Giraffa camelopardalis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Jirafa
Giraffen.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Giraffidae
Género: Giraffa
Especie: G. camelopardalis
Linnaeus (1758)
Distribución
Distribución de la jirafa, dividida por subespecies.
Distribución de la jirafa, dividida por subespecies.
Subespecies

9, véase texto

La jirafa (Giraffa camelopardalis) es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Giraffidae propio de África. Es la más alta de todas las especies de animales terrestres existentes. Puede alcanzar una altura de 5,8 metros y un peso que varía entre 750 y 1600 kg.[2]

Su área de distribución es disperso y se extiende de Chad en el norte hasta Sudáfrica en el sur, y de Niger en el oeste hasta Somalia en el este. Por lo general habita en sabanas, pastizales, y bosques abiertos. Su principal fuente de alimento se compone de las hojas del acacia, que ramonea en alturas inaccesibles para la mayoría de los demás herbívoros. Las jirafas adultas son depredadas por leones, y los terneros también por leopardos, hienas manchadas y perros salvajes. Las jirafas adultas no tienen fuertes vínculos sociales, aunque se agrupan en manadas abiertas y sueltas si llegan a estar moviéndose en la misma dirección general. Los machos establecen una jerarquía social mediante duelos conocidos como "necking", un combate en el cual utilizan el cuello como arma. Sólo los machos dominantes pueden acoplarse con las hembras; sólo las hembras se dedican a la cría de los terneros.

El nombre común 'jirafa' y primer término del nombre binomial Giraffa proviene del árabe الزرافة (ziraafa o zurapha), que significa "alta". El segundo término que da nombre a la especie camelopardalis proviene del griego καμηλοπάρδαλη camelopardale y del latín camelopardalis, que significa "camello leopardo". Julio César introdujo la primera jirafa en Europa traída de su campañas en Asia menor y Egipto donde conoció a Cleopatra. Sin tener claro qué animal era, los romanos la bautizaron cameleopardo, un cruce entre camello y leopardo, convirtiéndose en el nombre científico que se utiliza hasta hoy.

Por su apariencia peculiar, la jirafa fue una fuente de fascinación en diversas culturas, tanto antiguas como modernas, y apareció con frecuencia en pinturas, libros y dibujos animados. Fue clasificada como una especie bajo preocupación menor por la UICN, a pesar de que desapareció de muchas partes de su área de distribución original, y algunas subespecies fueron clasificadas como en peligro de extinción. Sin embargo, todavía existe un gran número de jirafas en los parques nacionales y reservas de caza

Etimología[editar]

El nombre de "jirafa" tiene sus orígenes más antiguos conocidos en la palabra árabe zarafa (زرافة), y posiblemente de alguna lengua africana.[3] El nombre se traduce como "caminante rápido".[4] La palabra árabe se derivó posiblemente de geri, el nombre somalí del animal.[5] La forma italiana, giraffa, surgió en la década de 1590.[3] Hubo varios deletreos diferentes en inglés medio, como jarraf, ziraph, y gerfauntz.[3] La forma del inglés moderno, giraffe[6] se desarrolló en torno a 1600 desde el francés girafe.[3] El nombre específico de la especie, camelopardalis, viene del latín.[7]

Otros nombres africanos para la jirafa incluyen Kameelperd (afrikáans),[8] ekorii (Ateso), kanyiet (elgon), nduida (gikuyu), tiga (kalenjin y luo), ndwiya (kamba), nudululu (kihehe), ntegha (kinyaturu), ondere (lugbara), etiika (luhya), kuri (ma'di), oloodo-kirragata o olchangito-oodo (masái), lenywa (meru), hori (pare), lment (samburu) y twiga (swahili y otros) en el este;[9] :313 y tutwa (lozi), nthutlwa (shangaan), indlulamitsi (siswati), thutlwa (sotho), thuda (venda) y ndlulamithi (zulú) en el sur.[8]

Taxonomía y evolución[editar]

La jirafa pertenece al suborden Ruminantia, y muchos Ruminantia fueron descritos desde mediados del Eoceno en Asia Central, el Sudeste de Asia, y América del Norte. Las condiciones ecológicas durante este período pueden haber facilitado su rápida dispersión.[10] Junto con el okapi, la jirafa es una de las dos especies existentes de la familia Giraffidae. Anteriormente la familia fue mucho más amplia ya que cuenta con más de 10 géneros fósiles descritos. Sus parientes más cercanos conocidos son los climacocerátidos, ahora extintos. Estos, junto con la familia Antilocapridae (cuya única especie existente es el berrendo), pertenecen a la superfamilia Giraffoidea. Estos animales evolucionaron durante el Mioceno a partir de la familia extinta Palaeomerycidae en el centro-sur de Europa, hace 8 millones de años (Ma).[10]

Aunque algunos jiráfidos antiguos, como Sivatherium, tenían cuerpos masivos y compactos, otros, como Giraffokeryx, Palaeotragus (el posible ancestro del okapi), Samotherium y Bohlinia eran más alargados.[10] Bohlinia penetró en China y el norte de la India en respuesta al cambio climático. A partir de ahí evolucionó el género Giraffa, que entró en África hace aproximadamente 7 millones de años. Otros cambios climáticos causaron la extinción de las jirafas de Asia, mientras que las jirafas africanas sobrevivieron, desarrollándose en varias nuevas especies. G. camelopardalis surgió hace aproximadamente 1 Ma en África oriental durante el Pleistoceno.[10] Algunos biólogos sugieren que la jirafa moderna desciende de G. jumae;[11] otros mantienen que G. gracilis es un candidato más probable.[10] Se cree que el principal motor de la evolución de las jirafas fue la transformación de extensos bosques a hábitats más abiertos, un proceso que comenzó hace 8 Ma.[10] Algunos investigadores plantearon la hipótesis de que el nuevo hábitat conllevó una dieta diferente, incluyendo las hojas de Acacia, lo que puede haber expuesto los antepasados de la jirafa a toxinas que causaron altas tasas de mutación y una mayor velocidad de evolución.[12]

La jirafa fue descrita por primera vez en 1758 por Carlos Linneo, quien le dio el nombre binomial Cervus camelopardalis. Morten Thrane Brünnich clasificó el género Giraffa en 1772.[13] En el siglo XIX, Jean-Baptiste Lamarck sugirió que el largo cuello de la jirafa es una "característica adquirida", desarrollada cuando generaciones de jirafas ancestrales se esforzaron por alcanzar las hojas de árboles altos.[14] Esta teoría fue finalmente rechazada, y los científicos creen ahora que el cuello de la jirafa se alargó por la selección natural darwiniana, es decir que jirafas ancestrales con cuellos largos tenían una ventaja competitiva que les permitió reproducirse mejor y transmitir sus genes con mayor éxito.[14]

Subespecies[editar]

"Rangos geográficos aproximados, patrones del pelaje, y vínculos filogenéticos entre algunas subespecies de la jirafa a partir de secuencias de ADN mitocondrial. Los puntos coloridos en el mapa representan localidades de muestreo. El árbol filogenético es un filograma de máxima verosimilitud sobre la base de muestras de 266 jirafas. Los asteriscos a lo largo de las ramas corresponden a valores de nodos con un soporte bootstrap de más de 90%. Las estrellas en la punta de las ramas identifican haplotipos parafiléticos encontrados en las jirafas masái (G. c. tippelskirchi) y reticulada (G. c. reticulata)".[15]

Se reconocen hasta nueve subespecies (con estimaciones de población que datan de 2010):

