Arquitectura ecléctica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El llamado Chalé Solans, Zaragoza.

El eclecticismo, artística en arquitectura, es una tendencia que mezcla elementos de diferentes estilos y épocas de la historia del arte y la arquitectura. Nacido en Francia y rápidamente exportado por toda Europa y Rusia, y luego a Estados Unidos, el estilo se manifestó en Occidente entre 1860 y finales de los años 1920.

El término ecléctico viene del adjetivo griego εκλεκτός, que significa 'escogido', que a su vez deriva del verbo griego εκλέγω, 'escoger', puesto que lo que harán los arquitectos y artistas en general de esa época será escoger de toda la Historia del Arte lo que más les interese. También se utiliza para definir este período la palabra Historicismo, que se refiere a una nueva visión de la Historia, en la que se indaga filosóficamente.[1]​ Sus referencias serán el arte gótico (neogótico), románico (neorrománico) y oriental (orientalismo y exotismo).

Eclecticismo o historicismo no se refieren a lo mismo, siendo el historicismo el uso de un lenguaje anterior y el eclecticismo el uso de varios lenguajes anteriores en una misma arquitectura. Será un período complicado de la historia de la arquitectura en el que coexistirán muchas tendencias entrecruzadas, con algunas versiones de carácter nacional, ya que cada país intentó revivir sus tradiciones más autóctonas, coincidiendo con los movimientos nacionalistas o regionalistas.[2]

Contexto[editar]

Iglesia de la Madeleine, París, ilustrativo ejemplo del neoclasicismo francés

Revolución Francesa y Neoclasicismo[editar]

Con el inicio del proceso revolucionario, se dejan atrás los símbolos del Antiguo Régimen. Frente a los modelos de arte refinado de la aristocracia y los grandes palacios barrocos de los príncipes, aparece una nueva retórica, con símbolos procedentes de la Antigüedad. Esta Antigüedad será el ideal que los revolucionarios procurarán recuperar para salirse de la viciada sociedad que había hasta ahora; el arte rococó se condena y se ensalzan la racionalidad y la austeridad. Boullée, David son ejemplos de la austeridad que imperará en la Francia republicana.

Más tarde, y con la autocoronación de Napoleón como emperador, el estilo neoclásico, con toda su simbología clásica pasará al servicio de éste, exaltando sus afanes imperiales, emulando al Imperio Romano.

Restauración y Romanticismo[editar]

La caída de Napoleón derribará el sistema creado en la Revolución Francesa, y la Restauración del antiguo orden sustituyó al aparato del breve período imperial. No obstante, las cosas no volvieron a asentarse tal como estaban en un principio: la burguesía, que se había alzado protagonista de las conquistas políticas y económicas en el período revolucionario, asentará ahora su posición y se consolidará como clase rectora, imponiendo sus gustos y preferencias.[3]​ Dichos gustos difieren de los ideales heroicos, abstractos y severos del neoclasicismo, teniendo como primera manifestación propia el Romanticismo. Los burgueses encontrarán en los artistas bohemios románticos la forma de evadirse, y a los artistas les gustará poder disfrutar de las comodidades de la vida burguesa. Así pues, en este período de entre 1815 y mediados de siglo, convivirán estas dos realidades. Al mismo tiempo, con la caída de Napoleón, surge un rebrote del sentimiento religioso, que se manifestará artísticamente con sesgos románticos.

La arquitectura de la Segunda República y el Segundo Imperio[editar]

En 1848 termina la época de las restauraciones en Francia, dando comienzo a la Segunda República, de la cual será presidente el príncipe Luis Napoleón, que mediante golpe de Estado se proclamará emperador en 1852, comenzando el Segundo Imperio, que durará apenas 18 años.

La Francia del Segundo Imperio va a procurar dar una imagen de brillante y espectacular. El gusto de este Segundo Imperio será, entonces, de gran pompa y fanfarria imperial, del agrado de los burgueses enriquecidos. En este empeño en asombrar al mundo con el esplendor del país, y de su capital, París, muy especialmente, se llevarán a cabo una serie de obras de enormes dimensiones, desde los ambiciosos proyectos de la Ópera de Charles Garnier, la reforma de la catedral de Notre Dame de Viollet-le-Duc y la ampliación del Palacio del Louvre de Visconti hasta los planeamientos urbanísticos de las calles parisinas del barón Haussmann.

