Batalla de Marignano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Marignano
la Guerra de la Liga de Cambrai
Marignano.jpg
Detalle de una pintura atribuida a Maître de la Ratière
Fecha 1314 de septiembre de 1515
Lugar Melegnano, Italia
Resultado Decisiva victoria francesa
Beligerantes
Pavillon royal de la France.svg Reino de Francia
Flag of Most Serene Republic of Venice.svg República de Venecia
Early Swiss cross.svg Antigua Confederación Suiza
Flag of the Duchy of Milan (1450).svg Ducado de Milán
Comandantes
Francisco I de Francia
Gian Giacomo Trivulzio
Bartolomeo d'Alviano
Louis II de la Trémoille
Carlos III de Borbón
Marx Röist (obispo de Sion)
Cardenal Mateo Schinner
Duque Maximiliano Sforza
Fuerzas en combate
Total: 30.000 hombres[1]
10.000 infantes franceses[2]
10.000 lansquenetes[2]
Total: 15.000 hombres[1]
7.000 piqueros suizos[2]
Bajas
3.000-5.000 muertos[1] Más de 6.000 muertos[1]
[editar datos en Wikidata ]

La Batalla de Marignano tuvo lugar los días 13 y 14 de septiembre de 1515 en torno a la actual localidad de Melegnano, 16 km al sur de Milán, Italia, y opuso a los ejércitos aliados de Francisco I de Francia y los venecianos contra las fuerzas del Milanesado, apoyadas por fuerzas de la Confederación Helvética.

Aunque la victoria de los franceses consiguió la cesión del Milanesado, provocó la desestabilización del equilibrio de fuerzas en Europa y la intervención posterior del emperador Carlos V en Italia.

Introducción[editar]

Francisco I de Francia afirma sus pretensiones desde el inicio de su reinado sobre los derechos de su esposa, Claudia de Orleans a obtener el Milanesado, por ser la heredera de Luis XII de Francia. La batalla de Marignano es uno de los episodios de las guerras Italianas comenzadas por Luis XII. En la primavera de 1515 mientras que Luisa de Saboya maneja los asuntos de Francia asegurando su regencia, Francisco I reúne en Lyon un ejército de 30.000 hombres en los que incluye nobles franceses, aventureros gascones y navarros, lansquenetes alemanes y mercenarios venidos de los Países Bajos. Para alistarlos, el rey aumenta los impuestos y pide varios préstamos, pues le toca sobornar con grandes sumas de dinero a Enrique VIII de Inglaterra y a Carlos V para que sean neutrales durante el conflicto.

Por otra parte, se forma una coalición entre el Papa, el ducado de Milán y Suiza.

La moral de las tropas es buena, la juventud de Francisco I es considerada una fuente de victoria. La artillería francesa es la primera de toda Europa, con 60 cañones de bronce al mando de Galiot de Genouillac. Sabiendo que los caminos habituales serían vigilados por las tropas del Papa, aliadas de Maximiliano Sforza, duque de Milán, los cañones son levantados con tornos de mano para poder pasar por los caminos alpinos y pasar inadvertidos.

La batalla[editar]

La batalla se prolongó durante dos días, una duración inhabitual para la época.

En Marignano, a 16 kilómetros al sureste de Milán en las planicies del Po, las tropas de los Confederados atacan el 13 de septiembre de 1515 a los mercenarios alemanes que protegen la artillería. Los tres contingentes principales —en el medio los cantones centrales, a la derecha los de Zúrich y a la izquierda los de Lucerna y Basilea (en total unos 20.000 hombres)— los hacen replegarse y los Confederados se adentran bastante en el campamento francés. El combate se prolonga hasta la medianoche, sin que ningún bando salga vencedor. Al alba del 14 de septiembre se reanuda la lucha. La artillería francesa gana un poco de terreno, pero el ala izquierda del ejército del rey, mandada por el duque de Alençon se doblega. Hacia las 10 de la mañana se oye gritar «¡San Marco!» a lo lejos, es la caballería ligera de los venecianos que ataca por la espalda a los suizos. A las 11 de la mañana, los suizos se retiran ordenadamente hacia Milán con sus heridos, estandartes y cañones, dejando 12.000 muertos en el campo de batalla.

Las negociaciones[editar]

Francia reconquista el Milanesado y firma junto con Suiza el 27 de noviembre de 1516 en Friburgo im Üechtland un tratado de paz perpetua que es respetado hasta la caída de la monarquía francesa en 1792.

Los suizos ponen sus mercenarios al servicio de Francisco I de Francia en virtud del tratado de Ginebra el 7 de noviembre de 1521.

Referencias[editar]

  1. a b c d Tucker, Spencer C. (2009). A Global Chronology of Conflict: From the Ancient World to the Modern Middle East. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 484. Otra fuerza suiza de 10.000 mercenarios acepto el pago del rey francés y volvió a sus tierras. Una fuerza de 12.000 venecianos enfrentaba en cambio a una tropa equivalente de españoles en Lodi.
  2. a b c Knecht, R. J. (1996). Renaissance Warrior and Patron: The Reign of Francis I. Cambridge: Cambridge University Press, pp. 75

Bibliografía[editar]