Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Catedral de Sevilla»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla
Bien de interés cultural RI-51-0000329 desde el 29 de diciembre de 1928[1]
Sevila10.JPG
Tipo Catedral
Advocación Santa María de la Sede
Ubicación BanderaSevilla1.svg Sevilla, Flag of Spain.svg España
Coordenadas 37°23′09″N 5°59′35″O / 37.385922, -5.992978Coordenadas: 37°23′09″N 5°59′35″O / 37.385922, -5.992978
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Sevilla
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción 1401-1507
Estilo arquitectónico Gótico tardío

www.catedraldesevilla.es

[editar datos en Wikidata ]
Catedral de Sevilla, Real Alcázar y Archivo de Indias en Sevilla
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Sevilla cathedral - tomb of christopher columbus.jpg
Tumba de Cristóbal Colón
en la Catedral de Sevilla.

Coordenadas 37°23′09″N 5°59′35″O / 37.385922, -5.992978Coordenadas: 37°23′09″N 5°59′35″O / 37.385922, -5.992978{{#coordinates:}}: no puede tener más de una etiqueta principal por página
País Flag of Spain.svg España
Criterios i, ii, iii, vi
N.° identificación 383
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1987 (XI sesión)
[editar datos en Wikidata ]

La Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla es la catedral gótica cristiana con mayor superficie del mundo. La Unesco la declaró en 1987, junto al Real Alcázar y el Archivo de Indias, Patrimonio de la Humanidad[2] y, el 25 de julio de 2010, Bien de Valor Universal Excepcional.[3] [4] Según la tradición, la construcción se inició en 1401, aunque no existe constancia documental del comienzo de los trabajos hasta 1433. La edificación se realizó en el solar que quedó tras la demolición de la antigua Mezquita Aljama de Sevilla,[5] de la cual se conservan el alminar (la Giralda) y el Patio de los Naranjos.[6]

En el año 2008, la investigadora de la Universidad de Cantabria Begoña Alonso Ruiz encontró el plano más antiguo que se conoce de la Catedral de Sevilla en el Monasterio de Bidaurreta de Oñate (Guipúzcoa), el cual fue realizado alrededor de 1490.[7] Este plano, una vez estudiado, ha aportado importantes datos sobre la construcción del edificio.[8]

Uno de los primeros maestros de obras fue Maese Carlín (Charles Galter), procedente de Normandía (Francia), que había trabajado previamente en otras grandes catedrales góticas europeas y llegó a España según se cree huyendo de la Guerra de los Cien Años. El 10 de octubre de 1506 se procedió a la colocación de la piedra postrera en la parte más alta del cimborio, con lo que simbólicamente la catedral quedó finalizada, aunque en realidad siguieron efectuándose trabajos de forma ininterrumpida a lo largo de los siglos, tanto para la decoración interior, como para añadir nuevas dependencias o consolidar y restaurar los desperfectos ocasionados por el paso del tiempo, o circunstancias extraordinarias, entre las que cabe destacar el terremoto de Lisboa de 1755 que produjo únicamente daños menores a pesar de su intensidad.[9] En estas obras intervinieron los arquitectos Diego de Riaño, Martín de Gainza y Asensio de Maeda. También en esta etapa Hernán Ruiz edificó el último cuerpo de la Giralda. La catedral y sus dependencias quedaron terminadas en 1593.[10]

El Cabildo Metropolitano mantiene la liturgia diaria y la celebración de las festividades del Corpus, la Inmaculada y la Virgen de los Reyes. Éste último día, 15 de agosto, es también la fiesta titular del templo, Santa María de la Asunción o de la Sede, y se celebra con solemne procesión de tercia y pontifical.

El templo acoge los restos mortales de Cristóbal Colón y de varios reyes de Castilla: Pedro I el Cruel, Fernando III el Santo y el hijo de este, Alfonso X el Sabio.[11]

La última obra de importancia realizada tuvo lugar en el año 2008 y consistió en la sustitución de 576 sillares que conformaban uno de los grandiosos pilares que sustentan el templo, por nuevos bloques de piedra de características similares pero con mucha mayor resistencia. Este difícil trabajo fue posible gracias al empleo de novedosos sistemas tecnológicos que demostraron que el edificio sufría diariamente unas oscilaciones de 2 cm como consecuencia de la dilatación de sus materiales. [12]

Historia[editar]

Puerta del Perdón, puerta almohade de la antigua mezquita que da acceso al Patio de los Naranjos (siglo XII).

Periodo almohade (1172-1248)[editar]

Durante la administración musulmana, el califa almohade Abu Yacub Jusuf ordenó la construcción de una gran mezquita en Sevilla en los terrenos que actualmente ocupa la catedral.[10] Los trabajos se prolongaron entre abril de 1172 y marzo de 1198, aunque se inauguró el 30 de abril de 1182.

La dirección de las obras fue encargada al prestigioso arquitecto de origen andalusí Ahmad Ben Baso, el mismo que edificó los palacios de la Buhayra en Sevilla, el cual construyó un hermoso edificio de planta rectangular de 113 x 135 m y con una superficie de más 15.000 m².[13] Poseía 17 naves adornadas con arcos de herradura y un amplio patio, el sahn que aún se conserva con el nombre de Patio de los Naranjos. La actual puerta del Perdón daba acceso al recinto.[10]

Periodo mudéjar (1248-1401)[editar]

Tras la conquista de la ciudad por los cristianos el 23 de noviembre de 1248, la mezquita mayor fue consagrada,[14] pasando a ser catedral de la archidiócesis con pequeños cambios, como el de una Capilla Real donde se enterraron diferentes monarcas y familiares, entre ellos Alfonso X, Fernando III y Beatriz de Suabia.

Los cristianos utilizaron durante más de 150 años el edificio musulmán. A partir de 1401 se pensó en un nuevo templo de formas totalmente cristianas, por lo que con el pretexto de que la mezquita se encontraba en estado ruinoso, se procedió a demolerla.[10]

Gótica (1401-1528)[editar]

Bóveda de estrella, frente a la Capilla Mayor.
En 1888 se produjo un derrumbe de una de las bóvedas provocado por la rotura de un pilar

El cabildo catedralicio decidió el 8 de julio de 1401 construir un nuevo templo, pues la antigua mezquita almohade se encontraba mal conservada después del terremoto ocurrido en 1356 que la afectó gravemente. Según la tradición oral sevillana la decisión de los canónigos habría sido: «Hagamos una iglesia tan hermosa y tan grandiosa que los que la vieren labrada nos tengan por locos» y según el acta capitular de aquel día la nueva obra debía ser «una tal y tan buena, que no haya otra su igual».[15]

Tradicionalmente se ha dado como fecha de inicio de las obras el año 1402, aunque actualmente se considera como fecha más probable 1434.[5] Se prolongaron en esta fase hasta 1506.[16] Se cree que el primitivo proyecto de la obra se debió al maestro Alonso Martínez. Posteriormente fueron maestro de obras Ysambarte y en 1439 el francés Carlín (Charles Gauter de Rúan) que se hizo cargo de los trabajos con un salario de mil maravedíes anuales, creyéndose que estuvo al frente de los mismos hasta su muerte hacia 1448, su sucesor fue el cantero Juan Normant. Entre 1498 y 1512 ejerció el cargo de maestro mayor Alonso Rodríguez.[10]

Naves en el interior.

El día 6 de octubre del año 1506, tuvo lugar la ceremonia oficial para celebrar la conclusión de la obra, en la que se colocó la "piedra postrera" en la parte más alta del cimborio. Se invitó al arzobispo Diego de Deza a participar en el acto, aunque se excusó por encontrarse demasiado viejo para subir y lo presenció como espectador desde la capilla de la Virgen de la Antigua. No se pudieron realizar celebraciones por haber fallecido dos semanas antes el rey Felipe I de Castilla (Felipe el Hermoso). Al año siguiente, 1507, tuvo lugar la consagración del templo, aunque quedaron pendientes algunas obras por concluir.[17] El resultado final fue un grandioso templo gótico de enormes dimensiones y riguroso diseño.

Cuatro años después, el 28 de diciembre de 1511, falló uno de los enormes pilares y se produjo un derrumbe que afectó al cimborio que cubría el crucero, todo al parecer causado por el peso excesivo de la estructura. Se destituyó a Alonso Rodríguez y, tras un detenido estudio de las posibles soluciones, el arquitecto Juan Gil de Hontañón, siguiendo el marco estilístico inicial, diseñó una nueva cúpula que se completó en el año 1519. Este cimborio se desplomó 370 años más tarde, el 1 de agosto de 1888, volviéndose a reconstruir por el arquitecto Joaquín Fernández con igual forma, tal como se ve en la actualidad.[18]

Renacentista (1528-1593)[editar]

Corresponde al periodo iniciado en 1528, en que se construyeron una serie de dependencias anexas al templo gótico, como la Sacristía Mayor, la Sala Capitular y la Capilla Real y se terminaron otras como la Sacristía de los Cálices y las Capillas de los Alabastros.[19] En estas obras intervinieron los arquitectos Diego de Riaño, Martín de Gainza y Asensio de Maeda. También en esta etapa Hernán Ruiz edificó el último cuerpo de la Giralda. La catedral y sus dependencias quedaron terminadas en 1593.[10]

Barroca (1618-1758)[editar]

En esta fase se construyó la Iglesia del Sagrario (1618-1663) por Miguel de Zumárraga; se trata en realidad de una iglesia independiente de la catedral, aunque se encuentra anexa a la misma y se comunica con ella. A este edificio le acompañaron en el mismo estilo una serie de pequeños agregados en el frente de Poniente.[20]

Académica (1758-1823)[editar]

Fachada lateral sur de noche.

Durante esta fase predomina el estilo neoclásico. Se construyeron diversas dependencias situadas en la zona suroeste del templo, entre la actual avenida de la constitución y el Archivo de Indias. Entre los años 1762 y 1797 se procedió al derribo de los edificios que unían el monumento al caserío de la ciudad, para conseguir que la manzana que ocupa estuviera totalmente independiente. Los principales arquitectos que intervinieron en las obras fueron Manuel Núñez y Fernando de Rosales.[9]

Neogótica (1825-1928)[editar]

Este periodo comprende desde 1825 hasta 1928. Durante el mismo se terminaron partes del edificio que habían quedado inconclusas, procurando en todo momento mantenerse lo más próximo posible al diseño gótico original. Continuando el proyecto del arquitecto Demetrio de los Ríos del año 1866, las puertas de la Concepción y la de San Cristóbal o del Príncipe, fueron acabadas por Adolfo Fernández Casanova entre 1895 y 1917. También se realizaron diferentes trabajos de restauración. Inició esta etapa Fernando de Rosales y la cerró Javier de Luque.[5]

La catedral en el siglo XXI[editar]

En el año 2010 fue el monumento de la ciudad que recibió mayor número de visitas, 1 305 000 personas, lo que representa 7.76 % más que el año anterior. Más del 99 % de los turistas que visitan Sevilla están interesados en conocer el templo.[21] El monumento se autofinancia y supone una considerable fuente de ingresos para el Cabildo que destina gran parte de los fondos recaudados a obras de restauración.[22] La situación del edificio en la Avenida de la Constitución, principal vía de acceso al centro histórico de la ciudad, había provocado en las últimas décadas un notable deterioro fisicoquímico de la piedra que se manifestaba por la existencia de densas costras negras en los muros y portadas, como consecuencia de la intensa contaminación del entorno producida por los gases expulsados por los vehículos.[23]

Las importantes actuaciones realizadas en el siglo XXI han consistido en la peatonalización de la Avenida de la Constitución para solventar el problema de la contaminación y la realización de diversos trabajos de restauración, principalmente la limpieza y consolidación de los 141 m de la fachada de poniente, con el objetivo de solucionar la arenización general de la piedra y la oxidación de los materiales férricos. Además se han desmontado y reparado elementos singulares como esculturas, pináculos, gárgolas, flameros y vidrieras que han recibido tratamientos especializados para su recuperación. En el interior del templo se han efectuado trabajos de gran precisión para solucionar el deterioro en la estructura de dos pilares que presentaban grietas que fueron detectadas en 1980. La meticulosa tarea ha consistido en la sustitución de 576 sillares, cada uno de los cuales tiene un peso medio de 250 kg, sin intervenir en el núcleo central del pilar que mantenía su estabilidad.[24] En 2011 se inicia la restauración del retablo mayor, trabajo que se prolongará al menos durante 30 meses, e importantes intervenciones sobre la solería de la Capilla Real y la fachada del templo que da a la calle Alemanes.[25]

Materiales empleados[editar]

En la construcción, como era habitual en la arquitectura gótica, se empleó la piedra como principal material de construcción. La catedral está construida con piedra de más de 20 canteras, siendo la mayoritaria una calcarenita fosilífera de grano grueso procedente de las canteras de la Sierra de San Cristóbal del Puerto de Santa María, en la Provincia de Cádiz. Le sigue en orden de importancia una roca caliza fosilífera de grano más fino procedente de Espera, también en la Provincia de Cádiz, usada sobre todo en los elementos intercalados con la anterior piedra en las cresterías y como principal elemento de construcción en los Archivos que se añadieron en la fachada Sur de la Catedral en 1918. También se trajeron rocas de Estepa, Utrera, Morón de la Frontera y otros lugares para zócalos, tracerías, restauraciones, etcétera. Las portadas de la Concepción y del Príncipe fueron realizadas a finales del siglo XIX y principios del XX con piedra de Monóvar, en la Provincia de Alicante.[26]

Giralda[editar]

La Giralda de la Catedral de Sevilla.

