Francisco Macías Nguema

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Macías Nguema

octubre de 1968-3 de agosto de 1979
Predecesor Ninguno
Sucesor Teodoro Obiang Nguema Mbasogo

Datos personales
Nacimiento 1 de enero de 1924
Nsegayong, Río Muni Bandera de España
Fallecimiento 29 de septiembre de 1979
Malabo, Guinea Ecuatorial Flag of Equatorial Guinea.svg
Partido Partido Único Nacional de los Trabajadores
Profesión traductor y político

Francisco Macías Nguema, cuyo nombre real era Mez-m Ngueme (Nsegayong (Río Muni), 1924 - Malabo, 29 de septiembre de 1979) fue un político de Guinea Ecuatorial, primer presidente post-colonial del país, de 1968 a 1979. No tenía ideología conocida, aunque militó en un nacionalismo radical y alabó públicamente la figura de Adolf Hitler. Al instaurar su dictadura, impuso un partido único obligatorio al que denominó Partido Único Nacional de Trabajadores (PUNT).

Biografía[editar]

Nació en 1924 en el seno de una familia campesina pobre. Trabajó como traductor para el administrador colonial de Mongomo. En 1961, concedido el estatuto de provincia a los Territorios Españoles del Golfo de Guinea, fue nombrado alcalde por las autoridades coloniales españolas. Aprobado el Estatuto de Autonomía para Guinea Ecuatorial en 1964, se le designa vicepresidente del gobierno autónomo de Guinea Ecuatorial.

Participó en la Conferencia Constitucional de Madrid de 1967-1968, preparatoria de la Constitución de 1968. Tras celebrarse dos sesiones de la Conferencia Constitucional en Madrid, quedó claro que iba a otorgarse la independencia a Guinea Ecuatorial y no a prorrogarse el Estatuto de Autonomía.

Para el proceso de independencia de Guinea Ecuatorial, fue escogido por un grupo de cuadros guineanos constituidos en el "Secretariado Conjunto", para encabezar un proyecto nacionalista, siendo nominado por este grupo candidato a la presidencia de la futura república, sin adscripción a ningún partido. Esta coalición electoral (Idea Popular de Guinea Ecuatorial) se presentó a las elecciones e hizo que alcanzara la Presidencia de la nueva República de Guinea Ecuatorial en octubre de 1968, tras una segunda vuelta en la que compitió con el otro candidato importante, Bonifacio Ondó Edu, quien había sido presidente del anterior gobierno autónomo.

Tras asumir la presidencia del nuevo Estado, fue sometido a una desestabilización por parte del almirante Luis Carrero Blanco, vicepresidente del Gobierno español. Entre otras maniobras desestabilizadoras, se vaciaron las arcas de los dos únicos bancos que había en Guinea: El Banco Exterior de España y el Banco de Crédito. Así, el nuevo gobierno no podía pagar a los funcionarios. El nuevo Estado no disponía de moneda propia ni de banco nacional, y seguía en circulación la peseta española. Además, el nuevo Estado iba a utilizar los presupuestos aprobados por el Estado Español (la metrópoli) para las dos provincias africanas, bianuales, según los acuerdos de transición firmados. Pero España se negó a cumplir esos acuerdos. Toda esta situación se tradujo en una crisis diplomática entre España y Guinea Ecuatorial.

Tras hacer frente a un supuesto intento de golpe de Estado el 5 de marzo de 1969, encabezado por Atanasio Ndongo, Macías asumió todos los poderes e instauró una dictadura férrea,[1] [2] en la que él mismo se autoproclamó Presidente Vitalicio en 1972, proclamando una nueva Constitución al año siguiente. Bajo su gobierno dictatorial nunca se celebraron elecciones libres. A medida que su dictadura se iba cobrando más víctimas y cerrándose al exterior, asumió, además de la presidencia vitalicia, los cargos de ministro de Defensa, Justicia y Finanzas. También se hizo nombrar Mayor General del ejército a pesar de no haber sido nunca militar ni tener formación de oficial.

