León X

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
León X
Papa de la Iglesia católica
11 de marzo de 1513-1 de diciembre de 1521
Cardinal Giovanni de' Medici.jpg
por Rafael Sanzio
Predecesor Julio II
Sucesor Adriano VI
Cardenales creados Véase categoría
Información personal
Nombre secular Giovanni di Lorenzo de' Medici
Nacimiento 11 de diciembre de 1475
Florencia (Italia)
Fallecimiento 1 de diciembre de 1521
Roma, (Italia)

Medici popes.svg
Escudo de León X

[editar datos en Wikidata ]

León X (Florencia, 11 de diciembre de 1475Roma, 1 de diciembre de 1521), papa nº 217 de la Iglesia católica de 1513 a 1521.

Familia y primeros años[editar]

De nombre secular Giovanni di Lorenzo de' Medici, era el segundo hijo varón de Lorenzo el Magnífico, de la noble familia de los Médici, y de Clarice Orsini, de la no menos ilustre Casa de Orsini.

Su padre, regente de Florencia, movió sus influencias para que el hijo hiciese una rápida carrera eclesiástica: a los siete años de edad recibió la tonsura, a los ocho la administración de la abadía de Font-Douce por concesión del rey Luis XI de Francia, a los nueve fue nombrado protonotario apostólico por Sixto IV, y tres años después abad de Montecasino. Con tan solo 13 años, Inocencio VIII, que era consuegro de Lorenzo de Médici, le creó cardenal diácono de Santa María in Domnica en el consistorio celebrado en 1489, aunque dada su corta edad fue investido con las insignias cardenalicias tres años después.

Educado en la corte florentina bajo la tutela de Angelo Poliziano, Bernardo Michelozzi, Urbano Valeriano, Demetrio Calcocondilas, Gregorio da Spoleto, Marsilio Ficino o Bernardo Dovizi, también pasó tres años en la Universidad de Pisa, instruyéndose en teología y derecho canónico.[1]

Consideraciones políticas, religiosas y artísticas[editar]

Ascenso al trono papal[editar]

En 1513, ante la muerte de Julio II, todo indicaba que el siguiente papa sería el cardenal húngaro Tomás Bakócz, quien había mantenido una política activa y fructífera ante la situación crítica contra Venecia, convirtiéndose en gran aliado de los Habsburgo. De esta manera, Bakócz se trasladó a Roma para el cónclave, con la manifiesta intención de ser elegido. Fue recibido con una verdadera pompa principesca, sin embargo, tanto Venecia como el emperador Maximiliano I de Habsburgo le traicionaron, y pronto fue elegido en su lugar Giovanni di Medici, el hijo de Lorenzo el Magnífico.

Perspectiva política[editar]

Su habilidad en política internacional se refleja en su capacidad para evitar la invasión francesa de Italia, aunque en 1515 fue derrotado por Francisco I, Rey de Francia. Un año después las relaciones entre la Santa Sede y Francia quedaron reguladas por el Concordato de Bologna, que supuso el fin del galicanismo (independencia de la Iglesia en Francia respecto del Papa y, en cambio, sujeción a la autoridad del Estado) que implicaba la Pragmática Sanción de Bourges; el Rey recibió el poder de nombrar Obispos y otros altos cargos, comprometiéndose el Papa a validar sus nombramientos.

En 1519 la muerte de Maximiliano dejaba vacante el trono del imperio. León X permaneció indeciso sobre a quién de los dos candidatos, Francisco I de Francia o Carlos I de España, prestar el apoyo que ambos le solicitaban. Recelaba de los dos y de su poder acumulado si unían a los cetros de sus respectivas naciones el imperial; finalmente se decantó por el francés, pero pronto rectificó, pues cuando tuvo que admitir como irremediable que sería el español el designado tomó partido por el presunto ganador. Más tarde subvencionaría las campañas italianas de Carlos I (ahora también V del Sacro Imperio Romano) con grandes sumas de dinero que, junto al despilfarro generalizado que existía en la corte del papa, tan dado a suntuosas y costosísimas diversiones, dejaron exhausto el erario vaticano.

