Comedor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Comedor señorial.

El comedor designa un espacio o lugar en el cual las personas se reúnen para ingerir alimentos, ya sea desayuno, comida, cena o refrigerio. Puede haber uno o varios comedores en una casa, edificio, empresa, hotel, oficina o escuela. Dependiendo del lugar, del servicio y de los productos que ofrezca el comedor puede cambiar de nombre: restaurante o cafetería, pero cumple la misma finalidad. El comedor es una ampliación de la cocina y por lo general se encuentra cerca de esta, con la finalidad de atender bien a los comensales, y de llevar y traer sin dificultad los enseres necesarios para la ingesta de alimentos: platos, cubiertos, manteles, cacerolas con comida, jarras, servilletas, etc. En ocasiones, para aprovechar el espacio, la cocina y el comedor se encuentran en un mismo sitio.

Asimismo, según el inmueble en el cual se encuentre el comedor, este puede ser amplio o reducido, y contar con una o varias mesas y sillas en donde se sientan los comensales; así como con un equipamiento (cocina, utensilios, muebles, ventilación, etc.,) y personal (meseros, cocineros, etc.) especializado que atienda las necesidades alimenticias de las personas que frecuenten el comedor.

El comedor no solo es un espacio, los muebles que lo conforman son de hecho lo que conocemos como comedor: una mesa, y al menos una silla. En general, cualquier espacio en donde se pueda comer sobre muebles que funjan como mesas y sillas puede llamarse comedor. Otros muebles complementarios del comedor son un trinchador, bufetero o bufetera, es decir, un mueble con cajones, puertas o compartimentos en donde por lo general se guardan manteles, vajillas, cubiertos, etc. Y una vitrina en donde lucen a la vista objetos decorativos como jarrones o platos. El resto del espacio del comedor puede decorarse con cuadros pictóricos, cortinas, tapices, alfombras, luces, etc.

El material con que están hechos los muebles para un comedor es variado y depende también del tipo de lugar: hotel, escuela, oficina, etc.: madera, plástico, poliuretano, metal, mimbre, ratán. Estos materiales permiten colocarlos al aire libre o en un lugar cerrado. La decoración de los muebles y el color también depende del lugar, del gusto y la finalidad del comedor. Pero por lo general debe crear un ambiente acogedor y sobre todo cómodo y funcional.

Historia[editar]

En la Edad Media y hasta finales del siglo XVIII, se instalaban mesas provisionales y desmontables donde se recibía a los invitados, mediante bandejas colocadas sobre caballetes, de ahí la expresión "dresser la table". En el siglo XVIII, la mesa real se seguía poniendo (en la antecámara de la reina, por ejemplo), con el servicio francés (platos expuestos todos a la vez en una gran mesa donde los invitados acuden a servirse). Normalmente, entre los nobles, las comidas se realizaban en las antecámaras o gabinetes, mientras que el resto de la población comía en el campo, en la cocina o junto al fuego en la sala común. A partir del siglo XVIII, en las ciudades, donde antes la burguesía comía en el dormitorio o en la sala principal, se trasladó la cocina al piso superior y se dedicó una sala de ceremonias a las comidas[1][2]​.

En la Edad Media, las clases altas y la nobleza europea en castillos o grandes casas señoriales cenaban en el gran salón. Se trataba de una gran sala multifuncional con capacidad para acoger a la mayor parte de la población de la casa. La familia se sentaba en la mesa principal sobre un estrado elevado, con el resto de la población dispuesta en orden de rango decreciente lejos de ellos. Las mesas del gran salón suelen ser largas mesas de caballete con bancos. El gran número de personas en un Gran Salón significaba que probablemente habría tenido un ambiente ajetreado y bullicioso. Las sugerencias de que también habría sido bastante maloliente y humeante son probablemente, para los estándares de la época, infundadas. Estas salas tenían grandes chimeneas y techos altos, y el aire circulaba libremente por las numerosas puertas y ventanas.

A finales del siglo XVIII, la mesa se convirtió en un mueble permanente en la sala, en lugar de desmontarse para dejar un lugar de paso después del evento. También se estableció todo un arte de la mesa, que fue pasando de las casas nobles a los estratos cada vez más modestos de la burguesía[1]​.

Es cierto que los propietarios de este tipo de inmuebles empezaron a desarrollar un gusto por las reuniones más íntimas en "parlers" o "privee parlers" más pequeños, alejados del salón principal, pero se cree que esto se debe tanto a los cambios políticos y sociales como a la mayor comodidad que ofrecen estas salas. Con el tiempo, la nobleza comía más en el salón y el salón se convirtió, funcionalmente, en un comedor (o se dividió en dos habitaciones separadas). También se alejó del Gran Salón, al que a menudo se accedía a través de grandes escaleras ceremoniales desde el estrado del Gran Salón. Con el tiempo, cenar en el Gran Salón se convirtió en algo que se hacía principalmente en ocasiones especiales.

Hacia principios del siglo XVIII, surgió un modelo en el que las damas de la casa se retiraban después de la cena del comedor al salón. Los caballeros se quedaban en el comedor tomando bebidas. De este modo, el comedor tendía a adquirir un cariz más masculino.

En Francia, el comedor no se generalizó realmente hasta el Siglo XIX, con el uso del servicio a la rusa (platos presentados uno a uno e individualmente) que se desarrolló en los círculos ricos y burgueses. Normalmente separada de la sala de estar por la entrada, esta sala de espectáculos se hizo más común. Alrededor de una mesa rodeada de sillas, hay un bufé, vitrinas con cubiertos, porcelana o chucherías, rodeadas de paredes decoradas con cuadros y pesadas cortinas. Los invitados de las casas más ricas se trasladaban al salón o a la sala de fumadores en cuanto terminaba la comida. Los hogares más modestos hacían de ella el corazón de la casa y, una vez terminada la comida, la mesa era utilizada por la familia para las labores de aguja, así como para la lectura bajo la luz del techo, mientras que el salón era cuidadosamente protegido de la luz y el polvo fuera de las recepciones[1][3]​.

En las décadas de 1930 y 1940, los comedores continuaron separados de las cocinas, incluso cuando los cuartos de los criados se hicieron menos comunes en las casas de clase media. En los años 50 y 60, las zonas de comedor y cocina se fusionaron, y los salones se unieron con las cocinas-comedores.[4]

Durante la pandemia del COVID-19, los comedores que aún existían se utilizaban como oficinas o aulas en casa y eran valiosos por su aislamiento.[5]

Tipos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «La table au Moyen Âge» (pdf). Cndp.fr. .
  2. Florent Quellier (2007). La Table des Français. Une histoire culturelle (Plantilla:XVe- début XIXe siècle). Presses universitaires de Rennes. p. 108. .
  3. M. Perrot (dir.), De la Révolution à la Grande Guerre, volumen 4, en P. Ariès y G. Duby, Histoire de la vie privée, París, Le Seuil, 1999. Leer en línea.
  4. Halle, David (1993). Inside Culture: Art and Class in the American Home. Chicago: University of Chicago Press. p. 49. ISBN 0-226-31367-0. Consultado el September 10, 2021. 
  5. Pingel, Maile (September 13, 2021). «The Dining Room Is Back». The Washington Post. Consultado el September 14, 2021. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]