La Giralda es la torre y el campanario de la Catedral de Sevilla. Destaca por su altura de 104 m, lo que la hace visible desde gran parte de la ciudad. Su base cuadrada se sitúa a 7,12 m sobre el nivel del mar, teniendo 13,61 m de lado. Fue construida a semejanza del alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech (Marruecos), aunque el remate superior y hermoso campanario que eleva y estiliza su estructura, es renacentista. [27]

Las obras se iniciaron en el año 1184 bajo la dirección del arquitecto Ahmad Ben Baso. La torre tenía una altura de 82 m. Según cuenta el cronista Ibn Sahib al-Salá, las obras se concluyeron el 10 de marzo de 1198, con la colocación de cuatro bolas de bronce dorado en el remate superior de la torre.[27]

A raíz de un terremoto ocurrido en 1365 se perdió la antigua esfera original de cobre que la coronaba. En el siglo XVI, se añadió el cuerpo de campanas a cargo del arquitecto Hernán Ruiz, que además fue encargado por el cabildo catedralicio, para que el nuevo cuerpo tuviera un remate en forma de estatua que representa La Fe. La estatua fue instalada en 1568. La palabra giralda proviene de «girar» y significa «veleta de torre que tiene figura humana o de animal».[28] Con el paso del tiempo, ese nombre pasó a denominar a la torre en su conjunto, comenzándose a conocer a la figura que la corona como «el Giraldillo».

Patio de los Naranjos[editar]

Patio de los Naranjos (lado de levante), pueden verse los arcos de la antigua mezquita y en el centro la actual Puerta del Perdón.

El Patio de los Naranjos era primitivamente el patio de abluciones de la mezquita almohade. Su forma es rectangular, midiendo 43 m por 81 m. Los lados menores estaban originalmente constituidos por siete arcos gemelos y los mayores contaban con trece arcos, formando dos tandas de seis con un gran arco central.[29] Desde la calle, se accede a su interior a través de la puerta del Perdón que está decorada con yeserías renacentistas realizadas por Bartolomé López en 1522.[30] Las hojas de la puerta son de madera revestida de bronce y están decoradas con lacerías, sobresalen los dos aldabones de bronce fundido y cincelados. Es una importante obra almohade del siglo XII. En el centro del patio se alza una fuente cuya taza superior es visigoda. [31]

Las obras de construcción se realizaron entre 1172 y 1186. Inicialmente se utilizó para las actividades típicas de los patios de abluciones musulmanes (sahn).[30] Tras la conquista de Sevilla por los cristianos en 1248, se empleó para diversas actividades: cementerio, celebración de las ferias anuales de la ciudad y lugar de predicación.[32] En la actualidad, el Patio de los Naranjos es uno de los anexos más importantes de la Catedral de Sevilla y está totalmente integrado en ella. A lo largo de los siglos ha sufrido varias modificaciones significativas como la de 1618, cuando se derribó el ala oeste para construir la Iglesia del Sagrario.[30] A partir del siglo XV fue perdiendo poco a poco su connotación cultural, siendo hoy un recinto sin actividades religiosas.

Iglesia del Sagrario[editar]

Plano de la Catedral de Sevilla
Color azul: Capillas del lado del Evangelio
Color rosa: Capillas del lado de la Epístola
1-Portada de la Asunción
2-Portada del Bautismo
3-Portada de San Miguel
4-Puerta de San Cristóbal
5-Puerta de Campanillas
6-Puerta de Palos
7-Puerta del Lagarto
8-Puerta de la Concepción
9-Puerta del Sagrario
10-Puerta del Perdón
11-Capilla Real
12-Sala capitular
13-Sacristía mayor
14-Sacristía de los cálices
15-Iglesia del Sagrario
Puerta de la Concepción.

La Iglesia del Sagrario es un templo integrado en la catedral, comenzada a construir por Cristóbal de Rojas, Alonso de Vandelvira y Miguel de Zumárraga en junio de 1618 en estilo barroco.[33] Se encuentra ocupando la galería oeste del patio de los Naranjos, tiene planta de cruz latina y el crucero está cubierto por una bóveda con linterna. Consta de cuatro puertas: dos por el patio de los Naranjos, una desde el interior de la catedral y otra que da directamente al exterior. Su interior está ricamente decorado, destacando el retablo mayor, la estructura fue realizada por Francisco Dionisio de Ribas y las tallas por Pedro Roldán.[28]

Exterior de la catedral[editar]

Presenta tres portadas en la fachada de los pies, una en cada brazo del crucero y dos en la cabecera, también presenta otra puerta que da al patio de los naranjos, denominada del lagarto y otra que comunica con la iglesia del sagrario y finalmente la Puerta del Perdón que es la puerta de acceso al patio de los Naranjos desde la calle de los Alemanes:[34]

Fachada oeste de los pies[editar]

Portada del Bautismo, es la situada más a la izquierda, fue construida en el siglo XV, se encuentra decorada con la representación del relieve del Bautizo de Cristo, en el tímpano obra realizada por el taller de Lorenzo Mercadante de Bretaña, es de estilo gótico con arquivoltas apuntadas adornadas con tracerías, también se encuentran esculturas de los obispos de Sevilla, San Leandro y San Isidoro, de Santa Justa y Rufina obras directas de Lorenzo Mercadante y una serie de ángeles y profetas debidos a Pedro Millán.[35]

Portada principal o de la Asunción, es la situada en el centro de la fachada y permaneció sin realizarse hasta el siglo XIX, cuando el cardenal Cienfuegos y Jovellanos encargó su decoración escultórica, entre la que destacan las figuras de los apóstoles, ejecutadas por Ricardo Bellver entre 1877 y 1898.[10]

Portada de San Miguel o del Nacimiento, llamada así ya que en la portada se incluye la representación del Nacimiento de Cristo.[15] Fue construida en el siglo XV y se encuentra decorada con esculturas de terracota entre las que destacan las de San Laureano, San Hermengildo y los cuatro evangelistas, ejecutados por Millán. Ésta es la vía de acceso actual (2010) de las procesiones de Semana Santa al templo catedralicio en su recorrido por la carrera oficial.[36]

Fachada sur[editar]

Puerta de San Cristóbal o del Príncipe (1887-1895), es la que coincide con el crucero sur, fue proyectada por Adolfo Fernández Casanova y terminada en 1917, aunque su primer diseño fue realizado por el arquitecto Demetrio de los Ríos en 1866. Actualmente (2008), delante de esta puerta, está situada una réplica del «Giraldillo».[10]

Fachada norte[editar]

Puerta de la Concepción (1895-1927), está situada en la parte norte del crucero que se abre sobre el patio de los Naranjos, también el diseño fue realizado por Demetrio de los Ríos y proyectada y finalizada por Adolfo Fernández Casanova en 1895, fue construida imitando el estilo gótico para armonizar con el resto del edificio.[10]

Puerta del Lagarto, comunica con la parte cubierta del Patio de los Naranjos,[15] cuya galería también recibe este mismo nombre por un lagarto colgado del techo con motivo de un antiguo exvoto, es la de más simple decoración.

Puerta del Sagrario, da acceso desde dentro de la catedral a la iglesia del Sagrario, realizada por Pedro Sánchez Falconete en el último tercio del siglo XVII. Está enmarcada por unas columnas de orden corintio y en la parte alta se encuentra una escultura representando a San Fernando, a un lado Santa Justa con San Isidoro y al otro lado Santa Rufina con San Leandro.[28]

Puerta del Perdón, con este nombre se conoce a la puerta de acceso al patio de los Naranjos desde la calle de los Alemanes y por tanto no es propiamente una puerta de la catedral, pero sí había pertenecido a la antigua mezquita y conserva de aquella época un arco apuntado de herradura. A principios del siglo XVI se realizaron obras, decorándola con esculturas de terracota del escultor Miguel Perrin, destacando el gran relieve de la Expulsión de los mercaderes sobre el arco de entrada. Los ornamentos en yesería fueron hechos por Bartolomé López.[28] [37]

Fachada este de la cabecera[editar]

Puerta de Palos, también llamada Puerta de la Adoración de los Magos, por el relieve con este tema que se encuentra en su tímpano, modelado por Miguel Perrin hacia 1520. El nombre de «Palos» es más popular, y se debe a las rejas de madera que la separan de antiguas dependencias del cabildo catedralicio.[15] [37]

Puerta de Campanillas, nombrado así porque en la época de su construcción era desde donde se tocaban las campanillas para llamar a los obreros. Las esculturas renacentistas, así como el relieve del tímpano que representa La entrada de Cristo a Jerusalén, fueron realizados por Miguel Perrin a principios del siglo XVI.[10] [37]

Interior de la catedral[editar]

Bóveda del crucero.

La catedral posee cinco naves que se distribuyen, mirando hacia Levante. No cuenta con una cabecera en el sentido gótico habitual en forma de ábside sin girola, ya que su planta salón es un perfecto rectángulo de 116 m de largo por 76 m de ancho, que se corresponde con el espacio que ocupaba la gran mezquita almohade que estaba situada en el mismo lugar.[34] La nave central y la del crucero son más altas que el resto. A las naves exteriores se abren unas capillas situadas entre los contrafuertes y que igualan en profundidad a la nave del crucero. Los muros cuentan con poco espesor. Sin embargo, las capillas están separadas por estribos perpendiculares al eje central del templo, terminando en 28 pilares adosados que, con otros 32 exentos, soportan a 68 bóvedas ojivales. Estos pilares son de mampostería, revestidos de piedra. Las bóvedas de carácter ojival, son cuatripartitas en las naves y sixpartitas en las capillas, siendo las del crucero de forma estrellada. La luz natural penetra a través de numerosas vidrieras.[10]

Nave central[editar]

La nave central aloja dos edificaciones: el Coro, flanqueado por grandes órganos; y la Capilla Mayor rodeada por altas rejas. Entre ellas se sitúa el crucero, cuyas bóvedas son las más altas del templo y alcanzan en este punto los 37 m de altura. Por detrás del Coro se encuentra el Trascoro y en línea con todo lo anterior la Capilla Real.

