Religión abrahámica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Símbolos de las tres principales religiones abrahámicas: judaísmo, cristianismo e islam.
Mapa que muestra la extensión geográfica en rosa de las principales religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islam) y en amarillo las principales religiones dhármicas (buddhismo e hinduísmo) en cada país.

Las religiones abrahámicas son fes monoteístas que reconocen una tradición espiritual identificada con Abraham.[1] [2] [3] El término es usado principalmente para referirse colectivamente al judaísmo, cristianismo e islam, [4] a las que se suman en ocasiones otras como el bahaísmo, los samaritanos, los mandeos y los drusos.[5] Las religiones abrahámicas suponen un poco más de la mitad de la población de creyentes del mundo, unos 3.800 millones de fieles.[6]

Las principales religiones no-abrahámicas del mundo son las religiones dhármicas de la India y las religiones del Oriente asiático centradas en la idea del Tao, así como las llamadas religiones animistas que se extienden por el continente africano y la región caribeña y antillana de América. El uso del término "abrahámico" no es universal y ha probado ser problemático por muchas razones.[7]

Origen del término[editar]

El término "religión abrahámica" se deriva del término de origen islámico, Millat Ibrahim,[2] [3] aunque en el uso musulmán solo se considera que el islam refleja verdaderamente la "Fe de Abraham". Por tanto se refiere a la aseveración tradicional sobre la relación de los árabes musulmanes con Abraham a través de su hijo, Ismael, que se extiende para incluir a Muhammad aunque la genealogía no puede ser verificada debido a poco más de 2,000 años de historia no registrada,[8] haciendo a Abraham un ancestro para todos los profetas posteriores, ya que todos, excepto Muhammad, fueron descendientes de los israelitas. Los cristianos se refieren a Abraham como un "padre en la fe" (ver Romanos 4); la frase también puede sugerir que sus religiones vienen de una fuente espiritual.[1]

El judaísmo, el cristianismo, el islam y la Fe Bahá'í comprenden una familia de religiones. Un número de términos reconocen sus enlaces histórico-teológicos: la popular etiqueta "Gentes del Libro" subraya el rol central que la escritura jugó entre sus adherentes, mientras los académicos de la religión a veces las categorizan como las "fes monoteístas más importantes". El término "abrahámico" tiene ventajas sobre ambos usos; se centra en una afinidad más específica que la primera y evita las controversias categóricas e interpretativas que pudieran surgir sobre la segunda mientras enfatiza el lugar primordial que Abraham tienen en sus tradiciones.[5]

Abraham es presentado en la Torá como el ancestro de los israelitas a través de su hijo Isaac, nacido de Sara a través de la promesa hecha en el Génesis 17:16.[9]

Aspectos comunes[editar]

Existen una cierta cantidad de aspectos comunes entre el judaísmo, el cristianismo y el islam:

  • Monoteísmo. Las cuatro religiones dicen ser monoteístas, aunque los judíos y los musulmanes a veces argumentan que la doctrina de la Trinidad (adoptada por la mayoría de los cristianos) constituye politeísmo, ver también Shituf y Shirk.
  • Una tradición profética. Las cuatro religiones reconocen a figuras llamadas "profetas", aunque las listas difieren, así como las interpretaciones de su rol profético.
  • Orígenes semitas. El judaísmo y el cristianismo judío se originaron en los pueblos judíos,[10] mientras que el islam se originó en el pueblo árabe.
  • Una base en la revelación divina en lugar de, por ejemplo, especulación filosófica o costumbre.
  • Una orientación ética. Las tres religiones hablan de una elección entre el bien y el mal, que está asociada con la obediencia o desobediencia a un solo Dios y a la Ley Divina.
  • Un concepto lineal de la historia, a veces llamado escatología, comenzando con la creación y el concepto de que Dios trabaja a través de la historia y termina con la resurrección de los muertos y el Juicio Final.
  • Asociación con el desierto, que algunos comentaristas creen que le dio a estas religiones un ethos particular.
  • Aceptación de algunas obligaciones religiosas del judaísmo encontradas en la Biblia como una devoción espiritual a las tradiciones de Abraham y no Moisés por el cristianismo[11] y por el islam, incluyendo aquellos que tienen narrativas paralelas en el Corán, tales como las historias de Adán, Noé, Abraham y Moisés.

Visión General[editar]

Las religiones abrahámicas están relacionadas con (o incluso derivadas del) judaísmo en los reinos antiguos del Israel y Judá antes del Cautiverio de Babilonia, al inicio del I milenio a. C.

  • Muchos creen que el Judaísmo en el Israel bíblico fue renovado y reformado hasta cierto grado en el Siglo VI a. C. por Ezra y otros sacerdores que regresaban a Jerusalén del exilio.
  • De acuerdo a The Oxford Companion to World Mythology (David Leeming, Oxford University Press, 2005, página 118), "Parece casi seguro que el Dios de los Judíos evolucionó gradualmente del dios El cananeo, quien era todo igual al 'Dios de Abraham'...Si El era el alto dios de Abraham - Elohim, el prototipo de Yahveh - Asherah fue su esposa, y hay indicaciones arqueológicas que ella fue percibida como tal antes de que fuera 'divorciada' en el contexto del judaísmo emergente en el siglo VII a. C. (Ver Reyes 23:15).
  • Samaritanismo separado del judaísmo en los siguientes siglos.
  • Algunas tradiciones cristianas enseñan que el cristianismo comenzó con Adán, pero que sus enseñanzas fueron rechazadas y fueron temporalmente reemplazadas con lo que hoy llamamos judaísmo, para ser restaurada con la venida del Mesías. Otros creen que el cristianismo se originó en Judea, en el Siglo I d. C., entonces la provincia Iudaea, como una rama radicalmente reformada del judaísmo (ver Cristianismo primitivo). Sin embargo, el cristianismo de la era común se extendió a Grecia y Roma, y de ahí a la mayoría de Europa, Asia y las Américas, y muchas otras partes del mundo. A través de los siglos, el cristianismo se separó en muchas iglesias diversas y denominaciones. Una importante separación en el Siglo V separó a varias iglesias orientales de la iglesia católica centrada en Roma. Otras separaciones importantes fueron: el Cisma de Oriente en el siglo XI, separando a la Iglesia católica de la Iglesia Ortodoxa; y la Reforma Protestante en el siglo XVI, que dio origen a cientos de denominaciones protestantes independientes.
  • El islam se originó en el Siglo VII, en las ciudades árabes de Meca y Medina. Aunque no es una rama disidente del judaísmo o cristianismo, los musulmanes creen que son la continuación y el reemplazo de las mismas. El Corán, el libro sagrado del islám, se proclama como la palabra final de Dios y su mensaje fue el de todos los profetas, lo que significa que el islam no comenzó con Mahoma sino que se completó en sus tiempos. Como un ejemplo de similaridades entre las fes, los musulmanes creen en una versión de la historia del libro del Génesis y descienden de Abraham a través de Ishmael, que fue concebido a través de la esclava de Abrahám, Agar.
  • Los Drusos de Israel del norte, el sur del Líbano, y el sudoeste de Siria se aferran a la fe abrahámica del Arca de la Alianza a través de sus ancestros Yitro (Jethro), el suegro de Moshe (Moisés) (el más grande profeta del judaísmo). Sin embargo, sus orígenes son islámicos, desarrollándose de la creencia de algunas tribus ismailistas chiitas de que el Califa fatimí Al-Hakim bi-Amr Allah era la encarnación de Dios.
  • Mormonismo, también llamado el Movimiento de los Santos de los Últimos Días, desarrollado en los Estados Unidos a comienzos del Siglo XIX. El movimiento se centra en las enseñanzas de Joseph Smith, Jr., especialmente el Libro de Mormón (del cual el movimiento obtiene su nombre). El mormonismo viene de una indisputable herencia religiosa abrahámica — comenzando con una revelación de Smith, la cual inició una separación de varias denominaciones protestantes cristianas de la época. Su posición en la tradición es disputada por algunos: algunos cristianos dicen que el mormonismo había surgido de verdaderas raíces abrahámicas, mientras otros dicen que el mormonismo es una secta radical del cristianismo. Sin embargo, cumple la definición de ser una religión cuyos practicantes consideran a Abraham como una figura y guía importante.
  • La Fe Bahá'í es una religión fundada por Bahá'u'lláh en la Persia del Siglo XIX, enfatizando la unidad espiritual de la humanidad y la unidad subyacente de todas las religiones. La historia religiosa parece haberse desarrollado a través de la influencia de una serie de mensajeros divinamente enviados, cada uno de los cuales estableció una religión que respondía a las necesidades del momento. Estos mensajeros incluyen a Abraham, Jesús y Muhammad entre otros.[12]
  • El Movimiento rastafari se formó del sincretismo de elementos tradicionales de la religión abrahámica con un nuevo pensamiento desarrollado de la experiencia de los pueblos africanos en la diáspora africana en el siglo XX. Desarrollándose en el caribe angloparlante (especialmente en la isla de Jamaica), acepta al antiguo Emperador de Etiopía Haile Selassie (originalmente Ras Tafari Makkonen) como una encarnación de Dios, conocido como Jah en la teología rastafari, fundados en que como parte de la dianstía salomónica, era el descendiente de Menelik I de Etiopía, hijo de Salomón y la Reina de Saba. Los seguidores del Rastafari aceptan la autoridad de la Biblia como escritura, y consideran a Etiopía (un país de lengua semítica) como Tierra Santa.

