Templo y exconvento de San Nicolás de Tolentino (Actopan)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Convento de Actopan»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Templo y exconvento de San Nicolás de Tolentino
Monumento Histórico y Artístico de la Nación
(según Decreto de 1933)
Convento actopan 10.jpg
Fachada principal
Tipo Iglesia parroquial y exconvento
Advocación San Nicolás de Tolentino
Ubicación Bandera de México Actopan, Hidalgo (México)
Coordenadas 20°16′06″N 98°56′35″O / 20.2684, -98.943Coordenadas: 20°16′06″N 98°56′35″O / 20.2684, -98.943
Altitud 2001 msnm
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Tulancingo
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción 1550-1573
Fundador Fray Andrés de Mata
Estilo arquitectónico Plateresco, Mudéjar, Gótico, Románico, Renacentista y Neoclásico.
Código postal 42500
Identificador como monumento M-13-069-01-01
[editar datos en Wikidata]

El Templo y exconvento de San Nicolás de Tolentino se encuentra localizado en la ciudad de Actopan, en el municipio homónimo dentro del estado de Hidalgo, México.[1][2]​ Es uno de los monumentos históricos más importantes del estado de Hidalgo, así mismo, desde el punto de vista arquitectónico y pictórico, constituye uno de los mayores ejemplos de arte novohispano del siglo xvi.[. 1]​ Fue declarado Monumento Histórico y Artístico de la Nación, mediante el decreto del 2 de febrero de 1933 emitido por el Gobierno de México.[. 1]

La fundación del convento se da en 1546, aunque oficialmente fue ordenada en 1548, la obra se le atribuye a fray Andrés de Mata.[3][4]​ La construcción empezó en 1550 y para 1573 el conjunto ya se encontraba concluido y contaba con templo, capilla abierta, convento, caballerizas, huerta y una enorme cisterna para los usos de la comunidad.[3][4]​ Su estilo arquitectónico reúne prácticamente la mayoría de los estilos presentes en durante el Virreinato de la Nueva España.[4]​ Muestra una combinación de estilos Plateresco, Mudéjar, Gótico, Románico y Renacentista; y después se agregaron elementos del Neoclásico.[4]

Lo que más destaca del convento, es la pintura mural del cubo de la escalera y de la capilla abierta. Las paredes de la capilla abierta lucen pinturas murales con representaciones de la creación del mundo según el Génesis, Adán y Eva y su expulsión del Paraíso, el Diluvio Universal, el fin del mundo según el Apocalipsis y el Juicio Final.[5]​ También se pintaron escenas del Infierno, donde los demonios torturan a los pecadores.[5]

En los muros del cubo de la escalera se representó a los intelectuales, prelados y santos más notables de la orden, como Agustín de Hipona, y Nicolás de Tolentino entre otros personajes.[5]​ También aparecen las efigles de dos caciques indígenas de Actopan e Izcuincutlapilco.[5]

Historia[editar]

Placa conmemorativa del convento.

Siglo XVI[editar]

La conquista de México por Hernán Cortés, quedó consumada con la rendición de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521.[. 2]​ El trabajo de evangelización en México empezó en 1524 cuando arribaron doce franciscanos, en 1526 el mismo número de dominicos y en 1533 siete agustinos.[6]​ En el estado de Hidalgo empezó cuando los franciscanos llegaron a Tepeapulco en 1527 y los agustinos legan a Atotonilco el Grande y Metztitlán en 1536.[6]

Según el Diccionario universal de historia y de geografía, la ciudad de Actopan fue fundada el 16 de julio de 1546;[. 3]​ aunque la fecha en que se celebra el aniversario de la fundación de la localidad corresponde al 8 de julio.[. 3]​ La primera acta de bautizo en la Parroquia de Actopan de que se tiene noticia, está fechada el 8 de julio de 1546, fecha que coincide con la fundación del curato.[7]​ En el mismo año Actopan fue elevado a la categoría de pueblo, encomendada a Rodrigo Gómez de parte de los agustinos.[7]

La fundación del convento data de 1546, aunque oficialmente fue ordenada dos años después en 1548, siendo provincial de la orden Alonso de la Veracruz y durante el capítulo celebrado por la comunidad agustina en la Ciudad de México.[3]​ El cronista de los agustinos en la Nueva España, Juan de Grijalva, atribuye esta construcción a Andrés de Mata.[. 4]​ Aunque se ha especulado sobre la actividad constructora de este fraile.[3]

La construcción del convento se inició en 1550 bajo la dirección de Andrés de Mata con la subvención de Juan Mica Atocpa y Pedro Ixcuinquitlapilco, indios principales del pueblo; aunque existen dudas acerca de si estos personajes subvencionaron la obra.[. 5]​ En 1571 los dos pueblos de mayor importancia en esa época fueron Actopan (que tenía 7500 vecinos en su jurisdicción) e Ixcuincuitlapilco (4000 vecinos); para atender esta doctrina residían en Actopan seis frailes.

En 1573 el conjunto ya se encontraba concluido y contaba con templo, capilla abierta, convento, caballerizas, huerta y una enorme cisterna para los usos de la comunidad.[3][4]​ En 1576 el prior del convento Melchor de Vargas imprimió el primer catecismo de la doctrina cristiana en idioma otomí.[8]​ El capítulo o junta general de la provincia agustina se celebró dos veces en Actopan; en 1578 se eligió como provincial a Martín de Perea, y en 1581 salió electo Pedro Suárez de Escobar.[. 6][. 7]

Siglos XVII y XVIII[editar]

Hacia 1600 fue prior Martín de Acevedo, se plantea la posibilidad de que haya sido él quien mandó pintar los muros y bóvedas.[3]​ En 1605 el convento era una de las casas de estudio de la orden en la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús, y vivían en él, treinta frailes.[. 8]​ Debido a la gran importancia que tenía el convento en toda la región, a mediados del siglo xviii pasó a formar parte del Arzobispado de la Ciudad de México.[1][2]​ El templo y el convento fueron entregados al clero secular el 16 de noviembre de 1750, su primer cura clérigo fue don Juan Barrerra.[. 9][3]​ A finales del siglo siglo xviii y principios del siglo xix, la iglesia se llenó de altares neoclásicso.[. 9]

Siglo XIX[editar]

Con la creación del Obispado de Tulancingo paso a ser de su dependencia, erigiéndose vicaria foránea el 29 de agosto de 1832; su primer beneficiado fue el presbítero Marcos Cárdenas.[. 7]​ Con la aplicación de las Leyes de Reforma sufrió mutilaciones y usos diversos.[3]​ Su amplia huerta y atrio fueron fraccionados en cuatro enormes manzanas y vendidas a diversos postores; suerte parecida corrió la capilla abierta al ser enajenada en 1873 al señor Carlos Mayorga por el jefe de Hacienda del estado de Hidalgo en la cantidad de 369 pesos.[3]​ A mediados de mayo de 1898, durante un aguacero, cayó un rayo en la iglesia e hizo estragos en la fachada y destruyó un altar.[. 9]

Siglo XX[editar]

Panorámica de Actopan en los años 1920.
Panorámica de Actopan en los años 1940.