Estas zonas de la nave central se corresponden con tres aspectos fundamentales de la sociedad medieval: lo regio (Capilla Real), lo eclesiástico (parte reservada al Arzobispo y al Cabildo), y lo popular (espacio para que el pueblo pudiera asistir a las celebraciones litúrgicas).[9]

Capilla Mayor[editar]

La Capilla Mayor, situada en la nave central, está delimitada en los laterales y en el frontal por rejas de hierro dorado, de estilo renacentista. El retablo de esta capilla constituye una de las obras más destacadas de la historia del arte.[20] Su construcción se inició en el año 1482, y en él intervinieron Pedro Dancart, Jorge Fernández Alemán, Roque Balduque y Juan Bautista Vázquez el Viejo que la concluyó. Destaca la escultura de un crucificado, denominado del Millón, obra gótica del siglo XV.[38]

Trasaltar[editar]

Los muros del presbiterio están decorados exteriormente por una serie de esculturas de diversos santos en bulto redondo y barro cocido sobre repisas y bajo doseles. El total de esculturas es de 59 las cuales componen un conjunto de indudable belleza, aunque no pueden apreciarse bien por la altura en que se hallan. Son esculturas de carácter gótico, renacentistas y manieristas, resultado de la sucesión de artistas que intervinieron en la ejecución. Desde 1522 aparece Miguel Perrin que permanece vinculado a estos trabajos hasta 1552.[39] En 1564 se nombra como escultor a Juan Marín. Más tarde, en 1572, se nombra a Diego de Pesquera. Por fin se terminó la decoración en 1575. Destaca entre todas la Virgen del Reposo, bella imagen de la Virgen con el Niño dormido sobre su pecho atribuida a Miguel Perrin, la cual está situada enfrente a la reja de la capilla Real y antaño tuvo gran devoción entre los sevillanos.[40] La devoción se difundió vinculada a la solicitud de las embarazadas por tener un buen parto, apoyado en una vieja tradición según la cual cada día pasaba por los pies de esta imagen de la Virgen un judío que diariamente recitaba una ofensa contra la Virgen por ser origen de Jesús. Pese a ello se produjo su conversión al cristianismo, y arrepentido por las anteriores blasfemias contra la imagen de la Virgen, dedicó el resto de su vida a difundir la devoción a la Virgen del Reposo, convencido de que había sido el origen de su conversión y consecuente Salvación, por ello pasó a ser considerada protectora de los partos de la Fe y simultáneamente de los partos naturales, por ello se le conoció popularmente como Nuestra Señora de Bienpariese, amparadora de los buenos partos. A la devoción le dio realce doña María Osorio, quien en 1554 mandó construir en el centro del trasaltar una capilla u hornacina a Nuestra Señora del Reposo.[41] En la parte inferior de este muro se abre una capilla con enterramiento, dedicada a Nuestra Señora del Soterraño, que pertenece en la actualidad a los marqueses de Yanduri.

Coro[editar]

Está construido con muros de cantería por tres lados, ocupa el espacio comprendido por la cuarta y quinta bóvedas de la nave central y el frontal se cierra con una reja de estilo renacentista terminada en 1523 por Francisco de Salamanca.[42] [43] La sillería consta de 127 sitiales con los respaldos realizados en marquetería de diversas maderas para dar un colorido especial a su ornamentación, con bajos relieves de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento y con representaciones de personajes grotescos en los brazos de las sillas y misericordias donde también hay escenas de juegos. En los tablones mayores de entrada al coro se encuentran elementos ojivales con la separación hecha con columnas que terminan en pináculos. Los tres sitiales correspondientes al arzobispo y sus ayudantes son los que muestran un gran trabajo escultórico. En uno de los sitiales se encuentra una inscripción que dice: «Este coro lo hizo Nufro Sánchez entallador... 1475»,[15] no fue sin embargo el único tallista que trabajó en el coro, pues a su muerte, se hizo cargo su hijo por poco tiempo y después el maestro Pedro Dancart de los Países Bajos tomó el cargo de seguir con la obra, su fallecimiento en 1494 hizo que continuara su discípulo Juan Alemán. Se acabó la sillería hacia 1511. [44]

Trascoro

El trascoro fue realizado por Miguel de Zumárraga en estilo barroco, lo diseñó en el año 1619 y tras permanecer diez años paradas las obras, se finalizaron en 1635. Fue construido en valiosos y vistosos materiales, como mármoles y jaspes. Está adornado con relieves y bustos de bronce presididos por una pintura gótica de la Virgen de los Remedios de clara influencia italiana.[10]

Órgano[editar]

Órgano en el interior de la Catedral de Sevilla.
Talla de La Inmaculada realizada por Martínez Montañés conocida como La Cieguecita.
Urna en plata de Fernando III el Santo en la capilla real.

El órgano actual fue construido por Aquilino Amezua en el año de 1901 y restaurado por Gerhard Grenzing en 1996. Sustituyó a otro más antiguo de Jordi Bosch i Bernat que resultó destruido en el derrumbe de 1888 y estaba considerado uno de los mejores órganos que se había construido en España.

El mueble que lo alberga data de 1724, es obra de Luis de Vílches que diseñó la caja y Duque Cornejo que fue el encargado de la decoración escultórica. En realidad se trata de dos instrumentos gemelos enfrentados que forman un grandioso conjunto. Se interpreta con ambos simultáneamente desde el mismo teclado. Dispone de cuatro teclados manuales, uno de pedal y alrededor de 7000 tubos.[45] [46] [47] [48]

Capillas de los Alabastros[editar]

Se llaman así por el material en el que están construidas. Son cuatro pequeñas capillas situadas en los muros laterales del coro. Fueron realizadas a partir de 1515, intervinieron en su construcción el maestro Juan Gil de Hontañón y desde 1530 el arquitecto Diego de Riaño que replanteo el interior de las mismas sustituyendo el estilo gótico en que estaban proyectadas por el renacentista.[19] A continuación se mencionan de forma independiente. Se trata de la Capilla de la Inmaculada, Capilla de la Encarnación, Capilla de la Virgen de la Estrella y Capilla de San Gregorio.

  • Capilla de la Inmaculada

El 14 de febrero de 1628 Jerónima Zamudio, viuda del jurado Francisco Gutiérrez de Molina le encarga al escultor Martínez Montañés un retablo con una imagen de la Inmaculada Concepción para colocarlo en esta capilla funeraria. Tras algunos retrasos en la ejecución y el consiguiente pleito, Martínez Montañés justificó la tardanza en terminar la obra con la siguiente frase: será de las primeras cosas que haya en España y lo mejor que el susodicho ha hecho. El tiempo le ha dado la razón, puesto la talla de la Inmaculada que preside el retablo que fue por fin inaugurado el 8 de diciembre de 1631 está considerada una obra de excepcional valor. Popularmente se la conoce como La Cieguecita por su mirada baja con los párpados apenas abiertos.

El retablo en su conjunto consta de banco en el que están colocados los retratos de los patronos de la capilla antes citados que fueron pintados por Pedro Pacheco en 1631. La hornacina central con la imagen de la Inmaculada está flanqueada por tallas de San Gregorio Papa y San Juan Bautista así como relieves de San José, San Joaquín, San Jerónimo y San Francisco.[49]

La Cieguecita está realizada en madera de cedro, mide 164 cm y está concebida según el modelo que describió Pedro Pacheco en su libro Tratado del arte de la pintura. Se trata por tanto de una Virgen niña con una larga melena que cae sobre la espalda. Viste larga túnica ceñida con un cíngulo que simboliza su doncellez y un manto sobre los hombros que se recoge con el brazo izquierdo produciendo numerosos pliegues. La cabeza se adorna con una corona de 12 estrellas que aluden a las doce tribus de Israel. En la peana aparecen los rostros de tres ángeles sobre un dragón que representa el pecado.

  • Capilla de la Encarnación

Está presidida por un retablo atribuido a Francisco de Ocampo y Felguera que fue realizado en torno a 1630 con el tema principal de La Anunciación. En el banco del mismo existen relieves de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, Santo Domingo, San Francisco y San Antonio.[50]

  • Capilla de la Virgen de la Estrella

Debe su nombre a una imagen renacentista de la Virgen que se cree fue realizada por el escultor renacentista de origen francés Nicolás de León en torno a 1530. Esta talla se encuentra situada en un retablo barroco de Jerónimo Franco fechado en 1695.[50]

Se llama así por una escultura de San Gregorio colocada en una hornacina. El santo porta un libro en el que se encuentra la firma de su autor Manuel García de Santiago (siglo XVII).[50]

Capillas[editar]

Capillas del lado este[editar]

  • Altar de la Magdalena

Los patronos de este altar fueron Pedro García de Villadiego y su esposa Catalina Rodríguez, los cuales encargaron un retablo en 1537, en cuyo banco se encuentran sus retratos, Don Pedro junto a San Benito y Doña Catalina a San Francisco.[51] El retablo tiene como tema principal La Anunciación en el ático y La Magdalena a los pies de Cristo Resucitado en el cuerpo principal.[52] Se trata de pinturas de un anónimo discípulo de Alejo Fernández realizadas en torno a 1537.

La vidriera situada junto a este altar, obra de Arnao de Flandes en 1535, representa a San Sebastián con el rostro del emperador Carlos I.[53]

  • Altar de la Asunción (existe otro altar de la Asunción en el extremo norte de la nave del crucero de la catedral)

En el centro del retablo que se encuentra en esta capilla resalta un relieve con la representación de la Asunción de la Virgen, obra de autor desconocido que se encuentra enmarcada por pinturas de San Ildefonso y San Diego de Alcalá.[52] En el banco se encuentran las pinturas de los patrocinadores, el jurado Juan Cristóbal de la Puebla y su esposa que lo dotaron en 1593. Todas las pinturas son del artista de la escuela sevillana, aunque nacido en Ronda, Alonso Vázquez, fueron realizadas a finales del siglo XVI.

  • Capilla de San Pedro

En el muro izquierdo se encuentra el mausoleo del que fue Obispo de Sevilla hasta 1523 Diego de Deza,[52] recordado entre otras cosas por ser el gran defensor de las teorías de Cristóbal Colón ante los Reyes Católicos.

El retablo de esta capilla está dedicado a San Pedro, fue encargado por los Marqueses de Malagón en 1625 al polifacético artista Diego López Bueno arquitecto, escultor y entallador que se encargó de la estructura, mientras que las pinturas son obra de Francisco de Zurbarán realizadas en 1630, destacando la central que es una bellísima Inmaculada, una de las mejores que salió de sus pinceles. En el banco del retablo diferentes escenas relacionadas con San Pedro, Cristo y San Pedro sobre las aguas, Cristo entregando las llaves a San Pedro y San Pedro curando al paralítico. En el primer cuerpo La Visión de San Pedro, San Pedro Papa y El arrepentimiento de San Pedro. En el segundo cuerpo San Pedro liberado por el ángel, La Inmaculada y Quo Vadis. En el ático aparece una pintura del Padre Eterno, no siendo esta obra original de Zurbarán sino una copia colocada en el siglo XVIII.

Por último destacar la reja que cierra la capilla, obra de Fray José Cordero de Torres terminada en 1780, este artista era religioso lego del convento de San Francisco en el Puerto de Santa María.

  • Capilla Real de la Catedral de Sevilla
Bóveda casetonada de la Capilla Real

La Capilla Real hace las funciones de cabecera de la catedral. Consta de planta cuadrada con ábside y dos capillas laterales, con una cubierta de cúpula semiesférica y linterna realizada entre 1567 y 1569 por Hernán Ruiz el Joven. En dicha capilla está ubicado el panteón con la urna de plata del rey San Fernando realizada por Juan Laureano de Pina de estilo barroco, así como los sepulcros de Alfonso X de Castilla y de su madre, la reina Beatriz de Suabia. En la cripta de la Capilla Real están sepultados el rey Pedro I de Castilla y su esposa, la reina María de Padilla, entre otros miembros de la realeza. En un altar de esta cripta se encuentra la imagen de la Virgen de las Batallas, escultura en marfil del siglo XIII. En el retablo principal de la Capilla Real, del siglo XVII, está colocada la imagen gótica de la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad y de la archidiócesis de Sevilla.[10]

  • Capilla de la Concepción

Esta capilla sirvió primitivamente como lugar de enterramiento a los caballeros que acompañaron a San Fernando en la conquista de Sevilla, a partir de 1654 su patronato perteneció a Gonzalo Núñez de Sepúlveda, caballero veinticuatro de Sevilla a quien le fue concedido el derecho a ser enterrado en este lugar tras una importante donación que realizó con motivo de la octava de la Inmaculada Concepción. Actualmente sus restos se encuentran en el muro de la izquierda tras una losa sepulcral con el escudo de armas de los Sepúlveda según diseño del pintor Juan de Valdés Leal. En la reja de la capilla, terminada en 1668, también se puede contemplar el mismo escudo.[50]

En el interior llama la atención un soberbio retablo barroco con gran profusión de adornos y bellas columnas salomónicas que se articula en dos cuerpos, fue realizado por Francisco Dionisio de Ribas en 1656. Las imágenes son obra de Alonso Martínez, excepto el cristo crucificado conocido como Cristo de San Pablo. En el primer cuerpo la imagen central es la Inmaculada Concepción y las laterales corresponden a San José y San Pablo. El segundo cuerpo está presidido por el ya citado Cristo de San Pablo que es obra del siglo XVI y perteneció posiblemente a la decoración del antiguo retablo, siendo recuperado para colocarlo en su situación actual. Esta imagen gozó antiguamente de gran devoción en la ciudad. A su lado se encuentran las tallas de San Gonzalo y San San Antonio de Padua.[50]

En el muro derecho se encuentra un sepulcro de mármol en estilo neogótico realizado en 1881, en él está enterrado el que fuera arzobispo de Sevilla Cardenal Francisco Javier Cienfuegos Jovellanos, nacido en Oviedo en 1766 que estuvo al cargo de la diócesis de Sevilla desde 1824 hasta su destierro en Alicante por motivos políticos el 18 de febrero de 1836.[54]

Hasta 1810 estuvo expuesto en esta capilla una de las mejores obras de Murillo, El nacimiento de la Virgen. Este cuadro fue objeto de un robo perpetrado por el mariscal francés Soult durante la Guerra de la Independencia y actualmente se encuentra en el Museo del Louvre en París.

