Marco Polo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marco Polo
Marco Polo portrait.jpg
Retrato de Marco Polo
Nombre Marco Polo
Nacimiento c. 15 de septiembre de 1254[1]
República de Venecia Flag of Most Serene Republic of Venice.svg
Fallecimiento 8 o 9 de enero de 1324
(69 años)[1]
República de Venecia Flag of Most Serene Republic of Venice.svg
Ocupación Comerciante
Cónyuge Donata Badoer
Hijos Fantina, Bellela y Moretta
Padres Niccolò Polo
Nicole Anna Defuseh
Obras Los viajes de Marco Polo

Marco Polo (Venecia, c. 15 de septiembre de 1254-Íbid., 8/9 de enero de 1324)[1] [2] fue un mercader y viajero veneciano, célebre por sus viajes a Oriente de Asia narrados en Los viajes de Marco Polo, relato que dio a conocer en la Europa Medieval las tierras de Asia central y China.[3]

Marco nació y aprendió a comerciar mientras su padre y su tío, Niccolò y Maffeo, viajaban por Asia y, al parecer, conocieron a Kublai Kan. En 1269 ambos regresaron a Venecia y vieron por primera vez a Marco. Los tres se embarcaron en un épico viaje a Asia, en el que visitaron Armenia, Persia y Afganistán hasta llegar a China, recorriendo toda la Ruta de la Seda. En el viaje de regreso atravesaron el estrecho de Ormuz, desde que llegaron a Venecia en 1295 tras un viaje de 24 años en el que habían recorrido más de 24 000 km y del que volvían cargados de riquezas.

A su regreso a Italia, Venecia estaba en guerra con su rival, Génova, y en el transcurso del conflicto Marco fue capturado y encarcelado por los genoveses. En 1298, durante su período en la cárcel, conoció al escritor Rustichello de Pisa, a quien relató sus fabulosos viajes, que fueron el tema del libro conocido en principio como Le divisament du monde, Livre des merveilles du monde, o Il milione. Liberado en 1299, Marco Polo se convirtió en un rico mercader y miembro del Gran Consejo de la República de Venecia. Murió en 1324 y fue enterrado en la iglesia de San Lorenzo de su ciudad. Los célebres viajes de este pionero veneciano inspiraron, entre otros, a Cristóbal Colón.

Contexto histórico[editar]

En la época de Marco Polo, el comercio en Europa seguía un sistema triangular, en el que los productos de lujo procedentes de Oriente (seda, especias) ocupaban un importante lugar. Estos, en la conocida como ruta de la seda atravesaban Asia Central y las tierras controladas por los sarracenos, siendo comprados por comerciantes italianos (venecianos, genoveses, pisanos...), que obtenían grandes beneficios al revenderlos luego por Europa.

Es por ello por lo que Venecia y otros puertos italianos ganaron en importancia y comenzaron una política comercial agresiva para explotar estas rutas comerciales.

Venecia en la época[editar]

Durante la Baja Edad Media, la República de Venecia comenzó a convertirse en una potencia mediterránea. Al control del interior y de la costa de Dalmacia, se unió una extensa actividad mercantil con Oriente, que le llevó a establecer consulados y colonias de comerciantes por todo el Mediterráneo Oriental. Apoyó a los cruzados como manera de contrarrestar al Islam y mantuvo un largo conflicto con Génova por el predominio comercial.

Durante la Cuarta Cruzada, por sugerencia veneciana, los cruzados saquearon Constantinopla, decapitando el Imperio bizantino y conquistando numerosos territorios. Aunque el subsiguiente Imperio latino fue pronto reconquistado por los griegos, Venecia siguió controlando varias islas y ciudades, y siendo una de las principales potencias mercantiles.

El Imperio mongol[editar]

El Imperio mongol fue instituido por Genghis Kan en 1206. Este, tras largas luchas internas, unificó a las diversas tribus mongolas bajo su mando, involucrándolas en una expansión que les llevaría a conquistar China, Asia Central, Rusia y llegar hasta Irak, Siria y Anatolia.

