Hermenegildo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Hermenegildo
Triunfo de San Hermenegildo.jpg
Triunfo de San Hermenegildo (1654)
Mártir
Nacimiento 564
Medina del Campo
Fallecimiento 13 de abril de 585
Tarragona
Venerado en Iglesia Católica, Iglesia Ortodoxa
Canonización 1585 por Sixto V.
Festividad 13 de abril (Iglesia católica)
14 de noviembre (Iglesia ortodoxa)
Patronazgo De los conversos, de la monarquía española (junto con San Fernando), veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil de España, de Alquife


Según una leyenda de la ciudad de Sevilla, San Hermenegildo fue recluido y sufrió martirio en este edificio, que es una torre-puerta de la muralla conocida como Puerta de Córdoba.[1] A la derecha está la entrada a la Iglesia de San Hermenegildo.

Hermenegildo (Medina del Campo o Sevilla, 564Tarragona, 13 de abril de 585) fue un príncipe visigodo, hijo del rey Leovigildo y hermano de Recaredo. Fue educado en el arrianismo imperante entre los visigodos de la Península en ese entonces (a diferencia de los hispanorromanos, que eran mayoritariamente católicos). Su conversión al catolicismo lo enfrentó con su padre y provocó una contienda militar, que acabaría con su captura y muerte.

Fue canonizado en 1585 como mártir de la Iglesia Católica; es patrono de los conversos y su festividad se celebra el aniversario de su muerte, el 13 de abril.

Biografía[editar]

Ya a muy temprana edad Hermenegildo y su hermano menor Recaredo fueron asociados al trono paterno (como antes su tío Liuva I había asociado al trono a su hermano Leovigildo). Formado bajo la influencia de san Leandro de Sevilla, hermano de su madre, a los quince años de edad contrajo matrimonio con la princesa católica franca Ingunda, hija de Sigeberto I y Brunegilda, en un intento de estrechar las relaciones iniciadas por el primer matrimonio de su padre. Enviado como gobernador a la provincia de Bética tras su matrimonio, la influencia de su esposa y de su tío Leandro, lo llevaron a la conversión rápidamente.

Los problemas políticos que una conversión en la sucesión real podía ocasionar y las sospechosas relaciones diplomáticas de Hermenegildo con el gobernador bizantino de la vecina provincia de Spania provocaron una creciente tensión en las relaciones con su padre. La dificultad existente entre católicos y arrianos se vio endurecida por la intransigencia de la esposa de Leovigildo, Goswinta.

El conflicto armado comenzó en el año 581, y se prolongó hasta 584 (si bien Leovigildo se abocó a él con poca fuerza al principio, pues se encontraba ocupado en el norte). Hermenegildo, que contaba con el apoyo de los bizantinos que operaban desde Cartagena,[2] se vio tácticamente en inferioridad cuando los bizantinos pactaron una alianza con Leovigildo por la cifra de 30.000 solidi de oro.

Leovigildo quiso poner fin a las rebeliones y subyugó la resistencia de Mérida, Badajoz y Cáceres y cortó el paso a los suevos del Rey Miro, que querían ayudar a los católicos pero que entabló amistad con Leovigildo y regresó a su casa, muriendo días más tarde.[3] Entonces Hermengildo va refugiandose en una serie de fortalezas y castillos que, uno tras otro, son conquistados por las tropas arrianas de su padre. Finalmente llega a Sevilla, donde se instala en su residencia con su mujer, pero al aproximarse las tropas de su padre y teniendo la fortaleza de Osset cercana decide dirigirse allí para apostarse.[3] En 583 fue sitiado en el Castillo de Osset,[2] [4] que se encontraba donde las actuales murallas de San Juan de Aznalfarache,[3] a las puertas de Sevilla. Tras un asedio de más de un año la fortaleza fue derrotada y Hermenegildo debió escapar hacia Córdoba donde pide refugio en una iglesia en el 584.

Su hermano Recaredo, en el nombre de su padre Leovigildo, ofrece a Hermegildo conservar su vida a cambio de entregarse. Una vez arrestado fue trasladado a Sevilla y posteriormente a Valencia. El rey de los francos, hermano de su esposa, quiso ayudarle invadiendo la Galia Narbonense. Ante esto, Hermenegildo huye de la cárcel para unirse al ejército franco pero es apresado y será encarcelado en Tarragona.[2]

La esposa de Hermenegildo escapó a África y pidió asilo al emperador Mauricio de Bizancio, pero murió en el trayecto. Su hijo Atanagildo fue entregado por orden de Mauricio a la madre de ella, con la oposición del propio Leovigildo.

Los principales especialistas en la historia de la Hispania visigoda, como E. A. Thompson, José Orlandis o Luis A. García Moreno, no consideran que la conversión de Hermenegildo fuera la verdadera causa de la revuelta, sino más bien una excusa para ella. Se apoyan para esto en la tolerancia religiosa exhibida durante el reinado de Leovigildo y en los distintos intentos diplomáticos efectuados antes del inicio del conflicto. Más aún, incluso después de la conversión de los visigodos al catolicismo con Recaredo, los cronistas y actas conciliares hacen nula mención de Hermenegildo, su revuelta o su heroísmo, lo cual parece indicar que los visigodos católicos lo consideraban sólo un rebelde y no un mártir.

Aunque no se conservan testimonios independientes del hecho, los Dialogi de Gregorio I aseguran que Hermenegildo rechazó la oferta de perdón de su padre por fidelidad a la fe católica y que fue decapitado por su carcelero, Sisberto, tras negarse a recibir la sagrada comunión de manos de un obispo arriano el día de Pascua de 585.

Mucho menos favorable a Hermenegildo es la opinión del historiador franco Gregorio de Tours, muy bien informado del mundo visigodo, quien considera una grave falta que un hijo se alce contra su padre, aunque este sea arriano. A petición del rey Felipe II de España, Sixto V lo canonizó en el milésimo aniversario de su muerte. Junto a san Fernando es el santo patrono de la monarquía española.

Inscripción[editar]

Hermenegildo, durante su reinado en la Bética hizo erigir una iglesia, en la que encontramos la siguiente inscripción, que se conserva en el Museo Arqueológico de Sevilla con el nombre de Dintel de San Hermenegildo:[5]

In nomine Domini anno feliciter secundo regni domini nostri [H]Ermenegildi regis quem persequitur genetor sus dominus Liuvigildus rex in ci[b]vitate [H]Ispa[lense] indictione tertia decima [...]

Que se traduce:

En el nombre del Señor, en el feliz segundo año del reino de nuestro señor el rey [H]Ermenegildo (año 582), que es perseguido por su padre y señor el rey Leovigildo en la ciudad de Sevilla [... el texto es incompleto y no se puede traducir]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Flórez, Aurora (1 de diciembre de 2013). «La Puerta de Córdoba, lugar del martirio de San Hermenegildo». ABC de Sevilla. Consultado el 15 de febrero de 2014. 
  2. a b c Juan Francisco Rivera. Santopedia.com. «San Hermenegildo».
  3. a b c H. Florez y otros (Madrid. 1777). «España sagrada».
  4. Julio Alonso Asenjo. Universidad de Valencia. (1995). «La tragedia de San Hermenegildo y otras obras del teatro español de colegio».
  5. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Gobierno de España.. «Ficha del Dintel de San Hermenegildo».

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]