  • Altar de Santa Bárbara

Destaca el cuadro que representa a las Santas Justa y Rufina, obra de Miguel de Esquivel realizada en 1620, se tienen pocos datos de este artista, pues esta es su única obra conocida, se sabe que murió muy joven en 1621. Las Santas están representadas a ambos lados de La Giralda. Santa Justa mira hacia el cielo, mientras que Santa Rufina parece meditar con la mirada baja. Es muy interesante la detallada representación de la Giralda, pues se pueden observar entre otros detalles las pinturas con diferentes santos que entonces la adornaban y actualmente han desaparecido.[50] [34]

Existe también en este altar un pequeño retablo con pinturas de un discípulo de Antonio de Alfían y una imagen de San Antonio sin demasiado interés artístico.

  • Altar de Santa Justa y Rufina

Su patronato se debe a los hermanos Bécquer en 1622. En él se encuentra una destacada escultura de las santas que fue realizada en 1728 por Duque Cornejo. Estas imágenes proceden de la Iglesia del Salvador (Sevilla) y procesionan anualmente en la festividad del Corpus.[34]

Capillas del lado sur[editar]

  • Capilla del Mariscal
La Purificación de la Virgen de Pedro de Campaña.
Retrato de Diego Caballero.
Retrato de Leonor de Cabrera.

Esta capilla debe su nombre a su patrono, Diego Caballero,[55] rico mercader y armador, mariscal de la Isla de la Española desde 1536, el cual entregó al Cabildo de la Catedral de Sevilla en 1553, la importante suma de 26.000 maravedíes para fundar una capellanía y construir el retablo pictórico que persiste en la actualidad,[56] sin duda una joya del arte renacentista.

El retablo es obra del pintor Pedro de Campaña,[55] que contó con la colaboración del entallador Pedro de Becerril para la imaginería y arquitectura, y del pintor Antonio Alfíán para la policromía de la estructura arquitectónica, el trabajo se comenzó en 1555, y se prolongó a lo largo de 8 meses.[57] Consta en total de 10 tablas. En el banco o parte inferior, a la izquierda retratos de Diego Caballero, su hijo y su hermano Alonso, en el centro Jesús entre los doctores, a la derecha retratos de Leonor de Cabrera (esposa de Don Diego) y su hermana doña Mencia (esposa de Alonso) con sus hijas. En el cuerpo principal la tabla central es La Purificación de la Virgen, a su derecha Santo Domingo (arriba) y Santiago en la batalla de Clavijo (abajo), a su izquierda La imposición de la casulla a San Ildefonso (abajo) y La estigmatización de San Francisco (arriba).[55] En el ático La Resurrección y más arriba en el remate El Calvario.

La tabla principal como ya se ha comentado corresponde a la Purificación de la Virgen, esta escena relatada en el evangelio de San Lucas, también es conocida como la Presentación de Jesús en el Templo.[55] Según la ley de Moisés todos los judíos debían consagrar a sus hijos en el templo, pero la parturienta se consideraba impura y solo se le permitía la entrada en la Casa de Dios 40 días después del alumbramiento, por eso esta festividad se celebra 40 días después del 25 de diciembre, es decir, el 2 de febrero. La tabla tiene unas dimensiones de 330 cm por 240 cm y está inspirada según algunos autores en un grabado de Alberto Durero.[58] En primer plano aparece un invalido en el suelo que extiende su brazo mientras que un niño le ofrece una fruta, detrás la Virgen y Simeón con el niño en brazos, una serie de figuras femeninas envuelven la escena, cada una de ellas es una alegoría de las diferentes virtudes de la Virgen. La figura de La Caridad tiene dos niños en sus brazos, detrás La Templanza con una jarra, La Justicia con una balanza, La Fortaleza con la cabeza de un león en un broche, La Prudencia con un espejo, La Fe con una cruz en la mano y La Esperanza que inclina la cabeza hacia arriba.[59]

  • Capilla de San Andrés
Cristo de la Clemencia.
Capilla de los Dolores

El elemento artístico más importante de este espacio es sin duda el Cristo de la Clemencia (1603), una escultura de madera policromada por Juan Martínez Montañés,[60] también llamado Cristo de los Cálices, por el lugar en que antes se encontraba en la catedral, es una obra cumbre de la escultura barroca;[51] se trata de un bello crucificado que inspira una enorme serenidad. Tiene la particularidad de estar unido a la cruz con 4 clavos en lugar de los 3 habituales.

A la derecha se encuentran cuatro sepulcros góticos de gran antigüedad que fueron realizados alrededor del año 1400, posiblemente en el taller toledano del escultor Fernán González. En ellos están enterrados Alvar Pérez de Guzmán, su padre, su esposa, Elvira de Ayala y su hijo.[18]

Cuelgan también dos cuadros de gran interés atribuidos a Lucas Jordán que fueron pintados alrededor de 1700, en el primero se representa El traslado del Arca de la Alianza y en el segundo El Cántico de la profética María, es decir la escena en la que la hermana de Moisés canta acompañada de otras mujeres israelitas en acción de gracias por haber podido atravesar el Mar Rojo. En la parte superior está colocada una copia del Martirio de San Andrés, de Juan de Roelas, el original se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.[61]

  • Capilla de los Dolores

A través de esta capilla se accede a la Sacristía de los Cálices, dentro de sus elementos artísticos, destaca una imagen de la Virgen de los Dolores situada en el banco del retablo, es obra realizada por Pedro de Mena de 1670. En el muro frontal se encuentra el sepulcro del que fuera arzobispo de Sevilla y cardenal Marcelo Spínola, el cual está representado en actitud de oración. Fue esculpido por Joaquín Bilbao en 1906.[62] En la parte superior cuelga una soberbia pintura de Valdés Leal, se trata de Los Desposorios de la Virgen y San José, fechada en 1657.[63] Otros cuadros de interés que adornan esta capilla son La Negación de San Pedro y El Entierro de Cristo, obras francesas anónimas del siglo XVII, y Jacob bendiciendo a sus hijos, pintura flamenca también del XVII, atribuida a Pieter van Lint.[64]

  • Altar de la Piedad

El principal elemento de este altar en la pintura central del retablo que fue realizada por Alejo Fernández en el año 1527. En esta tabla se representa la escena de La Piedad con las figuras de Jesucristo, la Virgen María, José de Arimatea, María Magdalena, María de Betania y María Salome. En la banco del retablo pueden contemplarse los retratos de Mencía de Salazar y su esposo Alonso Pérez de Medina, donantes de la obra. [35]

  • Altar de la Concepción
La Genealogía de Cristo de Luis de Vargas, (1561)

Este altar no debe confundirse con la Capilla de la Concepción Grande, que se encuentra también en la Catedral de Sevilla y está dedicada a la misma advocación de la Virgen María.

Destaca en este espacio la pintura principal del retablo que fue realizada por Luis de Vargas en 1561 y representa un tema alegórico sobre Jesucristo. En él están situados diversos personajes alrededor del árbol de Jese que simbolizan la genealogía temporal de Jesús, partiendo desde Adán que se encuentra en primer plano. Sobre estos personajes, en una nube, se encuentra la Virgen con su hijo en brazos.[50]

Esta pintura ha sido conocida popularmente desde muy antiguo como Cuadro de la Gamba. Se cuenta que en el siglo XVI, el maestro Mateo Pérez de Alesio se encontraba en la catedral pintando un San Cristóbal, y admiraba tanto la obra de Luis de Vargas que un día le dijo a éste: Piu vale la tua gamba, che il mio S. Cristoforo, de esta anécdota proviene la denominación popular.[55] Se complementa con el retrato del donante, el chantre hispalense Juan de Medina, que aparece en el banco del retablo y que es una rotunda prueba a favor de las altas condiciones de Luis de Vargas como pintor de retratos.

La capilla está protegida por una reja de época renacentista terminada en el año 1562. Fue diseñada por Hernan Ruiz II.

Capilla de la Virgen de la Antigua

Según la leyenda, antes de la conquista de Sevilla por los cristianos, un ángel condujo al Rey San Fernando al interior de la mezquita principal de la ciudad, donde detrás de un muro que se hizo transparente, pudo ver la imagen de la Virgen de la Antigua que permanecía allí oculta desde hacia siglos. Pocos días después se rindieron las fuerzas musulmanas y San Fernando entró triunfante en la ciudad el 22 de diciembre de 1248.[65]

La capilla actual está presidida por un retablo en cuyo centro hay una imagen pintada al fresco de la Virgen de la Antigua, realizada según los historiadores en el siglo XV, sobre un muro de la antigua mezquita que ocupaba el espacio de la actual catedral. La Virgen sostiene a su hijo con la mano izquierda y con la derecha una rosa, mientras que el Niño sujeta un pájaro. Sobre su cabeza dos ángeles mantienen en el aire una corona que fue realizada en 1929 con motivo de la coronación canónica de la imagen y más arriba otro ángel muestra la inscripción Ecce Maria venit. El retablo está realizado en mármol y las diferentes esculturas que posee están talladas por Pedro Duque y Cornejo.

En el muro izquierdo se ubica el bello sepulcro del cardenal Diego Hurtado de Mendoza que fue confeccionado en Italia por Domenico Fancelli en 1510.[44] En el muro derecho la sepultura del Arzobispo Luis de Salcedo y Azcona, obra esculpida por Duque Cornejo entre 1738 y 1740. Otro elemento destacado son las numerosas lámparas de plata del siglo XVIII que adornan la capilla.

  • Capilla de San Hermenegildo
Detalle del sepulcro del Cardenal Cervantes.

Este fue el lugar elegido por el Cardenal Juan de Cervantes para descansar eternamente. El Cardenal Cervantes nació en Lora del Río, (Sevilla), en el año 1382 y fue obispo de la ciudad durante 5 años, desde 1449, hasta el 25 de noviembre de 1453. Lorenzo Mercadante de Bretaña labró en 1458 el magnífico sepulcro gótico realizado en alabastro blanco que persiste aún en la actualidad y estampó su firma Lorenzo Mercadante de Bretaña entallo este bulto. En la parte frontal destaca el escudo de armas del cardenal sostenido por ángeles, arriba la estatua yacente de un enorme realismo sobre un catafalco.

Dentro de la capilla existe también un retablo realizado por Manuel García de Santiago sobre 1750 presidido por una imagen de San Hermenegildo tallada por Bartolomé García de Santiago.

  • Capilla de San José

El altar neoclásico que preside esta capilla fue diseñado por el arquitecto Juan Pedro Arnal y construido entre 1785 y 1800, la escultura principal que representa a San José es obra de José Esteve Bonet y las restantes fueron realizadas por Alfonso Giraldo Bergaz.

En el muro de la derecha se encuentra el sepulcro del Cardenal Manuel Joaquín Tarancón y Morón arzobispo de Sevilla entre 1857 y 1862.[66]

Entre los cuadros que adornan los muros se puede destacar La Cena del rey Baltasar, obra del pintor flamenco Frans Francken el Joven.

Tras el altar, puede contemplarse un retablo pictórico realizado en 1504 y dedicado a San Bartolomé. Se desconoce quién fue su autor, aunque un análisis detallado de sus características ha determinado que el trabajo es obra de dos artistas que no ha sido posible identificar.

En el banco del retablo aparecen distintas escenas de la Pasión de Cristo, Flagelación, Camino del Calvario, Crucifixión, Descendimiento y la Piedad. En el primer cuerpo pinturas de varios santos que corresponden a Santiago el Mayor, San Blas, San Bartolomé, San Nicolás y San Sebastián. En el segundo cuerpo dedicado a María están representados San Juan Bautista, Santa Ana, La Virgen con el niño, Santa Marta y San Miguel Arcángel.