Importancia de Abraham[editar]

Una interpretación de la frontera de la Tierra Prometida, basados en la premisa de Dios de Abraham Génesis 15.
  • Para los judíos, Abraham es primordialmente un ancestro venerado del patriarca (referido como "Nuestro Padre Abraham") a quien Dios hizo diversas promesas: principalmente, que tendría un sinfín de descendientes, y que ellos recibirían la tierra de Canaán (la "Tierra Prometida"). Un tanto menos controversial, de acuerdo con la tradición judía, Abraham fue la primera persona post-Diluvio universal en rechazar la idolatría a través del análisis racional, aunque Sem y Eber continuaron la tradición desde Noé. Abraham no sólo aparece simbólicamente como una figura fundamental para el judaísmo, pero se reconoce que observaba los mandamientos de la Torá antes de que le fueran entregados a Moisés. Los académicos modernos no ignoran que el K'tav Ivri recibe su nombre de Abraham que era conocido como el "Ivri", que ocurre en el Génesis 14:13 con la frase Avram ha-Ivri, y es el origen de la palabra Hebreo. Las fuentes tempranas Midrásicas explícitamente mencionan que las leyes de la Torá (Pésaj) ya eran observadas por los patriarcas mucho antes del Sinaí,[13] y en un caso con un ejemplo simultáneamente explícito de cálculos cronológicos[14] refiriéndose al Génesis 26:5. El K'tav Ashuri original fue abandonado un poco en algún momento durante la vida de Abraham antes de 1638 a. C.,[15] y fue retomado en el Sinaí en 1313 a. C.[16]
  • Para los cristianos, Abraham es un antepasado espiritual en lugar de un ancestro directo tal y como es definido por Pablo de Tarso en la Epístola a los Romanos 4:9-12, con la Alianza Abrahámica "reinterpretada para ser definida como fe en Cristo en lugar de descendencia biológica".[17] En la creencia cristiana, Abraham es un modelo de fe (Hebreos 11:8-10), y su obediencia a Dios en el sacrificio de Isaac son vistos como un avance del ofrecimiento de Dios de su hijo, Jesús.[18] La tendencia de los comentaristas cristianos a interpretar las promesas de Dios a Abraham, como aplica al cristianismo en lugar de al judaísmo, cuyos aderentes rechazan a Jesús, son derivadas de la interpretación de Pablo de Tarso de todos los descendientes que creen en Dios como descendientes espitiruales de Abraham en la Epístola a los Romanos 4, y la Epístola a los Gálatas 4:9.[19] Sin embargo, en ambos casos se refiere a estos descendientes espirituales como "Hijos de Dios" (Epístola a los Gálatas 4:26) y no "hijos de Abraham".[20]
  • En el islam, Ibrahim es considerada una de la línea de profetas comenzando con Adán (Génesis 20:7). Estos ancestros son la genealogía de Muhammad, así como el "primer musulmán" (Surah 3) p.e., el primer monoteísta en un mundo donde el monoteísmo estaba perdido. También es referido en el islam como ابونا ابرهيم o "Nuestro Padre Abraham", así como Ibrahim al-Hanif o Abraham el Monoteísta. El islam sostiene que fue Ishmael (Isma'il) (el ancestro de Muhammad) y no Isaac a quien Ibrahim debía sacrificar. Además de su linaje espiritual, las tribus árabes Adnanís del norte trazan su linaje hasta Isma'il (y por tanto Abraham).
  • El bahaísmo lo ve como una Manifestación de Dios, una de muchas personas en la historia que da la profecía más certera sobre los planes de Dios para la humanidad en ese momento. Abraham es fundamental para la enseñanza monoteísta en una sociedad politeísta y animista.Bahá'u'lláh fundador de bahaismo pertenece a una noble familia persa que traza su origen hasta Abraham a través de su tercera esposa llamada Cetuara [Genesis 25:1].

Orígenes[editar]

Manuscrito del Siglo XI de la Biblia Hebrea con Targum

El judaísmo tiene sus orígenes en la cultura cananea/Israelí de la última parte del 2º milenio y la primera del primer milenio a. C. La cultura israelí era cananea en origen, compartiendo con otras culturas semíticas de occidente un panteón común de dioses incluyendo a El, Asherah y Baal, así como la veneración de deidades solares y lunares, y ancestros y prácticas comunes incluyendo la nigromancia y el sacrificio infantil. Yahveh se originó como un Dios de guerra en Edom/Midian, y fue gradualmente asimilado en el panteón cananeo. Este proceso fue marcado por dos fases importantes: en el periodo de los Jueces y la monarquía temprana, la convergencia vio la unión de las cualidades de otras deidades, e incluso otras deidades, con Yahveh: así El se identificó con el nombre Yaweh, Asherah dejó de ser una deidad distinta, y cualidades de El, Asherah y Baal (notablemente, para Baal, su identifiación como un Dios trueno) fueron asimiladas en Yahweh. En el periodo desde el Siglo IX a. C. a través del Exilio ciertas características de la religión israelita fueron diferenciadas de un culto a Yahweh, identificada como Cananea, y rechazada: ejemplos incluyen a Baal, el sacrificio infantil, Asherah, la adoración del sol y de la luna, y los cultos de los "altos lugares". Las fuerzas que impulsaron este proceso fueron la casa real de Judá, que identificaba a Jahweh como su deidad titular, y las escuelas proféticas del norte. Las reformas religiosas de Josías, datadas en la Biblia alrededor del 622 a. C., y aparentemente una reacción a la crisis política a través de la que Judá estaba pasando, marcó el paso decisivo desde el henoteísmo a la monolatría (la insistencia en la veneración exclusiva de un Dios patrón para Israel, sin negar la existencia de otros dioses) centrada en Yahweh; el desarrollo de un monoteísmo completo. El concepto de que Yahweh era Dios no sólo de Israel sino de todo el mundo, es más difícil de determinar pero parece haberse desarrollado durante los periodos de Exilio y post-Exilio, en las manos del sacerdocio Yahwista.

Los orígenes del judaísmo están mencionados en la Torá. la fuente generalmente aceptada por todos de forma canónica que trata sobre esa cuestión es el libro del Génesis de la Biblia Hebrea, que de acuerdo a la tradición rabínica fue escrita por Dios y recibida por Moisés después del Éxodo de Egipto, en algún momento del segundo milenio a. C. Otros, movimientos nuevos tales como judaísmo reformado y el humanismo secular creen que tal vez Moisés y otros escribieron la Biblia en un perdiodo de tiempo por ellos mismos. De acuerdo con el judaísmo fue revelado gradualmente a la línea de patriarcas desde Adán a Jacob (también llamado Israel). Sin embargo, a pesar de que Abraham, en la interpretación judía, también seguía las que serían las leyes escritas recibidas, la religión judía fue establecida cuando Moisés recibió los Diez mandamientos en el monte Sinaí, y con la organización de su sacerdocio e institución de sus servicios en el templo.

Los arqueólogos no han encontrado evidencia directa para apoyar o refutar la historia del Génesis en los orígenes del judaísmo, de hecho, no hay textos sobrevivientes de la Biblia Hebrea más antiguos que los manuscritos del Mar Muerto (siglo II A. C. o después). Sin embargo, la arqueología ha mostrado que personas hablando varias lenguas semíticas y con religiones politeísticas similares estaban viviendo en Canaán y áreas alrededor del tercer milenio a. C. Algunos de sus dioses (tales como Baal) son mencionados en la Biblia, y el Dios supremo en el panteón semítico, El, algunos académicos creen que era el Dios de los patriarcas bíblicos. Por ejemplo, El es un segmento común en nombres hebreos, tales como Daniel, Ezekiel, Elijah, etcétera. Existen un número de inscripciones que algunos académicos creen que confirman el registro bíblico, tales como el Tel Dan Stele.