A nivel italiano, León X convirtió la Sede Apostólica en la fuerza política dominante.

Perspectiva religiosa[editar]

Desde la perspectiva religiosa, León X contó en su pontificado con la conclusión del V Concilio de Letrán en 1517, Concilio que se pronunció favorablemente al concordato con Francia y promovió el establecimiento de un sistema de censura para los libros.

Perspectiva artística[editar]

León X tuvo una formación erudita y artística acorde con la tradición Médici, de manera que se puede hablar de un importante papel de mecenazgo de las artes; gastó fuertes sumas de dinero en proyectos llevados a cabo por maestros como Rafael y Bramante. Sus extravagancias como mecenas, la reconstrucción de la Basílica de San Pedro y la ostentación de su corte fueron, de forma indirecta, responsables del movimiento reformador. La vida opulenta y desenfrenada de la corte papal contrasta con la vida particular de León X, más apegada a las reglas y preceptos de la Religión Católica.

Aspectos controvertidos[editar]

Como florentino que era y como Médici (hijo de Lorenzo el Magnífico) fue un hombre educado en los refinamientos de la cultura renacentista. El nuevo papa era un diletante voluptuoso y hedonista, amante de los placeres de la música, de la literatura, de la pintura, y también de otros más sensuales. (Se lo considera el último Papa renacentista).

El patrocinio que dispensó a las artes y a las letras y a cuantos descollaban en unas y otras le llevó al extremo de nombrar cardenales a los eruditos y poetas Bernardo Dovizi da Bibbiena, Pietro Bembo y Giulio Sadoleto. Precisamente, Pico della Mirandola (1463-1494), contemporáneo suyo atribuye a una carta de este Papa al Cardenal Pietro Bembo la siguiente cita[2] «Quantum nobis notrisqüe qüe ea de Christo fábula profuérit, satis est ómnibus séculis notum...», «Desde tiempos inmemoriales es sabido cuán provechosa nos ha resultado esta fábula de Jesucristo». De todos modos, en la actualidad no existe documento alguno que pueda testificar esta supuesta frase de León X. También dijo: «Poiché Dio ci ha dato il Papato, godiamocelo», es decir, «Puesto que Dios nos ha dado el papado, disfrutémoslo».[3]

El deseo de beneficiar a sus familiares le inspiró la idea de formar un ducado con los territorios de Parma, Piacenza, Reggio y Módena para que fuese señoreado por su hermano Julián, o la de separar el ducado de Urbino de las posesiones de la iglesia para entregarlo a su sobrino Lorenzo de Médici. Por lo demás, su sentido del goce pacífico de la vida le inclinó a dejar de lado las desavenencias de su antecesor Julio II con Luis XII con quien buscó mantener una cordial relación. En este marco se sitúa la mediación que realizó entre el rey viudo francés y Enrique VIII de Inglaterra para que éste consintiera en la boda de su hermana con aquél. Pero Luis XII murió en 1515 sin que pudiera llevarse a término la unión.

El protestantismo[editar]

Situación del Papado[editar]

La construcción de la Basílica de San Pedro emprendida por León X demandaba cuantiosas inversiones de oro y plata, metales agotados en las arcas de la iglesia de Roma; había que allegarlos por vía de tributos especiales y recaudaciones extraordinarias. Agobiados los Estados Pontificios por las cada vez más abultadas medidas fiscales, acudió el Papa al socorrido recurso de la venta de indulgencias; bajo la promesa de obtener el ciento por uno en la otra vida, publicó una bula el 31 de marzo de 1515 solicitando los donativos de los fieles cristianos para la obra basilical. La escandalosa transacción de indulgencias por dinero fue el detonante para que Martín Lutero iniciara en 1517 una reforma eclesiástica que habría de escindir la comunidad cristiana. De nada sirvieron las condenas de las doctrinas luteranas hechas por el papa ni la excomunión en 1521 de su autor y de quienes las siguieron: la Reforma protestante no se pudo frenar.

