Transatlántico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El buque RMS Queen Mary 2 en Saint-Nazaire (2005). Perteneciente a la naviera Cunard Line, es el transatlántico más grande, más lujoso y caro construido en la historia marítima.

Un barco transatlántico, o trasatlántico, como su nombre indica, es una nave capaz de cruzar el océano Atlántico, viaje conocido como travesía del Atlántico. Los primeros verdaderos transatlánticos eran propulsados por motores de vapor y se les conocía con el nombre de «vapores».

El término, en sentido amplio, se contrapone al de barcos de cabotaje; es decir, los transatlánticos son cruceros mayores que pueden navegar varios días o semanas sin avistar la costa, capaces de atravesar por costumbre mares y océanos, con envergaduras descomunales y de similares capacidades para tripulantes. Sus usos generales son para ocio y grandes transportes de objetos materiales y personas (pasajeros).

Durante los años 1960, tras la llegada de los primeros grandes aviones de línea a reacción, como el Boeing 707, se popularizaron y extendieron las líneas aéreas, con lo cual la suerte de las grandes compañías de navegación transatlántica sufrió un durísimo golpe. Muchas se arruinaron y grandes y lujosos buques fueron dedicados al servicio de ferry o acabaron en el desguace antes de tiempo.

Hoy en día, la mayoría de los buques de tipo transatlántico se utilizan para hacer cruceros turísticos, pero también tienen otros usos como el transporte de materiales o comida.

Introducción[editar]

El RMS Queen Mary, fotografiado en Nueva York a principios de la década de 1960. Actualmente es un museo flotante situado en el muelle de Long Beach (California), y uno de los últimos transatlánticos supervivientes.
El RMS Queen Elizabeth (1940), uno de los más famosos transatlánticos.

Los transatlánticos fueron el principal modo de transporte intercontinental durante más de un siglo, desde mediados del siglo XIX hasta la década de 1960, cuando comenzaron a ser reemplazados por el uso del avión como medio de transporte. Además de pasajeros, los transatlánticos transportaban correo y carga. Los buques contratados para llevar el correo real británico (Royal Mail) utilizaban el acrónimo RMS en su designación. Los transatlánticos eran también el modo preferido para transportar oro y otras mercancías de alto valor.[1]

La ruta más transitada por los transatlánticos se encontraba en el Atlántico Norte, con barcos que viajan entre Europa y América del Norte. Fue en esta ruta que los transatlánticos más grandes, rápidos y avanzados prestaban su servicio. Pero mientras que en la imaginación popular contemporánea el término "transatlánticos" evoca estos grandes buques, la mayoría de los transatlánticos históricamente eran barcos de tamaño medio que sirvieron como medio de transporte de pasajeros y mercancías entre las diferentes naciones y entre las metrópolis de origen y sus colonias, en la era previa a los aviones a reacción. Dichas rutas incluían Europa y sus colonias de África y Asia, Europa a América del Sur, y el tráfico de migrantes de Europa a América del Norte en el siglo XIX y las dos primeras décadas del siglo XX, así como para Canadá y Australia después de la Segunda Guerra Mundial.

Las compañías navieras son empresas dedicadas al transporte de pasajeros y carga, a menudo en rutas y horarios establecidos. Los viajes regulares programados en una determinada ruta son llamados "viajes de línea" y los barcos (pasajeros o de carga) de comercio en dichas rutas en base a un determinado calendario se denominan "navíos de línea" o transatlánticos. El término "transatlántico" ha llegado a ser utilizado de forma intercambiable con "barco de pasajeros", aunque puede referirse a un buque de carga o mixto (de pasajeros y carga).

Con el advenimiento de la era del avión a reacción, con la que el servicio de barcos transoceánicos comenzó un marcado declive, tuvo lugar una transición gradual de los buques de pasaje como medio de transporte hacia buques de cruceros, que sigue en la actualidad. [2] Para que los transatlánticos pudieran seguir siendo rentables, las compañías de cruceros modificaron algunos de sus buques para operar en las rutas de cruceros, como el RMS Queen Elizabeth 2 o el SS France. Ciertas características de los transatlánticos de más edad hicieron que fueran inadecuados para su uso en cruceros, tales como el alto consumo de combustible, el calado que les impedía entrar en los puertos de poca profundidad, y camarotes (a menudo sin ventanas) diseñados para maximizar el número de pasajeros en lugar de la comodidad.

Los barcos italianos SS Michelangelo y SS Raffaello, los últimos buques construidos específicamente para su uso en la travesía del Atlántico, no pudieron ser reconvertidos de forma económica y protagonizaron breves carreras.[3]

Historia[editar]

Del clíper al barco de vapor (1800 - 1838)[editar]

Los primeros transatlánticos[editar]

Los primeros transatlánticos aparecieron a mediados del siglo XVII. Estos barcos eran responsables de transportar el correo entre Gran Bretaña y el continente americano. A veces llevaban a bordo algunos viajeros. Por entonces, la armada británica era la más poderosa en el mundo. Operaba muchas rutas comerciales de todo el mundo para importar materias exóticas.[4] El Mar del Norte y el Mar Báltico también se convierten en rutas comerciales mayores.[5] Sin embargo, durante la primera mitad del siglo XIX, el servicio de barcos postales desapareció en favor del transatlántico.

Los clípers son los ancestros directos de los primeros transatlánticos.

