Castigo físico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Esclavo siendo castigado por un látigo.

El castigo físico, disciplina física o castigo corporal es la aplicación deliberada de dolor corporal a una persona, aún en detrimento de su condición mental, con la intención de disciplinar para que cambie su conducta en una orientación positiva para la persona que recibe dicha tortura. Usualmente se aplica, suministrando golpes con las manos o con algún objeto, y puede llegar a ocasionar daños irreparables. También se recurre en ocasiones a tirar de partes del cuerpo, tales como el cabello o las orejas.

Los castigos físicos han sido aplicados a lo largo de la historia como método de educación tanto con niños por parte de sus padres, como con personas adultas por parte de las autoridades estatales, pero representan la ignorancia de parte de los adultos en métodos más acordes al desarrollo infantil y de la psicología. La admisibilidad de su aplicación y legalidad, tanto en sistemas pedagógicos como en el campo jurídico han ido cambiando con el tiempo, por lo general, ya que la sociedad reconoce los derechos de la infancia a no ser lesionados "ni por un instante". En la actualidad, el castigo físico en general está legalmente prohibido en un 12% de los países del mundo, considerando el resto de países que no conviene hacer ilegal esta práctica.

El castigo físico causa daño, lesiones que los padres esconden, generalmente se desarrolla rebeldía en la adolescencia que enjuicia de mejor forma estos actos contra su integridad.

Historia[editar]

Caricatura política basada en el la disciplina escolar de la época

Las primeras prácticas de castigos físicos estuvieron claramente presentes en Babilonia,[1] la Antigua Grecia, en Roma, el Antiguo Egipto y en el Reino de Israel, como procesos judiciales y disciplina educativa.

Algunos estados ganaron fama de ser muy crueles con los castigos. Esparta, en particular, se aplicaban castigos físicos como método diseñado para desarrollar la fuerza de voluntad y la fuerza física. En Roma, la máxima pena de castigo permitido era de 40 azotes con un látigo, que eran aplicados a los hombros y espaldas de los condenados, e infligidos en público. Entre los que sufrieron estos castigos, los más notables fueron la reina Boudica en el año 55 a. C.[2] y Jesucristo, de acuerdo con la Biblia.[3]

Por su parte, según la Biblia, Dios permite en muchos textos que castigue a los niños físicamente. En la Biblia se usa la vara como símbolo de la disciplina física (cosa corriente en la cultura hebrea), (Proverbios 13:24, 19:18, 22:15, 23:13-14 y 29:15, e indirectamente en Hebreos 12:6-7). Acerca del castigo físico, es en extremo evidente que la Biblia exige a los aplicantes que lo hagan bajo ciertas y estrictas condiciones, tales como en amor (1 Corintios 13:1-8) y con honra, y sólo cuando en verdad es necesario para dar una enseñanza importante al hijo (Proverbios 19:18, 29:15, Colosenses 3:21 y Hebreos 12:6, 7).

En la Europa medieval, el castigo físico era fomentado por las actitudes de la iglesia medieval hacia el cuerpo humano, siendo la flagelación un medio de autodisciplina. En particular, esto tuvo una mayor influencia en las escuelas, dependientes de la iglesia.

Palmeta de castigo escolar. Al golpear sus agujeros creaban un vacío, que prolongaba en el tiempo la sensación del golpe

El uso del castigo fue cambiando de propósito paulatinamente dentro de la sociedad a partir del siglo XVI aprox., pasando de ser una forma de educar y marcar límites y normas, a ser una forma de humillación y manipulación de los hijos, esclavos y ciudadanos, generando grandes controversias sobre si era válido su uso o no como método de educación. Al perder su meta de ser aplicado con respeto y dignidad por la víctima y como consecuencia de una marcada rebeldía contra la autoridad, el castigo físico perdió su verdadero trasfondo, causando controversias y movimientos filosóficos. Así hacia mediados el siglo XVI, surgieron nuevos modos de castigo físico. Los castigos judiciales eran convertidos en espectáculos públicos. Mientras tanto, los primeros escritores en educación, como Roger Ascham quién se quejaba "por la arbitraria manera en que los niños eran castigados".[4] Probablemente, el que más influyó en este tema, fue el filósofo inglés John Locke, quién escribió el libro Algunos pensamientos sobre la educación, criticando el rol del castigo físico en la educación. El trabajo de Locke fue altamente fundamental, en parte influenciado por legisladores polacos que prohibieron el castigo físico en Polonia en 1783.[5]