Catalizador de la rebelión de Lutero[editar]

Johann Tetzel, monje alemán comisionado por el papa León X, pretendió recolectar grandes sumas de dinero vendiendo indulgencias, esto es, el perdón de la pena debida por los pecados, a cambio de un pago previamente establecido; entre otras consideraciones, esto fue motivo para una indignada respuesta de Martín Lutero que publicó Las 95 tesis en 1517, e inició así la Reforma Protestante.

Condena Papal[editar]

León X condenó las tesis luteranas en 1520 mediante la bula Exsurge Domine, que Lutero quemó públicamente y, al no arrepentirse, el papa pronunció su excomunión y la de sus partidarios en 1521. Luego de la Reforma Protestante, la Iglesia puso un freno a los abusos. León X recuerda, con motivo de la condenación de Martín Lutero, la distinción entre la remisión de la pena temporal y el perdón de los pecados propiamente dichos.

Consideraciones contemporáneas[editar]

Algunos protestantes sostienen que Lutero se indignó, entre otras cosas, por la existencia de una bula, conocida hoy como Taxa Camarae, en la que el Papa fijaba los estipendios a entregar a la Corte Papal en función de los diversos pecados posibles, en vistas a su absolución. Según esto, se podría obtener el perdón por los pecados cometidos, o comprarlo anticipadamente para los pecados a cometer, a modo de licencia, mediante un pago en dinero.

Recientemente se ha desatado una fuerte polémica entre quienes defienden la autenticidad del documento y quienes la niegan. El periodista español Pepe Rodríguez, ha defendido su autenticidad aun reconociendo que no se han obtenido los documentos originales. Mientras tanto, desde organizaciones cercanas a la Iglesia Católica, se ha sostenido que el documento es falso tal cual lo presenta Pepe Rodríguez: documentos en apariencia semejantes existieron y son consultables en las bibliotecas más importantes, pero versan en realidad no sobre el perdón de los pecados o la concesión de indulgencias, sino sobre precios asignados al trabajo notarial que se realizaba a la hora de confeccionar documentos oficiales de la Curia Romana; de ser así, no se trataría de un "punto culminante de la corrupción humana", como lo adjetiva Rodríguez, sino, por el contrario, de un intento de los papas por desterrar posibles abusos de los escribanos de la Curia.[4]

Su primo Giulio di Giuliano de Médici, sería elegido Papa y adoptando el nombre de Clemente VII en 1523.

En el cine[editar]

Año Película Director Personaje
2003 Lutero Eric Till Uwe Ochsenknecht


Predecesor:
Battista Maletta
Template-Abbot - Provost.svg
Abad Comendatario de Morimondo
1483 - 1501
Sucesor:
Federico Sanseverino
Predecesor:
Giovanni d'Aragona
Template-Territorial Abbot.svg
Abad Comendatario de Montecasino
1483 - 1513
Sucesor:
Eusebio Fontana
Predecesor:
Giovanni Battista Orsini
Template-Cardinal.svg
Cardenal diácono de Santa Maria en Domnica
1492 - 1513
Sucesor:
Giulio de' Medici
Predecesor:
Rafael Sansoni Riario
Berretta cardinalizia.png
Cardenal protodiácono
29 de noviembre de 1503 - 1513
Sucesor:
Federico Sanseverino
Predecesor:
Julio II
Emblem of the Papacy SE.svg
Papa
11 de marzo de 1513 - 1 de diciembre de 1521
Sucesor:
Adriano VI

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Giovanni Battista Picotti: La giovinezza di Leone X (1927).
  2. La cita está extraída de la obra de Robert Ambelain (1907-1997, historiador y masón) El hombre que creó a Jesucristo (pág. 4), publicada por Ediciones Martínez Roca, con ISBN 84-270-0941-0. Originalmente esta obra fue publicada por Èditions Robert Laffont como La vie de Saint Paul.
  3. Claudio Rendina, I papi, p. 614
  4. Se puede profundizar en esta polémica en los siguientes sitios: http://www.pepe-rodriguez.com/Mentiras_Iglesia/Taxa/Taxa_taxacamarae_falsa.htm, y sobre todo en el estudio específico realizado sobre el tema en http://www.apologetica.org/taxa-camarae.htm.

Enlaces externos[editar]