A principios del siglo XIX, la revolución industrial y el crecimiento del comercio intercontinental —a través, en particular, de las colonias— hace imperativo el desarrollo de rutas seguras entre ellas y la metrópoli. La más importante de las potencias coloniales, Gran Bretaña necesitaba rutas estables para conectar las diferentes partes de su imperio: el Lejano Oriente, India, Australia, etc. Desde el siglo XVIII las grandes potencias marítimas están en equilibrio, y el sueño del holandés Hugo Grocio de que los océanos pertenezcan a todos se materializa.[6] El nacimiento del concepto de "aguas internacionales", y la ausencia de reivindicación posterior simplifica la navegación. El comienzo del siglo XIX es la época de los clípers, veleros de gran alcance, a veces capaces de alcanzar velocidades superiores a 20 nudos. Estos barcos de larga distancia proceden principalmente de los Estados Unidos y enlazan muchas rutas; podían unir Macao y Nueva York en 70 días.[7]

A partir de 1818, la naviera Black Ball Line ofreció el primer servicio regular de pasajeros de Reino Unido a los Estados Unidos con una flota de barcos de vela, poniendo énfasis en la comodidad de los pasajeros. Rápidamente, numerosas compañías siguieron su ejemplo ofreciendo sus servicios en todo el mundo.[8]

Los primeros barcos a vapor[editar]

En 1838, el Sirius consigue convertirse en el primer barco en atravesar el océano Atlántico utilizando únicamente tracción a vapor.

Desde principios del siglo XIX, las máquinas de vapor comenzaron a aparecer en los barcos, pero en un principio eran ineficientes y ofrecen pocas ventajas respecto a los barcos de vela. En 1807, el ingeniero estadounidense Robert Fulton construyó el primer barco impulsado por esta tecnología, el Clermont, que logra unir Nueva York y Albany en treinta horas, antes de iniciar un servicio regular entre los dos ciudades.[9] Otros barcos incorporaron rápidamente esta innovación. En 1816, el Elise fue el primer barco de vapor en cruzar el canal de la Mancha.[10] En 1819 se produjo un nuevo desarrollo importante: el Savannah se convirtió en el primer buque de vapor en cruzar el océano Atlántico. Partiendo de la ciudad del mismo nombre, arribó al puerto de Liverpool en 27 días. Sin embargo, el cruce se realizó principalmente a vela mientras que el vapor sólo se empleó no más de 72 horas durante el viaje.[11] La respuesta del público a esta nueva tecnología se redujo y de los 32 pasajeros que habían reservado un lugar a bordo, ninguno abordó el Savannah.[12] En ese momento, la navegación a vapor todavía no convencía a los profesionales, que lo veían más como una curiosidad, hasta el punto de que en 1820, el dueño del Savannah se deshizo de la máquina de vapor instalada en su barco.[11]

El desarrollo de esta tecnología continuó y un nuevo paso se dio en 1833. El Royal Edward logró cruzar el Atlántico empleando el vapor en tres cuartas partes de su recorrido. La vela se utilizaba sólo para ayudar a limpiar las paredes cubiertas de sal de las calderas.[11] Sin embargo, los escépticos eran todavía numerosos en 1836, cuando el escritor y científico irlandés Dionysius Lardner afirmaba que "el viaje directo de un vapor entre Liverpool y Nueva York es tan quimérico como un viaje a la Luna".[13]

El primer viaje del SS Great Western (1838)

El paso definitivo para la impulsión de la navegación a vapor se alcanzó cuando el Sirius, que partió de Liverpool el 3 de abril de 1838, llegó a Nueva York 19 días más tarde después de una travesía llena de acontecimientos. Muy poca cantidad de carbón se había planificado para la travesía, y la tripulación se vio obligada a quemar velas y muebles para llegar a su destino. El viaje se hizo a un ritmo de 6,7 nudos.[14] Esto se consiguió gracias a la utilización de condensadores que alimentaban las calderas con agua dulce, lo que evitaba tener que quitar la sal depositada.[13] La hazaña fue breve. En efecto, al día siguiente el SS Great Western, buque concebido por el visionario ingeniero ferroviario Isambard Kingdom Brunel,[15] logró alcanzar Nueva York. Habiendo partido de Liverpool el 8 de abril, pulverizó el récord del Sirius con una velocidad media de 8 nudos. La carrera por la velocidad se pone en marcha y con ella la tradición de la «Banda Azul», una competición inoficial por el honor de hacer la travesía más rápida travesía en el Atlántico Norte. Así, el barco que realizaba la travesía más rápida se ganaba el derecho a exhibir una bandera azul en su mástil.[16]

El crecimiento de los transatlánticos (1838 - 1897)[editar]

El nacimiento de las primeras navieras modernas[editar]

La dominación de los clípers fue cuestionada cuando el SS Great Western de Isambard Kingdom Brunel comenzó su primer servicio del Atlántico en 1837. Este barco realizó la travesía para cruzar el Atlántico en 15 días,[17] en comparación con los dos meses de los buques accionados a vela. A diferencia de los clípers, los barcos de vapor ofrecían una velocidad constante y la capacidad de mantener un horario determinado. Los primeros barcos de vapor todavía tenían velas, no obstante, ya que los motores todavía tenían un consumo de combustible muy ineficiente. Tener velas habilitaba a buques como el Great Western para aprovechar las condiciones favorables del tiempo y minimizar el consumo de combustible.

Con el Great Western, Brunel sienta las bases para las nuevas técnicas de construcción naval. Se dio cuenta de que la capacidad de un buque aumenta más rápido que su resistencia al agua; en otras palabras, la proporción de carbón transportado a partir del tamaño de la nave disminuye cuando el buque es cada vez mayor.[13] Construir buques de gran tamaño es más rentable.[18] Además, durante la década de 1830, la migración hacia América aumentó enormemente. Estos movimientos de población resultaron una lluvia de financiación para las empresas marítimas,[19] algunas de las más grandes surgieron en esta época. Este es particularmente el caso de P&O, fundada en 1822 en Reino Unido, y la Compagnie Générale Maritime en Francia, en 1855, que posteriormente se convertirá en la Compagnie Générale Transatlantique.[20]

El vapor también permitió a los buques asegurar el transporte regular que no permitía la navegación a vela. Este aspecto en particular sedujo a las empresas postales, que alquilaron los servicios de estos buques para servir a los clientes separados por el océano. En 1839, Samuel Cunard fundó la naviera Cunard Line y fue el primero en dedicar su actividad a transportar correo asegurando así un servicio regular con un horario establecido. Sus buques operaban rutas entre el Reino Unido y los Estados Unidos, y fueron rápidamente apodados «paquet boats», origen del término "paquebote".[21] Poco a poco, estos barcos de largo recorrido abandonaron la rueda de paletas como impulsor en alta mar, poco prácticas, en beneficio de la hélice.[9]

Los primeros gigantes[editar]

El SS Great Eastern fue durante 40 años el mayor transatlántico jamás construido, aunque su carrera fue corta y caótica.
Isambard Kingdom Brunel antes de la botadura del SS Great Eastern en 1857.

