Antonio García-Trevijano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio García-Trevijano
Nacimiento 18 de julio de 1927 (87 años)
Granada
Residencia Madrid
Nacionalidad Flag of Spain.svg España
Ocupación Abogado, político, filósofo
Creencias religiosas Ateo
[editar datos en Wikidata ]

Antonio García-Trevijano Forte (Alhama de Granada, Granada, 18 de julio de 1927) es un abogado, político, crítico de arte y pensador republicano español, destacado por su activismo contra la dictadura franquista. Fue profesor de Derecho mercantil en la Universidad de Granada y notario. En 1974 impulsó la creación de la Junta Democrática de España, de la que fue coordinador ejecutivo y redactor de su manifiesto.[1] [2] Asimismo, tuvo un papel importante en la fusión de esta organización con la Plataforma de Convergencia Democrática, dando lugar a la denominada Platajunta, que unió en un solo frente a todas las fuerzas políticas de oposición al régimen franquista y de la cual fue presidente.[3] Tras imponerse en la Transición española la opción de la reforma de la dictadura frente a la ruptura democrática que defendía, abandonó la política activa.

En la actualidad lidera el Movimiento Ciudadano por la República Constitucional y continúa en la acción política, oponiéndose al sistema de partidos existente en España, al cual denomina «oligarquía de partidos estatales» o partidocracia, a la Constitución de 1978 y a la monarquía de Felipe VI, del mismo modo que se opuso a la de Juan Carlos I, por no aceptar que éste hubiera sido designado como jefe del Estado por el dictador Francisco Franco.[4] García-Trevijano defiende el establecimiento en España de una república constitucional, basada en la separación de poderes, en la representación política de los gobernados y en la independencia del poder judicial, como forma de Estado capaz de garantizar la democracia representativa.[5]

Ha publicado numerosos artículos en los principales periódicos españoles y es autor de varios libros sobre filosofía política, entre los que destaca su obra Teoría Pura de la República.

Labor política[editar]

Dictadura franquista[editar]

Antonio García-Trevijano Forte fue el cuarto hijo de los ocho hijos de un registrador de la propiedad de Granada.[6] Según García-Trevijano, su padre fue el primer republicano de la familia,[7] y él mismo fue un republicano convencido desde muy temprano.[8] A pesar de ello colaboró políticamente con Juan de Borbón.[9] En su libro Crónica del antifranquismo, Fernando Jáuregui y Pedro Vega señalan que García-Trevijano era un personaje atípico: se proclamaba republicano pero luchaba por la solución legitimista encarnada por Don Juan de Borbón.[10] Por su parte, el historiador Borja de Riquer, cuando le menciona como integrante de la Junta Democrática, le define como una personalidad independiente «de la derecha monárquica».[11] García-Trevijano se entregó activamente al antifranquismo, teniendo un papel destacado dentro de las filas de oposición a la dictadura franquista durante la última fase de la misma y durante la Transición española.

Estudió Derecho. A mediados de los años cincuenta, era profesor adjunto en la Universidad de Granada. Allí conoció a Antonio Fontán, catedrático de latín y antiguo preceptor del Conde de Barcelona. A través de Fontán, García-Trevijano conoció a Rafael Calvo Serer, miembro del Opus Dei y partidario de Juan de Borbón, el cual le introdujo en el círculo de Don Juan en Estoril.[12] Posteriormente, aprobó las oposiciones a notario y, mientras ejercía en un pueblo próximo a Zaragoza, trabó amistad con el Príncipe Juan Carlos, que por entonces estudiaba en la Academia Militar zaragozana (estudió allí entre 1955 y 1957). El inicio de su relación estuvo en la adquisición por parte de García-Trevijano de un deportivo Pegaso. Un día, mientras el príncipe admiraba el vehículo, el entonces notario le invitó a conducirlo. A partir de entonces, salieron ocasionalmente con jóvenes zaragozanas, sin que hablasen nunca de política. Al parecer, el joven príncipe tardó tres meses en averiguar que su amigo Tono era un asiduo visitante de «Villa Giralda», la residencia de su padre en Estoril.[13]

Fue a través de su relación con Calvo Serer y con Fontán que García-Trevijano entró en contacto con el diario Madrid. En 1966, el vespertino precisaba una cuantiosa inversión para seguir en funcionamiento y Calvo Serer pensó que García-Trevijano podría adquirirlo, con el objeto de reorientarlo hacia posiciones aperturistas. García-Trevijano, que además de una notaría, dirigía un exitoso bufete en Madrid, estaba gracias a ello en contacto con personas adineraras que podrían querer invertir en el periódico. Inicialmente, el intento quedó en nada, puesto que los propietarios no accedieron a la venta. Sin embargo, finalmente, Luis Valls Taberner, el máximo accionista, accedió al nombramiento de Calvo Serer como presidente del Consejo de Administración del rotativo, el cual nombró a García-Trevijano abogado de la empresa.[14] A partir de entonces, la nueva línea del periódico hizo que los conflictos con el régimen fueron recurrentes. El propio ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, amenazó con «cerrar el periódico un día sí y otro no», si Trevijano se hacía con el control del mismo. Sin embargo, aunque Fraga llegó a suspender su publicación durante cuatro meses, fue Alfredo Sánchez Bella, entonces titular del ministerio de Información, quien decretó el 25 de noviembre de 1971 el cierre del diario. Según García-Trevijano, fue él el que provocó la suspensión del diario mediante la publicación de un artículo crítico, Lucha por el poder en el diario «Madrid». Su objetivo habría sido evitar la quiebra del rotativo y hacer que fuese cerrado, con lo que podría recibirse una indemnización.[15]