Una escuela del pensamiento, Sigmund Freud y Ahmed Osman entre los proponentes, aseguran que históricamente, el monoteísmo abrahámico comenzó con Akhenatón, el faraón "herético" de Egipto que, en el siglo XIV a. C., fundó la primera religión (quasi-)monoteísta del mundo dedicada al disco solar, o Aten. El egiptólogo Jan Assman argumenta que el monoteísmo entró al pensamiento abrahámico a través del proceso de la memoria traumática de su episodio de historia religiosa egipcia.

Boyce acredita a la religión conocida como Zoroastrismo de haber influido en las religiones abrahámicas en los conceptos de juicio individual (libre albedrío), Cielo e Infierno, la futura resurrección del cuerpo, el Juicio Final, una vida eterna para los reunidos en cuerpo y alma.[21]

Patriarcas[editar]

Hay siete figuras notables en la Biblia antes de Abraham: Adán y Eva, sus dos hijos Caín y Abel, Henoc y su nieto Noé y Taré el padre de Abraham. No es seguro que cualquiera de ellos dejara algún código moral. El Génesis menciona los Siete preceptos de las naciones dados por Dios a la familia de Noé. La mayor parte de estos patriarcas sirven como buenos (o malos, como Caín) modelos de comportamiento, sin una indicación específica sobre como se deben interpretar sus acciones en cualquier religión.

Algunas iglesias cristianas tienen fe en libros antiguos como el Libro de Henoc.

En el Génesis, Abraham es instado a dejar la ciudad de Ur porque "Dios hará de ti una gran nación". Abraham tuvo ocho hijos con tres esposas: Ismael con la esclava egipcia Agar, Isaac de su esposa Sara, y otros seis con su otra esposa, Keturah. La genealogía de las relaciones de Moisés con Isaac está registrada en la Torá, que también provee un registro sobre la genealogía de las 12 Tribus de Israel, y más tarde Judá como de los descendientes de Abraham, el pueblo de Israel, el nombre Abraham, y su hijo Isaac y nieto Jacob también son mencionados. El judaísmo no cuenta a Adán ni a Noé entre los profetas.

Jesús, Muhammad, Bahá'u'lláh y otras figuras prominentes también son descendientes de Abraham a través de uno de estos hijos.

La visión cristiana de Abraham es de un importante ejemplo de fe, y un ancestro espiritual y físico de Jesús - un judío considerado el Hijo de Dios a través del cual Dios prometió bendecir a todas las familias de la Tierra. Además, los musulmanes se refieren a los judíos y cristianos como Gente del Libro y ven una tradición religiosa y profética común entre ellos. Ven a Abraham como uno de los profetas más importantes de los muchos profetas enviados por Dios. Así representa para algunos, un punto de comunidad que buscan enfatizar a través de esta terminología.

Aunado a ser la única "figura fundadora", Abraham es descrito como la primera figura en el Génesis que claramente no es de directo origen divino, como se asevera de Adán y Eva; es aceptado por tres importantes fes monoteístas teniéndo un rol importante en la fundación de sus creencias comunes; y no es considerado como el origen genético masculino de todos los humanos en la Tierra (como lo es Noé en las interpretaciones más literales).

El islam considera a Adán y a Noé como profetas y reconoce que quizá hubo otros profetas desconocidos hasta ahora, que Dios envió, y por lo menos uno por cada nación.

Para los Bahá'ís Adán no es el primero de la especie humana en la tierra; es más bien el primer ser humano en darse cuenta de poseia espíritu y a partir de ello que se inicia la historia de la humanidad. Y Abraham es reconocido como una Manifestación de Dios tál como Moisés, Jesús, Muhammad y Bahá'u'lláh.

La Deidad Suprema[editar]

El islam y el judaísmo veneran a una Deidad Suprema que conciben estrictamente monoteísticamente como Un Ser; el cristianismo concuerda, pero el Dios cristiano es al mismo tiempo (de acuerdo con la mayoría de las denominaciones cristianas) una Trinidad indivisible, una visión no compartida por otras religiones. Una considerable minoría de cristianos y de denominaciones cristianas no apoyan la visión de la doctrina de la Trinidad, y a veces sugieren que la idea de la Trinidad fue fundada en la cultura religiosa romana, específicamente sugiriendo que fue formulada gracias a la absorción romana de elementos del ideología zoroástrica y pagana como parte de su cultura homogeneizada, y no era parte del cristianismo primitivo original.

Dios en el cristianismo[editar]

La Cruz cristiana (o crux) es el símbolo religioso más conocido del cristianismo, esta versión se conoce como la Cruz Latina.

Los cristianos creen que el Dios venerado por el fiel pueblo hebreo de la era pre-cristiana siempre se ha revelado como lo hizo con Jesús, pero esto no era obvio hasta que la Palabra del Señor, la revelación de Dios, se hizo carne y vivió entre nosotros (ver Juan 1). También, a pesar del hecho de que el Ángel del Señor habló a los Patriarcas, revelándoles a Dios, siempre ha sido sólo porque el Espíritu de Dios les dio entendimiento, que los hombres han podido percibir después de que han sido visitados por Dios mismo. Después de que Jesús fuera levantado de entre los muertos-de acuerdo a las escrituras cristianas-esta creencia hebrea de cómo Dios se presenta como Mesías se entiende de diferentes maneras. Fue entonces que los seguidores de Jesús comienzan a hablar de él como Dios mismo (ver Juan 20:28), aunque esto ya había sido revelado a ciertos individuos durante su Ministerio, por ejemplo, a la mujer samaritana en Shechem, y a sus apóstoles más cercanos.

Esta creencia se ha desarrollado gradualmente en la formulación moderna de la Trinidad, que es la doctrina que dice que Dios es una sola entidad (Yahveh), pero que en realidad hay una "triedad" en el único ser de Dios que siempre ha sido evidente pero no entendida. Esta misteriosa "triedad" ha sido descrita como, en búsqueda de mejores términos, hipóstasis en el idioma griego (substancias en Latín, y "personas" en español). En la concepción cristiana tradicional, Dios Padre solo se ha revelado a través de Su Eterna Palabra (que nació como Jesús, de María (madre de Jesús), Dios Hijo, y su Espíritu (quien después de la resurrección fue dado a los hombres, estableciendo la Iglesia cristiana).

Dios en el islam[editar]

Símbolo del islam, el nombre de Alá.

Alá es la traducción árabica estándar para la palabra "Dios". La tradición islámica también describe los 99 nombres de Dios. Estos 99 nombres describen atributos de Dios, incluyendo el Más Compasivo, el más justo, La Paz y Bendición, y el Guardián. La creencia islámica en Dios es distinta en que no acepta compañeros o progenia de Dios. Esta creencia está resumida en el capítulo del Corán de Al-Ikhlas, que dice "Dios es Uno, Él es el Eterno, el Absoluto. Él no engendra ni fue engendrado. Y no hay nadie como Él".

Los musulmanes creen que el Dios Judío es el mismo que su Dios y que Jesús es un profeta inspirado divinamente, pero no Dios. Por tanto tanto la Torá como los Evangelios se consideran basados en la revelación divina, pero los musulmanes creen que han sido corrompidos (tanto accidentalmente a través de errores de transmisión e intencionalmente por judíos y cristianos a través de los siglos). Los musulmanes veneran el Corán como la palabra final incorrupta de Dios o el último testamento traído a través del último profeta, Muhammad. Muhammad es considerado como el "Sello de los Profetas" y el islam visto como la última fe monoteísta para toda la humanidad.

Dios en el judaísmo[editar]

4 Abrahamic symbols vector.svg
La Estrella de David (o Magen David) es un símbolo generalmente reconocido de la Comunidad Judía y el Judaísmo.

La teología judía está basada en la Biblia Hebrea, donde la naturaleza y mandamientos de Dios son revelados a través de las escrituras de Moisés, la Torá y las escrituras de los profetas, Salmistas y otras antiguas escrituras canonizadas, junto con la Torá conocida como la Tanaj. Adicionalmente, habitualmente está basada en su Ley Oral, registrada en la Mishná y Guemará que forman el Talmud.

Este Ser Supremo es referido en la Biblia Hebrea en muchas formas, tales como Elohim, Adonai o por las cuatro letras hebreas "Y-H-V (o W) -H" (el tetragrammaton), que los judíos ortodoxos no pronuncian como una palabra. Las palabras hebreas Eloheynu (Nuestro Dios) y HaShem (El Nombre), así como con las palabras españolas "Señor" y "Dios", también son usadas en el judaísmo moderno. El último a veces se escribe eliminando algunas letras en referencia al tabú contra pronunciar el tetragramatón.