Durante la Revolución mexicana, fue utilizado como hospital y cuartel militar.[3]​ En 1927 se inicia labor de restauración en el cubo de la escalera por el artista Roberto Montenegro.[3]​ Entre los diversos usos de las instalaciones del exconvento se encuentran: las escuelas primaria y Normal Rural del Mexe con su internado anexo.[3]

Esta última dependencia lo ocupó hasta el 27 de junio de 1933, fecha en que pasó a manos de la Dirección de Monumentos Coloniales de la República; el 2 de febrero del mismo año, había sido declarado monumento artístico e histórico.[3]​ Entre 1933 y 1934 el arquitecto Luis Mac Gregor consolida la arquería del claustro alto y quita todos los agregados que sirvieron para adaptar los espacios a las diversas necesidades de las dependencias.[3]​ En 1939 el inmueble pasarían a depender del Instituto Nacional de Antropología e Historia.[3]

Entre 1977 y 1979 se retiran las gruesas capas de cal que cubrían la pintura mural y la recuperación de la pintura mural de la capilla abierta.[3]​ El templo y exconvento tuvieron una intervención de mantenimiento, conservación y restauración de diciembre de 1992 a abril de 1994 por el Centro INAH Hidalgo y la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos.[9]

Siglo XXI[editar]

El 29 de septiembre de 2011 se inauguró la instalación del equipo de iluminación del convento por parte de Francisco Olvera, gobernador de Hidalgo.[10]​ En abril de 2013 se confirmaron trabajos de restauración, los trabajos principalmente son para descubrir el tapiz pictórico de la bóveda principal de la iglesia, con un lapso de obras de aproximadamente seis meses.[11]

Desde 2014 el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) contempla la creación de un museo y un centro de documentación regional, se contempla la restauración de las pinturas murales de la bóveda, del convento y la parte interna de la cúpula de la iglesia.[12]

Arquitectura[editar]

Costado del templo y atrio.

Se encuentra en un terreno casi rectangular que mide 285 metros al oriente, 288.50 metros al poniente, 190 metros al norte y 183 metros al sur, ocupando, el ángulo NE, la fachada principal con vista al poniente.[. 7]​ El terreno original ha quedado dividido en distintas manzanas por las calles Hidalgo, 5 de mayo, Escobedo y Mina.

En la parte oriente se podría considerar como anexo el denominado “El Jagüey” antiguo estanque de agua, ahora Complejo Deportivo Los Frailes, que se emplea como estadio de fútbol; de 105 m de longitud, por 57.5 m de ancho y 3 m de profundidad máxima.[13]​ La parte norte que conserva algunas bardas originales.[. 10]

La manzana poniente que es la mayor de las que quedaron separadas de los antiguos edificios, conserva una pequeña parte del atrio o cementerio que tiene acceso por la arcada principal del portal que da a la Plaza Juárez.[. 11]​ La manzana sur se encuentran la Unidad Deportiva Jesús Luz Meneses: también conocida como “Las Canchitas”, cuenta con áreas para practicar fútbol rápido, voleibol y básquetbol; también se encuentra la Escuela Primaria Centro Escolar.

La calle de Mina es límite sur de los antiguos terrenos del convento.[. 11]​ En el ángulo de las calles de Mina y Escobedo se conserva la Fuente de Mendoza tiene una planta hexagonal alargada, tres de sus lados forman un brocal.[13]​ Que se abastecía con el agua de la huerta del convento.[. 11]

Capilla abierta y atrio[editar]

Cruz atrial de Actopan.
Capilla abierta de Actopan.

Los frailes construyeron capillas abiertas que daban a un gran atrio para la evangelización de los catecúmenos que, mientras no fueran bautizados, no podían entrar al templo, y eran usadas también para celebraciones multitudinarias.[. 12]​ La de Actopan es una de las más notables de la Nueva España.[. 12]​ La capilla abierta se encuentra situada al lado norte del con junto.[. 13]

En sus muros interiores se encuentran pinturas al fresco con escenas bíblicas que servían para la enseñanza del catecismo.[. 12]​ En la clave del arco está el corazón traspasado por tres flechas, escudo de la orden agustina, la distancia de ahí al piso es de más de 17 metros.[. 12]​ A ambos lados se encuentran dos cuartos que pertenecían a las dependencias de la capilla, que tienen entrada por pequeñas puertas que dan a la fachada posterior.[. 13]

El atrio enfrente a la iglesia era antiguamente ocupado por un cementerio, pero fue removido y en el se construyeron diversas casas; una porción del atrio se acondiciono como plaza pública.[. 13]​ En este lugar se coloco una cruz atrial.

A este lo precedía un sencillo pórtico de arcadas, que techa una bóveda de cañón.[. 13]​ Ese amplio portal ocupaba todo el lado oriente de la Plaza Juárez (el denominado centro de Actopan), y se conservan algunos de los arcos originales; en años recientes fue restaurado y se agregaron los arcos restantes.[. 13]​ La gran arcada central que da acceso al atrio es casi de dobles dimensiones que las demás y está techada también por una bóveda de cañón, de eje perpendicular a la que cubre el portal.[. 13]

Iglesia o templo[editar]

Fachada principal[editar]

Portada plateresca que enmarca la puerta del templo.

La iglesia está dedicada al santo Nicolás de Tolentino.[5]​ La portada de la iglesia se cubre totalmente de cantera rosa, labrada finamente en estilo plateresco, con muchos elementos de arquitectura del renacimiento.[5]

El frontispicio es llano y solo cuenta con la portada plateresca que enmarca la puerta, en el diseño dos pares de esbeltas columnas estriadas sobre peanas entableradas, sostienen una cornisa con friso apoyado en platabandas, decorado y con dos ménsulas centrales.[. 14]​ En el intercolumnio, arcos abocinados con casetones.[. 14]​ Estos arcos descansan sobre un marco menor que tiene dos pares de columnas con capiteles corintios y cornisas con friso decorado.[. 14]​ Las dovelas que forman tanto en primer arco como los otros cuatro están decorados con el sistema de almohadillado.[. 14]

La puerta es también un vano de medio punto con medallones en las enjutas y con las jambas y la arquivuelta ornamentadas con casetones; flanqueado por pares de medias cañas estriadas entre las que aparecen dos nichos de pequeñas dimensiones.[. 15]​ Esta composición está flanqueada a su vez por otros pares de altísimas medias cañas estriadas entre las que se ven cuatro nichos pequeños; sobre los capiteles de estas pilastras corre otro entablamento con un friso ornamentado; en las enjutas formadas por el tímpano, hay otros medallones; encima de esta segunda parte de la fachada aparece una ventana cuadrangular que por sus columnillas platerescas.[. 15]

La ventana del coro está flanqueada. con dos pequeñas columnas y rematada con una cornisa; arriba, un frontón simple con almenas, sirve como remate general.[. 15]

Torre del campanario[editar]

Torre del campanario.

Al lado sur de la iglesia y casi al mismo paño que su fachada, se enuentra la torre de campanario de 37.57 m de altura rematada por garitones y almenas, toda la torre en un estilo de arte mudejar.[. 16]​ El reloj de la torre se averió y por gestiones del gobernador del estado de Hidalgo, Manuel Ángel Núñez Soto se arregló el carillón, ahora cada seis horas toca el Ave María.