  • La jirafa nubiana, G. c. camelopardalis,[16] es la subespecie nominal que se encuentra en el oriente de Sudán del Sur y el suroeste de Etiopía. Se cree que menos del 250 ejemplares viven en estado salvaje, aunque este número es incierto.[17] Es raro en cautiverio, aunque existe un grupo en el zoológico de Al Ain en Emiratos Árabes Unidos.[18] En 2003, este grupo contaba 14 miembros.[19]
  • La jirafa reticulada, G. c. reticulata,[16] también conocida como la jirafa Somalia, es originaria del noreste de Kenia, sur de Etiopía, y Somalia. Se estima que quedan menos de 5000 en estado salvaje,[17] y según los registros del Sistema Internacional de Información sobre Especies, más de 450 se encuentran en zoológicos.[20]
  • La jirafa de Angola o jirafa de Namibia, G. c. angolensis, se encuentra en el norte de Namibia, al suroeste de Zambia, Botswana, y el oeste de Zimbabwe. Un estudio genético de 2009 de esta subespecie indica que las poblaciones en el norte del desierto de Namib y Parque Nacional de Etosha constituyen una subespecie distinta.[21] Se estima que menos de 20 mil ejemplares permanecen en estado salvaje;[17] y alrededor de 20 se encuentran en los zoológicos.[20]
  • La jirafa de Kordofán, G. c. antiquorum,[16] tiene una distribución que incluye el sur de Chad, el norte de Camerún, República Centroafricana, y el noreste de la República Democrática del Congo. Anteriormente, las poblaciones de Camerún se incluían en G. c. peralta, pero esto fue incorrecto.[22] Se estima que esta subespecie tiene una población de menos de 3000 en estado salvaje.[17] Existió una confusión considerable entre ésta subespecie y G. c. peralta respecto al número en cautiverio en los parques zoológicos. En el año 2007, se comprobó que todos los presuntos G. c. peralta en los zoológicos europeos, eran en realidad G. c. antiquorum.[22] Tomando en cuenta esta corrección, cerca de 65 son mantenidos en zoológicos.[20]
  • La jirafa Masai, G. c. tippelskirchi,[16] también conocido como la jirafa del Kilimanjaro, habita en el centro y sur de Kenia y Tanzania. Se estima que menos de 40 mil permanecen en estado salvaje,[17] y cerca de 100 son mantenidos en zoológicos.[20]
  • La jirafa de Rothschild, G. c. rothschildi[16] que lleva el nombre de Walter Rothschild,[16] se conoce también como jirafa de Baringo o jirafa de Uganda y su área de distribución incluye partes de Uganda y Kenya.[1] Su presencia en el sur de Sudán es incierta.[23] Se estima que menos de 700 permanecen en estado salvaje,[17] y más de 450 se encuentran en cautiverio en zoológicos.[20]
  • La jirafa de Sudáfrica, G. c. giraffa, se encuentra en el norte de Sudáfrica, el sur de Botswana, el sur de Zimbabwe, y el suroeste de Mozambique. Se estima que menos de 12.000 permanecen en estado salvaje,[17] y alrededor de 45 se mantienen en zoológicos.[20]
  • La jirafa de Rodesia, G. c. thornicrofti,[16] también conocida como jirafa de Thornicroft así nombrado en honor de Harry Scott Thornicroft,[16] se limita al valle de Luangwa en el este de Zambia. Se estima que menos de 1500 permanecen en estado salvaje,[17] y ninguno en los parques zoológicos.[20]
  • La jirafa de África Occidental, G. c. peralta,[16] también conocida como jirafa de Niger o jirafa de Nigeria,[24] es endémica del suroeste de Niger.[1] Menos de 220 ejemplares permanecen en estado salvaje.[17] Anteriormente se creía que las jirafas del norte de Camerún pertenecían a esta subespecie, pero se comprobó que en realidad pertenecen a G. c. antiquorum.[22] Este error dio lugar a alguna confusión sobre su estatus en los zoológicos, pero en 2007, se estableció que todos los "G. c. Peralta" en los zoológicos europeos son en realidad G. c. antiquorum.[22]
La jirafa de África occidental es considerada en peligro de extinción.

Las subespecies de la jirafa se distinguen por los patrones de su pelaje. La jirafa reticulada y la jirafa Masai representan dos extremos por la forma de las manchas de su pelaje. La primera tiene manchas con formas redondeadas, mientras que la segunda las tiene dentadas.[25] Las anchuras de las líneas que separan las manchas difieren también. La jirafa de África Occidental tiene líneas gruesas, mientras que la jirafa reticulada y la nubiana tienen líneas más delgadas.[9] :321–22 La jirafa de África Occidental también tiene un pelaje más claro que las otras subespecies.[9] :322

Un estudio de 2007 sobre la genética de seis subespecies –las jirafas de África Occidental, Rothschild, reticulada, Masai, Angola y Sudáfrica– sugiere que puede tratarse de especies distintas en vez de subespecies. Basándose en la deriva genética en la ADN mitocondrial (ADNmt) y nuclear, el estudio deduce que las jirafas de estas poblaciones se encuentran en aislamiento reproductivo y no suelen entrecruzarse, a pesar de que no existen obstáculos naturales de acceso entre las poblaciones.[15] Esto incluye las poblaciones adyacentes de las jirafas Rothschild, reticulada y Masai. La jirafa Masai también puede componerse de algunas especies separadas por el Gran Valle del Rift. Las jirafas reticulada y Masai tienen la mayor diversidad de ADN mitocondrial, lo que es coherente con el hecho de que las jirafas se originaron en África oriental. Las poblaciones más septentrionales evolucionaron a partir de la primera, mientras que las poblaciones meridionales evolucionaron a partir de esta última. Las jirafas parecen eligir parejas con el mismo tipo de pelaje, el cual se define cuando son terneros.[15] Las implicaciones de estos hallazgos para la conservación de las jirafas fueron resumidas por David Brown, el autor principal del estudio, quien afirmó a la BBC que «Agrupar todas las jirafas en una especie, oculta la realidad de que algunos tipos de jirafa están al borde [de la extinción]. Algunas de estas poblaciones sólo cuentan unos cientos de animales y necesitan protección inmediata».[26]

La jirafa de África Occidental está más estrechamente relacionada con las jirafas de Rothchild y reticulada que a la jirafa de Kordofán. Sus ancestros pueden haber migrado desde el este hacia el norte de África y luego hacia su actual rango debido al desarrollo del desierto del Sahara. Durante el Holoceno, el lago Chad, en su estado más extenso, puede haber actuado como una barrera natural entre las jirafas de Kordofán y las jirafas de África Occidental.[22]

Anatomía y morfología[editar]

La cabeza de una jirafa en el Zoológico de Melbourne.
Esqueleto de la jirafa en exhibición en el Museo de Osteología, Oklahoma City, Oklahoma.

Las jirafas adultas pueden alcanzar una altura de 5–6 m; los machos adultos son más grandes que las hembras.[13] El macho adulto tiene un peso promedio de 1192 kg, y la hembra un promedio de 828 kg.[27] A pesar de su largo cuello y largas piernas, el cuerpo es relativamente corto.[28] :66 Los ojos, situados en ambos lados de la cabeza, son grandes y saltones y le dan una buena visión integral desde su gran altura.[29] :25 Puede distinguir colores[29] :26 y sus sentidos del oído y olor también son agudos.[14] Para protegerse contra las tormentas de arena y las hormigas, puede cerrar sus orificios nasales musculares .[29] :27 Tiene una lengua prensil que mide unos 50 cm de largo. Es de color púrpura-negro, posiblemente para protegerla contra las quemaduras solares, y se utiliza para agarrar el follaje, así como para el aseo y la limpieza de la nariz del animal.[29] :27 El labio superior también es prensil y es utilizada durante la recolección de follaje. Los labios, la lengua y el interior de la boca son cubiertos de papilas que dan protección contra las espinas.[13]

(video) Un par de jirafas en el Zoológico de Tobu en Saitama, Japón.

