Mármol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mármol
MarbleUSGOV.jpg
Tipo Metamórfica
Textura Grano fino a grueso
Protolito Rocas ricas en carbonato cálcico
Color Blanco
Taj Mahal, famoso monumento hecho con mármol.

En geología, el mármol es una roca metamórfica compacta formada a partir de rocas calizas que, sometidas a elevadas temperaturas y presiones, alcanzan un alto grado de cristalización. El componente básico del mármol es el carbonato cálcico, cuyo contenido supera el 90%; los demás componentes son los que dan gran variedad de colores en los mármoles y definen sus características físicas. Tras un proceso de pulido por abrasión el mármol alcanza alto nivel de brillo natural, es decir, sin ceras ni componentes químicos. El mármol se utiliza principalmente en la construcción, decoración y escultura. A veces es translúcido, de diferentes colores, como blanco, castaño, rojo, verde, negro, gris, amarillo, azul, y puede aparecer de coloración uniforme, jaspeado (con motas), veteado (tramado de líneas) y diversas configuraciones o mezclas entre ellas.

En cantería se denomina incorrectamente mármol a algunos tipos de calizas.[1]​ Ateniéndose al concepto petrológico, no al comercial, solo se pueden considerar mármoles en sentido estricto a los agregados cristalinos de calcita en mosaico por recristalización metamórfica de una caliza o dolomía precedente.

Características[editar]

Muestra de mármol pulido.
  • En la naturaleza, los yacimientos de mármol se encuentra en masas, que pueden ser estratiformes (en capas) o irregulares, dependiendo del grado de deformación tectónica y metamórfica de la roca original.
  • Es susceptible a ser atacado por ácidos produciendo efervescencia.

Propiedades físicas[editar]

Suelo de mármol, en una biblioteca pública, en España.
Bloques de corte de mármol en el histórico molino en Marble, Colorado.
Dureza
Transparencia
Densidad
  • 2,6 a 2,8 g/cm³ variable en función de los agregados y proporción que la componen.

Génesis y paragénesis[editar]

En la arqueología y el arte[editar]

La Venus de Milo (Museo del Louvre, París) es la “escultura propia” (de pie) realizada en mármol más conocida del mundo, junto al David de Miguel Ángel.

Desde el punto de vista de las artes, el concepto de mármol se establece según su apariencia, siendo las piedras calizas que son susceptibles de un pulimento fino, logrado gracias a la compacidad de la formación de sus materiales aglomerados. Incluso se acepta y extiende el concepto de mármol a rocas que presentan un aspecto de acabado semejante en apariencia al mármol, a pesar de que en su composición, la presencia de carbonato cálcico sea escasa o nula. Es por esto que, de vez en cuando, como el mármol era un material predilecto en la Antigua Grecia, se le denominaba generalmente «piedra» (en griego, λίθος, lýthos), en algunas inscripciones, con la expresión λευκός λίθος (piedra blanca).[3]

El mármol fue muy apreciado en la antigüedad y llegó a ser el material favorito de los escultores y arquitectos griegos y romanos convirtiéndose en símbolo de poder. También es un símbolo cultural de la tradición y el gusto refinado.[cita requerida] El mármol se usaba originalmente en la Grecia Arcaica para la realización de esculturas decorativas, debido a su rigidez y resistencia, por ende.[3]

  • Es famoso el mármol blanco de Carrara, en Italia.
  • Otro mármol blanco de gran calidad y con denominación de origen es el mármol de Macael originario de Macael (España), dicha población es conocida como la “Ciudad del Oro Blanco” debido a la cantidad y calidad de su mármol, al estar todas sus plazas y aceras cubiertas del mismo. Este mármol se puede encontrar en obras tales como el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada.
  • El mármol immitio marble que los romanos llamaron marmor hymmettium, se extraía del monte Himeto al sur de Atenas. Su color es ceniciento y cuando se corta produce un olor desagradable debido a su concentración de materiales orgánicos. En la antigüedad se conocía como marmo greco fetido. Los artesanos lo llamaban "mármol cebolla", debido a que su olor recordaba al de la cebolla. El mármol Immitio fue el primer tipo de mármol que importaron los romanos. Se compraba en forma de pilares, varios de los cuales soportan el techo principal de Santa María Maggiore, de San Pietro in Vincoli y de San Pablo Extramuros, todas en Roma.
  • En la historia, como materia prima para elaborar objetos artísticos, fue utilizado por primera vez en Yasemek Gaziantep, Turquía por los hititas, en los años 1600 a. C.

Etimología[editar]

Debido a su aspecto brillante tras el pulido, su raíz provendría de la palabra sánscrita mar, que significaba el movimiento de las olas del agua, y que se habría usado como metáfora de las incidencias lumínicas en la superficie del mármol, exagerando el «movimiento» de la luz con la palabra mar-mar, que señalaba una agitación más fuerte de las olas. De esta raíz, pasaría al griego como el verbo μαρμαιρω (marmairō, «resplandecer»), indicando tal movimiento de las luces. Finalmente, el término pasó a apodarse μάρμαρος (mármaros), que derivaría al latín marmor.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Kearey, Philip (2001). Dictionary of Geology, Penguin Group, London and New York, p. 163. ISBN 978-0-14-051494-0.
  2. Dureza de los minerales. Consultado: abril de 2008.
  3. a b c González Mozo, Ana; et al. (2018). IN LAPIDE DEPICTUM. Pintura italiana sobre piedra, 1530-1555. Museo Nacional del Prado. pp. 56-57. ISBN 9788484804819. 

Bibliografía[editar]

  • La gran enciclopedia de los minerales. 451 fotos, 521 páginas, 20,5 × 29,2 cm; original: Artia, Praga, 1986; versión en castellano: editorial Susaeta S.A., 1989, (impreso en Checoslovaquia) ISBN 978-84-305-1585-1.

Enlaces externos[editar]