En 1840, el barco de la naviera británica Cunard Line RMS Britannia comenzó su primer servicio regular de pasajeros y carga realizada por un buque de vapor, navegando desde Liverpool a Boston.[22] A pesar de algunas ventajas que ofrecían los barcos de vapor, los clípers seguían siendo dominantes. En 1845, el SS Great Britain se convirtió en el primer barco con casco de hierro impulsado a hélice en cruzar el Atlántico.[23]

El tamaño de los buques fue en aumento, y con ello los cascos de madera se volvían cada vez más frágiles: la aparición de los cascos de hierro, a partir de 1845, y posteriormente de acero, permitieron superar estos problemas.[24] El primer buque de doble casco de hierro es el SS Great Britain, creado por Brunel, que también es el primer buque en el que una hélice sustituye las ruedas de paletas. Una vez más, la nave espanta a la clientela y su carrera se demuestra desastrosa: el barco encalla y se convierte en un almacén. Con el tiempo se convertiría en un museo, más de 150 años después de su botadura.[25] La naviera estadounidense Collins Line sigue un enfoque diferente. Diseña y opera barcos lujosos, equipados con adelantos como cámaras frigoríficas, sistemas de calefacción y otras innovaciones, pero la operación es costosa.[26] El hundimiento de dos de sus naves son fatales para la Collins Line, que finalmente se disolvió en 1858.

A partir de 1850, nuevos barcos de la Inman Line, con propulsores más eficientes comenzaron a reemplazar las ruedas de paletas utilizadas por los transatlánticos anteriores, permitiendo acortar el tiempo de las travesías y mejorando las condiciones del viaje, lo que hizo despegar el transporte de pasajeros (sobre todo inmigrantes) y carga a través del océano.[27]

En 1858, Brunel construyó su tercer y último buque gigante, el SS Great Eastern. Con una longitud de 212 metros, esta nave se mantuvo durante casi 40 años como el objeto flotante más grande construido hasta entonces. Podía embarcar en teoría hasta 5000 personas.[28] Sin embargo, su carrera se vió perjudicada por una serie de fallos e incidencias: el constructor y los propietarios van a la quiebra, y la travesía transatlántica inaugural fue retrasada en varias ocasiones y se realiza con el buque casi vacío.[29]

Entre Alemania y los Estados Unidos también muchos barcos realizan salidas desde los principales puertos alemanes de Hamburgo y Bremen, botados por compañías navieras como Hamburg America Line (HAPAG) y Norddeutscher Lloyd. El año 1858 estuvo marcado por un accidente grave, el hundimiento del SS Austria, ocurrido el 13 de septiembre. El buque, construido en Greenock en 1857, que conecta dos veces al mes las ciudades de Hamburgo y Nueva York vía Southampton, sufrió un incendio accidental que hizo sucumbir a gran parte de los 534 pasajeros y la tripulación cerca de la costa de Terranova. 88 supervivientes fueron testigos de la catástrofe.

En el mercado británico, la Cunard Line y la White Star Line mantienen una considerable competencia a partir de la compra de esta última compañía por Thomas Ismay en los finales de la década de 1860. La lucha toma como símbolo la obtención de la «Banda Azul» que ambas compañías consiguen varias veces a lo largo del siglo y que comparten con algunos barcos de la naviera Inman Line.[30] El lujo y la tecnología de los barcos también sufre una evolución constante. Las velas auxiliares se vuelven obsoletas y desaparecen por completo al final del siglo XIX, mientras que los barcos adoptaron una silueta más moderna con el diseño de la proa en ángulo recto. También se prevee un posible uso militar de estos buques, y el SS Teutonic se convirtió en 1889 en el primer crucero auxiliar de la historia: en caso de guerra, podía ser fácilmente equipado con cañones y utilizado en caso de conflicto. La nave logró impresionar al emperador alemán Guillermo II que deseaba dotar a su país con una flota moderna.[31]

Cartel de la naviera Cunard Line publicitando su servicio marítimo regular de pasajeros entre Liverpool y Nueva York (1875).

En 1870, el RMS Oceanic de la naviera White Star Line estableció un nuevo estándar para los viajes transoceánicos al tener camarotes de primera clase en medio del barco, con amenidades añadidas, como grandes ojos de buey, electricidad y agua corriente.[32] El tamaño de los transatlánticos aumentó a partir de 1880 para satisfacer las necesidades de inmigración a los Estados Unidos y Australia.

El RMS Umbria[33] y su gemelo, el RMS Etruria fueron los dos últimos barcos de Cunard de aquel período equipados con velas auxiliares. Ambas naves fueron construidas por John Elder & Co., de Glasgow, Escocia, en 1884. Batieron varios récords para los estándares de la época, y fueron los mayores buques de su tiempo, navegando en la ruta entre Liverpool y Nueva York.

El RMS Ophir, un barco de vapor de 6814 toneladas[34] propiedad de la Orient Steamship Co., fue uno de los primeros equipados con equipos de refrigeración. Operaba en la ruta del Canal de Suez, de Reino Unido a Australia durante la década de 1890 hasta los años previos a la Primera Guerra Mundial, cuando se convirtió en un crucero mercante armado.

