Batalla de San Antonio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de San Antonio
Guerras civiles argentinas
The Battle of Sant'Antonio, Uruguay in which Garibaldi participated, in 1846.jpg
Fecha 8 de febrero de 1846
Lugar Departamento de Salto
Resultado Victoria táctica de Garibaldi, Victoria estratégica de los blanco-federales
Beligerantes
Ejército Federal y blanco Legión italiana
Comandantes
Servando Gómez José Garibaldi

La Batalla de San Antonio se libró en el departamento de Salto (Uruguay) el 8 de febrero de 1846, en los galpones o tapera del “saladero de Don Venancio”, cerca del arroyo San Antonio y de la ciudad de Salto. Formó parte de la Guerra Grande entre el gobierno constitucional presidido por Manuel Oribe, apoyado por el gobierno de Buenos Aires de Juan Manuel de Rosas, y el gobierno de facto del expresidente Fructuoso Rivera instalado en Montevideo. En ella, Giuseppe Garibaldi triunfó sobre las fuerzas de Oribe que estaban bajo el mando del general Servando Gómez.

Descripción[editar]

Fructuoso Rivera instalado en Montevideo contaba con el apoyo del Brasil, de las flotas francesa e inglesa y de los "unitarios" argentinos.

Las fuerzas de Oribe estaban bajo el mando del general Servando Gómez, veterano militar de la independencia a cuyas órdenes servían algunos jefes que respondían a Juan Manuel de Rosas, entre ellos el coronel Cesareo Domínguez, comandante del batallón Patricios de Buenos Aires.

Del lado de Garibaldi estaban el coronel Bernardino Báez; jefe de las fuerzas de caballería y la Legión Italiana compuesta de 4 compañías.

Las compañías de la Legión Italiana, apoyadas por fuerzas de caballería del coronel Bernardino Báez que luego se retiraron hacia Salto, resistieron con éxito los ataques de las fuerzas de infantería y caballería muy superiores en número, al mando de Servando Gómez. Tras trece horas de resistencia, narraba Garibaldi:

hicimos una retirada al Salto, quedamos más de ciento salvos y sanos. Los que no estaban más que levemente heridos marchaban a la cabeza, conteniendo al enemigo cuando se acercaba demasiado” [1]

La batalla fue de gran importancia para Garibaldi y su Legión Italiana, que tuvo un mayor reconocimiento e importancia.

Por decreto del 25 de febrero de 1846 se dispuso que los combatientes que tan gallardamente resistieron la tenaz carga de las fuerzas de Gómez fueran galardonados con un escudo, en el cual se lucían la inscripción coronada por una orla de laureles "Invencibles combatieron el 8 de febrero de 1846".

Referencias[editar]

  1. Carta de Garibaldi al Gobierno de la Defensa. Extraída del libro Anales de la Defensa de Montevideo, Tomo II, pp 218