Características[editar]

La arquitectura ecléctica, toma sus raíces en la arquitectura historicista. Si la arquitectura historicista se dedicaba más a imitar las corrientes de la antigüedad (como la grecorromana) y no a incorporarles características de otras culturas o arquitecturas, la arquitectura ecléctica se dedica principalmente a la combinación de corrientes arquitectónicas.

Así, su característica principal es la de combinar dos o más estilos arquitectónicos en una nueva estructura, que a su vez, resulte algo nuevo, con características de las corrientes que toma, pero con otras nuevas.

El término de "arquitectura ecléctica" se aplica también de forma libre a la variedad de estilos surgida en el siglo XIX luego del auge neoclásico. De todas formas este período pasó a denominarse como "historicista" con el paso del tiempo.

En las últimas décadas del siglo XX se desarrolló, por otra parte, un nuevo auge del eclecticismo, de la mano de los conceptos del postmodernismo. Se ha denominado a esta corriente "neoecléctica".

Estilos[editar]

Neorrománico[editar]

El Edificio Institucional Smithsonian (1855), de James Renwick, Jr. , un temprano ejemplo neorrománico en Estados Unidos.

El neorrománico es un estilo arquitectónico, enmarcado en la corriente del historicismo, que surgió en el siglo XIX y fue usado hasta las primeras décadas del XX y que se basa en una libre reinterpretación del estilo románico vigente durante la Edad Media europea, entre los siglos XI y XIII.[4]​ Se extendió primero por toda Europa, desde donde pasó luego a América. Se utilizó sobre todo en edificios religiosos y fue común en edificios civiles, y también fue empleado en la restauración de edificios medievales en toda Europa (como en la fachada de la catedral de Speyer, en Alemania, reconstruida a mitad del siglo XIX).

Una primera variante del estilo neorrománico conocida como Rundbogenstil (en alemán, "estilo de arco redondeado") fue bastante popular en Alemania[5]​ así como entre la diáspora alemana que comenzó en la década de 1830. El neorrománico alemán llegó a tener el estatus de estilo nacional por excelencia, siendo muy utilizado durante la segunda mitad del siglo XIX. En Portugal, fueron re-romanizados muchos viejos castillos e iglesias en la primera mitad del siglo XX. En los Estados Unidos fue uno de los estilos favoritos en los edificios públicos como ayuntamientos y campus universitarios.

Como otros estilos historicistas, el neorrománico a menudo se redujó a la decoración general de los edificios sin afectar a las plantas ni a la estructura. También fue común mezclar en el mismo edificio el neorrománico y el neogótico, los dos estilos medievales por excelencia. Debido a las similitudes estilísticas, también era apto para combinar con el estilo bizantino, como en la celebre basílica del Sagrado Corazón de Montmartre en París de Paul Abadie.

Son características de la arquitectura de estilo neorrománico: las edificaciones de ladrillo o piedra monocromática, la abundancia de arcos de medio punto sobre los vanos (puertas y ventanas) y también con fines decorativos, la disposición de torres poligonales en los lados de las fachadas, las cubiertas de formas diversas, el uso de las bóvedas de cañón en los interiores.[6]​ En general se usaron elementos más simplificados que los originales históricos.

El estilo neorrománico también es referido a veces como estilo normando o estilo lombardo, particularmente en trabajos publicados durante el siglo XIX, por las variantes que fueron desarrolladas basándose en la arquitectua de los normandos y los lombardos, respectivamente.

Neogótico[editar]

El Palacio de Westminster, sede del parlamento del Reino Unido en Londres.
Las gárgolas de Notre Dame de Paris, fruto de la intervención de Viollet-le-Duc (1846), que a su vez bebe del ambiente medievalista en que se sitúa la obra literaria de Victor Hugo (Nuestra Señora de París, 1831).

Neogótico es la denominación de un movimiento artístico historicista, principalmente arquitectónico y decorativo.

