Esteban (mártir)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Esteban
St-stephen.jpg
Pintura de Carlo Crivelli, Galería Nacional de Londres.
Protomártir
Nacimiento Desconocido
Fallecimiento 37 d.C.[1]
Jerusalén
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesia anglicana
Festividad 26 de diciembre (Occidente)
27 de diciembre (Iglesias orientales)
9 de enero (Iglesias indias y orientales)
25 de diciembre (Iglesia apostólica armenia)
7 de enero (Iglesia católica armenia)
Atributos Palma del martirio, vestiduras de diácono, piedra.
Patronazgo Bandera de Serbia Serbia; diáconos
[editar datos en Wikidata]

Esteban (en griego: Στέφανος [Stephanos], ‘corona’)? fue un diácono de la Iglesia primigenia de Jerusalén y un protomártir (de los primeros mártires) del cristianismo.[2] Se granjeó la enemistad de varias sinagogas por sus enseñanzas. Fue acusado de blasfemia. En su juicio, Esteban dio un largo discurso criticando a las autoridades judías que le juzgaban. Fue condenado a la lapidación. Su martirio fue contemplado por Saulo de Tarso, un fariseo que, posteriormente, se hizo seguidor de Jesús.

La única fuente de información sobre Esteban es el libro Hechos de los apóstoles del Nuevo Testamento de la Biblia.[3] Era un judío de lengua griega. Los judíos helénicos le escogieron para que organizara una distribución más justa de los recursos entre las viudas de esa comunidad.[4]

Las iglesias católica, anglicana, luterana, ortodoxas orientales, ortodoxa y la oriental nestoriana veneran a Esteban como santo. Artísticamente es representado con tres piedras y la palma del martirio. La iconografía de las iglesias orientales le muestra como un hombre joven, sin barba, con una tonsura, llevando ropas de diácono y, a menudo, sosteniendo una pequeña iglesia o un incesario.

Martirio[editar]

Trasfondo[editar]

Esteban es mencionado por primera vez en el libro Hechos de los apóstoles como uno de los siete diáconos elegidos por los apóstoles para distribuir comida y caridad entre los miembros más pobres de la comunidad de la iglesia primitiva. De acuerdo con la creencia ordotoxa, él era el más importante de todos, por lo que es llamado archidiácono.[5]

Al igual que otro diácono, Nicolás de Antioquía, se menciona que era un judío converso, por lo que se cree que Esteban nació como judío, aunque no se saba nada más sobre su vida anterior.[3] Estos diáconos fueron elegidos por la insatisfacción entre los judíos helénicos (de origen griego y griegoparlantes) que consideraban que las viudas de su colectivo eran tratadas peor que las judías hebráicas en la distribución de los fondos de la comunidad. Como el nombre "Stephanos" es griego, se ha asumido que él era uno de estos judíos helénicos. En el texto se dice que Esteban estaba "lleno de fe y del Espíritu Santo".[6] Los elegidos por los judíos helénicos fueron Esteban, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás de Antioquía.[7] Fueron presentados a los apóstoles que, después de orar, les impusieron las manos.[8] Posteriormente, se dice que Esteban hizo algunos milagros delante del pueblo.[9]

Algunos judíos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia que estaban congregados en una sinagoga de libertos debatieron con Esteban.[10] Según los Hechos de los apóstoles, no podían rebatirle sus argumentos,[11] por lo que sobornaron a unos testigos para que dijeran que Esteban había blasfemado contra Moisés y contra Dios.[12] Por ello, "conmovieron al pueblo, a los ancianos y escribas" y cogieron a Esteban y lo llevaron hasta el Sanedrín,[13] reunido en el Templo de Jerusalén. Entonces los testigos falsos le acusaron de haber dicho que cambiaría las costumbres de Moisés y que Jesús destruiría el Templo de Jerusalén.[14] El libro de Hechos dice que en ese momento los sanedritas miraron a Esteban y vieron "su rostro como el rostro de un ángel".[15]

Discurso ante el Sanedrín[editar]

Esteban dio un extenso discurso ante el Sanedrín. Posteriormente habló de Abraham, de sus descendientes y de cómo José fue a parar a Egipto. Luego habló de cómo José fue consejero del faraón, de cómo los siguientes faraones esclavizaron al pueblo judío, de la vida de Moisés y de su conversación con Dios. En la historia de Moisés, narró cuando aquel profeta estaba en perdido en el monte y los israelitas le dijeron a su hermano Aarón que hiciera un Dios para guiarles en el desierto. Con esto quiso señalar la desobediencia del pueblo de Israel hacia Dios.[16] Luego habló de la construcción del tabernáculo sagrado que hizo Moisés siguiendo las instrucciones de Dios y del templo que hizo Salomón.[17] En el discurso dijo que Dios había indicado que él vivía en el cielo y en la tierra y no solamente en un edificio, en referencia al templo.[16]

La Iglesia católica dice que Esteban apeló a las escrituras judías para demostrar que Jesús no desobedeció las normas que Dios dio a Moisés, sino que las cumplió debidamente.[18]

El discurso terminó con las siguientes palabras:[19]

Duros de cerviz e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros siempre habéis resistido al Espíritu Santo. Como vuestros padres, así también vosotros. ¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Dieron muerte a los que anunciaban la venida del Justo, a quien vosotros habéis traicionado y crucificado; vosotros, que recibisteis por ministerio de los ángeles la Ley, no la guardasteis.