También le cupo el dudoso honor de ser declarado "Líder de Acero", "Maestro de las Ciencias, las Artes y las Letras de Guinea", "Único Milagro de Guinea Ecuatorial" y más títulos nacidos de sus delirios de grandeza. Durante su presidencia, Guinea Ecuatorial recibirá el desafortunado apelativo de Auschwitz africano, y destacará por las numerosas ejecuciones políticas y asesinatos masivos. El presidente del gobierno autónomo, Bonifacio Ondó Edu, tres meses después de la independencia, fue difamado, detenido y asesinado en la cárcel de Black Beach, mientras Macías se hallaba en Bata, la capital de la zona continental de Guinea Ecuatorial. Otros funcionarios, entre los que se encontraba el vicepresidente del gobierno de coalición, Edmundo Bossio, se suicidaron mientras se hallaban detenidos.

Reprimió con gran dureza a la población, que fue considerada sospechosa de militar en su contra. Las continuas y graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen de Macías provocaron el exilio hacia los países vecinos (Camerún y Gabón) y Europa (España y Francia) de más de un tercio de la población total del país.

Todo el aparato represivo del estado ecuatoguineano (ejército, guardia presidencial y milicias populares) estaban controlados de modo absoluto por la familia y los parientes de Francisco Macías y por otros miembros de su clan. El número de muertos bajo la dictadura de Macías depende de las fuentes que se consulten, pero se ha establecido entre 20.000 y 50.000, o, dicho de otro modo, entre un 6% y un 15% de una población aproximada de unas 350.000 personas. Entre las muchas acciones paranoicas del presidente Macías hay que señalar la prohibición de usar la palabra intelectual o la destrucción de las embarcaciones (prohibió la pesca) para evitar la huida de la población a través del mar. "Africanizó" su nombre como Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong en 1976, después de exigir lo mismo al resto de la población. También rebautizó la isla de Fernando Poo como isla Francisco Macías. Las condiciones llegaron a ser tan nefastas (se llegaron a prohibir medicamentos y alimentos traídos de Europa) que hasta su propia esposa huyó del país. Desarrolló un extremado culto de la personalidad.

El 3 de agosto de 1979, su sobrino Teodoro Obiang Nguema organizó, con la ayuda de antiguos compañeros de armas encarcelados (Eulogio Oyó y otros), un golpe de estado que derrocó a Macías. Tras las refriegas militares que duraron una semana, el dictador se refugió en Mongomo, y allí fue detenido poco tiempo después.

Su sobrino, Teodoro Obiang, que acabaría siendo a su vez el nuevo dictador, le sometió a un juicio sumarísimo utilizando el Código de Justicia Militar español, en el que fue acusado, entre otras cosas, de genocidio, deportaciones masivas y apropiaciones indebidas. Fue condenado a muerte el 29 de septiembre de 1979 y fusilado inmediatamente.[3]

Hoy en día, Francisco Macías Nguema está considerado como uno de los líderes más sangrientos y crueles en la historia del África post-colonial. Ha sido comparado a Pol Pot por la naturaleza violenta, imprevisible y anti-intelectual de ambos regímenes.

La propaganda de Macías[editar]

La propaganda de Macías Nguema se puede definir y dividir en dos fases: la primera, antes de ser elegido presidente. Y la segunda, después de haber sido elegido, periodo durante el cual su propaganda se va a basar más en acciones que en gráficos y octavillas.

Macías preelectoral y electoral[editar]

La figura de Macías antes de ser elegido presidente era desconocida, hasta que fue destacando poco a poco y llegó a convertirse en alcalde de Mongomo. Hecho que le dio más posibilidades para luego presentar su candidatura. Macías, que más tarde volvió a africanizar su nombre, añadió el nombre de Francisco al suyo en honor a Francisco Franco. Una de las personas que más admiraba por aquél entonces. Tras pasar por el breve periodo autonómico y mostrar ser un líder distinguido que sabía cómo transmitir y dirigirse al pueblo, en comparación a sus rivales… Macías comenzaba su campaña para alcanzar la presidencia con estos elementos; En primer lugar, el símbolo que usó para su campaña fue el del gallo –el cual con su canto anuncia la mañana- Una nueva Guinea. Lo que le valdría el apodo de papa Coq. El lema de su campaña era: “En marcha con Macías; unidad, paz y prosperidad” Apelaba por una conciencia única de los guineanos, Macías para ello citaba a Suiza como ejemplo a seguir para Guinea. Una vez ganadas las elecciones, formaría gobierno con muchos de los miembros de las otras facciones, su lema cambió a: “Un hombre, un equipo, un programa” No se sabe si Macías representaba a una ideología política, o si en su cabeza había alguna que reinaba. Pero estaba claro que en un principio, apostó por la democracia y por el progreso de su país.