La primera edad de oro (1897 - 1914)[editar]

El SS Kaiser Wilhelm der Grosse marca la entrada de Alemania en la escena marítima internacional, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

El período entre el final del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial se considera la primera edad dorada de los transatlánticos. Impulsada por la fuerte demanda creada por la emigración europea hacia América, la competencia internacional entre las líneas de pasajeros, y un nuevo énfasis en el confort, las compañías navieras construyeron barcos cada vez más grandes y más rápidos.[35]

Alemania entra en escena[editar]

El transatlántico más grande de la Clase Kaiser, SS Kronprinzessin Cecilie.
El RMS Lusitania de la Cunard Line, en 1907.
El RMS Titanic en el puerto de Southampton, antes de su viaje inaugural (1912).

En 1897, Alemania comenzó a dominar el pujante mercado atlántico de pasajeros con la aparición de una serie de nuevos buques, comenzando con el SS Kaiser Wilhelm der Grosse de la Norddeutscher Lloyd, al que siguieron algunos años más tarde tres barcos gemelos, pertenecientes a la clase Kaiser. Este transatlántico de largo alcance contaba con muchas innovaciones: era muy lujoso y rápido, y logra arrebatar la «Banda Azul» a los británicos.[36] También es el primero de los buques de cuatro chimeneas que comenzaron a surgir entonces. El buque sólo habría necesitado dos para el funcionamiento de sus calderas, pero un mayor número de chimeneas daba a los pasajeros una mayor sensación de seguridad y potencia de la que las navieras se aprovechaban.[37]

En 1900, la naviera HAPAG responde con la botadura del SS Deutschland, también dotado con cuatro chimeneas y construido para la velocidad. Éste consigue fácilmente la «Banda Azul», antes de perderla en favor de una de sus naves hermanas. Esta carrera por la velocidad, sin embargo, se realiza a expensas de la comodidad y genera vibraciones fuertes a lo largo de los buques, que hace perder cualquier posibilidad de éxito a un buque una vez que ha logrado batir su registro.[38] El Deutschland sólo fue utilizado durante diez años como transatlántico antes de ser convertido prematuramente en un buque de cruceros.[39] Hasta 1907, la «Banda Azul» permanece en manos de los alemanes, para disgusto de los británicos.

Por entonces, la compañía Canadian Pacific Railway (CPR) también se había convertido en uno de los sistemas de transporte más grandes del mundo, combinando barcos y ferrocarriles que operaban desde Canadá. En 1891, la división marítima de CPR comenzó su primer servicio en el océano Pacífico. En 1903, la CPR comenzó su primer servicio en el Atlántico debido a la creciente migración de los europeos hasta el oeste de Canadá, como resultado de las tierras libres ofrecida por el gobierno canadiense.

Por la misma época, el banquero estadounidense John Pierpont Morgan abrazó la idea de lograr un imperio marítimo mediante la agrupación de un gran número de empresas. Fundó para ello la International Mercantile Marine Company que agrupaba inicialmente a varias empresas estadounidenses, y desde 1902, incluía la Leyland Line y la White Star Line. Por otra parte, su trust firmó acuerdos con empresas alemanas de modo que su único competidor serio pasó a ser la Cunard Line.[40] El gobierno británico decidió intervenir para recuperar el dominio.

Los nuevos gigantes británicos[editar]

En 1905, la británica Cunard Line equipó el RMS Carmania con turbinas de vapor, que superaron a su buque hermano Caronia, impulsado por motores de vapor de expansión cuádruple. En ese momento, estos eran los barcos más grandes de la flota Cunard, y el uso de diferentes métodos de propulsión en buques por lo demás similares permitieron a la empresa evaluar los méritos de ambos.[41] Los motores del Carmania tuvieron éxito y, en consecuencia, en 1907, Cunard introdujo el RMS Lusitania y el RMS Mauretania, ambos buques mucho más grandes e impulsados por turbinas de vapor. El Mauretania ganó la «Banda Azul» y la mantuvo durante un largo periodo de 20 años.[42]

El buque hermano del Titanic, RMS Olympic, arribando al puerto de Nueva York en su viaje inaugural, en 1911 (imagen coloreada).
El salón de primera clase del RMS Olympic, en 1912.

El predominio de la «Banda Azul» por parte de Cunard no impidió a otras navieras competir en términos de tamaño y lujo. En 1911, la White Star Line estrenó el RMS Olympic,[43] el primero de un trío de 45.000 toneladas de arqueo bruto, conocidos como la clase Olympic, compuesta junto al RMS Titanic y el HMHS Britannic. Estos buques eran casi 15.000 toneladas más grandes y 100 pies (30 m) más largos que el Lusitania y el Mauretania. Como la mayoría de otros buques de la compañía, estos tres barcos nacieron de un esfuerzo especial por parte de la naviera para atraer a más inmigrantes, tratándolos con respeto y haciendo sus viajes más placenteros.

El navío alemán SS Imperator, que tras la Primera Guerra Mundial sería entregado a la naviera británica Cunard Line y rebautizado RMS Berengaria, en concepto de reparaciones de guerra.

