Manantial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una naciente natural en la isla Mackinac en Míchigan.
La Fuentona de Ruente (Cantabria (España)). Surgencia natural intermitente.

Un manantial o naciente es una fuente natural de agua que brota de la tierra o entre las rocas. Puede ser permanente o temporal. Se origina en la filtración de agua, de lluvia o de nieve, que penetra en un área y emerge en otra de menor altitud, donde el agua no está confinada en un conducto impermeable. Estas surgencias suelen ser abundantes. Los cursos subterráneos a veces se calientan por el contacto con rocas ígneas y afloran como aguas termales.

Dependiendo de la frecuencia del origen (caída de lluvia o nieve derretida que infiltra la tierra), un manantial o naciente puede ser efímero (intermitente), perenne (continuo), o artesiano. Los pozos artesianos son manantiales artificiales, provocados por el hombre mediante una perforación a gran profundidad y en la que la presión del agua es tal que la hace emerger en la superficie.

Cuando el agua aflora a la tierra, puede formar un estanque o arroyo. Las aguas termales así como los géiseres también son manantiales.

Clasificación[editar]

Normalmente se clasifica los manantiales o nacientes por el volumen de agua que descargan. Los más grandes son de «primera magnitud,» definidos como tales cuando descargan agua a una velocidad de 2.800 litros por segundo, por lo menos. La escala es la siguiente:

  • Primera Magnitud- > 2.800 /s
  • Segunda Magnitud– 280 a 2800 l/s (10 a 100 pies³/s)
  • Tercera Magnitud– 28 to 280 l/s (1 a 10 pies³/s)
  • Cuarta Magnitud- 6,3 a 28 l/s (100 galones EE. UU./min a 1 pie³/s o 448 galones [EE. UU.]/min)
  • Quinta Magnitud- 0.63 a 6.3 l/s (10 a 100 galones/min)
  • Sexta Magnitud- 63 a 630 ml/s (1 a 10 galones/min)
  • Séptima Magnitud- 8 a 63 ml/s (1 pinta a 1 galones/min)
  • Octava Magnitud- Menos de 8 ml/s (1 pinta/min)
  • Magnitud cero– No fluye (ex sitios / Naciente histórico)

Aguas minerales[editar]

Los minerales se disuelven en el agua a su paso por zonas subterráneas. Esto le brinda sabor al agua, y hasta burbujas de dióxido de carbono, dependiendo de la naturaleza geológica del terreno. Por ello, el agua del manantial o naciente (spring water) se vende como agua mineral, aunque frecuentemente el término se aplica por motivos publicitarios. Los manantiales que contienen cantidades significativas de minerales son denominados, a veces, «nacientes de minerales». A aquellos que contienen grandes cantidades de sales de sodio disueltas, mayormente carbonato sódico, se les llama «nacientes de soda».

Mitología[editar]

Las Fuentes Tamáricas en fase seca, en Velilla del Río Carrión (Palencia, España). Plinio el Viejo señala en el siglo I su peculiaridad de manar y dejar de hacerlo sin explicación alguna, siendo sus intermitencias consideradas como mal augurio en esta época.

Los antiguos griegos y romanos rendían culto a las fuentes naturales, las cuales generalmente eran consagradas a un dios o a una diosa. El famoso manantial de las termas romanas de Bath, en el sudoeste de Gran Bretaña, fue consagrado por los romanos a Minerva, diosa de la sabiduría y de la guerra. Las fuentes ornamentales, en las ciudades de los siglos XVII a comienzos del XX, solían evocar ese carácter sagrado de los manantiales mediante formaciones escultóricas que representaban a las antiguas deidades del agua.

Las fuentes en la cultura[editar]

Metafóricamente manantiales y fuentes se han considerado en sentido figurado origen de algo: «Esa idea fue el manantial de distintas doctrinas», «Su pensamiento bebe de fuentes marxistas», etc.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]