A su muerte le sucedió su hijo Ogodei, quien continuó con esta expansión y consolidó la jerarquía del Gran Kan sobre los diversos reinos mongoles. En tiempos de Marco Polo este Gran Kan era Kublai Kan.

El conocimiento europeo de Oriente[editar]

El mundo conocido por los europeos no iba mucho más allá del actual Oriente Medio. Las pocas noticias que se tenían de lo que estaba más allá eran generalmente confusas y muy mitificadas. Es de destacar la leyenda del Preste Juan, un mítico rey cristiano que se suponía existía rodeado de infieles en Asia Central. Los intercambios comerciales se encontraban casi siempre mediatizados por persas y árabes.

La expansión del Imperio mongol les llevó a las mismas puertas de Europa tras atravesar las estepas rusas y amenazar Polonia, aunque pronto se retiraron. Más al sur, sin embargo, los mongoles saquearon Bagdad (Irak) y sometieron a reinos musulmanes que se habían enfrentado en las cruzadas con los cristianos.

Es así como se despierta el interés por los mongoles en Europa. A la curiosidad por esos bárbaros, tenidos hasta entonces como seres casi mitológicos, se le suma en lo político la posibilidad de obtener un aliado contra el enemigo islámico, una forma más ventajosa de negociar con Oriente en lo económico, y un deseo evangelizador, dada la gran tolerancia religiosa de los mongoles. Antes de Marco Polo, varios misioneros, como Giovanni da Pian del Carpine, viajaron como embajadores a Oriente, aunque sin conseguir resultados concretos. Se hace referencia a los contactos entre romanos y el Imperio chino, pero este también estableció contacto con los romanos con anterioridad a la Ruta de la Seda. Uno de los primeros contactos que tuvo China con Roma fue cuando el emperador Ban Chao hizo una campaña contra los nómadas de Asia Central y envió a uno de sus colaboradores, Ga Yin, que viajó hacia occidente visitando los establecimientos comerciales romanos de la costa oriental del Mar Negro. Por tanto, el contacto entre Roma y China era recíproco, pese a que Roma tenía más información sobre China gracias a la multitud de viajes que se habían hecho hacia aquella zona.

La familia Polo[editar]

Existe muy escasa información sobre Marco Polo y su familia aparte de la contenida en el libro que relata su viaje. Constan unos pocos documentos venecianos, pero están completamente ausentes en las fuentes chinas.[a] Se encuentra información adicional, que hay que tratar con precaución por tratarse en su mayor parte de rumores y leyendas populares, en el prefacio de la edición italiana de Il milione publicada en 1559 por Giovanni Battista Ramusio.[5]

Marco Polo nació en 1254 en una familia de mercaderes.[6] Su padre, Niccolò, había formado una asociación comercial, o fraterna compagnia, con sus hermanos Marco y Maffeo,[b] cuya residencia familiar se encontraba en la parroquia de San Severo, al norte de la Basílica de San Marcos.[8] Después de la toma de Constantinopla de 1204 Venecia poseía su propio barrio en la ciudad, además de controlar el puerto, y muchos venecianos se instalaron allí, entre ellos los Polo.[9] Una de las rutas comerciales que de allí partían era la del Mar Negro y en ella se especializaron, hasta el punto de que disponían de una casa en el puerto de Soldaia, el principal emporio comercial italiano de Crimea.[10]

El viaje de Niccolò y Maffeo[editar]

Kublai Kan entrega la paiza a los hermanos Polo.
Biblioteca Nacional de Francia (ms. fr. 2810)

En una fecha cercana a 1260 Niccolò y Maffeo decidieron emprender viaje con la intención inicial de comerciar con joyas en el kanato mongol de la Horda de Oro. En principio tuvieron éxito ya que en Sarai, cerca del curso inferior del Volga, conocieron al kan Berke, a quien «regalaron» joyas por las que obtuvieron a cambio «presentes» por el doble de su valor,[10] pero en julio de 1261 Miguel Paleólogo reconquistó Constantinopla poniendo fin al Imperio latino. El nuevo emperador se vengó de todos los mercaderes venecianos que pudo capturar y estas circunstancias complicaron el viaje de regreso de los Polo a Venecia. La situación empeoró cuando en invierno estalló la guerra entre la Horda de Oro y el Ilkanato persa de Hulegu, lo que les impedía utilizar la ruta que llevaba a Tabriz atravesando el Cáucaso, por lo que, después de permanecer en Sarai un año, partieron hacia el norte en dirección a Ukek, desde donde siguieron viaje hacia el este y cruzaron el kanato de Chagatai hasta llegar a Bujará, en Transoxiana.[11]