El aumento de tamaño de los transatlánticos superó las regulaciones de transporte. En 1912, el hundimiento del RMS Titanic después de chocar con un iceberg causó un gran impacto en la sociedad de la época, debido al elevado número de víctimas (más de 1.500 personas). Un factor que contribuyó a la gran pérdida de vidas fue la falta de suficientes botes salvavidas para todos. Tras el desastre del Titanic, los reglamentos fueron revisados ​​para exigir que todos los transatlánticos llevaran suficientes botes salvavidas para todos los pasajeros y la tripulación. Además, se establece una patrulla internacional (la International Ice Patrol) para supervisar las rutas de navegación en el Atlántico Norte y vigilar la presencia de hielo e icebergs, así como el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar, firmado por primera vez en enero de 1914, que requería guardias de radio continuas en todos los barcos.[44]

La naviera Hamburg America Line también ordenó la construcción de tres buques gigantes, SS Imperator, SS Vaterland y el SS Bismarck, todos por encima de las 51.500 toneladas brutas. El Imperator fue botado en 1912, y el Bismarck (posteriormente conocido como RMS Majestic) sería el barco más grande del mundo hasta 1935. No obstante, estos buques prácticamente no sirvieron bajo el nombre de la Hamburg-America Line antes de la Primera Guerra Mundial. Después de la guerra, fueron entregados como reparaciones de guerra tras la derrota alemana, y otorgados a las navieras británicas y estadounidenses.[45] El Vaterland se convirtió en el SS Leviathan de la United States Lines; el Imperator se convirtió en el RMS Berengaria y el Bismarck (botado sólo cinco semanas antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial) se convirtió en el RMS Majestic, respectivamente de la Cunard y la White Star Line.

Entre dos guerras (1914 - 1939)[editar]

La Primera Guerra Mundial[editar]

El estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió en gran medida los viajes comerciales transatlánticos. Mientras que algunas compañías siguieron manteniendo un horario regular en sus viajes, el hundimiento del RMS Lusitania en las costas de Irlanda por un submarino aleman en mayo de 1915, con la pérdida de cerca de 1.200 pasajeros y tripulación, puso de relieve los peligros que implicaba esta práctica. Gran Bretaña requisó un gran número de grandes buques para su uso en el esfuerzo de guerra; el Olympic y el Mauretania fueron puestos en servicio como transporte de tropas, mientras el Britannic se convirtió en un buque hospital, para ser hundido por una mina en el mar Egeo en noviembre de 1916.

El período de entreguerras[editar]

Hasta la década de 1920, la mayoría de las líneas de transporte marítimo se basaban en gran medida de la emigración de pasajeros; por lo tanto, se vieron muy afectadas cuando el Congreso de los Estados Unidos presentó un proyecto de ley para limitar la inmigración en los Estados Unidos. Como resultado, muchos barcos se transformaron en cruceros,[46] y los camarotes más baratos se reconfiguraron de tercera clase a clase turista. Para empeorar las cosas, la Gran Depresión empujó a muchas líneas de transporte marítimo a la quiebra.

El SS Bremen en su viaje inaugural, en 1929.
El buque francés SS Normandie, uno de los más grandes y lujosos de su época.

A pesar de las duras condiciones económicas, una serie de empresas continuó construyendo barcos más grandes y más rápidos. En 1929, los barcos alemanes SS Bremen y SS Europa superaron el récord de velocidad establecido por el Mauretania 20 años antes, con una velocidad media de casi 28 nudos (52 km/h). Los buques utilizaban bulbos de proa y turbinas de vapor para alcanzar estas altas velocidades, manteniendo al mismo tiempo los costes de explotación. En 1933, el transatlántico italiano SS Rex de 51.100 toneladas, con un tiempo de travesía de cuatro días y trece horas,[47] se hizo con la «Banda Azul» en la travesía hacia el oeste, que se mantuvo durante dos años. En 1935, el transatlántico francés SS Normandie utilizó un nuevo y revolucionario diseño de casco y una potente transmisión turbo-eléctrica para capturar la «Banda Azul» del Rex. Debido a las malas condiciones económicas, el gobierno británico fusionó la Cunard Line y la White Star Line. La nueva empresa, Cunard White Star Line, respondió con el RMS Queen Mary y el RMS Queen Elizabeth. El Queen Mary mantuvo la «Banda Azul» en 1936-1937 y desde 1938 hasta 1952.[48]

La Segunda Guerra Mundial[editar]

En la Segunda Guerra Mundial, muchos transatlánticos se utilizaron como buques para el transporte de tropas. Transatlánticos notables como el RMS Queen Mary, RMS Aquitania, SS Cap Arcona, RMS Laconia, RMS Queen Elizabeth, todos ayudaron a transportar tropas. Mientras que algunos transatlánticos sobrevivieron a la guerra, muchos otros se perdieron.

El advenimiento de la aviación (1939 - 1975)[editar]

El período posterior a la Segunda Guerra Mundial fue también un período intenso. Buques notables incluyen el transatlántico más rápido jamás construido, el buque SS United States, que en 1952 superó los registros establecidos por el Queen Mary para convertirse en el titular de la «Banda Azul», un título que conserva hasta hoy.[49]

En la década de 1950, la industria también fue sacudida por el hundimiento del transatlántico italiano SS Andrea Doria en julio de 1956, después de una colisión con el barco de bandera sueca MV Stockholm en Nantucket, Massachusetts, muriendo 46 personas a bordo de ambos barcos.

El transatlántico SS France (1961).

También fue significativa la incorporación del SS France en 1961 (más tarde rebautizado Norway), que consiguió el récord para el barco de pasajeros más largo cuando entró en servicio en 1961, hasta la botadura del RMS Queen Mary 2 en 2003.

La inmigración patrocinada por el gobierno australiano dio lugar a un intenso intercambio entre Europa y Australia, con la producción de barcos notables como el SS Oriana[50] y el SS Canberra.[51] Estos dos barcos, que operaban para la naviera P&O, eran los más grandes, rápidos y también los últimos transatlánticos construidos para la ruta hacia Australia.

