contagiosas, mendigos, incapacitados para el trabajo y mayores de sesenta años. También la ley creaba una oficina de trabajo destinada a encargarse de la colocación de los inmigrantes.[52]

Sin embargo, hacia el año 1890 se produjo una crisis económica que iba a afectar el ingreso de inmigrantes.[52]​ El país tomó medidas restrictivas con respecto a la inmigración, como por ejemplo la eliminación de la Comisaría General de Inmigración —ocupada del alojamiento, alimento y puestos de trabajo para los recién llegados—.[53]​ Dichas condiciones desviaron gran parte del flujo migratorio hacia Buenos Aires.[52]​ A pesar de que durante el último decenio del siglo continuaban llegando inmigrantes, el flujo fue menor en comparación con décadas anteriores —como el último quinquenio de 1860 y el primero de 1870, cuando era el doble— e incluso algunas líneas navieras italianas dejaron de hacer escala en Montevideo antes de llegar a Buenos Aires. De los arribados, los inmigrantes de Campania eran los más numerosos.[54]​ Un cónsul de la época observó que «los hijos de italianos se preocupan por ser uruguayos e incluso en ocasiones enemigos de la madre patria» y añadió que «si las cosas continúan así, se puede suponer que con el tiempo esta tierra poblada de sangre italiana contará con pocos súbditos del Reino respecto a los que debería tener. Haría falta intentar impedirlo a toda costa».[55]​ En el periodo que va desde 1880 hasta 1916 llegaron al país sudamericano 153 554 inmigrantes, de los cuales 66 992 (43,63 %) eran italianos y 62 466 (40,68 %) eran españoles.[50]

Siglo XX[editar]

Durante el primer quinquenio del siglo xx se produjo la llegada de unos 15 000 italianos, cifras relativamente bajas en comparación con décadas previas. En 1903 llegó al poder José Batlle y Ordóñez y, tras una guerra civil, la situación del país se estabilizó y las condiciones de los inmigrantes mejoraron. En estos años se creó el Consejo Honorario de Inmigración y se planificó la construcción del Hotel de Inmigrantes. En 1908 los italianos eran el grupo extranjero más numeroso de Montevideo con 63 357 habitantes, superando a los españoles que contaban con 54 885 habitantes.[53][56]​ La cantidad de italianos había disminuido desde el año 1900, cuando en ese entonces vivían en Uruguay unos 73 200, pasando de ser el ocho por ciento de la población total en 1900 al seis por ciento en 1908.[57][n. 1]​ En este periodo, descrito por el historiador Juan Oddone como de «desitalianización»,[57]​ la comunidad ya había «echado raíces» en el suelo oriental, creando las bases que iban a recibir a los nuevos inmigrantes.[60]​ El ingreso de nuevos inmigrantes iba a continuar siendo escaso, debido a factores como las mejores condiciones de vida en Italia y las oportunidades más convenientes que ofrecía Argentina.[55]​ Hacia 1918 el país contaba con varias asociaciones e instituciones italianas, veintiséis de ellas solamente en la capital.[61]

Con la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial se redujo el flujo migratorio e incluso algunos italianos residentes en Uruguay se alistaron.[12]​ El 11 de noviembre de 1918 en Uruguay se festejó la firma del armisticio que marcó el fin del conflicto bélico.[12]​ Como afirmó el ministro de Uruguay en Italia Manuel Bernardez tras la guerra, entre los países de América «en ninguno como en el Uruguay florece con tanto orgullo la italianidad» y agregó que «de los empréstitos italianos de guerra, Uruguay fue la nación sudamericana que suscribió per cápita los más altos porcentajes».[62]​ Las óptimas relaciones entre ambos países durante ese período se incrementaron con la llegada a la presidencia de José Serrato en 1922, hijo de un inmigrante italiano,[63]​ y del Ministro de Relaciones Exteriores Pedro Manini, también de padre italiano. En 1923 se firmó el «acuerdo sobre abolición de de la visación de pasaportes».[12]​ Con el ascenso del fascismo en Italia, el número de emigrantes hacia el puerto de Montevideo no fue notable, durante la década de 1920 llegaron a Uruguay 18 830 inmigrantes.[64]

En 1931 comenzó el mandato —como presidente primero y como dictador después— del conservador colorado Gabriel Terra, de origen italiano,[65]​ que dos años después estableció un régimen autoritario y se acercó a la Italia de Benito Mussolini y la Alemania de Adolf Hitler. La llegada al poder de Terra fue bien recibida por el diplomático fascista Serafino Mazzolini.[66]​ El escritor Hubert Herring en su libro A History of Latin America describió el mandato de Terra como «uno de los despotismos más amables», añadiendo que «los comunistas y demás agitadores de izquierda eran tratados brutalmente, pero los atentados a la libertad de expresión y de prensa eran raros».[67]​ A pesar de expresar su admiración hacia el régimen de Mussolini, Terra llegó a declarar: «El Uruguay no necesita y no necesitará jamás del procedimiento del fascismo», defendiendo la labor de los dos partidos tradicionales del país sudamericano.[68]​ Bajo la dictadura de Terra se trató de imitar algunas características corporativas y políticas del fascismo italiano,[69]​ se tomaron medidas para restringir la inmigración y se comenzó a construir la la represa hidroeléctrica Rincón del Bonete en el Río Negro —financiada principalmente por los gobiernos de Italia y Alemania—.[12][70]​ Además se firmaron varios acuerdos comerciales que favorecían la exportación de productos uruguayos a Italia.[n. 2]

En 1935 durante la Segunda guerra ítalo-etíope unos ciento veinte voluntarios italianos e ítalouruguayos formaron parte de la Legión 221ª de Fasci Italiani all'Estero, compuesta también por voluntarios de Argentina y Brasil, comandada por Piero Parini.[71][72][73]​ El primer grupo de voluntarios regresó al puerto de Montevideo el 21 de octubre de 1936.[74]​ El diplomático Mazzolini había formado una organización fascista que hacia 1937 contaba con 1100 miembros.[75]​ Según Juan Oddone los intentos de Mazzolini por «fascistizar» la colectividad italiana en Uruguay «tropezaron por lo pronto con la idiosincracia liberal y republicana, tan arraigada en las tradiciones garibaldinas de la primera fase inmigratoria» y «tampoco pudieron operar en el terreno siempre fértil de los italianos recién llegados, dados los ínfimos aportes migratorios registrados durante los últimos años».[76]

El sucesor de Terra fue Alfredo Baldomir Ferrari —también de ascendencia italiana—,[77]​ que gobernó entre 1938 y 1943. Ya comenzada la Segunda Guerra Mundial, Uruguay —hasta entonces neutral— rompió las relaciones diplomáticas, comerciales y financieras con Italia y los países del Eje en enero de 1942, poco después del ataque a Pearl Harbor.[12]​ El idioma italiano ganó considerable importancia en Uruguay durante esos años, en 1942, bajo la presidencia de Baldomir Ferrari, su estudio se volvió obligatorio en la secundaria.[77]​ Debido al exceso de población rural, la falta de empleo y penurias provocadas por la guerra, la corriente migratoria de italianos hacia Uruguay se reanudó.[78]​ En 1952 se firmó en Roma por primera vez un acuerdo de emigración entre ambos países con el objetivo de «incrementarla y reglamentarla» teniendo en cuenta la solicitud de trabajadores en Uruguay y la mano de obra disponible en Italia, para cubrir principalmente la necesidad de mano de obra agrícola.[79]​ Para entrar al país al trabajador se le exigía tener una condición física sana, buena conducta, profesión u oficio y cierta cantidad de recursos económicos necesarios para su sustento, debiendo permanecer por un mínimo de treinta meses en el sector laboral para el cual había sido admitido; por otra lado, los trabajadores italianos tenían los mismos derechos que los uruguayos y el gobierno uruguayo se hacía cargo de su alojamiento y manutención hasta quince días después de su desembarco.[80][81]

Características de la comunidad italiana[editar]

El censo de 1963 indicó una mayor concentración de italianos en la capital del país

Si bien en el siglo xx la emigración italiana hacia Uruguay descendió, en 1976 los uruguayos de ascendencia italiana eran cerca de un millón trescientos mil (más del 40 % de la población total; incluyendo a los ítalo-argentinos residentes en Uruguay).[82]​ En 1996 fuentes italianas estimaban que alrededor de un millón de uruguayos tenía algún grado de ascendencia italiana.[3]​ Uno nota periodística de 2017 publicada por El País de Uruguay estimó que 40 % de la población uruguaya era de ascendencia italiana, afirmando que «los potenciales ítalo-uruguayos superan el millón y medio».[4]​ Teniendo en cuenta dichos números, ese porcentaje de personas con ascendencia italiana es el mayor en todo el mundo.[7]​ Según un estudio realizado en 1992, el 38 % de los uruguayos llevaba en primer lugar un apellido italiano.[5][1]​ De acuerdo con un artículo publicado por el diario uruguayo La República en 2014, la mayor concentración de ítalodescendientes se encentraba en Montevideo y Paysandú, donde alrededor del 65 % de los habitantes eran de origen italiano.[1]

Con respecto a los nacidos en Italia, cifras arrojadas por los censos del Instituto Nacional de Estadística indicaron que, en 1996, los italianos comprendían al 11 % del total de los inmigrantes en Uruguay por detrás de los argentinos, españoles y brasileños; en el censo de 2011 el porcentaje de inmigrantes italianos había bajado a 7,2 %.[83]​ Aunque el número de inmigrantes disminuyó, la cantidad de ciudadanos italianos —la mayoría uruguayos de doble ciudadanía— residentes en Uruguay aumentó a partir del siglo xxi, cuando en el contexto de la crisis económica que sufrió el país muchos uruguayos obtuvieron la ciudadanía para emigrar hacia el exterior con el pasaporte italiano. En el año 2005 los ciudadanos italianos registrados en la Cancillería Consular de Italia en Montevideo eran 60 000, en 2014 eran 108 000 y en 2017 llegaron a las 115 000 personas.[4]​ En 2018 eran 122 mil los ciudadanos italianos, de los cuales cinco mil de ellos eran nacidos en Italia.[2]

Asentamientos[editar]

En 1855 se empezó a desarrollar un proceso de colonización en las zonas agrícolas de Carmelo (Colonia), donde familias italianas y francesas fundaron Colonia Estrella, una comunidad cuya población estaba formada por un 80 % de italianos. A mediados de 1883 se fundó la localidad de Nico Pérez (Florida), la cual entre sus primeros habitantes contaba con inmigrantes de la península.[84]​ Entre los años 1879 y 1891 la empresa de Francisco Piria La Comercial —de ahí iba a surgir el nombre del barrio— fraccionó y vendió lotes de parcelas en la periferia de Montevideo que fueron ocupadas en su mayoría por trabajadores inmigrantes, la zona estaba dividida en pequeños barrios que llevaban nombres como Caprera, Vittorio Emanuel II, Nuevo Génova, Garibaldino, Nueva Roma, Nueva Savona, Nuevo Nápoles, De los italianos, Bella Italia, Umberto I o Italiano. Las calles también llevaban nombres de personalidades italianas y en las plazas se podían ver bustos de la Casa de Saboya o Giuseppe Garibaldi.[85]​ Por ejemplo, Umberto I había sido creado en 1890 entre los barrios Unión y Buceo, las calles del barrio evocaban a protagonistas de la Unificación de Italia como Cavour, Garibaldi, Giuseppe Mazzini o Massimo d'Azeglio, o nombres de italianos que habían hecho historia en Uruguay, como el militar Francesco Anzani.[86]

De acuerdo con el censo nacional de 1860 —excluyendo a los departamentos de Paysandú y Maldonado—, el 76 % de los italianos residía en el departamento de Montevideo, eran el 13 % de la población total de la capital, lo que marcaba una mayor urbanización con respecto a otros grupos como el de los nacidos en el país o los españoles —solo el 43,7 % vivía en la capital—, que se encontraban más dispersos entre los demás departamentos del territorio.[87]​ Los italianos estaban distribuidos en todo Montevideo y alcanzaban importantes porcentajes con respecto a la población total de zonas como Cerrito de la Victoria (21 %), Peñarol (20,5 %) y Cordón (17 %). Las zonas de mayor concentración eran Ciudad Vieja y Ciudad Nueva (Centro), donde vivían el 39 % y 25 %, respectivamente, de todos los italianos del departamento.[88]​ Durante las décadas posteriores la mayoría de los inmigrantes italianos iba a continuar en Montevideo. En 1900 el 39,40 % de ellos vivía en la capital y en 1908 el porcentaje había ascendido al 42,74 %.[89]

Distribución de inmigrantes italianos en Uruguay[90]
Año Montevideo Área oeste1 Área central2 Área este3
1860 74,27 % 14,63 % 8,46 % 2,64 %
1879 37,47 % 24,88 % 23,69 % 13,95 %
1908 64,31 % 17 % 14,41 % 4,28 %
1 Colonia, Soriano, Río Negro, Paysandù, Salto y Artigas. Se desconoce el número de italianos residentes en Paysandù y Río Negro en el año 1860.