Cuando llevaban tres años en Bujará los hermanos se unieron a una embajada de Hulegu que se dirigía a visitar al Gran Kan y, tras un año de viaje, llegaron a la corte de Kublai Kan, aunque no consta en el libro el lugar dónde se encontraba en ese momento.[12] Kublai les concedió audiencia y, tras informarse de la situación europea, les pidió que acompañaran a uno de sus diplomáticos en una embajada al Papa. En sus cartas el Kan solicitaba al Papa cien hombres instruidos en las siete artes liberales, quizá como misioneros o tal vez como administradores de sus nuevas posesiones en China, y aceite de la lámpara del Santo Sepulcro de Jerusalén, posiblemente como amuleto para sus esposas cristianas.[13] Para el regreso, el Kan les proporcionó una paiza, una tableta de oro que autorizaba a sus portadores a servirse del yam, el servicio de postas mongol. El yam era altamente eficiente para la época así que parecen excesivos los tres años que aseguran haber tardado en llegar al puerto de Layas, en Armenia Menor. Allí se enteraron de la muerte del papa Clemente IV, lo que sitúa su llegada muy probablemente en 1269. Continuaron viaje hasta Acre donde afirman haberse reunido con el entonces archidiácono Tedaldo Visconti,[c] y desde cuyo puerto regresaron a Venecia para esperar la elección de un nuevo papa. Allí se reunió Niccolò con su hijo Marco cuando, según el libro, contaba quince años, lo que permite fijar su fecha de nacimiento.[15]

Ruta seguida[editar]

El viaje de Marco Polo[editar]

Mapa con la ruta del viaje de Marco Polo.

La elección del nuevo papa se retrasaba (acabaría siendo la más prolongada de la historia) así que Niccolò y Maffeo iniciaron el viaje de regreso a la corte de Kublai Kan en 1271, pero esta vez acompañados por Marco, que ya tenía diecisiete años. Llegaron a Acre, donde se encontraron de nuevo con Tedaldo Visconti, que quizá estaba allí en relación con la cruzada en la que estaba embarcado el futuro rey Eduardo I de Inglaterra. Tras desviarse a Jerusalén para hacerse con el aceite de la lámpara del Santo Sepulcro, siguieron viaje hasta Layas donde se enteraron de que la elección papal había recaído precisamente en Tedaldo Visconti, que adoptó el nombre de Gregorio X. Regresaron de inmediato a Acre, en una galera facilitada por el rey León III de Armenia Menor, donde Visconti les facilitó nuevas credenciales además de hacer que les acompañaran dos frailes dominicos, aunque estos pronto abandonaron el largo viaje.[16]

Marco pronto se ganó el favor de Kublai Kan, haciéndole su consejero. Poco después Marco pasó a ser emisario del Kan, quien le daría diversos destinos a lo largo de los años. En sus diecisiete años de servicio al Kan, Marco Polo, llegó a conocer las vastas regiones de China y los numerosos logros de la civilización china, muchos de los cuales eran más avanzados que los contemporáneos europeos.

Cuando una embajada del rey de Persia le solicita a Kublai Kan una princesa para el rey, los Polo la acompañan, decidiendo regresar a Venecia.

Ruta seguida[editar]

Marco Polo en la corte de Kublai Kan.

Il milione[editar]

La iglesia de San Lorenzo, en el sestiere veneciano de Castello, donde fue enterrado Marco Polo en 1324.

A su regreso de China en 1295 (escoltando a una princesa china llamada Kokacín), la familia de Marco Polo se estableció en Venecia donde se convirtió en una sensación y atrajo a multitud de oyentes, que a duras penas creían sus historias sobre la lejana China.