Declive de los viajes transatlánticos[editar]

El RMS Queen Elizabeth arribando al puerto de Nueva York, en 1965.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, las aeronaves no habían supuesto una amenaza significativa para el negocio de los transatlánticos. La mayoría de las aeronaves antes de la guerra eran ruidosas, vulnerables al mal tiempo, pocas tenían el alcance necesario para vuelos transoceánicos, y además eran caras y tenían pequeña capacidad para pasajeros. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial hizo necesario el desarrollo acelerado de aeronaves de gran tamaño, y con grandes alcances. Bombarderos de cuatro motores, tales como el Avro Lancaster y el Boeing B-29 Superfortress, con su alcance y capacidad de carga masiva, fueron prototipos naturales para los aviones de nueva generación de la posguerra. La tecnología de los motores a reacción también se aceleró después del desarrollo de este tipo de motores en la Segunda Guerra Mundial. En 1953, el De Havilland Comet se convirtió en el primer avión comercial de pasajeros a reacción; los Sud Aviation Caravelle, Boeing 707 y el Douglas DC-8 le siguieron, y buena parte de los viajes de largo recorrido se hacía por el aire. Los transatlánticos de la línea italiana SS Michelangelo y SS Raffaello,[3] botados en 1962 y 1963, fueron dos de los últimos buques que se construyeron principalmente para el servicio a través del Atlántico Norte. El transatlántico de Cunard, RMS Queen Elizabeth 2, también fue utilizado como barco de crucero.[2] A principios de la década de 1970, muchos barcos de pasajeros se habían retirado del servicio transatlántico y continuaron su carrera como cruceros.

Siglo XXI[editar]

El RMS Queen Elizabeth 2 se concibió como un transatlántico de lujo debido al advenimiento de la era del avión a reacción.

En la primera década del siglo XXI, sólo algunos antiguos transatlánticos siguen navegando, mientras que otros, como el RMS Queen Mary, se conservan como museos y hoteles flotantes. Tras la retirada del RMS Queen Elizabeth 2 en 2008, el único transatlántico en servicio es el RMS Queen Mary 2, construido entre 2003 y 2004, que se utiliza tanto para viajes transatlánticos como de cruceros.

En guerra[editar]

El RMS Olympic con pintura de camuflaje durante la Primera Guerra Mundial.

Los transatlánticos se utilizaron a menudo en tiempos de guerra como medio de transporte de tropas; de hecho, a veces era la propia política nacional la que fomentaba la construcción de transatlánticos en tiempos de paz para que pudieran ser utilizados en caso de guerra para el transporte de grandes cantidades de tropas en estos buques, que superaban en velocidad a los buques de guerra y submarinos.[52]

En la Primera Guerra Mundial los transatlánticos jugaron un papel importante. Transatlánticos de gran tamaño, como el RMS Mauretania y el RMS Olympic, fueron utilizados como transporte de tropas y buques hospitales, mientras que barcos más pequeños se convirtieron en cruceros mercantes armados. El HMHS Britannic, barco gemelo del Titanic y del Olympic, nunca sirvió en el servicio de pasajeros regular para el que fue construido. En su lugar, entró en servicio en la guerra como barco hospital tan pronto como fue completado, tarea que desempeñó durante un año antes de ser hundido por una mina.[53] Otros transatlánticos fueron convertidos en inocentes buques-Q armados para dar caza a submarinos. En 1915, el RMS Lusitania, aún en servicio como un buque civil de pasajeros, fue torpedeado por un U-boot alemán resultando en la pérdida de casi 1.200 personas.

Estrecho de Bass, 4 de septiembre de 1941. El HMAS Sydney en primer plano, escoltando al convoy US.12A, que comprende el Queen Mary (derecha) y el Queen Elizabeth (izquierda), más allá del Promontorio Wilsons en la costa de Victoria (Australia).

Los transatlánticos también fueron utilizados como transporte de tropas en la Segunda Guerra Mundial. Muchos fueron hundidos con grandes pérdidas de vidas; en la Segunda Guerra Mundial los tres peores desastres fueron la pérdida del buque de Cunard RMS Lancastria en 1940, a las afueras de Saint-Nazaire a causa de un bombardeo alemán, mientras intentaba evacuar a las tropas de la Fuerza Expedicionaria Británica en Francia, con la pérdida de más de 3.000 vidas; el hundimiento del MV Wilhelm Gustloff con más de 9.000 vidas perdidas; y el hundimiento del SS Cap Arcona con más de 7.000 vidas perdidas, ambos en el mar Báltico cerca del final de la guerra, en 1945.

El SS Normandie se incendió, volcó y se hundió en el puerto de Nueva York en 1942, mientras era reconvertido para su uso en el transporte de tropas. Muchos de los transatlánticos de los años veinte y treinta fueron víctimas de los submarinos, minas o aviones enemigos. El Empress of Britain fue atacado por aviones alemanes, y a continuación torpedeado por un submarino cuando los remolcadores trataban de remolcarlo a un lugar seguro.[54] Éste fue también el mayor transatlántico británico hundido durante la Segunda Guerra Mundial. En 1941, el buque de pasajeros más veloz de Alemania, el SS Bremen, fue víctima de un incendio, se cree que causado por un miembro de la tripulación disgustado, resultando en siniestro total. El SS Europa fue confiscado por los Estados Unidos en 1945 y más tarde se convirtió en uno de los buques insignia de la línea francesa Compagnie Générale Transatlantique, siendo rebautizado SS Liberté. El buque italiano SS Rex fue destruido por la Real Fuerza Aérea Británica, y el SS Conte di Savoia por las propias fuerzas alemanas durante su retirada. Estados Unidos perdió la nave SS President Coolidge, de la naviera estadounidense American President Lines, cuando chocó con una mina de los aliados en el Pacífico Sur. Ninguna naviera quedó indemne tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1982, durante la Guerra de las Malvinas, tres transatlánticos fueron requisados ​​para el servicio de guerra por el Gobierno británico. Los buques RMS Queen Elizabeth 2 y SS Canberra,[55] fueron requisados a las navieras Cunard y P&O para servir como transporte de tropas, llevando a las tropas del ejército británico a la isla Ascensión y las islas Malvinas para recuperarlas de las fuerzas armadas argentinas. El crucero de P&O SS Uganda fue requisado como barco hospital, y sirvió después de la guerra como buque de transporte hasta la construcción de la base Aérea de Monte Agradable, que permitió transportar las tropas por vía aérea.[56]

Transatlánticos supervivientes[editar]

El MV Azores (antiguo Stockholm) en 2014 como barco crucero. Gran parte de su forma original se mantiene, incluyendo su arrufo.
El SS United States, amarrado en el puerto de Filadelfia en septiembre de 2009.

