Sultanato mameluco de Egipto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
سلطنة المماليك
Sulṭanat Misr al-Mamālīk
sultanato mameluco de Egipto

Flag of Ayyubid Dynasty.svg
Armoiries de Jérusalem.svg

1250-1517

Flag of the Ottoman Empire.svg

Bandera de Egipto

Bandera

Ubicación de sultanato mameluco de Egipto
El sultanato mameluco de Egipto en 1279.
Capital El Cairo
Idioma principal Turco Kipchak (Ejército y la corte)[1]
Árabe egipcio (Gobierno y cultura)
Copto(Gobierno)[2]
Religión Islam Sunita
Gobierno Monarquía
Sultán
 • 1250–1257 Izz al-Din Aybak
 • 1516–1517 Tuman bay II
Período histórico Mundo Árabe, Edad Media
 • Muerte de Turanshah 1250
 • Batalla de Ridaniya 1517

El sultanato mameluco de Egipto fue un régimen compuesto por mamelucos que gobernaron Egipto desde 1250 hasta 1517, cuando fue ocupado por el Imperio otomano. Su capital fue El Cairo.

Historia[editar]

Ascenso al poder[editar]

Los regimientos mamelucos constituían la columna vertebral del ejército egipcio bajo la dinastía ayubí. Cada sultán y emir de alto rango tenía su cuerpo privado, y el sultán Al-Salih Ayyub (1240-1249) había confiado especialmente en estos para mantener el orden. Sus mamelucos, que sumaban entre ochocientos y mil jinetes, fueron llamados los bahris, de la palabra árabe bahr ( بحر ), que significa mar o río grande, debido a que sus cuarteles se encontraban en la isla de Rawda en el Nilo. Fueron reclutados en su mayoría de entre los cumanos y kipchaks que controlaban las estepas al norte del mar Negro y de entre los circasianos y georgianos de la región del Cáucaso. Los mamelucos del imperio retuvieron un sentido de identidad cumana especialmente fuerte, hasta tal punto que, en la biografía del sultán Baibars, este se centró en su nacimiento y en los primeros años en Desht-i-Kipchak («Estepa de los Kipchaks», Cumania). El historiador Dimitri Korobeinikov relata que la historia Baibars «resume el trágico destino de muchos cumanos después de la batalla del río Kalka y la invasión mongola de Europa». Romano Kovalev afirma que esta historia aún puede ser vista como un mecanismo para la preservación de la memoria colectiva en términos generales, lo que refleja un sentido de identidad cumana en el sultanato mameluco.

En 1249 Luis IX de Francia acaudilló una cruzada e invadió Egipto, capturó Damietta y luego se dirigió lentamente hacia el sur. A medida que avanzaban las fuerzas cruzadas, as-Salih Ayyub murió y le sucedió su hijo Turan Shah. Antes de que este llegase hasta donde se hallaban estas, los mamelucos bahri derrotaron a los cruzados en la batalla de Al Mansura y capturaron a Luis, lo que puso fin a la cruzada. Turanshah procedió a colocar a su propio entorno, y sobre todo sus propios mamelucos, llamados Mu`azzamis, en posiciones de autoridad en perjuicio de los intereses de los bahri. Cuatro semanas después de la captura de Luis, el 2 de mayo 1250, un grupo de sahris asesinaron a Turanshah.

Las guerras con los mongoles y los cruzados[editar]

Tras la muerte de Turanshah, comenzó un período de diez años de inestabilidad política en Egipto y Siria con varias facciones que compitieron por el control de la región. En 1254, cuando una facción rival capitaneada por Qutuz se hizo poderosa, la mayoría de los bahris huyeron a El Cairo y tomaron servicio con los emires ayubíes en Siria. Mientras tanto, los mongoles dirigidos por Hulagu invadieron el Oriente Próximo con grandes fuerzas. Saquearon Bagdad en 1258, siguieron hacia el oeste y capturaron Alepo y Damasco. Qutuz y los bahris acordaron dejar de lado sus diferencias para hacer frente a la amenaza común. Unidos, derrotaron a un contingente de mongoles en la batalla de Ain Jalut. Con la amenaza de los mongoles temporalmente eliminada, las rivalidades entre los mamelucos revivieron y Baibars, un caudillo bahri, asesinó a Qutuz y se hizo con el poder en el sultanato.