El pelaje tiene parches o manchas oscuras (que pueden ser de color naranja, castaño, marrón o casi negro[14] ) separados por pelo claro (generalmente de color blanco o crema[14] ). Los machos se vuelven más oscuros a medida que envejecen.[25] El patrón del pelaje sirve como camuflaje, ya que se integre con los patrones de luz y sombra de los bosques de sabana.[10] [16] La piel debajo de las manchas oscuras son sitios para sistemas complejos de vasos sanguíneos y grandes glándulas sudoríparas, y pueden servir como ventanas para la termorregulación.[30] La piel de una jirafa es mayormente gris.[27] También es gruesa y permite desplazarse por bosques de arbustos espinosos sin lastimarse.[29] :34 El pelaje puede servir como una defensa química, dado que los repelentes de parásitos que contiene dan al animal un olor característico. El pelaje contiene por lo menos 11 productos químicos aromáticos, aunque indol y 3-metilindol son responsables de la mayor parte del olor. Como las machos tienen un olor más fuerte que las hembras, es posible que el olor también tenga una función sexual.[31] A lo largo del cuello tiene una melena de pelos cortos y erectos.[13] La cola mide un metro y termina en un largo mechón de pelo oscuro que sirve como defensa contra los insectos.[29] :36

Cráneo y osiconos[editar]

Ambos sexos tienen osiconos, estructuras prominentes que se parecen a cuernos; se forman a partir de cartílago osificado, y son cubiertos de piel y fusionados con el cráneo en los huesos parietales.[25] Como son vasculares, los osiconos pueden tener algún papel en la termorregulación,[30] y también se utilizan en los duelos entre los machos.[32] La apariencia de los osiconos permite distinguir el sexo o la edad de una jirafa: los osiconos de las hembras y los jóvenes son delgados y tienen un pequeño penacho de pelo en la parte superior, mientras que los osiconos de los machos adultos terminan en perillas y tienden a ser calvos en la parte superior.[25] Una protuberancia mediana, más acentuada en los machos, emerge de la parte delantera del cráneo.[13] Los machos desarrollan depósitos de calcio que forman protuberancias en el cráneo a medida que envejecen.[14] Cuenta con múltiples senos craneales lo que resulta en un cráneo más ligero.[28] :70 Sin embargo, los cráneos de los machos se vuelven más pesados y más parecido a un palo de golf cuando envejecen, lo que les ayuda a ser más dominantes en el combate.[25] La mandíbula superior tiene un paladar ranurado y carece de dientes frontales.[29] :26Los molares tienen una superficie rugosa.[29] :27

Patas, locomoción y postura[editar]

Las patas delanteras y traseras de una jirafa tienen aproximadamente la misma longitud. El radio y cúbito de las patas delanteras están articulados por el carpo que funciona como una rodilla, aunque es estructuralmente equivalente a la muñeca humana.[33] El pie tiene un diámetro de 30 cm, y el casco es 15 cm de alto en los machos y 10 cm en las hembras.[29] :36 La parte trasera de los cascos es baja y el espolón se encuentra cerca del suelo, lo que permite que el pie soporta el peso del animal.[13] Carece de glándulas interdigitales. La pelvis, aunque es relativamente corta, tiene un ilion extendido en los extremos superiores.[13]

Sólo tiene dos andaduras: caminar y galopar. Caminar se hace moviendo las piernas simultáneamente en un lado del cuerpo, y a continuación hacer lo mismo en el otro lado.[25] Al galope, las patas traseras se mueven alrededor de las patas delanteras antes de que los últimos se mueven adelante,[14] y mantiene la cola acurrucada.[25] Mientras galopeando, depende de los movimientos hacia delante y hacia atrás de la cabeza y del cuello para mantener el equilibrio y contrarrestar el impulso.[9] :327–29 Puede alcanzar una velocidad máxima de hasta 60 km/h sobre distancias cortas,[34] y puede sostener una velocidad de 50 km/h sobre una distancia de varios kilómetros.[35]

Descansa acostándose con su cuerpo sobre la parte superior de sus piernas dobladas.[9] :329 Para acostarse, se arrodilla sobre sus patas delanteras y luego baja el resto de su cuerpo. Para ponerse de pie, se pone primero de rodillas y extiende sus patas traseras para elevar sus cuartos traseros. Finalmente endereza sus patas delanteras. A cada paso, balancea su cabeza.[29] :31 En cautiverio duerme intermitentemente alrededor de 4,6 horas por día, principalmente por la noche.[36] Por lo general duerme acostado, aunque se registraron casos en que duerme de pie, particularmente entre jirafas de edad avanzada. Cuando acostado, tiene breves fases intermitentes de "sueño profundo", que se caracterizan por doblar el cuello hacia atrás para descansar la cabeza sobre la cadera o el muslo, una posición que, según se cree, indica sueño paradójico.[36] Si la jirafa quiere agacharse para beber, o bien extiende lateralmente sus patas delanteras, o dobla sus rodillas.[25] Las jirafas probablemente no serían buenos nadadores porque sus largas piernas serían muy engorrosas en el agua,[37] aunque es posible que puedan flotar.[38] Al nadar, el tórax se lastraría por el peso de las patas delanteras, por lo que sería difícil que el animal pueda mover su cuello y sus piernas en armonía[37] [38] o mantener su cabeza por encima de la superficie del agua.[37]

Cuello[editar]

Un macho adulto alimentándose en lo alto de una acacia.

La jirafa tiene un cuello muy alargado que puede alcanzar hasta 2 m de longitud y que representa la mayor parte de la altura vertical del animal.[29] :29 La longitud del cuello es el resultado de un alargamiento desproporcionado de las vértebras cervicales, y no se debe a vértebras adicionales. Cada vértebra cervical tiene una longitud de más de 28 cm.[28] :71 Representan 52-54% de la longitud de la columna vertebral de la jirafa; en comparación, un 27-33% es típico de los grandes ungulados similares, incluyendo el más cercano pariente vivo de la jirafa, el okapi.[12] El alargamiento del cuello ocurre principalmente después del nacimiento, ya que las hembras tendrían dificultades de dar a luz a crías con las mismas proporciones del cuello que las jirafas adultas.[39] La cabeza y el cuello son sostenidos por un ligamento nucal y músculos grandes que están anclados por largas espinas dorsales en la vértebra torácica anterior, dando al animal una joroba.[13]

Las vértebras del cuello tienen rótulas.[28] :71 La articulación atlasaxis (C1 y C2) en particular permite que la jirafa puede inclinar la cabeza verticalmente para alcanzar las ramas más altas con la lengua.[29] :29 El punto de articulación entre las vértebras cervicales y torácicas de las jirafas ha sido desplazado hacia la primera y segunda vértebra torácica (T1 y T2), a diferencia de la mayoría de los demás rumiantes, donde la articulación se encuentra entre la séptima vértebra cervical (C7) y T1.[12] [39] Esto permite que C7 contribuye directamente al aumento de la longitud del cuello y ha dado lugar a la sugerencia de que T1 es realmente C8, y que las jirafas añadieron una vértebra cervical adicional.[40] Sin embargo, esta proposición no es generalmente aceptada, dado que T1 tiene otras características morfológicas, tales como la articulación de una costilla, considerado diagnóstico de vértebras torácicas, y porque las excepciones al límite de siete vértebras cervicales entre los mamíferos suelen caracterizarse por un aumento de anomalías neurológicas y enfermedades.[12]

Existen dos hipótesis principales sobre el origen evolutivo y la conservación de la elongación en el cuello de la jirafa.[32] La "hipótesis de la competición entre ramoneadores" fue originalmente sugerida por Charles Darwin, y sólo recientemente fue cuestionada. Esta hipótesis sugiere que la presión competitiva entre los ramoneadores más pequeños, como kudu, steenbok e impala, alentó a la elongación del cuello en la jirafa, ya que permitió acceso a alimentos fuera del alcance de especies competidoras. Esta ventaja es real, considerando que las jirafas se alimentan de follaje hasta una altura de 4,5 m, mientras que los competidores más grandes, como el kudu, sólo logran ramonear hasta una altura de 2 m.[41] También existen investigaciones que sugieren que hay una intensa competencia entre ramoneadores en los niveles más bajos, y que las jirafas se alimentan de forma más eficiente (ganando más biomasa de hojas con cada bocado) cuando se alimentan en las partes altas del dosel.[42] [43] Sin embargo, los científicos no están de acuerdo acerca del tiempo que las jirafas dedican a alimentarse a niveles más allá del alcance de los demás ramoneadores,[11] [32] [41] [44] y un estudio de 2010 encontró que las jirafas adultas con cuellos más largos incluso sufrieron tasas de mortalidad más altas durante sequías que sus contrapartes con cuellos más cortos. Este estudio sugiere que para mantener un cuello más largo se requiere más nutrientes, lo que pone las jirafas con cuellos largos en riesgo durante un periodo de escasez de alimentos.[45]

