Zheng He

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este es un nombre chino; el apellido es Zheng.
Zheng He (chino tradicional: 鄭和, chino simplificado: 郑和, pinyin: Zhèng HéWade-Giles: Cheng Ho)
Zhen he.jpg
Estatua moderna de Zheng He en Malacca, Malasia.
Almirante
Años de servicio 1405-1433

Nacimiento 1371
Aldea Hedai, provincia de Yunnan
Fallecimiento 1433
Ocupación Exploró el Sudeste asiático, Indonesia, Ceilán, la India, el Golfo Pérsico, la Península Arábiga y el este de África hasta el canal de Mozambique.
[editar datos en Wikidata ]

Zheng He (chino tradicional: 鄭和, chino simplificado: 郑和, pinyin: Zhèng HéWade-Giles: Cheng Ho) (1371 - 1433), también conocido como Ma Sanbao, fue un militar, marino y explorador chino, especialmente famoso por sus siete expediciones navales, realizadas entre 1405 y 1433, que algunos identifican legendariamente con los viajes de Simbad.

Durante sus expediciones, todas las cuales comenzaron en Nankín, Zheng He exploró el Sudeste asiático, Indonesia, Ceilán, la India, el Golfo Pérsico, la Península Arábiga y el este de África hasta el canal de Mozambique.

El número de sus viajes varía dependiendo del método de división, pero generalmente se considera que navegó y exploró siete veces "el océano occidental". Sus escuadras resultan impresionantes si se comparan con sus contemporáneas europeas: alrededor de 30.000 hombres y un número variable de naves, entre cincuenta y trescientas.

Sus viajes produjeron un importante intercambio diplomático, comercial y cultural con el extranjero. A pesar de contribuir a demostrar la capacidad organizativa y poder tecnológico chinos, no produjeron anexiones territoriales debido a la falta de tradición de colonialismo e imperialismo en China.[1]

Tras su muerte, los confucionistas impusieron de nuevo su visión del mundo, por lo que en los siglos siguientes se impulsó el aislacionismo. No obstante Zheng He dejó una profunda huella en la sociedad china y, en general, en todo el sureste asiático.

Descripción física[editar]

Los eunucos que eran castrados antes de la pubertad se consideraban puros (tong jing) y gozaban del favor de las damas de la corte ya que se comportaban como ellas.[cita requerida] Como adultos, generalmente tenían voces agudas y desagradables y eran propensos a comportamientos muy temperamentales, con frecuentes enfados y lloros.[cita requerida]

Zheng He no parece haberse amoldado a la descripción habitual de los eunucos. Según lo describió su familia (de la que se puede dudar de su objetividad), Zheng He tenía "siete pies de alto y un pecho de cinco pies de circunferencia". (Cabe decir que el pie chino es más pequeño que el europeo)[2] "Sus mejillas y frente estaban altas, pero su nariz era pequeña. Tenía ojos luminosos, dientes tan blancos con una forma tan perfecta como las celdas y una voz tan potente como una gran campana".[3]

Otra fuente sobre su aspecto físico nos la da un oficial de la corte, cuando el emperador le encomienda capitanear la primera de sus expediciones de ultramar. Según este oficial, la piel de Zheng He era "dura como la piel de una naranja". La separación entre sus dos cejas, según la tradición china un predictor de la felicidad, era "estrecha", lo que sugería que conseguiría ésta a través de su vida profesional. "Sus cejas eran como espadas y su frente ancha, como la de un tigre", signos ambos de carácter fuerte y aptitud para el mando. Su boca era "como el mar" y de ella emanaban las palabras con elocuencia. Sus ojos "tintineantes como la luz en un río rápido" evidenciaban su energía y vitalidad.[4]

Orígenes[editar]

El nombre original de Zheng He era Ma He (馬 和). Nació en la aldea Hedai, provincia de Yunnan.[5] Su padre Ma Haiji y su madre Weng tuvieron seis hijos, dos niños y cuatro niñas, de los que Ma He era el segundo varón.

Aunque chino de nacionalidad, Zheng He no pertenecía a la etnia china (han) sino que se incluía entre lo que en la Dinastía Ming se denominaba casta semu, que incluía todos aquellos que no fueran han, mongoles o extranjeros. Dentro de la casta semu, Zheng He perteneció a la subcasta de la etnia Hui, la única de importancia durante los Ming, y cuyas características son la práctica del islam y el uso del chino como lengua habitual.[6]

No se sabe exactamente cuándo se establecieron en China los antepasados de Zheng He. Según su familia eran parientes de Sayyid Ajjal Shams al-Din Omar, comandante de Genghis Khan que conquistó y gobernó la provincia de Yunnan y que era natural de Bujará (actual Uzbekistán).[7] No obstante lo único que puede decirse con cierta seguridad es que probablemente llegaron a Yunnan con la conquista de la provincia.[8]

La familia era musulmana (de hecho su nombre "Ma" es la adaptación china de Mahoma).[9] Tanto su padre como su abuelo habían viajado en peregrinaje a La Meca y Ma He habría escuchado los relatos de sus viajes a tierras lejanas. No se sabe si su padre seguía al servicio de la dinastía Yuan, aunque se dice que se dedicaban al pastoreo y que se habían empobrecido,[10] en todo caso murió en 1381, cuando las tropas de la nueva dinastía Ming entraron en la provincia.

Zheng He fue practicante del islam y se especula con la posibilidad de que intercediera a favor de sus hermanos de fe, pues los musulmanes estaban mal vistos en los comienzos de la dinastía Ming debido a que cumplieron el papel de recaudadores de impuestos en la anterior dinastía.[11] [12] Sin embargo se mostró respetuoso con las demás religiones con las que se encontró,[cita requerida] fundamentalmente el budismo y el taoísmo (principales religiones en China) y no dudó en seguir sus rituales cuando fue necesario.[cita requerida] Se cree que sus orígenes musulmanes fueron claves para que le escogieran como almirante de la Flota del Tesoro,[cita requerida] ya que en esos viajes se visitó Arabia y África, regiones donde se practica esta religión.