Presidente electo y presidente vitalicio[editar]

Aun con los problemas que Macías había tenido con España, tras descubrir los planes de la potencia de ahogar la economía española, los altercados con la guardia civil y la salida de gran parte de la población española de Guinea, lo que más le dolió a Macías fue el intento de golpe de estado que tramaron contra él, junto a quien se supone era de los miembros que formó gobierno con él. Comienza lo que se conoce como el reino del terror en Guinea. Macías somete al país a una dura represión que se traduce a una censura total. Llegando hasta el punto en el cual, ante cualquier amenaza, hizo que toda la correspondencia que circulase por Guinea pasase por él. Provocando que llegase un punto en el cual las cartas no llegaban, ya que se amontonaban en su mesa. La censura continuó con el aislamiento del país, cerró el espacio aéreo, y la aerolínea española redujo sus vuelos progresivamente hasta casi su nulidad. Prohibió la entrada de cualquier periodista al país, especialmente español. Aunque Macías se mantuvo al corriente de lo que decía la prensa española, y no dudaba en contestarles cada vez que se organizaba un acto del PUNT. Partido en el cual debían afiliarse todos los guineanos. La Juventud en marcha con Macías, y siempre con Macías, fue un cuerpo paramilitar formado por jóvenes, que ante el estancamiento de la economía, hubo que ocupar de alguna forma a tal sector de la ciudadanía. Un grupo de jóvenes sin líderes, objetivos e instrucción. Servían para controlar a la población, para que realizasen los “ejercicios” militares a la hora señalada, para que nadie sobrepasara ni cuestionara la autoridad del líder, y para llevar a cabo todo tipo de acciones vejatorias como torturas, acusaciones, ejecuciones, robos y pillajes. Uno entraba en el PUNT a la edad de 7 años, y sólo salía cuando moría. Esas eran las normas. Además de aprender a recitar las consignas durante la celebración de los actos: Abajo el imperialismo, Viva el líder, nuestro camarada Francisco Macías Nguema entre otras.


Ejerció un fuerte culto a su personalidad. La cual era compuesta por muchas ideas de líderes como Hitler, Mao, Franco e incluso el Mahatma Gandhi. Su culto a la personalidad fue en su mayoría ejercitado de forma directa y en presencia. El detrimento en la educación se produjo por su intervención, debido a que suprimió casi en totalidad las asignaturas básicas. Ir al colegio era la mayor forma de adoctrinamiento con la que contaba, donde los niños debían leer y recitar su “decisión invariable” texto donde plasmaba su odio hacia España, el imperialismo, y glorificaba su persona. Durante ese periodo de tiempo, Macías había declarado a España como su peor enemigo. Mientras en España se estaba pensando en la persona que iba a sustituir a Franco, que en ese momento, la corona aparecía, y Juan Carlos I aparecía como candidato por derecho. Ya por entonces, Macías ya se había proclamado presidente vitalicio, y ante las críticas que le venían desde España, criticaba a los españoles y el crédito que le daban al que iba a ser su futuro rey. Si Juan Carlos I por “derecho” iba a proclamarse rey de España, ¿él por qué no podía proclamarse presidente vitalicio? Macías no tenía buenas palabras para el que iba a ser rey de España, ni para la prensa española. Dejaba que las críticas le afectasen de forma personal y se las tomaba muy en serio. Hasta tal punto que mandaba a la población a manifestarse cada vez que le criticaban a él, y a la situación en la que tenía al país. Reiteraba que cómo un país como España, sometido a Estados unidos, podía criticarle a él y a sus acciones, ya que Guinea era un “país libre” que no estaba sometido a la voluntad de ninguna otra potencia (en especial la Unión Soviética) alegando que España permitió que Estados Unidos construyera bases militares en varias de sus ciudades más importantes.