Interior de la iglesia[editar]

Interior del templo de poniente a oriente, al fondo su altar principal neoclásico.
El interior del templo de oriente a poniente, en la parte superior el área del coro.

La iglesia es de planta rectangular de 14.50 x 64 m con ábside poligonal, está cubierta por bóveda de cañón seguido, con excepción del ábside y el tramo comprendido entre este y el arco de triunfo, que están lechados con bóveda de crucería ojival.[. 16]

El área del coro, inmediato a la entrada de la iglesia, está soportado por una bóveda también de crucería que se apoya en arcos torales muy rebajados.[. 16]​ Un barandal de madera protege el espacio y un órgano grande de tubos se encuentra hacia un costado.[. 17]

A la izquierda, del lado de la epístola, se halla un característico altar neoclásico, posterior al templo.[. 17]​ La monumentalidad exterior se refleja en el espacio de la nave del templo, que ostenta altares neoclásicos en los muros laterales y en el presbiterio, levantados tres siglos después de la construcción del templo.[. 16]

Son de notar los dos púlpitos o ambones, que están a ambos lados del presbiterio, construidos en piedra labrada, de mediados del siglo xvi.[. 16]

Sacristía[editar]

Pila bautismal en la Sacristía en la iglesia anexa.

En la iglesia anexa se encuentra la sacristía que comunica con amplio baptisterio de planta cuadrada y techada con bóveda de nervaduras, dispuestas en forma de estrella.[. 16]​ siendo la comunicación con dicha sacristía, dos arcos subdivididos en el espesor del muro en tres, descansando cada uno de ellos en columnas de sección elíptica y con el eje mayor de la del centro perpendicular a los ejes menores de las otras dos.[. 16]

En el centro del bautisterio hay una gran pila bautismal de piedra, de una sola pieza. Tiene 2.60 metros de diámetro y está sobre una plataforma circular, de dos escalones de piedra labrada.[. 16]​ Esta pila es ejemplo del arte monástico.[. 18]​ Cubre la pila una tapa semiesférica de madera que remata una estatua de San Juan Bautista; con su indumentaria de piel de camello, como se menciona en los Evangelios.[. 18]​ La tapa está dividida esa tapa en gajos que pueden levantarse separadamente.[. 16]

En las paredes, igualmente, se ven pinturas muy deterioradas por el tiempo, pero, especialmente, por las reformas que allí se ejecutaron.[. 19]

Convento[editar]

Portal de peregrinos[editar]

Portal de peregrinos.

Junto a la torre de la iglesia está el pórtico de entrada al convento denominado Portal de peregrinos, el cual era un espacio cubierto, aunque sin puertas, para que los fieles que venían de visita, pudieran pernoctar.[. 20]​ De ahí lo bajo de la altura de los arcos.[. 20]

Esta compuesto de tres arcadas sobre pilares que decoran pilastras de estilo del renacimiento.[. 16]​ Las arquivoltas están decoradas con casetones y en la parte superior hay un pretil con remates en altorrelieve en forma abalaustrada que corresponden a cada pilastra, y sobre los ejes de los arcos, dos escudos agustinos y una cruz sobre una calavera en relieve.[. 16]

El portal de peregrinos está cubierto por bóveda de cañón que conserva en regular estado los frescos que lo decoran; tiene en la parte superior un mirador con tres arcadas de medio punto.[. 16]

Claustro[editar]

Claustro del convento.
Detalle de las almenas de estilo mudéjar.

El portal de peregrinos da acceso por medio de un vestíbulo al claustro.[. 21]​ Desde el claustro se ven los volúmenes de los contrafuertes y de la torre con sus almenas de estilo mudéjar, que también coronan la nave del templo.[. 22]​ Las almenas y la torre están repelladas, es decir, recubiertas con aplanados de cal y arena.[. 22]​ El claustro es un gran patio de dos niveles, con arcos de piedra labrados que sostienen el techo de las galerías. Los arcos de la planta baja son ojivales, de estilo gótico.[. 23]​ Los del piso superior son románicos, de medio punto.[. 23]

El piso superior se compone, en cada lado, de seis arcadas de medio punto sobre columnas con capiteles dóricos y bases todavía con la característica garra ojival.[. 21]​ Entre los arcos de la planta baja se colocaron contrafuertes para absorber las cargas laterales.[. 23]​ La posición de los patios del claustro hacia el sur del conjunto para obtener muchas más horas de sol al día.[. 23]

El claustro cuenta con pasillos perimetrales en las plantas baja y alta. El pasillo de la planta baja cuenta con una bóveda de crucerías, y las nervaduras con los pinjantes a la vista.[. 23]​ El ritmo de los apoyos de la bóveda coincide armoniosamente con las columnas que sostienen la galería.[. 23]​ Un rodapié o guardapolvo decorado rodea completamente el cuadrángulo.[. 23]

En la planta alta existe un doble pasillo, que da directamente al patio.[. 23]​ Es la galería con arcos que conforma el claustro, detrás de este se encuentra otro pasillo de circulación privada, que comunica a las habitaciones de los frailes llamadas también celdas. Esta circulación interior está iluminada por puertas y por ventanas abiertas en las esquinas, que dan a la parte posterior.[. 23]

Tiene cubierta con bóveda de cañón corrido, decorada con pinturas para asemejar una bóveda de nervaduras. En las esquinas presenta bóvedas de crucería sobre nervaduras apoyadas en pinjantes.[. 23]​ La parte superior de los muros está decorada con una cenefa grande con motivos ornamentales y con un guardapolvo en la parte inferior.[. 23]

Los corredores de la planta baja conectan con lo que fueron sala de proíundis, el refectorio, la cocina y otros anexos;[. 21]​ los corredores de la planta alta llevan a las antiguas oficinas parroquiales y a los pasillos interiores que sirven a lo que fueron habitaciones de los frailes.[. 24]

Sala de profundis[editar]

La sala de profundis era una sala anterior al refectorio, en la que se rezaban los salmos empezando con el salmo 130 (129) que inicia “De profundis…” (De lo profundo clamo a ti Señor).[. 25]​ Esta sala tiene varias pinturas pero destaca una en que se presentan una alegoría sobre la historia de la orden.[. 25]​ Se trata de una habitación en forma de rectángulo, techado con bóveda de medio cañón, sin acceso de luz que las puertas de acceso.[. 26]

De acuerdo con las descripciones del siglo xvi, estos lugares estaban destinados a las reuniones de la congregación religiosa.[. 26]​ La puerta de acceso a este lugar ubicada en la portería de peregrinos, se abrió mucho tiempo después, teniendo en principio como única entrada la que comunica al claustro bajo.[. 26]​ En aquel entonces, como ya se ha dicho, el acceso al claustro se realizaba por la puerta ubicada en el costado sur del interior del portal de peregrinos[. 26]

Refectorio[editar]

Refectorio del convento.