La segunda teoría principal, la hipótesis de la selección sexual, propone que los largos cuellos evolucionaron como una característica sexual secundaria, ya que confiere una ventaja a los machos durante los combates con los cuellos (en inglés: "necking", véase abajo) mediante los cuales se establece el dominio entre los machos rivales, lo que permite obtener acceso a las hembras sexualmente receptivas.[11] El hecho de que los cuellos son más largos y más pesados en los machos que en las hembras de la misma edad,[11] [32] y que los machos no utilizan otras formas de combate, parece apoyar esta teoría.[11] Sin embargo, una objeción es que la teoría no explica por qué las hembras también tienen cuellos largos.[46]

Sistemas internos[editar]

Una jirafa agachándose para beber. Un rete mirabile (red maravillosa) previene un exceso del flujo sanguino al cerebro cuando baja el cuello.

En los mamíferos, el nervio recurrente laríngeo izquierdo es más largo que el derecho; en la jirafa es más de 30 cm más largo. Estos nervios son más largos en la jirafa que en cualquier otro animal vivo;[47] el nervio izquierda tiene una longitud de más de 2 m.[48] Cada célula nerviosa en esta conducción se inicia en el tronco cerebral y pasa por el cuello a lo largo del nervio vago, y luego se ramifica en el nervio recurrente laríngeo que pasa de nuevo por el cuello hasta la laringe. Por lo tanto, estas células nerviosas tienen una longitud de casi 5 m en las jirafas más grandes.[47] La estructura del cerebro de una jirafa se asemeja a la del ganado doméstico.[29] :31 La forma del esqueleto solo permite un volumen de pulmón pequeño en relación a su masa.[49] Su largo cuello le da una gran volumen de espacio muerto, a pesar de su estrecha tráquea. Estos factores aumentan la resistencia al flujo de aire. No obstante, el animal puede suministrar suficiente oxígeno a sus tejidos.[49]

La boca de la jirafa al beber.

El sistema circulatorio de la jirafa tiene varias adaptaciones para su gran altura. Su corazón, que puede pesar más de 11 kg y que mide aproximadamente 61 cm de largo, debe generar aproximadamente el doble de la presión sanguínea requerida para un ser humano para mantener el flujo de sangre al cerebro. Por lo tanto, la pared del corazón puede ser tan gruesa como 7,5 cm.[14] A 150 latidos por minuto, la jirafa tiene un pulso cardiaco inusualmente alto para su tamaño.[28] :76 En la parte superior del cuello, un sistema de regulación de la presión, conocido como rete mirabile, previene el exceso del flujo de sangre al cerebro cuando la jirafa baja su cabeza.[16] Las venas yugulares también contienen varios (por lo general siete) válvulas para prevenir que la sangre fluya hacia la cabeza desde la vena cava inferior y aurícula derecha, cuando la jirafa baja la cabeza.[50] En cambio, los vasos sanguíneos en las piernas inferiores están bajo gran presión (debido al peso del fluido que esta presionando hacia abajo). Para resolver este problema de sobrepresión, la piel de las extremidades inferiores es espesa y apretada; esta adaptación previene un exceso de sangre en las patas.[16]

La jirafa tiene músculos esofágicos inusualmente fuertes para poder regurgitar alimentos del estómago hasta el cuello y en la boca para rumiar.[28] :78 Al igual que otros rumiantes, tiene un estómago de cuatro cámaras, de las cuales la primera está adaptada a su dieta especializada.[13] Los intestinos de la jirafa tienen una longitud de 80 m[13] y la proporción entre el intestino pequeño y grueso es relativamente pequeña.[51] El hígado es pequeño y compacto.[28] :76 Una vesícula biliar está generalmente presente durante la vida fetal, pero puede desaparecer antes del nacimiento.[13] [52] [53]

Comportamiento y ecología[editar]

Hábitat y alimentación[editar]

Una jirafa extendiendo su lengua para alimentarse. La lengua, los labios y el paladar son lo suficientemente resistentes para lidiar con las espinas afiladas de los árboles.

Las jirafas habitan generalmente en sabanas, pastizales y bosques abiertos. Prefieren bosques abiertos de Acacia, Commiphora, Combretum y Terminalia en vez de entornos más densos, como los bosques de Brachystegia.[9] :322 La jirafa de Angola suele habitar en ambientes desérticos.[54] Ramonea las ramas de los árboles, con una preferencia para los árboles de los géneros Acacia, Commiphora, y Terminalia,[4] que son fuentes importantes de calcio y proteínas necesario para la tasa de crecimiento de la jirafa.[10] También se alimenta de arbustos, hierbas y frutas.[9] :324 Come alrededor de 34 kg de follaje diariamente.[25] Cuando esta estresada, puede masticar la corteza de ramas. Aunque es herbívora, se ha observado a jirafas que visitan a las carcasas de animales muertos para lamer la carne seca de los huesos.[9] :325

Durante la estación lluviosa, la comida es abundante y las jirafas son más dispersa, mientras que durante la estación seca, se concentran alrededor de los árboles y arbustos de hoja perenne restantes.[4] Las madres tienden a alimentarse en zonas abiertas, probablemente para facilitar la detección de depredadores, a pesar de que esto puede reducir la eficiencia de alimentación.[44] Como rumiante, la jirafa primero masca su alimento, se lo traga para su procesamiento y luego pasa visiblemente el bolo alimenticio medio digerido hasta el cuello y en la boca para masticarla nuevamente.[28] :78–79 Es común que saliva cuando se alimenta.[29] :27 La jirafa requiere menos alimento que muchos otros herbívoros, porque el follaje que consume contiene una mayor concentración de nutrientes y porque tiene un sistema digestivo más eficiente.[4] Las heces se presentan en forma de pequeñas bolitas.[13] Cuando cuenta con acceso al agua, bebe a intervalos no superior a tres días.[25]

Las jirafas tienen un efecto notable sobre los árboles que utilizan para alimentarse, lo que retrasa el crecimiento de los árboles jóvenes durante varios años y crea una característica "cintura" en los árboles más altos.[25] La alimentación se concentra principalmente durante las primeras y últimas horas del día. Entre estas horas suele estar de pie rumiando. La rumiación es también la actividad dominante durante la noche, cuando se practica principalmente acostado.[25]

Macho montando una hembra. Por lo general sólo los machos dominantes logran aparearse.