La palabra "Elohim" tiene la terminación plural hebrea "-im", que algunos estudiosos bíblicos toman como apoyo para la noción general de que los antiguos hebreos eran politeístas en el momento de los Patriarcas, sin embargo, como la palabra es usada con verbos en singular, esta hipótesis no es aceptada por muchos judíos. Los judíos señalan otras palabras en hebreo que son usadas de la misma manera de acuerdo a la regla del idioma hebreo, y denota respeto, majestad y deliberación, similar al plural real en inglés y en antiguo egipcio, y el uso de la forma plural "vous" para individuos de individuos de alto estatus en el francés moderno. Los académicos de la Biblia Judía y comentarios históricos sobre el pasaje también sugiere que Elohim en la forma plural señala a Dios en conjunción con la corte celestial, p.e. los ángeles. La era precristiana y el periodo temprano de la Kabbala y más tarde en los movimientos jasídicos europeos después del Baal Shem Tov, tales como Breslov y Chabad, todo apunta al uso de Elohim denotando la existencia multidimensional de Dios de, en, y a través de cada posible dimensión de la existencia creada.

Dios en el bahaísmo[editar]

Estrella de Nueve Puntas, simbólica del número nueve, un número sagrado en el bahaísmo.

La creencia en la Unidad de Dios es central en la Fe Bahá'í. De acuerdo a la doctrina Bahá'í, Dios es un ser, y ha creado a todas las criaturas y fuerzas del universo. También es considerado por los Bahá'ís como omnipotente, omnisciente y misericordioso. Los Bahá'ís creen que Dios envía a sus emisarios para educar a la humanidad desde el inicio de los tiempos. Estos mensajeros son conocidos en la literatura Bahá'í como "Manifestaciones de Dios", el más reciente es Bahá'u'lláh. De acuerdo a la doctrina Bahá'í, estas Manifestaciones revelan la naturaleza y voluntad de Dios en sus enseñanzas, leyes y a través de textos sagrados, que (para los Bahá'ís) incluyen la Torá, el Evangelio, el Corán, el Bayan, el Kitáb-i-Aqdas y el Libro de la Certitud, escrituras Hindúes, Zoroastrianas y Budistas. Los Bahá'ís mantienen que los textos más antiguos contienen alegorías que deben ser interpretadas a la luz de revelaciones más recientes. Sin embargo, la doctrina Bahá'í enseña que Dios es muy grande para ser entendido por los humanos. Para los Bahá'ís Muhammad cierra la Era Adamica o Era de Los Profetas y Bahá'u'llah abre la Era de Gloria (Esplendor) o Era de Cumplimiento de las profecias del pasado.

Dios en el mandeísmo[editar]

Los mandeos consideran también que su religión fue fundada por Abraham, perpetuada por los diferentes patriarcas hebreos hasta Juan el Bautista, su principal profeta, sin incluir a Jesús a quien consideran traidor. Los mandeos han sido tradicionalmente considerados Gente del Libro por los musulmanes (los denominados sabeos). Su religión además de monoteísta guarda muchas similitudes con las demás religiones abrahámicas.

Dios en el rastafarismo[editar]

Denominado como Jah en el rastafarismo, Dios es considerado único y omnipotente, la concepción de Dios en el movimiento rastafari también es idéntica a la de judíos, cristianos y musulmanes.

Escrituras religiosas[editar]

Todas las religiones descansan en un cuerpo de escrituras, algunas de las cuales son consideradas como la palabra de Dios - por tanto sagradas e incuestionables - y algunas el trabajo de hombres religiosos, veneradas principalmente por tradición y a tal grado que han sido consideradas haber sido inspiradas, si no dictadas, por el ser divino.

Cristianas[editar]

Las sagradas escrituras de la mayoría de los grupos cristianos son el Antiguo Testamento, que es básicamente la misma Biblia Hebrea, y el Nuevo Testamento, que contiene cuatro relatos de la vida y enseñanzas de Jesús (los cuatro evangelios, tradicionalmente atribuidos a sus apóstoles Mateo, Juan, Marcos y Lucas) y muchos escritos de los apóstoles como Pablo. Son considerados como divinamente inspirados en cierto sentido y juntos comprenden a la Biblia cristiana. Así, los cristianos consideran las enseñanzas fundamentales del Antiguo Testamento, en particular los Diez mandamientos, como válidos. Sin embargo, creen que la venida de Jesús como el mesías y salvador de la humanidad tal y como estaba predicho en el Antiguo Testamento arrojaría luz en la verdadera relación entre Dios y la humanidad restaurando el énfasis en el amor universal y compasión (como está mencionado en la Shemá) sobre los otros mandamientos, también desenfatizando los preceptos más "legalistas" y materiales de la Ley Mosaica (tales como las restricciones en la dieta y los ritos en el templo). Algunos cristianos creen que el vínculo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento en la Biblia significa que el judaísmo ha sido supersedida por el cristianismo como el "nuevo Israel", y que las enseñanzas de Jesús describen a Israel no como un lugar geográfico sino como una asociación con Dios y la promesa de la salvación en el cielo.

Una biblia manuscrita en latín, en exhibición en la Abadía de Malmesbury, Wiltshire, Inglaterra. Esta Biblia fue transcrita en Bélgica en 1407 para leerse en un monasterio.

La vasta mayoría de las fes cristianas (generalmente incluyendo al Catolicismo, la Iglesia Ortodoxa, el Anglicanismo y la mayor parte del Protestantismo, pero no el Restauracionismo) derivan sus creencias de las conclusiones alcanzadas por el Concilio de Nicea I en 325, en un documento conocido como el símbolo niceno. Éste describe las creencias de que Dios (como una trinidad de distintas personas con una sustancia) se convirtió humano en la tierra, nació como Jesús siguiendo a las escrituras del Antiguo Testamento, fue crucificado por los hombres, murió y fue sepultado, resucitó al tercer día y entró en el Reino de Dios y "está sentado a la derecha del Padre". Los cristianos generalmente creen que la fe en Jesús es la única manera de obtener la salvación y entrar en cielo, y que la salvación es un regalo dado por la gracia de Dios.

Los cristianos reconocen que los Evangelios fueron pasados por tradición oral hasta que fueron escritos décadas después de la muerte de Jesús y que las versiones de hoy son copias de los originales. De hecho, la versión de la Biblia que es considerada la más válida (en el sentido de que expresa el verdadero significado de la palabra de Dios) ha variado considerablemene: la Septuaginta griega, la Vulgata latina, la Biblia del rey Jacobo inglesa y la Biblia sinodal rusa. En particular, los cristianos consultan frecuentemente la versión hebrea del Antiguo Testamento cuando preparan nuevas traducciones, aunque algunos creen que la Septuaginta debe ser preferida, ya que fue la Biblia de la Iglesia cristiana primitiva, y dado que creen que sus traductores usaron una biblia hebrea diferente a las que conforman el texto hebreo masorético actual ya que hay varias lecturas de los Manuscritos del Mar Muerto que están confirmadas por la Septuaginta. En el mismo sentido que los místicos judíos veían a la Torá como algo viviente y existente antes de cualquier texto escrito, también es la visión cristiana de la Biblia y Jesús mismo como la Palabra de Dios (o logos en griego), que trascienden a los documentos escritos.

Las sagradas escrituras de la Biblia Cristiana están complementados por un gran cuerpo de escritos de individuos cristianos y Concilios de líderes cristianos, ver derecho canónico. Algunas iglesias y denominaciones cristianas consideran ciertos escrituros adicionales como vinculantes; otros grupos cristianos consideran sólo a la Biblia como vinculante (sola scriptura).

Islámicas[editar]


El libro sagrado del islam es el Corán, incluyendo 114 suras ("capítulos del Corán"). Sin embargo, los musulmanes también consideran los textos religiosos del judaísmo y el cristianismo en sus formas originales (no las versiones actuales, las cuales creen corruptas). De acuerdo al Corán (y al pensamiento popular musulmán) los versos del Corán fueron revelados por Dios a través del Arcángel Gabriel al Profeta Muhammad en ocasiones separadas. Esas revelaciones fueron escritas durante la vida de Muhammad y recogidas en una copia oficial en 633 b. C., un año después de su muerte. Finalmente al Corán se le dio su orden actual en 653 b. C. por el tercer Califa.

El Corán menciona y venera a algunos profetas israelitas, incluyendo a Jesús, entre otros. Las historias de estos profetas son muy similares a aquellas en la Biblia. Sin embargo, los preceptos detallados de la Tanakh y el Nuevo Testamento no son adaptados como tal; son reemplazados por nuevos mandamientos revelados directamente de Dios (a través de Gabriel) a Mahoma y codificados en el Corán.

