Fernán González

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fernán González
Conde de Castilla
Conde Fernán González 01.jpg
Estatua de Fernán González en la Plaza de Oriente, Madrid.
Conde de Castilla, Burgos, Álava, Lantarón y Cerezo
945 - 969/70
Predecesor Ansur Fernández
Sucesor García Fernández
Conde de Álava, Lantarón y Cerezo
931 - 944
Predecesor Álvaro Herrameliz
Sucesor Ansur Fernández
Información personal
Nacimiento c. 910
Castillo de Lara
Fallecimiento 969/70
Burgos
Entierro Colegiata de Covarrubias
Familia
Padre Gonzalo Fernández
Madre Muniadona de Lara
Cónyuge Sancha Sánchez
Descendencia Véase Descendencia
[editar datos en Wikidata]

Fernando González [a] (en la documentación coetánea, Fredinandus Gundisalviz; Castillo de Lara, c. 910 - Burgos, 970), más conocido en los cantares de gesta y crónicas posteriores como Fernán González, fue conde de Castilla y de Álava (931-944 y 945-970).

Fue hijo de Muniadona y Gonzalo Fernández,[2] quien había sido nombrado conde de Burgos y de Castilla,[b] según se desprende de la Carta Puebla de Brañosera, Munio Núñez sería antepasado suyo.[c]

Biografía[editar]

Personaje teñido de tintes legendarios, la base patrimonial de su familia era el castillo de Lara (Lara de los Infantes), estableciendo un poderoso linaje que alcanzará gran influencia en el reino leonés. Crece en el castillo de Lara y hereda el título de su padre tras el apresamiento y muerte de su tío Nuño Fernández.

En el año 929, Fernán González aparece en documentos con el título de conde al frente del Lara,[4] dentro de la organización administrativa de la marca oriental del reino de León, aunque los documentos anteriores a 932 en los que aparece con el título condal, pueden ser apócrifos.[5] En 931 o 932, Fernán González logró reunir el gobierno de los condados de Burgos, Lara, Lantarón, Cerezo y Álava[4] [d] y es mencionado como conde de Castilla por primera vez en un documento del monasterio de San Pedro de Cardeña en 932 que está datado Regnante Ranimiro in Obeto et comite Fredinando Gundissalbiz in Castella y seguramente fue nombrado conde por el rey Ramiro II de León que subió al trono en noviembre de 931.[e]

En 932, Ramiro II de León organizó una expedición contra la fortaleza de Magerit a la que posiblemente acudió Fernán González; la ciudad fue tomada así como su castillo obteniendo de ello un gran botín, sin embargo Magerit fue retomada por los musulmanes tras ser abandonada por el monarca leonés. Un año más tarde Abderramán III contraatacó cercando Osma y San Esteban de Gormaz, Ramiro II acudió en ayuda de Fernán González logrando levantar el cerco de San Esteban de Gormaz y venciendo a las huestes califales cerca de Osma.

En 934 Abderramán III avanzó nuevemente con su ejército por territorio castellano, sin encontrar ninguna oposición. Asoló Álava, destruyó Burgos, y cometió numerosos atropellos, como la matanza de doscientos monjes en Cardeña.[7] En el viaje de retorno se encontró con que Ramiro II había tomado Osma, y estaba allí esperándolo junto con Fernán González. Los leoneses derrotaron en batalla a los musulmanes, «matando a muchos millares de ellos», según los Anales Castellanos Primeros.[8]

De 937 data el único documento original firmado por él que se conserva, un acta notarial por la que dona una propiedad suya, el monasterio de Santa María de Cárdaba (hoy en la provincia de Segovia), al monasterio de San Pedro de Arlanza (Burgos).[f]

En agosto de 939, el conde de Castilla tuvo un papel destacado en la batalla de Simancas[g] en la que fueron derrotadas las tropas del califa Abderramán III.[9] A continuación, en 940 conquistó Sepúlveda y la repobló,[10] así como Riaza y Fresno. Ese mismo año concedió el fuero de Sepúlveda que estaba concebido para atraer repobladores a esa zona extremadamente peligrosa por su situación fronteriza con las tierras musulmanas.