Mientras tanto, en septiembre de 1967 García-Trevijano coordinó la preparación de un acto clandestino de Comisiones Obreras que tuvo lugar en unos locales en desuso de la antigua fábrica de medias Vilma de Madrid, de la cual era apoderado, al que asistieron unos doscientos líderes sindicales y en el que se acordaron movilizaciones en la calle y una huelga obrera para el mes siguiente (octubre de 1967).[16]

Cuando Juan de Borbón viajó a Madrid en 1968 para asistir al bautizo de su nieto Felipe se entrevistó, entre otros, con García-Trevijano. Este le dijo al pretendiente al trono que cuando muriera Franco, le bastaría con presentarse en la capital española para que el Ejército le proclamara rey. El propio García-Travijano diría más tarde que había concertado una entrevista entre don Juan y el general Díez-Alegría para tratar la cuestión de la sucesión.[17]

El 8 marzo de 1968 organizó la presentación en España del libro El desafío americano, del periodista y político francés Servan-Schreiber, que se celebró en el salón de actos del Hotel Meliá de Madrid, sito en la calle de la Princesa, ante mil quinientas personas.[18] Este acto terminó convirtiéndose en una multitudinaria protesta contra la dictadura franquista y por la democracia.[cita requerida]

Ese mismo año, García-Trevijano participó en el proceso de independencia de Guinea Ecuatorial. Esta antigua colonia española se encontraba en pleno proceso de descolonización y disponía de autonomía desde 1964. Sin embargo, existía un agudo enfrentamiento dentro del régimen entre los partidarios del presidente del Gobierno, Carrero Blanco, partidario de retrasar la independencia y mantener los intereses económicos españoles, y los del ministro de Asuntos Exteriores Castiella, que veía en una independencia amistosa la forma de mejorar la imagen internacional de España y conseguir un nuevo voto en Naciones Unidas. Venciendo la resistencia de Carrero, finalmente se aprobó la celebración de una Conferencia Constitucional en Madrid entre octubre de 1967 y julio de 1968. En lugar de apoyar a los nacionalistas de MONALIGE, como prefería el ministerio de Asuntos Exteriores, Presidencia prefirió apoyar a los más conservadores del MUNGE. Sin embargo, los designios de unos y otros se frustraron cuando un personaje hasta entonces poco relevante, Francisco Macías Nguema, con la asesoría de García-Trevijano, logró aglutinar al denominado Secretariado Conjunto o Grupo de los 23, formado por disidentes del resto de formaciones, con lo que Macías se convirtió en el árbitro de la conferencia. En cuando a las motivaciones que pudo tener García-Trevijano para implicarse en la independencia de la colonia africana, los historiadores Rosa Pardo y Florentino Portero han apuntado que García-Trevijano pretendía frustrar el proceso independentista para desacreditar al Gobierno[19] . Por su parte, Francisco Ela Abeme, ha señalado que García-trevijano "buscaba un azote del franquismo; alguien que dijera a Franco y a su régimen todo lo que García-Trevijano llevaba dentro pero que la dictadura no le dejaba expresar".[20] García-Trevijano redactó un proyecto de constitución, que fue desechado en favor del redactado por Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, hombre de Castiella, que actuaba como asesor de la Conferencia Constitucional. En palabras de Herrero de Miñón, Los técnicos, como se nos llamaba [...] a Condomines y a mí, conseguimos el 10 de mayo desacreditar plenamente el proyecto «de los veintitrés», con rotundidad que hirió profundamente a García Trevijano, pero que apartó de su férula a la mayoría de los guineanos.[21] A pesar de la oposición de Macías, la nueva constitución, democrática, presidencialista y unitaria,[19] fue aprobada en referéndum por los guineanos en agosto de 1968. Tras la independencia, Macías se convirtió en presidente tras triunfar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales frente a Bonifacio Ondó (según García-Trevijano, habría aconsejado a los dirigentes del MUNGE que no presentaran candidato a la presidencia y apoyasen a Macías).[22] Las relaciones entre los gobiernos guineano y español se deterioraron rápidamente y desembocaron en una crisis que culminó el 5 de marzo de 1969 con la evacuación de la población española de la antigua colonia. Dos días antes, el ministro de Asuntos Exteriores y dirigente del MONALIGE, Anastasio Ndongo, trató de dar un golpe de Estado con apoyo español. Ndongo no consiguió su propósito y fue asesinado, al igual que otros conspiradores (también fue asesinado Bonifacio Ondó, que estaba encarcelado). Las garantías constitucionales fueron suspendidas. En octubre, en el aniversario de la independencia, Macías condecoró como caballero de la Orden de la Independencia a García-Trevijano, el cual acudió Guinea para recibir la distinción.[23] García-Trevijano continuó colaborando con Macías, según su testimonio, como jurista en cuestiones técnicas de política económica y de política internacional.[22]

A pesar de ser partidario de la causa republicana, García-Trevijano colaboró durante varios años en la oposición a la dictadura franquista con Juan de Borbón, conde de Barcelona y heredero de la Corona española, que vivía exiliado en la población portuguesa de Estoril desde 1946. En julio de 1969, el general Franco nombró a Juan Carlos de Borbón sucesor suyo en la Jefatura del Estado "a título de rey", obviando los derechos dinásticos que poseía el padre de éste. Franco envió una carta al conde de Barcelona para anunciarle la decisión y Juan Carlos hizo lo mismo, remitiéndole otra misiva en la que daba a conocer a su padre que había aceptado el cargo. Juan de Borbón telefoneó a García-Trevijano y le pidió que acudiese a Estoril para valorar la situación. Una vez allí, el conde de Barcelona encargó a García-Trevijano que redactara la respuesta que debía dar al dictador y a Juan Carlos. Acabada la redacción de las cartas de contestación, Don Juan leyó las mismas y, tras dar su aprobación, las firmó y las lacró, asegurándose de que salieran enseguida hacia Madrid. El texto dirigido a Juan Carlos decía: "(…) Ni estoy de acuerdo, ni daré mi acuerdo nunca, ni aceptaré jamás que tú puedas ser rey de España sin el consentimiento de la Monarquía, sin pasar a través de la dinastía".[24] [25] Según Pilar Urbano, Juan de Borbón encargó a García-Trevijano que redactara las expresadas cartas, pero éstas no llegaron a ser enviadas.[26] García-Trevijano, José María de Areilza y Pedro Sáinz Rodríguez redactaron conjuntamente la declaración oficial de don Juan ante la noticia del nombramiento de Juan Carlos como sucesor del dictador. En ella se denunciaba implícitamente la instauración de la monarquía por Franco pues consideraban que, por este procedimiento, la monarquía quedaba irrevocablemente vinculada a la dictadura.[27]