Entrada al servicio de Zhu Di y carrera militar[editar]

El Imperio Ming (sin estados vasallos) durante el reinado de Yongle.

Ma He fue capturado por las tropas Ming, castrado y recibió como eunuco el nombre de Ma Sanbao (馬三寶/马三宝 o 三保,[13] Sanbao = "tres joyas", en referencia a las tres exclamaciones piadosas del budismo).[14] Se le envió a servir a Zhu Di, príncipe de Yan y futuro emperador Yongle de 1403 a 1424, a Beiping, donde recibió su educación.[15] Ma He se convirtió en oficial del ejército y participó en la campaña invernal de Zhu Di en 1390 contra el líder mongol Naghachu.

Zheng He sirvió a Zhu Di durante su rebelión contra el emperador Jianwen (1399-1402). Debido a que Jianwen había prohibido a los eunucos participar en asuntos de Estado fueron muchos de éstos los que apoyaron a Zhu Di en la rebelión.[cita requerida] Como contrapartida por la ayuda que estaba recibiendo de los eunucos Zhu Di les permitió alcanzar altas cotas de poder, lo que benefició a Zheng He. Éste destacó en la defensa de Beiping en 1399 y fue uno de los comandantes de la expedición final contra la capital, Nankín. Tras la toma de la misma Zhu Di fue entronizado como emperador el 17 de julio de 1402 con el nombre de Yongle. El nuevo emperador otorgó a Ma He el nombre de Zheng He como recompensa a sus servicios. Se cree escogió ese nombre porque en los primeros días de la rebelión habían matado a su caballo en las afuera de Beiping, en un lugar llamado Zhenglunba.[16]

Zheng He participó posteriormente en el resto de expediciones militares de Yongle contra los mongoles en 1410, 1414, 1421 y 1423.

Introducción a las siete expediciones navales[editar]

Motivaciones[editar]

El mapa Kangnido (1402) es una muestra de los conocimientos geográficos chinos de la época. A la derecha de todo está Corea. China ocupa gran parte del mapa.

Sin duda, el motivo por el que es más conocido Zheng He es por haber comandado siete grandes expediciones navales al "Océano Occidental".

En mayo de 1403 Yongle ordenó a la provincia de Fujian la construcción de 137 buques. Tres meses después varias provincias más recibieron la orden de producir otros 200 buques. En octubre se dictó que 188 buques debían ser adaptados para la navegación en alta mar. En total, entre 1403 y 1407 un total de 1.681 naves de alta mar fueron construidas o remodeladas.[17] [18] Para cumplir las órdenes del emperador se construyeron unos inmensos astilleros en Longjiang, cerca de Nankín.

Los motivos que impulsaron a Yongle a emprender semejantes expediciones son diversos y no están del todo claros. Se citan los siguientes:

  • El principal motivo para emprender estas expediciones, sobre todo al principio, parece haber sido la intención de Yongle de aumentar el comercio marítimo.[19] Yongle consideraba que esto era muy provechoso, pues era una fuente de ingresos que no pesaba sobre los campesinos. Además, las conquistas de Tamerlán habían bloqueado el comercio por vía terrestre con Asia central.
  • Se había extendido el rumor de que el emperador Jianwen no había muerto, sino huido (no se pudo identificar su cuerpo en la toma de Nankín), por lo que estas expediciones podrían haber tenido como objetivo buscarle. Además, si Jianwen estaba vivo e intentando conseguir apoyo en el extranjero, enviar estas expediciones podía constituir una advertencia al extranjero de quién era el verdadero dueño de China.
  • Las expediciones tenían un marcado carácter diplomático, aspecto importante para Yongle, que también envió misiones diplomáticas a Tíbet, Nepal, Madrás, la corte de Tamerlán, Japón, Siam, Arabia, etc.[20]
  • Carácter de exploración, cartografía y protocientífico.[21] Especialmente importante era la búsqueda de animales y plantas exóticos con fines medicinales.[22] [23]
  • Yongle podía haber estado oponiéndose a la elite confuciana, que predicaba el aislacionismo.[cita requerida]
  • La construcción de grandes flotas no era ajena a la historia de China. A modo de ejemplo la Dinastía Song había confiado más en su armada que en su ejército para su defensa y en la segunda invasión de Japón por Kublai Khan habían participado unos 4.500 navíos.[24]
  • El carácter megalomaníaco de Yongle parece haber sido crucial.[cita requerida]

La Flota del Tesoro[editar]

Archivo:Zheng He's ship compared to Columbus's.jpg
Maquetas a escala de un Barco del tesoro y una de las carabelas de Colón.

Las expediciones de Zheng He contaron con muchos más barcos y de mayor tamaño que las europeas de la época.[cita requerida] Para cada viaje se utilizaron decenas de buques y en cada uno de sus viajes embarcaron aproximadamente unas 30.000 personas. Dado que el número de barcos varió mucho de una expedición a otra pero el de personas se mantuvo esencialmente constante, se supone que en las expediciones con más naves éstas eran más pequeñas. La Flota se organizaba en escuadras, que a veces viajaban por separado.

Los tipos de nave con los que contaba eran:

  • Barco del tesoro: (Bao suchuan) Eran los buques más grandes de la Flota, con nueve palos. No se sabe exactamente cuántos barcos del tesoro se construyeron ni cuántos iban en cada flota. Durante el reinado de Yongle hubo unos 250 barcos del tesoro y 62 fueron del tamaño más grande, aunque el novelista Lou Maotang sugirió que sólo fueron cuatro.[25] Su tamaño exacto es también objeto de debate ya que no se ha conservado ninguno. Los datos con los que se cuenta son los siguientes:
    • Las descripciones de la época (como el Ming Shi), que hablan de un tamaño de "44 zhang y 4 chi de longitud, 18 zhang de ancho". No se sabe a qué sistema métrico se referían, anteriormente se interpretaba que la longitud era de unos 137-150 metros, actualmente se toma como más probable que se empleara el sistema métrico de Fujian, que arroja un tamaño de 119-124 metros de largo y 49-51 de ancho.[26] [27] El hecho de que en algunas descripciones se utilizaran caracteres complejos en vez de simplificados lleva a pensar que se trataba de barcos excepcionalmente grandes.[27]
    • El hallazgo de un timón, a partir del cual se ha deducido una eslora de 164-183 metros.[28]
    • El tamaño de las atarazanas. Generalmente tenían entre 27 y 37 metros de ancho, pero había dos que alcanzaban los 64 metros. En cuanto a su longitud, ésta no sería problema ya que superaban los 450 metros de largo.[29]
    • Construcción de barcos de tamaño similar (e incluso mayores) en otras épocas de China.[30] [31]
    • La manejabilidad de los barcos: muchos autores recientes ponen en duda las cifras anteriores,[26] ya que consideran que con ese tamaño no serían manejables; por el contrario, afirman que los "Bao suchuan" serían de tamaño y diseño similares a los "Fuchuan".
  • Barcos caballo: (马船, Machuan) De ocho mástiles, 102 metros de largo y 41 metros de ancho. Se llamaban así porque transportaban caballos (y otros bienes) para, según la tradición china, mantener relaciones diplomáticas a través del intercambio de regalos o tributos. También llevaban suministros para la flota.
  • Cargueros: De siete mástiles, 77 metros de largo y 35 de ancho. Transportaban los víveres para la flota.
  • Tanques de agua
  • Transportes de tropas: De seis mástiles, 66 metros de largo y 25 metros de ancho.
  • Barco de guerra: (Fuchuan) De cinco mástiles y 50 metros de largo.
  • Patrullera: Buque de combate de ocho pares de remos y hasta 36 metros de largo.[25]

Los viajes navales[editar]

Las rutas de los viajes de Zheng He

Primer viaje[editar]

La primera expedición zarpó en otoño de 1405 con 317 barcos. Recalaron en la desembocadura del río Min, en Fujian, donde efectuaron reparaciones y esperaron a una tormenta. La primera visita la efectuaron en Champa, posteriormente se dirigieron a Palenbang (Sumatra). Con el riesgo que suponía la abundante presencia de piratas en el Estrecho de Malaca. Visitaron también Java y Prosiguieron hasta Sri Lanka, donde fueron recibidos -según fuentes chinas- de forma fría y arrogante. Finalmente llegaron a su destino: Calicut, ciudad estado de la India cuyo gobernante la había declarado puerto libre y que causó en los chinos buena impresión. En Calicut los chinos escucharon por primera vez la existencia de "Mouxia" (Moisés), que ubicaron erróneamente en la ciudad y creyeron formaba parte de la religión hinduista.[cita requerida]

Tras intercambiar mercancías, la flota inició el regreso a China en abril de 1407. En el estrecho de Malaca se enfrentó al pirata Chen Zuyi y lo capturó. Ya de nuevo en el Mar de China la flota se vio en medio de un tifón. La tripulación, espantada, solicitó ayuda a la diosa Tianfei. Apareció una "linterna mágica" en el mástil (probablemente un Fuego de San Telmo) y, poco después, el mar se calmó. Para Zheng He el fenómeno fue un milagro de la diosa. Poco después llegaron a China.[32]

Segundo viaje[editar]

Un fragmento del mapa de Mao Kun (impreso en el Wubei Zhi, de finales de la dinastía Ming), que fue utilizado como carta de navegación.

Tras el retorno de la Flota, Yongle ordenó que se volviera a organizar una expedición, cuyo objetivo principal sería devolver a los embajadores extranjeros a sus lugares de origen. No está claro si Zheng He participó en este segundo viaje o si, por el contrario, permaneció en China, tal vez reparando el templo de Tianfei en Meizhou.[33] [34] De no haber viajado en la expedición, ésta habría sido comandada por los eunucos Wang Jinghong y Hou Xian. Comenzó a finales de 1407 o comienzos de 1408. Contaba con 68 barcos, menor número que el anterior viaje ya que -entre otros motivos- no se consideró necesario llevar tantos barcos de guerra. Repitió básicamente los mismos pasos que el anterior, visitando Siam, Java, Deli, Ahceh, Cochin y Calicut. Esta expedición estuvo marcada por su carácter político ya que los chinos intervinieron en las disputas entre siameses y khemeres, además de participar en la elección del nuevo rey (zamurin) de Calicut: Mana Vikranam.[35]

Tercer viaje[editar]

La Torre de porcelana de Nankín, construida tras la tercera expedición de Zheng He con el dinero obtenido gracias al comercio.

El tercer viaje comenzó en 1409 con 48 barcos. Los principales oficiales de la Flota (además de Zheng He) fueron Wang Jinghong y Hou Xian.[36] A bordo viaja el cronista Fei Xin (que también lo hará en el quinto[37] y el séptimo viaje.

Hicieron una breve parada en Taiping y luego siguieron hasta Champa (actual Vietnam) y Temasek (actual Singapur).

Posteriormente llegaron a Malaka. Los chinos, que deseaban mantener un equilibrio de poder entre Malaka, Siam y Java que garantizara la estabilidad en la región,[cita requerida] entregaron un nuevo sello al rey Parameswara de Malaka, que simbolizaba el reconocimiento chino de su soberanía (el anterior había sido robado por siameses).[36]

Prosiguieron hasta Semudera (Sumatra) y llegaron después hasta Sri Lanka. La Flota llevaba una lápida conmemorativa de Buda, Alá y una deidad hindú, que querían erigir en la isla como muestra de respeto a las costumbres locales. Además, ofrecieron cuantiosos donativos a las tres religiones (en partes iguales).[38] [39]

La isla estaba dividida en cuatro facciones: al norte los tamiles hindúes, un usurpador musulmán y el legítimo gobernante cingalés de Kotte, Vijaya Bahu VI. En esa época convulsa los cingaleses desconfiaban de los extranjeros y uno de sus líderes locales, Nissanka Alagakkonara (o Alakeswara), al encontrarse con los enviados chinos rehusó aceptar la soberanía china en la isla y erigir la lápida conmemorativa. Alakeswara, que anhelaba además hacerse con el trono de Vijaya Bahu VI, luchó contra ellos y, tras una breve escaramuza, los obligó a volver a sus barcos.[40]