2 Canelones, San José, Florida, Durazno y Lavalleja.
3 Tacuarembó, Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres, Rocha y Maldonado.

En los años 1880 la comunidad italiana del departamento de Florida contaba con 940 personas, el 4,5 % de la población del departamento; la presencia italiana era más relevante en la ciudad, donde hacia el final del siglo el centro urbano tenía un barrio llamado «barrio de los italianos» compuesto en su mayoría por trabajadores de ese origen.[91]​ La zona rural con mayor concentración de italianos era Canelones —donde se ubicaban las granjas más importantes—, que alcanzó a contar con 5700 inmigrantes en 1891.[92][93]​ Otras de la comunidades más numerosas hacia 1900 estaban instaladas en Colonia (3900), Paysandú (3600) y Salto (2300).[93]

Regiones de origen y ocupación[editar]

Los inmigrantes provenientes de Liguria, región ubicada en la Italia noroccidental, comenzaron a llegar a Uruguay antes de 1840 y hacia la mitad de ese siglo eran el grupo regional más numeroso.[94]

Cifras de la década de 1850 indican que casi el 30 % de los hombres italianos de Montevideo se dedicaba al comercio, el 45 % eran artesanos o trabajadores independientes y el 22,2 % eran empleados.[95]​ En 1860 la Ciudad Vieja era el centro comercial y político del país; se estimó que un 33 % de los trabajadores italianos se desempeñaba en tareas no manuales —principalmente en el comercio—, un 30 % se dedicaba a trabajos manuales calificados y un 19 % a trabajos no calificados; aunque los registros no incluían información sobre las regiones de procedencia de esos inmigrantes, predominaban los apellidos de Liguria.[88]​ Asimismo, un cónsul italiano de la época afirmó que desde capitanes, marineros, carpinteros y otros trabajadores portuarios «casi todos pertenecen a una u otra de las costas de la Liguria».[94]​ Un censo que medía los italianos en el exterior realizado en 1871 confirmó que el grupo regional más numeroso era el ligur y que la mayoría de ellos aún se encontraba en Montevideo. En la ciudad de Colonia del Sacramento el 14 % se dedicaba a la agricultura, mientras que el resto permanecía en zonas urbanas donde los empleos más comunes eran los de albañil y carpintero; solo el 10,4 % de ellos provenía de la Italia meridional.[96]

Hasta la década de 1870 había prevalecido la inmigración ligur y Uruguay había recibido una similar cantidad de inmigrantes que Argentina y una mayor cantidad que Brasil, sin embargo, con la llegada en masa de italianos que se dio desde entonces, Liguria dejó de ser la principal región de origen de los inmigrantes y la llegada de estos se repartió entre otras naciones sudamericanas.[97]​ Las regiones de proveniencia de los italianos se diversificó: llegaron artesanos, decoradores y pintores de Emilia-Romaña y Le Marche, los primeros escultores de arte funerario llegaron de la Toscana y arribaron agricultores de Piamonte. Asimismo, desembarcó mano de obra proveniente de Basilicata y de la ciudad de Nápoles que se ganaron la vida en el interior del país como labradores, pastores o leñadores. Otras de las ocupaciones más comunes que estos desempeñaban en la capital eran vendedor ambulante de chatarras, frutas o verduras, hojalatero, carbonero, recolector de basura, limpiabotas y acordeonista.[98]​ Según datos del año 1885, alrededor del 60 % de los inmigrantes provenía del norte de la península itálica. La mayoría, el 32 %, había emigrado de Liguria, mientras que el 28 % provenía de regiones del sur, el 14 % de Lombardía, el 10 % de Piamonte, el 4 % de Veneto, Tirol y Friuli y el 12 % de otras regiones.[99]​ Entre 1854 y 1863, de los 47 mil emigrantes que partieron de Liguria, más de 31 mil se dirigieron hacia América del Sur.[100]​ No obstante, de los italianos desembarcados entre 1882 y 1886, el 53 % provenía de las regiones meridionales o insulares. Mientras que los ligures —afincados en la capital desde más tiempo— tendían a acaparar los pequeños y grandes negocios, los italianos del sur ocupaban empleos como zapateros, operarios, vendedores de fruta ambulantes, limpiabotas o peones.[101]​ En 1889 se realizó un censo en la industria de Montevideo que indicó que de las 2355 industrias censadas en el departamento, el 45,5 % —es decir, 1072 establecimientos, muchos de ellos modestas oficinas de artesanos— eran propiedad de italianos.[102]

Regiones de origen
Región 1882-1886 1887-1891* 1892-1896 1897-1901 1882-1901
Piamonte 335 (6,1 %) 1055 (10,3 %) 677 (12,7 %) 335 (6,4 %) 2402 (9,1 %)
Lombardía 718 (13,1 %) 2982 (29,1 %) 371 (7 %) 129 (2,5 %) 4200 (16 %)
Liguria 1260 (23 %) 590 (5,8 %) 1365 (25,6 %) 401 (7,7 %) 3616 (13,8 %)
Véneto 43 (0,8 %) 381 (3,7 %) 119 (2,2 %) 14 (0,3 %) 557 (2,1 %)
Emilia-Romaña 32 (0,6 %) 590 (5,8 %) 78 (1,5 %) 87 (1,7 %) 787 (3 %)
Toscana 166 (3 %) 240 (2,3 %) 88 (1,6 %) 259 (5 %) 753 (2,9 %)
Le Marche 35 (0,6 %) 383 (3,7 %) 25 (0,5 %) 13 (0,2 %) 456 (1,7 %)
Lazio 1 1
Umbria 1 3 (0,1 %) 4
Abruzzo/Molise 12 (0,2 %) 123 (1,2 %) 60 (1,1 %) 61 (1,2 %) 256 (1 %)
Campania 876 (16 %) 2029 (19,8 %) 2071 (38,8 %) 2964 (57 %) 7940 (30,2 %)
Puglia 1 62 (0,6 %) 7 (0,1 %) 8 (0,2 %) 78 (0,3 %)
Basilicata 1451 (26,5 %) 1207 (11,8 %) 118 (2,2 %) 548 (10,5 %) 3224 (12,7 %)
Calabria 519 (9,5 %) 524 (5,1 %) 265 (5 %) 242 (4,7 %) 1550 (5,9 %)
Sicilia 25 (0,5 %) 93 (0,9 %) 93 (1,7 %) 137 (2,6 %) 348 (1,3 %)
Cerdeña
Total 5473 (100 %) 10 260 (100 %) 5338 (100 %) 5201 (100 %) 26 272 (100 %)
Fuente: Statistica dell'emigrazione, Roma, 1882-1902.[103]​ / *Se desconocen los datos del año 1891

Aunque no se realizaron censos nacionales durante los últimos veinte años del siglo xix, sí se recavaron las cifras de los italianos en Montevideo: en 1884 eran 32 829 —el 20 % de la población total— y en 1889 eran 46 991 —el 22 %—.[103]​ Desde 1890 la corriente migratoria pasó a estar compuesta por una mayoría de inmigrantes de regiones del sur e insulares, tendencia que se iba a mantener hasta los años 1920.[104]​ Una encuesta de 1906 realizada por la colonia italiana de Salto arrojó que el 59,86 % era originaria del norte de Italia, el 19,10 % del centro y el 17,10 % del sur. En una encuesta similar también realizada en Salto para dar a conocer la tendencia ocupacional, se reveló que el 35 % de los encuestados se dedicaba al comercio, el 25 % a la agricultura, el 28 % a la industria y a las artesanías y el 12 % se dedicaba a otras labores. Entre los italianos del norte, la mayoría eran comerciantes (50 %) y agricultores (19 %), números similares al de los italianos del centro que en su mayoría eran agricultores (50 %), dependientes (25 %) y comerciantes (21 %). En cambio, los inmigrantes originarios del sur eran artesanos (56 %), comerciantes (22 %) y agricultores (15 %).[105]​ Tras su llegada al Puerto de Montevideo a principios del siglo xx, los trabajadores más solicitados eran los jornaleros, artesanos, modistas, cocineros, albañiles, carpinteros y zapateros.[106]​ Durante la última década del siglo xix la tendencia de los italianos era de ganarse la vida desempeñando un oficio, dedicándose al comercio y trabajando de forma independiente. Además, gran cantidad de italianos invertían sus ahorros en la construcción de sus propias casas y en la compra de terrenos.[107]

Familia[editar]

En todos los periodos la mayoría de los inmigrantes eran hombres, aunque el porcentaje de mujeres aumentó a medida que la población fue envejeciendo, debido a una mayor esperanza de vida de las mujeres.[108]​ Alrededor de los años 1860 las familias italianas solían ser nucleares o extensas,[109]​ y estar compuesta por un promedio de 5,1 integrantes, un número igual al de las familias criollas.[110]​ En comparación con las criollas, dentro de la comunidad italiana había porcentualmente más cantidad de familias nucleares y menos cantidad de familias extensas. Normalmente las familias extensas incorporaban familiares que recién llegaban al país. Eran pocos los que vivían solos y entre la comunidad inmigrante era común que individuos de un mismo oficio compartieran residencia: panaderos, zapateros o artesanos podían vivir junto a sus patrones, en un periodo donde existían pequeños negocios dentro de edificios de vivienda.[109]​ En cuanto al matrimonio, la edad promedio de los hombres italianos al momento de casarse era de 28 años, mientras que la de las mujeres era de 21,3 —edades más avanzadas con respecto a los criollos—.[111]​ Dentro de los grupos inmigrantes más importantes, los franceses eran los más propensos a contraer matrimonio con individuos ajenos a su comunidad, pero los españoles e italianos tendían a la endogamia; los italianos, incluso, celebraban gran parte de sus matrimonios entre parejas provenientes de la misma región (47,9 %).[112]​ Debido a que la cantidad de hombres extranjeros era superior a la cantidad de mujeres extranjeras, la posibilidad que estos tenían de casarse dentro de su comunidad estaba limitada, y de este modo era más común que los hombres italianos contrajeran matrimonio con mujeres criollas o de otra nacionalidad. Las mujeres italianas, en cambio, generalmente se casaban con hombres de su mismo origen. En caso contrario, se casaban con hombres de otras nacionalidades pero también extranjeros y muy pocas lo hacían con hombres criollos. De las mujeres italianas que se casaron entre los años 1860 y 1870, solo el 3,5 % lo hizo con un hombre nacido en Uruguay, el 10,4 % con hombres inmigrantes de una nacionalidad diferente a la propia y el restante 86 % se casó con un italiano.[113]

Cultura[editar]

La comunidad italiana cuenta con una alta estima por la población uruguaya, además de haber marcado un proceso de italianización de la sociedad, especialmente en la cocina local (por ej. salsa caruso) y el dialecto local (como el lunfardo).

Algunos de sus descendientes lograron adentrarse en la política y los negocios. Francisco Piria, hijo de inmigrantes genoveses, se transformó en uno de los principales fabricantes del país, e incluso creó un balneario que todavía lleva su nombre, Piriápolis. Los italianos que llegaron durante este período, como también los que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial, contribuyeron significativamente a la arquitectura y gastronomía uruguaya. En este período se fundó el Hospital Italiano de Montevideo, llamado Ospedale italiano Umberto I en honor a Humberto I de Italia.