Otro elemento destacable de esta capilla es la imagen pintada sobre tabla del Cristo de Maracaibo, realizada en 1560 y atribuida a Pedro de Villegas Marmolejo. Modernamente se integró en un retablo realizado por Joaquín Bilbao en 1919.

En el muro derecho está el sepulcro del que fuera arzobispo de Sevilla y Cardenal Don Luis de la Lastra y Cuesta, esculpido por Ricardo Bellver en 1880. La figura del Cardenal se encuentra de rodillas apoyada sobre un reclinatorio.

  • Capilla de San Laureano

Esta capilla fue la primera parte de la catedral que se construyó. Contiene el sepulcro del arzobispo Alonso de Egea que fue enterrado en 1417 y el del Cardenal Joaquín Lluch y Garriga fallecido en 1882.

El retablo dedicado a San Laureano es de autor desconocido, consta de dos cuerpos, en la hornacina central se representa a San Laureano vestido de obispo con un cuchillo en la mano que simboliza su martirio, a su derecha se representa al Santo orando y a la izquierda la aparición del ángel que le indicó que partiera de Sevilla. En la parte superior se representa el martirio de San Laureano flanqueado por ángeles enmarcados en columnas salomónicas.

La bóveda de la capilla fue en su momento decorada por Lucas Valdés,[29] pero estas pinturas se perdieron. Actualmente cuelgan cinco cuadros de Matías de Arteaga y Alfaro realizadas entre 1700 y 1702 que representan las siguientes escenas: La resurrección de un joven en Marsella por intervención de San Laureano, San Laureano en Roma ante el Papa Virgilio, La curación de un enfermo en Roma por la intervención de San Laureano, El martirio de San Laureano, La entrega de la cabeza de San Laureano al clero de Sevilla.

Capillas del lado oeste[editar]

En el retablo se encuentran varias obras del pintor de la escuela sevillana Luis de Vargas que se realizaron a partir de 1555. La escena central corresponde a La Adoración de los Pastores, uno de sus mejores trabajos de clara influencia italiana. Esta representación sirvió de base para elaborar una vidriera por la casa Maumejean que está situada en la Capilla de San José de esta catedral. El resto de las pinturas corresponden a La Anunciación, La Presentación, San Juan, San Lucas, San Mateo, San Marcos y La Adoración de las Reyes.[50]

  • Altar de Nuestra Señora de la Cinta

En este altar se encuentra una escultura en barro cocido y policromado de la Virgen de la Cinta que está atribuida al escultor Lorenzo Mercadante y se cree que fue realizada en fecha próxima a 1470.[50] La imagen posee una larga cinta en torno a su cintura, la cual simboliza consuelo, remedio y protección.

El origen de esta advocación mariana es muy antiguo. Según la leyenda publicada en 1714 por Fray Felipe de Santiago, un zapatero de nombre Juan Antonio invocó a la virgen por tener un intenso dolor en el costado. Poco después encontró una cinta en el suelo, y al ceñírsela el dolor desapareció inmediatamente.[67]

Altar de la Virgen del Madroño.
San Leandro en el retablo de la capilla de su nombre.
  • Capilla de San Isidoro

En su interior se sitúa un retablo realizado por Bernardo Simón de Pineda con esculturas de autor desconocido que representan a San Isidoro, San Leandro, San Francisco y San Diego de Alcalá. La reja exterior fue realizada en Amberes en 1660.

  • Altar de la Virgen del Madroño

Contiene una composición escultórica realizada en piedra policromada en la que se representa a la Virgen con el Niño. A sus pies un ángel arrodillado en actitud de admiración. Se cree que el conjunto fue realizado por Lorenzo Mercadante de Bretaña alrededor de 1455.[50]

  • Altar del Ángel de la Guarda

En este altar cuelga el bellísimo cuadro El Ángel de la Guarda, pintado por Murillo alrededor de 1655.

  • Altar del Consuelo

Su elemento principal es el cuadro La Virgen del Consuelo realizado en torno a 1720 por el pintor de la escuela sevillana Alonso Miguel de Tovar.[50]

  • Altar del Niño Mudo

Recibe este nombre popularmente por una imagen del Niño Jesús que fue tallada sobre 1650, probablemente por un discípulo de Martínez Montañes.

  • Capilla de San Leandro

Destaca una espléndida portada barroca en piedra tallada obra de Matías de Figueroa y Diego de Castillejo que fue realizada en 1773. En el interior se sitúa un retablo obra de Manuel de Escobar confeccionado en 1730 con tallas de Pedro Duque y Cornejo. La figura principal del mismo es San Leandro flanqueado por San Antonio Abad y San Fulgencio. En la parte superior se ve la talla de Santo Domingo de Guzmán.[50]

  • Altar de Nuestra Señora de la Alcobilla

En este altar se encuentra un retablo barroco en el que está colocada una representación escultórica de La Piedad. La Virgen tiene la advocación de Nuestra Señora de la Alcobilla y es la que da nombre al altar. Se cree que este grupo escultórico fue realizado en Alemania en torno al año 1500, y pertenecía primitivamente a la capilla privada de la familia de los Pinelos. Posteriormente fue restaurado gracias a la intermediación del canónigo José Torres Padilla y finalmente se colocó en el sitio que ahora ocupa. La iconografía tiene algunos detalles peculiares que se repetirían mucho en otras representaciones posteriores. La Virgen coge solamente uno de los brazos de Jesucristo, cuya cabeza cae con violencia.[68]

  • Altar de la Visitación

En 1566 el pintor Pedro de Villegas recibió el encargo de realizar el retablo de esta capilla que fue costeado por el capellán de la catedral Diego de Bolaños el cual aparece representado en el banco del mismo junto a sus familiares.

El espacio central está dedicado a una pintura de La Visitación, es decir representa la visita de la Virgen María embarazada de Jesús a su prima Santa Isabel que estaba a su vez embarazada de San Juan Bautista. Está flanqueado por las imágenes de San Blas, El bautismo de Cristo, Santiago y San Sebastián. Este conjunto nos muestran las claras influencias manieristas y flamencas que existen en la obra de Villegas.

En el banco se puede contemplar un relieve de San Jerónimo fechado en 1566 que se considera una de las mejores obras del escultor Jerónimo Hernández.[50]

  • Capilla de los Jácomes

En esta capilla se encuentra un retablo en el que está situada una importante pintura realizada por Juan de Roelas, se trata de una representación de La Piedad, que fue pintada alrededor de 1609. El nombre de la capilla procede del apellido de sus primitivos patrones, los Marqueses de Tablantes, aunque también se la conoce por Capilla de Nuestra Señora de las Angustias.[69] [50]

Capillas del lado norte[editar]

La visión de San Antonio por Murillo (1656).
  • Capilla de San Antonio

Es la Capilla Bautismal de la catedral, en el centro se sitúa una magnífica pila bautismal renacentista del siglo XVI realizada en mármol blanco. Al fondo enmarcado por una moldura tallada de Bernardo Simón de Pineda, se encuentra el cuadro La Visión de San Antonio. Esta obra de grandes proporciones data de 1656 y es una de las creaciones cumbre de Murillo. En la parte inferior del cuadro, San Antonio en medio de la penumbra con los brazos extendidos dirige su mirada a la parte superior del lienzo donde se representa al Niño Jesús en el centro de una intensa luz y rodeado por nubes y numerosos ángeles.[70]

Este cuadro ha sufrido diversos avatares a lo largo de la historia, en 1810 estuvo a punto de ser robado por el mariscal Soult del ejército de Napoleón, el cabildo de la catedral consiguió hacerlo desistir entregándole a cambio El Nacimiento de la Virgen también de Murillo que actualmente se encuentra en el Museo del Louvre. El 4 de noviembre de 1874, unos desconocidos mutilaron la obra para apoderarse de la figura de San Antonio, afortunadamente un anticuario de Nueva York se hizo con el fragmento y lo devolvió a la catedral Sevillana. Tras un proceso de restauración, volvió a exponerse en el año 1875. En la parte superior del retablo está colocada otra obra de Murillo, El bautismo de Cristo que fue realizado en 1668. También se encuentran en esta capilla entre otros los siguientes cuadros: La Imposición del palio a San Isidoro de Lucas Valdés, cuatro pinturas que componen un ciclo sobre la creación del pintor Simón de Vos, La Creación del Mundo, La creación de los animales, La separación de la luz de las tinieblas y La separación de las aguas de la tierra.

  • Capilla de Scalas

Debe su nombre a Baltasar del Río, que fue canónigo de la catedral y durante uno de sus viajes a Roma consiguió que el papa León X le nombrara obispo de la modesta diócesis de Scalas en el Reino de Nápoles. [71] En 1517 el cabildo sevillano le cedió una capilla libre de patronato para que pudiera construir su mausoleo, el cual fue terminado durante su vida como se contempla aún en la actualidad. En 1540 en su testamento especificó su deseo de ser enterrado allí, desgraciadamente falleció poco después en Roma el 1 de enero de 1541 y la tumba quedó vacía para siempre.

Detrás del sepulcro se ubica un retablo de mármol en el que se representa la venida del Espíritu Santo enmarcada por dos columnas corintias. En el banco diversas escenas talladas, el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, el obispo en actitud de oración y su escudo de armas. El conjunto fue realizado alrededor de 1539 y se atribuye al taller del escultor italiano Gagini de Bissone. Otra obra importante conservada en esta capilla es el relieve de la Virgen de la Granada que está atribuida a Andrea della Robbia (siglo XV), en él se representa a la Virgen con el niño acompañada por San Sebastián, San Francisco, Santa Casilda y Santo Domingo. Entre los lienzos, destaca La Adoración de los Pastores, única obra firmada por su autor, el pintor Francisco Antolínez. [72]

  • Capilla de Santiago
Virgen del Cojín.

Lo primero que llama la atención de esta capilla es un cuadro de grandes dimensiones pintado por Juan de Roelas en 1609 en el que se representa a Santiago combatiendo contra los musulmanes en la Batalla de Clavijo, donde según la tradición su apoyo fue fundamental para que las tropas cristianas lograran la victoria. El lienzo se encuentra enmarcado en un retablo realizado por Bernardo Simón de Pineda en 1663. En la parte superior del mismo se sitúa una pintura dedicada al martirio de San Bartolomé, obra de Juan de Valdés Leal fechada en 1663.

También se encuentra el sepulcro gótico esculpido en alabastro en 1401 del arzobispo Gonzalo de Mena. Sobre el sepulcro un precioso relieve realizado en barro vidriado de la virgen con el niño que se conoce como La Virgen del Cojín, por encontrarse el niño apoyado sobre un cojín, es una obra del florentino Andrea della Robbia del siglo XV.

  • Capilla de San Francisco

Destaca en el retablo el cuadro de 1657 de Francisco Herrera el Mozo, La apoteosis de San Francisco y en el remate la pintura de Valdés Leal de 1661 que representa La imposición de la casulla a San Ildefonso.

  • Altar de Nuestra Señora de Belén

Destaca el retablo de Jerónimo Franco fechado en 1622 en el que se encuentra una pintura de la Virgen de Belén realizada por Alonso Cano en 1631.

  • Altar de la Asunción

El altar de la Asunción o de la Concepción,[73] está presidida por un retablo dotado por Juan Cristóbal de la Puebla en el siglo XVI y donde figura un relieve con el tema principal de La Asunción de la Virgen, de autor anónimo.[52] En el banco del mismo existen retratos a cada lado, uno de Don Juan Cristóbal de la Puebla con su hijo y el otro de su esposa con su hija. En el guardapolvo del retablo figuran pequeñas pinturas del Bautismo de Jesús, Santa Catalina, Ángeles Músicos, Alegorías de las Virtudes y El Padre Eterno, todas de Alonso Vázquez.

  • Capilla de las Doncellas

Esta capilla también llamada de las Vírgenes, fue la sede de una cofradía dedicada a socorrer a las doncellas carentes de recursos económicos para casarse. Fue fundada por Micer García de Gibraleon en 1535.