En el refectorio o comedor del convento tiene una bóveda construida con casetones hundidos y pintados.[. 27]​ La bóveda culmina hacia el oriente con la rosca de un arco, que en su sección prolonga la forma oval de las medias columnas que le sirven de apoyo a través de un capitel dórico con collarín.[. 27]​ Tanto los fustes como la rosca del arco tienen generatrices verticales y la basa de las columnas es de poco espesor.[. 27]

En la pared sur existen tres arcos de medio punto que comunican con la huerta, teniendo en el primero de los arcos una puerta con cerramiento platabanda que comunica con la sala capitular.[. 27]​ En el muro norte existen dos inscripciones.[. 27]​ Se sabe que a la hora de los alimentos un lector repasaba los pasajes de la Biblia, por lo el lugar cuenta con una excelente acústica.[. 28]​ Esto se debe al uso de la bóveda de cañón corrido con trazo rebajado y a los casetones con huecos como bocinas, que reproducen la voz.[. 28]

El púlpito es un prisma hexagonal de cantera apoyado en una peana bulbosa, todo esto empotrado en un vano al que se llega por un pasadizo con escaleras que tiene entrada por la parte exterior del refectorio.[. 27]

Cocina[editar]

Cocina.

Espacio donde se observa el área del fogón con su chimenea y una ventana triangular, además de una ventana de tipo ojival y una escalera que comunicaba al segundo piso.[14]​ Estas dos últimas fueron modificaciones del siglo xviii.[14]

Letrinas y palomar[editar]

Es el área destinada a los servicios sanitarios. en este espacio todavía se conservan los huecos que servían como caída de los desechos a una fosa séptica.[14]​ A un costado pasando por un pasillo se encuentra el palomar, donde se puede observar los nichos en forma rectangular.[14]

Celdas de los frailes[editar]

Celdas de los frailes.

Paralelos a los corredores oriente, sur y poniente del claustro alto, corren pasillos que distribuyen a las celdas.[. 29]​ Todos estos andenes están techados con bóveda de cañón.[. 29]​ Las intersecciones contienen bovedillas estructuradas con nervios. Los muros de los pasillos muestran decoraciones pintadas.[. 29]​ En las cabeceras de estas circulaciones se pueden ver ilustraciones de asuntos religiosos especialmente relacionadas con la vida de Cristo.[. 29]

Las celdas se encuentran en el claustro alto y eran los dormitorios de lo frailes. Una de ellas, considerada como típica, mide alrededor de cuatro metros de longitud por tres de anchura.[. 30]​ La cubierta consiste en una bóveda de cañón con el eje perpendicular a la fachada. Los muros están enlucidos con mortero de cal bruñida, no hay guardapolvo.[. 30]

Tres de las celdas tienen delineados sendos calvarios que apenas se distinguen. Estas pequeñas habitaciones tienen, para su iluminación y ventilación, pequeñas ventanas con apoyo y descanso para el pie.[. 30]​ Las celdas del lado oriente dan a una terraza descubierta soportada por arcadas, y las del lado sur a una loggia que comunica con la huerta.[. 31]

Con vista al atrio se encuentra la Celda del Padre Prior conocida como "El aposento", es una habitación con techo de bóveda de medio cañón adornada con pinturas que tiene en la bóveda representan al monograma de Cristo dentro de una enorme corona de flores sostenida por cuatro ángeles, una escena del Calvario y un escudo con los símbolos del viacrucis completan la decoración; a la entrada se pintaron las figuras de San Pedro y San Pablo de cuerpo entero.

Caballerizas y huerta[editar]

Huerta.

Esta sección esta compuesta de dos pisos, siendo el superior una gran loggia con vista al poniente, con quince arcadas de medio punto, correspondiendo la central a una escalinata.[. 31]​ Este pasillo o logia, se utilizaba con fines recreativos, para que los frailes caminaran y meditaran en un ambiente apacible.[. 31]

En el piso bajo y con arcadas al oriente, se encuentran las caballerizas y macheros que dan a un patio de servicio con salida directa a la calle posterior.[. 31]​ Ambos pisos están techados con viguería de madera.[. 31]​ De la Loggia mediante una escalera ubicada entre los dos depósitos de agua o aljibes, se accede a la huerta. Solo una parte de la huerta original ha quedado unida al convento.

Pintura mural[editar]

Durante la evangelización en la Nueva España, la creciente instauración de conventos, demandó la decoración de los mismos por parte de los artistas indios a causa de la falta de pintores europeos. La inmediata labor de evangelización no permitió la filtración de numerosos motivos indígenas, aunque algunas reminiscencias son visibles en la mezcla de la decoración europea y los temas cristianos.[15]​ Los ejemplos que sobresalen como receptores de la influencia indígena en Hidalgo son los conventos de Ixmiquilpan, Actopan y Xoxoteco. En Actopan la pintura mural se realizó principalmente en la capilla abierta, en el cubo de la escalera, la sala de profundis y el portal de peregrinos.[16]

La pintura mural novohispana está dada en las sustancias vegetales y mucilaginosas de la flora regional, en Actopan los colores usualmente son negro pardo, elaborado a raíz de infusión de raíz de huizache;[16]negro olote, núcleo quemado de la mazorca de maíz;[16]amarillo claro, enredadera parásita del árbol llamado huamúchil;[16]amarillo naranja, del azarcón importado de Europa;[16]rojo o carmesí, cochinilla o grana molida y hervida en agua con un poco de alumbre;[16]azul, con texotlali y después con añil;[16]verde, naranja y violeta, con la mezcla de los anteriores.[16]

Portal de Peregrinos[editar]

Detalle de los murales del Portal de Peregrinos.

La serie de santos de la bóveda, en ella se presentan a los mártires de la orden, como el apóstol San Bartolomé; el protomártir San Esteban, al que precisamente San Agustín llamó «primicerius martyrum» (primer mártir); Santa Felicitas de Cartago; Santa Mónica; Santa Clara de Montefalco; Santo Tomás de Villanueva, etc.[17]​ Así, en el testero norte del Portal de Peregrinos hay una gran composición con San Agustín presidiendo a numerosos personajes como frailes, monjas, santos y mártires.[17]

Penetrando en el Portal de Peregrinos podemos encontrar tres estancias decoradas. La primera es el vestíbulo, cuya decoración iconográfica a parece en la bóveda.[17]​ En el testero sur del vestíbulo está la composición de la Nave Agustiniana llegando al puerto de salvación del Paraíso: la proa presenta a Santa Mónica enarbolando un estandarte con cruces, mientras que a la popa está su hijo Agustín llevando el timón; el fraile tendido sobre un palo perpendicular al mástil se ha supuesto ser San Nicolás de Tolentino; esta nave agustiniana es de tipo teologal en tanto que se leen «SPES» (Esperanza) en la proa y «CHARITAS» (Caridad) en la popa; esta pintura está inspirada en un grabado romano de 1580.[17]

La Nave llega a la playa del Paraíso, en el que se ve arriba a Dios Padre y al Espíritu Santo disparando las flechas de su divina sabiduría al corazón de San Agustín, mientras que el Hijo se levanta en el Árbol de la Vida arrojando la sangre de su costado en una taza marmórea, mientras que es adorado por los padres de las diversas órdenes, cuyos hijos acuden a recibir la gracia de Cristo para distribuirla por medio de los Sacramentos.[17]

Sala de profundis[editar]

Sala de profundis.