Innumerables escritores de prestigio son de origen italiano, como Delmira Agustini, Mario Benedetti y Juan Carlos Onetti, entre otros. Músicos y compositores como Antonio Mastrogiovanni, Jorge Bonaldi, Andrés Stagnaro y Daniel Viglietti. Pintores como Pedro Figari, entre otros.

En 2009, María Lucía Cardarello Rebellato, nacida en Canelones, ganó la medalla de oro en el concurso de descendientes de italianos Regina Italia nel Mondo.[114]

Idioma[editar]

En 1843 durante el Sitio de Montevideo se formó el grupo de teatro «Aficionados Italianos» —activo hasta 1848— que representaba en italiano obras como Saul de Vittorio Alfieri; posteriormente en la década de 1880 actuaban otros conjuntos teatrales como «El Club Dramático Italiano», «Aspirazioni Drammatiche» y la «Compañía Dramática Italiana» que frecuentemente realizaba versiones en italiano de Otelo y Hamlet.[115][116]​ Tal era la proliferación de conjuntos teatrales extranjeros en la capital uruguaya que algunas obras de dramaturgos uruguayos eran traducidas para ser estrenadas en francés o italianos,[116]​ como Samuel Blixen que estrenó en italiano su obra Un cuento del tío Marcelo o Florencio Sánchez que estrenó y llegó a actuar en ese idioma.[117]​ El escritor uruguayo Juan Carlos Sabat Pebet explicó:

Las repetidas temporadas de grandes y pequeños conjuntos itálicos, dan la tónica de que el público montevideano gozaba, entendía y captaba los matices de la lengua dantesca. [...] No sólo los italianos e hijos de los tales se daban cita en plateas y tertulias, sino gentes de otro origen y de variedad de condiciones sociales. Lo cual demuestra que el teatro fue la primera y mas directa cátedra de italiano creada espontáneamente, diríamos, en el país.[116]

Fue con la ciudad de Montevideo sitiada y décadas antes de la Unificación de Italia cuando en el territorio uruguayo se empezó a promover la idea de unidad italiana y el uso de un idioma en común.[118]​ Los primeros inmigrantes que arribaron en la segunda mitad del siglo xix solían hablar la lengua o dialecto de su región de origen y una lengua franca producto de la mezcla de más de un dialecto. La integración de estos inmigrantes a la vida social uruguaya se vio facilitada por la cercanía lingüística con el idioma español. Una vez afincados, la conservación del italiano con el paso del tiempo dependió de varios factores como edad, conformación familiar, nivel cultural, tipo de trabajo desempeñado, vínculos con la madre patria o tradiciones.[119]​ Para el lingüista uruguayo Adolfo Elizaincín era habitual que los hijos de los inmigrantes abandonaran el idioma de sus padres.[120]​ Esto se pudo deber a causas como la falta de escuelas italianas o los matrimonios formados entre italianos y miembros ajenos a esa comunidad.[121]​ El escritor italiano Vincenzo Lo Cascio reflexionó al respecto:

Durante décadas, los descendientes de italianos siempre consideraron su lengua como símbolo de la generación anterior y, a un tiempo, como símbolo de la pertenencia a una categoría social más baja. A esto se debe añadir la inexistencia de estudios de la lengua italiana y con ello la completa absorción por parte de la cultura española.[119]

Como resultado de la mezcla lingüística entre dialectos italianos y el español nació el cocoliche una jerga hablada en los conventillos por los inmigrantes italianos del Río de la Plata de finales del siglo xix y principios del xx.[122]​ El termino «cocoliche» surgió a partir de la novela Juan Moreira del escritor argentino Eduardo Gutiérrez, convertida en obra teatral en 1886 por el uruguayo hijo de napolitanos José Podestá.[123]​ Uno de los personajes de Juan Moreira era Francisco (Cocoliche),[124]​ un estereotipo del inmigrante italiano del sur, cómico por su manera de vestir, comportarse y hablar, por ejemplo una de sus líneas decía: «Mi quiamo Franchisque Cocoliche, e songo cregollo gasta lo güese de la taba e la canilla de lo caracuse, amique».[125][126]​ El popular personaje estuvo inspirado en Antonio Cocolicchio, un empleado de la compañía de teatro donde trabajaba Podestá: «Una noche que mi hermano Jerónimo estaba de buen humor, empezó a bromear con Antonio Cocoliche, peón calabrés de la compañía, muy bozal, durante la fiesta campestre de Juan Moreira, canchando con él y haciéndolo hablar. Aquello, resultó una escena nueva, fue muy entretenido y llamó la atención del público y aún de los artistas», explicó Podestá.[124]

Los emigrantes italianos que desembarcaron en la segunda posguerra solían tener un nivel educativo superior al de la primera oleada migratoria y en comparación hablaban un italiano más formal, siendo capaces de diferenciarlo del español y evitando mezclas lingüísticas.[127]​ La autora Carol A. Klee indicó que «solamente hablaban el cocoliche los hablantes nativos de italiano que estaban en vías de adquirir el castellano y no lo transmitían a sus hijos».[128]​ Del mismo modo, los escritores José Gobello y Marcelo Oliveri afirmaron que «el primer esfuerzo para hacerse comprender derivó a cocoliche, lenguaje de transición. Lo hablaban los inmigrantes. El segundo esfuerzo, el de los hijos de los inmigrantes, derivó a lunfardo».[122]​ Surgido en los barrios de clase baja del Río de la Plata durante la segunda mitad del siglo xix,[128]​ el lunfardo era otra jerga que combinaba el español con palabras de origen extranjero, mayoritariamente provenientes de dialectos italianos.[129]​ Con el paso de los años el uso de algunos términos del lunfardo se extendió a las clases sociales superiores que anteriormente rechazaban la jerga.[130]​ No se conoce con seguridad el origen de la palabra «lunfardo», pero se especula con que podría derivar de «lumbardo» o «lombardo».[131][132]​ La inmigración italiana influenció en gran medida al español rioplatense, a tal punto de llegar a ser la variante del español con más italianismos.[133]​ Palabras de raíz italiana como «chau», «guarda», «atenti», «minga», «laburo», «facha» o «gamba» pasaron a formar parte del vocabulario rioplatense; además se agregaron sufijos diminutivos o despectivos.[134]

Acompañando el flujo migratorio que llegaba desde Italia llegaron también sacerdotes; mientras que algunos de ellos utilizaban el italiano para la predica, otros con el paso del tiempo también ofrecían sus servicios en español. Alrededor de la década de 1880 los sacerdotes salesianos utilizaban el latín, práctica que se abandonó debido a su disonancia con el idioma local.[135]​ La importante presencia de los inmigrantes en territorio uruguayo dio lugar a la prensa escrita en italiano, que tuvo lugar principalmente desde mediados del siglo xix hasta la década de 1940.[136]​ Entre los años 1960 y 1970 aparecieron los programas de radio en italiano: «la Rai recurría a conductores, actores y actores de doblaje que podían, de esa forma, ayudar también a no perder la pronunciación de la bella lengua», dijo el periodista ítalouruguayo Federico Guiglia.[137]

Alfredo Baldomir Ferrari, presidente de Uruguay, decretó en 1942 el estudio obligatorio del idioma italiano en las escuelas secundarias.[138]​ Desde 1991 el Centro Assistenza Scolastica Italia Uruguay (Casiu) añadió la enseñanza del italiano en más de setenta escuelas públicas uruguayas, alcanzando a unos 14 000 alumnos de cuarto, quinto y sexto de primaria. En el año 2006, el Consejo de Educación Secundaria decidió suprimir el estudio del idioma italiano en los institutos secundarios, lo que generó críticas por parte de los ciento cincuenta profesores que en ese entonces dictaban la materia, llegando a enviar una carta de protesta al presidente. El director del Istituto Italiano di Cultura de Montevideo también discrepó con la decisión, declarando que el italiano «es el patrimonio lingüístico, conocido u olvidado, de un 40 % de la población» de Uruguay.[139]​ Además del Istituto Italiano di Cultura, otros centros que se han encargado de ofrecer cursos de idioma son la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y la Sociedad Dante Alighieri.[140][141]

Religión[editar]

Las primeras congregaciones religiosas católicas italianas llegaron a Uruguay en la década de 1830 y en 1859 estas llegadas se acrecentaron gracias a la designación de Jacinto Vera como vicario apostólico.[142]​ Según documentos de la Arquidiócesis de Montevideo, entre 1850 y 1930 se contó con la presencia de setenta sacerdotes italianos.[143]​ Durante el transcurso del siglo xix, en ocasiones se autorizaron misas en italiano. Hacia la mitad de ese siglo se instaló en Montevideo un convento de franciscanos italianos y cinco monjas Visitandinas provenientes de Milán.[144]​ También arribaron varias congregaciones femeninas como las Hijas de María Santísima del Huerto, las Hijas de María Auxiliadora y las Hermanas Capuchinas de la Madre Rubatto; en 1896 había dos congregaciones masculinas y cuatro congregaciones femeninas de origen italiano.[142]​ Hacia el año 1870 la colonia italiana de Carmelo (Colonia) inauguró una capilla dedicada a San Roque que contaba con una campana transportada desde Génova.[84]​ En esa década se instaló una cede de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y en 1876 arribaron desde Turín enviados por Don Bosco los primeros salesianos, que se establecieron en Villa Colón.[145]

La colonia italiana del departamento de Florida inició en 1883 la construcción de una capilla dedicada al santo Cono de Teggiano y dos años después trasladó desde Teggiano (Salerno) una replica de la imagen de san Cono;[91]​ el culto a san Cono se transformó en uno de los más importantes del país, con miles de fieles festejando cada 3 de junio la Fiesta del San Cono.[146][147]​ Posteriormente iban a surgir cultos a santos como Cayetano Errico, José de Cupertino y Gerardo dei Tintori.[148]​ En 1894 un obispo salesiano impulsó la construcción de una capilla en la colonia agrícola de Porvenir (Paysandú), donde habitaba un número importante de italianos.[85]​ Hacia 1887 había en el país setenta y cuatro escuelas católicas, con 8144 alumnos, y casi la mitad de ellos (49,8 %) eran alumnos de escuelas de congregaciones italianas. Con la llegada al país de nuevas congregaciones, hacia fines del siglo xix y principios del xx el porcentaje de alumnos que asistía a escuelas católicas italianas aumentó al 65 %.[142]​ En 1916 por iniciativa de la sobrina del sacerdote José Bartolomé Capurro se construyó en el barrio italiano entonces llamado Umberto I la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.[149]​ A principios de 1929 el sacerdote Luigi Orione, conocido como Don Orione, fundó la Congregación de la Divina Providencia en el barrio de La Aguada.[150]

A partir de las primeras décadas del siglo xx aumentó el flujo migratorio de curas italianos hacia el Río de la Plata y posteriormente el cargo de arzobispo de Montevideo comenzó a ser ocupado por obispos de origen italiano.[151]​ En 1919 se designó a Juan Francisco Aragone como arzobispo, el segundo arzobispo de Montevideo.[152][153]​ Tras la renuncia de Aragone, Antonio María Barbieri ocupó el lugar entre 1940 y 1976. Barbieri nació en Montevideo y estudió en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; en 1958 el papa Juan XXIII lo nombró cardenal, el primer uruguayo que recibió ese título honorífico.[154]​ Entre 1976 y 1985 el arzobispo fue Carlos Parteli, nacido en Rivera hijo de italianos.[155]​ El salesiano José Gottardi, originario de Baselga di Piné (Trento), llegó a Uruguay a los seis años de edad y fue arzobispo entre los años 1985 y 1998.[156]​ A Gottardi lo sucedió otro salesiano, Nicolás Cotugno, nacido en Sesto San Giovanni (Milán), que llegó como misionero a Uruguay en 1962 y después de ejercer varias funciones fue nombrado arzobispo de Montevideo en 1998, hasta que presentó su renuncia en 2013.[157][158][159]​ Fue reemplazado por el también salesiano Daniel Sturla.[160]