De los transatlánticos construidos antes de la Segunda Guerra Mundial, cuatro sobreviven actualmente. El RMS Queen Mary fue conservado tras su retiro en 1967 como un hotel y museo, localizado en Long Beach, California. El barco japonés Hikawa Maru (1929), se conserva en Naka-ku (Yokohama, Japón) como barco museo desde 1961. El Great Britain se conserva en Bristol, Reino Unido,[57] y el MV Doulos espera su restauración en la isla de Bintan, Indonesia como hotel flotante.[58]

Entre los barcos posteriores a la Segunda Guerra Mundial que se preservan todavía, se encuentran el SS United States (1952), amarrado en el puerto de Philadelphia desde 1996; el SS Rotterdam (1958), amarrado en Rotterdam como museo y hotel flotante desde 2008;[59] y el RMS Queen Elizabeth 2 (1967), actualmente en Puerto Rashid (Dubái) desde 2009; sus dueños han afirmado que no lo desguazarán.[60] El MS Veronica de 1966 (antiguo MS Kungsholm), fue reconvertido en hotel flotante en Duqm (Omán) en 2012, aunque el hotel cerró un año después. En octubre de 2015 el barco fue vendido para ser desguazado; fue remolcado hasta Alang, India donde permanece todavía, a diciembre de 2015.[61] [62] No se sabe si será desguazado o si han tenido lugar negociaciones para salvarlo.

Dos antiguos transatlánticos permanecen en servicio como cruceros, operando para la naviera Cruise & Maritime Voyages: el Marco Polo de 1965 (antiguo MS Alexandr Pushkin),[63] y el MV Astoria (1948), originalmente Stockholm, que es conocido por haber colisionado con el SS Andrea Doria en 1956.[64]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Pickford, Nigel (1999). Lost Treasure Ships of the Twentieth Century. Washington, D.C: National Geographic. ISBN 0-7922-7472-5. 
  2. a b Norris, Gregory J. (December 1981). «Evolution of cruising». Cruise Travel. Consultado el 26 de mayo de 2013. 
  3. a b Goossens, Reuben (2012). «T/n Michelangelo and Raffaello». ssMaritime.com. Consultado el 26 de mayo de 2013. 
  4. Ferruli, 2004, p. 41
  5. Ferruli, 2004, p. 42
  6. Ferruli, 2004, p. 11
  7. Mars y Jubelin, 2001, p. 14
  8. Mars y Jubelin, 2001, p. 12
  9. a b Piouffre, 2009, p. 10
  10. Mars y Jubelin, 2001, p. 13
  11. a b c Le Goff, 1998, p. 8
  12. Mars y Jubelin, 2001, p. 16
  13. a b c Mars y Jubelin, 2001, p. 19
  14. Le Goff, 1998, p. 9
  15. «Isambard Kingdom Brunel, Design Engineer (1806-1859)». Design Museum. 
  16. Piouffre, 2009, p. 100
  17. «GREAT WESTERN 1837». oceanlinermuseum.co.uk. 
  18. Piouffre, 2009, p. 13
  19. Mars y Jubelin, 2001, p. 21
  20. Mars y Jubelin, 2001, p. 25
  21. Mars y Jubelin, 2001, p. 20
  22. «Ship History». The Cunarders. 
  23. «A Brief History». Brunel’s ss Great Britain. 
  24. Le Goff, 1998, p. 11
  25. Le Goff, 1998, p. 12
  26. Mars y Jubelin, 2001, p. 27
  27. Chatterton, E. Keble (1910). Steamships and their Story. London: Cassell & Co. OCLC 2046170. 
  28. Mars y Jubelin, 2001, p. 29
  29. Le Goff, 1998, p. 16
  30. Mars y Jubelin, 2001, p. 47
  31. Le Goff, 1998, p. 22
  32. «THE WHITE STAR LINE». The Red Duster. 
  33. «Umbria». Chris' Cunard Page. 
  34. «ss OPHIR». Clydesite. 
  35. «North Atlantic Ship Size and Speed, 1873-1913». Migration as a Travel Business. «Between 1873 and 1913 the speed of liners arriving at New York from Europe increased by nearly half, and the gross tonnage per passenger capacity doubled.» 
  36. Le Goff, 1998, p. 23
  37. Ferruli, 2004, p. 124
  38. Piouffre, 2009, p. 26
  39. Le Goff, 1998, p. 25
  40. William B. Saphire, « The White Star Line and the International Mercantile Marine Company », Sociedad Histórica del Titanic. Consultado el 17 de septiembre de 2016. (en inglés)
  41. «The Grand Dames of the Atlantic, RMS Caronia, RMS Carmania». The Cunarders, The Most Famous Ocean Liners in the World. 
  42. Newman, Jeff. «The Blue Riband of the North Atlantic». Great Ships. Consultado el 11 de septiembre de 2013. 
  43. «R.M.S. Olympic». Atlantic Liners. 
  44. «WHY WAS ICE PATROL FORMED?». International Ice Patrol. 
  45. «Hamburg-American Packet Company». TheShipsList. 
  46. «The Immigration Act of 1924». historicaldocuments.com. Archivado desde el original el 10 de febrero de 2008. 
  47. «Rex». Great Ships. 
  48. «The Blue Riband of the North Atlantic». Great Ships. 
  49. Kludas, Arnold (1999). Record breakers of the North Atlantic, Blue Riband Liners 1838-1953. London: Chatham.
  50. «ss Oriana». ssmaritime.com. 
  51. «Canberra 1961 - 1997». The great ocean liners. 
  52. Deborah Stone (5 de febrero de 2016). «Crystal Cruises to transform historic SS United States into luxury liner». Express. Consultado el 7 de mayo de 2016. 
  53. Layton, J. Kent (2009). «H.M.H.S. Britannic». Atlantic Liners. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  54. Newman, Jeff (2012). «Empress of Britain (II)». Great Ships. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  55. Ljungström, Henrik. «Queen Elizabeth 2: 1969 - Present Day». The Great Ocean Liners. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  56. «Introduction to the SS Uganda». SS Uganda Trust. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  57. «Visit Bristol's attraction - Brunel's ss Great Britain». ssgreatbritain.org. Consultado el 4 de mayo de 2015. 
  58. «DOULOS PHOS TO BECOME HOTEL (p.5)». The Porthole (New York, NY: World Ship Society, Port of New York). Noviembre de 2015. Consultado el 11 de enero de 2016. 
  59. «The history of the SS Rotterdam». Steamship Rotterdam Foundation. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  60. Morris, Hugh (13 de enero de 2016). «'Forlorn' QE2 is not coming home from Dubai, campaigners concede». Teleegraph Media Group. Consultado el 18 de enero de 2016. 
  61. «Duqm floating hotel to spur tourism». Oman Daily Observer. 22 de febrero de 2012. Consultado el 27 de mayo de 2013. 
  62. Goossens, Reuben. «The End has come for the wonderful MS Kungsholm IV / Veronica». SaveTheClassicLiners.com. ssMaritime. Consultado el 14 de noviembre de 2015. 
  63. MS Marco Polo, Cruise and Maritime Voyages
  64. «CMV to replace Discovery from the UK». travelmole.com. Consultado el 4 de mayo de 2015. 