En el lado sur, está dibujado un calvario con tres cruces sin figura, enmarcado por unas pilastras renacentistas en las que se apoya un arco que contiene una inscripción.[. 26]​ En la cabecera norte, ocupando toda la pared, se encuentra un espléndido mural que relata la vida de los eremitas o anacoretas.[. 26]

En el cuadro hay tres zonas bien marcadas. Sus límites comunes verticales van: a la izquierda, desde los pies de un ángel descendente hasta un recodo del arroyo en la parte baja pasando por los troncos de tres arbolillos; y, a la derecha, un gran peral, con gruesos frutos.[. 26]​ En la zona central rige la escena del Padre Eterno en lo alto. En el medio de la composición está el santo padre Agustín y, más abajo, agobiado por pesados bagajes, asciende.[. 26]

En la zona de la izquierda las representaciones son de un carácter particular, hay santos, hay cenobitas cubiertos con vestiduras blancas, no hay animales.[. 32]​ En la región de la derecha se ven algunas parejas de monjes, hay fieles peregrinos, animales domesticados y pacíficos y el conjunto sugiere una idea de paz, de tranquilidad, de meta alcanzada.[. 32]​ Tal es la descripción de esta “tebaida” como también se le llama en remembranza de los primeros eremitas surgidos en Tebas, al norte de África.[. 32]

Cubo de la Escalera[editar]

El cubo de la escalera tiene una bóveda de crucería, las pinturas se dividieron, primero por orientación de los muros y luego por niveles: pinturas en los tímpanos de la bóveda, pinturas en zona alta, en zona intermedia y finalmente en la zona baja. Los niveles aparentes se dan con frisos, cornisas y arcos, cuyas enjutas, arquivoltas y columnas son también simulados por la pintura. Estos frescos recuerdan a los fundadores de la orden, a los doctores de la iglesia y a los pensadores paganos.

Zona Baja[editar]

Mural de Juan Inica de Actopán, Pedro de Izcuincuitlapilco, ambos con unas túnicas blancas, junto con el fraile fray Martín de Asebeido.

A la izquierda de la entrada de acceso a la escalera, se hallan a tres personajes: los indígenas Juan Inica de Actopán y Pedro de Izcuincuitlapilco (caciques de estas poblaciones), ambos con unas túnicas blancas, junto con el fraile fray Martín de Asebeido, que era el director del programa.[17]​ Todos ellos están arrodillados venerando la imagen de un Cristo crucificado, colocado sobre un altar.[17]​ Esta parte corresponde a un nivel histórico que narra los hechos actuales de la fundación y construcción del convento. La primera figura que se puede hallar a la derecha de la puerta de entrada es la de San Juan Bueno.[17]

La escena del tramo siguiente es difícil de identificar, la escena del fondo, que representa a San Agustín arrodillado ante Simpliciano, arzobispo de Milán, ante el que se convirtió.[17]​ Una escena similar se halla una vez pasado el rincón, en el que tenemos de nuevo a San Agustín postrado de ante el obispo Valerio de Hipona (ciudad natal de San Agustín), que viene a representar el hecho de que este santo estableció un intento de vida monacal en el palacio episcopal. La zona baja del cubo de la escalera termina en el tramo central de la misma con el anagrama «IHS» dentro de una laurea.[17]

Zona intermedia[editar]

Detalle de las pinturas murales de la zona intermedia, al centro ce encuentra Gregorio de Rímini.

Esta zona está íntegramente dedicada a los grandes personajes de la orden. El primer personaje del muro oriental está por identificar; el siguiente es fray Ugilino de Orvieto, obispo de Arímino.[17]​ Doblado el ángulo, ya en el costado norte, se halla un tramo en el que encontramos a Paulo Veneto, doctor y autor de varios tratados teológicos y filosóficos.[17]​ Le sigue Gregorio de Rímini, llamado el «doctor Authenticus»que debido a su posición teológica, y finalmente, la figura de un obispo sin identificar. Normalmente cada costado está dedicado a tres personajes, cada uno de ellos separado de los demás por una serie de columnas.[17]

El costado occidental de esta zona está dedicado a dos personajes españoles, fray Martín de Córdoba y fray Jacobo de Valencia un doctor y un obispo, respectivamente, junto con el doctor fray Tomás de Argentina. En el costado meridional hay una figura aislada que se ha considerado que puede tratarse de fray Alfonso de Soria.[17]

Zona alta[editar]

Detalles de los murales del cubo de la escalera, donde se apresian todos los niveles.

Este espacio parte de la puerta de la galería del claustro. De nuevo este ciclo se halla dedicado a personajes agustinos y está encabezado por la figura de San Agustín.[17]​ La figura se tomó de una crónica agustina impresa en España en 1569.[17]​ Es seguido por el teólogo fray Gerardo de Sena o Bergamo y fray Pedro Bruniquello, doctor y obispo.[17]

En el costado Norte de este tramo aparecen fray Bartolomé de Urbino, fray Jacobo Ubertino (obispo de Nápoles) y fray Pablo de Roma. En el costado occidental aparece fray Onofrio de Florencia, doctor y arzobispo de esta ciudad, seguido de fray Alexandre de Saxoferrato y por último, el arzobispo de Valencia, Santo Tomas de Villanueva. Los personajes del costado meridional están por identificar.[17]

Zona superior[editar]

El costado oriental se inicia con la figura del patriarca fray Esteban de Mora y en el centro se coloca un gran escudo agustino. En el extremo está fray Dionisio de Murcia.[17]​ En el costado Norte y en primer término, aparece el cardenal Buenaventura, y en el centro, San Guillermo, duque de Aquitania, a cuya vida dedicó Alonso de Orozco varias páginas del libro del cual se sacaron las imágenes de estas pinturas murales.[17]​ Finalmente, este costado termina con la figura insigne del general y arzobispo Edigio Romano, discípulo de Santo Tomás.[17]

El costado occidental se inicia con la figura del obispo fray Guillermo de Vechio de Florencia, le sigue Fray Alonso de Toledo, que fue arzobispo de Sevilla y el último es fray Jerónimo de Nápoles, doctor y obispo.[17]​ Finalmente, el costado Sur de esta zona superior presenta el escudo de San Nicolás Tolentino, entre el Pater Augustinus (santo titular, es decir, San Agustín) y San Simpliciano (obispo de Milán), que fue quien lo convirtió.[17]

Coronación[editar]

En el remate de la escalera, en la zona de los lunetos, se hallan cuatro santos notablemente relacionados con la espiritualidad agustinana: Santa Mónica, San Nicolás de Tolentino (ambos arrodillados frente a un altar), San Jerónimo y Santa Magdalena, que vienen a personificar la vida contemplativa y de penitencia.[17]

La clave iconológica del programa de esta impresionante escalera se halla en el friso que contiene una inscripción latina: "Isti sunt viri sancti quos elegit dominus in charitate non ficta or doctrina fulgit ecclesia ut sol et luna" (Estos son los santos varones que eligió el Señor por su caridad nunca falsa sino por su palabra resplandeciente en la iglesia como el sol y la luna).[17]

Capilla abierta[editar]

Murales del muro este de la capilla abierta.