Por su común rechazo al racionalismo neoclásico, es un estilo vinculado con el Romanticismo, y por sus implicaciones políticas, con el nacionalismo. Como arquitectura historicista es una reelaboración que reproducía el lenguaje arquitectónico propio del arte gótico medieval con formas más o menos genuinas. Los que lo consideran una desvirtuación del estilo gótico original, lo denominan peyorativamente «pseudogótico».

Entre los primeros ejemplos estuvieron dos mansiones escocesas construidas o remodeladas por William Adam:[7]​ el Inveraray Castle[8]​ (1746) y el Culzean Castle (1777).[9]​ También en Escocia, Walter Scott, autor de novelas medievalistas, construyó en estilo neogótico su mansión de Abbotsford House (1824).

Más impacto, por su cercanía a Londres, tuvieron la remodelación de Strawberry Hill[10]​ (1749, por iniciativa de Horace Walpole) y la reconstrucción de la abadía de Fonthill (William Bedford y James Wyatt,[11]​ desde 1796). En 1836 se construyeron con criterios neogóticos las Houses of Parliament (Palacio de Westminster, de Charles Barry y Augustus Pugin); y en las décadas siguientes (las de la denominada "Era Victoriana" -se habla de Victorian Gothic-) se realizaron en el estilo multitud de remodelaciones o nuevas construcciones de toda clase de edificios en el Reino Unido; entre ellas las de muchos colleges universitarios, cuyo ejemplo se extendió a las universidades estadounidenses, con tal profusión que el estilo también recibe la denominación de Collegiate Gothic.[12]

En el siglo XIX la Europa continental vivió una auténtica fiebre neogótica que, además de levantar nuevos edificios, restauró y completó edificaciones medievales, como catedrales y castillos. En Francia destacó la labor restauradora y reconstructora de Eugène Viollet-le-Duc.

El ambiente artístico de mediados del siglo XIX fue muy proclive al medievalismo, que se extendió por todas las artes, especialmente en la decoración y el mobiliario (Arts and Crafts),[13]​ pero también en pintura, con distintos criterios (los nazarenos en Alemania, los pre-rafaelitas en Inglaterra);[14]​ o en literatura (drama romántico, novela histórica, novela gótica) o en música (óperas de ambientación medieval).

Las ilustraciones de la obra de Charles Knight Pictorial Gallery of the Arts (1858) muestran en detalle la incorporación de la influencia del diseño moderno en el neogótico. Para 1872, el Gothic Revival británico estaba lo suficientemente maduro para que Charles Locke Eastlake,[15]​ un prestigioso profesor de diseño, escribiera A History of the Gothic Revival; aunque la obra principal sobre el movimiento se produjo medio siglo más tarde desde el ámbito de la historia del arte, a cargo de Kenneth Clark: The Gothic Revival. An Essay (1928).

Neobarroco[editar]

Ayuntamiento de Belfast, un ejemplo de la arquitectura barroca eduardiana o "Wrenaissance"
Los baños Széchenyi en Budapest
Ejemplo de neobarroco decimonónico americano: Catedral de Salta, Argentina.

La arquitectura neobarroca, también conocida en países anglosajones como revival barroco (en inglés: Baroque Revival)? o en Francia estilo Segundo Imperio, fue uno de los estilos arquitectónicos historicistas tardíos de finales del siglo XIX, sobre todo a partir de 1880,[16]​ que coexistió y sustituyó a la arquitectura neorrenacentista. Es una corriente principalmente europea, aunque luego se expandió y pueden verse ejemplos en todos los lugares del mundo, y que no siempre es fácil distinguir entre los muchos estilos academicistas, historicistas y eclécticas del cambio de siglo.

El término se utiliza para describir la arquitectura que recuperó algunas de las características de la arquitectura barroca, pero que no es propiamente del período barroco —siglos XVII y XVIII— y que no condujo a una recuperación completa, en el sentido revivalistico, del lenguaje de artistas como Gian Lorenzo Bernini, Francesco Borromini y Guarino Guarini.