La Flota prosiguió su viaje hasta Quilon, Cochin y Calicut. Al volver decidieron vengar el agravio cometido por los cingaleses. Lo que sucedió a continuación es objeto de discusión:

  • Según las fuentes chinas Alakeswara solicitó a Zheng He el pago de un tributo, a lo que éste se negó. Alakeswara envió entonces un ejército de 50.000 soldados a cortar la comunicación de Zheng He -y el ejército de 2.000 soldados que le acompañaba- con la Flota. Zheng He, dándose cuenta de que casi todas las fuerzas cingalesas le cortaban el paso, dio media vuelta y marchó contra la capital. Tras tomar la ciudad y capturar a Alakeswara, Zheng He consiguió marchar sin problemas a la costa. Alakeswara fue llevado a Nankín, donde se le perdonó por su "ignorancia" y se ordenó que "uno de sus sabios seguidores" gobernara en su lugar. Las fuentes chinas no dan más detalles y parecen confundidas sobre la estructura de poder en la isla, hasta el punto de que no queda del todo claro si fue Alakeswara, Vijaya Bahu VI o ambos quienes estuvieron en Nankín.
  • Los cingaleses explican que Zheng He llegó con la intención de deponer al rey Vijaya Bahu VI e instalarse él mismo como soberano de Kotte. Alakeswara estableció una alianza con Zheng He para derrocar al rey y fue este quien viajó a China. Cuando Vihaya Bahu VI volvió a Sri Lanka fue asesinado en secreto por Alakeswara, que se convirtió así soberano de la isla.[41] [42]

Sin embargo ambas fuentes concuerdan en que el sagrado diente de Buda que se conservaba en Sri Lanka fue llevado a China. Las fuentes chinas no explican cómo ni por qué llegó allí. Los cingaleses indican que los chinos deseaban hacerse con la reliquia, pero eso no concuerda con el respeto que habían mostrado los chinos con las religiones de la isla. Es posible que fuera el rey Vijaya Bahu VI quien llevara voluntariamente el diente hasta China para convencer al emperador de que era el legítimo soberano o para impedir que cayera en manos de Alakeswara. En todo caso, cuando el rey volvió a la isla, el diente retornó con él.[43]

Como clara constancia del viaje se conserva la lápida china, erigida finalmente cerca de la ciudad de Galle.[44]

En 1412, con el dinero obtenido del comercio, se inició la construcción de la Torre de porcelana en Nankín, de casi 80 metros de alto. Además de la torre en sí, los jardines que la rodeaban contaban con plantas y animales obtenidos gracias a las expediciones de Zheng He. La torre fue destruida durante la rebelión Taiping en 1856.[45]

Cuarto viaje[editar]

Jirafa con asistente (1414), de Shen Du

Hasta ese momento las Flotas habían cumplido sus objetivos de mejorar las relaciones comerciales con el sureste asiático.[cita requerida] A partir de este momento Yongle ordena la exploración de Arabia y África, lugares que, si bien no eran desconocidos para los chinos,[46] no habían sido nunca explorados sistemáticamente. Para muchos, es el carácter megalomaníaco de Yongle el que promueve este nuevo y ambicioso objetivo.[47] [48]

Aunque la orden de zarpar se dio en diciembre de 1412, Zheng He no partió de Nankín hasta enero de 1414. La flota constó de 63 buques y entre sus tripulantes contó por primera vez con el cronista y traductor de árabe Ma Huan.[48]

La Flota mantuvo su rumbo habitual hasta la India, recalando en Champa, Java, Sumatra, Malasia, Maldivas, Sri Lanka y la India. Parte de la Flota, comandada por el eunuco Yang Min, se separó de la principal y se dirigió hacia el reino de Bengala.

En la ciudad de Semudera (llamada por los chinos Liuqiu) en Sumatra el caos interno provocó la intervención de Zheng He. El rey del momento debía afrontar un aspirante. El emperador Yongle decidió que lo mejor era dejar en el trono al rey y le envió a él los regalos; eso enfadó al aspirante Sekander, que atacó a Zheng He. En esta ocasión el marino chino tenía una buena excusa para combatir y capturó a Sekander, que fue enviado a China.

Desde las Maldivas, la flota principal de Zheng He zarpó hacia Ormuz, ciudad que impresionó a los chinos por sus riquezas. Allí encontró embajadores de África, a los que convenció para que se unieran a su flota y presentaran sus respetos a Yongle.

Mientras tanto la flota secundaria de Yang Min había vuelto a China en 1414 llevando como invitado al rey de Bengala, Saifu'd-Din. El rey llevó consigo un curioso presente al emperador chino. Se trataba de una jirafa, que los chinos creyeron que se trataba de un qilin, animal mitológico que aparecía sólo cuando existía un buen gobierno, por otra parte, fue un qilin el ser que anunció a una mujer virgen que tendría un hijo, el cual según la mitología china corresponde a Confucio, por lo que el emperador al ver éste animal considero que definitivamente el cielo y los dioses favorecían su reinado. En la corte muchos, incluido Yang Min, felicitaron a Yongle por ese buen augurio pero este, aunque complacido, rehusó las felicitaciones y manifestó que el mérito era del anterior emperador.[49] Además del qilin aparecieron otros animales fabulosos como caballos celestiales (cebras) y ciervos celestiales (antílopes).[50]

En verano de 1415 Zheng He volvió a China con la flota principal. El rebelde Sekander fue presentado al emperador, que ordenó su ejecución. Los embajadores de Malindi también trajeron una jirafa, lo que produjo una nueva solicitud del Ministro de Ritos para hacer un acto ceremonial de felicitación por la aparición de un nuevo qilin, pero Yongle tampoco aceptó esta vez.[51]

Quinto viaje[editar]

El 28 de diciembre de 1416 Yongle ordenó a Zheng He preparar un nuevo viaje. Los objetivos del mismo serían devolver los embajadores a sus países de origen y proseguir hasta África para establecer relaciones comerciales. Además, llevaba un sello de reconocimiento para el rey de Cochin y así mantener un equilibrio de poder con la otra ciudad india de la costa malabar, Calicut (Calcuta).