Vida social y reproducción[editar]

Por lo general las jirafas se encuentran en grupos, aunque son grupos abiertos cuya composición tiende a cambiar constantemente.[55] Tienen pocos vínculos sociales fuertes y las agrupaciones suelen cambiar de miembros cada pocas horas. Para fines de investigación, el "grupo" fue definido como "un conjunto de individuos que se encuentran a menos de un kilómetro de distancia y que se mueve en la misma dirección general".[56] El número de jirafas en un grupo puede variar hasta incluir 32 individuos.[55] Los grupos más estables son los que están compuestos de las madres y sus crías,[56] que pueden permanecer juntas durante semanas o incluso meses.[57] La cohesión social en estos grupos se mantiene a través de los lazos que se forman entre los terneros.[9] :330[56] También ocurren grupos mixtos compuestos de hembras adultas y machos jóvenes.[56] Los machos subadultos son particularmente sociales y participan en peleas simuladas. Sin embargo, a medida que crecen los machos se vuelven más solitarios.[57] Las jirafas no son territoriales,[13] aunque tienen un área de vida.[25] Ocasionalmente los machos vagan lejos de las zonas que frecuentan normalmente.[9] :329

La reproducción es largamente polígama: unos machos mayores se aparean con las hembras fértiles. Los machos evalúen la fertilidad probando la orina de la hembra para detectar estro en un proceso de varios pasos conocido como la respuesta Flehmen.[56] [57] Los machos prefieren hembras adultas jóvenes en vez de hembras menores o adultas mayores.[56] Cuando detecta a una hembra en celo, el macho intentará cortejarla. Durante el cortejo, el macho dominante mantendrá a distancia a los machos subordinados.[57] Durante la cópula, el macho se coloca en sus piernas traseras con la cabeza arriba y sus patas delanteras descansando en los flancos de la hembra.[25]

Aunque por lo general son silenciosas y no vocales, las jirafas pueden utilizar varios sonidos para comunicarse entre ellas. Durante el cortejo, los machos emiten toses fuertes.[25] Las hembras llaman sus crías con mugidos. Los terneros emiten resoplidos, balidos, mugidos y sonidos parecidos a maullidos. Las jirafas también producen sonidos como roncas, siseos, gemidos y silbidos;[25] a largas distancias se comunican entre ellas utilizando infrasonido.[58]

Parto y cuidado parental[editar]

Hembra y terneros alimentándose. Son sobre todo las hembras que cuidan las crías, y que pueden agruparse en manadas de crías.

Tras una gestación que dura 400-460 días, la hembra normalmente da a luz a una sola cría, aunque en raras ocasiones pueden nacer gemelos.[59] La hembra da a luz de pie. El ternero emerge primero con la cabeza y las patas delanteras, después de romper las membranas fetales, y cae al suelo, cortando el cordón umbilical.[13] Luego la madre limpia el recién nacido y le ayuda a ponerse de pie.[29] :40

Una jirafa recién nacida tiene una altura de aproximadamente 1,8 m. A las pocas horas de nacer, la cría puede correr y es casi indistinguible de un ternero de una semana de edad. Sin embargo, durante las primeras 1 a 3 semanas, pasa la mayor parte del tiempo escondiendose;[60] el patrón de su pelaje proporciona un camuflaje adecuado. Dentro de pocos días después de nacer se ponen erectos los osíconos, que permanecieron planas mientras estaba en el útero.[25]

Las hembras con crías suelen agruparse en menadas de crías, ramoneando y moviéndose juntas. Ocasionalmente, algunas hembras en una menada de crías pueden dejar a sus crías con otra hembra mientras se alimentan y beben en otro lugar. Esto se conoce como "guardería de jirafas".[60] Los machos adultos no desempeñan un papel notable en la crianza de los jóvenes,[9] :337 aunque parecen tener interacciones amistosas.[56] Los terneros están en riesgo de depredación, y una hembra permanecerá encima de su ternero y dará patadas al depredador que se acerca.[25] Las hembras que vigilan los terneros en una guardería de jirafas sólo alertarán a sus propias crías si detectan una perturbación o peligro, aunque los demás terneros se darán cuenta y la seguirán también.[60] El vínculo entre la hembra y su cría varía, aunque puede durar hasta el siguiente parto.[60] Así mismo, los terneros pueden mamar por tan solo un mes[9] :335 o hasta un año.[25] [57] Las hembras alcanzan la madurez sexual cuando tienen cuatro años de edad, mientras que los machos maduran a los cuatro o cinco años. Sin embargo, los machos tienen que esperar hasta que tengan por lo menos siete años para ganar la oportunidad de aparearse.[25] [29] :40

Los machos se dedican al duelo de cuellos (necking) para establecer el dominio.

Necking[editar]

Los machos utilizan sus cuellos como armas en el combate con rivales, un comportamiento conocido como "necking". Necking se utiliza para establecer la dominación entre los machos; los machos que ganan estos duelos tienen mayor éxito reproductivo.[11] Este comportamiento se produce a baja o alta intensidad. En duelos de baja intensidad, los combatientes se frotan y se apoyan con el cuello el uno contra el otro. El macho que logra mantenerse el más erecto gana el duelo.[25] En duelos de alta intensidad, los machos extenderán sus patas delanteras y pivotarán su cuello para golpear el otro con grán fuerza con sus osiconos. Los contendientes tratarán de esquivar los golpes de cada uno y luego prepararse para contrarrestar. La fuerza de los golpes depende del peso del cráneo y el arco de la oscilación.[25] Un duelo puede durar más de media hora, dependiendo del equilibrio de fuerzas entre los contendientes.[9] :331 Aunque la mayoría de los duelos no resulta en lesiones graves, existen registros de fracturas de mandíbulas, fracturas de cuellos, e incluso muertes.[11]

Después de un duelo, es común que los dos machos se acarician y cortejan, conduciendo al montaje y el clímax. Se descubrió que tal interacción entre machos ocurre con mayor frecuencia que el acoplamiento heterosexual.[61] En un estudio, se registró que hasta un 94% de los incidentes de montaje ocurrieron entre machos. La proporción de las actividades del mismo sexo variaba desde 30 hasta 75 por ciento. Sólo un por ciento de los incidentes de montaje del mismo sexo se produjo entre hembras.[62]

Mortalidad y salud[editar]

Leona con una jirafa como presa.

Las jirafas tienen una esperanza de vida de hasta 25 años en estado salvaje,[16] excepcionalmente longeva en comparación con otros rumiantes,[63] Debido a su tamaño, su buena vista y sus poderosas patadas, las jirafas adultas por lo general no están sujetas a la depredación.[25] Sin embargo, pueden ser depredadas por leones, e incluso son presas habituales para ellos en el Parque Nacional Kruger.[64] Los cocodrilos del Nilo también pueden representar una amenaza para las jirafas cuando se agachan para beber.[29] :31 Los terneros son mucho más vulnerables que los adultos, y son también depredados por leopardos, hienas manchadas y perros salvajes.[14] Entre un cuarto y la mitad de los terneros alcanzan la edad adulta.

Las jirafas se ven afectadas por diferentes parásitos. A menudo son anfitriones de garrapatas, especialmente en el área alrededor de los genitales donde la piel es más delgada que en otras áreas.[13] Las especies de garrapatas que comúnmente se alimentan de las jirafas pertenecen a los géneros Hyalomma, Amblyomma y Rhipicephalus. Las jirafas dependen de aves como el picabueyes piquigualdo y picabueyes piquirojo para librarlos de las garrapatas y alertarlos al peligro. Jirafas albergan numerosas especies de parásitos internos y son susceptibles a diversas enfermedades. Fueron víctimas de la peste bovina, una enfermedad viral (ahora erradicada).[13]

Relación con el hombre[editar]

Historia y significado cultural[editar]

Arte rupestre san en Namibia representando una jirafa.

Los seres humanos interactuaron con las jirafas durante milenios. El pueblo san del sur de África tienen bailes medicinales con los nombres de algunos animales; el baile de la jirafa se realiza para tratar dolencias de la cabeza.[65] El origen de la altura de la jirafa ha sido el tema de varios cuentos africanos,[11] incluyendo uno que relata que la jirafa creció por comer demasiadas hierbas mágicas.[66] Las jirafas fueron representadas en el arte tradicional en todo el continente africano, incluyendo el de los kifianos, egipcios, meroíticos y nubios.[29] :45–47 Los kifianos crearon un grabado rupestre de dos jirafas de tamaño natural el cual ha sido caracterizado como el "más grande petroglifo de arte rupestre del mundo".[29] :45[67] Los egipcios dieron su propio jeroglífico a la jirafa, llamado 'sr' en egipcio antiguo y 'mmy' en períodos posteriores.[29] :49 También mantuvieron jirafas como mascotas y las enviaron a varios sitios en la región del Mediterráneo.[29] :48–49

Pintura de una jirafa importada en China durante la dinastía Ming.