Está iluminada por una vidriera obra de Arnao de Vergara realizada en 1543, que representa en su parte superior La Asunción de la Virgen y en la parte inferior La Virgen de la Misericordia protegiendo a las doncellas, una iconografía similar a la de la Virgen de los Mareantes con la que no se debe confundir.[74]

Dentro de la capilla destaca un retablo realizado por José Rivera en 1771, en la hornacina central del mismo se representa La Anunciación de la Virgen, flanqueada por pinturas de San Bartolomé, San Pedro, Santo Tomás y Santiago el Menor. En el ático del retablo se retrata una representación del Calvario flanqueada por San Ambrosio y San Agustín. En la parte exterior una reja de gran calidad fechada en 1579 protege la entrada.

  • Capilla de los Evangelistas
Representación de Santa Justa y Rufina por Hernando de Esturmio.

El elemento principal de esta capilla funeraria es el retablo central que contiene interesantes pinturas del artista de origen holandés, vecino de Sevilla desde 1539, Hernando de Esturmio.

Se trata de un conjunto de 9 tablas dispuestas de la siguiente forma: En el banco Santa Catalina con Santa Bárbara, San Sebastián con San Juan Bautista y San Antonio y Santas Justa y Rufina. En el fondo de esta última tabla, entre otros detalles, puede verse La Giralda tal como era antes de su última reforma.

En el primer cuerpo La misa de San Gregorio flanqueada por San Marcos y San Lucas.

En el segundo cuerpo La Resurrección de Cristo en el centro y a sus lados San Juan y San Mateo.

  • Capilla de la Virgen del Pilar

Esta capilla perteneció primitivamente a los caballeros aragoneses que acompañaron al Rey San Fernando en la conquista de Sevilla. Desde principios del siglo XVI la dotó el mercader genovés residente en Sevilla Francisco Pinelo, sirviendo de enterramiento a su familia. [75]

Tiene esta pequeña capilla dos altares, el principal de estilo barroco fechado a finales del siglo XVII posee una escultura de excepcional valor que representa a la Virgen del Pilar, fue realizada por Pedro Millán alrededor del 1500. El segundo retablo también de finales del XVII tiene en su centro una escultura de San Antonio Abad flanqueada por las imágenes de Santa Inés y San Antonio de Padua.

La catedral como cementerio[editar]

Las obras llevadas a cabo en su solería en los siglos XIX y XX eliminaron, de paso, el concepto de templo como cementerio de eclesiásticos, cofradías, fundadores de capillas o seglares adinerados, habida cuenta que desde el último tercio del siglo XVIII se publicaron ordenanzas reales prohibiendo la inhumación en iglesias, aunque el clero continuó ejerciendo sus derechos consuetudinarios. El canónigo Juan de Loaysa, seguido por Félix González de León, anotó a fines del siglo XVII (hasta 1708 en que remató su redacción) cuantos epitafios y laudas sepulcrales informaban sobre la identidad y demás circunstancias de los enterrados en este templo. Sus trabajos compilatorios, más los de Alonso Morgado, Antequera Luengo y anotadores anónimos dan un total de 627 enterramientos, cifra incompleta debido a la existencia de bóvedas de inhumación colectiva, además de los restos trasladados aquí en urna cineraria como, entre otros, los de Benito Arias Montano (1811), Juan de Cervantes y Bocanegra o Cristóbal Colón (1902).[76]

Tradiciones[editar]

Día de San Fernando[editar]

El 30 de mayo se celebra el día dedicado a Fernando III de Castilla, con tal motivo se realiza una ceremonia religiosa en la que participa el Cabildo de la Catedral y una representación del Ayuntamiento. En el transcurso de la misma tiene lugar una procesión en el interior de la Catedral hasta la Capilla Real, donde está el féretro en el que se encuentran los restos mortales del Rey. Durante las primeras horas de la mañana, permanece abierta la urna mortuoria, para que todo aquel que lo desee pueda contemplar la momia del monarca. Como patrón del Arma de Ingenieros se celebra también durante la mañana una misa con asistencia de las jerarquías militares y una compañía de honores que llega hasta la Capilla Real desfilando por el interior de las naves catedralicias.[77]

Los Seises de Sevilla[editar]

Danza de los seises de la Catedral de Sevilla

Los seises son un grupo de 10 niños que vestidos con trajes de pajes propios de siglo XVI, ejecutan una serie de danzas sagradas en el presbiterio situado delante del Altar Mayor de la Catedral, a la presencia del Santísimo Sacramento expuesto. Es un acto solemne que se realiza en tres ocasiones anuales: durante la Octava del Corpus, la Octava de la Inmaculada Concepción (entre el 8 y el 15 de diciembre) y en el Triduo de Carnaval que tiene lugar durante los tres días previos al Miércoles de Ceniza, fecha que marca en el calendario litúrgico el inicio de la cuaresma. [78]

Virgen de los Reyes[editar]

Procesión anual de la imagen de la Virgen de los Reyes

A primera hora de la mañana del 15 de agosto, se realiza todos los años una procesión por los alrededores de la Catedral con la imagen de la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla. Se trata de una talla de origen francés que según la tradición fue regalada por Luis IX de Francia a su primo Fernando III de Castilla. La imagen puede contemplarse durante todo el año en la Capilla Real, y el día de la procesión se coloca sobre un paso adornado con ramos de nardos, saliendo del templo catedralicio a través de la Puerta de Palos para recorrer durante dos horas las calles circundantes.[79]

Lágrimas de San Pedro[editar]

Esta tradición data de 1403, aunque se interrumpió en los periodos 1839-1865 y 1961-1986. Consiste en la interpretación de unos toques de clarín desde el campanario de la Giralda a las 12 de la noche del 28 de junio y a las 9.30 y 12 de la mañana del 29 de junio, festividad de San Pedro y San Pablo. Los toques se llaman Lágrimas de San Pedro en recuerdo de las lágrimas que derramó el apóstol después de negar en 3 ocasiones que conociera a Jesucristo, según relatan los evangelios. La melodía se interpreta 3 veces consecutivas en cada una de las cuatro caras del campanario por miembros de la Banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Sol.[80]

Corpus Christi[editar]

Inmaculada de la Sacristia Mayor de la Catedral de Sevilla, obra de Alonso Martínez. Esta imagen sale anualmente en la procesión del Corpus Christi

La procesión del Corpus Christi alcanza gran esplendor en Sevilla y se continúa celebrando en jueves para mantener la tradición. La comitiva parte de la Catedral a las 8:30 horas de la mañana y cuenta con las representaciones de todas las hermandades y otras asociaciones e instituciones. El cortejo culmina con la Custodia de la Santa Espina y la Gran Custodia de Arfe, una de las obras de arte de mayor valor que conserva el templo. Se intercalan diferentes pasos en los que se transportan imágenes de santos sevillanos: Santa Ángela de la Cruz (obra de José Antonio Navarro Arteaga), Santas Justa y Rufina (Pedro Duque Cornejo, 1728), San Isidoro y San Leandro (Pedro Duque Cornejo, 1741), y San Fernando por Pedro Roldán (1671). También La Inmaculada Concepción de Alonso Martínez y una escultura del Niño Jesús obra de Martínez Montañés que se encuentra durante el resto del año en la Iglesia del Sagrario.[81] [82]

Día de San Clemente[editar]

El 23 de noviembre, día de San Clemente, tuvo lugar la entrada del Rey Fernando III de Castilla en Sevilla. La ciudad volvió de esta forma a manos cristianas y se incorporó a la corona de Castilla. Con motivo de este hecho que tuvo lugar en 1248, el rey Alfonso X el sabio instituyó en el año 1255 la llamada procesión de las gradas, también conocida como procesión de la espada o de San Clemente.

Esta tradición se ha mantenido hasta nuestros días y anualmente se celebra en el templo un acto religioso y una procesión en la que participan el Cabildo y representantes del Ayuntamiento de Sevilla. Durante la ceremonia se porta una reliquia de San Clemente, el Pendón de San Fernando y su espada Lobera. Esta última debe ser transportada por el asistente de la ciudad, suspendida verticalmente y sustentada por la hoja y no por el mango. [83]

Vitrales[editar]

Tiene la catedral una gran colección compuesta por más de ochenta vitrales, desde el siglo XIV hasta el XX. Entre los artistas más destacados se encuentran de la época gótica: Arnao de Flandes, Arnao de Vergara y Enrique Alemán y del renacimiento Carlos Brujes y Vicente Menardo.[10]

Siglo XV[editar]

De Enrique Alemán se cuentan 17 vitrales los que tiene repartidos por la catedral, todas estas vidrieras, como era normal en la época gótica, constan de cuatro calles cada una, donde hay representada en cada una de estas calles una imagen. En la capilla de San Laureano: está la que representa a Santa Catalina, Santa María Magdalena, Santa Marta y Santa Margarita (1485); capilla de San Hermenegildo: sobre la reja de entrada la que representa a los Cuatro obispos (1479); en la capilla de San José: representa a San Gregorio, San Agustín, San Ambrosio y San Jerónimo (1479); capilla de Santa Ana: sobre la reja, la de Santa Águeda, Santa Lucía, Santa Cecilia y Santa Inés (1478); capilla de San Antonio: sobre la reja los Cuatro evangelistas (1478), en la capilla de Scalas: los apóstoles San Judas Tadeo, Santiago el Menor, San Felipe y Santiago el Mayor (1475), en la capilla de Santiago: Santa Justa, Santa Rufina, Santiago el Mayor y Santa Bárbara (1475), en la capilla de San Francisco: San Antonio de Padua, San Bernardino de Siena, San Francisco de Asís y San Luis de Tolosa (1475).[84]

Siglo XVI[editar]

Rosetón de los Cuatro evangelistas por Vicente Menardo (1557).

Del artista Arnao de Flandes hay en total 29 vitrales, entre ellos se encuentran en la Sacristía mayor: La Expulsión de los mercaderes del templo (1556); en la capilla de la Virgen del Pilar: La entrada de Cristo en Jerusalén y La Caridad (1552); en la capilla de Los evangelistas: La resurrección de Lázaro y El nacimiento de Cristo (1553); en el interior de la capilla de San Francisco: la de San Francisco recibiendo los estigmas (1554); en la capilla de San Andrés: sobre la reja que cierra la capilla una con el tema de la Santa Cena (1555); en la capilla de los Dolores: la que representa el Lavatorio de los pies (1555); en el interior de la capilla del Mariscal: Los Desposorios de la Virgen y San José (1556); sobre la portada de Campanillas: la de San Cristóbal (1546); en la capilla de la Concepción Grande: en su interior la del Martirio de San Pablo (1550); en la capilla real: Los evangelistas (1541) y Cristo con la cruz a cuestas (1551) y sobre la puerta de Palos: San Sebastián (1535).[53]

En la capilla de las Doncellas, se conserva un vitral de Arnao de Vergara representando La Asunción de la Virgen, en su parte superior y en la parte inferior La Virgen de la Misericordia protegiendo las doncellas, realizada en el año 1543.[74]

Vicente Menardo es el autor del rosetón realizado en 1557 representando a los Cuatro evangelistas así como los de las puertas laterales, también de las fachada principal, con las imágenes de La Anunciación (1566) y La Visitación (1568). De este mismo artista, se encuentran, las vidrieras del interior de la capilla de San Laureano con las imágenes de San Isidoro, San Laureano y San Leandro (1572). En la capilla Real hay dos también del año 1574. Sobre el altar de la Natividad tiene otra con el tema de La Anunciación (1566). En resumen siete vitrales de Vicente Menardo.[10]

De finales del siglo XVI y realizadas por Mateo Martínez son las que corresponden a la sala capitular para la iluminación de la cúpula, tienen forma redonda con una diámetro de metro y medio y con la representación del escudo del capítulo catedralicio sobre fondo transparente.[84]

Siglos XVII y XVIII[editar]

La realizada por Juan Bautista de León para el interior de la capilla de San Antonio está fechada en el año 1685. Del siglo XVIII son las que corresponden a las capillas de San Pedro, una de la capilla de la Concepción Grande y otra del interior de la capilla de Santa Ana representando la Sagrada Familia.

Siglos XIX y XX[editar]

Del siglo XIX, son las del interior de la capilla de San Hermenegildo (1819) y de la capilla de Scalas (1880) realizada en Múnich con la representación de la Venida del Espíritu Santo. Entre los años 1929 y 1932 se realizaron las del interior de las capillas de los Dolores y de San José, así como la restauración del resto de la catedral bajo la dirección de Murillo Herrera fundador del Laboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla.[84]

Otras dependencias[editar]

Casa de cuentas o sala de ornamentos[editar]

Antigua oficina de cuentas, rentas y valores del cabildo, situada junto a la sala capitular. En su interior se encuentran expuestos valiosos objetos, como el Pendón de San Fernando que se cree portaron las tropas de Fernando III de Castilla en el año 1248 durante la conquista de Sevilla.