Cambio de régimen[editar]

A finales del siglo XIV, los circasianos de la región norte del Cáucaso se habían convertido en el mayor contingente entre los mamelucos. En 1377 estalló una revuelta en Siria que se extendió a Egipto y los circasianos Barakah y Barquq se hicieron cargo del gobierno. En 1382 el último sultán bahri, Al-Salih Hajji, fue destronado, poniéndose así fin a la dinastía bahri, y Barquq se proclamó sultán. Fue expulsado en 1389, pero recuperó la posesión de El Cairo en 1390. Afianzado en el poder, fundó lo que se dio a llamar la dinastía burji.

Los otomanos y el fin del sultanato mameluco[editar]

Mientras el sultán otomano Bayaceto II se dedicaba a conquistar Europa,se abre un nuevo teatro de la guerra en 1501. Nacida de las relaciones con el Imperio safávida de Persia. El sah Ismail I envió una embajada a Venecia a traves de Siria invitándolos a tomar las armas y recuperar el territorio que les había arrebatado la Sublime Puerta. El sultán mameluco de Egipto, Al-Ghawri, fue acusado por Selim I de facilitar el paso a través de su territorio a los enviados del safaví Ismail I en su camino a Venecia y de albergar a los refugiados. Para apaciguarlo, Al-Ghawri arrestó a los mercaderes venecianos, tanto en Siria y Egipto, pero después de un año los liberó.

Después de la batalla de Chaldiran en 1514, Selim I atacó al Bey de Dulkadir, un vasallo de Egipto, y envió su cabeza al sultán mameluco Al-Ashraf al-Qansuh Ghawri. Asegurado ahora contra Shah Ismail I, en el año 1516 reunió a un gran ejército con el objetivo de conquistar Egipto, pero para engañar a los egipcios, proclamó que lanzaría la gran hueste contra el sah Ismail I. La guerra comenzó en 1516 y resultó en la incorporación de Egipto y sus dependencias al Imperio otomano; la caballería mameluca demostró no poder competir con la artillería otomana y los jenízaros. El 24 de agosto de 1516, murió en la batalla de Marj Dabiq el sultán al-Ghawri. Siria pasó a manos de los otomanos, recibidos en muchos lugares como libertadores del yugo mameluco.

El sultanato mameluco sobrevivió hasta 1517, cuando fue conquistado definitivamente por el Imperio otomano. El sultán otomano Selim I tomó El Cairo el 20 de enero y el centro del poder regional pasó a Constantinopla. Aunque no en la misma forma que en el marco del sultanato, el Imperio otomano retuvo a los mamelucos como clase dominante egipcia y los mamelucos y la familia Burji lograron recuperar gran parte de su influencia, aunque seguían siendo vasallos de los otomanos.

La independencia de los mamelucos de los otomanos[editar]

En 1768, el sultán Ali Bey Al-Kabir declaró la independencia de los otomanos. Sin embargo, estos aplastaron el movimiento y mantuvieron su posición dominante después de derrotarlo. En ese momento, se trajeron nuevos esclavos desde el Cáucaso, especialmente de Georgia y Circasia.

Napoleón derrotó a las tropas de los mamelucos en la batalla de las pirámides, durante la invasión de Egipto en 1798, y los expulsó al Alto Egipto. Los mamelucos seguían utilizando sus clásicas cargas de caballería, a las que habían unido el uso de mosquetes.