El programa de la capilla abierta obedece a un plan didáctico para inculcar a los indios el temor a Dios, el peligro de la idolatría y las asechanzas del mal.[16]​ Los murales tienen una orientación semejante a la expresada en los sermones y en la liturgia de los frailes evangelizadores.[16]

Los programas pictóricos de los murales de la capilla abierta, tienen una similitud con los de la capilla de Santa María Xoxoteco.[16]​ Pudieron ser obra del mismo equipo de pintores o de dos grupos diferentes.[16]​ La descripción y la disposición de los muros tanto de la capilla de Actopan como la de Xoxoteco es similar dado que la estructura es casi idéntica, incluso la policromía es parecida.[16]

Muro este o principal[editar]

El muro frontero de la capilla, bajo la gran bóveda, está dividido en tres registros. La parte superior la ocupa la escena del «Juicio Final».[18]​ El registro intermedio presenta sendos recuadros a las lados de una parte central vacía, que narran escenas del Génesis desde la «Creación de Eva» a la «Tentación» y «Expulsión del Paraíso».[18]​ El registro inferior está dividido en cuatro recuadros: «Adán y Eva» y «El Arca de Noé», y al otro lado, «Apocalipsis» y «Purgatorio».[18]

Parte superior
Parte central de la parte superior.

En la parte superior del muro este aparece una representación del «Juicio Final», es la más importante de todas las escenas, por su tamaño. En la parte central de la escena se aprecia la figura de Cristo, sentado sobre el globo terráqueo a manera de trono; y atrás y abajo de él, un arcoiris.[. 33]​ Alrededor de Cristo, acompañándolo, viene una gran cantidad de personajes; todos los seres humanos emergen en medio de nubes y ángeles trompeteros.[. 33]

A la izquierda de la composición aparecen los condenados, y están en medio de lenguas de fuego.[. 34]​ En el límite entre las nubes y el lago de fuego se aprecia la figura de dos ángeles que blanden una espada con su mano derecha mientras que con la izquierda sostienen escudos.[. 34]​ Bajo las nubes, en un plano terrestre, los muertos resucitan y salen de sus tumbas. Algunos son auxiliados por ángeles y otros por demonios.[. 34]​ En la extrema derecha de la composición está lo que podría ser el sol o la luna. Bajo el astro, un grupo de figuras humanas blancas de pie parecen marchar en tropel hacia el Salvador.[. 34]

Parte intermedia

En el registro intermedio de norte a sur la primera pintura es la «Creación de Eva», la escena es del jardín del Edén, aunque aquiere destacarse la creación de la primera mujer a partir de la costilla de Adán.[. 35]​ La siguiente escena, que se liga espacialmente con la anterior, muestra una lucha entre ángeles y demonios, cada uno de ellos en su propio elemento: los primeros entre nubes y los segundos saliendo de las fauces del monstruo Leviatán, en medio del fuego.[. 36]

La siguiente escena es la «Tentación», se encuentran Adán y Eva desnudos, él sentado sobre un bloque rectangular y ella sobre las ondulaciones del terreno.[. 36]​ El paisaje se compone de árboles, plantas, aves, al menos dos animales, y en medio de la pareja un manzano que muestra sus frutos, al tiempo que una serpiente de cascabel, enroscada al tronco, se dirige a Eva.[. 36]​ Le sigue «Expulsión del Paraíso», en ella, Adán y Eva, ahora cubriendo su desnudez, huyen del jardín del Edén al tiempo que voltean hacia atrás y observan a un ángel de larga cabellera en medio de una nube, que blande una espada en su mano derecha.[. 37]

Parte inferior

El registro inferior de norte a sur la primer escena es «Adán y Eva», en primer lugar aparecen Adán y Eva, ambos vestidos con pieles de animales.[. 37]​ Adán está labrando la tierra; por su parte, Eva aparece arriba, sentada, sosteniendo un palo con el brazo derecho al tiempo que amamanta a Caín, su primer hijo.[. 37]​ Dentro del mismo recuadro, del lado derecho, existe un tema que ha sido identificado como "Los jinetes del apocalipsis".[. 38]​ La siguiente escena es «El Arca de Noé» en la imagen muestra una barca de cuerpo rectangular. Noé junto con su esposa, observa cómo alrededor. Por unas ventanillas del arca se aprecian las siluetas de los animales que fueron salvados.[. 39]

Le continua la escena del «Apocalipsis» en la pintura se ven edificios que se resquebrajan y caen como por la acción de un terremoto. Los humanos yacen entre los escombros, mirando cómo se destruye su ciudad.[. 39]​ También se ha interpretado esta escena como una representación de la destrucción de Sodoma y Gomorra o como la caída de Babilonia.[. 40]​ La siguiente escena es «Purgatorio» en esta imagen, cinco ángeles están entre el fuego ayudando a los hombres, hablando con ellos, tomándolos de las manos y señalándoles el cielo.[. 41]​ Dos ángeles más ayudan a las almas a subir las escaleras que los llevarán al paraíso en el cielo, simbolizado por nubes blancas.[. 41]

Muro norte[editar]

Mural lateral norte de la capilla abierta.

Una vez presentados algunos de los principales dogmas del cristianismo en el muro cabecero, los agustinos dedicaron las otras dos paredes de la capilla abierta para la representación del infierno y los pecados que conducen a él.[. 42]​ La pared norte se divide en cinco secciones de pintura, las que a su vez se subdividen en escenas.[. 43]​ Tres de estas secciones contienen recuadros con escenas alusivas a los pecados que cometía el pueblo indígena y que según los agustinos los conducían al infierno.[. 43]

En la primera sección el acceso está detallado por la figura del leviatán, en Actopan se trata de una especie de reptil o dragón, de grandes y filosos colmillos, cubierto de púas y con el hocico abierto.[. 43]​ Le siguen los pecados los que están representados son la embriaguez, la idolatría, el robo o la avaricia, la lujuria y posiblemente la ira.[. 44]

En lasegunda sección un recuadro que domina la figura solo se alcanza a ver la un indígena arrodillado (el ropaje blanco, el peinado y la ausencia de sombrero así lo indican), y se alcanza a ver a un español golpeando al indio arrodillado y al lado del español una figura antropomorfa de tono azul y gran talla (demonio), la condena también la reciben los españoles.[. 45]​ Se ha pensado que se trata de ilustrar aquí el pecado de la ira.[. 45]​ Las escenas siguientes son la versión escatológica de una carnicería. En ella figuran demonios que descuartizan, cuelgan y cuecen carne humana.[. 45]

En la tercera sección se ven imágenes de las costumbres, la vestimenta y los hábitos en la época del contacto, es este que muestra elocuentemente el pecado de la embriaguez, una porción del aplanado se ha desprendido.[. 46]​ En la tercera sección tanto el aplanado de cal como la pintura en sí están muy maltratados y no es posible identificar el contenido del recuadro.[. 47]​ Debido a la misma imagen que la capilla de Xoxoteco se ha dicho que representa la pereza o desobediencia.[. 47]

En la quinta sección no está presidida por ningún recuadro referente a pecados en el mundo indígena. De hecho, solo dos temas aparecen: la escena del puente y una carnicería, dividida en dos partes, una superior y otra inferior.[. 48]​ Se trata de un puente angosto con estructura en forma de arco sobre el que caminan despacio y con mucha precaución siete almas que tratan de evitar caer.[. 48]​ Sin embargo, por lo angosto del puente cinco de ellas se precipitan al fondo, donde varios demonios las esperan.[. 48]

Muro sur[editar]

Mural sur de la capilla abierta.