La jirafa también se conocía en la Antigua Grecia y Antigua Roma, donde se creía que se trataba de un híbrido natural de un camello y un leopardo y lo llamaron camelopardalis.[29] :50 La jirafa fue uno de los muchos animales capturados y exhibidos por los romanos. La primera jirafa en Roma fue traída por Julio César en 46 a. C. y exhibida al público.[29] :52 Con la caída del imperio romano, disminuyó también el número de jirafas alojadas en Europa.[29] :54 Durante la Edad Media, los europeos sólo conocieron las jirafas mediante el contacto con los árabes, que veneraron a la jirafa por su aspecto peculiar.[14]

En 1414, una jirafa fue enviado de Malindi a Bengala. Luego fue llevada a China por el explorador Zheng He y colocada en un zoológico de la Dinastía Ming. El animal fue una fuente de fascinación para el pueblo chino, que la asoció con el mítico Qilin.[29] :56 La "jirafa de Medici" era una jirafa presentada a Lorenzo de Medici en 1486. Causó gran agitación a su llegada a Florencia.[68] Otra jirafa famosa era la que fue traída de Egipto a París a principios del siglo XIX como regalo de Muhammad Ali de Egipto a Carlos X de Francia. La jirafa se convirtió en una sensación y el objeto de numerosos memorativos o "giraffanalia".[29] :81

Las jirafas continúan teniendo una presencia en la cultura moderna. Salvador Dalí las representó con crines conflagrados en algunas de sus pinturas surrealistas. Dalí consideró la jirafa un símbolo de masculinidad, y una jirafa en llamas representaba un "monstruo cósmico y apocalíptico masculino".[29] :123 Varios libros para niños incluyen la jirafa, tales como The Giraffe Who Was Afraid of Heights por David A. Ufer, Giraffes Can't Dance de Giles Andreae, y La jirafa, el pelícano y el mono de Roald Dahl. Las jirafas aparecieron en películas de animación, como personajes menores en El Rey León y Dumbo de Disney, y en un papel más prominente en las películas The Wild y Madagascar. Sofía la jirafa ha sido popular como mordedor para niños desde 1961. Otra famosa jirafa de ficción es la mascota de Toys "R" Us conocida como Geoffrey la jirafa.[29] :127 La jirafa es también el animal nacional de Tanzania.[69]

La jirafa fue también utilizada para algunos experimentos y descubrimientos científicos. Los científicos analizaron las propiedades de la piel de la jirafa para desarrollar trajes para astronautas y pilotos de combate[28] :76 porque las personas en estas profesiones corren el riesgo de perder el conocimiento si la sangre fluye a las piernas. Los científicos en computación modelaron los patrones del pelaje de varias subespecies de la jirafa utilizando mecanismos de reacción-difusión.[70]

La constelación de Camelopardalis, introducida en el siglo XVII, representa una jirafa.[29] :119–20 El pueblo tsuana de Botsuana consideró a la constelación Crux como dos jirafas: Acrux y Mimosa representando un macho, y Gacrux y Delta Crucis representando una hembra.[71]

Explotación y estado de conservación[editar]

Una jirafa cazada por nativos a principios del siglo XX.

Las jirafas eran probablemente objetivos comunes para cazadores a lo largo de África.[9] :337 Las diferentes partes del cuerpo se utilizaron para varios propósitos.[13] La carne fue utilizada como alimento. Los pelos de la cola sirvieron como matamoscas, pulseras, collares y hilo.[9] :337[13] La piel se utilizó para fabricar escudos, sandalias y tambores, y los tendones sirvieron como cuerdas de los instrumentos musicales.[13] Los curanderos de Buganda utilizaron el humo de la quema de piel de jirafa para el tratamiento de hemorragias nasales.[9] :337 En el pueblo de los Humr de Sudán se consume la bebida Umm Nyolokh, que se hace del hígado y médula ósea de jirafas. Umm Nyolokh menudo contiene DMT y otras sustancias psicoactivas derivadas de las plantas que las jirafas comen, como el Acacia, y se dice que causa alucinaciones de jirafas, las cuales serían fantasmas de jirafas, según los Humr.[72] [73] En el siglo XIX, los exploradores europeos comenzaron a cazar las jirafas por diversión.[29] :129 La jirafa también sufrió los efectos de la destrucción de hábitat: Aunque la jirafa puede coexistir con el ganado, ya que no compiten directamente por alimentos, en el Sahel la demanda de leña y de zonas de pastoreo para el ganado condujeron a la deforestación.[16]

La jirafa fue clasificada como una especie bajo preocupación menor por la UICN, ya que sigue siendo numerosa. Sin embargo, ha sido extirpada en gran parte de su área de distribución histórico incluyendo Eritrea, Guinea, Mauritania y Senegal. También puede haber desaparecida de Angola, Malí y Nigeria, aunque fue introducida en Ruanda y Suazilandia.[1] Dos subespecies, la jirafa de África Occidental y jirafa de Rothschild, fueron clasificadas como en peligro de extinción,[23] [24] porque sólo quedan unos cientos de ejemplares en estado salvaje.[17] En 1997, Jonathan Kingdon sugirió que la jirafa nubiana era la más amenazada de todas;[4] Es posible que contaba menos de 250 ejemplares en 2010, aunque esta estimación es incierta.[17] Las reservas de caza privada contribuyeron a la conservación de las poblaciones de jirafas en África meridional.[16] Giraffe Manor es un conocido hotel de Nairobi, que también sirve como santuario para las jirafas de Rothschild.[74] Actualmente la jirafa es una especie protegida en la mayor parte de su área de distribución. En 1999 se estimó la población en estado salvaje en más de 140.000 jirafas, pero las estimaciones para el año 2010 indicaron que este total había disminuido a menos de 80.000.[17]

Referencias[editar]