Instituciones[editar]

El fenómeno de las sociedades italianas surgió en el siglo xix, desarrollándose principalmente durante la década de 1880.[161]​ En 1918 existían solo en Montevideo veintiséis asociaciones italianas, la más antigua de ellas era la Società Reduci Patrie Battaglie, fundada en 1878.[61]​ A esa se le sumaron otras sociedades patrióticas como Legionari garibaldini en 1883, Circolo Garibaldi y Superstiti di San Antonio; estas, junto a Società Reduci Patrie Battaglie, iban a fusionarse en 1921 para formar Combattenti e reduci italiani, una activa institución en apoyo del fascismo en Uruguay.[161]​ La mayor cantidad de asociaciones italianas que se contabilizaron en todo el país fue en 1897, cuando existían setenta y dos asociaciones, que reunían un total de 11 400 socios.[162]​ Durante el siglo xix también se instaló la Cámara de Comercio Italiana —la primera en el mundo—.[163]​ Entre 1883 y 1907 funcionó el Banco Italiano del Uruguay.[164]​ En 1892 se inauguró el Hospital Italiano de Montevideo y la sociedad de mutuo soccorso Operai italiani di Montevideo inauguró una escuela italiana. Más tarde se abrieron las escuelas italianas de la Lega Lombarda y del Circolo Napolitano.[161]​ Por iniciativa de Leone Maria Morelli dichas escuelas iban a fusionarse para fundar en 1886 la Scuola Italiana delle Società Riunite, que en 1918 pasó a llamarse Scuola Italiana di Montevideo.[165]​ En 1906 se fundó la Società di Mutuo Soccorso, que contaba con 1906 socios. Otros centros activos en ese entonces eran el Circolo Napolitano —con 1421 socios—, la Scuola Corale Filodrammatica y el Circolo Italiano.[61]

Billetes emitidos por el Banco Italiano del Uruguay durante los años 1880, donde se observan las imágenes de Camillo Benso, conde de Cavour, Giuseppe Garibaldi, Humberto I de Italia y Cristóbal Colón.

Las sociedades de mutuo soccorso que proliferaban en la capital comenzaron a extenderse hacia otros puntos del país, en 1869 se establecieron en San José de Mayo y Pando, y durante los años siguientes llegaron a Trinidad, Carmelo, Nueva Palmira, Rocha y Rivera.[161]​ En Paysandú se fundaron varias organizaciones italianas, la primera de ellas fue Unione e Benevolenza, que se fundó en 1874 y tuvo una escuela primaria masculina hasta 1885 —también existió una Società Fermminile Unione e Benevolenza—.[61]​ Más tarde la sociedad xx Settembre de Salto también abrió una escuela italiana y durante un tiempo funcionaron escuelas en Rocha y Trinidad.[161]​ Hacia el año 2017 seguían presentes en Paysandú asociaciones italianas como el Centro Cultural Italiano, la Asociación Piamontesa, la Asociación Lucana, la Asociación Ligur, la Asociación Campana y el Circolo Napolitano.[166]

Después de la dictadura cívico-militar (1973-1985) se instalaron en Uruguay diversos patronatos financiados por el Ministerio de Trabajo de Italia con el objetivo de prestar asistencia social a los trabajadores italianos y uruguayos, como los patronatos INCA, ACLI, INAS, INAPA e ITAL-UIL.[167][168]​ Para difundir la cultura y el idioma se instalaron en Montevideo la Sociedad Dante Alighieri y el Istituto Italiano di Cultura.[141][169]​ Las organizaciones italianas en Uruguay llegaron a ser alrededor de setenta,[163]​ incluyendo centros culturales específicos de cada región italiana, como por ejemplo la Asociación Calabresa Del Uruguay o el Circolo Lucano del Uruguay.[170][171]

Prensa[editar]

La inmigración italiana también llevó al surgimiento de periódicos en italiano como L'italiano, Il Legionario Italiano, L'Italia y L'Italia al Plata, entre otros.[13][172]L'italiano, publicado semanalmente, apareció en 1841 siendo fundado por el ligur Giovanni Battista Cuneo, pionero del periodismo italiano en Sudamérica y primer biógrafo de Garibaldi.[13]​ A pesar de ser bien recibido por la colonia italiana,[173]​ el periódico de Cuneo se publicó por última vez el 10 de septiembre de 1842 con la edición número veintitrés, debido a la falta de fondos y colaboradores.[174]​ En un Montevideo asediado y con los combatientes de Garibaldi defendiendo la ciudad, Cuneo comenzó a distribuir gratuitamente Il Legionario Italiano para «mantener ardiente el espíritu de patriotismo de los legionarios italianos».[175]​ El primer diario sudamericano destinado a los inmigrantes fue La Speranza, editado durante unos pocos meses en 1859 por Giacinto Marchisio Moreno y el milanés Teodoro Silva.[39]​ A finales de 1864 llegó desde Buenos Aires Gustavo Minelli para editar L'Italia —con la colaboración de Luigi Desteffanis, referente de la colectividad italiana—, que tras veintiocho números se cerró por las autoridades montevideanas y a Minelli se lo amenazó para que abandonara el país debido al tono anticlerical, masón y liberal de su publicación.[176]​ Casi dos décadas más tarde, mediante la fusión de L'Era italiana y L'Italia Nuova, nació otro periódico llamado L'Italia, cuyo redactor principal era Luigi D. Desteffanis y estaba acompañado por Giovacchino Odicini y Sagra —hijo de Bartolomé Odicini— un importante periodista de la época que escribía «de la misma forma en la lengua de Cervantes como en la de Boccaccio».[177][178]L'Italia se volvió un punto de referencia de la colectividad italiana.[177]

Hacia fines del siglo xix la comunidad italiana poseía la mayor cantidad de periódicos de presa extranjera en Uruguay —concentrada en la capital—, siendo los más populares L'Italia y L'Italia al Plata.[179][180]​ Junto al movimiento anarquista italiano también surgieron publicaciones propagandísticas en forma de folletos, revistas y diarios. En 1885 apareció el primer periódico socialista en italiano, La Colonia Italiana. Posteriormente se editaron diarios de similares tendencias, entre ellos el comunista-anarquista Il Socialista, que se declaraba como «irreligioso, antipatriótico, redactado por los trabajadores».[181]​ Hacia principios del siglo xx la prensa italiana también desarrollaba su actividad en otras ciudades del territorio como Salto, donde vivían 3000 italianos, o Paysandú.[182]​ Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial se inició una nueva etapa en el periodismo italiano en Uruguay, con publicaciones como Il Bersagliere —escrito también en español— que dedicaba gran parte de su contenido a la guerra, principalmente a la situación del frente italiano en Europa.[183]​ Fue en este periodo que surgieron las primeras preocupaciones por el futuro de la prensa italiana en Uruguay, según el escritor Pantaleone Sergi «la caída del flujo migratorio y la ya casi completa asimilación de la vieja emigración» no favorecía la situación de la prensa inmigrante, señalando que en los siguientes años iba a tener una difusión menor.[184]​ Durante la era del fascismo en Italia surgieron en Uruguay varios periódicos que se adhirieron a esa ideología: a partir de 1925 se editó L’Era Nuova. Settimanale fascista: organo ufficiale del Fascio Italiano dell’Uruguay, en 1928 surgió Los deberes del hombre y en 1933 se editó Fascismo en Salto.[185][186]​ Por otro lado, había diarios de perfil antifascista como La Patria Italiana en el Uruguay, que se publicó hasta 1944.[138]

En la década de 1940 el periodismo italiano se caracterizó por el uso de la radio por sobre la prensa; uno de los programas más destacados era Il Giornale dell'Aria, transmitido por la estación CXA Radio El Espectador de Montevideo.[136]​ Ante la ausencia de medios impresos en el territorio uruguayo, los italianos e ítalodescendientes recurrieron a periódicos, tanto fascistas como democráticos, que llegaban de Buenos Aires.[187]​ Después de la desaparición de L'Italiano en 1940, en 1946 ya no había ningún periódico italiano impreso en Uruguay.[188]​ Finalmente, en 1949, se publicó Messaggero italico, el primer periódico de la posguerra.[189]​ No obstante la prensa continuó siendo escasa y tardó en recuperarse; entre los años 1952 y 1955 se editó en español e italiano Il Mattino d'America, entre 1956 y 1958 se difundió Gazzetta d'Italia y entre 1952 y 1954 se distribuyó el Annuario Aiufre.[190][191]​ Por iniciativa del calabrés Gaetano Cario, en 1964 se lanzó L'Eco d'Italia. Con una comunidad italiana dividida políticamente entre seguidores y detractores del fascismo, el diario siguió una línea democrática dirigida hacia todos los italianos sin distinción de tendencia política. De entre los periódicos surgidos durante la posguerra, L'Eco d'Italia fue el que se mantuvo el mayor tiempo en actividad hasta desaparecer en el año 2010, cuando se le negó la financiación que llegaba desde Roma.[192]​ A partir de 2005 se imprimió en Montevideo una versión del diario La Gente d'Italia, redactado en Roma y en la capital uruguaya, distribuido primero junto a Últimas Noticias y después junto a La República.[193]

Radio y televisión[editar]

A mediados de la década de 1950 la colectividad se puso en contacto mediante la radio. Uno nombre importante del periodismo radial italiano era el del mantuano Tullo Guiglia, que llegó a Montevideo en 1952 y a partir de 1954 condujo el programa informativo Trenta Minuti con L'Italia, primero en Radio Femenina, más tarde en Radio Rural y finalmente en Radio Italia.[191]​ Desde 1958 hasta 1973 cuando regresó a Italia, Guiglia se hizo cargo del popular programa de música italiana La Voce d'Italia, transmitido por CX 58 Radio Clarín. En 1963, también por Radio Clarín, se comenzó a transmitir el programa dominical La Voce dei calabresi.[137]​ Tres años más tarde la emisora Radio Carve transmitía cada martes el programa Hoy en Italia.[194]

En junio de 1966 llegó a Montevideo la compañía italiana Rai, siendo inaugurada ante la presencia de representantes de ambos países, y la sede se ubicó en el centro de la capital sobre la Avenida 18 de Julio. Al mismo tiempo, el Canal 4 transmitía cada quince días un programa sobre la actualidad de Italia, incluyendo espectáculos, deportes y entrevistas.[194]​ Entrado el nuevo milenio La Voce dei calabresi continuaba al aire ahora en CX 28 Radio Imparcial y se transmitían nuevos programas como Buongiorno dall'Italia en Radio Fénix CX40 y Spazio Italia en Radio Sarandí; también había programas conducidos por ítaloruguayos en otras ciudades uruguayas como Tacuarembó, Salto y Paysandú.[195]​ El conductor radial montevideano Italo Colafranceschi se dedicó también a la televisión realizando los programas Zoom Italiano, Italia Italia y Panorama italiano. El político, periodista y arquitecto Aldo Lamorte condujo Italia ti chiama por el canal VTV, ocupándose de asuntos referentes a la comunidad ítalouruguaya.[196]

Arquitectura y urbanismo[editar]

Tras la retirada de los portugueses de la región en 1724, se envió desde Buenos Aires al ingeniero militar Domingo Petrarca a la bahía de Montevideo para realizar el trazado de la ciudad y levantar una fortificación,[197][198]​ ubicada donde luego iba a estar la Plaza Zabala.[199]​ No se sabe con certeza el origen de Petrarca, manejándose la posibilidad de que fuese italiano o español.[200][201]​ A la par de la expansión demográfica que experimentaba la región, entre los años 1880 y 1920 en el área del Río de la Plata floreció la industria de la construcción, influenciada por la arquitectura de Italia y Francia.[202]​ El trabajo de constructores y arquitectos italianos durante ese periodo iba a determinar el estilo arquitectónico característico de Uruguay,[203]​ que respondía a corrientes mediterráneas como el eclecticismo y el historicismo, con rasgos del renacimiento italiano a los que más tarde, a principios del siglo xx, se les sumaron algunos motivos de la arquitectura modernista.[204][202]​ No se trataba únicamente de modelos europeos trasplantados sino que a partir de ellos las técnicas se adaptaban al nuevo territorio.[203]​ Las construcciones de la época mantenían en cada barrio una armonía estética y al mismo tiempo cada obra arquitectónica conservaba sus características propias,[204][203]​ prestándose especial atención al aspecto estético tanto en el diseño de edificios públicos como residencias privadas.[202]