García-Trevijano siguió siendo asiduo visitante de Juan de Borbón en Estoril. Ya desde 1973 intentó convencer al pretendiente de que encabezara la plataforma de oposición de oposición que estaba intentando crear. Sin embargo, el conde de Barcelona se entrevistó con su hijo el Príncipe de España y este le convenció de que un paso semejante perjudicaría sus expectativas de acceder al trono a la muerte de Franco. Después de esto, don Juan decidió abandonar cualquier proyecto de liderar a la oposición. También pudo influir en la decisión la percepción por el pretendiente de que García-Trevijano deseaba celebrar un referéndum para decidir la forma de Estado, lo que podía desembocar en la proclamación de una república.[28]

Más adelante, en 1974, García-Trevijano preparó en París los encuentros entre Juan de Borbón y las distintas fuerzas políticas antifranquistas republicanas, en cuyos encuentros el conde de Barcelona manifestó: "No tengo ambiciones personales, pero estoy al servicio de España si se pudiese necesitar alguna vez mi labor de arbitraje. En cuanto a la posibilidad de que la monarquía tradicional se restaurase en España con referéndum, pienso que no hay ninguna monarquía en Europa que no esté refrendada por el pueblo. Yo creo que la monarquía, de llegar, llegaría sin referéndum, pero habría que hacerlo después".[29]

En julio de 1974 García-Trevijano fundó, junto con otros intelectuales y dirigentes políticos, la Junta Democrática de España, que agrupaba a distintas fuerzas políticas, sindicales y sociales de oposición antifranquista. García-Trevijano redactó el manifiesto público de la organización y emprendió una ardua campaña política por la ruptura democrática, en virtud de la cual se fundaron un centenar de Juntas locales y sectoriales por multitud de poblaciones españolas.[30] Como coordinador ejecutivo de la Junta Democrática de España, fue responsable de pronunciar el discurso de presentación de dicha coalición ante el Parlamento Europeo.

Por su actividad opositora contra la dictadura franquista, García-Trevijano sufrió diversos procesamientos, encarcelamientos y multas. Por su intervención en la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial, fue procesado por alta traición en el Tribunal de Orden Público (caso instruido por Jaime Mariscal de Gante).[cita requerida] También sufrió cinco retiradas de pasaporte, dos importantes multas administrativas, tres detenciones policiales, una grave agresión por parte de elementos ultraderechistas enmascarados que irrumpieron en el madrileño despacho del abogado José Manuel Muñoz Salvadores cuando celebraba una rueda de prensa junto con otros seis abogados y el corresponsal en Madrid del diario venezolano El Nacional (García-Trevijano sufrió la rotura de dos costillas y el omóplato)[31] [32] [33] un nuevo procesamiento ante el Tribunal de Orden Público por un delito contra la forma de Estado (caso instruido por el juez Gómez Chaparro) y el encarcelamiento durante setenta y seis días en la cárcel de Carabanchel por su acción política.[34] [35]

Transición española[editar]

En 1976 promovió, en unión de otros activistas antifranquistas, la fusión de la Junta Democrática de España con la Plataforma de Convergencia Democrática, que dio lugar a la Coordinación Democrática —conocida popularmente como la Platajunta—, de la que fue presidente.[36] El 11 de julio de ese mismo año de 1976 encabezó, con varios dirigentes de la oposición antifranquista, una manifestación política a la que se sumaron unas 20.000 personas, que recorrió las calles de Las Palmas bajo el lema "Amnistía, Libertad, Unidad".[37]

Posteriormente fue acusado por elementos del grupo político opositor ecuatoguineano, Alianza Nacional para la Restauración Democrática (ANRD), de dar soporte jurídico a los crímenes cometidos por el régimen de Francisco Macías y de haberse lucrado ilícitamente en ese país africano.[38] Aunque la denuncia no adjuntaba documentación que permitiera su verificación, varios medios de comunicación se hicieron eco de ella. Según un artículo publicado en 2000 por Severo Moto, líder de la oposición a la dictadura guineana y enemigo número uno del presidente Macías, el "dossier" de la ANRD, que habría ayudado a elaborar el secretario de dicha organización, Esteban Nsue, "en revancha por la negativa [de García-Trevijano] a preparar un golpe de Estado contra Macías", estaba "plagado de datos falsos y falsificados". De acuerdo con lo expresado por Moto, el PSOE utilizó el repetido "dossier" para desprestigiar a García-Trevijano, con el fin de apartarlo de la escena política y eliminar así la opción de la ruptura democrática.[39] En un cable confidencial enviado desde la embajada estadounidense en España a la Secretaría de Estado de los Estados Unidos, con fecha 20 de diciembre de 1976, filtrado por Wikileaks en 2013, los oficiales estadounidenses atribuían al PSOE la "muy beneficiosa destrucción de García-Trevijano como figura política creíble".[40]