Como los judíos con la Torá, los musulmanes consideran al texto árabe original del Corán como incorrupto y santo hasta la última palabra, y cualquier traducción es considerada como una interpretación del significado del Corán, ya que sólo el texto árabe es considerado como escritura divina.

Como la Ley Oral rabínica de la Biblia Hebrea, el Corán está complementado por el Hadiz, un conjunto de libros en los que autores posteriores habían registrado los dichos del Profeta Mahoma. El Hadiz interpreta y elabora los preceptos coránicos. No hay consenso dentro del islam en la autoridad de la colección del Hadiz, pero los académicos islámicos han categorizado cada Hadiz en uno de los siguientes niveles de autenticidad o isnad: genuino (sahid), justo (hasan) o débil (da'if). Entre los musulmanes chiitas ningún hadiz es considerado sahid, y el hadiz es aceptado solamente si no entra en conflicto con el Corán.

Para el siglo IX, seis colecciones de Hadiz fueron aceptadas como confiables para los musulmanes suníes. Los musulmanes chiitas, sin embargo, refieren una tradición alterna de la autenticidad de los Hadiz.

Las colecciones suníes:

El Hadiz y la historia de la vida de Mahoma (sira) forman la Sunnah, un suplemento a las escrituras del Corán. Las opiniones legales de los juristas islámicos (fiqh) proveen otra fuente de práctica e interpretación diaria de la tradición islámica.

El Corán tiene referencias repetidas de la 'religión de Abraham' (ver Suras 2:130,135; 3:95; 6:123,161; 12:38; 16:123; 22:78). En el Corán esta expresión se refiere específicamente al islam, algunas veces en contraste con el cristianismo y el judaísmo, por ejemplo en Sura 2:135: "Ellos dicen: "Vuélvanse Judíos o Cristianos si quieren ser guiados (A la salvación)". Contésten: "¡No! (Preferiría) la Religión de Abraham el Verdadero, y se unió no con dioses sino con Dios". En el Corán se dice que Abraham era un musulmán (un hanif), 'no un Judío ni un Cristiano' (Sura 3:67).

Judías[editar]

Las sagradas escrituras del judaísmo son la Tanaj, un acrónimo hebreo que se utiliza para la Torá (Ley o Enseñanzas), Nevi'im (profetas) y Ketuvim (escrituras). Éstas son complementadas por y suplementadas con varias tradiciones originalmente orales: Midrásh, la Mishná, el Talmud, y escritos rabínicos coleccionados. El texto hebreo de la Tanaj, y la Torá en particular, es considerada sagrada, hasta la última letra: la trascripcción es hecha con un absoluto cuidado. Un error en cualquier letra, ornamentación o símbolo de las más de 300,000 letras estilizadas que conforman la Torá hebrea hace a un rollo inútil, por tanto la escritura de la Torá es una habilidad altamente especializada y toma un tiempo considerable para escribirla y revisarla.

Bahaíes[editar]

Hay más de cien volúmenes de escrituras sagradas para los Bahá'ís. A diferencia de otras tradiciones, Bahá'u'lláh vivió en la era moderna y sus voluminosos escritos han sido preservados junto con sus comentarios autoritativos. Toda la Teología Bahá'í está escrita.

Rastafaris[editar]

Algunos rastafaris usan la Biblia del rey Jacobo como su escritura principal, mientras que otros la rechazan. Muchos hacen esfuerzos especiales para estudiar la versión Amhárica Ortodoxa. Los rastas suelen asegurar que la Biblia sólo tiene la mitad de la Palabra de Dios, y que la otra mitad está escrita en el corazón de la humanidad. Las enseñanzas de Marcus Garvey y el Holy Piby están entre los documentos importantes, además de las escrituras y discursos del Emperador Haile Selassie.

Fin de los tiempos y Más allá[editar]

En las principales religiones abrahámicas existe la espera de un individuo que anunciará el fin de los tiempos, y/o traiga el Reino de Dios a la Tierra, en otras palabras el cumplimiento de la profecía mesiánica. El judaísmo espera la venida del Mesías judío (el concepto judío del Mesías difiere del concepto cristiano de muchas maneras a pesar de que ámbas utilizan el mismo término). El Mesías judío no es un "dios" sino un hombre mortal a quien, por su santidad, se le aplica esa descripción, sólo hará su aparición durante una era de paz y santidad y su venida puede no terminar la historia. El cristianismo espera la Segunda Venida de Cristo. El islam espera tanto la segunda venida de Jesús (para que termine su vida y muera, ya que no se considera que fue elevado vivo y no fue crucificado) y la venida de Mahdi (los sunnis dicen que en su primera encarcanión, los chiitas el regreso de Muhammad al-Mahdi). La Comunidad Ahmadía cree que tanto la venida de Mahdi y la Segunda Venida de Cristo fueron cumplidas en Mirza Ghulam Ahmad. Por otro lado, los miembros de la Fe Bahá'í cree que estas fueron cumplidas en las personas de Báb y de Bahá'u'lláh. El rastafari espera el regreso de Haile Selassie.

La mayoría de las religiones abrahámicas concuerda en que un ser humano tiene un cuerpo, que muere, y un alma, que no necesita hacerlo. El alma, capaz de permanecer viva después de la muerte humana, lleva la esencia de la persona con ella, y Dios juzgará la vida de una persona a su alma cuando muera. La importancia de esto, el enfoque, los criterios precisos y el resultado difiere entre religiones.

La reencarnación y la transmigración del alma tienden a no presentarse fuertemente en las religones abrahámicas. Aunque, como regla general, todas buscan alguna forma de vida en el más allá, el cristianismo y el islam apoyan la continuación de la vida, usualmente vista como eterna, en vez de una reencarnación y transmigración que son un retorno (o un continuo retorno) a esta Tierra o a algún otro plano a vivir una vida completamente nueva. El judaísmo kabbálico, por otro lado, acepta el concepto de regresar en nuevos nacimientos a través de un proceso llamado gilgut neshamot, pero no esto no se deriva de la Torá, y es usualmente estudiado sólo entre académicos y místicos dentro de la fe. Es una creencia popular para los judíos jasídicos y otros judíos ortodoxos.

Judaísmo[editar]

Las visiones del judaísmo sobre el más allá ("el Mundo que Viene") son muy diversas y su discusión no es alentada. Esto puede ser atribuido al hecho de que aunque claramente hay tradiciones en la Biblia Hebrea sobre una vida en el más allá (ver Naboth y la Bruja de Endor), el judaísmo se centra en esta vida y como llevar una vida santa para agradar a Dios, en lugar de una recompensa futura, y su actitud puede ser ampliamente resumida en la observancia rabínica de que al principio del Génesis, Dios vistió al desnudo (Adán y Eva), al final del Deuteronómio enterró a los muertos (Moisés), los Hijos de Israel lo lloraron por 40 días y después siguieron con sus vidas.

Muchos sienten que hay alguna forma de vida en el más allá, tal vez un regreso del alma a Dios, algunos dicen que hay una especie de recompensa para los bienhechores en Gan 'Edhen (el Jardín del Edén) y (menos aceptado) castigo en Ge-Hinnom. Popularmente se afirma que el tiempo máximo de castigo para todos, excepto para los más malos, es un año. Los inclinados místicamente también afirman que las almas (o chispas de almas) pueden reencarnar, a través del Gilgul Si hay un más allá, todos en el judaísmo aceptan que lo bueno de todas las naciones irá al cielo y esta es una de las razones por la cual el Judaísmo normalmente no hace propaganda.

El Alma Durmiente es una posible idea del más allá entre los judíos primitivos, interpretada de la historia de la Bruja de Endor, en la que llama al profeta Samuel "de su sueño" y un espíritu "sale de la tierra". Es posible acordar, sin embargo, que puede habrá una Resurrección de cada persona en el Último Día.

Cristianismo[editar]

Los cristianos tienen enseñanzas más diversas y definidas para el fin de los tiempos y lo que constituye el más allá. La mayoría de los enfoques cristianos incluye diferentes moradas para los muertos (cielo, infierno, limbo o purgatorio) o reconciliación universal en la que todas las almas se redimen ante Dios. Una pequeña minoría enseña el aniquilacionismo, la doctrina que dice que aquellas personas cuyas almas no se reconcilien con Dios simplemente dejan de existir.