En ese entonces la inmigración italiana fue de vital importancia para el desarrollo arquitectónico de la ciudad, siendo además la comunidad extranjera más numerosa en el sector de la construcción: por cada trabajador español había cuatro trabajadores italianos.[205]​ La mayoría de los constructores que llevaban a cabo los proyectos eran inmigrantes italianos.[206]​ También constituían en gran parte los «arquitectos de segundo orden».[207]​ Eran aún más numerosos en los empleos artesanales y relacionados al lado artístico o decorativo de la arquitectura, tales como mosaiquista, fabricante de baldosas, escultor en madera, mármol, gesso o portland, grabador en cristal, marmolista, diseñador o pintor. Debido a la intervención italiana, en la región se hablaba de «casas italianizantes» para referirse a ciertas construcciones de la época.[208][209]​ Hacia 1900 la mayoría de las construcciones se trataban de «casas standard»,[204]​ es decir, viviendas que normalmente tenían varias habitaciones dispuestas en fila una al lado de la otra a lo largo del espacio, conectadas por pasillos, con uno o más patios internos y un atrio en la entrada. La o las habitaciones del frente se conectaban con la calle mediante ventanas o balcones.[206]​ Para cubrir los pasillos, herreros y vidrieros de origen italiano construían claraboyas, las cuales se volvieron un elemento característicos de las casas montevideanas.[210]​ Según el arquitecto Juan Giuria la mayoría de esas casas tenían una sola planta y una similar distribución de las fachadas, decoradas con una «correcta superficie clasicista».[207]

Deporte[editar]

El nombre de uno de los dos equipos de fútbol más importantes de Uruguay, el Club Atlético Peñarol, surgió a partir de la deformación de Pinerolo, pueblo de origen de Giovanni Battista Crosa —castellanizado como Juan Bautista Crosa—, un inmigrante piamontés.[211][212]​ Crosa llegó a Uruguay en 1765 donde instaló una chacra y más tarde, en la misma percela, abrió una pulpería llamada «El Penareul».[213][211]​ Debido a costumbres de aquella época era común que apareciera el pueblo de origen de los inmigrantes en los documentos personales, de esa forma Crosa comenzó a aparecer como Crosa Pinerolo, que más tarde fue castellanizado como Crosa Peñarol. La zona en que se había afincado pasó a llamarse Villa Peñarol; Crosa falleció en 1790.[211]​ Otra teoría afirma que el nombre del barrio pudo haber derivado de otro poblador italiano, el agricultor Pedro Pignarolo, quien al arribar al país habría perdido su apellido original por el nombre de su pueblo de origen.[214][215]​ En 1891 se fundó el Central Uruguay Railway Cricket Club (CURCC) y en 1913 cambió su nombre a Peñarol. Durante esos años el plantel del equipo solía estar integrado por obreros italianos del ferrocarril, mientras que su clásico rival sentía mayor afinidad por los criollos y también había atraído inmigrantes españoles, dando lugar al dicho: «Blanco, gallego y de Nacional; colorado, italiano y de Peñarol».[216][217]

Selección uruguaya de fútbol ganadora del Campeonato Sudamericano 1917.
De izquierda a derecha (arriba): Jorge Pacheco, José Vanzzino, Cayetano Saporiti, Gregorio Rodríguez, Manuel Varela, Alfredo Foglino;
(abajo): José Perez, Héctor Scarone, Ángel Romano, Carlos Scarone, Pascual Somma.

Aunque la rivalidad entre Nacional y Peñarol iba a continuar, el rechazo entre extranjeros y criollos quedó atrás con la integración de los primeros a la sociedad uruguaya.[216]​ A principios del siglo xx Peñarol era conocido como «el cuadro del pueblo» y más tarde como «manyas», un sobrenombre acuñado por Carlos Scarone el 26 de julio de 1914. Su padre, Giuseppe Scarone, había llegado a Uruguay desde Savona (Liguria) en 1887. Carlos Scarone debutó en Peñarol —todavía llamado CURCC— en 1909 y permaneció con éxito en el club hasta 1913 cuando, buscando mejores ingresos, decidió probar surte en Buenos Aires. Fue en una conversación con su padre antes de partir que le explicó —refiriéndose a su mala situación económica— que en Peñarol se iba a quedar «para comer... ¿qué? ¿Mierda? ¿A mangiare merda?». Al año siguiente Scarone volvió a Montevideo pero esta vez para jugar en Nacional; en julio de 1914 se enfrentó a su antiguo equipo en un partido amistoso donde Scarone tuvo una jornada tensa y agresiva, a menudo gritando: «Jueguen ustedes, que son unos mangiamerda. ¡Manyas!».[218]

CURCC fue el primer equipo uruguayo en contar en sus filas con hijos y nietos de inmigrantes,[219]​ algunos de ellos fueron los primeros futbolistas destacados de Peñarol, como Lorenzo Mazzucco y José Piendibene, ambos de padres italianos.[220]​ Por otro lado, Pedro Petrone —de ascendencia lucana— y Ángel Romano integraron la plantilla de Nacional.[221][222]​ El plantel uruguayo que se coronó campeón en la Copa Mundial de Fútbol de 1930 contaba con Alberto Suppici como director técnico y entre los titulares que vencieron a Argentina en la final estaban el capitán José Nasazzi —de padre lombardo—,[223]Ernesto Mascheroni y el hermano menor de Carlos Scarone, Héctor Scarone.[220]​ Tras conseguir la Copa Mundial, Scarone fue transferido al Ambrosiana-Inter y debutó en la temporada 1931-32 como el primer jugador oriundo de la historia en ese club. En el Inter se ganó el sobrenombre de «Garibaldi» por parte de la afición cuando, con el rostro ensangrentado tras recibir una patada, le marcó dos goles a la Lazio.[224]​ Jugó las siguientes dos temporadas en el Palermo antes de volver a Montevideo. Otro campeón del mundo, Pedro Petrone, llegó a la liga italiana también en 1931 para jugar en la Fiorentina. Durante dos temporadas en el conjunto toscano el delantero llegó a anotar 37 goles en 44 partidos,[225]​ y ya en su temporada debut logró ser máximo goleador de la liga, el primer extranjero capocannoniere de la historia de la Serie A, y también el primer extranjero en vestir la camiseta de la Fiorentina.[226]

La presencia de futbolistas ítalouruguayos en la liga italiana no era casual, incluso alguno de ellos llegaron a integrar la Selección de fútbol de Italia durante la década de 1930, como Raffaele Sansone, Ricardo Faccio, Emanuel Fillola, Francisco Frione, Roberto Porta, Héctor Puricelli y Ulisse Uslenghi.[227]​ Nacido en Paysandú en 1894, Julio Bavastro llegó a Italia a los dieciséis años de edad para jugar primero en el Milan y después en el Inter, entre 1910 y 1915.[227]​ Su carrera se vio interrumpida por el estallido de la Primera Guerra Mundial; Bavastro se enroló en el ejercito —llegando a teniente— y fue abatido en el altiplano de los Siete Municipios en Gallio, en 1918, luchando contra el ejército austrohúngaro.[228]​ Otro de los primeros jugadores uruguayos en regresar a la madre patria fue Francisco Fedullo, cuyos padres habían emigrado a Montevideo desde Salerno; Fedullo pasó la gran parte de su carrera en el Bologna y alcanzó a vestir la camiseta azzurra, marcando tres goles en dos partidos.[229]​ La selección italiana que se alzó con la Copa Internacional 1933-35 tenía tres jugadores ítalouruguayos en su plantel: Ernesto Mascheroni —campeón del mundo con Uruguay—, Ricardo Faccio y Roberto Porta.[230]Miguel Andreolo, de ascendencia salernitana, también represento al seleccionado peninsular y se coronó campeón del mundo en la Copa Mundial de Fútbol de 1938, siendo incluido además en el Equipo de las Estrellas de la competición.[231][232][233]​ El de Andreolo fue el único caso de un jugador nacido en Uruguay y campeón del mundo con una selección distinta a la uruguaya.[234]

En cambio, Ernesto Vidal —nacido como Ernesto Servolo en el entonces territorio italiano de Istria— emigró a Sudamérica, donde se formó como futbolista, y fue parte del equipo titular del Uruguay campeón de la Copa Mundial de Fútbol de 1950.[235]​ Además de Vidal, en ese Mundial el equipo uruguayo incluía a Roque Maspoli —de ascendencia tesina—, Schubert Gambetta —de ascendencia franco-genovesa—, Rodolfo Pini, Alcides Ghiggia y Juan Alberto Schiaffino.[236][237]​ Asimismo, tanto Ghiggia como Schiaffino jugaron en Peñarol, Roma y Milan durante las décadas de 1950 y 1960. Ghiggia, cuya familia había emigrado de la comuna tesina de Sonvico,[238]​ vistió la camiseta azzurra durante la clasificación para la Copa Mundial de Fútbol de 1958 pero Italia no logró clasificarse.[235]​ El abuelo paterno de Schiaffino había llegado a Uruguay a principios del siglo xx y era originario de Camogli o Portofino (Liguria), razón por la cual su nieto pudo jugar como oriundo en la selección italiana, coincidiendo con Ghiggia.[239][234]

Política[editar]

Tradicionalmente la comunidad italiana residente en Uruguay apoyó al Partido Colorado.[240][241]​ Mientras que el Partido Colorado favorecía la inmigración italiana,[242]​ mayoritariamente urbana y mercantil, el otro partido tradicional del Estado Oriental del Uruguay, el Partido Nacional, estaba más ligado a las antiguas tradiciones rurales españolas.[243]​ Durante la Guerra Grande el militar Giuseppe Garibaldi formó la Legione Italiana —integrada por unos 630 inmigrantes italianos— y luchó del lado de los colorados comandados por Fructuoso Rivera para defender la ciudad de los blancos y Buenos Aires, que esperaban invadir desde la periferia.[244][245]​ El 2 de junio de 1882, cinco días antes de la muerte de Garibaldi, se fundó el «Círculo Legionario Garibaldino», una sociedad en su honor.[246]​ Por sus luchas en Italia y Sudamérica a Garibaldi se le llamó «el héroe de dos mundos» y a principios del siglo xx, inicio de la hegemonía política del Partido Colorado, se enalteció la figura del militar italiano como un símbolo de la italianidad y del ideal de libertad.[247][248]​ Conmemorando el primer centenario de su nacimiento, el 4 de julio de 1907 el entonces presidente de Uruguay José Batlle y Ordóñez decretó una fiesta nacional y presidió una celebración ante unas cuarenta mil personas en Montevideo. En 1915, el presidente sucesor, Feliciano Viera —también colorado— declaró fiesta nacional el 20 de septiembre.[248]​ Cada 20 de septiembre se realizaba el evento más importante de la comunidad italiana —difundido además en Argentina y Brasil— y durante ese día, en 1919, también se celebró una fiesta nacional uruguaya conocida como «el día de Italia».[247]

Uno de los hombres más influyentes durante el mandato de Batlle y Ordóñez fue Domingo Arena, escritor y abogado además de político, llegó a Uruguay a los seis años de edad junto a sus padres proveniente de Calabria.[249]​ Como político perteneciente al Partido Colorado y hombre de confianza de Batlle, Arena ayudó a impulsar leyes de justicia social y según el historiador uruguayo Gerardo Caetano «era un bohemio, un libertario. Es difícil pensar en él sin pensar en la libertad. Romántico, idealista, pasional, hacía política persiguiendo utopías».[250]​ Otros dirigentes colorados de principios del siglo xx eran de origen italiano, como Eduardo Lenzi o Rómulo Rossi, entre otros,[251]​ aunque todavía en esa época el número de políticos no era proporcional a la población de origen italiano en el país.[252]​ En 1922 resultó electo presidente el candidato colorado José Serrato, hijo de un inmigrante de Giustenice (Liguria).[253]​ Durante su mandato se creó la Corte Electoral y se inauguró el Palacio Legislativo.[254][255]​ En las elecciones de 1930 se eligió a otro presidente de ascendencia italiana, Gabriel Terra, que en 1933 dio un golpe de estado permaneciendo como presidente de facto. Varios integrantes de su administración también eran descendientes de italianos, como el ministro Pedro Manini Ríos,[256]​ y se mantuvo una relación cercana con el país europeo, de acuerdo con la historiadora Ana María Rodríguez Ayçaguer «para los gobernantes uruguayos, Italia no era un país más».[257]​ Tras siete años en el poder, Terra fue sucedido por Alfredo Baldomir Ferrari.[77]

Lista 15 de Montevideo, presentada en las elecciones de 1946 en las que resultó electo Presidente de Uruguay el colorado Tomás Berreta, hijo de inmigrantes italianos.