No está claro cómo llegó Marco a la prisión genovesa donde se relata que en 1298 conoció a «Rusticiaus» de Pisa. En la primera mitad del siglo xiv en su obra Imago Mundi seu Chronica, el fraile dominico Jacopo d'Acqui afirmó que Marco fue hecho prisionero en 1296 tras una batalla marítima entre mercaderes genoveses y venecianos en las cercanías de Layas, aunque la fecha real de la batalla corresponde a 1294, el año anterior a la llegada de Marco a Venecia. De Giambattista Ramusio, en el siglo xvi, procede la versión que sitúa el origen del encarcelamiento en la batalla naval de Curzola, la gran derrota veneciana que tuvo lugar en septiembre de 1298, aunque la fecha deja escaso margen para que fuera trasladado a Génova, conociera a Rustichello y ambos comenzaran a redactar su libro. Quizá resultó capturado en algún otro enfrentamiento de menor importancia en torno a esas fechas, pero en cualquier caso debió ser liberado tras la ratificación del tratado de paz entre Génova y Venecia en julio de 1299.[d] [18]

Es posible que, como era habitual en Génova, la «prisión» consistiera en estar confinado en casa de alguna familia, pero en cualquier caso Marco pasó los pocos meses de su encierro dictando a Rustichello un detallado relato de sus viajes por las entonces desconocidas regiones de Extremo Oriente. El manuscrito original, probablemente escrito en francés antiguo o francoitaliano, no ha sobrevivido, pero el libro,[19] Il milione (‘El millón’, más conocido en español como Los viajes de Marco Polo o Libro de las maravillas) tuvo rápido éxito fue y traducido pronto a muchas lenguas europeas. Estas traducciones, incluso las más tempranas, son a menudo bastante diferentes entre sí y contienen numerosos detalles contradictorios y controvertidos.[20]

Existe una versión alternativa y minoritaria que considera la colaboración de Marco Polo y Rustichello en la prisión de Génova como una ficción.[21] En este caso la versión de Rustichello sería la traducción al francés de un texto escrito originariamente por Marco en veneciano, un manuscrito que también se habría perdido cuya versión conservada más próxima sería la traducción al latín realizada entre 1310 y 1317 por el dominico Francesco Pipino. Rustichello habría escrito la obra para el rey Eduardo I de Inglaterra quien, en su condición de cruzado, tendría gran interés en datos sobre Asia y Oriente.[22]

Marco Polo murió, después de redactar testamento, entre la puesta del sol y la medianoche del domingo 8 de enero de 1324,[23] fecha que podría corresponder al 9 de enero debido a la ley veneciana que fijaba el final del día en el momento de la puesta del sol.[1] Fue enterrado en la iglesia de San Lorenzo, donde también reposaban los restos de su padre, Niccolò,[23] aunque su sarcófago desapareció durante las obras de reconstrucción en 1592.[24]

La veracidad del viaje[editar]

Procede de Jacopo d'Acqui la anécdota, significativa de las dudas que ya en su momento suscitaron sus relatos, de que en su lecho de muerte su familia pidió a Marco que corrigiese o eliminase de sus historias todo lo que no fuese cierto. Marco se negó, insistiendo: «¡Solo he contado la mitad de lo que verdaderamente vi!».[23]

Desde entonces, gran número de historiadores han puesto en duda, en todo o en parte, la veracidad básica del relato: algunos mantienen abierta la cuestión mientras otros descartan basándose en la evidencia interna la presencia de Marco Polo en China. Algunos autores afirman que Marco Polo (o también a veces incluso Maffeo y Niccoló) solo llegó a algún lugar de Asia central, como Bujará o Karakórum y que todos los detalles sobre China proceden de escritos persas o relatos de segunda mano.[25] Algunas omisiones o inexactitudes que señalan son:

  • No menciona la Gran Muralla. Hay que tener en cuenta que en el siglo xiii la muralla estaba en gran parte en ruinas y que casi toda la gran estructura actual es obra de la dinastía Ming en el siglo xvi. Tampoco es mencionada por otros viajeros, como Odorico de Pordenone o Giovanni Marignolli, que recorrieron esa zona en el siglo xiv.[26]
  • No menciona la costumbre de vendar los pies de las niñas, aunque estaba circunscrita a mujeres de clase alta, que normalmente se mantenían alejadas de extraños o extranjeros.[26]
  • No menciona el , bebida que en época de Marco solo era conocida en el sur de China, zona que parece ser desconocida para él.[26]
  • No menciona la escritura china y para los nombres no suele utilizar las formas chinas y en su lugar recurre a las mongolas, pero sobre todo a las persas («facfur» como emperador de China, «Mangi» para rederirse al sur de China y, en general gran parte de la toponimia). Existe coincidencia general en que Marco ignoraba el chino,[27] pero hay que tener en cuenta que el persa era lingua franca en la corte mongola y que es posible que, a su vuelta a Europa, redactara el libro consultando documentación o mapas persas que habría traído consigo.[28]
  • Marco Polo afirma haber gobernado la ciudad de Yangzhou, pero no aparece en las detalladas listas de administradores locales de la dinastía Yuan.[29] También según su relato, los Polo ayudaron a Kublai Kan en la conquista de Saianfu (Xiangyang), la última ciudad en posesión de la dinastía Song, supervisando la construcción de tres catapultas. Sin embargo la ciudad cayó en 1273, dos años antes de la llegada de Marco a China, y tanto las crónicas chinas como las persas dan los nombres de los constructores de las catapultas, una familia procedente de Siria.[30] Se ha sugerido que el hecho de atribuirse importante participación en algunos acontecimientos pueda responder al deseo de Marco de ocupar algún puesto de relevancia a su vuelta, o también que fueran recursos de Rustichello para incrementar el interés del relato, como podría indicar el hecho de que ambas anécdotas se omitan en manuscritos que podrían corresponder a revisiones del texto hechas con posterioridad por el propio Marco.[31] Por lo demás los hechos en sí son básicamente auténticos y también parece incuestionable, según sus testamentos, que los Polo estaban a su muerte todavía en posesión de varias paiza de oro auténticas, los salvoconductos que se describen como procedentes del Gran Kan en persona («magnifici chan tartarorum»), aunque se ha alegado la posibilidad de que la de Marco proviniera de su tío Maffeo.[32] Además probablemente proviene del relato de Marco Polo la primera mención a Japón (Cipango) en la literatura occidental, un caso único antes del siglo xvi.[33]

En general, la redacción formularia y estereotipada de las descripciones que se ofrecen en el libro de lugares y acontecimientos ocurridos en el sur de China contrasta con la más detallada y concreta en cuanto los sucesos se producen en el norte. Es posible que los Polo pasaran gran parte del tiempo en esta última zona, entre la nueva capital, Daidu, y la residencia de verano de Shangdu, y que su conocimiento del sur dependiera mucho más de testimonios de segunda mano.[34] Hay que tener en cuenta también que los Polo se movieron sobre todo en los ambientes de la corte mongola, lejos de la base de la población china recién conquistada cuyas costumbres les eran extrañas.[35]

Por otra parte, Marco describe otros aspectos de la vida en el Lejano Oriente con mucho detalle: el papel moneda, el Gran Canal, la estructura del ejército mongol, los tigres y el sistema postal imperial. También se cree que Marco Polo describió un puente donde sucedió el incidente del Puente Marco Polo, una batalla que marcó el comienzo de la invasión japonesa del norte de China en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

Especulaciones sobre el origen de su familia[editar]

Casa de la isla de Curzola (Croacia) en la que habría nacido Marco Polo.

Cronistas posteriores a Marco Polo rastrearon sus orígenes hasta la isla de Curzola en el mar Adriático (actualmente Korčula, en Croacia) donde incluso se sigue conservando una vieja casa en la que se dice que nació. Sin embargo, la historiografía moderna tiene serias dudas de este origen, pues el apellido Polo (de origen veneciano) aparece mencionado varias veces en ciudades del norte de Italia. No obstante, hay quienes afirman que su verdadero nombre y apellido eran Marc Pol, apellido que, efectivamente, tuvo su primera aparición en Dalmacia. Esta última afirmación es dada con base en los registros aparecidos en el anuario veneciano Chronicon Iustiniani (1358). El escudo familiar de los Pol contiene tres pájaros de agua, aves que recibían el nombre de "pol" en Dalmacia del Sur, mientras que en Venecia se les llamaban "pola", palabra de la cual se cree se derivaron los apellidos "Polo" y "Pollo" en Italia.[cita requerida]

