Progresismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Libertad guiando al pueblo, pintura de Eugène Delacroix, erróneamente asociada a la Revolución de 1789 pese a que corresponde a los sucesos revolucionarios de los años 1830. Museo del Louvre, París

Progresismo y progresista son términos ideológicos de aplicación genérica, que agrupan doctrinas filosóficas, éticas y políticas identificables de un modo amplio con la Revolución francesa de 1789 y los movimientos sociales en Estados Unidos y Europa a inicios del siglo XIX. En términos sociales, el progresismo tiende a ser identificado con la lucha por las libertades individuales y homologado al concepto liberal. No obstante, el término varía mucho según los países y respecto a los ideales progresistas históricos. Actualmente, se entiende al progresismo en general como una ideología opuesta al conservadurismo.

Posturas[editar]

El progresismo actual varía en sus posturas ampliamente:

Origen histórico y relación con otras etiquetas definitorias[editar]

Manifestantes por la separación Iglesia-Estado en París (1904).

Los conceptos de progresista y progresismo nacieron, en el contexto de la Revolución Liberal del siglo XIX, para designar a los partidarios de la idea de progreso, el cambio social y las transformaciones económicas, políticas e intelectuales, frente a los partidarios del mantenimiento del orden existente (tanto los reaccionarios partidarios de la vuelta al Antiguo Régimen, como los conservadores o moderados partidarios de distintas formas de compromiso lampedusiano entre lo viejo y lo nuevo). Mientras que el término opuesto a reaccionario es revolucionario, el término habitualmente contrapuesto a progresista es conservador. En cuanto a la relación entre los conceptos revolucionario y progresista, si bien eran plenamente identificables en la primera mitad del siglo XIX, fueron alejándose a medida que se imponía la Revolución industrial, el capitalismo y la sociedad de clases presidida por la burguesía (revolución burguesa). De hecho, a partir de la revolución de 1848, en que se define con claridad la nueva oposición social entre burguesía y proletariado (organizado en el movimiento obrero), los antiguos progresistas van dejando de ser revolucionarios para identificarse mucho más con el término reformista.

Significado por países[editar]

Estados Unidos[editar]

A comienzos del siglo XIX la población de los Estados Unidos era fundamentalmente ignorante de las condiciones (laborales, sanitarias...) en las que se desarrollaba la actividad industrial en las fábricas, es en esta situación cuando se desarrolla el movimiento progresista que encontró en el republicano Theodore Roosevelt a un lí­der que pensaba que un presidente debí­a usar el poder federal para mejorar las condiciones de vida de su pueblo, para darle al hombre ordinario lo que él llamó «un trato justo» («square deal»).[1]

Ocurre el hecho curioso de que, mientras en todo el mundo los sectores progresistas abanderan nombres ligados a la izquierda política, en Estados Unidos dichos sectores han adoptado el nombre de liberales, nombre que en otros países se relaciona a sectores que en la actualidad no son vistos como progresistas, lo que ocasiona la confusión de mucha gente que piensa que por la coincidencia de nombres, en Estados Unidos no existiría el progresismo a la usanza de los demás países occidentales. En EEUU el término inglés liberal equivale a progresista, asociándose al social liberalismo. En cambio a los promotores del ultraliberalismo económico no se los llama liberals sino libertarians, y lo que en otros países se denomina neoliberalismo. Esto es herencia del viejo bipartidismo anglosajón, que consagró el término liberal como sinónimo de la izquierda, y conservative como sinónimo de la derecha. No obstante en algunos otros países puede darse una confusión de términos semejante, por ejemplo en Colombia donde el Partido Liberal Colombiano es socialdemócrata y miembro de la Internacional Socialista, en Honduras donde el Partido Liberal tiene importantes sectores de pensamiento socialdemócrata y en Reino Unido donde el Partido Liberal Demócrata que surge de la fusión entre el histórico Partido Liberal y el Partido Social Demócrata escindido del laborismo y que es a menudo visto como de centroizquierda.

Francia[editar]

A partir de la Tercera República francesa, la palabra «progresista» en este país ha tendido a significar lo contrario de su significado literal. Así nos encontramos con los políticos, los periódicos y los grupos parlamentarios que se hacen llamar «progresistas republicanos» y por lo general incluyen el discurso de los republicanos, pero se declaran antisocialistas en lo económico y social. A partir de la Quinta República francesa, el término ha recuperado su significado clásico.

España[editar]

Prim, Serrano y Topete subastan los atributos del trono español durante la búsqueda de un nuevo rey. Publicado en La Flaca en abril de 1869.

Los primeros partidos políticos progresistas en España surgen en el seno del liberalismo del siglo XIX. El Partido Progresista gobernó dos años (el Bienio Progresista, 1854-1856), bajo la jefatura del general Espartero, al que le sucedió el general Prim que lo convirtió en el principal protagonista de la Revolución de 1868, que puso fin a la Monarquía de Isabel II. Posteriormente, este partido quedaría dividido en dos: el ala moderada, dirigida por Práxedes Mateo Sagasta, formó el Partido Constitucional y otra más «radical», encabezado por Manuel Ruiz Zorrilla, que formó el Partido Demócrata-Radical.[2]

En el siglo XX el progresismo español empezó a competir con los incipientes partidos socialistas además de a los tradicionales conservadores. Tuvieron relevancia durante la Segunda República Española, por ejemplo, el Partido Republicano Radical, fundado por Alejandro Lerroux, tuvo ideas progresistas en sus inicios aunque luego moderó su posición. También destacó Acción Republicana, fundada Manuel Azaña, que se implicó en la construcción y consolidación de la república, llegando a formar parte del Gobierno Provisional que se hizo cargo del país tras la salida de España del Rey. Estos partidos fueron ilegalizados tras la victoria del bando sublevado en la Guerra Civil, cayendo el progresismo español en desgracia durante cuarenta años de dictadura.

Con la Transición Española y la llegada de la democracia volvió la ideología progresista al país. No obstante, su discurso cambió con respecto a sus orígenes. El progresismo a finales del siglo XX y principios del siglo XXI es entendido como una serie de ideas orientadas al avance y al futuro frente al estatismo, pudiendo considerarse un sinónimo del centroizquierda en el espectro político. Algunos partidos socialdemócratas como el refundado PSOE lideraron el progresismo político en la mayor etapa de gobierno durante la democracia con Felipe González (1982-1996). En el siglo XXI el partido político autodefinido como progresista Unión Progreso y Democracia obtuvo representación en el Congreso de los Diputados en 2011.

Reino Unido[editar]

En el Reino Unido hay varios partidos que dicen ser progresistas, incluido el Partido Laborista, el Partido Liberal Demócrata, el Partido Nacional Escocés, Plaid Cymru y el Partido Verde de Inglaterra y Gales. La actual coalición entre los conservadores y los liberales demócratas también afirma ser progresista.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Progresistas-liberal.
  2. MODERADOS, PROGRESISTAS Y LIBERALES SIGLO XIX Historia política y Social Contemporánea de España. Consultado el 17 de octubre de 2013.
  3. So what exactly is 'progressive' in politics?

Enlaces externos[editar]