Alumbre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cristales de alumbre

Se conoce como alumbre a un tipo de sulfato triple compuesto por el sulfato de un metal trivalente, como el aluminio, y otro de un metal monovalente. También se pueden crear dos soluciones: una solución saturada en caliente y una solución saturada en frío. Generalmente se refiere al alumbre potásico KAl(SO4)2·12H2O (o a su equivalente natural, la calinita). Una característica destacable de los alumbres es que son equimoleculares, porque por cada molécula de sulfato de aluminio hay una molécula de sulfato del otro metal, y cristalizan hidratados con 12 moléculas de agua en un sistema cúbico. Se utiliza en las valoraciones argentométricas, específicamente en el método de Volhard (véase Jacob Volhard) para la determinación de haluros como cloruros.

Otros alumbres relevantes[editar]

Otro tipo de sulfato doble son las eschonitas, y un ejemplo de este tipo de sulfato doble es el más conocido como sal de Mohr.

Uso[editar]

Desodorante de alumbre
Piedra de alumbre utilizada en peluquería para tratar pequeños cortes

Los usos del alumbre son innumerables:

  • es uno de los principales ingredientes de que se sirven los tintoreros para dar a los colores más brillo y más vivacidad, consolidándolos sobre la estofa o produciendo el mismo efecto que el agua de goma; es una especie de mordiente que fija los colores y los une, impidiendo a las partículas más finas evaporarse; los tintoreros alumbran todas las estofas que quieren teñir, sobre todo en carmesí, sin lo que no reciben bien este color;
  • en muchos casos, una corta cantidad de hierro, que ensucia siempre más o menos aun los mejores alumbres, no puede perjudicar los buenos resultados en su aplicación como mordiente pero con frecuencia también este sulfato de hierro es muy de temer, y antes de hacer uso del alumbre es preciso purificarlo por disoluciones y cristalizaciones repelidas: uno de estos casos es el de los hermosos tintes de algodón en rojo de Andrinopoli y en otros colores vivos; porque conviene saber que el algodón es, de todos los tejidos orgánicos, el más sensible a la presencia del hierro;
  • a la necesidad de una gran pureza del alumbre para ciertos tintes, para la coloración de los marroquíes, etc., se debe en gran parte a lo menos la preeminencia concedida por tan largo tiempo al alumbre de Roma, y cualquier alumbre bien purificado puede dar los mismos resultados;
  • el alumbre impuro, muy cargado de sulfato de hierro, era también muy buscado, principalmente por los curtidores de vaquetas de Moscovia, quienes pretendían que esta variedad daba peso a sus cueros blancos;
  • sirve también para obtener casi todas las lacas;
  • para preservar las pieles y los forros de ser atacados por los insectos;
  • para alumbrar el papel de escribir;
  • para endurecer el sebo en la fabricación de velas;
  • para retardar la putrefacción de los cadáveres;
  • clarifica todos los líquidos así como todos los licores, pero les comunica cierto gusto que anuncia su presencia; se hace mucho uso de él para clarificar el azúcar de remolachas en las fábricas de este producto.

En la salud[editar]

Antiguamente, el alumbre se administraba de numerosas maneras, como astringente poderoso preconizado en un sinnúmero de enfermedades. Externamente, se usaba contra las excrecencias fungosas, las úlceras, los dolores de las encías, los sabañones, etc.[1] Estos usos se han abandonado, aunque se sigue utilizando como adyuvante en vacunas y como coagulante en sangrado de órganos internos.

En química[editar]

Se usan ampliamente en química en la parte húmeda del proceso de fabricación del papel, por su significativo efecto floculante; en el encolado en masa del papel, para precipitar la colofonia sobre las fibras celulósicas. En la Edad Media, adquirieron un gran valor debido a su utilización para la fijación de tintes en la ropa, entre otros usos.

Uso cosmético[editar]

Uno de los usos más en boga del alumbre de potasio (y no de otros tipos de alumbre) es su uso cosmético como desodorante y antitranspirante natural. Al humedecerse y aplicarse sobre la piel, deja una capa de minerales con efecto bactericida, por lo que elimina el olor de las axilas, como el exceso de sudoración. También puede aplicarse en los pies como desodorante y después del afeitado y de la depilación por rasuración. Para estos usos, se suele presentar este mineral en un formato roll-on, que facilita su aplicación.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]