Impacto histórico[editar]

Aunque los Polo no fueron en forma alguna los primeros europeos en llegar a China por tierra (considérese por ejemplo a Juan de Plano Carpini así como la única delegación romana que partió a la China con objeto de establecer relaciones diplomáticas entre Roma y China), gracias al libro de Marco su viaje fue el primero en conocerse ampliamente y el mejor documentado hasta entonces.

La leyenda cuenta que Marco Polo introdujo en Italia algunos productos de China, entre ellos los helados, la piñata y la pasta, especialmente los espaguetis. Sin embargo, esta leyenda está muy cuestionada. Por ejemplo, hay pruebas de que la pasta era conocida en Grecia e Italia desde la antigüedad. En la España árabe hay referencias escritas acerca de los fideos (llamados entonces aletría) desde el siglo XII.

El libro escrito por Marco Polo, a pesar de que muchas de sus aseveraciones, en su época, se pusieron en duda, inspiró a muchos viajeros y exploradores. El mismo Cristóbal Colón tenía una copia, con anotaciones manuscritas suyas en los márgenes, que todavía se conserva.[36]

Notas[editar]

  1. El orientalista francés Guillaume Pauthier propuso en 1865 la identificación de Marco con un Po-loh, alto funcionario de la corte de Kublai Kan, pero terminó demostrándose que era un error.[4]
  2. Maffeo aparece como «Mafeo» en el manuscrito francoitaliano más antiguo de Los viajes, y como «Matteo» en la traducción al toscano.[7]
  3. Sin embargo, Visconti no estuvo en la zona hasta 1271 y, de hecho, el libro sitúa la llegada de ambos a Acre en 1260. Asimismo la duración algo exagerada de ciertas etapas puede no ser más que un recurso literario para remarcar las dificultades del viaje. La cronología es uno de los muchos aspectos confusos de la obra.[14]
  4. El tratado se firmó en mayo de 1299.[17]

Referencias[editar]

  1. a b c d Laurence Bergreen: Marco Polo: from Venice to Xanadu. Londres: Quercus, 2007. ISBN 978-1-84724-345-4. Pág. 339-342.
  2. Larner, 2001, pp. 66, 78.
  3. http://www.heritage-history.com/?c=academy&s=char-dir&f=polo
  4. Larner, 2001, p. 59.
  5. Larner, 2001, p. 59-60, 94.
  6. Larner, 2001, p. 66.
  7. Larner, 2001, p. 60.
  8. Larner, 2001, pp. 60-61.
  9. Larner, 2001, p. 61.
  10. a b Larner, 2001, p. 62.
  11. Larner, 2001, p. 63.
  12. Larner, 2001, pp. 63-64.
  13. Larner, 2001, pp. 64-65.
  14. Larner, 2001, p. 65.
  15. Larner, 2001, pp. 65-66.
  16. Larner, 2001, pp. 71-72.
  17. Norwich, 2003, p. 229.
  18. Larner, 2001, pp. 76-77.
  19. Larner, 2001, pp. 79-80.
  20. Larner, 2001, p. 266.
  21. Wehr, 1993, p. 320.
  22. Larner, 2001, pp. 87-88.
  23. a b c Larner, 2001, p. 78.
  24. Norwich, 2003, p. 228.
  25. Larner, 2001, pp. 95-96.
  26. a b c Larner, 2001, p. 95.
  27. Larner, 2001, p. 102.
  28. Larner, 2001, p. 97.
  29. Larner, 2001, pp. 100-101.
  30. Larner, 2001, p. 101.
  31. Larner, 2001, pp. 101-102.
  32. Larner, 2001, pp. 98-99.
  33. Larner, 2001, p. 100.
  34. Larner, 2001, pp. 104-106.
  35. Larner, 2001, p. 103.
  36. Larner, 2001, p. 223.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]