Tras las elecciones de 1946 asumió la presidencia Tomás Berreta, hijo de inmigrantes italianos dedicados a la agricultura.[258]​ Berreta cumplió sus funciones entre marzo y agosto de 1947, antes de morir por causas naturales y ser sustituido por su vicepresidente, Luis Batlle Berres. En 1960, como integrante del Partido Nacional, Benito Nardone presidió el Consejo Nacional de Gobierno; Nardone nació en el seno de una familia humilde, hijo de un obrero portuario originario de Gaeta (Lazio).[259][260]​ Como jefe de estado realizó una visita oficial a Italia, donde fue recibido por el presidente italiano Giovanni Gronchi y visitó el municipio de su padre.[261][262]​ Al año siguiente Gronchi devolvió la visita al país rioplatense.[263]​ Durante la dictadura cívico-militar en Uruguay (1973-1985), las fuerzas armadas designaron a Alberto Demicheli (en 1976) y Rafael Addiego Bruno (en 1985) como presidentes de facto.[264]

El primer presidente electo por la ciudadanía uruguaya después de la dictadura fue Julio María Sanguinetti del Partido Colorado, que gobernó entre 1985 y 1990, y fue reelecto en 1994. Su bisabuelo era un inmigrante de Génova: «A veces no nos damos cuenta los uruguayos hasta que punto, siendo españoles como somos en origen y en cultura, tenemos más hábitos de comportamiento propios de la familia italiana. En la gastronomía, en el sentido de la familia, en el modo como nos manejamos», declaró Sanguinetti.[265]​ También comparó la influencia de las organizaciones italianas en la política contemporánea con la que solían tener entre el siglo xix y la década de 1930, afirmando que «luego el italiano pasó a ser tan uruguayo que hoy las instituciones italianas existen pero no tienen ninguna fuerza especial».[266]Hugo Batalla, de padres calabreses, ejerció como vicepresidente durante el segundo mandato de Sanguinetti; cuando su padre, Felice Battaglia, llegó al país a fines del siglo xix su apellido fue inscrito en la oficina de inmigración como Batalla.[267][268]Jorge Batlle, presidente entre 2000 y 2005, también tenía ascendencia genovesa, por vía materna.[269]​ «Mi bisabuelo era un italiano que emigró a América. En mis casa el Dante era la cosa más importante», declaró.[270]​ En el año 2000 el gobierno italiano invitó a veintinueve legisladores uruguayos de origen italiano a una conferencia en Roma con el objetivo de «delinear una política que a la plena valorización del patrimonio histórico, económico y cultural que representan los italianos en el mundo añada una atención particular por las problemáticas que interesan a las nuevas generaciones».[271]​ En 2009 resultó vencedora la fórmula presidencial del Frente Amplio con José Mujica Cordano como presidente y Danilo Astori como vicepresidente. La familia materna de José Mujica —de apellidos Cordano y Giorello— emigró desde el valle de Fontanabuona (Liguria) a Carmelo (Colonia) en 1860.[272][273]

Un fenómeno posterior es la participación de la comunidad ítalouruguaya en las elecciones italianas. El derecho al voto de los ciudadanos italianos fuera de Italia fue una medida tomada por Silvio Berlusconi tras ser electo Presidente del Consejo de Ministros de Italia en 2001.[274]​ De los 630 diputados y 315 senadores que tiene el Parlamento de la República Italiana, se elijen en el exterior doce diputados y seis senadores, y a su vez a América del Sur le corresponde la elección de cuatro diputados y dos senadores.[275]​ De esta forma, en las elecciones de 2006 en Uruguay fue donde se registró mayor participación, con el 64 %.[274]​ Hacia el año 2018 los ciudadanos habilitados para votar residentes en Uruguay eran 85 mil.[276]

Notas[editar]

  1. Otras fuentes señalan que hacia el año 1910 los inmigrantes italianos eran 100 000, el 10 % de la población en un Uruguay de un millón de habitantes.[58][59]
  2. El 19 de enero de 1935 se firmó el «Acuerdo sobre el pago de créditos comerciales italianos en Uruguay» y el 28 de diciembre del mismo año se firmó en Roma el «Acuerdo Comercial Permanente». El 27 de diciembre de 1938 se firmó el «Protocolo Adicional al Acuerdo Comercial Permanente» redactado el 28 de diciembre de 1935, acuerdo de duración trienal en el cual Italia se comprometía a importar productos uruguayos por un valor mínimo de 180 millones de liras a partir del 1 de enero de 1939. El 26 de noviembre de 1941 se firmó el «Acuerdo financiero de pagos y protocolo» del 27 de diciembre de 1938.[12]

Referencias[editar]