Después de la salida de la región de las tropas francesas en 1801, los mamelucos continuaron su lucha por la independencia, esta vez contra el Imperio otomano y Gran Bretaña. En 1803, los dirigentes mamelucos Ibrahim Bey y Usman Beg escribieron una carta al cónsul general de Rusia y le pidieron que intercediese ante el sultán para que pudiesen firmar un alto el fuego y el regresar a su tierra natal de Georgia. El embajador ruso en Estambul se negó categóricamente a mediar, ya que el Gobierno ruso tenía miedo de permitir que los mamelucos regresasen a Georgia, donde había surgido un fuerte movimiento de liberación nacional que podría haber sido alentado por el retorno de los mamelucos.

En 1805, la población de El Cairo se rebeló. Esta fue una excelente oportunidad para que los mamelucos tomasen el poder, pero la tensión interna y la traición les impidieron aprovechar esta oportunidad. En 1806, los mamelucos derrotaron a las fuerzas turcas en varias ocasiones, y en junio las partes enfrentadas concluyeron un tratado de paz por el que Mehmet Alí, que había sido designado como gobernador de Egipto el 26 de marzo de 1806, debía ser eliminado y la autoridad estatal en Egipto sería devuelta a los mamelucos. Sin embargo, fueron de nuevo incapaces de capitalizar la oportunidad debido a conflictos entre los clanes y Mehmet Alí mantuvo su autoridad.

El fin del poder mameluco en Egipto[editar]

Mehmet Alí sabía que en algún momento tendría que hacer frente a los mamelucos si alguna vez quería controlar completamente Egipto. Los mamelucos eran todavía los señores feudales de Egipto y las tierras seguían siendo la fuente de su riqueza y poder. La tensión constante por el mantenimiento de una gran fuerza militar, necesaria para defender el sistema político mameluco de los europeos, con el tiempo debía debilitarlos y Mehmet Alí sintió que el poder de los mamelucos, por tanto, debía ser reemplazado.

El 1 de marzo de 1811, invitó a todos los principales mamelucos a su palacio para celebrar la declaración de guerra contra las fuerzas de Ibn Saud en Arabia. Entre seiscientos y setecientos mamelucos desfilaron por El Cairo. Cerca de la puerta de Al-Azab, en una carretera estrecha que bajaba desde la colina de Mukatam, las fuerzas de Mehmet Alí emboscaron y mataron a casi todos ellos en lo que se conoce como la matanza de la Ciudadela. De acuerdo con informes de la época, solo un mameluco, cuyo nombre se da indistintamente como Amim (también Amyn), o Heshjukur (a Besleney), sobrevivió gracias a que obligó a su caballo a saltar desde las murallas de la ciudadela, matándolo en la caída.

Durante la semana siguiente, cientos de mamelucos fueron asesinados en todo Egipto; solo en la ciudadela de El Cairo, más de mil personas murieron. A lo largo de Egipto, se calcula que unos tres mil mamelucos y sus familiares fueron asesinados.

A pesar de estos intentos de Mehmet Alí para derrotar a los mamelucos en Egipto, un grupo de ellos logró escapar y huyó hacia el sur, a lo que hoy es Sudán. En 1811, estos mamelucos establecieron un Estado en Dunqulah en el Sennar como base para el comercio de esclavos. En 1820, el sultán de Sennar informó a Mehmet Alí que había sido incapaz de cumplir su petición de expulsar a los mamelucos. Como consecuencia, el bajá envió cuatro mil soldados a invadir Sudán, eliminar a los mamelucos y convertir el territorio en una dependencia de Egipto. Las fuerzas del bajá recibieron la sumisión del kashif, dispersaron a los mamelucos de Dunqulah, conquistaron Kordofán y aceptaron la rendición de Sennar de manos del último sultán funj, Badi VII.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Kennedy, Hugh N. The Historiography of Islamic Egypt (C. 950-1800), (Brill Academic Publishers, 2001), 69. [1]
  • Otto Friedrich August Meinardus, Two Thousand Years of Coptic Christianity, (American University in Cairo Press, 1999), 65.