  1. a b c d Fennessy, J. & Brown, D. (2010). «Giraffa camelopardalis». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2014. Consultado el 26 de enero de 2013.
  2. Hanák, V. y Mazák, V. (1991). Enciclopedia de los Animales, Mamíferos de todo el Mundo (en español). Madrid, España: Susaeta. p. 354. ISBN 84-305-1967-X. 
  3. a b c d «Giraffe». Online Etymology Dictionary. Consultado el 1 de noviembre de 2011.
  4. a b c d e Kingdon, J. (1997). The Kingdon Field Guide to African Mammals. Academic Press. pp. 339–44. ISBN 0-12-408355-2. 
  5. Peust, C. (2009). «Some Cushitic Etymologies». En Dolgopolʹskiĭ, A.; Takács, G.; Jungraithmayr, H. Semito-Hamitic Festschrift for A.B. Dolgopolsky and H. Jungraithmayr. Reimer. pp. 257–60. ISBN 3-496-02810-6. 
  6. Grubb, P. (2005). «Giraffa camelopardalis». En Wilson, D. E.; Reeder, D. M. Mammal Species of the World (3.ª edición). Johns Hopkins University Press. p. 672. ISBN 978-0-8018-8221-0. OCLC 62265494. 
  7. «camelopardalis». A Latin Dictionary, Perseus Digital Library. Consultado el 2011-11-23.
  8. a b Walker, C. (1997). Signs of the Wild. Struik. p. 142. ISBN 1-86825-896-3. 
  9. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Kingdon, J. (1988). East African Mammals: An Atlas of Evolution in Africa, Volume 3, Part B: Large Mammals. University Of Chicago Press. pp. 313–37. ISBN 0-226-43722-1. 
  10. a b c d e f g h Mitchell, G.; Skinner, J. D. (2003). «On the origin, evolution and phylogeny of giraffes Giraffa camelopardalis». Transactions of the Royal Society of South Africa 58 (1):  pp. 51–73. doi:10.1080/00359190309519935. http://tsjok45.files.wordpress.com/2012/12/giraffeevolution.pdf. 
  11. a b c d e f g h Simmons, R. E.; Scheepers, L. (1996). «Winning by a Neck: Sexual Selection in the Evolution of Giraffe». The American Naturalist 148 (5):  pp. 771–86. doi:10.1086/285955. http://bill.srnr.arizona.edu/classes/182/Giraffe/WinningByANeck.pdf. 
  12. a b c d Badlangana, L. N.; Adams, J. W.; Manger P. R. (2009). «The giraffe (Giraffa camelopardalis) cervical vertebral column: A heuristic example in understanding evolutionary processes?». Zoological Journal of the Linnean Society 155 (3):  pp. 736–57. doi:10.1111/j.1096-3642.2008.00458.x. 
  13. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r Dagg, A. I. (1971). «Giraffa camelopardalis». Mammalian Species 5 (5):  pp. 1–8. doi:10.2307/3503830. http://www.science.smith.edu/msi/pdf/i0076-3519-005-01-0001.pdf. 
  14. a b c d e f g h i j Prothero, D. R.; Schoch, R. M. (2003). Horns, Tusks, and Flippers: The Evolution of Hoofed Mammals. Johns Hopkins University Press. pp. 67–72. ISBN 0-8018-7135-2. 
  15. a b c Brown, D. M.; Brenneman R. A.; Koepfli, K-P.; Pollinger, J. P.; Milá, B.; Georgiadis, N. J.; Louis Jr., E. E.; Grether, G. F.; Jacobs, D. K.; Wayne R. K. (2007). «Extensive population genetic structure in the giraffe». BMC Biology 5 (1):  p. 57. doi:10.1186/1741-7007-5-57. PMID 18154651. 
  16. a b c d e f g h i j k l m n ñ Pellow, R. A. (2001). «Giraffe and Okapi». En MacDonald, D. The Encyclopedia of Mammals (2nd edición). Oxford University Press. pp. 520–27. ISBN 0-7607-1969-1. 
  17. a b c d e f g h i j k l «Giraffe – The Facts: Current giraffe status?». Giraffe Conservation Foundation. Consultado el 21 de diciembre de 2010.
  18. «Exhibits». Al Ain Zoo (25 de febrero de 2003). Consultado el 21 de noviembre de 2011.
  19. «Nubian giraffe born in Al Ain zoo». UAE Interact. Consultado el 21 de diciembre de 2010.
  20. a b c d e f g «Giraffa». ISIS (2010). Consultado el 4 de noviembre de 2010.
  21. Brenneman, R. A.; Louis, E. E. Jr; Fennessy, J. (2009). «Genetic structure of two populations of the Namibian giraffe, Giraffa camelopardalis angolensis». African Journal of Ecology 47 (4):  pp. 720–28. doi:10.1111/j.1365-2028.2009.01078.x. 
  22. a b c d e Hassanin, A.; Ropiquet, A.; Gourmand, B-L.; Chardonnet, B.; Rigoulet, J. (2007). «Mitochondrial DNA variability in Giraffa camelopardalis: consequences for taxonomy, phylogeography and conservation of giraffes in West and central Africa». Comptes Rendus Biologies 330 (3):  pp. 173–83. doi:10.1016/j.crvi.2007.02.008. PMID 17434121. 
  23. a b Fennessy, J. & Brenneman, R. (2010). «Giraffa camelopardalis». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.2. Consultado el 26 de enero de 2013.
  24. a b Fennessy, J.; Brown, D. (2008). «Giraffa camelopardalis». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.2. Consultado el 26 de enero de 2013.
  25. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v Estes, R. (1992). The Behavior Guide to African Mammals: including Hoofed Mammals, Carnivores, Primates. University of California Press. pp. 202–07. ISBN 0-520-08085-8. 
  26. Lever, A-M. (21 de diciembre de 2007). «Not one but 'six giraffe species'». BBC News. Consultado el 4 de marzo de 2009. 
  27. a b Skinner, J. D.; Smithers, R. H. M. (1990). The mammals of the southern African subregion. University of Pretoria. pp. 616–20. ISBN 0-521-84418-5. 
  28. a b c d e f g h i Swaby, S. (2010). «Giraffe». En Harris, T. Mammal Anatomy: An Illustrated Guide. Marshall Cavendish Corporation. pp. 64–84. ISBN 0-7614-7882-5. 
  29. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa ab ac Williams, E. (2011). Giraffe. Reaktion Books. ISBN 1-86189-764-2. 
  30. a b Mitchell, G.; Skinner, J.D. (2004). «Giraffe thermoregulation: a review». Transactions of the Royal Society of South Africa: Proceedings of a Colloquium on Adaptations in Desert Fauna and Flora 59 (2):  pp. 49–57. doi:10.1080/00359190409519170. ISSN 0035-919X. http://www.sabinet.co.za/abstracts/royalsa/royalsa_v59_n2_a13.html. 
  31. Wood, W. F.; Weldon, P. J. (2002). «The scent of the reticulated giraffe (Giraffa camelopardalis reticulata)». Biochemical Systematics and Ecology 30 (10):  pp. 913–17. doi:10.1016/S0305-1978(02)00037-6. 
  32. a b c d Simmons, R. E.; Altwegg, R. (2010). «Necks-for-sex or competing browsers? A critique of ideas on the evolution of giraffe». Journal of Zoology 282 (1):  pp. 6–12. doi:10.1111/j.1469-7998.2010.00711.x. 
  33. MacClintock, D.; Mochi, U. (1973). A natural history of giraffes. Scribner. p. 30. ISBN 0-684-13239-7. 
  34. Garland, T; Janis, C. M. (1993). «Does metatarsal/femur ratio predict maximal running speed in cursorial mammals?». Journal of Zoology 229 (1):  pp. 133–51. doi:10.1111/j.1469-7998.1993.tb02626.x. http://www.biology.ucr.edu/people/faculty/Garland/GarlandJanis1993.pdf. 
  35. Rafferty, John P (2011). Grazers (Britannica Guide to Predators and Prey). Britannica Educational Publishing. p. 194. ISBN 1-61530-336-7. 
  36. a b Tobler, I.; Schwierin, B. (1996). «Behavioural sleep in the giraffe (Giraffa camelopardalis) in a zoological garden». Journal of Sleep Research 5 (1):  pp. 21–32. doi:10.1046/j.1365-2869.1996.00010.x. PMID 8795798. 
  37. a b c Henderson, D. M.; Naish, D. (2010). «Predicting the buoyancy, equilibrium and potential swimming ability of giraffes by computational analysis». Journal of Theoretical Biology 265 (2):  pp. 151–59. doi:10.1016/j.jtbi.2010.04.007. PMID 20385144. 
  38. a b Naish, D. (January 2011). «Will it Float?». Scientific American 304 (1):  p. 22. ISSN 0036-8733. http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=will-it-float. 