  1. a b c d e Baráibar, Carlos (20 de junio de 2014). «Historia de las publicaciones italianas en Uruguay». La República. Consultado el 19 de agosto de 2017. 
  2. a b Betancur, Lucia (13 de febrero de 2018). «“No hay antecedentes de uruguayos en el Parlamento italiano, están dadas las condiciones y podría ser el batacazo”». 970AM Universal. Consultado el 17 de agosto de 2018. 
  3. a b c «Italiani nel Mondo: diaspora italiana in cifre» (en italiano). Migranti Torino. 30 de abril de 2004. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2008. Consultado el 15 de julio de 2013. 
  4. a b c d Barquet, Paula (15 de abril de 2017). «"Rabbia" italiana: la odisea por un pasaporte». El País. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  5. a b c d e Pi Hugarte, Renzo (9 de octubre de 2001). «Elementos de la cultura italiana en la cultura del Uruguay». Unesco.org.uy. Archivado desde el original el 21 de agosto de 2017. Consultado el 20 de agosto de 2017. 
  6. Tron, Ernesto; Ganz, Emilio H (1958). Historia de las colonias valdenses sudamericanas en su primer centenario, 1858-1958 (Librería Pastor Miguel Morel edición). 
  7. a b «Periodista uruguayo quiere ser diputado en Italia». El Eco Digital. 23 de febrero de 2018. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  8. «Un tour por el puerto de Gaboto». El País. 12 de junio de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  9. «Localizan en ríos San Salvador y Uruguay primer asentamiento europeo fundado por Sebastián Gaboto». LARED21. 12 de junio de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  10. «Gaboto se instaló en costa de Soriano hace 500 años». El País. 12 de mayo de 2015. Consultado el 9 de abril de 2018. 
  11. Maggi, Carlos (24 de agosto de 2008). «La Paloma, la historia y el futuro». El País. Consultado el 29 de abril de 2018. 
  12. a b c d e f g h Contu, Martino (Enero/Marzo de 2015). «Las relaciones entre el Reino de Italia y Uruguay de 1861 al fascismo». Revista Inclusiones 2 (1): 204-228. ISSN 0719-4706. 
  13. a b c Sergi, 2014, p. 10
  14. a b c Arocena y Aguiar, 2007, p. 38
  15. a b Adamo, 2007, pp. 11-12
  16. Devoto, 1993, p. 4
  17. a b Devoto, 1993, p. 100
  18. a b Oddone, Juan A.. «Fuentes uruguayas para la historia de la inmigración italiana». Tel Aviv University. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  19. a b Adamo, 2007, p. 17
  20. Devoto, 1993, p. 2
  21. a b Contu, Martino (Enero/Diciembre de 2011). «Le relazioni italo-uruguaiane, l'emigrazione italiana e la rete consolare della Banda Orientale nel Regno Sardo e nell'Italia unita con particolare riferimento ai vice consoli uruguaiani in Sardegna». Ammentu (en italiano) (1): 103-117. ISSN 2240-7596. 
  22. «Rinden tributo a Garibaldi en Salto». LARED21. 4 de julio de 2007. Consultado el 6 de septiembre de 2018. 
  23. «José Garibaldi». www.montevideo.gub.uy. 3 de diciembre de 2014. Consultado el 6 de septiembre de 2018. 
  24. Adamo, 2007, pp. 18-19
  25. Adamo, 2007, p. 16
  26. Devoto, 1993, p. 16
  27. «Valdenses en Colonia: comunidad al servicio del trabajo y la cultura». LARED21. 5 de mayo de 2008. Consultado el 31 de agosto de 2018. 
  28. Devoto, 1993, p. 6
  29. Adamo, 2007, p. 20
  30. Adamo, 2007, p. 25
  31. Adamo, 2007, p. 72
  32. Adamo, 2007, p. 73
  33. Adamo, 2007, p. 74
  34. Devoto, 1993, p. 14
  35. Devoto, 1993, p. 15
  36. Devoto, 1993, p. 1
  37. Devoto, 1993, p. 36
  38. a b Adamo, 2007, p. 53
  39. a b Sergi, 2014, p. 25
  40. Adamo, 2007, pp. 58-59
  41. Adamo, 2007, p. 60
  42. Devoto, 1993, p. 23
  43. Devoto, 1993, p. 116
  44. Adamo, 2007, pp. 64-65
  45. Adamo, 2007, p. 66
  46. a b Oddone, 1965, p. 40
  47. Devoto, 1993, p. 34
  48. Devoto, 1993, p. 96
  49. Adamo, 2007, p. 67
  50. a b Devoto, 1993, p. 174
  51. Adamo, 2007, p. 68
  52. a b c Adamo, 2007, p. 69
  53. a b Adamo, 2007, pp. 84-85
  54. Devoto, 1993, p. 35
  55. a b Devoto, 1993, p. 118
  56. Devoto, 1993, p. 47
  57. a b Devoto, 1993, p. 117
  58. Oddone, 1965, p. 45
  59. Adamo, 2007, p. 91
  60. Adamo, 2007, p. 100
  61. a b c d Brenna, Paulo G. (1918). L'emigrazione italiana nel periodo ante bellico (en italiano). R. Bemporad & Figlio. p. 181. «Più importante è l'Uruguay dove nella sola Montevideo esistono 26 società italiane, una delle quali, la Società di Mutuo Soccorso, fondata nel 1906 con 3778 soci, è di importanza veramente considerevole e mantiene scuole italiane. La Società Reduci Patrie Battaglie è la più antica, fu fondata nel 1878. Una società assai importante, che pure sussidia largamente le scuole italiane, è la Società dì Mutuo Soccorso Artistico Insegnante Circolo Napolitano con 1421 soci. Sono da notarsi la Scuola italiana delle Società Riunite di La Blanqueada (Montevideo), la Scuola Corale Filodrammatica e il Circolo Italiano nella stessa località, e la Unione e Benevolenza di Paysandù, fondata nel 1874, con 637 soci, che mantiene una scuola elementare maschile fino dal 1885. In Paisandù esiste anche una Società Fermninile Unione e Benevolenza.» 
  62. Adamo, 2007, p. 110
  63. Parker, William Belmont (1921). Uruguayans of Today (en inglés). Hispanic society of America. p. 497. «José Serrato, the son of Domingo Serrato, an Italian.» 
  64. Adamo, 2007, p. 111
  65. Rossi, 2005, p. 85
  66. Informe Mazzolini, Montevideo, 10 de abril de 1933, en ASMAE, Affari politici, Uruguay 1931-1938, fasc. 3.
  67. Herring, Hubert Clinton (1968). A History of Latin America: From the Beginnings to the Present (Rizzoli edición). Milán: Alfred A. Knopf. pp. 1125-1126. 
  68. Rossi, 2005, p. 87
  69. Alpini, Alfredo. «Uruguay en la era del Fascismo». chasque.net. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  70. Kovacic, Fabián (2016). Galeano. Penguin Random House Grupo Editorial Argentina. ISBN 9789501561814. «Su simpatía con los dictadores europeos llega al límite de obtener fondos del fascismo italiano y el nazismo alemán para construir la represa hidroeléctrica Rincón del Bonete.» 
  71. Rossi, 2005, p. 89
  72. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 28
  73. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 120
  74. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 123
  75. Rossi, 2005, p. 90
  76. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 26
  77. a b c «Uruguay, lingua italiana alle elementari: ma un’ora e mezza a settimana non basta». Italia chiama Italia (en italiano). 5 de abril de 2018. Consultado el 8 de agosto de 2018. 
  78. Adamo, 2007, pp. 114-115
  79. Adamo, 2007, pp. 118-119
  80. Adamo, 2007, p. 125
  81. Adamo, 2007, pp. 120-121
  82. Favero y Tassello, 1978, p. 86
  83. Bengochea, Julieta (Junio de 2014). «Inmigración reciente en Uruguay: 2005 – 2011». Facultad de Ciencias Sociales: 57-58. ISSN 2393-6479. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  84. a b Devoto, 1993, pp. 165-166
  85. a b Devoto, 1993, p. 142
  86. Devoto, 1993, p. 168
  87. Devoto, 1993, p. 10
  88. a b Devoto, 1993, pp. 11-12
  89. Devoto, 1993, p. 244
  90. Devoto, 1993, p. 243
  91. a b Devoto, 1993, p. 167
  92. Adamo, 2007, p. 78
  93. a b Devoto, 1993, p. 242
  94. a b Devoto, 1993, p. 101
  95. Devoto, 1993, p. 66
  96. Devoto, 1993, pp. 18-19
  97. Devoto, 1993, p. 20
  98. Devoto, 1993, p. 105
  99. Adamo, 2007, p. 82
  100. Devoto, 1993, p. 12
  101. Devoto, 1993, pp. 30-31
  102. Devoto, 1993, p. 32
  103. a b Devoto, 1993, p. 33
  104. Devoto, 1993, p. 57
  105. Adamo, 2007, pp. 82-83
  106. Adamo, 2007, p. 80
  107. Adamo, 2007, pp. 81-82
  108. Devoto, 1993, pp. 59-60
  109. a b Devoto, 1993, pp. 67-68
  110. Devoto, 1993, p. 69
  111. Devoto, 1993, pp. 72-73
  112. Devoto, 1993, pp. 73-74
  113. Devoto, 1993, pp. 74-75
  114. «La descendiente de italianos, más linda del Uruguay; es canaria». 27 de octubre de 2006. Consultado el 27 de agosto de 2013. 
  115. Achugar, Moraña y Bustamante, 2000, p. 191
  116. a b c Achugar, Moraña y Bustamante, 2000, p. 192
  117. Achugar, Moraña y Bustamante, 2000, p. 194
  118. «La influencia del pensamiento garibaldino en la conformación republicana uruguaya». GOFMU. 28 de abril de 2007. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  119. a b Lo Cascio, Vincenzo. «Imaginario e integración de los italianos en Latinoamérica». Univesidad de Amsterdam. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  120. Elizaincín, Adolfo. «Geolinguistica, sustrato y conflicto lingüístico: Español, portugués e italiano en Uruguay». Universidad de la República y Academia Nacional de Letras. Consultado el 11 de agosto de 2018. 
  121. Devoto, 1993, p. 115
  122. a b Conde, Oscar (2011). «2 - El cocoliche, el farruco y el valesco». Lunfardo. Penguin Random House Grupo Editorial Argentina. ISBN 9789870420248. 
  123. Ruocco, Ángel (22 de junio de 2012). «La venganza del cocoliche». El Observador. Consultado el 12 de agosto de 2018. 
  124. a b Podestá, José J. (2003). Medio siglo de farándula: memorias. Editorial Galerna. p. 66. ISBN 9789505564453. 
  125. Maiden, Martin; Parry, M. Mair (1997). The Dialects of Italy. Psychology Press. p. 409. ISBN 9780415111041. 
  126. Guaglianone, Pasquale (2012). Tante navi Tante storie. Nuova Santelli Edizioni sas. ISBN 9788889013472. 
  127. Klee, 2009, p. 11
  128. a b Klee, 2009, p. 188
  129. Balderston, Daniel; Gonzalez, Mike; Lopez, Ana M. (2002). Encyclopedia of Contemporary Latin American and Caribbean Cultures. Routledge. p. 881. ISBN 9781134788521. 
  130. Klee, 2009, p. 189
  131. Meglioli, Gladys Aballay (2005). El español peninsular y americano de la región andina en los atlas lingüísticos. effha. p. 101. ISBN 9789506054007. 
  132. «El porteñísimo lunfardo se renueva con palabras del rock y de la cumbia». Clarin.com. 21 de agosto de 2011. Consultado el 12 de agosto de 2018. 
  133. Meo-Zilio, Giovanni. «Italianismos generales en el español rioplatense». Universitá degli Studi di Firenze. Consultado el 12 de agosto de 2018. 
  134. Conde, Oscar (2016). La pervivencia de los italianismos en el español rioplatense 57. Consultado el 12 de agosto de 2018. 
  135. Devoto, 1993, p. 149-151
  136. a b Sergi, 2014, pp. 151-152
  137. a b Sergi, 2014, pp. 179-180
  138. a b Sergi, 2014, p. 149
  139. Notargiovanni, Caterina (27 de octubre de 2006). «Italia en la sangre pero en el liceo no». El País (Uruguay). Consultado el 13 de agosto de 2013. 
  140. «Secundaria estudia incorporación de los idiomas francés, alemán e italiano». LARED21. 17 de septiembre de 2007. Consultado el 12 de agosto de 2018. 
  141. a b «Il fallimento della Dante Alighieri continua ad essere un grande mistero a Montevideo». La Gente d'Italia (en italiano). 24 de mayo de 2018. Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  142. a b c Monreal, Susana (2010). «Religiosas italianas en la consolidación de la Iglesia uruguaya moderna». Revista del Instituto Histórico y Geográfico. XXXII: 151-175. 
  143. Devoto, 1993, p. 137
  144. Devoto, 1993, pp. 143-145
  145. Devoto, 1993, p. 147
  146. «Esperan a 30.000 fieles en procesión de San Cono». El País. 3 de junio de 2018. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  147. «Como cada 3 de junio miles de fieles llegan a San Cono». www.subrayado.com.uy. 3 de junio de 2018. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  148. Devoto, 1993, p. 169
  149. Devoto, 1993, p. 161
  150. Devoto, 1993, p. 148
  151. «Las fuentes para el estudio de las migraciones clericales. Valoración de los informes diplomáticos. La relación del nuncio Alberto Vassallo di Torregrossa (1917)». Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  152. Casal Beck, Luis (5 de enero de 2015). «Los católicos uruguayos y el Colegio Cardenalicio». La República. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  153. «Cardenal Sturla destacó los “privilegios” de Carmelo en su Fiesta Patronal». Iglesia Católica. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  154. «El primer Cardenal uruguayo y Nuestra Señora de la Fundación». Iglesia Católica. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  155. «Monseñor Parteli: el arzobispo del Uruguay dividido». LARED21. 3 de octubre de 2004. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  156. «08 Monseñor José Gottardi Cristelli». Catedral de Montevideo. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  157. «Mons. Nicolás Cotugno en sus Bodas de Oro: dedicado “a lo de siempre”». Iglesia Católica Montevideo. 26 de julio de 2017. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  158. «La Iglesia uruguaya pidió diálogo». La Nación. 16 de abril de 2006. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  159. «El papa eligió al sucesor de Cotugno: será el salesiano Daniel Sturla». El Observador. 10 de febrero de 2014. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  160. «¿Quién es Daniel Sturla?». El Observador. 5 de enero de 2015. Consultado el 20 de septiembre de 2018. 
  161. a b c d e Devoto, 1993, p. 385
  162. Devoto, 1993, p. 386
  163. a b Arocena y Aguiar, 2007, p. 40
  164. «Banco Italiano del Uruguay». Banco Central del Uruguay. Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  165. Bresciano, Juan Andrés (2017). «La Scuola Italiana di Montevideodavanti agli impeti del fascismo. Dalla resistenza alla resa (1922-1942)». Giornale di Storia Contemporanea XXI (2): 3. ISSN 2037-7975. 
  166. «Italianos celebraron en Paysandú 71º aniversario de la República de Italia». Diario El Telégrafo. 3 de junio de 2017. Consultado el 8 de agosto de 2018. 
  167. Arocena y Aguiar, 2007, pp. 116-117