La Flota se detuvo en Quanzhou para cargar porcelana y, después, en 1417 comenzó su viaje. Se repitió aproximadamente la misma ruta: Champa; Java; Palembang, Semudera y Atjeh en Sumatra; Pahang y Malacca en Malasia; Maldivas; Sri Lanka; Cochin y Calicut en India. Volvieron a Ormuz y después visitaron por primera vez Adén, cuyo reino abarcaba el sur de la Península Arábiga hasta La Meca. La Flota fue bien recibida por el sultán de Adén, que posiblemente vio a los chinos como unos deseables aliados frente al expansionismo de los mamelucos de Egipto.[52] Parece ser que parte de la Flota se separó de la principal para efectuar una visita a la ciudad santa de La Meca.[cita requerida]

Tras zarpar de Adén, la Flota se encaminó al sur, visitando por primera vez las costas africanas. Devolvió a los embajadores de Mogadiscio, Brawa (en Somalia) y Malindi. En esas costas habita una población hablante de suajili, producto de la mezcla de mercaderes con la población autóctona. Dichos mercaderes eran africanos, árabes, persas e indios pero los nativos, desconfiados porque sufrían frecuentes incursiones, no recibieron de buen grado a Zheng He y su flota. De hecho Fei Xin los calificó de "revoltosos".[53]

En la ciudad de La-sa (Somalia) se produjo uno de los momentos más controvertidos de los viajes de Zheng He. Según el novelista Luo Maodeng, Zheng He ordenó atacar la ciudad con armas de fuego hasta que obtuvo su rendición.[53] Sin embargo esta afirmación no goza de credibilidad para la mayor parte de los historiadores pues,[cita requerida] aunque la obra de Maodeng se basa en los escritos de un oficial de Zheng He (Gong Zhen) cabe recordar que se trata de una novela, se aparta de la política de Zheng He[54] y, además, las ciudades-estado africanas de aquella época carecían de defensas.

La Flota volvió a China el 15 de julio de 1419. Los embajadores extranjeros causaron sensación en la corte por su extrañeza. Además, llevaron un nuevo qilin.

Sexto viaje[editar]

El origen del sexto viaje es la orden de Yongle de devolver a los embajadores a sus países de origen en primavera de 1421, aunque se comenta que ese viaje estuvo impulsado en gran medida por la exploración y curiosidad en mayor medida que otros viajes anteriores.[cita requerida] Hay que tener en cuenta que, aunque China había mantenido relaciones comerciales con África anteriormente, seguía siendo para ellos una tierra nueva. La Flota se dividió en Semudera. Zhou Man condujo la flota principal a Adén y África, mientras que Zheng He volvió a China, donde se encontraba ya en noviembre de ese mismo año. El motivo del rápido regreso de Zheng He pudo haber sido la asistencia a la inauguración de la Ciudad Prohibida de Beijing (Pekín), que ya era capital oficial desde 1420. La flota principal no regresó hasta un año después.[55]

Suspensión temporal de los viajes[editar]

A pesar de que en esos momentos China controlaba el Mar de China y gran parte del Océano Índico, diversos motivos iban actuando para provocar el final de los grandes viajes de la Flota del Tesoro:

Molde de madera de imprenta china del siglo XVII que se supone representa los barcos de Zheng He.
  • En gran medida los viajes eran producto de la personalidad megalomaníaca de Yongle y no era seguro que sus sucesores mantuvieran esa política.
  • Los orígenes humildes de los Ming les hicieron recelar en un principio de la clase dirigente confuciana.[cita requerida] Sin embargo, con el paso del tiempo, era previsible que la influencia de éstos fuera en aumento.[cita requerida]
  • La reinauguración del Gran Canal en 1416[56] hizo innecesario el transporte de comida y mercancías entre el Yangtsé y el Huangho por vía marítima, lo que contribuyó a la decadencia de la construcción naval.[57]
  • El reinado de Yongle, caracterizado al principio por grandes éxitos militares y económicos, se vio envuelto después en diversos problemas que minaron la capacidad del Imperio:
    • Sus últimas campañas contra los mongoles no tuvieron éxito.[cita requerida]
    • Yongle conquistó Anam (norte de Vietnam), pero la nueva provincia se rebeló y se enzarzó en una guerra inacabable.[cita requerida]
    • Aparición de un severo déficit presupuestario, producto tanto de un excesivo gasto como de una disminuida capacidad de recaudación (por ejemplo, el sistema de colonias militares dejó de funcionar bien a partir de la mitad de su reinado y el ejército pasó de ser excedentario de comida a precisarla).[cita requerida]
    • Estallido de epidemias y hambrunas.[cita requerida]
    • La inflación fue en aumento, lo que produjo que los billetes Ming ya no fueran fácilmente aceptados en el extranjero.[cita requerida] Para mantener el comercio exterior a China le hubiera sido preciso pagar con metales preciosos, algo que resultaba poco atractivo.[cita requerida]
  • El traslado de la capital de Nankín a Pekín, iniciado en 1415 y culminado en 1420, que supuso un gran gasto[58] y situó el centro de poder del país en el interior.
  • El incendio de la Ciudad Prohibida (09-05-1421), que al ser alcanzada por un rayo, fue interpretado como una señal de que el emperador estaba perdiendo el Mandato del Cielo y por lo tanto debía cambiar su política.[59]

El 7 de septiembre de 1424 falleció el emperador Yongle y ascendió al trono su primogéntio, Gaozhi, que adoptó el nombre de Hongxi. Gobernó de 1424 a 1425 y decidió reprimir la influencia de los eunucos en la corte y restaurar la de los confucianistas.[cita requerida] Su corto reinado se caracterizó por el deseo de disminuir la presión fiscal sobre la población.[cita requerida] Su primer decreto, emitido el mismo día de su coronación, dejó clara su actitud contraria a la continuación de los viajes:

Todos los viajes de los barcos del tesoro deben pararse. Se ordena a todos los barcos anclados en Taicang volver a Nankín y todos los bienes en los barcos deben devolverse al Departamento de Asuntos Internos y almacenarse. Si hubiera alguna delegación extranjera deseando regresar a casa, se les proveerá de una pequeña escolta. Aquellos oficiales que se encuentren actualmente en el extranjero deben regresar a la capital inmediatamente... y a todos aquellos a los que se haya ordenado ir en futuros viajes se les ordena regresar a sus hogares.
(...)
Se debe detener inmediatamente la construcción y reparación de los barcos del tesoro. La recogida de tielimu (una madera dura) se debe debe hacer tal y como fue en tiempos del emperador Hongwu. Todas las recolecciones adicionales se deben detener. Todos los envíos oficiales al extranjero (con la excepción de los ya entregados) y la fabricación de monedas de cobre, compra de almizcle, cobre en bruto y seda en bruto se deben detener... [y] todos aquellos involucrados en la compra deben volver a la capital.[60]

Hongxi cortó el poder de los eunucos y, aunque quitó a Zheng He la responsabilidad al mando de la Flota del Tesoro, puso bajo su cargo el ejército en la provincia de Nankín, donde pretendía trasladar de nuevo la capital. Era un puesto de gran importancia y no está claro por qué concedió a Zheng He semejante responsabilidad. En los siguientes meses Zheng He supervisó la finalización del templo de Bao'en y las reparaciones de las futuras estancias imperiales.[61]

Séptimo viaje[editar]

Hongxi murió apenas nueve meses después de haber subido al trono y cedió el trono a su hijo mayor Zhu Zhanji, que adoptó el nombre de Xuande. El estilo de gobierno del nuevo emperador combinó el de su padre y el de su abuelo. Aunque mantuvo los consejeros confucionistas, repuso en su cargo a muchos eunucos.[cita requerida] Al igual que su padre, intentó mantener los impuestos bajos y evitó las aventuras militaristas, pero también deseó mantener intensas relaciones diplomáticas y comerciales.[cita requerida]

Hongxi estaba preocupado porque el comercio tributario había declinado desde el sexto viaje y la pérdida de influencia en el exterior.[62] Así el 29 de junio de 1430, al poco tiempo de la muerte de Xia Yuanji, uno de los más firmes detractores de los viajes, ordenó iniciar los preparativos de una nueva expedición.

Los preparativos llevaron más tiempo que en anteriores ocasiones debido al parón de seis años. Se trató de la mayor de todas las expediciones, con más de 300 barcos.[cita requerida]

El objetivo principal de la expedición eran restaurar la tranquilidad en los mares. Los nombres de los barcos son una buena muestra de ello: Pura Armonía, Tranquilidad Duradera o Amable Descanso.[63]

Antes de zarpar Zheng He erigió dos tablas (una en la desembocadura del Yangtsé y la otra en la desembocadura del Min) en las que se relataban los logros de sus viajes.

La Flota zarpó de Nankín el 19 de enero de 1431, pero se detuvo en Jiangsu y Fujian para repostar y reclutar tripulantes. Finalmente salió de China el 12 de enero del año siguiente y se detuvo en Qui Nhon (Vietnam), Surabaja (Java), Palembang (Sumatra), Malaka, Semudera (Sumatra) y Sri Lanka. Finalmente llegaron a Calicut (Calcuta, en India) el 10 de diciembre de 1432.

De allí se dividieron en dos grupos. Hong Bao llevó una flota a África, llegando tan hacia el sur como Kenia y Mozambique. Dos barcos intentaron descargar mercancías en Adén, pero fueron mal recibidos por tensiones políticas locales. Se dirigieron entonces a Jidda y Dhurfar, desde donde Ma Huan asegura haber ido a La Meca y Medina aunque, dado que sus descripciones contienen diversos errores, se duda de que realmente estuviera allí.[64] [65] Una vez hecho esto se reunieron con el resto de la Flota en Calicut y emprendieron el regreso a China.

Parece ser que Zheng He no visitó Arabia ya que eso, como musulmán, hubiera sido escrito en las crónicas. En su lugar es probable que motivos de salud hicieran que se quedara en Calicut y que Ma Huan le acompañara. Sí que parece claro que murió en el viaje de regreso a China y su cuerpo arrojado al mar, ya que eso es lo que asegura su familia y, además, en esas fechas se celebró un funeral de cuerpo ausente en Semarang. Sin embargo, sus zapatos y una brizna de sus cabellos fueron llevados a Nankín para ser enterrados en una cueva budista. En Nankín (colina de Niushou) se erigió una lápida funeraria musulmana, pero no se ha encontrado en ella ningún resto humano u objeto.[65] La tumba fue restaurada en 1985.

La Flota llegó a China en julio de 1433 y los embajadores fueron presentados al emperador en septiembre, portando regalos (entre ellos cinco nuevos qilin). Hongxi pudo contemplar con satisfacción cómo se restauraba el comercio tributario, pero murió en 1435 tras una breve enfermedad.

Descendientes[editar]

Evidentemente, como eunuco castrado antes de la pubertad, Zheng He no tuvo descendiencia biológica. Sin embargo adoptó a Zheng Haozhao, uno de sus sobrinos que, aunque no pudo heredar los títulos de su padre adoptivo, sí pudo hacerlo con las propiedades. Es por eso que hoy en día existen personas que afirman ser "descendientes" de Zheng He.[66]

Consecuencias[editar]

Razzias de los wukou en el siglo XVI.

Mucho se ha especulado con qué habría sucedido si China hubiera mantenido las expediciones navales, pero la realidad es que finalizaron de forma abrupta. Además de los motivos enunciados anteriormente, el Imperio Ming se encontró con asuntos más urgentes. Al norte, los mongoles constituían una amenaza creciente. La economía se hundió a mediados del siglo XV y la inflación convirtió a los billetes Ming en poco fiables, por lo que en el extranjero se dejó de aceptarlos y se exigió el pago mediante bienes materiales, condiciones que resultaban menos atractivas para los chinos.