Con el objeto de defender la ruptura democrática, en 1977 fundó la revista Reporter, en la que publicó más de cincuenta artículos dedicados enteramente a esta cuestión.[41] [42] También en ese año dio a la imprenta La alternativa democrática, un ensayo en el que defendía la estrategia de la ruptura pacífica con la dictadura franquista, frente a la reforma de la misma emprendida por sus dirigentes y apoyada por los partidos políticos clandestinos.[43] [44] Tras el triunfo de la opción reformista frente a la rupturista que defendía, García-Trevijano se retiró de la actividad política y se dedicó a la abogacía, si bien publicó esporádicamente algunos artículos en la prensa, en los que se mantuvo firme en su rechazo a la monarquía de Juan Carlos I y a la aceptación de ésta por los partidos de oposición a la dictadura, así como en su denuncia de que al pueblo español no se le hubiera dado la posibilidad de elegir la república como forma de Estado.[45]

Décadas de 1990 y 2000[editar]

Fundación de la AEPI y acusación de Vilallonga. Presentación de El discurso de la República[editar]

El 13 de agosto de 1994, García-Trevijano, junto con un grupo de periodistas y escritores, fundó la Asociación de Escritores y Periodistas Independientes (AEPI), que se presentaba como una asociación que perseguía unir a los periodistas y escritores "que desempeñan un papel importante en la lucha contra la corrupción y los abusos del poder político".[46] [47] Luis María Ansón, miembro de la AEPI, declaró en una entrevista realizada años después que el propósito de la Asociación era impedir la reelección de Felipe González, ya que "bloqueaba algo vital en una democracia: la alternancia". Dado que las críticas periodísticas sobre González no habían dado resultado en las elecciones de 1993, no dudaron en exponer "las irregularidades [y] la corrupción" del Gobierno para lograrlo, llegando a "elevar la crítica hasta extremos que a veces afectaron al propio Estado", pues, según afirmaba, "si González llega a ganar las elecciones del 96, con la bonanza económica no hubiera habido quien lo echase del poder hasta 2004. No salimos de 40 años de Franco para entrar en 30 de González".[48]

El día 22 de ese mismo mes, José Luis de Vilallonga publicó un artículo en La Vanguardia que levantó gran revuelo. Basándose en unas informaciones que, según el aristócrata, le habían hecho llegar dos espías, acusó a García-Trevijano de estar organizando una "confabulación que pretende desestabilizar al Gobierno [de Felipe González], provocar la abdicación del rey y proclamar una república", de la cual sería nombrado presidente. Según Vilallonga, los aliados de García-Trevijano en esta supuesta trama eran el director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, y el famoso banquero Mario Conde. Tal como expresaba Vilallonga, "la operación se llevaría a cabo por etapas. Primero, se desestabilizaría al Gobierno atacando sin tregua a Felipe González en sus horas más bajas. [...] Paralelamente se haría una fuerte campaña en favor de Aznar [...]. Con cuidada sincronía se irían filtrando pequeñas y breves noticias en detrimento de la figura del Rey, para acabar publicando un dossier que comprometería gravemente al Monarca en algún escándalo irreparable. Todos los periodistas sabemos lo fácilmente que se monta un falso dossier en el cual se involucra a la persona que se pretende destrozar. Según los estrategas de la operación, el Rey, harto de tanta basura, acabaría por abdicar en su hijo don Felipe, el cual, dada su juventud y su inexperiencia política, sería más fácil de manejar, facilitando sin oponer resistencia el paso de la monarquía a una república".[49]

La acusación de Vilallonga fue inmediatamente contestada por García-Trevijano, que la calificó de "mentira injuriosa", añadiendo: "Lo extraño de esta «catilinaria de verano» es que periódicos serios, como La Vanguardia que la publica y El País que se hace eco, no la hayan dado a cinco columnas en primera. Si piensan que es verdad, ése era su único tratamiento, Y si saben, como es el caso, que es mentira, no podían acogerla en sus páginas. Pero tengo demasiada experiencia para no saber lo que saben esos periódicos. Es decir, que se trata de un trabajo de encargo para meter miedo entre los miembros fundadores de la AEPI. Una asociación de escritores y periodistas independientes (entre los que me encuentro, junto a prestigiosas firmas de la literatura, el ensayo y el periodismo), que ha sido constituida hace unos días precisamente para defender la libertad de expresión y el disentimiento, contra el consenso totalitario que tratan de imponer a la opinión pública tanto los medios estatales de comunicación, controlados por el Gobierno, como los medios privados del oligopolio editorial".[50] Por su parte, Pedro J. Ramírez escribió en su periódico que el artículo de Vilallonga era "disparatado"[51] y Mario Conde, en el curso de una entrevista realizada años después, comentó sobre este asunto: "Yo creo que José Luis de Vilallonga ha dicho pocas cosas que no fueran estupideces a lo largo de su vida (...), sobre todo cuando hablaba de la Corona. Yo no he participado, ni creo que participe mientras viva, en ningún tipo de conspiración contra el rey [Juan Carlos I], entre otras cosas por razones de afecto.[52]

El 20 de octubre de 1994 García-Trevijano presentó públicamente su libro El discurso de la República. La presentación tuvo lugar en el paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid ante más de seiscientas personas (ABC informó de que los estudiantes reunidos excedían el millar[53] ), entre las que se contaban el histórico sindicalista Marcelino Camacho y los periodistas Antonio Herrero, José Luis Balbín, Pedro J. Ramírez y Luis María Ansón, que presentó el acto. García-Trevijano pronunció un discurso en el que afirmó que "en España no existe ni libertad política ni democracia" y que la monarquía "encubre una oligocracia política en la que es imposible controlar a los gobernantes".[54] La presentación terminó convirtiéndose en un acto político republicano, generándose una gran excitación entre buena parte del público asistente, que intentó salir del auditorio formando una manifestación en pro de la República.[55]

Las escuchas del CESID[editar]

El 12 de junio de 1995, el diario El Mundo publicó en portada la noticia de que el CESID llevaba más de una década espiando y grabando las conversaciones telefónicas de políticos, empresarios y periodistas.[56] A raíz de esta noticia, el fiscal general del Estado abrió una investigación judicial, que originaría el denominado caso de los papeles del CESID.