Islam[editar]

En el islam, se dice que Dios es "El Más Compasivo y el Más Misericordioso" (Corán 1:1, así como al comienzo de la mayoría de las suras). Sin embargo, Dios también es el "Más Justo"; el islam preescribe un infierno para aquellos que desobedecen a Dios y cometen pecado grave. Aquellos que obedecen a Dios y se rinden ante él serán recompensados con su propio lugar en el Paraíso. Mientras que los pecadores son castigados con fuego, también hay muchas otras formas de castigo descritas, dependiendo del pecado cometido; el Infierno está dividido en diferentes niveles, una idea que entró a la literatura cristiana a través del préstamo de temas y tropas islámicas en el Infierno de Dante.

Aquellos que veneran y recuerdan a Dios tienen prometida la eterna morada en un Paraíso físico y espiritual. En el islam, el cielo está dividido en numerosos niveles, con los niveles más altos del Paraíso siendo la recompensa para aquellos que han sido más virtuosos, p.e., los niveles más altos pueden contener a los profetas, aquellos asesinados por creer, aquellos que ayudan a los huérfanos y aquellos que nunca dicen una mentira (entre otras numerosas categorías citadas en el Corán y el Hadiz).

Tras el arrepentimiento ante Dios, muchos pecados pueden ser perdonados ya que se dice que Dios es supremamente misericordioso. Adicionalmente, aquellos que creen en Dios, pero han tenido vidas pecaminosas, pueden ser castigados por un tiempo, y finalmente ser liberados en el Paraíso. Si alguien muere en un estado de shrik (la asociación de Dios de cualquier manera, tal como afirmar que es igual a alguna cosa o venerar a otro), entonces es posible que se quede por siempre en el Infierno; sin embargo, se dice que cualquiera con "un átomo de fe" eventualmente llegará al cielo, y la literatura islámica también registra referencias a los mayores pecadores, musulmanes y no musulmanes, eventualmente siendo perdonados y liberados en el Paraíso.

Una vez que una persona es admitida en el Paraíso, ésta morará ahí para la eternidad.

Bahaísmo[editar]

El bahaísmo considera simbólica la descripción convencional del más allá (cielo e infierno), más no como un lugar específico.[22] Las enseñanzas bahá'ís describen al cielo como una "condición espiritual" de cercanía con Dios y sus enseñanzas; similarmente el infierno es visto como un estado de lejanía a Dios y sus enseñanzas.[22] Bahá'u'lláh, el fundador del bahaísmo, ha mencionado que la naturaleza de la vida del alma no está comprendida en el plano físico,[22] y ha mencionado que el alma mantendrá su consciencia e individualidad y recordará su vida física; el alma será capaz de reconocer otras almas y comunicarse con ellas.[22]

Para los bahaíes, la entrada en el más allá tiene el potencial para traer gran alegría.[22] Bahá'u'lláh comparaba a la muerte con el proceso del nacimiento. Explica: "El mundo más allá es tan diferente de este mundo como este mundo es diferente a aquel del niño mientras está en el útero de su madre".[23] La analogía al útero resume de muchas maneras la visión Bahá'í de existencia terrenal: tal y como el útero constituye un lugar importante para el inico del desarrollo físico del hombre, el mundo físico provee el lugar para el desarrollo del alma individual. Así, los Bahá'í ven esta vida como una etapa preparatoria, donde uno puede desarrollar y perfeccionar aquellas cualidades que serán necesarias en la vida siguiente.[22] La llave para el progreso espiritual es seguir el camino marcado por las manifestaciones de Dios, el más reciente de ellos es Bahá'u'lláh.

Las enseñanzas bahaíes dicen que existe un orden en las almas en el más allá, donde los méritos de cada alma y la práctica de virtudes en el plano terrenal determinan su posición, y que las almas que han practicado pocas virtudes tendrán niveles más bajos y que estas no pueden entender completamente la estación de aquellos más virtuosas.[22] Cada alma puede progresar en el más allá, sin enbargo el desarrollo del alma es ese estadio ya no depende de sus esfuerzos conscientes sino de la gracia de Dios, las oraciones de otros, y las buenas acciones llevadas a cabo por otros en la Tierra en nombre de la persona.[22]

Veneración y Ritos Religiosos[editar]

La veneración, ceremonias y tradiciones relacionadas con la religión difieren sustancialmente entre varias religiones abrahámicas. Entre las pocas similitudes está el ciclo de siete días en el que un día está reservado nominalmente a la veneración, la oración u otras actividades religiosas; esta tradición está relacionada a la historia bíblica del Génesis, en la que Dios creó el universo en seis días, y descansó en el séptimo. El islam que tiene al viernes como un día especial para las oraciones en congregación, no tiene el concepto del 'día de descanso'.

La práctica en el judaísmo ortodoxo está guiada por la interpretación de la Torá y el Talmud. Antes de la destrucción del Templo, los sacerdotes judíos ofrecían sacrificios ahí tres veces al día, después, la práctica fue reemplazada por hombre judíos rezando tres veces al día, incluyendo la cantilena de la Torá, en dirección al Monte del Templo en Jerusalén. Las obligaciones de oración para las mujeres judías varían según denominación, en la práctica ortodoxa contemporánea las mujeres no leen de la Torá y sólo deben decir ciertas partes de algunos de estos servicios diarios. Otras prácticas incluyen la circunsición, leyes alimenticias, Sabbat, Séder pascual, el estudio de la Torá, Filacteria y otros. El Judaísmo conservador, el judaísmo reformado y el movimiento reconstruccionista tienen visiones diferentes.

El cristianismo no basa su veneración en los textos del Antiguo Testamento, así que no tienen ritos sacrificiales como tal, pero su entera teología está basada en el concepto del sacrificio por Dios de su hijo Jesús para que su sangre otorgara el perdón de los pecados. Sin embargo, ofrendas a las iglesias cristianas y la caridad hacia el pobre son fuertemente alentadas y toman el lugar del sacrificio. Adicionalmente, el autosacrificio en la forma de cuaresma, penitencia y humildad, en el nombre de Cristo y de acuerdo a sus mandamientos (cf. Sermón del monte), son consideradas formas de sacrificio que agradan a Dios.

Los seguidores del islam, los musulmanes, deben observar los pilares del islam. El primer pilar es la creencia en la unidad de Dios y en Mahoma como su profeta final. El segundo es orar cinco veces diarias (salat) hacia la dirección (alquibla) de la Kaaba en La Meca. El tecer pilar es Zakah, es una porción de la riqueza personal que debe ser entregada a los pobres o a otras causas específicas, lo que significa la donación de una parte específica de la riqueza y ahorros personales a personas o causas que Dios menciona en el Corán. La porción normal que se debe pagar es el dos y medio por ciento de los ahorros personales. El ayuno durante el mes musulmán del Ramadán es el cuarto pilar del islam, en el cual solo los musulmanes capaces deben de hacerlo. Finalmente, los musulmanes también están obligados a realizar un peregrinaje a La Meca al menos una vez en su vida. Sólo los individuos cuya posición financiera o de salud sea insuficiente están exentos de hacer el Hajj. Durante su peregrinaje, los musulmanes pasan varios días en oración, arrepentiéndose y más notablemente, circuvalando la Kaaba entre millones de otros musulmanes. Al final del Hajj, ovejas y otros animales permisibles son matados para conmemorar el momento cuando Dios reemplazó al hijo de Abraham, Ismael con una oveja para prevenir su sacrificio. La carne de estos animales es después distribuida alrededor del mundo de los musulmanes, vecinos y familiares, necesitados.

Los bahaíes tienen las oraciones obligatorias diarias reveladas por Bahá'u'lláh. Prefieren orar oraciones reveladas por El Báb, Bahá'u'llah y `Abdu'l-Bahá por considerarlas de mayor belleza y poder que las inspiradas personalmente. Los Bahá'ís deben hacer abluciones antes de la oración y orar una de tres oraciones obligatorias (reveladas por Bahá'u'lláh]] diariamente. La oración bahaí a menudo toma la forma de una actividad privada durante la cual los bahaís pueden elegir orar hacia la Qiblih (el Santuario de Bahá'u'lláh]]). Muchos bahaís también celebran reuniones devocionales en sus hogares donde las oraciones y los escritos sagrados se leen, cantan, entonan o son recitados. Las reuniones devocionales bahaís están abiertas a gente de cualquier fe. El peregrinaje bahaí fue establecido por Bahá'u'lláh, pero las condiciones políticas en Iraq y en Irán prohíben a los bahaíes visitar estos lugares. Originalmente, los bahaíes debían visitar ya sea la Casa de Bahá'u'lláh en Bagdag o la Casa de Báb en Shiraz, Irán. Actualmente las referencias bahaíes a 'peregrinaje' aplican generalmente al viaje de nueve días que visita lugares sagrados bahaíes en Haifa, Bahji y Acre, Israel. También se debe anotar que además de la oración y el peregrinaje, los bahaíes ponen énfasis en darle un lugar a la veneración en la vida diaria. El trabajo es considerado como una forma de oración a Dios, así como lo es el estudio de las escrituras.