Durante el siglo XIX, el uso del castigo corporal fue un asunto muy discutido, tanto por filósofos como por reformadores legales. Meramente infligir dolor en los interrogados parecía insuficiente e ineficaz, ya que sólo afectaba al sujeto por un periodo corto de tiempo, sin producir ningún cambio permanente en su conducta. Obviamente esto ocurría por una grave y mala aplicación del castigo físico. Aplicar mal un castigo físico es como dar un medicamento para una afección que el paciente no padece o directamente que no tiene. Jeremy Bentham propuso la idea de una prisión panóptica, donde los prisioneros se sentirían vigilados y controlados todo el tiempo, reduciendo notablemente el castigo.[6]

Los azotes eran un ejemplo de disciplina mal aplicada muy populares en Francia durante la Revolución francesa. Ejemplo de ello fue el del revolucionario Théroigne de Méricourt, que se volvió loco después de recibir azotes frente al público, terminando sus días en un asilo. El 31 de mayo de 1793, una mujer fue perseguida, desnudada y azotada sin motivo aparente en medio del parque de las Tullerías en París. Después de esta humillación, cayó en el delirio, viviendo siempre desnuda, negándose a vestirse, en memoria del ultraje.[7]

El uso del castigo corporal disminuyó a lo largo del siglo XIX en Europa y América del Norte. En algunos países, esto fue fomentado por escándalos relacionados con personas que herían de forma muy grave a otras durante actos de castigos físicos. Ya en el siglo XX el castigo fue prohibido en gran parte de Europa, aunque sigue existiendo en un 87% de países, y aun en los países en que está prohibido, fuera de la legalidad. En la actualidad, en los países que han ido perdiendo fuerza la unidad familiar, y donde los padres están ausentes del mismo, es cuando menos debe utilizarse, debido al desamparo infantil y a la responsabilidad implícita que tienen los adultos por sus conductas, y faltas en la formación moral y de ideales, y en una gran rebeldía contra las autoridades por parte de la juventud (Europa y EEUU). El castigo físico o corporal o disciplina física, crea desequilibrio emocional en la infancia y adolescencia y no existen correctas o incorrectas de utilizarlo.

Uso moderno

XIX

En el mundo moderno, el castigo corporal permanece como una manera de disciplina para los niños; sin embargo su uso ha declinado desde la década de 1950. En algunos países está prohibido; en cambio, en algunos otros países aún permiten a los padres usar castigos físicos no tan estrictos a los niños, pero son usados raramente.

La raza y el género han sido motivos para una mayor influencia de castigos corporales en el mundo occidental. Los niños negros y árabes tienen mayor probabilidad de ser golpeados en casa y en la escuela.[8] El castigo físico en niños varones tiende ser más agresivo y más frecuente que el castigo corporal aplicado a las niñas.[9] En algunos lugares, esa discriminación sexual tiene sus orígenes en las leyes. Como ejemplo, en Queensland, Australia, donde el castigo físico a las niñas en escuelas fue prohibido en 1934,[10] mientras que el de los varones siguió siendo legal en las escuelas públicas hasta 1995, y no fue regulado en las privadas.

En cuanto al castigo corporal en la educación, hay varios enfoques distintos a lo largo del mundo. El castigo corporal está prohibido en la mayoría de los países occidentales y naciones industrializadas no occidentales. Toda Europa Occidental, Europa Central (excepto República Checa), Europa del Este, Nueva Zelanda, Japón y Sudáfrica han prohibido el castigo corporal en las escuelas, así como muchos otros países. El castigo corporal es legal en algunas regiones de Canadá. En Australia, el castigo físico está prohibido desde 1995 en las escuelas públicas,[11] pero persiste en algunas escuelas privadas. En los Estados Unidos, 23 estados permiten el castigo físico en escuelas.

Legalidad[editar]

Legalidad del castigo físico en Europa      Castigos físicos prohibidos en las escuelas y en el hogar      Castigos físicos prohibidos en las escuelas solamente      Castigo físico no prohibido

Mientras que el castigo físico sigue siendo aceptado en el 87% del mundo, es ilegal en algunos otros. La práctica ha sido prohibida en Alemania, Austria, Bulgaria, Croacia, Chipre, Dinamarca, España, Finlandia, Grecia, Hungría, Islandia, Israel, Italia, Letonia, Noruega, Nueva Zelanda, los Países Bajos, Portugal, Rumanía, Suecia, Ucrania, Uruguay, Venezuela y Costa Rica.[12]

Hay países que permiten el castigo físico, solo si este es justificado.