En el curso de la investigación, se descubrió que Antonio García-Trevijano figuraba en el listado de los espiados por el CESID,[57] entre los que también se encontraban, entre otros, el rey Juan Carlos I, Pablo Castellano (vocal del CGPJ), Ramón Mendoza (presidente del Real Madrid ), el empresario José María Ruiz Mateos, Luis María Anson (director de ABC), Pedro. J. Ramírez (director de El Mundo), los ministros Francisco Fernández Ordóñez (Exteriores) y José Barrionuevo (Interior) y el parlamentario del PSOE Enrique Múgica. Las escuchas realizadas se centraban en temas relacionados con operaciones empresariales, políticas, judiciales, periodísticas e internacionales.[58]

Durante la celebración del juicio por este caso, que tuvo lugar en 1999, García-Trevijano fue llamado al mismo como testigo, declarando ante el tribunal:

"Nunca he tenido teléfono móvil, siempre fijo. He hablado con amigos que lo tenían, pero desde mi teléfono fijo. Cuando me llaman desde un móvil, mi secretaria tiene la orden de decir que me llamen por un fijo. Tenía la certeza y evidencias de que mi teléfono había sido intervenido durante años. (...) [No lo denuncié] porque no tengo ninguna confianza en el sistema de garantías para el ciudadano que existe en este país."[59] [60]

La sentencia dictada por el juez que instruyó el caso (posteriormente anulada por el Tribunal Constitucional) ordenaba que todos los afectados por las escuchas ilegales fueran indemnizados con un millón de pesetas, a excepción de García-Trevijano, que, a pesar de que constaba en los documentos intervenidos como individuo espiado, y habiendo declarado que tenía la certeza de que su teléfono había sido pinchado, fue excluido de recibir dicha cantidad por entender el tribunal que no quedaba claro "que el teléfono interceptado hubiera sido realmente el de Antonio García-Trevijano Forte", ya que el espiado podría haber sido un hijo del abogado, muy popular en los medios de comunicación por su trayectoria en el deporte de la hípica.[60]

Caso Sogecable[editar]

En la biografía autorizada de Baltasar Garzón, Garzón, el hombre que veía amanecer, escrita por Pilar Urbano y publicada en 2000, el exjuez señaló a García-Trevijano como el cerebro de la supuesta trama que originó el llamado caso Sogecable, a comienzos de 1997.[61] Garzón manifestó que, en una reunión que tuvo lugar en la sede del diario ABC, en la que estaban presentes el propio exjuez, Antonio García-Trevijano, el magistrado Joaquín Navarro, el profesor Jesús Neira y Luis María Anson, este último, a la sazón director del citado periódico, comentó que tenía un informe encargado por un secretario de Estado, en el que se relataban una serie de irregularidades contables de la empresa audiovisual Sogecable, perteneciente al Grupo PRISA. Según declaraba el exjuez, Anson entregó una copia del referido informe a Antonio García-Trevijano, cuya información serviría como base para preparar las querellas que el periodista Jaime Campmany y el profesor de Derecho Financiero Francisco Javier Sáinz Moreno presentaron contra Jesús de Polanco y los directivos de su grupo empresarial.[62] [63] El exjuez acusaba también a García-Trevijano de estar preparando, junto con el mencionado juez Navarro, una conspiración de salón para derrocar a Juan Carlos I y proclamar una república en España.[64]

Javier Gómez de Liaño, juez de la Audiencia Nacional, asumió las querellas interpuestas contra el Grupo PRISA, en las que se denunciaba que la empresa Sogecable habría "utilizado indebidamente los depósitos de garantía de los abonados cuando, por disposición legal, deberían haber permanecido en cuenta aparte",[65] y procesó a Jesús de Polanco, a Juan Luis Cebrián y a todo el consejo de administración de Sogecable, por un presunto delito de apropiación indebida. Según Baltasar Garzón, Gómez de Liaño y García-Trevijano estaban colaborando en la instrucción del caso.[66] García-Trevijano, en un artículo de prensa, contestó a esta acusación, diciendo: "Ni una sola vez hablé con Javier sobre el sumario de Sogecable, ni él me consultó o informó sobre ese asunto. Que me mandara un fax, o un borrador del auto de prisión de Polanco, pertenece ya a lo esperpéntico".[67]

En 1998, al año de cumplirse su procesamiento, Jesus de Polanco denunció al juez Gómez de Liaño por prevaricación en la instrucción del caso. Gómez de Liaño fue condenado por el Tribunal Supremo. La sentencia apreció que Gómez de Liaño "abusó" de su posición de juez, "burló" decisiones de la Audiencia Nacional y "conculcó" distintos procesos legales de manera "consciente, llamativa, manifiesta y hasta grosera" y condenó al juez a quince años de inhabilitación, lo que se traducía en su salida de la carrera judicial.[68] Según la sentencia, los fiscales Gordillo y Fungairiño habrían mentido para proteger al juez. El magistrado recurrió en diversas instancias, pero sus recursos fueron rechazados. Una década más tarde, en julio de 2008, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que Gómez de Liaño no había tenido un juicio independiente e imparcial, y condenó al Estado español a abonar 5.000 euros al demandante en concepto de daños morales.[69]