Al igual que en la pared norte, aparecen en esta primera sección las fauces del Leviatán o boca del infierno que muestra los grandes colmillos y molares de un enorme monstruo cubierto de espinas o escamas, en el interior del cual hay algunos entes demoniacos apenas visibles por el deterioro de la pintura.[. 49]​ Una pequeña puerta en este muro de la capilla limitó la ejecución de este tema, que da entrada nuevamente a la representación pictórica del infierno.[. 49]

En el extremo izquierdo se pintó a un indígena, en actitud reverencial y sosteniendo en las manos un sahumador para ofrecer copal a los dioses.[. 50]​ Frente a él está la pirámide o adoratorio con su escalinata iluminada por pebeteros donde arde fuego; en la parte superior de la pirámide se ve el templo techado con paja y dentro de él la efigie de un dios prehispánico.[. 50]

A la derecha hay dos figuras masculinas de pie; la primera es un indígena con su indumentaria autóctona pero con influencia europea, la segunda figura es un español.[. 51]​ Ambos parecen orar con las manos juntas sobre el pecho y miran hacia un monograma de Jesús; con las letras IHS que casi han desaparecido, el pecado de la idolatría está claramente representado contrastándolo con la fidelidad cristiana.[. 51]

En el recuadro se pintaron siete escenas de tormentos: el fuego brota del piso y rodea a las figuras que aparecen en la escena. Continuando con este recuadro se ven algunos cuerpos al parecer sujetos a parrillas y los demonios se dedican a torturarlos. Otro recuadro representa a un demonio que vierte un recipiente sobre una figura humana que yace sobre sus pies.[. 52]​ El detalle muestra un dragón que parece devorar el cuello de un infortunado y en el cuatro figuras demoníacas en la cual el cuerpo del pecados está sobre la parrilla y los demonios aparecen en los extremos.[. 52]​ En otro segmento tres demonios en dinámicas poses rodean y atacan a un hombre que está de pie.[. 52]

Otro detalle dentro del muro es una imagen de dos demonios con una sierra de bastidor como las que usan los carpinteros desde la antigüedad, que cortan un cuerpo humano en dos partiéndolo por el vientre.[. 53]​ En otra sección se distinguen dos figuras masculinas: la de un español y un indio.[. 53]​ A la derecha quedó únicamente el pie calzado y parte de la enagua bordada de una india. La intención fue ilustrar los pecados de lujuria y se pintó una serie de tormentos contra los lujuriosos.[. 53]

Museo de Arte Religioso[editar]

El Museo de Arte Religioso se inauguró el 1 de enero de 2011, se encuentra ubicado en el claustro alto.[19]​ Presenta cuatro salas de exposición permanente y contiene arte virreinal y del siglo xix, con muebles tallados en madera, óleos religiosos de los siglos xviii y xix; además de varias esculturas pintadas y estofadas.[1][2][20]​ También de la época colonial se encuentran esculturas; de entre ellas sobresalen la de San Nicolás Tolentino y la figura de un caballero.[1][2][20]

Iluminación[editar]

Iluminación escénica.

En junio de 2010 se presentó una propuesta planteada por parte de integrantes del Consejo Consultivo Ciudadano de Actopan a la titular de la Secretaría de Turismo, en el sentido de poner en práctica un proyecto para que el complejo arquitectónico contara con luz.[21]

En enero de 2011 autoridades municipales, estatales y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inspeccionaron los trabajos de iluminación.[22]​ En febrero de 2011 se frenaron los trabajos de iluminación, debido a las variaciones de voltaje.[23]​ Debido a que el 17 de febrero de 2011, al encender la iluminación, alrededor de las 09:30 p.m. veinticinco bombillas se dañaron, justo en el momento que la mayor parte de los usuarios de energía eléctrica dejaron de gastar el fluido, generando con ello una descarga de voltaje que la obra no resistió.[23]

Los trabajos de iluminación, se enfocaron principalmente al suministro e instalación de luminarias, accesorios, bases, suministro y colocación de una red eléctrica, bajo las características de supervisión del INAH y con una inversión de 3 millones de pesos.[24]

El 29 de septiembre de 2011 se inauguró la instalación de 149 equipos nuevos de iluminación, cincuenta nacionales y cincuenta internacionales; rehabilitación de 101 luminarias; entre los trabajos ejecutados se encuentra la creación de la imagen lumínica, suministro e instalación de luminarias, accesorios, bases, suministro de red eléctrica.[10]

En la cultura popular[editar]

Esta construcción es el máximo símbolo representativo de la ciudad de Actopan, por lo que recibe la denominación de Ciudad del Convento o de forma más larga Ciudad del Convento y la Barbacoa; agregando el platillo típico de la ciudad la barbacoa.[. 54]​ El convento es utilizado como escenario para películas y telenovelas. En 1973 el convento se filmaron partes de la película Santo Oficio, dirigida por Arturo Ripstein y protagonizada por Jorge Luke y Diana Bracho.[25][26]​ El 27 de octubre de 2010 la telenovela Soy tu dueña, filmó su último capítulo en el convento; que fue transmitido el 7 de noviembre de 2010.[27]

Su imagen se a utilizado tres veces en sello postales. En 1950 aparece un sello postal llamado "Convento de Actopan", dentro de la serie "Arquitectura y Arqueología", que se emitió hasta el año de 1976, con un valor facial de $ 1.00; grabado, con perforación 14, impreso en hojas de 120 timbres con puente intermedio.[28]​ En 1980 promovidos por el INAH, se emitió la serie de "Arte y Ciencia de México. Arquitectura Religiosa" en una serie de cinco estampillas se establece en una de ellas la fachada del convento de Actopan, pero que de manera errónea se referencia al Convento de San Juan Bautista de Tlayacapan en Morelos, y viceversa.[29]​ En 1982, dentro de la serie "Monumentos Coloniales", aparece otro sello postal del Convento de Actopan, esta vez con la imagen de su patio central, con un valor de $ 14.00.[28][29]