Bibliografía[editar]

  • Chatterton, E. Keble (1910). Steamships and their Story. London: Cassell & Co. OCLC 2046170. 
  • Chirnside, Mark (2004). The Olympic Class Ships : Olympic, Titanic, Britannic (en inglés). Tempus. p. 348. ISBN 9780752428680. 
  • Ferruli, Corrado (2004). Au cœur des bateaux de légende (en francés). Hachette Collections. p. 240. ISBN 9782846343503. 
  • Le Goff, Olivier (1998). Les Plus Beaux Paquebots du Monde (en francés). Solar. p. 143. ISBN 9782263027994. 
  • Mars, Christian; Jubelin, Frank (2001). Paquebots (en francés). Reader's Digest. p. 208. ISBN 9782709812863. 
  • Pickford, Nigel (1999). Lost Treasure Ships of the Twentieth Century. Washington, D.C: National Geographic. ISBN 0-7922-7472-5. 
  • Piouffre, Gérard (2009). L'Âge d'or des voyages en paquebot (en francés). Éditions du Chêne. p. 360. ISBN 9782812300028. 

Bibliografía adicional[editar]

  • Adams, John (1993). Ocean Steamers: A History of Ocean-Going Passenger Steamships 1820-1970. New Cavendish Books. p. 224. ISBN 978-0904568899. 
  • Dawson, Philip (2007). The Liner: Retrospective and Renaissance. Conway. p. 256. ISBN 978-1844860494. 
  • Donzel, Catherine (2008). Transatlánticos de leyenda: Travesía a bordo de los gigantes del mar. Océano Ambar. p. 192. ISBN 978-8475565361. 
  • Flayhart, William H. (2003). Perils of the Atlantic: Steamship Disasters, 1850 to the Present. W. W. Norton & Company. p. 288. ISBN 978-0393041552. 
  • Flayhart, William H. (2005). Disaster at Sea: Shipwrecks, Storms, and Collisions on the Atlantic. W. W. Norton & Company. p. 384. ISBN 978-0393326512. 
  • Fox, Robert (2011). Liners: The Golden Age. H.F.Ullmann Publishing Gmbh. p. 352. ISBN 978-3833161865. 
  • Fox, Stephen (2003). Transatlantic: Samuel Cunard, Isambard Brunel, and the Great Atlantic Steamships. HarperCollins. ISBN 978-0-06-019595-3. 
  • Frame, Christopher; Cross, Rachelle (2013). The Evolution of the Transatlantic Liner. The History Press. p. 120. ISBN 978-0752479736. 
  • Fry, Henry (1896). The History of North Atlantic Steam Navigation with Some Account of Early Ships and Shipowners. London: Sampson, Low & Marston. OCLC 271397492. 
  • Gibbs, Charles Robert Vernon (1957). Passenger Liners of the Western Ocean: A Record of Atlantic Steam and Motor Passenger Vessels from 1838 to the Present Day. John De Graff. pp. 52-92. 
  • Layton, J. Kent (2012). Transatlantic Liners. Shire Library. p. 64. ISBN 978-0747810872. 
  • Le Goff, Olivier (1999). Ocean Liners. Book Sales. p. 144. ISBN 978-0785810865. 
  • Maxtone-Graham, John (1972). The Only Way to Cross: The Golden Era of the Great Atlantic Express Liners. Nueva York: Collier Books. 
  • Miller, William H. (1984). The First Great Ocean Liners in Photographs: 193 Views, 1897-1927. Dover Publications. p. 149. ISBN 978-0486245744. 
  • Miller, William H. (2011). The Last Atlantic Liners: Getting There is Half the Fun. Amberley Publishing. p. 95. ISBN 978-1848686977. 
  • Miller, William H. (2012). The Great Liners Story. The History Press Ltd. p. 128. ISBN 978-0752464527. 
  • Miller, William H.; Logvinenko, Anton (2013). Great Atlantic Liners of the Twentieth Century in Color. Amberley Publishing. p. 128. ISBN 978-1445603735. 
  • Miller, William H. (2015). Floating Palaces: The Great Atlantic Liners. Amberley Publishing. p. 128. ISBN 978-1445650470. 

Enlaces externos[editar]