García-Trevijano fue citado, junto con los jueces Javier Gómez de Liaño y Joaquín Navarro, y los fiscales Ignacio Gordillo y María Dolores Márquez de Prado, por el Tribunal Supremo, a finales de 1997, para declarar como imputados por la comisión de un presunto delito de "conspiración para delinquir". García-Trevijano calificó el proceso abierto por el Supremo de "payasada" y "farsa".[70] Según expresó ante los micrófonos de una emisora de radio, el proceso abierto solo obedecía a razones políticas:

"Yo no he cedido nunca en denunciar la falsedad del Régimen actual, la falsedad de la Monarquía; yo no he aceptado jamás que tengamos un Rey designado por Franco (...). No acato la Monarquía, no acato a este Rey, no acato la Constitución; digo lo que siento, y si quieren meterme en los tribunales, que me metan, me da igual".[71]

La causa contra García-Trevijano y el resto de imputados terminó siendo archivada, por entender el juez instructor de la misma que "no se ha probado la existencia de una trama contra Sogecable". El juez añadía que las declaraciones prestadas por Baltasar Garzón "no pueden servir como indicios mínimamente suficientes relativos a la existencia de la tan mentada confabulación: no permiten (...) fundamentar un escrito de acusación que hiciera posible la continuación del procedimiento".[72]

Actualidad[editar]

A lo largo de estos años, García-Trevijano ha participado regularmente en debates y coloquios, tanto en congresos académicos como en programas de televisión y radio sobre cuestiones políticas y de actualidad, destacando sus apariciones en el programa La Clave, presentado por José Luis Balbín. Desde finales de 2011 interviene regularmente en un programa radiofónico emitido por Internet (Radio Libertad Constituyente) y es la cabeza visible del Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional (MCRC). Continúa ejerciendo como abogado.

Pensamiento político[editar]

Según ha expresado en varias ocasiones, García-Trevijano no se considera a sí mismo republicano, sino repúblico, palabra que ha rescatado del olvido y ha difundido a través de su obra y sus intervenciones públicas:

"Yo no soy republicano, porque republicano es el que acepta pasivamente la república, es decir, un partidario de la república. Yo soy repúblico, que es muy diferente. Un repúblico es un estadista de la república, una persona versada en asuntos públicos, que pertenece a ese «tercio laocrático» existente en toda sociedad, concepto que proviene de la Grecia clásica, pues laos significa «pueblo» en griego antiguo, pero a diferencia de demos, se refiere a la parte del pueblo que contribuye activamente a cambiar la naturaleza de la política".[73]

Vida privada[editar]

Antonio García-Trevijano reside en Madrid, está casado con la exmodelo francesa Francine Chouraki y tiene dos hijos varones, uno de los cuales es el jinete olímpico Juan Diego García Trevijano. Entre sus hermanos se encuentra la traductora Carmen García-Trevijano Forte. Es cuñado del catedrático de Lógica y Filosofía Manuel Garrido Jiménez.

En la cultura popular[editar]

En el capítulo 126, titulado Póquer, repóquer... y órdago, de la popular teleserie española Cuéntame cómo pasó, Antonio García-Trevijano aparece mencionado en distintas ocasiones. El capítulo está ambientado en el verano de 1974, cuando se produjo la presentación de la Junta Democrática de España en París, a la que Toni, uno de los protagonistas de la teleserie, acude junto con otros jóvenes antifranquistas. Antonio García-Trevijano es presentado como uno de los líderes más destacados de la oposición a la dictadura franquista y artífice de la citada Junta Democrática.[74]

Obras[editar]

Libros:

  • García-Trevijano Forte, Antonio (2014). A Pure Theory of the Republic. Lanham, MD: University Press of America. ISBN 0761858180.  (Versión inglesa de la obra Teoría pura de la república)
  • García-Trevijano Forte, Antonio (2011). Libertad Constituyente. Madrid: MCRC y Tictac ediciones. ISBN 978-84-8136-460-6. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (2010). Teoría pura de la república. Madrid: El Buey Mudo. ISBN-EAN: 9788493804053. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (2008). Ateísmo estético. Arte del siglo XX: de la modernidad al modernismo. México, D. F.: Landucci. ISBN 9685893519. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (2001). Pasiones de servidumbre. Madrid: Foca. ISBN 84-95440-07-5. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (1996). Frente a la gran mentira. Madrid: Espasa Calpe. ISBN 84-239-7741-2. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (1994). El discurso de la República. Madrid: Temas de Hoy. ISBN 84-7880-445-5. 
  • García-Trevijano Forte, Antonio (1977). La alternativa democratica. Madrid: Plaza & Janés. ISBN 84-01-80547-3. 

García-Trevijano es también autor de dos estudios sobre arte inéditos, titulados Donatello, escultor de la infancia y Necesidad de un retorno a la belleza, y de varias monografías de Derecho privado. Asimismo, redactó dos proyectos de Constitución: uno para Guinea Ecuatorial y otro para Camboya.


Artículos de prensa:

Además de los artículos arriba citados, cabe mencionar los que, a lo largo de su trayectoria, García-Trevijano publicó en la revista Reporter y en los periódicos ABC, El Independiente y Ahora.