Viendo su poder acrecentado, empezó a actuar de manera cada vez más independiente del reino de León, y siguiendo esta política, se casó con la infanta Sancha Sánchez, hermana del rey de García Sánchez I de Pamplona y más tarde con Urraca Garcés, sobrina de la infanta Sancha como hija del rey García Sánchez I.

Fernán González se sintió enormemente agraviado cuando el rey Ramiro II de León nombró a Ansur Fernández como conde de Monzón, condado que bloqueaba su expansión hacia los territorios comprendidos entre el río Cea y el río Pisuerga (excluyendo el Condado de Saldaña en el oeste).

Según Sampiro, en 944 «Fernán González y Diego Muñoz ejercieron tiranía contra el rey Ramiro, y aun prepararon la guerra.[4] Mas el rey, como era fuerte y previsor, cogiólos, y uno en León y otro en Gordón, presos con hierros, los echó en la cárcel». Ramiro II entregó el gobierno de Castilla al infante Sancho y al conde Ansur Fernández,[4] que sería su ayo y protector. Después de permanecer alrededor de un año en prisión, Ramiro II liberó al traidor, no sin antes hacerle jurar fidelidad. Para dar solemnidad a lo pactado, poco después se produjo la boda entre la hija del conde, Urraca Fernández y su propio hijo y heredero, Ordoño.[4] Estas disensiones internas debilitaron el reino leonés, lo cual fue aprovechado por los musulmanes para lanzar varias razzias de castigo con destino al reino cristiano. El arabista francés Évariste Lévi-Provençal sospechaba que durante estos años Fernán González pudo establecer algún tipo de amistad o de alianza con el califa de Córdoba, y que las razzias dejaron en paz a la debilitada Castilla, y se dirigieron hacia la zona occidental del reino.

Muerto Ramiro II en el 951, el reino de León quedó sumido en una crisis dinástica que Fernán González supo aprovechar en su favor. Inicialmente apoyó las reclamaciones de Sancho el Craso contra su hermano Ordoño III, pero, al no prosperar su causa, se vio obligado a reconocer a Ordoño como rey. Paralelamente, en el año 955 Fernán González derrotó a las tropas musulmanas en San Esteban de Gormaz.

La temprana muerte de Ordoño III permitió al castellano recuperar su capacidad de maniobra, aunque en esta ocasión no apoyó las pretensiones de su antiguo aliado, el rey García Sánchez, que pretendía que Sancho el Craso fuera rey de León. Derrotado en el 960 por la intervención navarra, fue capturado por García Sánchez en Cirueña, pero recuperó la libertad tras hacer diversas concesiones territoriales.

Escultura de Fernán González en el Arco de Santa María de Burgos.

Para reforzar su posición frente a los demás territorios cristianos, casó a su hija Urraca Fernández con el hijo de Ramiro II, Ordoño III. Más tarde, Urraca sería repudiada por Ordoño III gracias al apoyo que prestó Fernán González a Sancho el Craso. Después de la muerte de Ordoño III, Urraca se casó con Ordoño IV que por entonces era aliado de Fernán González, y tras la muerte de Ordoño IV se casó con Sancho Garcés II de Pamplona. Otra de sus hijas, Muniadona, fue dada en matrimonio a Gómez Díaz, hijo del conde de Saldaña, Diego Muñoz.

En el 963 pactó una tregua con Alhakén II tras la destrucción de San Esteban de Gormaz por los musulmanes, el conde castellano actuaba al margen de la debilitada autoridad real. En tal situación de desorden, Fernán González fue asegurando lentamente su posición como señor hereditario del condado de Castilla, llegando a gobernar un extenso territorio desde el mar Cantábrico hasta más al sur del río Duero.