Antecabildo[editar]

Situado también junto a la sala capitular, se accede a ella por la capilla del mariscal. Fue diseñada por Hernán Ruiz II, en el año 1564, la planta es rectangular, con bóveda de cañón labrada en piedra con casetones y linterna en su parte central. Consta de un programa iconográfico con una serie de esculturas clásicas que representan las virtudes y aparecen una serie de relieves que ejemplifican dichas virtudes como los modelos de buena conducta que tendrían que tener los canónigos para el buen gobierno de la catedral.[17]

Sala capitular[editar]

Bóveda de la Sala Capitular de la Catedral de Sevilla, de estilo renacentista.

Fue también Hernán Ruiz II el primero que se encargó de su construcción aunque fue finalizada por Asensio de Maeda en 1592. Presenta como novedad en la arquitectura del Renacimiento español la creación de una planta elíptica con el pavimento que sigue la misma pauta del que diseñó Miguel Ángel para la plaza del Capitolio de Roma.[10]

Decoran esta sala pinturas de Pablo de Céspedes (1592) que representan las cinco virtudes: Justicia, Fe, Esperanza, Caridad y Misericordia, virtudes que debían tener los miembros del Capítulo, que se reunían en esta sala. La decoración de la bóveda se realizó por Bartolomé Esteban Murillo con la colocación en todo su entorno de una serie de pinturas al óleo de forma circular con la representación de ocho santos sevillanos y una gran pintura rectangular de La Inmaculada en el centro.[28]

Sacristía Mayor[editar]

La Sacristía Mayor es una construcción renacentista que fue realizada en el siglo XVI según proyecto del arquitecto Diego de Riaño, con rica ornamentación plateresca y soluciones técnicas novedosas para su época.[19] Consta de una planta de cruz griega de brazos cortos. Sobre la que se construyó una cúpula sostenida por cuatro pilares con pechinas, donde se representa de manera escultórica el Juicio Final en tres anillos circulares. Está rematada por una linterna donde penetra la luz exterior que ilumina la sala junto con las ventanas elípticas de las bóvedas abanicadas situadas en las brozas que forma la cruz griega de la planta.[28] Alberga en su interior algunas de las mejores obras de arte de la catedral.[10]

Sacristía de los Cálices[editar]

Interior de la sacristía de los Cálices, en el fondo la pintura de Francisco de Goya de Las santas Justa y Rufina.

Se inició la construcción de la sacristía de los Cálices en 1509 por el maestro de obras de la catedral Alonso Rodríguez. Tras pasar la dirección por diferentes manos y estar un tiempo paradas las obras, se volvió a retomar el proyecto con un nuevo diseño realizado por Diego de Riaño, aunque finalmente, debido al fallecimiento del maestro, fue terminado por Martín de Gainza en 1537.

En su interior se muestra una gran colección de pinturas religiosas desde el siglo XV al XIX. Entre los artistas destacan: Juan Sánchez de Castro, Alejo Fernández, Francisco de Zurbarán, Luis Tristán, Mattia Preti, Jacob Jordaens y Francisco de Goya.

Biblioteca Colombina[editar]

Aunque se conoce comúnmente como Biblioteca Colombina, sus fondos son en realidad la suma de la Biblioteca Colombina, donada por Hernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, la Biblioteca Capitular y el Archivo Capitular. Su valor documental e histórico es incalculable y contiene gran número de manuscritos, entre ellos el original del Libro de las Profecías escrito por Cristóbal Colón en 1504, el Cancionero de la Colombina y el Liber de promissionibus et predictionibus Dei de finales del siglo IX. Entre los incunables se encuentran La Imago Mundi de Pierre d'Ailly o la Gramática castellana de Antonio de Nebrija.[85] [86] Está situada en el ala nordeste del Patio de los Naranjos.[87]

Tesoro catedralicio[editar]

Destacan entre los tesoros del templo numerosas pinturas, pertenecientes muchas de ellas a artistas de la escuela sevillana de pintura de diferentes épocas, entre ellas varias de Murillo, como los retratos de San Isidoro o San Leandro; cuadros de Zurbarán como el de Santa Teresa,[51] obras de Luis de Morales y Francisco Herrera el Mozo. En escultura y entre otras, las de Pedro Roldán, Juan de Mesa y Alonso Martínez. La tumba de Cristóbal Colón, obra de Arturo Mélida situada en el brazo derecho del crucero, donde reposan los restos del famoso descubridor de América. Obras de orfebrería como los bustos-relicarios de Juan Laureano de Pina y la custodia procesional de Juan de Arfe. Son destacables las Tablas alfonsíes del siglo XIII, regalo de Alfonso X el Sabio.[10]

Custodia de Arfe[editar]

Custodia de plata de Juan de Arfe.

La gran custodia de cinco cuerpos coronada por la estatua de la Fe, es una creación del platero vallisoletano Juan de Arfe que la realizó entre 1580 y 1587 en estilo renacentista. El mismo artista consideró que se trataba de su mejor obra y explicó la compleja iconografía del conjunto en un folleto titulado Descripción de la traza y ornato de la custodia de plata de la Santa Iglesia de Sevilla. Mide 3.25 m de altura, contiene unos 350 kg de plata, innumerables figuras de santos y numerosos relieves con escenas eucarísticas del antiguo y nuevo testamento.[88]

  • El tercer cuerpo está dedicado a la Iglesia Triunfante y en su centro se representa la escena del Cordero Místico recostado sobre el libro de los siete sellos, según se relata en El Apocalipsis de San Juan.
  • El cuarto cuerpo representa la Trinidad y contiene las figuras de Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sobre el mismo se encuentra un pequeño quinto cuerpo y la estatua de la Fe que corona el conjunto[89]

Véase también[editar]

   