La enseñanza de los elementos de la tradición arquitectónica barroca era una parte esencial del plan de estudios de la Ecole des beaux-arts de París, la escuela de arquitectura más preeminente en la segunda mitad del siglo XIX, y era parte integral de la arquitectura Beaux-Arts o academicista que se construyó tanto en Francia como en el extranjero. Esto es evidente en la Teatro dell'Opera de París, considerada la máxima expresión de esta corriente.[17]​ Fue proyectado por Charles Garnier y construido entre 1861 y 1875, en el marco del gran plan urbanístico reformador gestionado por el barón Haussmann bajo el imperio de Napoleón III. El teatro, al referirse a la arquitectura del Renacimiento italiano, presenta un interior precioso, fuertemente articulado en sentido plástico (especialmente en el foyer principal), tanto que lleva a hacer emerger una volumetría compleja también en el perfil exterior. Por lo tanto, definir como neobarroco el teatro parisino es correcto sólo si el adjetivo se entiende como imponente, majestuoso y redundante, mientras que es impropio si se trata de la búsqueda de los elementos típicamente barrocos.

El sentido entusiasta del imperialismo europeo alentó a que fuera la arquitectura oficial que reflejara la grandeza de los imperios francés y británico, y a que en Alemania e Italia expresase el orgullo en el nuevo poder del Estado unificado. En Austria su uso también tuvo una connotación patriótica, ya que se relacionó supuestamente con el florecimiento cultural y expansión política de principios del siglo XVIII. En su fase tardía coexistió con el Jugendstil, en el cual influyó parcialmente. Dejaron obras neobarrocas en el ámbito británico los arquitectos Ferdinand Fellner (1847–1917), Hermann Helmer (1849–1919), Arthur Meinig (1853–1904) y sobre todo sir Edwin Lutyens.

El estilo neobarroco se utilizó especialmente para el diseño de nuevos y grandiosos edificios oficiales, en general civiles, como palacios, edificios de gobierno y tribunales, así como los nuevos teatros, ya que el Barroco había contribuido al florecimiento de las artes escenográficas.

Son ejemplos significativos el Palacio de Justicia de Bruselas, construido y diseñado por Joseph Poelaert desde 1866 y descrito por los críticos como "la más pomposa y sobrecargada obra neobarroca del Ottocento".;[18]​ la Teatro de la Ópera de Dresde (1878, con influencia neorenacentista); el Bode-Museum de Berlín (terminado en 1904); el Ashton Memorial en Lancaster (1907-1909); y el Palacio de Christiansborg, en Copenhague (primera mitad del siglo XX).

En Italia, donde el estilo es parte de lo que se conoce como umbertino, se debe recordar el Palacio de Justicia en Roma (actual sede de la Corte Suprema de Casación), proyectado por Guglielmo Calderini alrededor de 1884, en el que confluyen algunas reminiscencias de la Ópera de Garnier. Otro ejemplo es la sede de la Universidad Federico II de Nápoles, obra de Pierpaolo Quaglia y Guglielmo Melisurgo (1897-1908).

En la actualidad, también hay algunos edificios posmodernos con un estilo que se podría llamar barroco, por ejemplo, la Casa Danzante en Praga por Vlado Milunic y Frank Gehry , que han descrito como "nuevo barroco".[19]

Neobizantino[editar]

La Catedral de Alejandro Nevski de Sofía, por Aleksandr Pomerántsev.

La arquitectura neobizantina es un estilo arquitectónico historicista de la segunda mitad del siglo XIX e inicios del siglo XX. Fue empleado principalmente en edificios públicos, institucionales y religiosos. Surgió en la década de 1840 en Europa Occidental y alcanzó su máximo desarrollo en el último cuarto del siglo XIX en el Imperio ruso; una escuela neo-bizantina aislada siguió activa en Yugoslavia entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. La arquitectura neobizantina integra elementos de la arquitectura bizantina —que tuvo su primer desarrollo en Constantinopla y el Exarcado de Rávena, y, de un modo más general, en el Imperio bizantino entre los siglos V y IX— junto con elementos ligados a la arquitectura cristiano-medieval de la Europa del Este, principalmente de la Iglesia Ortodoxa.