El conde Fernán González aparece por última vez en la documentación medieval en agosto de 969 según consta en cinco diplomas que están calendados por rex Ranimiro in Legione et comite Fredinando en Castella.[11] Debió de fallecer entre agosto de 969 y el 20 de febrero de 970 cuando ya aparece su hijo García Fernández por primera vez en la datación de un diploma regnante rex Ranimiro in Legione et comite Garsea Fredinandez in Castella.[11]

Su vida y hechos fueron magnificados en un poema anónimo, el Poema de Fernán González, escrito entre 1250 y 1271 y conservado en una copia incompleta del siglo XV. Aunque «...ha pasado a la historia como el primer conde independiente o como el primer conde soberano de Castilla» no existe «ni un solo testimonio histórico que atestigüe esa presunta independencia y segregación de la monarquía leonesa» y la primera vez que se menciona tal independencia o soberanía fue en la Crónica Najerense, redactada unos doscientos años después de la muerte del conde, que, al describir su genealogía, dice que «fue el primero que sacó a los castellanos del yugo de la dominación leonesa (...) según se dice», en clara alusión a los cantares juglarescos.[12]

Los restos de Fernán González fueron enterrados en el monasterio de San Pedro de Arlanza y posteriormente trasladados en 1841 a la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias junto con los de su esposa Sancha.

Descendientes[editar]

Sepulcro de Fernán González' en la Colegiata de Covarrubias, la tapa es del siglo XIX y la caja del siglo V.

Fernán González se casó en 932 o a principios de 933 con Sancha Sánchez,[h] hija del rey de Sancho Garcés I de Pamplona y de su esposa la reina Toda Aznárez, y viuda en primeras nupcias de Ordoño II de León y en segundas del conde alavés Álvaro Herrameliz.[13] De este enlace nacieron los siguientes hijos:[i]

El segundo matrimonio fue con Urraca Garcés de Pamplona, hija de García Sánchez I de Pamplona y de Andregoto Galíndez con quien tuvo a:

  • Pedro Fernández.[m]

El buen conde[editar]

Fernán González, Señor de Castilla. Obra de Juan Ricci. Monasterio de San Millán de Yuso.

A Fernán González, la historia le ha otorgado el título de "el Buen Conde". Dicho título aparece en innumerables ocasiones a lo largo de todo el Poema de Fernán González, hasta en 33 ocasiones. En la primera estrofa en la que se refiere a González en estos términos:

«Dijo don fray Pelayo delante su señor:

Fágote, el buen Conde, de tanto sabidor
Que quiere la tu facienda guiar el Criador;

Vencerás todo el poder del moro Almozor.»
238

Tan importante es este título que incluso la última estrofa del Poema hace referencia a Fernán González como el Buen Conde obviando su nombre:

«Quiso Dios al buen Conde esta gracia facer,
Que moros nin cristianos non le podían vencer»
740

Notas[editar]