En 2012 el proyecto de diseño digital del Templo de San Nicolás Tolentino de Actopan, resultó ganador del Cuarto Concurso Nacional “Pon a México en el Mapa”, creado para difundir a nivel mundial el patrimonio cultural de México a través de Internet.[30]​ En 2015 su imagen se utilizó billete de la Lotería Nacional de México; el sorteo mayor se celebró el siete de julio a las ocho de la noche y con una emisión de 60 mil números en tres series con un premio de 18 millones de pesos. Cada pedazo cuesta 25 pesos y la serie completa 500 pesos.[31]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Referencias web
  1. a b c d INAFED. «Actopan, Hidalgo». Enciclopedia de los Municipios y Delegaciones de México. Secretaría de Gobernación. Consultado el 22 de marzo de 2017. 
  2. a b c d SIIEH. «Enciclopedia de los municipios de Hidalgo: Actopan» (PDF). Secretaria de Planeación Desarrollo Regional Regional y Metropolitano. Gobierno del estado de Hidalgo. Consultado el 22 de marzo de 2017. 
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o «El Exconvento de San Nicolás Tolentino en Actopan, Hidalgo». Guía México Desconocido. Consultado el 11 de enero de 2015. 
  4. a b c d e «Templo y exconvento de San Nicolás de Tolentino (Hidalgo)». Guía México Desconocido. Consultado el 11 de enero de 2015. 
  5. a b c d e f «Conventos del siglo XVI: fortalezas de fe y resguardo para el arte (Hidalgo)». Guía México Desconocido. Consultado el 9 de julio de 2010. 
  6. a b INAFED. «Historia del Estado de Hidalgo». Enciclopedia de Los Municipios y Delegaciones de México. Secretaría de Gobernación. Consultado el 24 de diciembre de 2014. 
  7. a b «Plan de Desarrollo Municipal de Actopan (2012-2016)». Ayuntamiento de Actopan. Consultado el 11 de enero de 2015. 
  8. «Sucesos Históricos más importantes de Actopan». Hidalgo Guía. Consultado el 26 de julio de 2010. 
  9. Rodrigo, Horacio (4 de mayo de 2009). «Ex convento de Actopan, quince años en el olvido». Milenio Diario (Grupo Editorial Milenio). Archivado desde el original el 11 de abril de 2013. Consultado el 9 de agosto de 2010. 
  10. a b Leticia Sánchez, Alma (30 de septiembre de 2011). «Francisco Olvera de gira en Actopan». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  11. Leticia Sánchez, Alma (25 de abril de 2013). «INAH llegó Actopan para anunciar rescate de obra mural». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 3 de julio de 2013. Consultado el 12 de mayo de 2013. 
  12. Redacción (30 de abril de 2014). «INAH rehabilita ex convento de Actopan». El Universal. Consultado el 31 de agosto de 2014. 
  13. a b «Monumentos arquitectónicos de Actopan». Hidalguía. Consultado el 30 de noviembre de 2015. 
  14. a b c d INAH. Exvonvento de San Nicolás de Tolentino. Folleto turístico Consultado el 7 de noviembre de 2017.
  15. «La pintura mural en los conventos». Artes e Historia, México. 9 de diciembre de 2012. Archivado desde el original el 10 de diciembre de 2012. Consultado el 15 de diciembre de 2012. 
  16. a b c d e f g h i j k l m «Del paraíso al infierno: Hacia una posible lectura indígena de la capilla abierta de Actopan, Hidalgo» (PDF). Escuela Nacional de Antropología e Historia. Consultado el 13 de diciembre de 2011. 
  17. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x Sarmiento Vázquez, Conchi (2009). «Las pinturas murales en los conventos novohispanos». El Cid Editor. Consultado el 10 de agosto de 2010. 
  18. a b c Castillo, Diego (30 de septiembre de 2011). «Actopan da vida a ex convento». Milenio Diario (Grupo Editoril Milenio). Archivado desde el original el 11 de abril de 2013. Consultado el 13 de dicembre de 2011. 
  19. «Museo del Exconvento de San Nicolás de Tolentino». Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Consultado el 25 de agosto de 2010. 
  20. a b «Monografía de Actopan, Hidalgo» (PDF). H. Ayuntamiento de Actopan (2009-2012). Gobierno del estado de Hidalgo. 2010. Consultado el 12 de julio de 2010. 
  21. Redacción (23 de junio de 2011). «Luz y sonido para el ex Convento de San Nicolás Tolentino». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 30 de junio de 2012. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  22. Redacción (28 de enero de 2011). «Disiparon dudas del proyecto para iluminación». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 30 de junio de 2012. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  23. a b Sánchez, Alma Leticia (23 de febrero de 2011). «Pararon trabajos de iluminación del Convento». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  24. Redacción (17 de abril de 2011). «Inspeccionan iluminación del ex convento». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 30 de junio de 2012. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  25. González, Alberto (1 de julio de 2012). «Programa cultural de feria». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 3 de julio de 2013. Consultado el 12 de mayo de 2013. 
  26. «CINE El Santo Oficio». Diana Bracho Sitio Ofcial. 9 de noviembre de 2010. Archivado desde el original el 29 de junio de 2013. Consultado el 12 de mayo de 2013. 
  27. Sánchez, Alma Leticia (27 de octubre de 2010). «Hoy, Soy tu dueña se casa en Actopan». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 30 de junio de 2012. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  28. a b Montaño Martínez, Ernesto (14 de noviembre de 2010). «Sellos postales sobre el estado de Hidalgo». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  29. a b Gómez Cabrera, José Gilberto (22 de agosto de 2010). «154 Aniversario del primer timbre postal en México». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 13 de abril de 2013. Consultado el 7 de diciembre de 2011. 
  30. Redacción (30 de octubre de 2012). «INAH premia proyecto digital del ex convento de Actopan». Milenio Diario (Grupo Editorial Milenio). Archivado desde el original el 11 de abril de 2013. Consultado el 2 de noviembre de 2012. 
  31. Rico, José Luis (24 de junio de 2015). «Actopan en billete de lotería». El Sol de Hidalgo (Organización Editorial Mexicana). Archivado desde el original el 18 de julio de 2015. Consultado el 18 de julio de 2015. 
Referencias bibliográficas
  1. a b Anastacio Cruz y Bustamante Godinez, 2015, pp. 4-10
  2. Castilla Ángeles et al., 2012, p. 80
  3. a b Jiménez Ricárdez, 2010, p. 7
  4. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 28
  5. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 32
  6. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 29
  7. a b c INAH, 1940, p. 35
  8. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 29
  9. a b c Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 30
  10. INAH, 1940, p. 36
  11. a b c INAH, 1940, p. 37
  12. a b c d Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 57
  13. a b c d e f INAH, 1940, p. 38
  14. a b c d Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 43
  15. a b c Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 44
  16. a b c d e f g h i j k l INAH, 1940, p. 39
  17. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 61
  18. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 69
  19. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 70
  20. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 53
  21. a b c INAH, 1940, p. 40
  22. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 71
  23. a b c d e f g h i j k Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 72
  24. Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 74
  25. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 85
  26. a b c d e f g h Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 86
  27. a b c d e f Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 82
  28. a b Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 81
  29. a b c d Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 79
  30. a b c Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 80
  31. a b c d e INAH, 1940, p. 42
  32. a b c Corrales Vivar-Cravioto, 2012, p. 88
  33. a b Vergara Hernández, 2008, p. 149
  34. a b c d Vergara Hernández, 2008, p. 150
  35. Vergara Hernández, 2008, p. 151
  36. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 152
  37. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 153
  38. Vergara Hernández, 2008, p. 154
  39. a b Vergara Hernández, 2008, p. 155
  40. Vergara Hernández, 2008, p. 156
  41. a b Vergara Hernández, 2008, p. 157
  42. Vergara Hernández, 2008, p. 158
  43. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 159
  44. Vergara Hernández, 2008, p. 160
  45. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 161
  46. Vergara Hernández, 2008, p. 165
  47. a b Vergara Hernández, 2008, p. 167
  48. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 168
  49. a b Vergara Hernández, 2008, p. 170
  50. a b Vergara Hernández, 2008, p. 171
  51. a b Vergara Hernández, 2008, p. 172
  52. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 173
  53. a b c Vergara Hernández, 2008, p. 174
  54. Rivas Paniagua, 2008, p. 96

Bibliografía[editar]

  • Corrales Vivar-Cravioto, Luis (2012). Conventos Agustinos en Hidalgo Tomo I (PDF) (Primera edición). Pachuca de Soto, Hidalgo: Mina Editorial para la Dirección General de Publicaciones e Impresos del Gobierno del Estado de Hidalgo. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. 

Enlaces externos[editar]