El estilo neobizantino comenzó a desarrollarse en la Rusia imperial y en la Europa del Este, y tuvo una larga evolución desde la catedral de Sofía (San Petersburgo), que data de 1782, a la catedral de Alejandro Nevski de Sofía (en Bulgaria), que fue construida en 1882. En Rusia, fue popularizada por el arquitecto Konstantín Ton, que además mezcló elementos neoclásicos y elementos de la arquitectura rusa tradicional. En Belgrado, Serbia, el estilo neobizantino se prolongó hasta las primeras décadas del siglo XX, con la iglesia de San Marcos, construida de 1931 a 1940 por Petar y Branko Krstić o incluso el templo de San Sava, construido a partir de 1935 sobre los planos del arquitecto Aleksandar Deroko.[20]​ En Serbia la arquitectura neobizantina ha sido apreciada como vernácula: por ejemplo, la iglesia de San Marcos de Belgrado está inspirada en el monasterio de Gračanica (siglo XIV).[21]

Este estilo se caracteriza por el empleo de la arcada y de cúpulas en plena cimbra y de cúpulas, recurriendo al ladrillo y al estuco como materiales de construcción y en la decoración al mosaico.

Neomudéjar[editar]

Interior de la iglesia de San Pedro, Teruel (España), Patrimonio de la Humanidad y de estilo neomudéjar.
Antiguas Escuelas Aguirre, ahora Casa Árabe de Madrid.

El neomudéjar es un estilo artístico y arquitectónico que se desarrolló principalmente en la Península Ibérica a finales del siglo XIX y principios del XX. Se enmarca dentro de las corrientes orientalistas de la arquitectura historicista imperante en Europa por aquella época.[22]​ El nuevo estilo se asoció especialmente a construcciones de carácter festivo y de ocio, como salones de fumar, casinos, estaciones de tren, plazas de toros o saunas.

En España el estilo neomudéjar fue reivindicado como estilo nacional, por estar basado en un estilo propiamente hispánico. Arquitectos como Emilio Rodríguez Ayuso o Agustín Ortiz de Villajos vieron en el arte mudéjar algo únicamente español y empezaron a diseñar edificios utilizando rasgos del antiguo estilo, entre ellos las formas abstractas de ladrillo y los arcos de herradura.

Sin embargo, lo que la historiografía ha considerado tradicionalmente como neomudéjar, son en muchos casos obras de estilo neoárabe, puesto que utilizan elementos califales, almohades y nazaríes, siendo el único aspecto mudéjar el uso del ladrillo visto.[23]

Frecuentemente se ha considerado a la plaza de toros de Madrid de Rodríguez Ayuso y Álvarez Capra de 1874 como el inicio del neomudéjar, que sería seguido por otros arquitectos como Enrique María Repullés y Vargas, Joaquín Rucoba, Augusto Font Carreras, José Espelius Anduaga, Felipe Arbazuza o Aníbal González.[22]

Neoárabe[editar]

Palacio Vorontsovsky (Crimea, Rusia), construido entre 1830 y 1848 por el inglés Edward Blore.

El estilo neoárabe, también llamado neomorisco, neomusulmán o neoislámico, fue un estilo artístico historicista y romántico, surgido en la Europa del siglo XIX, que buscaba imitar y recrear el arte islámico antiguo.

El neoárabe fue un reflejo de la fascinación por lo exótico de la cultura y del arte de los países de Oriente (Orientalismo) que se extendió por Europa especialmente a partir de finales del siglo XVIII. Varias fuentes de inspiración fueron utilizadas, incluyendo el arte del Imperio otomano, del Norte de África y Andalucía, de Oriente Medio y del Imperio Mogol de la India.

El neoislámico fue particularmente utilizado en la arquitectura, siendo por ello considerado parte de la arquitectura historicista. Muchas veces se mezcló con otros estilos, dando origen a edificaciones eclécticas. Edificaciones antiguas que servirían de modelos para proyectos "neo" incluyen mausoleos mongoles como el Taj Mahal e la India y palacios como la Alhambra de Granada, en Andalucía, España.

Algunas de las primeras manifestaciones del estilo fueron realizadas por arquitectos ingleses. Entre 1815 y 1822, el arquitecto John Nash rediseñó el Pabellón Real de Brighton, en Inglaterra, en un estilo exótico que imita a la arquitetura india de influencia mogol, incluyendo cúpulas de cebolla y minaretes. Un poco más tarde, entre 1830 y 1848, el arquitecto Edward Blore construyó el Palácio Vorontsovsky, en Alupka, Ucrania, en estilo islámico influenciado por los mausoleos de Asia Central como residencia para un príncipe local. Siguiendo el gusto orientalista de moda en el siglo XIX, los estilos neo-islámicos se esparcirían después por otros países europeos y de América. En España y Portugal esta corriente daría lugar al neomudéjar.