  1. En la documentación coetánea el conde aparece mayoritariamente como Fernando y no como Fernán[1]
  2. Las crónicas posteriores a la época de Fernán González intentan emparentarlo con los inexistentes Jueces de Castilla, haciéndolo descender de Nuño Rasura, al igual que ocurre con el Cid, al que la leyenda hace pariente de Laín Calvo, el otro Juez de Castilla.[3]
  3. Como se puede ver en la web de Brañosera Gonzalo Fernández confirma el Fuero de Brañosera (912) «Yo, Gonzalo Fernández, conde, he visto una carta escrita para el pueblo y la villa de Brañosera, copia de la que hicieron mis abuelos Nuño Núñez y Argilo, señalando los fueros y los términos de la dicha villa; y yo, reconociéndola, la restauro y confirmo para los vecinos de Brañosera. Lo firmo en la era 950», (después lo volverían a confirmar Fernán González (968) y su nieto Sancho García (998).
  4. Consiguió los condados de Lantarón, Álava, y posiblemente el de Cerezo, tras su boda con Sancha, que había quedado viuda de Álvaro Herrameliz, anterior conde de dichos condados.
  5. Según Gonzalo Martínez Díez, Fray Justo Pérez de Urbel comete un grave error cuando dice que el reinado de Ramiro II comenzó en 930, lo cual «altera y deforma toda la secuencia y la interpretación de los diversos acontecimientos de la lucha sucesoria».[6]
  6. Manuel Morales, «El único documento original del conde Fernán González», en El País, 24 de octubre de 2012
  7. Después de la batalla de Simancas es donde San Millán adquiere el carácter de patrono de Castilla, y donde nacen los Votos de San Millán, a semejanza del voto de Clavijo a Santiago, llegando a favorecerse enormemente el Monasterio de San Millán de los privilegios y donaciones de Fernán González.
  8. «Tras estas nupcias y las de sus hermanas [hermanas de Sancha] Oneca y Urraca con los reyes leoneses Alfonso IV y Ramiro II, aparece manifiesta la política matrimonial que supo tejer la mujer extraordinaria que fue doña Toda, reina de Pamplona, como esposa de Sancho Garcés I...»[13]
  9. La primera vez que consta este matrimonio es en un documento del monasterio de San Pedro de Cardeña del 5 de agosto de 935 en el cual el conde Fernán y su madre Muniadona hacen una donación y aparece ya con su esposa Toda y dos de sus hijos, Gonzalo y Sancho.[14] Sobre la descendencia femenina, aunque Pérez de Urbel menciona a otra hija llamada Toda, Gonzalo Martínez Díez considera improbable que tuviera más de tres hijas, Urraca, Muniadona y Fronilde, ya que no aparece Toda en ningún documento fiable.[15]
  10. Aparece por primera vez en la documentación con sus padres y sus dos hermanos mayores en un documento datado el 23 de diciembre de 941. Aún no figuran en esa fecha las hijas del matrimonio.[14]
  11. Según Margarita Torres, abandonó el condado en 970 y se sumó a la nobleza cortesana[16] mientras que Gonzalo Martínez Díez considera que falleció muy joven y que «no cabe identificarlo, como pretende Pérez de Urbel, con el Munio que el 3 de septiembre de 945 se entrega en cuerpo y alma al monasterio de San Pedro de Cardeña (...) [ya que ] todas las apariencias del diploma de entrega a Cardeña no corresponden a las características de una profesión religiosa de un hijo del conde»;[17]
  12. Aparece por primera vez en la documentación el 1 de febrero de 944. «...sólo la muerte de sus tres hermanos mayores le permitiría un día alcanzar la sucesión de su padre la frente de los condados de Castilla y Álava».[18]
  13. En 994, se menciona a un Salvador Petriz, «hijo de un Petrus, a su vez, hijo de Fernán González y Doña Urraca de Navarra»[22]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Cruz, Fray Valentín de la (1971). Fernán González. Madrid: Publicaciones Españolas. OCLC 938488. 
  • García González, Juan José (2008). Castilla en tiempos de Fernán González. Burgos: Dossoles. ISBN 978-84-96606-26-5. 
  • López Mata, Teófilo (1957). Geografía del Condado de Castilla a la muerte de Fernán González. Madrid: Instituto Jerónimo Zurita. OCLC 1168890. 
  • Sagredo Fernández, Félix (1975). «Los condes de Bureba en la documentación de la segunda mitad del siglo XI». Hispania, revista española de historia 35 (extra 6): 91–120. ISSN 0018-2141. 
  • Zabalza Duque, Manuel (1998). Colección Diplomática de los Condes de Castilla. Salamanca: Junta de Castilla y León. ISBN 84-7846-777-7. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Gutier Núñez
Conde de Castilla y Burgos
931 - 944
Sucesor:
Ansur Fernández
Predecesor:
Álvaro Herrameliz
Conde de Álava, Lantarón y Cerezo
931 - 944
Sucesor:
Ansur Fernández
Predecesor:
Ansur Fernández
Conde de Castilla, Burgos, Álava, Lantarón y Cerezo
945 - 970
Sucesor:
García Fernández