El nuevo emperador, Jungtong apenas tenía siete años cuando ascendió al trono, por lo que fue un mero títere en manos de los eunucos. En 1449 el emperador fue capturado por los mongoles. Los confucianos, que culpaban a los eunucos del desastre, aconsejaron deshacerse de ellos. Tras diversas purgas, se prohibió a los eunucos participar en el comercio ultramarino. Eventualmente se prohibió incluso la construcción de buques con más de dos palos y la navegación marítima[67] (edicto Hai Jin). Estas medidas restrictivas terminaron mostrándose contraproducentes ya que disminuyeron los ingresos comerciales y forzó a la población de la costa a practicar el contrabando. La actividad ilegal y la reducción de la Armada (en 1477 sólo quedaba un tercio de los buques de guerra) atrajo a los piratas (denominados wukou o "piratas japoneses" a pesar de que la proporción de chinos fue creciendo hasta hacerse mayoritarios en el s. XVI), que causaron grandes destrozos. Los wukou sólo entraron en declive cuando, con la llegada de los portugueses, China relajó sus medidas contra al comercio extranjero (además de otros factores, como creciente descoordinación entre los wukou,[68] la competencia directa de los portugueses y medidas tomadas desde Japón y Corea).

Los viajes supusieron un gran impulso para la diáspora china que, bien fuera a través del comercio o por deserciones, se estableció en las costas comprendidas entre China e India.

La influencia de Zheng He en la expansión portuguesa por el Océano Índico es objeto de discusión. Algunos afirman que los viajes de Zheng He contribuyeron involuntariamente a la expansión portuguesa ya que los chinos actuaron generalmente de forma pacífica y eso predispuso a los nativos a acoger de buen grado a futuros visitantes. Otros objetan que los nativos se mostraron poco impresionados ante los portugueses (algo bastante comprensible si se comparan las expediciones chinas con las portuguesas), por lo que los viajes de Zheng He habrían dificultado la expansión lusa.[69]

Ecos culturales[editar]

Barcos de diversas nacionalidades, tal y como aparecen en el mapa de Fra Mauro (1459). Obsérvese que los barcos chinos son notoriamente diferentes y más grandes que los demás.

Mundo[editar]

La revista Life ubicó a Zheng He en el puesto 14 de las personas más importantes del último milenio.[cita requerida]

China[editar]

Con el paso del tiempo, el recuerdo de Zheng He y sus viajes se fue desvaneciendo, cuando no directamente eliminado, y las opiniones respecto a su figura resultaron negativas, pues entraba en directo enfrentamiento con la política confuciana. En 1477 el eunuco Wang Zhi intentó reactivar las expediciones navales. Al solicitar información sobre Zheng He y sus viajes el viceministro de guerra, Liu Daxia, informó que los registros de los viajes se habían perdido. Sin embargo las declaraciones de Liu Daxia, fuertemente crítico con los viajes, permiten deducir que probablemente fue él quien ordenó su destrucción u ocultación para evitar más "despilfarros" al país.[70] [71]

A pesar de eso, la decadencia de la dinastía Ming hizo que los chinos buscaran figuras históricas que representaran mejores tiempos. Por eso la figura de Zheng He reemerge en los siglos XVII y XVIII, convirtiéndose en una especie de santo patrón de los emigrantes chinos.[72]

Zheng He y sus viajes fueron asiduamente relatados en las crónicas de la época. Además, inspiró dos obras literarias:

  • El romance del eunuco de las tres joyas y el Océano Occidental (三宝太监西洋记通俗演义), o simplemente El Romance del Océano Occidental (西洋记 Xi Yang ji) de Luo Maodeng, 1597. Si bien contiene información veraz, se considera novela histórica e incluye pasajes completamente ficticios,[73] como un viaje al ultramundo. En ella Zheng He aparece en ocasiones como un comandante cruel, que bombardea ciudades enemigas y asesina a inocentes.[74]
  • (Obedeciendo las órdenes del emperador) [el eunuco de] las tres joyas va al Océano Occidental (奉天命三保下西洋, Feng tian ming san bao xia Xiyang) Anónimo de 1615.

Zheng He también supervisó la construcción de los astilleros de Nankín, que aún funcionan actualmente.

Con el dinero y bienes aportados por las expediciones se construyó la torre de porcelana de Nankín, destruida cuatro siglos después durante la rebelión Taiping.

Los viajes aumentaron enormemente el conocimiento que tenían los chinos del extranjero. Entre esos conocimientos se encuentran contactos directos con los musulmanes y los cristianos, aunque en ambos casos se asignó el origen de estas religiones en la India[75] (pues ellos extendían esta denominación a todo el Oriente Medio). De hecho Zheng He no se dio cuenta de que Arabia estaba mucho más lejos de la India hasta que no llegó a esta última; a pesar de esto se mantuvo la denominación de "India Occidental" para Arabia.

Resto de Asia[editar]

Hay una leyenda muy popular en Malasia según la cual Zheng He navegó a Malaca en el siglo XV y trajo consigo una princesa de China, llamada Hang Libo. Ella habría de desposar al rey de Malaca. La princesa fue con sus 1.500 sirvientes y 5.000 vírgenes chinas, quienes se asentaron eventualmente en Bukit Cina en Malaca y cuyos descendientes son el núcleo de la comunidad china actual, conocidos como Baba (el título masculino) y Nyonya (el título femenino). Sin embargo este relato no figura en los anales chinos y en el gran cementerio chino de la ciudad sólo dos tumbas son de la época Ming.[76] Por los datos del cronista chino Fei Xin y los relatos portugueses parece que, en realidad, el sultán de Malaca desposó una china descendiente de marinos que habían desertado.[77]

En diversos lugares del sureste de Asia, como Sri Lanka, Java y Malaka se conservan templos dedicados a él donde se le venera como una deidad.[73]

Australia[editar]

Cuando los primeros europeos llegaron al noroeste de Australia los nativos explicaron que, tiempo atrás, habían sido visitados por los "baijini". La evidencia (restos de barcos, cultivo de arroz, construcciones, vestimenta, etc.) apunta claramente al origen chino de los baijini y a que estos habrían visitado Australia desde la dinastía Han. Gracias a los registros de Fei Xin se sabe que las flotas de Zheng He pasaron por Timor. No sería descabellado suponer que algún barco llegara a Australia, si bien no existe constancia de ello.[78]

Europa[editar]

Dibujo del "junco" que bordeó el Cabo Diab en 1420, según el mapa de Fra Mauro (el sur está arriba).