Neorrenacimiento[editar]

Ayuntamiento de Hamburgo (Alemania), edificio neorrenacentista alemán, construido entre 1884 y 1887.
Palacio de Schwerin en Mecklenburgo, Alemania - arquitectura neorrenacentista para fines de representación. Completado en 1857.

El estilo arquitectónico denominado neorrenacimiento, neorrenacentismo o neo-Renacimiento,[24]​ es una amplia designación que comprende muchos estilos historicistas del siglo XIX, que no se inspiraban en la arquitectura griega (ver neogriego), ni en la gótica (ver neogótico), sino que lo hacían en un amplio rango de modos clasicistas italianos. Bajo la amplia designación de «arquitectura renacentista» los arquitectos y críticos del siglo XIX fueron más allá del estilo arquitectónico que se había iniciado en Florencia y el centro de Italia a principios del siglo XV como una expresión del humanismo y también incluyeron estilos que se podrían identificar como manierismo o barroco. Estas designaciones estilicas, a menudo autoaplicadas, fueron de uso corriente a mediados de siglo XIX y más tarde «neorrenacimiento» pasó a ser aplicado por los contemporáneos a edificaciones que otros llamaban de estilo italianizante, o incluso cuando en ellas era evidente la presencia de muchos elementos del barroco francés (Estilo Segundo Imperio). Se manifestó principalmente en la arquitectura pero también influyó en las artes decorativas. Fue seguido —con características diferenciales, nacionales y regionales no siempre presentes en el estilo renacentista original del lugar—, en muchos países europeos con especial importancia en Alemania y Dinamarca y, desde finales de siglo en Estados Unidos.

Las formas divergentes de la arquitectura renacentista en diferentes partes de Europa, especialmente en Francia e Italia, añade más dificultad a la hora de definir y reconocer la arquitectura neorrenacentista. Una comparación entre la amplitud de su material de origen, como el Wollaton Hall inglés,[25]​ el Palazzo Pitti italiano, el castillo de Chambord francés y el Palacio de las Facetas ruso—todos considerados "Renacimiento"— ilustra la variedad de apariencias que la misma etiqueta arquitectónica puede tomar.

Neogriego[editar]

El estilo arquitectónico Neogriego (en inglés: Greek Revival) se desarrolló en Inglaterra y en los Estados Unidos durante los siglos XVIII y XIX. En oposición al estilo palladiano que se inspira en el modelo clásico italiano, el Greek Revival busca la belleza en la inspiración de las formas y de las proporciones de los templos griegos antiguos. Está considerado como el primer estilo nacional de los Estados Unidos.

Hacia el final del siglo XVIII, se despertó tanto en Europa como en los Estados Unidos un gran interés por la arquitectura clásica. Inicialmente este interés estaba basado en la arquitectura romana, sin embargo en la década de 1820 la arquitectura estadounidense comenzó a deslizarse hacia un estilo inspirado en mayor medida en la arquitectura de la Antigua Grecia. Numerosos factores explican este cambio: la guerra de 1812 provocó en los Estados Unidos un menosprecio de todo lo que podía recordar al Imperio británico, incluso en arquitectura. El modelo romano llamado estilo federal, ya no era pues visto más como lo mejor y Grecia apareció como la cuna de democracia. Además, en 1821, este país empezaba su guerra de independencia contra el Imperio otomano suscitando la simpatía de los estadounidenses, ya que ellos la habían alcanzado recientemente.