En la web:

García-Trevijano recopila sus escritos en su blog y en el Diario de la República Constitucional.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Papell, Antonio. El futuro de la socialdemocracia: ideas para una nueva izquierda. Madrid: Foca, 2012, p. 51.
  2. Vidal Beneyto, José. Memoria democrática. Madrid: Akal, 2007, pp. 105-106.
  3. Navarro Estevan, Joaquín. 25 años sin Constitución. Madrid: Foca, 2003, p. 72
  4. "Yo no he cedido nunca en denunciar la falsedad del régimen actual, la falsedad de la Monarquía, yo no he aceptado jamás que tengamos un Rey designado por Franco (...) No acato la Monarquía, no acato este Rey, no acato la Constitución; digo lo que siento y si quieren meterme en los tribunales que me metan, me da igual" 'Retransmisión' de una causa secreta. Tres de los imputados en el 'caso Liaño' hablan en la COPE sobre lo que declaran en el Supremo, El País, 3 de octubre de 1997.
  5. García-Trevijano Forte, Antonio. Teoría pura de la república. Madrid: El Buey Mudo, 2010, p. 637.
  6. Ángeles Forte, viuda de García-Trevijano, El País, 13 de mayo de 1984.
  7. Entrevista biográfica a Antonio García-Trevijano. Radio Inter, 13 de enero de 2011 (minuto 13:20)
  8. Entrevista biografica a Antonio García-Trevijano. Radio Inter, 13 de enero de 2011 (minuto 40:40)
  9. Preston, 2005, pp. 234, 255 y 308.
  10. Jáuregui y Vega, 2007, p. 875.
  11. de Riquer, 2010, pp. 746-747.
  12. Jáuregui y Vega, 2007, p. 876.
  13. Jáuregui y Vega, 2007, p. 877.
  14. Jáuregui y Vega, 2007, p. 878.
  15. «Provoqué que la dictadura cerrara el diario Madrid, porque el periódico iba a quebrar», entrevista a Antonio García-Trevijano
  16. Jáuregui, Vega, pp. 495 y ss.
  17. Preston, 2005, p. 234.
  18. "Jean-Jacques Servan Schreiber: «Solo con moderación política habrá diálogo entre ustedes mismos y entre ustedes mismos y Europa»". ABC, 9 de marzo de 1968.
  19. a b Portero y Pardo, 2007, p. 387.
  20. Ela Abeme, Francisco. Guinea: los últimos años. Santa Cruz de Tenerife: Centro de la Cultura Popular Canaria, 1983, p. 112.
  21. Herrero y Rodríguez de Miñón, 1993, p. 37.
  22. a b García-Trevijano Forte, Antonio. Toda la verdad. Mi intervención en Guinea. Madrid: Ediciones Dronte, 1977, p. 19.
  23. Pueblo, 3 de diciembre de 1976, pp.14-16.
  24. Sverlo, Patricia. Un Rey golpe a golpe. Biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón. Ardi Beltza, 2000, pp. 62-63.
  25. El propio García-Trevijano dio su versión de estos hechos en el programa La Clave (programa disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=IQgl4ACC49s )
  26. Urbano, Pilar (2011). El precio del trono. Planeta. p. 348. 
  27. Preston, 2005, p. 255.
  28. Preston, 2005, p. 308.
  29. Martínez Reverte, Javier. "Habla el conde de Barcelona". Pueblo, 22 de enero de 1974.
  30. Archivo Histórico Provincial de Guadalajara. La transición a la democracia en España: actas de las VI Jornadas de Castilla-La Mancha sobre Investigación en Archivos: Guadalajara, 4-7 de noviembre 2003. Anabad Castilla-La Mancha, 2004, p. 156.
  31. "Brutal atentado contra un grupo de profesionales". Informaciones, 7 de noviembre de 1975.
  32. "Madrid Lawyers beaten up". The Times, 7 de noviembre de 1975, p. 4.
  33. "Apaleamiento de abogados", La voz de Galicia, 6 de noviembre de 2000.
  34. "El discriminado de los discriminados". Triunfo, 19 de junio de 1976, p. 13.
  35. "Hoy serán puestos en libertad Camacho, Aguado y Alvarez Dorronsoro. Queda en prisión García-Trevijano" El País, 25 de mayo de 1976.
  36. Preston, Paul. Juan Carlos I: El rey de un pueblo (edición actualizada). Madrid: Debate, 2012
  37. "Más de una hora duró la manifestación". El País, 13 de julio de 1976.
  38. "Gestiones para lograr la distención en Coordinación Democrática". YA, 2 de octubre de 1976.
  39. Moto, Severo. "El «dossier anti-Trevijano»". La Razón, 1 de julio de 2000
  40. Secret US Embassy Cables. WikiLeaks. 2013. "GOS OFFICIAL LOOKS AHEAD"
  41. "García-Trevijano: «Reporter abogará por la ruptura democrática»". El País, 23 de agosto de 1977.
  42. Vid. Artículos publicados por Antonio Garcia-Trevijano en Reporter, (1977-78): 1-17.
  43. García-Trevijano Forte, Antonio. La Alternativa Democratica. Madrid: Plaza & Janés, 1977.
  44. Villarrazo, Bernardo. "La subitaneidad del tránsito". El País, 18 de septiembre de 1977.
  45. Artículos de Antonio García-Trevijano publicados en El País, entre 1985 y 1989
  46. "La nueva asociación de escritores y periodistas independientes hará frente a cualquier estratagema contra la libertad de expresión". ABC, 16 de agosto de 1994.
  47. Díaz Herrera, José. Pedro J. Ramírez, al desnudo. Madrid: Foca, 2009, pp. 317-318.
  48. Las treinta mejores exclusivas: Anson denuncia una trama para acabar con Felipe González, Tiempo de Hoy, 25 de mayo de 2012.
  49. Vilallonga, José Luis de (22 de agosto de 1994). «García Trevijano». La Vanguardia. Consultado el 28 de noviembre de 2011. 
  50. García-Trevijano, Antonio. "La catilinaria del Verano". El Mundo, 24 de agosto de 1994.
  51. Ramírez, Pedro J. "Cuando el polanquismo tiene que echar mano... hasta de José Luis de Vilallonga". El Mundo, 24 de agosto de 1994