En Europa hubo un leve conocimiento de las exploraciones de Zheng He pero muy difuminada por los años. En África los nativos les explicaron que años atrás les habían visitado flotas de barcos muy grandes.[cita requerida]

Los primeros portugueses que llegaron a la India oyeron hablar de los viajes chinos, pero en aquella época los indios ya no fueron capaces de dar detalles de la procedencia real de los visitantes. El mejor testimonio lo dio Girolamo Sernigi,[cita requerida] que escribió en 1499 que a Calicut habían llegado unos 80 años antes flotas de los "cristianos blancos". La descripción que le dan hace que Sernigi los identifique como alemanes o, más probablemente, rusos.

En el atlas de Fra Mauro hay dos inscripciones que podrían indicar que algún barco de las expediciones de Zheng He (o al menos un navío chino) dobló el Cabo de Buena Esperanza. Las dos explican básicamente la misma historia, una de ellas dice:

En el año 1420 un buque o junco de las Indias cruzó directamente el Océano Índico en la dirección de las Islas de los Hombres y las Mujeres, más allá del Cabo Diab [...] 2.000 millas después las condiciones empeoraron y volvió en 70 días al Cabo Diab.

El terremoto de Lisboa de 1755 destruyó gran parte de los documentos portugueses de la época de Zheng He.

Mundo musulmán[editar]

Algunos estudiosos apuntan a que la figura de Simbad podría haberse inspirado en Zheng He.[cita requerida] Avalarían esta hipótesis la similitud fonética entre Simbad y Sanbao y el hecho de que ambos habrían realizado un total de siete viajes.

Una tribu de Kenia, los bajuni, podría ser (al menos parcialmente) descendiente de marinos chinos. Apoyan esta hipótesis las declaraciones de los nativos, así como similitudes fonéticas entre palabras chinas y algunas palabras bajuni. Es de destacar, además, el gran parecido existente entre el nombre "bajuni" y el "baijini" que mencionan los aborígenes australinos.[79]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. When China ruled the seas, pág. 146
  2. When China ruled the seas, pág. 64
  3. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 33-34
  4. When China ruled the seas, pág. 87
  5. Embajada de China en Venezuela
  6. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 35
  7. When China ruled the seas, pág. 62
  8. Perpetual Hapiness (the Ming Emperor Yongle), pág. 38
  9. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 36
  10. Discovery Channel leído el 01-09-2007
  11. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 36
  12. When China ruled the seas, pág. 147-148
  13. Las dos formas 三寶 (三宝, en cácteres simplificadas) y 三保 se encuentran en documentos históricos. Vea e.g. Xiang Da (向达), 《关于三宝太监下西洋的几种资料》(Sobre algos tipos de materiales sobre los expediciones del Gran Eunuco Sanbao al Oceáno Occidental),en 《郑和研究百年论文选》(Cien años de los estudios de Zheng He: Escritos seleccionados) ISBN 7-301-07154-X, 2004, p.10
  14. Science and civilization in China, vol. 4 pág. 487
  15. When China ruled the seas, pág. 63
  16. When China ruled the seas, pág. 72
  17. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 53
  18. When China ruled the seas, pág. 75-76
  19. When China ruled the seas, pág. 88
  20. Chinese science and civilization, vol. 4 pág. 491
  21. Chinese science and civilization, vol. 4 pág. 489
  22. When China ruled the seas, pág.83
  23. When China ruled the seas, pág. 112
  24. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 52
  25. a b When China ruled the seas, pág. 82
  26. a b Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 55
  27. a b When China ruled the seas, pág. 80
  28. Science and civilization in China, vol. 4 pág. 481-482
  29. When China ruled the seas, pág. 77
  30. Science and civilization in China, vol. 4 pág. 481
  31. When China ruled the seas, pág. 80-81
  32. When China ruled the seas, pág. 87-102
  33. Science and civilization in China, vol. 4, pág. 489
  34. When China ruled the seas, pág. 103-104
  35. When China ruled the seas, pág. 105-106
  36. a b When China ruled the seas, pág. 107
  37. When China ruled the seas, pág. 110&150
  38. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 96
  39. When China ruled the seas, pág. 112-113
  40. When China ruled the seas, pág. 114
  41. When China ruled the seas, pág. 115-116
  42. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 97-98
  43. When China ruled the seas, pág. 117
  44. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 100
  45. When China ruled the seas, pág. 121
  46. Chinese science and civilization, vol. 4 pág. 494-503
  47. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 119
  48. a b When China ruled the seas, pág. 137
  49. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 136
  50. When China ruled the seas, pág. 138-141
  51. When China ruled the seas, pág. 142-143
  52. When China ruled the seas, pág. 149
  53. a b When China ruled the seas, pág. 150
  54. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 139
  55. When China ruled the seas, pág. 151
  56. When China ruled the seas, pág. 144
  57. Church, 1995, p. 20
  58. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 147
  59. When China ruled the seas, pág. 157-159
  60. When China ruled the seas, pág. 164
  61. When China ruled the seas, pág. 164-165
  62. When China ruled the seas, pág. 167-168
  63. When China ruled the seas, pág.169
  64. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 125
  65. a b When China ruled the seas, pág. 172
  66. When China ruled the seas, pág. 165
  67. When China ruled the seas, pág. 174-177
  68. When China ruled the seas, pág. 186
  69. When China ruled the seas, pág. 20
  70. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 151
  71. When China ruled the seas, pág. 179-180
  72. When China ruled the seas, pág. 190
  73. a b Chinese science and civilization, vol. 4 pág. 494
  74. When China ruled the seas, pág. 189-190
  75. When China ruled the seas, pág. 170
  76. Zheng He and the Treasure Fleet, pág. 72
  77. When China ruled the seas, pág. 183
  78. When China ruled the seas, pág. 197-198
  79. When China ruled the seas, pág. 198-202
Bibliografía

Enlaces externos[editar]