Arquitectura georgiana[editar]

Hughenden Manor, antigua residencia de Benjamin Disraeli, posterior conde de Beaconsfield, localizada en High Wycombe, en el condado de Buckinghamshire, fue construida a finales del siglo XVIII, actualmente es propiedad del National Trust

Arquitectura georgiana es el nombre dado en los países de habla inglesa al estilo arquitectónico llevado a cabo entre 1720 y 1840, llamado así por los cuatro reyes británicos llamados Jorge (George) que reinaron en el Reino Unido desde 1714 hasta 1830.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Chueca Goitia, Fernando. Historia de la Arquitectura Occidental: X. Eclecticismo. Dossat Bolsillo. pp. 3-4. ISBN 84-237-0460-2. 
  2. Chueca Goitia, Fernando. Historia de la Arquitectura Occidental: X. Eclecticismo. Dossat Bolsillo. pp. 5-7. ISBN 84-237-0460-2. 
  3. Chueca Goitia, Fernando. Historia de la Arquitectura Occidental: X. Eclecticismo. Dossat Bolsillo. p. 10. ISBN 84-237-0460-2. 
  4. Whiffen, Marcus. American Architecture Since 1780: A guide to the styles. Cambridge, MA: The MIT Press, 1969, 61.
  5. Fleming, John, Hugh Honour y Nikolaus Pevsner. The Penguin Dictionary of Architecture. Middlesex, England: Penguin Books, 1983.
  6. Ernest Burden, Dicionário Ilustrado de Arquitetura, verbete Estilo Revivescimento Românico.
  7. Gifford, John. William Adam, 1689–1748 A Life and Times of Scotland's Universal Architect. Edinburgh: Mainstream, 1989. ISBN 1-85158-295-9.
  8. Matthew Dennison (July 14, 2011). "Inveraray Castle: home to the Duke of Argyll". The Daily Telegraph. Fuente citada en en:Inveraray Castle
  9. I. D. Whyte and K. A. Whyte, "The Changing Scottish Landscape, 1500–1800" (London: Taylor & Francis, 1991), ISBN 0-415-02992-9, p. 100.
  10. Calloway, Stephen, Snodin, Michael, and Wainwright, Clive, Horace Walpole and Strawberry Hill, Orleans House Gallery, Richmond upon Thames, 1980. Fuente citada en en:Strawberry Hill House
  11. A Biographical Dictionary of English Architects, 1660-1840 by H. M. Colvin, Harvard 1954, pp. 722. Fuente citada en en:James Wyatt
  12. "Collegiate Gothic". Bryn Mawr Library. Fuente citada en en:Collegiate Gothic in North America
  13. The works of the Pre-Raphaelites met with critical opposition to their pietism, archaizing compositions, intensely sharp focus—which, with an absence of shadows, flattened the depicted forms—and the stark coloration they achieved by painting on a wet white ground. They had, however, several important champions. Foremost among them was the writer John Ruskin (1819–1900), an ardent supporter of painting from nature and a leading exponent of the Gothic Revival in England. The Pre–Raphaelites en metmuseum.org
  14. UK National Archives. Fuente citada en en:Charles Locke Eastlake
  15. «Baroque/Baroque Revival». Buffaloah.com. Consultado el 15 de agosto de 2012. 
  16. R. De Fusco, Mille anni d'architettura in Europa, Bari, Laterza, 1999, p. 536.
  17. N. Pevsner, J. Fleming, H. Honour, Dizionario di architettura, Torino, Einaudi, 2005, voce Poelaert, Joseph. ("la più pomposa e sovraccarica opera neobarocca dell'Ottocento")
  18. " The Dancing Building, which Frank Gehry and Vlado Milunic have described as "new Baroque", has divided opinion [...] ", in "Architect recalls genesis of Dancing Building as coffee table book published", by Ian Willoughby, 11-07-2003, online at The international service of Czech Radio
  19. Zoran Manević, arquitectura y edificios en Belgrado
  20. Church arquitectura Página oficial de la ciudad de Belgrado
  21. a b Universidad de Barcelona (ed.). «Refuncionalizaciones polémicas, plazas de toros y arquitectura neomudéjar: algunos ejemplos en España». Consultado el 24 de noviembre de 2009. 
  22. UNED (ed.). «Neomudéjar versus neomusulmán: definición y concepción del medievalismo islámico en España.». Consultado el 23 de julio de 2012. 
  23. La Ortografía de la Real Academia de la Lengua, en su epígrafe 4.2.4.8.6.2, «movimientos, estilos y escuelas», recoge que irán en minúsculas «cuando no pueden identificarse en exclusiva con el periodo histórico en el que se encuadran».
  24. «Wollaton Hall». Greatbuildings.com. Consultado el 11 de junio de 2011.