  52. "Denuncian conspiración republicana en AEPI". Video-reportaje de "La hemeroteca del buitre", publicado en YouTube, el 28 de julio de 2014 (consultado el 4 de septiembre de 2014)
  53. "García-Trevijano presentó su libro en un brillante acto en el Paraninfo, al que asistieron más de un millar de estudiantes". ABC, 22 de octubre de 1994.
  54. González Ibañez, Juan. "García Trevijano convierte en un mitin republicano la presentación de su libro". El País, 21 de octubre de 1994.
  55. "El libro de Trevijano". Tiempo de hoy, nº 826-834 (1998): p. 26.
  56. "El CESID lleva más de 10 años espiando y grabando a políticos, empresarios y periodistas". El Mundo, 12 de junio de 1995.
  57. "Sectas, política y espionaje en España". El Ojo Crítico, nº 38, invierno de 2002.
  58. "Los espías del Gobierno grababan hasta al rey". El Mundo digital (consultado el 29 de agosto de 2014)
  59. "Barrionuevo dice que lo peor de las escuchas del Cesid fue su publicación. La mayoría de los afectados pide indemnizaciones millonarias". El País, 21 de abril de 1999.
  60. a b Audiencia Provincial, Sección Decimoquinta RA 341/97 DP 4297/95 Juzgado nº43. "Sentencia nº 227", 26 de mayo de 1999
  61. Urbano, Pilar. Garzón, el hombre que veía amanecer. Madrid: Plaza & Janés, 2000.
  62. Así lo contaba Garzón por medio de Pilar Urbano: "»Yo asisto en enero del 97 a una cena con Luis María Anson, en la casa de ABC. Están también el abogado Antonio García-Trevijano, el juez Joaquín Navarro Estevan y el profesor Jesús Neira. Se comentan unas crónicas recientes de Jesús Cacho en la revista Época y en El Mundo, donde se afirma que Sogecable —que entonces ya era Canal Plus— podía haber incurrido en delito de apropiación indebida de las fianzas que los abonados de Canal Plus habían depositado a cambio de los decodificadores, y en una serie de delitos societarios, de falsedad documental... Anson dice con gran seguridad que eso se basa en un informe encargado por el secretario de Estado de Fomento —me parece recordar— a los economistas Gerardo Ortega y Ramón Tamames y al jurista Rafael Pérez Escolar. Y agrega: 'Yo tengo ese informe." García-Trevijano se entusiasma: "¡Uuyyy, eso podría ser el final del polanquismo! Ahora sólo haría falta un juez sensible a este problema, que es el más grave de la democracia en España. Si cae el polanquismo, detrás cae el felipismo. Y se acaba así con la corrupción desde el Estado." Anson facilitó un par de copias de ese informe, una a Trevijano y otra a Joaquín Navarro, en sendos sobres cerrados. Yo no vi qué contenían los sobres, pero sí vi que se los dio. Neira y yo lo comentamos, atónitos, cuando me trajo a casa.» Un mes después, Jaime Campmany se apoyará en ese informe, encargado y pagado por el gobierno, para presentar su denuncia contra Polanco y demás directivos de Sogecable". Urbano, Pilar. Garzón, el hombre que veía amanecer. Madrid: Plaza & Janés, 2000, p. 390.
  63. Por su parte, García-Trevijano escribió sobre esta cuestión: "En otra cena de Abc, Anson habló de un informe sobre Sogecable, sin decir quién lo había hecho, sin entregar copia a nadie y diciendo que carecía de ciencia jurídica para valorarlo. Por lo que se abstuvo de comentarlo". García-Trevijano, Antonio. "Garzón, o el mitómaco". La Razón, 4 de diciembre de 2000.
  64. En palabras del exjuez: "Por aquellas fechas, Trevijano y Navarro ya habían puesto en marcha, a nivel conspirativo de salón, su plan para traer la República, por pasos contados: destruir el polanquismo; liquidar el felipismo; echar al Rey sin violencias; e instaurar la Tercera República. Lo alucinante era que hablaban en serio y enardecidos". Urbano, Pilar. Garzón, el hombre que veía amanecer. Madrid: Plaza & Janés, 2000, p. 392.
  65. Labio Bernal, Aurora. Comunicación, periodismo y control informativo: Estados Unidos, Europa y España. Barcelona: Anthropos 2006, p. 159.
  66. "...escucho a García-Trevijano y a Gómez de Liaño, a cada uno por su parte, y percibo una connivencia, un trabajo conjunto que no me huele bien... como si esos dos estuviesen instruyendo juntos". Urbano, Pilar. Garzón, el hombre que veía amanecer. Madrid: Plaza & Janés, 2000, p. 395
  67. García-Trevijano, Antonio. "Garzón, o el mitómaco". La Razón, 4 de diciembre de 2000.
  68. El Supremo condena a Liaño a quince años de inhabilitación por prevaricación continuada, La Vanguardia, 16 de octubre de 1999.
  69. "El Tribunal de Estrasburgo dictamina que Gómez de Liaño no tuvo un juicio independiente en el caso Sogecable". El Confidencial, 25 de julio de 2008.
  70. "Liaño y Navarro niegan ante el Supremo la trama contra Sogecable. García-Trevijano califica el proceso de "payasada" y "farsa"". El País, 30 de septiembre de 1997.
  71. "'Retransmisión' de una causa secreta. Tres de los imputados en el 'caso Liaño' hablan en la COPE sobre lo que declaran en el Supremo". El País, 3 de octubre de 1997.
  72. "El Supremo archiva la causa contra los jueces Gómez de Liaño, Garzón y Navarro". El País, 23 de octubre de 1997
  73. Declaraciones de Antonio García-Trevijano en el programa de televisión Lágrimas en la lluvia, emitido el 16 de octubre de 2011
  74. La referida parte del capítulo está disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=H0tHOsD5wMM (Consultado el 20 de agosto de 2014)

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]