Lapidación de Esteban[editar]

Tras esta afirmación, los sanedritas no pudieron contener su ira.[20] No obstante, Esteban miró arriba y gritó al Sanedrín que veía el cielo abierto y al Hijo del Hombre (Jesús, recientemente ejecutado) sentado a la derecha de Dios.[21] Esto fue una blasfemia tan grande que cogieron a Esteban, le condujeron a las afueras de la ciudad, a un lugar determinado, y lo lapidaron.[5]

En aquella época los judíos permitían la pena de muerte por lapidación en caso de blasfemia. Los testigos, los cuales tenían el deber de tirar las primeras piedras,[22] [21] dejaron sus abrigos en el suelo para poder hacerlo. Dejaron los abrigos a los pies de "un muchacho llamado Saulo", que posteriormente sería conocido como el apóstol Pablo. Esteban rezó a Dios para que recibiese su espíritu y para que perdonase a sus asesinos, se puso de rodillas y cayó muerto.[23] Saulo aprobó la muerte de Esteban.[24]

Análisis del discurso de Esteban[editar]

De los numerosos discursos que hay en los Hechos de los apóstoles el discurso de Esteban al Sanedrín es el más largo.[25] Parece improbable que un discurso tan largo se haya podido reproducir exactamente en el texto de Hechos tal y como fue dicho. Ante esta objeción, algunos biblistas han dicho que el discurso pretende mostrar la personalidad característica de Esteban.[16]

También se ha observado que hay varias diferencias entre el relato de la historia de los israelitas y las escrituras donde están estas historias; por ejemplo, Esteban dice que la tumba de Jacob estaba en Siquem,[26] pero el libro del Génesis dice que la tumba de Jacob estaba en la Machpelah de Hebrón.[27] [16] Hay, al menos, cinco discrepancias de este tipo detectadas por los académicos, mientras que otras están en discusión y pueden ser objeto de debate teológico.[25]

Hay teólogos que sugieren que estas discrepancias podrían venir de que esas tradiciones judías antiguas no estaban incluidas en las escrituras o de que podrían no haber sido muy divulgada entre los que no eran escribas.[28] Hay muchos paralelismos entre la historia de Esteban de los Hechos y la de Jesús en los evangelios. Ambos hicieron milagros, ambos fueron juzgados por el Sanedrín y ambos rezaron para pedir que se perdonara a sus asesinos. Esto ha despertado sospechas de que el autor de los Hechos enfatizaba en eso para hacerlo santo y para que la gente siguiera el ejemplo de Cristo o que inventó algunos de esos acontecimientos (o todos).[21] La crítica a la creencia y la práctica judía tradicional en el discurso de Esteban es muy fuerte. Por ejemplo, cuando dice que Dios no vive en un lugar "hecho por manos humanas" para referirse al templo, está usando la descripción bíblica que define a los ídolos.[16] Muchos académicos concuerdan en que haciendo esto, Esteban perseguía convencer a todos los miembros de la asamblea de que Jesucristo es el Señor y, por lo tanto, todo lo que hicieran contra él o contra sus enseñanzas lo hacían contra su propia fe.

Algunos han dicho que el discurso es anti-judío. El sacerdote y académico de religión comparada S.G.F. Brandon escribió: "La polémica anti-judía de este texto refleja la aptitud del autor de los Hechos". [29]

Tumba y reliquias de san Esteban[editar]

Lugar donde se encuentra la piedra de san Esteban. Iglesia ortodoxa griega de San Esteban, valle de Cedrón, Jerusalén.

El libro de los Hechos dice que "a Esteban le recogieron algunos varones piadosos e hicieron sobre él gran luto"[30] aunque no se dice dónde lo enterraron.

En el año 415 d.C. un sacerdote llamado Luciano supuestamente tuvo un sueño en el que se le reveló que los restos de Esteban estaban en Beit Jimal. Después de eso, las reliquias del mártir fueron llevadas en procesión hasta la abadía de Hagia María el 26 de diciembre del 415. Este día pasó a ser la festividad de san Esteban. En el 439, las reliquias fueron trasladades a una nueva iglesia al norte de la Puerta de Damasco de la muralla de Jerusalén. Esa iglesia fue construida por la emperatriz Elia Eudocia en honor de san Esteban. Esa iglesia fue destruida en el siglo XII. En el siglo XX, católicos franceses construyeron ahí la basílica de San Esteban. Al mismo tiempo, la Iglesia ortodoxa griega construyó la iglesia de San Esteban en un lugar cercano a donde ocurrió el martirio.[31]