  168. «Patronati». Ambasciata d'Italia - Montevideo. Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  169. Casini, Stefano (24 de marzo de 2018). «Con Renato Poma la cultura italiana in Uruguay riprende il volo». La Gente d'Italia (en italiano). Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  170. Connio, Francisco (5 de agosto de 2013). «Correo emitió sello por 50 años de Asociación Calabresa». La República. Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  171. «Circolo Lucano del Uruguay». Circolo Lucano del Uruguay. Consultado el 9 de agosto de 2018. 
  172. Sergi, 2014, p. 14
  173. Sergi, 2014, p. 18
  174. Sergi, 2014, p. 21
  175. Sergi, 2014, p. 22
  176. Sergi, 2014, pp. 27-28
  177. a b Sergi, 2014, p. 44
  178. Sergi, 2014, p. 52
  179. Sergi, 2014, p. 55
  180. Sergi, 2014, p. 65
  181. Sergi, 2014, pp. 66-67
  182. Sergi, 2014, p. 70
  183. Sergi, 2014, p. 95
  184. Sergi, 2014, p. 97
  185. Bresciano, Juan Andrés (2009). «El antifascismo ítalo-uruguayo en el contexto de la segunda guerra mundial». DEP (11). ISSN 1824-4483. 
  186. Sergi, 2014, p. 132
  187. Sergi, 2014, p. 157
  188. Sergi, 2014, p. 143
  189. Sergi, 2014, p. 166
  190. Sergi, 2014, pp. 174-175
  191. a b Sergi, 2014, p. 178
  192. Sergi, 2014, pp. 183-185
  193. Sergi, 2014, p. 200
  194. a b Sergi, 2014, p. 181
  195. Sergi, 2014, pp. 197-198
  196. Sergi, 2014, p. 199
  197. Baracchini, Hugo; Altezor Fuentes, Carlos (2010). Historia urbanística de la ciudad de Montevideo: desde sus orígenes coloniales a nuestros días. Ediciones Trilce. p. 27. ISBN 9974325625. 
  198. «Montevideo y sus barrios». www.montevideo.gub.uy. 15 de septiembre de 2015. Consultado el 19 de septiembre de 2018. 
  199. «Hallan restos de la primera fortificación de Montevideo en la plaza Zabala». El Observador. 11 de octubre de 2017. Consultado el 19 de septiembre de 2018. 
  200. Chebataroff, Fernando; Loustau, César J. (2003). Uruguay: la herencia ibérica en arquitectura y urbanismo. Ediciones de la Plaza. «Domingo Petrarca (circa 1690-1736). Ignoramos dónde y cuándo exactamente nació y, por diversos indicios -además de su apellido-, no es de descartar que su origen fuera italiano. Así lo cree Guillermo Furlong, aunque ciertos autores lo suponen vizcaíno.» 
  201. Boletín historial: órgano de la Academia de la Historia de Cartagena de Indias, Números 144-148. 1968. p. 27. 
  202. a b c Devoto, 1993, pp. 321-322
  203. a b c Devoto, 1993, p. 320
  204. a b c Devoto, 1993, p. 323
  205. Devoto, 1993, p. 358
  206. a b Devoto, 1993, p. 324
  207. a b Devoto, 1993, p. 326
  208. Devoto, 1993, p. 360
  209. Devoto, 1993, p. 369
  210. Devoto, 1993, p. 327
  211. a b c Gavinelli, Corrado (30 de noviembre de 2016). «Il quiartiere Peñarol di Montevideo» (en italiano). Vita Diocesana Pinerolese. Consultado el 13 de agosto de 2018. 
  212. Lamela, Luis (9 de febrero de 2017). «Una dumbriesa ligada a los orígenes del Peñarol». La Voz de Galicia. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  213. «Hace 110 años los ingleses se instalaban en Peñarol». LARED21. 2 de mayo de 2001. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  214. Canel, Eduardo (2010). Barrio Democracy in Latin America: Participatory Decentralization and Community Activism in Montevideo. Penn State Press. p. 48. ISBN 9780271037325. 
  215. «Spencer secures Penarol’s place in the pantheon» (en inglés). FIFA.com. 23 de abril de 2007. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  216. a b Luzuriaga, Juan Carlos (Septiembre de 2005). «La forja de la rivalidad clásica: Nacional-Peñarol en el Montevideo del 900». www.efdeportes.com (88). 
  217. Prats, Luis (22 de abril de 2018). «Cómo se inició una rivalidad centenaria». El País. Consultado el 14 de agosto de 2018. 
  218. Álvarez, Luciano (2017). «Capítulo 2: ¡Manyas!». Historia de Peñarol. Penguin Random House Grupo Editorial Uruguay. ISBN 9789974741508. 
  219. Luzuriaga, Juan Carlos (2009). El football del novecientos: orígenes y desarrollo del fútbol en el Uruguay (1875-1915). Fundación Itaú. p. 148. ISBN 9789974953420. «El CURCC era el único que tenía algunos jugadores con apellidos de origen italiano o español. Esto empezó a cambiar en 1897, por lo menos en los conjuntos constituidos con perspectivas de cierta competencia.» 
  220. a b Bocchio, Mario (31 de agosto de 2017). «Quando i piemontesi inventarono il futbol in Uruguay (terza puntata)». Medium (en italiano). Consultado el 15 de agosto de 2018. 
  221. Picchi, Sandro (1992). «Pedro, la leggenda». I Giganti della Fiorentina. Bologna: Poligrafici Editoriale. pp. 228-229. 
  222. Bouret, Daniela; Remedi, Gustavo (2009). El nacimiento de la sociedad de masas (1910-1930). Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental. p. 292. ISBN 9789974105966. 
  223. «Esino: il 16-17, 'doppio' evento per ricordare Josè Nasazzi» (en italiano). www.leccoonline.com. 14 de junio de 2018. Consultado el 15 de agosto de 2018. 
  224. Chiesa, Carlo F. (Diciembre de 1999). «We are the champions – I 150 fuoriclasse che hanno fatto la storia del calcio». Calcio 2000 (25): 62. 
  225. Chiesa, Carlo F. (Diciembre de 1999). «We are the champions – I 150 fuoriclasse che hanno fatto la storia del calcio». Calcio 2000 (24): 60. 
  226. Mosti, Giansandro (2004). Almanacco Viola 1926-2004. Florencia: Scramasax. p. 316. 
  227. a b Rota, Davide (2 de enero de 2005). «Uruguayan Players in Italy» (en inglés). RSSSF. Consultado el 15 de agosto de 2018. 
  228. Brizzi, Enrico (20 de febrero de 2015). «Di quando il calcio era un meraviglioso giuoco». Editori Laterza (en italiano). Consultado el 15 de agosto de 2018. 
  229. Fanelli, Francesca (13 de febrero de 2011). «1932, Fedullo debutto e tripletta». Corriere dello Sport (en italiano). Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. «Francisco Fedullo nasce a Montevideo a maggio del 1905, uruguaiano naturalizzato italiano e gioca centrocampista. È il primo calciatore dell'Uruguay a tornare in Italia nella terra dei genitori che anni prima erano partiti da Salerno a cercare lavoro e futuro.» 
  230. Mariani, Maurizio. «Italy - International Matches 1930-1939» (en inglés). RSSSF. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  231. Cervi, Gino (9 de junio de 2014). «Azzurro oriundo, ma serve in un Mondiale?». GQ (en italiano). Consultado el 16 de agosto de 2018. «Uruguayano, nato a Carmelo, nel dipartimento di Colonia, Miguel Angel Andriolo Frodella aveva nonni originari di Valle dell’Angelo, nel Salernitano.» 
  232. Enciclopedia dello Sport, volume Calcio. Roma: Istituto della "Enciclopedia Italiana". 2004. p. 603. 
  233. «FIFA World Cup Awards: All-Star Team» (en inglés). Sporting99.com. Archivado desde el original el 30 de junio de 2016. 
  234. a b «Los uruguayos con doble nacionalidad». www.referi.uy. 25 de diciembre de 2012. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  235. a b Prats, Luis (3 de julio de 2018). «Uruguayos de afuera». El País. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  236. «Caslano ricorda Roque Maspoli» (en italiano). Federazione Ticinese Calcio. 12 de septiembre de 2014. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  237. Gargini, Marco (2014). «MONDIALI – Gambetta, il brasiliano col cugino campione con l’Uruguay». Toscana News (en italiano). Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  238. Facchinetti, Alberto (10 de julio de 2017). «Intervista a Arcadio Ghiggia» (en italiano). Edizioni inCONTROPIEDE. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  239. Vernazza, Sebastiano (14 de noviembre de 2002). «Addio geniale Schiaffino». La Gazzetta dello Sport (en italiano). Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  240. Altreitalie, Issues 9-10. Edizioni della Fondazione Giovanni Agnelli. 1993. 
  241. Incisa, Ludovico (1998). L&Argentina, gli italiani, l&Italia. SPAI. p. 172. 
  242. Fano, Marco. Il Rio de la Plata e la guerra del Paraguay negli archivi italiani - VOLUME I (en italiano). Lulu.com. p. 303. ISBN 9781365596117. 
  243. Incisa di Camerana, Ludovico (2003). Il grande esodo: storia delle migrazioni italiane nel mondo (en italiano). Corbaccio. p. 156. ISBN 9788879724449. «L'esistenza di un partito garibaldino, el partito «rosso», el partito colorado, offre un canale rappresentativo agli interessi di una colonia italiana, prevalentemente urbana e mercantile, in contrapposizione al partito «bianco», el partito blanco, più vicino alle tradizioni spagnolesche del retroterra rurale.» 
  244. Garibaldi, Giuseppe (1846). La legione italiana in Montevideo (en italiano). Roma: Biblioteca de Historia Moderna y Contemporánea. 
  245. Fano, Marco. Il rombo del cannone liberale - Il Paraguay prima della guerra - Volume I (en italiano). Lulu.com. p. 314. ISBN 9781409220978. 
  246. Setembrino E., Pereda (1904). Los extranjeros en la guerra grande. El Siglo ilustrado. p. 253. «Fallecido Garibaldi el 2 de junio de 1882, se fundó inmediatamente, ese mismo año, la sociedad «Círculo Legionario Garibaldino», con el propósito de honrar todos los años su memoria al evocar el 8 de febrero de 1846, en que la Legión se cubriera de gloria, para honra propia y de la santa causa que defendía.» 
  247. a b Bevilacqua, De Clementi y Franzina, 2001, p. 516
  248. a b Carotenuto, Gennaro (4 de julio de 2007). «L'Eroe dei due mondi: Giuseppe Garibaldi in America Latina» (en italiano). www.gennarocarotenuto.it. Consultado el 17 de agosto de 2018. 
  249. Garibaldi: publicación anual de la Asociación Cultural Garibaldina de Montevideo, Issues 9-14. La Asociación. 1994. p. 14. 
  250. Lagos, José Gabriel (24 de agosto de 2009). «El radical de Batlle». La Diaria. Consultado el 17 de agosto de 2018. 
  251. Revista del Instituto de Estudios Genealógicos del Uruguay. 19-23. 1995. p. 109. 
  252. Bevilacqua, De Clementi y Franzina, 2001, p. 524
  253. Maiztegui Casas, Lincoln R. (2005). Orientales: una historia política del Uruguay, Volume 2. Planeta. p. 398. ISBN 9789504914099. 
  254. HISTORIA 3o C.B.U. TOMO UNIFICADO 2009. Monteverde. p. 134. ISBN 9789974341012. 
  255. «Liguria, tierra de emigrantes». LARED21. 14 de febrero de 2011. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  256. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 23
  257. Rodríguez Ayçaguer, 2009, p. 21
  258. Sanguinetti, Julio María (2016). «Las elecciones de 1946». Luis Batlle Berres: El Uruguay del optimismo. Penguin Random House Grupo Editorial Uruguay. ISBN 9789974732469. 
  259. Vallarino, Raúl (2007). Expediente Nardone: La CIA en Uruguay. Editorial Planeta. p. 23. ISBN 9789974643314. 
  260. Casal Beck, Luis (16 de febrero de 2014). «Hace 50 años moría el polémico Benito Nardone». La República. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  261. «Relazioni internazionali, Volume 24, Part 2». Istituto per gli studi di politica internazionale (en italiano): 1591. 1960. 
  262. Riciniello, Antonio. «Foto d'epoca di Gaeta» (en italiano). Gaetavacanze.com. Consultado el 18 de agosto de 2018. «E ancora i festeggiamenti per il centenario dell 'Unità d'Italia e quelli per la visita di un eccelso cittadino Gaetano, il presidente dell 'Uruguay, Benito Nardone.» 
  263. Informes diplomáticos de los representantes de Bélgica en el Uruguay, Volumes 1-2. Universidad de la República, Departamento de Publicaciones. 1998. p. 93. ISBN 9789974000155. 
  264. Berruti, Mario (2012). Frione, storia di una famiglia ligure tra due continenti. Lulu.com. p. 55. ISBN 9781291074055. 
  265. Bianchi, Cesar (2013). «Políticamente incorrecto». A lo Peñarol: La pasión nunca pierde. Penguin Random House Grupo Editorial Uruguay. ISBN 9789974683976. 
  266. Amado, Fernando (2014). Mandato de sangre: El poder de los judíos en Uruguay. Penguin Random House Grupo Editorial Uruguay. ISBN 9789974701540. ««El mundo judío tiene instituciones muy firmes. Es la colectividad más armada desde ese punto de vista», subraya el expresidente Julio Sanguinetti. «La italiana es la más débil (aunque) fue muy fuerte en la segunda mitad del siglo XIX, y en el primer tercio del siglo XX. Pero luego el italiano pasó a ser tan uruguayo que hoy las instituciones italianas existen pero no tienen ninguna fuerza especial. Las gallegas un poco más, porque responden a emigraciones más tardías. Y la judía, por sus necesidades políticas, es muy fuerte.»». 
  267. «Diario de sesiones». Cámara de Representantes (3255-3263): 25. 2005. 
  268. «Diario de sesiones de la Cámara de Representantes». Cámara de Representantes (2851-2856): 252. 1999. 
  269. Guiglia, Federico (7 de noviembre de 2003). «Con Italia tenemos siempre una oportunidad». Presidencia de la República Oriental del Uruguay. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  270. Natalevich, Martín (30 de octubre de 2016). «Batlle según Batlle». El Observador. Consultado el 18 de agosto de 2018. 
  271. «Veintinueve legisladores uruguayos de origen italiano invitados a Conferencia». LARED21. 24 de septiembre de 2000. Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  272. «Favale di Malvaro, Mujica visita la terra degli avi: «Un saluto a tutti i liguri»» (en italiano). LevANTE. 23 de mayo de 2015. Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  273. Cussigh, Eva. «Mujica come icona» (en italiano). Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  274. a b Arocena y Aguiar, 2007, p. 41
  275. Riguetti, Belén (16 de febrero de 2018). «Los ciudadanos italianos en Uruguay ya pueden votar para las elecciones del 4 de marzo». La Diaria. Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  276. «"En Italia hay una crisis política, de credibilidad"». El País. 23 de febrero de 2018. Consultado el 20 de agosto de 2018. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Referencias externas[editar]