Rumiante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Macho Montés (Capra pyrenaica victoriae) rumiando. Después de haber pastado, los rumiantes suelen tumbarse, y empezar a rumiar (es decir, a masticar por completo y digerir) esa materia vegetal.

Rumiante es un animal que digiere alimentos en dos etapas: primero los consume y luego realiza la rumia. Ésta consiste en regurgitación de material semidigerido, remasticación (que lo desmenuza) y agregación de saliva. Rumiantes son los bovinos, ovinos, caprinos y cérvidos. Los camélidos no están en esta categoría, pues carecen de las características de los verdaderos rumiantes: preestómago aglandular, cuernos, etcétera.

Los rumiantes se caracterizan por tener los dedos segundo y quinto muy reducidos; los metacarpianos y metatarsianos del tercero y cuarto en una sola pieza llamada caña. Muchas especies de este grupo tienen cuernos en la parte superior de la cabeza, su mandíbula superior carece de incisivos, la mandíbula inferior poseen incisivos con forma de espátula. Los molares y premolares están muy desarrollados, para contar con fácil trituración de la hierba.

Comprenden alrededor de 250 especies, distribuidas en estado salvaje por todo el mundo, en excepción de Australia. Entre sus numerosas familias destacan los: camélidos (camellos, dromedarios y llamas) quienes no cuentan con cuernos y su estómago está formado por tres cámaras; los cérvidos (ciervo común, reno, alce) se caracterizan por poseer cuernos que se desprenden cada año después de la época de reproducción; los jiráfidos (jirafas y okapis) se distinguen por ramonear arbustos y árboles, viven en las sabanas africanas; los bóvidos los cuales se encuentran los animales domésticos como el toro, el carnero doméstico, la cabra y como salvajes se encuentran el búfalo y los antílopes, éstos se caracterizan por tener los cuernos en protuberancia.

Los rumiantes viven en grandes pastizales, pastan las plantas herbáceas y se trasladan de lugar en lugar de acuerdo a la época del año para encontrar un mejor pasto.

La separacíón filogenética de ovejas de cabras así como la diversificación de los bóvidos ocurre con la expansión de los pastos en la última etapa del neógeno.

No se debe confundir el término taxonómico Ruminantia, que se traduce al castellano como rumiantes, con el término fisiológico rumiante, del cual se trata en este artículo. Algunos animales que realizan rumia, como los camélidos (camellos, dromedarios, llamas, etcétera) no pertenecen al taxón Ruminantia, sino al suborden Tylopoda y a la familia Camelidae. A veces no se los considera rumiantes sino pseudorrumiantes, pues —a pesar de que rumian sus alimentos— su estómago posee tres compartimientos en vez de cinco.

El rumen usa la flora microbiana para fermentar el alimento facilitando la conversión de materia vegetal rica en celulosa lignina (bajo valor en la dieta humana) en proteína animal. Se cree que el rumen ha evolucionado desde hace 35-40 millones de años, coincidiendo con la aparición de los pastizales en un ambiente de clima frío y con bajo contenido en CO2 en comparación con la atmósfera actual. Los rumiantes son ahora el herbívoro terrestre dominante que contribuye al efecto invernadero debido al gas metano resultante del metabolismo de los ácidos grasos volátiles.


--Gotera esofagica- Es un conducto que une el esófago con el orificio retículo-omasal, cuando la cría es pequeña y se alimenta de leche. Evita que la fermentación del rumen descomponga el alimento y produzca la muerte del animal.

Características[editar]

Corte histológico de las papilas de una oveja.
1. Retículo; 2. Atrio del rumen; 3. Saco dorsal del rumen; 4. Saco ventral del rumen; 5 y 6. Sacos ciegos caudales del rumen.

El aparato digestivo de los rumiantes se caracteriza por poseer varias divisiones: cuatro en bovinos, ovinos, caprinos y cérvidos. En sucesión continua desde el esófago hasta el duodeno, las cuatro cavidades son:

  1. Rumen, panza o herbario.
  2. Retículo, redecilla o bonete.
  3. Omaso, libro o librillo.
  4. Abomaso, Cuajar o estómago verdadero.

A este tipo de animales que se caracterizan por tener varias divisiones o compartimentos en el aparato digestivo también se les ha denominado como poligástricos.

El rumen, panza o herbario está unido con la segunda cavidad, e integran el retículo-rumen. Allí, para obtener energía, microorganismos (bacterias, protozoos y hongos) anaeróbicos fermentan el alimento que pueden utilizar: la fibra (especialmente celulosa y hemicelulosa).

Estas substancias fibrosas se degradan hasta glucosa. Las bacterias utilizan la mayor parte de la glucosa y generan ácidos carboxílicos volátiles, principalmente ácido acético, ácido propiónico y ácido butírico. Éstos constituyen la principal fuente de energía de los rumiantes, ya que dentro de su organismo se absorben y se metabolizan.

Igualmente los microorganismos degradan el ácido fítico (fuente importante de fósforo vegetal), mediante las enzimas fitasas. En el abomaso, a los microorganismos ruminales, que en buena parte están constituidos por proteína de alta calidad, se les somete a digestión hasta aminoácidos y péptidos, y posteriormente a absorción en el intestino delgado.

Este proceso puede convertir proteína que no contenga suficientes aminoácidos esenciales en proteína completa, además de transmutar el NNP en proteínas útiles para el animal. La fermentación ruminal provee también al rumiante todas las vitaminas del complejo B, así como vitamina K. Por ello los rumiantes solo requieren en su dieta las vitaminas liposolubles A, D y E.

Las paredes del retículo-rumen tienen musculatura fuerte. Realizan los movimientos ruminales, que mezclan eficazmente el contenido y facilitan así una fermentación continua de los alimentos ingeridos. En este proceso es importante la génesis de una masa fibrosa flotante en las partes media y superior del retículo-rumen, que estimula los movimientos ruminales.

La estimulación causada por una cantidad alta de fibra burda cercana al cardias provoca un movimiento adicional antiperistáltico, mediante el cual el animal regurgita el contenido ruminal al paladar y propicia la remasticación o rumia.

El objetivo de la remasticación del bolo es reducir el tamaño de las partículas fibrosas para facilitar su paso al resto del tracto gastrointestinal y al exterior, ya que una porción de la fibra está lignificada, por lo cual, aún para los microorgansmos ruminales, resulta indigerible.

Una característica anatómica del retículo-rumen, vigente solo durante pocas semanas a partir del nacimiento de estos animales, es una gotera esofágica: pliegue funcional de la pared de estos compartimientos, que forman una canaladura, la cual permite comunicación directa del esófago con el omaso y el abomaso.

Así los líquidos que ingieren (especialmente la leche materna) pueden evadir la acción bacteriana del compartimiento ruminal y los movimientos del retículo. Esta canaladura o gotera se forma por un reflejo relacionado con la acción de mamar. Una vez ocurrido el destete se pierde la importancia de esta estructura.

Algunos grupos de rumiantes[editar]

Enlaces externos[editar]