Los cruzados inicialmente llamaron a la puerta principal del norte de Jerusalén "Puerta de San Esteban" (en latín Porta Sancti Stephani) dada su proximidad con el lugar del martirio de san Esteban marcado por la Iglesia y por el monasterio construido por la emperatriz Eudocia.[32]

Al final del periodo cruzado hay documentada otra tradición, tras la desaparición de la iglesia bizantina: Como los peregrinos cristianos tenían prohibido aproximarse a la puerta norte de las murallas, que tenían militares, el nombre de "Puerta de San Esteban" se trasladó a la puerta oriental, entonces aún accesible, que lleva ese nombre hasta el día de hoy.[33]

Las reliquias del protmártir fueron trasladadas posteriormente a Roma por el papa Pelagio II durante la construcción Basílica de San Lorenzo Extramuros. Las reliquias fueron enterradas junto a la tumba de san Lorenzo, que se encuentra en el interior de la basílica. De acuerdo con La leyenda dorada, los restos de Lorenzo se trasladaron milagrosamente a un lado de la sala para dejarle ese sitio a los de Esteban.[34]

En su obra La ciudad de Dios, san Agustín describió varios milagros que ocurrieron cuando parte de las reliquias de san Esteban fueron llevadas al norte de África.[35]

Parte del brazo derecho de san Esteban está en un relicario en el monasterio Laura de la Trinidad y San Sergio, en Rusia.[36]

Referencias[editar]

  1. «San Esteban. Mártir». Web de Hijos de la Divina Voluntad. Consultado el 21 de julio de 2016. 
  2. "St. Stephen the Deacon", St. Stephen Diaconal Community Association, Roman Catholic Diocese of Rochester.
  3. a b Souvay, Charles (1912). «Saint Stephen». Catholic Encyclopedia. New Advent. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  4. Mal Couch, A Bible Handbook to the Acts of the Apostles, 2003, p. 246. "Esteban es descrito como "un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo" (Hechos 6:5) Esteban y los otros hombres fueron judíos helenistas y su lengua nativa era el griego. Él había vivido con gentiles en otros lugares del Imperio romano."
  5. a b «Protomartyr and Archdeacon Stephen». Oca.org. 
  6. Hechos 6:5
  7. Hechos 6:5
  8. Hechos 6:6
  9. Hechos 6:8
  10. Hechos 6:9
  11. Hechos 6:10
  12. Hechos 6:11
  13. Hechos 6:12
  14. Hechos 6:14
  15. Hechos 6:15
  16. a b c d e David J. Williams (1989), Acts (Understanding the Bible Commentary Series), Baker Books, capítulo 16, ISBN 978-0-8010-4805-0.
  17. Hechos 1:1-50
  18. Kerr, David. "St. Stephen’s death shows importance of Scripture, Pope says", Catholic News Agency, 2 de mayo de 2012.
  19. Hechos 7:51-53
  20. "Lives of Saints", John J. Crawley & Co., Inc.
  21. a b c David J. Williams, Acts (Understanding the Bible Commentary Series), Baker Books 1989, capítulo 17, ISBN 978-0-8010-4805-0
  22. Deuteronomio 13:9 y Deuteronomio 17:7
  23. Hechos 7:58–60
  24. Hechos 8:1
  25. a b Rex A. Koivisto (1987). «Stephen's Speech: A Theology of Errors?». Grace Theological College. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  26. Hechos 7:16
  27. Génesis 50:13
  28. Marian Wolniewicz as the translator of the Book of Acts from: The Millenium Holy Bible; Warsaw, 1980
  29. S. G. F. Brandon (1967). Jesus and the Zealots: A Study of the Political Factor in Primitive Christianity. Charles Scribner's Sons. p. 158. ISBN 978-0-684-31010-7. 
  30. Hechos 8:2
  31. «St Stephen Church». Ministry of Tourism, Government of Israel. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  32. Adrian J. Boas (2001). Jerusalem in the time of the crusades: society, landscape, and art in the Holy City under Frankish rule. Routledge. p. 53. ISBN 978-0-415-23000-1. 
  33. Jerome Murphy-O’Connor (2008). «The Holy Land: An Oxford Archaeological Guide from Earliest Times to 1700». Oxford Archaeological Guides (Oxford: Oxford University Press). p. 21. ISBN 978-0-19-923666-4. Consultado el 8 de julio de 2016. «Los guías locales simplemente trasladaron al valle de Cedrón algunos lugares sagrados, entre los que destacaba la Puerta de San Esteban, que en realidad estaba al norte de la ciudad, y así siguió el negocio como antes.» 
  34. «Golden legend invention of Saint Stephen Protomartyr». Catholicsaints.info. 
  35. Agustín de Hipona. «The City of God (Book XXII)». New Advent. 
  36. «Translation of relics of Stephen». John Sanidopoulos. Agosto de 2010. 

Enlaces externos[editar]