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Cultura, Patrimonio Histórico
  2. «Cathedral, Alcázar and Archivo de Indias in Seville» (en inglés). UNESCO Culture Sector. Consultado el 10 de febrero de 2013.
  3. Guzmán, J. M. (4 de agosto de 2010). Diario de Sevilla (ed.): «El valor excepcional de la Sevilla americana». Consultado el 1 de octubre de 2010.
  4. Gómez, Javier (1 de enero de 2008). sobreturismo.es (ed.): «Los 12 tesoros de España, resultados definitivos y ganadores». Consultado el 1 de septiembre de 2010.
  5. a b c Aula Hernán Ruiz (2010). fidas.es (ed.): «La montaña hueca». Consultado el 1 de octubre de 2010.
  6. Asociación Unitaria de Informadores Turísticos de Sevilla (ed.): «La Giralda y el Patio de los Naranjos». Consultado el 16 de julio de 2013.
  7. González, Marian (21 de julio de 2008). elcorreodigital (ed.): «Un tesoro entre las piedras». Consultado el 15 de abril de 2010.
  8. ABC de Sevilla (24 de abril de 2009). abcdesevilla.es (ed.): «Los diseñadores originales de la Catedral pensaron e derruir la Giralda». Consultado el 24 de abril de 2009.
  9. a b c Lineros Ríos, Manuel; Pereja López, Enrique F. (2008). Iglesias y Conventos de Sevilla. Ediciones Tartessos, S. L. OCLC 304341880. 
  10. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Navascués Palacio, Pedro; Sarthou Carreres, Carlos (1997). Catedrales de España. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-7645-9. OCLC 249825366. 
  11. Agencia EFE (31 de julio de 2006). eluniversal.com (ed.): «Restos de Colón están en Sevilla, según estudio de ADN». Consultado el 1 de septiembre de 2010.
  12. Efe, sevilla (29 de septiembre de 2009). «El Trascoro de la Catedral ya luce el último anillo de uno de sus pilares dañados». Diario de Sevilla. Consultado el 21 de agosto de 2013.
  13. Antonio Almagro Gorbéa (2007). La piedra postrera, V centenario de la Catedral de Sevilla. Sevilla Tvrris Fortissima. OCLC 434517432. 
  14. Primera crónica general: Estoria de España que mandó componer Alfonso X el sabio y se continuaba .... 1906. OCLC 3142612. «El obispo de Córdoba Gutierre Ruiz de Olea ofició la ceremonia de consagración, según la Primera crónica general, cap. 1125» 
  15. a b c d e Ceán Bermúdez, Juan Agustín (1804). Descripción artística de la Catedral de Sevilla. Digitalizado por la Universidad de Oxford el 27 de marzo de 2008. p. 29. OCLC 457367837. 
  16. DDAA (1996). Grove Dictionary of Art:34 vol. (en inglés). Jane Turner. OCLC 489939321. 
  17. a b Recio Mir, Álvaro (1999). Las estancias capitulares de la Catedral de Sevilla. Universidad de Sevilla, Fundación Focus Abengoa. OCLC 42932933. 
  18. a b Jiménez Martín, Alfonso (2006). La catedral gótica de Sevilla: fundación y fábrica de la obra nueva. Universidad de Sevilla. p. 184. OCLC 70766866. 
  19. a b c Nieto, Víctor; Morales, Alfredo J.; Checa, Fernando (1989). Arquitectura del Renacimiento en España 1488-1599. Guida Editori. OCLC 21460480. 
  20. a b Morales, Alfredo; Sanz, María Jesús; Serrera, Juan Miguel y Valdivieso, Enrique (2004). Guía artística de Sevilla y su provincia. Diputación de Sevilla. OCLC 432881155. 
  21. Turismo de Sevilla (24 de mayo de 2010). Ayuntamiento de Sevilla (ed.): «Indicadores turísticos de la Ciudad de Sevilla». Consultado el 24 de enero de 2011.
  22. Gavirra Guerra, Carmen (17 de enero de 2011). Diario de Sevilla (ed.): «Las visitas al Alcázar suben un 9,34 % en 2010». Consultado el 24 de enero de 2011.
  23. CENIM (Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas) (ed.): «Efectos de la contaminación atmosférica en la conservación del Patrimonio Histórico» (27 de junio de 2002). Consultado el 24 de enero de 2011.
  24. Domínguez Caballero, Rosa Mª; Lucas Ruiz, Valeriano (2008). Universidad de Sevilla (ed.): «La coordinación en las obras de restauración de la fachada y sustitución de los pilares de la Catedral de Sevilla». Consultado el 24 de enero de 2011.
  25. Cotán, Luis (9 de julio de 2010). Diario de Sevilla (ed.): «La Catedral quiere comenzar el arreglo del retablo mayor en 2011». Consultado el 24 de enero de 2011.
  26. M. Alcalde y A. Martín. Universidad de Sevilla. (10 de mayo de 1990). «Morfología macroscópica de alteración de la piedra de la Catedral de Sevilla, España».
  27. a b Falcón Márquez, Teodoro (1999). La Giralda: rosa de los vientos. Diputación de Sevilla, Área de Cultura. OCLC 21872887. 
  28. a b c d e f José M. Campos; Carlos Garrido Torres; J. L. Roig; José Villamarín (2000). Andalucía: Las Guías visuales de España. IGSA. Depósito legal: B 18468-2000. 
  29. a b de los Ríos, Amador, José (2005). Sevilla Pintoresca. Editorial Maxtor. p. 184. OCLC 433626773. 
  30. a b c Borrás Gualis, Gonzalo M. (1990). El Islam de Córdoba al Mudéjar (4ta edición). Sílex Ediciones. p. 126. OCLC 31243332. 
  31. Montoto, Santiago (1983). Universidad de Sevilla, ed. Esquinas y conventos de Sevilla. Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. OCLC 17248914. 
  32. Almagro Gorbea, Antonio (2007). csic.es (ed.): «De Mezquita a catedral. Una adaptación imposible. Simposium internacional sobre la Catedral de Sevilla en el contexto del gótico final». Consultado el 1 de septiembre de 2010.
  33. Cruz Isidoro, Fernando (2001). Alonso de Vandelvira (1544-ca. 1626/7): tratadista y arquitecto andaluz. Universidad de Sevilla. p. 145. OCLC 490673818. 
  34. a b c d Cardoso Bueno, Diego A. Sevilla, el casco antiguo. Historia, arte y urbanismo. Guadalquivir ediciones. OCLC 173183314. 
  35. a b hispalis.net (ed.): «Catedral de Sevilla» (2004). Consultado el 1 de octubre de 2010.
  36. Luengo Mena, Jesús (2007). Compendio de las cofradías de Sevilla que procesionan a la catedral. Ediciones Espuela de plata. OCLC 254000458. 
  37. a b c Cirujano Gutiérrez Concha (2010). Universidad de Sevilla. Laboratorio de arte 22 (2010) 33-50 (ed.): «Aproximación técnica a las esculturas renacentistas de barro cocido de Miguel Perrin». Consultado el 8 de diciembre de 2011.
  38. Ferrand, Manuel (1981). El Retablo Mayor de la Catedral de Sevilla. Fundación El Monte. OCLC 492009674. 
  39. Gestoso y Pérez, José (1890). Sevilla monumental y artística, vol. 2, pág. 85
  40. Villar Movellán, Alberto, La Catedral de Sevilla. Guía Oficial.. Sevilla, Exmo. Cabildo e la Santa Iglesia Metropolitana y Patriarcal de Sevilla, pp. 54-55
  41. Madrazo, Pedro, Sevilla y Cádiz, Barcelona, Daniel Cortezo 1884, p. 530
  42. García Cubas, Antonio (1885). Cuadro geográfico, estadístico, descriptivo é histórico de los Estados Unidos Mexicanos: obra que sirve de texto al atlas pintoresco. Oficina tip. de la Secretaría de Fomento. pp. 268–269. OCLC 2432106. 
  43. Álvarez Márquez, María del Carmen (1992). El mundo del libro en la Iglesia Catedral de Sevilla en el siglo XVI. Excma. Diputación Provincial de Sevilla. OCLC 29865840. 
  44. a b Orduña Viguera, Emilio (2003). La talla ornamental en madera. Maxtor. OCLC 314297227. 
  45. La organería española (1882 - 1940). Aquilino Amezua y Jaúregui. Consultado el 6 de enero de 2012
  46. María Jesús Pereira: José Enrique Ayarra, organista de la Catedral desde 1961. Diario ABC de Sevilla, 14 de mayo de 2011.
  47. Grenzing, Gerhard (2008). «Órgano de la Catedral de Sevilla». Consultado el 3 de agosto de 2010.
  48. José L. García (1988). «El derrumbamiento de la Catedral en 1888 destruyó el mejor órgano construido nunca en España». Consultado el 13 de enero de 2012.
  49. Asencio y Toledo, José María (1867). Francisco Pacheco: Sus obras artísticas y literarias, especialmente el libro de descripción de verdaderos retratos de ilustres y memorables varones que dejó inédito. Litografía y librería española y extranjera, Sierpes 35, Sevilla. OCLC 434467853. 
  50. a b c d e f g h i j k l m n Valdivieso González, Enrique (1991). Guía de la Catedral de Sevilla. Guadalquivir ediciones. OCLC 27303671. 
  51. a b c Martínez Montiel, Luis; Alfredo José Morales (1999). The Cathedral of Seville (en inglés). Scala Publishers in association with Aldeasa S.A. pp. 90, 127. ISBN 1857592034. OCLC 42015678. 
  52. a b c d Guerrero Lovillo, José (1981). La Catedral de Sevilla. Everest, España. Digitalizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, 2009. pp. 33, 111. ISBN 9788424147709. OCLC 10950114. 
  53. a b Nieto Alcaide, Víctor. La profesión y oficio de vidriero en los siglos XV y XVI. OCLC 448519868. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  54. Recio Mir, Álvaro (2009). Universidad de Sevilla, Laboratorio de arte, 21 (2008-2009) 219-239 (ed.): «El sepulcro neogótico del Cardenal Cienfuegos en la Catedral de Sevilla y la crítica de Gestoso a su "concepto artístico"». Consultado el 1 de octubre de 2010.
  55. a b c d e González de León, Félix (1844). Noticia artística: histórica y curiosa de todos los edificios públicos, sagrados y profanos de esta muy noble, muy leal, muy heroica e invicta ciudad de Sevilla. Impr. de J. Hidalgo. p. 114. OCLC 17643223. 
  56. Liebmann Mayer, August (1911). Die Sevillaner Malerschule: Beiträge zu ihrer Geschichte (en alemán). Klinkhardt & Biermann. p. 56. OCLC 1451968. 
  57. Montoto, Santiago (1948). La Cátedral y el Alcázar de Sevilla. Editorial Plus-Ultra. p. 68. OCLC 17278137. 
  58. Marchena Hidalgo, Rosario (1998). Las miniaturas de los libros de coro de la Catedral de Sevilla: el siglo XVI. Universidad de Sevilla. p. 232. OCLC 41301973. 
  59. Infordeus (2 de diciembre de 2008). periodistadigital.com (ed.): «Restauraciones de Pedro de Campaña y Luca Giordano». Consultado el 1 de octubre de 2010.
  60. Flynn, Tom (2002). El cuerpo en la escultura. Ediciones AKAL. p. 80. OCLC 49943478. 
  61. Belda Navarro, Cristóbal (1997). Los siglos del barroco. Ediciones AKAL. p. 261. OCLC 38140375. 
  62. Diario de Sevilla (ed.): «El hermano olvidado de Gonzalo». Consultado el 9 de enero de 2009.
  63. Valdivieso, Enrique (1988). Juan de Valdés Leal. Guadalquivir. pp. 88–89. ISBN 9788486080082. OCLC 22040369. 
  64. Valdivieso, Enrique (1979). Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, Volumen 45. Universidad de Valladolid, Facultad de Filosofía y Letras. OCLC 7243478. 
  65. Medianero Hernández, José María (2008). Nuestra Señora de la Antigua, la virgen decana de Sevilla. Diputación Provincial de Sevilla, Servicio de Publicaciones. ISBN 9788477982586. OCLC 244150351. 
  66. Miranda, Salvador (1998). The Cardinals of the Holy Roman Church. Recurso digital de la Florida International University Library.. Miami, FL: Florida International University Library. OCLC 46863169. 
  67. González Gómez, Juan Miguel (1989). dspace.unia.es (ed.): «Advocaciones marianas de los marineros onubenses. Actas IX jornadas de Andalucía y América». Consultado el 1 de octubre de 2010.
  68. Gabardón de la Banda, José Fernando (1997). dialnet.uniroja.es. ed. «Los grupos escultóricos bajomedievales de la piedad en la archidiócesis hispalense». Laboratorio de Arte 10, páginas 391-401. http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=236770. 
  69. Lafuente Ferrari, Enrique (1987). Breve historia de la pintura española. I. Ediciones Akal S.A. ISBN 84-7600-180-0. OCLC 638808143. 
  70. Valdivieso González, Enrique (1990). Murillo: sombras de la tierra, luces del cielo. Sílex ediciones. OCLC 24954735. 
  71. Ros Carballar, Carlos (1989). Los fantasmas de la Catedral de Sevilla. Editorial Castillejo. OCLC 433581732. 
  72. Collantes de Teran y Delome, Francisco (1890). La capilla de Escalas en la Santa Metropolitana y Patriarcal Iglesia de Sevilla. Sevilla (Tip. de C. de Torres y Daza). OCLC 18107525. 
  73. Gestoso y Pérez, José (1890). Sevilla monumental y artística, Vol 2.. El Conservado. p. 572. OCLC 7512467. 
  74. a b Nieto Alcaide, Víctor (1994). Arnao de Vergara. Sevilla, Excma. Diputación de Sevilla. OCLC 2052563. 
  75. Arana de Varflora, Fermín (1790). Compendio histórico descriptivo de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla. Maxtor (facsimil). OCLC 429408295. 
  76. Antequera Luengo, Juan José (2010). Manuscritos del XVII y XVIII sobre inscripciones de losas sepulcrales de la Catedral de Sevilla. Los trabajos de Loaysa y González de León. Facediciones. ISBN 978-84-15158-23-3. 
  77. Carrasco, Fernando (30 de mayo de 2009). ABC de Sevilla (ed.): «La procesión de San Fernando refuerza el carácter religioso del Día de Sevilla». Consultado el 14 de abril de 2011.
  78. González Barrionuevo, Herminio (2006). Conferencia en las Jornadas Nacionales de Liturgia, Toledo (ed.): «Los Seises de Sevilla». Consultado el 14 de abril de 2011.
  79. Pepe Barahona (14 de agosto de 2010). Diario El Mundo (ed.): «La procesión de la Virgen de los Reyes, con Asenjo y la Madre María Purísima». Consultado el 14 de abril de 2011.
  80. Antonio Burgos (junio de 2009). ABC de Sevilla (ed.): «Lágrimas de San Pedro por Sevilla». Consultado el 14 de abril de 2011.
  81. ABC de Sevilla (ed.): «Sevilla celebra el Corpus Christi con menos calor y numerosos asistentes» (3 de junio de 2010). Consultado el 3 de mayo de 2011.
  82. Ramón de la Campa Carmona (18 de septiembre de 2010). Cabildo Catedral Metropolitano Sevilla (ed.): «Beatificación Madre María de la Purísima». Consultado el 3 de mayo de 2011.
  83. Pasión en Sevilla TV (23 de noviembre de 2007). ABC de Sevilla (ed.): «La ciudad se reencontró con el Patrón en la festividad de San Clemente». Consultado el 14 de abril de 2011.
  84. a b c Nieto Alcaide, Víctor (1969). Las vidrieras de la catedral de Sevilla. Madrid,Instituto Diego Velázquez Del CSIC. OCLC 621309. 
  85. Marta Navarro:La Biblioteca Colombina custodia el legado de Hernando Colón, un patrimonio de libros que compila el saber universal del siglo XVI. Diario de Sevilla, 20 de abril de 2011. Consultado el 1 de julio de 2011
  86. Juan Luis de León Azcárate: El Libro de las Profecías (1504) de Cristóbal Colón: La Biblia y el descubrimiento de América. Religión y Cultura LIII (2007), 361-406. Consultado el 1 de julio de 2011.
  87. Página oficial de la Institución Colombina: Biblioteca Colombina. Consultado el 1 de julio de 2011
  88. a b c Jesús Sanz, María: Universidad de Sevilla. Consultado el 1 de junio de 2011
  89. Carmen Heredia Moreno: El culto a la Eucaristía y las custodias barrocas en las catedrales andaluzas. Universidad de Alcala de Henares. Consultado el 1 de junio de 2011

Bibliografía[editar]

  • Almagro Gorbéa, Antonio (2007). La piedra postrera, V centenario de la Catedral de Sevilla. Sevilla Tvrris Fortissima. OCLC 434517432. 
  • Cardoso Bueno, Diego A. (2006). Sevilla, el casco antiguo. Historia, arte y urbanismo. Guadalquivir ediciones. OCLC 173183314. 
  • Falcón Márquez, Teodoro (1999). La Giralda: rosa de los vientos. Diputación de Sevilla, Área de Cultura. OCLC 21872887. 
  • Ferrand, Manuel (1981). El Retablo Mayor de la Catedral de Sevilla. Fundación El Monte. OCLC 492009674. 
  • Jiménez Martín, Alfonso (2006). La catedral gótica de Sevilla: fundación y fábrica de la obra nueva. Universidad de Sevilla. OCLC 70766866. 
  • Morales, Alfredo; Sanz, María Jesús; Serrera, Juan Miguel y Valdivieso, Enrique (2004). Guía artística de Sevilla y su provincia. Diputación de Sevilla. OCLC 432881155. 
  • Navascués Palacio, Pedro; Sarthou Carreres, Carlos (1997). Catedrales de España. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-7645-9. OCLC 249825366. 
  • Nieto Alcaide, Víctor (1994). Arnao de Vergara. Sevilla, Excma. Diputación de Sevilla. OCLC 2052563. 
  • Nieto, Víctor; Morales, Alfredo J.; Checa, Fernando (1989). Arquitectura del Renacimiento en España 1488-1599. Guida Editori. OCLC 21460480. 
  • Recio Mir, Álvaro (1999). Las estancias capitulares de la Catedral de Sevilla. Universidad de Sevilla, Fundación Focus Abengoa. OCLC 42932933. 
  • Ros Carballar, Carlos (1989). Los fantasmas de la Catedral de Sevilla. Editorial Castillejo. OCLC 433581732. 
  • Valdivieso González, Enrique (1991). Guía de la Catedral de Sevilla. Guadalquivir ediciones. OCLC 27303671. 

Enlaces externos[editar]