Como no podía ser menos, puso bajo arresto domiciliario a todos los religiosos del país. Además, multaba a todo aquél que se atreviese a visitar una iglesia. Además, la persona debía recitar en el momento del castigo unas palabras donde quedaba claro que “Dios no existe, y que sólo Macías era el verdadero Dios” Crítico con sus vecinos, en especial con Mobutu por ser un títere en manos de las potencias occidentales, Macías trabajaba muy estrechamente con las potencias del bloque comunista (China, Cuba y la Unión Soviética) que debido al clima de la guerra fría, le fueron un alivio a la hora de la cooperación y las ayudas. Ya que llegó hasta el punto de impedir el comercio de bienes como el pan, por el simple hecho de definirlo como “bien procedente de los imperialistas” y elemento adoctrinador. Aunque luego cortase relaciones con China por sus acciones imperialistas en el conflicto Angoleño, la Unión Soviética y Cuba cortaron posteriormente con él, porque se dieron cuenta que lo que le pasaba a Macías era que su ego le estaba consumiendo, haciéndole una persona muy impredecible. No se sabe qué día nació Macías, pero en su proclamación como milagro único, decidió que este fuera el día 1 de enero. Antes que cualquier otro, y el primero. Era fiesta de obligada celebración. La africanización de los nombres que se produjo en Guinea, se confunde con el fenómeno de la negritud, que aunque quizás se pudiera ver así, no fue más que un movimiento copiado de Mobutu, líder del cual discrepaba anteriormente, pero que vio en él un ejemplo a seguir tras su ruptura con las potencias occidentales.

Macías obligó a la población a cambiar sus nombres occidentalizados por los de sus ancestros, así como modificarlos para adaptarlos como en el caso de su nombre. También cambió los topónimos de la geografía nacional: (primero los castellanos, y luego los africanizados):

Fernando Poo – Bioko/ San Carlos – Luba/ San Fernando – Ela Nguema/ Concepción – Riaba/ Santa Isabel – Malabo/ Punta Fernanda -Punta de la unidad africana. Y en cuanto a la región continental, “Sevilla” pasó a ser Niefang otra vez, Valladolid, Bimbiles y Guadalupe, Mongomo.

En conclusión podemos observar que Macías fue un líder bastante inquieto, el cual obligaba a cumplir sus designios a placer. Sus juventudes, que eran sin duda un cuerpo muy similar a lo que iba a ser el “ejército rojo” de Mao. Así como que pasase a referirse a Guinea como una república de trabajadores (obreros), libres y revolucionarios, hace pensar que fuese muy influenciado por el régimen y la figura de Mao. Aun así, de Macías también se aprovecharon muchos. Sobre todo su alrededor, el clan que bajo su nombre llevaba a cabo venganzas y purgas para el interés de estos. Él mantenía al pueblo en una estado constante de tensión mediante la agitación de sus discursos y sus proclamas, mientras que sus juventudes hacían el resto por aplacar cualquier intento de levantamiento o protesta.

Efectos del mandato de Macías[editar]

Durante su mandato se pueden señalar:

  • La obligación de llamar al presidente "Milagro Único de Guinea Ecuatorial".
  • El cierre del comercio exterior con Occidente
  • La prohibición de llevar zapatos, llevando en aquel tiempo el "MOTOFUT".
  • Renombrar todos los nombres producto de la colonización española.
  • La prohibición de la enseñanza de temas científicos y culturales en las escuelas.
  • La prohibición para los habitantes de pescar en la isla.
  • La instalación de una base secreta de submarinos soviéticos en Luba (hoy desmantelada).
  • Acabar casi en su totalidad con el cultivo del cacao, considerado anteriormente el mejor del mundo.
  • La eliminación de todos los maestros, médicos, ingenieros y de todos los cuadros formados guineanos.

Referencias[editar]

  1. Macías instaura una verdadera dictadura en Guinea Ecuatorial, diario ABC, 09/03/1969, página 31 y página 32.
  2. Macías asume el poder absoluto en Guinea Ecuatorial, diario ABC, 09/03/1969, página 23.
  3. Francisco Macías fue ejecutado ayer, diario El País, domingo, 30 de septiembre de 1979.

Enlaces externos[editar]

Predecesor:
Francisco Núñez Rodríguez

(Gobierno colonial español)

Coat of arms of Equatorial Guinea.svgPresidente de Guinea Ecuatorial
1968-1979
Sucesor:
Teodoro Obiang Nguema