Circuncisión[editar]

El judaísmo ortodoxo practica la circuncisión para los hombres como un asunto de obligación religiosa, así como el islam como un símbolo de dedicación a la religión. El islam también recomienda esta práctica como una forma de higiene. El cristianismo occidental reemplazó esa tradición con la ceremonia del bautismo[24] que varía de acuerdo a la denominación, pero generalmente incluye inmersión, aspersión o unción con agua. Dado que la decisión del cristianismo primitivo (Actos 15, Concilio de Jerusalén) de que la circuncisión no es obligatoria, continua siendo opcional, a pesar del Concilio de Basilea,[25] que la prohibió, y el párrafo N.º 2297 del Catecismo Católico llama a una amputación o mutilación no médica como inmoral.[26] [27] Muchos países con mayoría cristiana tienen tasas de circuncisión bajas (con la notable excepción de los Estados Unidos[1], y las Filipinas). La Iglesia Copta de Alejandría, la Iglesia copta Etíope y la Iglesia copta Eritrea aún practican la circuncisión. Ver también Aposthia.

Restricciones alimenticias[editar]

El judaísmo y el islam tienen leyes alimenticias, con la comida permitida llamada cashrut en el judaísmo y halal en el islam. Ambas religiones prohíben el consumo de la carne de cerdo; el islam también prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas de cualquier tipo. Las restricciones del halal pueden ser vistas como un subconjunto de las leyes alimenticias del cashrut, así que muchos alimentos kosher son considerados halaal; especialmente en el caso de la carne, la cual el islam preescribe que debe ser matada en el nombre de Dios, los musulmanes en Marruecos solían consumir comida kosher. Los protestantes no tienen un conjunto de leyes alimenticias. El cristianismo católico prescribe la abstinencia de algunos alimentos en diferentes periodos del año; pero estas tradiciones cambian de lugar en lugar y han cambiado con el tiempo, y algunas sectas no tienen nada comparable.

Algunos acercamientos a la práctica se ha desarrollado en algunas denominaciones protestantes, tales como la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que aconseja fuertemente evitar ciertos alimentos y en algunos casos promueve el vegetarianismo o el veganismo. Los seguidores de la Fe Bahá'í tienen prohibido beber alcohol. También tienen prohibido el uso de los opiáceos y otras drogas recreacionales, a menos que sean preescritos por un médico competente. El mormonismo también tiene un código alimenticio, aunque más relacionado a las drogas que a la comida. Es conocido como la Palabra de Sabiduría.

En la Biblia cristiana, el consumo de animales estrangulados y de sangre estaba prohibido por Decreto Apostólico (Hechos 15:19-21) y aún están prohibidos entre los Testigos de Jehová y en la Iglesia Ortodoxa Griega.[28]

Proselitismo[editar]

El judaísmo acepta la conversión, pero no tiene misioneros como tales desde la destrucción del Templo. El judaísmo dice que los no judíos pueden alcanzar la rectitud siguiendo los leyes noájidas, un conjunto de siete mandamientos universales que se esperan que los no-judíos sigan. En este contexto el Rambam (Rabino Moisés Maimónides, uno de los principales maestros judíos) comentó, "Citando de nuestros sabios, la gente recta de otras naciones tienen un lugar en el mundo por venir, si han adquirido lo que deben aprender del Creador". Dado que los mandamentos aplicables a los judíos están mucho más detallados y son más onerosos que las leyes Noájidas, los académicos judíos han tradicionalmente mantenido que es mejor ser un buen no-judío que un mal judío, por tanto desalentando la conversión. Muy frecuentemente, los convertidos al judaísmo son aquellos que se casan con judíos; en los Estados Unidos, el número de tales convertidos se estima en 10,000-15,000 al año. Ver también Conversión al Judaísmo.

El cristianismo promueve la evangelización, como Jesús lo hizo - convencer a otros de convertirse en la religión; muchas organizaciones cristianas, especialmente iglesias protestantes, envían misionarios a comunidades no cristianas a través del mundo. Ver también La Gran Comisión.

Las conversiones forzadas al catolicismo han sido documentadas en distintos momentos de la historia. Los alegatos citados más prominentes son las conversiones de los paganos en en Constantinopla; de musulmanes, judíos y ortodoxos orientales durante las cruzadas; de judíos y musulmanes durante la inquisición española donde las opciones eran exilio, conversión o muerte; y de los aztecas por Hernán Cortés. Muchas organizaciones Hindutva en la India dicen que algunos misionarios cristianos en la india están convirtiendo a los dalits analfabetas (las castas bajas) por vías fraudulentas. Las conversiones forzadas son consideradas como pecaminosas por la mayoría de las denominaciones, incluida la iglesia católica, cuya posición oficial es que las conversiones forzadas contaminan a la religión cristiana y ofenden a la dignidad humana, así que las ofensas pasadas o presentes son vistas como un escándalo (una causa de falta de fe).[29]

Probablemente, la religión que dedica más tiempo a la actividad proselitista y de enseñanza pública son los Testigos de Jehová. Tienen por todo el mundo más de 1 millón de predicadores de tiempo completo y más de 6 millones de tiempo parcial. En 2010 dedicaron más de 1.600 millones de horas a dicha labor proselitista. El número de conversos es de unos 800 cada día, a pesar del estricto estilo de vida que deben llevar.

W. Heffening dice que en el Corán "el apóstata es amenazado con castigo solo en el mundo siguiende" sin embargo "en la tradiciones, hay poco eco de estos castigos en el mundo siguiente...y en su lugar, tenemos en muchas tradiciones un nuevo elemento, la pena de muerte".[30] Es importante notar la diferencia entre la influencia de la religión y la influencia de la tradición. Heffening dice que Shafi'is interpretan el verso como aduciendo la evidencia principal para la pena de muerte en el Corán. El Corán tiene un capítulo (Sura) que trata de los no creyentes (llamado "Al-Kafiroon") (Q 109). En el capítulo hay también un verso (ayat) muy citado que dice, "'No hay compulsión en la religión, el camino de guía está libre de errores'" [2:256] y [60:8]. Esto significa que nadie debe ser llamado al islam y que el camino de la rectitud es distinto al del resto. De acuerdo a este verso, los convertidos al islam son los que ven este camino. La expansión musulmana durante la dinastía de los Omeyas se mantenían fieles a esta enseñanza, imponiento la yizia (impuesto de defensa) a la Gente del Libro en lugar de la conversión forzada. Hoy en día, el islam no tiene misioneros comparables a los cristianos, aunque alienta a sus seguidores a aprender sobre otras religiones y a enseñar a otros sobre el islam.