  39. a b Van Sittert, S. J.; Skinner, J. D.; Mitchell, G. (2010). «From fetus to adult – An allometric analysis of the giraffe vertebral column». Journal of Experimental Zoology Part B Molecular and Developmental Evolution 314B (6):  pp. 469–79. doi:10.1002/jez.b.21353. 
  40. Solounias, N. (1999). «The remarkable anatomy of the giraffe's neck». Journal of Zoology 247 (2):  pp. 257–68. doi:10.1111/j.1469-7998.1999.tb00989.x. http://www.ikhebeenvraag.be/mediastorage/FSDocument/73/download.pdf. 
  41. a b du Toit, J. T. (1990). «Feeding-height stratification among African browsing ruminants». African Journal of Ecology 28 (1):  pp. 55–62. doi:10.1111/j.1365-2028.1990.tb01136.x. http://courses.biology.utah.edu/goller/7406/Goller7406/duToitPdfs/Feedingheightstrat_1990.pdf. 
  42. Cameron, E. Z.; du Toit, J. T. (2007). «Winning by a Neck: Tall Giraffes Avoid Competing with Shorter Browsers». American Naturalist 169 (1):  pp. 130–35. doi:10.1086/509940. PMID 17206591. http://www.cnr.usu.edu/files/uploads/faculty/winning_by_a_neck-du_Toit.pdf. 
  43. Woolnough, A. P.; du Toit, J. T. (2001). «Vertical zonation of browse quality in tree canopies exposed to a size-structured guild of African browsing ungulates». Oecologia 129 (1):  pp. 585–90. doi:10.1007/s004420100771. http://courses.biology.utah.edu/goller/7406/Goller7406/duToitPdfs/Verticalzonation_2001.pdf. 
  44. a b Young, T. P.; Isbell, L. A. (1991). «Sex differences in giraffe feeding ecology: energetic and social constraints». Ethology 87 (1–2):  pp. 79–89. doi:10.1007/s004420100771. http://tpyoung.ucdavis.edu/publications/1991GiraffesEthology.pdf. 
  45. Mitchell, G.; van Sittert, S.; Skinner, J. D. (2010). «The demography of giraffe deaths in a drought». Transactions of the Royal Society of South Africa 65 (3):  pp. 165–68. doi:10.1080/0035919X.2010.509153. 
  46. Mitchell, G.; van Sittert, S. J.; Skinner, J. D. (2009). «Sexual selection is not the origin of long necks in giraffes». Journal of Zoology 278 (4):  pp. 281–86. doi:10.1111/j.1469-7998.2009.00573.x. 
  47. a b Wedel, M. J. (2012). «A monument of inefficiency: the presumed course of the recurrent laryngeal nerve in sauropod dinosaurs». Acta Palaeontologica Polonica 57 (2):  pp. 251–56. doi:10.4202/app.2011.0019. http://www.app.pan.pl/archive/published/app57/app20110019.pdf. 
  48. Harrison, D. F. N. (1995). The Anatomy and Physiology of the Mammalian Larynx. Cambridge University Press. p. 165. ISBN 0-521-45321-6. 
  49. a b Skinner, J. D.; Mitchell, G. (2011). «Lung volumes in giraffes, Giraffa camelopardalis». Comparative Biochemistry and Physiology – Part A: Molecular & Integrative Physiology 158 (1):  pp. 72–78. doi:10.1016/j.cbpa.2010.09.003. http://137.215.9.22/bitstream/handle/2263/16472/Mitchell_Lung(2011).PDF?sequence=1. 
  50. Mitchell, G.; van Sittert, S. J.; Skinner, J. D. (2009). «The structure and function of giraffe jugular vein valves». South African Journal of Wildlife Research 39 (2):  pp. 175–80. doi:10.3957/056.039.0210. http://137.215.9.22/bitstream/handle/2263/13994/Mitchell_Structure(2009).pdf?sequence=1. 
  51. Pérez, W.; Lima, M.; Clauss, M. (2009). «Gross anatomy of the intestine in the giraffe (Giraffa camelopardalis)». Anatomia, Histologia, Embryologia 38 (6):  pp. 432–35. doi:10.1111/j.1439-0264.2009.00965.x. PMID 19681830. 
  52. Cave, A. J. E. (1950). «On the liver and gall-bladder of the Giraffe». Proceedings of the Zoological Society of London 120 (2):  pp. 381–93. doi:10.1111/j.1096-3642.1950.tb00956.x. 
  53. «Comparative morphology of the gallbladder and biliary tract in vertebrates: variation in structure, homology in function and gallstones». Microscopy Research and Technique 38 (6):  pp. 571–79. 1997. doi:10.1002/(SICI)1097-0029(19970915)38:6<571::AID-JEMT3>3.0.CO;2-I. 
  54. Fennessy, J. (2004). «Ecology of desert-dwelling giraffe Giraffa camelopardalis angolensis in northwestern Namibia». tesis doctoral (University of Sydney). 
  55. a b van der Jeugd, H. P; Prins, H. H. T. (2000). «Movements and group structure of giraffe (Giraffa camelopardalis) in Lake Manyara National Park, Tanzania». Journal of Zoology 251 (1):  pp. 15–21. doi:10.1111/j.1469-7998.2000.tb00588.x. http://www.resource-ecology.org/publ/2000_Jeugd,Prins_MovementsAndGroupStructureOfGiraffeInLakeManyara.pdf. 
  56. a b c d e f g Pratt D. M.; Anderson V. H. (1985). «Giraffe social behavior». Journal of Natural History 19 (4):  pp. 771–81. doi:10.1080/00222938500770471. 
  57. a b c d e Leuthold, B. M. (1979). «Social organization and behaviour of giraffe in Tsavo East National Park». African Journal of Ecology 17 (1):  pp. 19–34. doi:10.1111/j.1365-2028.1979.tb00453.x. 
  58. «Silent Sentinels?». PBS online – Nature. Consultado el 21 de diciembre de 2011.
  59. «Mammal Guide – Giraffe». Animal Planet. Consultado el 2009-03-07.
  60. a b c d Langman, V. A. (1977). «Cow-calf relationships in giraffe (Giraffa camelopardalis giraffa)». Zeitschrift fur Tierpsychologie 43 (3):  pp. 264–86.  doi:10.1111/j.1439-0310.1977.tb00074.x
  61. Coe, M. J. (1967). «'Necking' behavior in the giraffe». Journal of Zoology 151 (2):  pp. 313–21. doi:10.1111/j.1469-7998.1967.tb02117.x. 
  62. Bagemihl, B. (1999). Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity. St. Martin's Press. pp. 391–93. ISBN 0-312-19239-8. 
  63. Müller, D.W.; Zerbe, P; Codron, D; Clauss, M; Hatt, J.M. (2011). «A long life among ruminants: giraffids and other special cases». Schweizer Archiv für Tierheilkunde 153 (11):  pp. 515–519. doi:10.1024/0036-7281/a000263. PMID 22045457. 
  64. Owen-Smith, N.; Mills, M. G. (2008). «Predator-prey size relationships in an African large-mammal food web». Journal of Animal Ecology 77 (1):  pp. 173–83. doi:10.1111/j.1365-2656.2007.01314.x. PMID 18177336. http://137.215.9.22/bitstream/handle/2263/9023/Owen-Smith_Predator-prey(2008).pdf?sequence=1. 
  65. Ross, K. (2003). Okavango: jewel of the Kalahari. Struik. p. 168. ISBN 1-86872-729-7. 
  66. Greaves, N.; Clement, R. (2000). When Hippo Was Hairy: And Other Tales from Africa. Struik. pp. 86–88. ISBN 1-86872-456-5. 
  67. «The Dabous Giraffe rock art petrograph». The Bradshaw Foundation. Consultado el 2011-11-06.
  68. Ringmar, E. (2006). «Audience for a Giraffe: European Expansionism and the Quest for the Exotic». Journal of World History 17 (4):  pp. 353–97. doi:10.1353/jwh.2006.0060. http://www.archive.org/download/ErikRingmaraudienceForAGiraffeEuropeanExceptionalismAndTheQuest_744/ErikRingmarAudienceForAGiraffe.pdf. 
  69. Knappert, J (1987). East Africa: Kenya, Tanzania & Uganda. Vikas Publishing House. p. 57. ISBN 0-7069-2822-9.  Parámetro desconocido |autorlink= ignorado (ayuda)
  70. Walter, M.; Fournier, A.; Menevaux, D. (2001). «Integrating shape and pattern in mammalian models in SIGGRAPH '01». Proceedings of the 28th annual conference on Computer graphics and interactive techniques:  pp. 317–26. doi:10.1145/383259.383294. ISBN 1-58113-374-X. http://www.csun.edu/~renzo/GraphicsResources/Articles/walter.pdf. 
  71. Clegg, A. (1986). «Some Aspects of Tswana Cosmology». Botswana Notes and Records 18:  pp. 33–37. 
  72. Ian Cunnison (1958). «Giraffe hunting among the Humr tribe». Sudan Notes and Records 39. 
  73. http://www.cracked.com/article/81_6-animals-that-can-get-you-high/
  74. Lord. M (11 de enero de 2012). «Outlandish Outposts: Giraffe Manor in Kenya». Forbes.com. Consultado el 4 de abril de 2012.

Enlaces externos[editar]