La Fe Bahá'í pone énfasis en que el proselitismo está prohibido. Los bahá'ís aceptan a los convertidos de todas las religiones y bagajes étnicos y activamente apoya la investigación personal en la fe. Los bahá'ís tienen "pioneros" y "maestros viajeros" que se movilizan en áreas donde las comunidades bahá'ís son muy pequeñas para ayudar a fortalecer y expandirlas. Los creyentes de otras fes tienen una alta posición y están vistos de muchas maneras como iguales espirituales. Mientras que los bahá'í ven a las leyes y a la revelación bahá'í como la más reciente, no desalientan a los creyentes de otras fes en sus prácticas espirituales, y además son líderes en los esfuerzos interconfesionales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b pp. 20–23, Massignon (1949)
  2. a b Smith, 1998, p. 276
  3. a b Anidjar, 2001, p. 3
  4. Xabier Pikaza y Abdelmumin Aya, [http://www.webislam.com/articulos/37057-diccionario_de_las_tres_religiones_judaismo_cristianismo_islam.html Diccionario de las tres religiones, 2009 (accedido 17 de febrero de 2014).
  5. a b Why Abrahamic?; también incluye otras comunidades religiosas, como los samaritanos, los mandeos y los drusos. Lubar Institute for the Study of the Abrahamic Religions at the University of Wisconsin
  6. Preston Hunter, Major Religions of the World Ranked by Number of Adherents
  7. p. 95, Greenstreet
  8. p. 40, de Perceval
  9. pp. 34–35, Scherman
  10. p. 48, Barnett
  11. p. 183, Reid
  12. Esslemont, John (1980), Bahá'u'lláh and the New Era (5th edición), Wilmette, Illinois, U.S.: Bahá'í Publishing Trust, ISBN 0-87743-160-4, http://reference.Bahá'í.org/en/t/je/BNE/ 
  13. pp. 26–27, Freedman (II)
  14. pp. 882–883, Freedman (VII)
  15. de acuerdo a Seder Olam, ver Guggenheimer; coñato con el alfabeto semítico del norte de c.1700 a. C.
  16. de acuerdo a Seder Olam, ver Guggenheimer
  17. p. 592, Blasi, Turcotte, Duhaime
  18. Epístola a los Romanos 8:32 El Himno de la Seguridad MacArthur, John (1996). The MacArthur New Testament Commentary: Romans. Chicago: Moody Press, p. 505.
  19. "Así aquellos que tengan serán bendecidos junto con Abraham, el hombre de fe."
  20. p.188cf, Bickerman
  21. Mary Boyce, Zoroastrians: Their Religious Beliefs and Practices (Londres: Routledge y Kegan Paul, 1979)
  22. a b c d e f g h Masumian 1995
  23. Bahá'u'lláh (1976). Gleanings from the Writings of Bahá'u'lláh. Wilmette, Illinois, USA: Bahá'í Publishing Trust. p. 157. ISBN 0-87743-187-6. 
  24. Jewish Encyclopedia: Baptism: "De acuerdo con las enseñanzas rabínicas, que dominaban incluso durante la existencia del Templo (Pes. viii. 8), el Bautismo, junto a la circuncisión y el sacrificio, era una condición absolutamente necesaria que debía ser cumplida por un prosélito del judaísmo (Yeb. 46b, 47b; Ker. 9a; 'Ab. Zarah 57a; Shab. 135a; Yer. Kid. iii. 14, 64d). La circuncisión, sin embargo, era mucho más importante, y, como el bautismo, era llamado un "sello" (Schlatter, "Die Kirche Jerusalems," 1898, p. 70). Pero como la circuncisión fue descartada por el cristianismo, y los sacrificios han terminado, el bautismo permanece como la única condición para la iniciación en la vida religiosa. La ceremonia siguiente, adoptada poco después de las otras, fue la imposición de manos, que, se sabe, era la usanza de los judíos en la ordenación de un rabino. La unción con aceite, que al principio solo acompañaba al acto del Bautismo, y era análoga a la unción de los sacerdotes entre los judíos, no era una condición necesaria".
  25. «Ecumenical Council of Florence (1438-1445)». The Circumcision Reference Library. Consultado el 10-07-2007.
  26. «Catechism of the Catholic Church: Article 5 — The Fifth commandment». Christus Rex et Redemptor Mundi. Consultado el 10-07-2007.
  27. Father John Dietzen. «The Morality of Circumcision». The Circumcision Reference Library. Consultado el 10-07-2007.
  28. [http://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf214.viii.v.iv.ii.html Comentarios de Karl Josef von Hefele en el canon II de Çankırı: "Vemos que, al momento del Concilio de Çankırı, la reglamentación del Concilio Apostólico en relación a la sangre y cosas estranguladas aún era vigente. Con los griegos, de hecho, siempre ha continuado vigente tal como lo muestran las Eucologías. Balsamon también, el conocido comentarista de los cánones de la Edad Media, en sus comentarios en los 63 Cánones de los apóstoles, expresamente culpa a los latinos porque han dejado de observar esta orden. Lo que la Iglesia Latina, sin embargo, pensó en este tema cerca del año 400, es mostrado por Agustín de Hipona en su Contra Fastum, donde dice que los Apóstoles habían dado su comando para unir a los paganos y judíos en el arca de Noé; pero que entonces, cuando la barrera entre los judíos y los paganos convertidos hubieran caído, esta orden que trataba con cosas estranguladas y sangre había perdido su significado, y fue solamente observada por pocos. Pero aun así, todavía en el siglo dieciocho, el Papa Gregorio Tercero (731) prohibió la ingesta de sangre y cosas estranguladas bajo amenaza de penitencia por cuarenta días. Nadie pretenderá que los actos disciplinarios de cualquier consejo, aunque sea uno de los Concilios Ecuménicos, puede ser de una fuerza más grande y menos cambiante que el decreto del primer concilio, mantenido por los Santos Apóstoles en Jerusalén, y el hecho de que su decreto haya sido obsoleto por los siglos en Occidente es prueba de que incluso los cánones ecuménicos pueden ser de utilidad temporal y pueden ser repelido por el desuso, como otras leyes."
  29. Papa Pablo VI (7 de diciembre, 1965). «Declaración sobre la Libertad Religiosa». La Santa Sede. Consultado el 10-07-2007. «Es uno de los más importantes principios de la doctrina católica, contenido en la palabra de Dios y enseñado constantemente por los Padres, que el hombre, al creer, debe responder voluntariamente a Dios, y que, por tanto, nadie debe ser forzado a abrazar la fe contra su voluntad.».
  30. W. Heffening, en Enciclopedia del Islam
  • AnidjarAnidjar, M; Villette, Jm; Devauchelle, P; Delisle, F; Cotard, Jp; Billotey, C; Cochand-Priollet, B; Copin, H; Barnoux, M; Triballeau, S; Rain, Jd; Fiet, J; Teillac, P; Berthon, P; Cussenot, O, Gil (Ene 2001), Once More, Once More: Derrida, the Jew, the Arab, «In vivo model mimicking natural history of dog prostate cancer using DPC-1, a new canine prostate carcinoma cell line.», The Prostate 46 (1): 2–10, doi:10.1002/1097-0045(200101)46:1<2::AID-PROS1002>3.0.CO;2-5, PMID 11170126 . Introduction. Acts of Religion. Por Derrida, Jacques. Nueva York & Londres: Routledge. ISBN 0-415-92400-6.
  • Assmann, Ene (1998), Moses the Egyptian: The Memory of Egypt in Western Monotheism, Harvard University Press, ISBN 978-0674587397 .
  • Barnett, Paul, Jesus & the Rise of Early Christianity: A History of New Testament, InterVarsity Press, 2002
  • Bickerman, Elias Joseph, Studies in Jewish and Christian History, en Christiansen, Ellen Juhl, The Covenant in Judaism & Paul: A study of ritual boundaries as identity markers, E.J.Brill, 1976
  • Blasi, Anthony J., Turcotte Paul-André, Duhaime Jean, Handbook of Early Christianity: Social Science Approaches, Rowman Altamira, 2002
  • Caussin de Perceval, A.P., Ensayo en L'Historire des Arabes avant L'Islaminisme, Pendant L'Epoque de Mahomet, et jusqu'a la reduction de toutes les tribus sous la loi Musulmane, College Royal de France, Calcutta Review vol.21, University of Calcutta Dept. of English, University of Calcutta, 1853
  • Firestone, Reuven, Children of Abraham: an introduction to Judaism for Muslims, KTAV Publishing House, Inc., 2001
  • Freedman H. (trans.), y Simon, Maurice (ed.), Genesis Rabbah, Land of Israel, 5th Century. Reimpreso en, e.g., Midrash Rabbah: Genesis, Volumen II, Londres: The Soncino Press, 1983. ISBN 0-900689-38-2.
  • Goody, Jack (1986), The Logic of Writing and the Organization of Society, Cambridge University Press, ISBN 0521339626 .
  • Greenstreet, Wendy, Integrating Spirituality in Health And Social Care: Perspectives And Social Care, Radcliffe Publishing, Oxford, 2006
  • Johansson, Warren (1990), «Abrahamic Religions», Encyclopedia of Homosexuality, Garland Publishing, ISBN 978-0824065447 
  • Massignon, Louis, Les trois prières d'Abraham, père di tuos les croyants, Dieu Vivant, 13, (1949) 20-23
  • Masumian, Farnaz (1995), Life After Death: A study of the afterlife in world religions, Oxford: Oneworld Publications, ISBN 1-85168-074-8 
  • Reid, Barbara E., Choosing the Better Part?: Women in the Gospel of Luke, Liturgical Press, 1996
  • Scherman, Nosson, (ed.), Tanakh, Vol.I, The Torah, (Stone edition), Mesorah Publications, Ltd., Nueva York, 2001
  • Smith, Jonathan Z. (1998), «Religion, Religions, Religious», Critical Terms for Religious Studies, University of Chicago Press, pp. 269–284, ISBN 978-0226791562 .
  • Ask Rabbi Simmons.

Lecturas Adicionales[editar]

  • Boyce, Mary, Zoroastrians: Their Religious Beliefs and Practices (Londres: Routledge y Kegan Paul, 1979
  • Guggenheimer, Heinrich W., Seder Olam: The rabbinic view of Biblical chronology, (trad., & ed.), Jason Aronson, Northvale NJ, 1998
  • Kritzeck, James, Sons of Abraham: Jews, Christians, and Moslems, Helicon, 1965

Enlaces externos[editar]