En Francia, es legal el castigo corporal en escuelas, pero en 2000 una corte francesa declaró que el castigo corporal no será permitido bajo las leyes de "derecho a correción" en las escuelas, de esta manera fue prácticamente abolido. Esta prohibición es reciente en comparación con Suecia, que en 1979 fue el primer país en prohibir el castigo físico legalmente.[13] En el Reino Unido su abolición todavía está siendo discutida. El estado australiano de Tasmania también sigue revisando el estado de las leyes del tema y puede decidir prohibir el castigo corporal por parte de los padres.[14]

Los estándares sobre derechos humanos de las Naciones Unidas desaconsejan emplear el castigo físico, puesto que no han hecho un estudio real sobre su correcta aplicación, y estudian su aplicación general, entrando así su mal aplicación, la cual se da en un 85% de los casos aproximadamente.[15]

Esos debates, sin embargo, no siempre conducen a la prohibición de los castigos corporales. La Corte Suprema de Canadá reafirmó, en el caso "Fundación vs. Canadá", el derecho de los padres o tutores a usar el castigo corporal en los niños entre las edades de dos y doce; Esta decisión fue polémica, ya que se basa en el Código Penal de Canadá, en una disposición promulgada en 1892.[16] Del mismo modo, a pesar de cierta oposición a los castigos corporales en los Estados Unidos, azotar a los niños es legal. Las leyes de 23 estados de Estados Unidos, permiten su uso en las escuelas públicas.[17] La prohibición se ha propuesto en Massachusetts y California, sobre todo en cuanto a los castigos corporales a los niños, incluso por parte de los padres.

En el Este Asiático (incluyendo China, Taiwán, Japón, Filipinas y Corea) es legal castigar a los propios hijos usando castigos físicos. En Singapur y Hong Kong, castigar a los propios hijos es o bien legal pero impopular, o ilegal, pero con poca relevancia de las leyes.[cita requerida]

En las Filipinas, el castigo corporal es aplicado a los niños en el hogar, pero está prohibido en las escuelas. En Filipinas, los padres pueden reprender a los niños golpeándolos con las manos, o incluso con un cinturón.[18]

La República Popular China y Taiwán han ilegalizado el casigo corporal contra los niños en las escuelas, pero es conocido que todavía esta práctica se hace de alguna forma en muchas zonas de Taiwán. Las formas más comunes de castigo son leves, por ejemplo bofetadas. En Corea del Sur, aplican castigos si los estudiantes olvidan la tarea, violan las reglas de la escuela o llegan tarde.[cita requerida]

En España el castigo físico infantil fue abolido completamente en 2007, de manera acorde a las convenciones europeas e internacionales.[19]

En general hay una cierta resistencia, sobre todo por parte de sectores conservadores, a declarar ilegal el castigo físico de los niños por sus padres. En 2004, los Estados Unidos se negó a firmar los "Derechos del Niño" de las Naciones Unidas, debido a sus sanciones a la disciplina paterna, citando la tradición de la autoridad de los padres en ese país y la intimidad familiar en la toma de decisiones. Sin embargo, cabe señalar que la Convención no menciona en realidad los castigos corporales.[cita requerida]

Castigos corporales en el fetichismo y BDSM[editar]

Ejemplos de castigo corporal en BDSM.

El castigo corporal se puede emplear también durante el acto sexual fetichista, y es la base de una serie de parafilias, sobre todo en forma de azotes. Este fenómeno se observó en primer lugar por el psicólogo alemán Richard von Krafft-Ebing, que sugirió que el sadismo y masoquismo a menudo se desarrollan a partir de la experiencia de los niños que recibieron el castigo corporal en la escuela.[20] Si bien esta ha sido una interpretación popular, fue rebatida por Sigmund Freud, quien afirmó que el interés sexual en los castigos corporales se desarrolla en la primera infancia y rara vez se relaciona con experiencias reales de castigo.[21] Sin embargo, la sexualidad está muy ligada a la conducta observada en la infancia, el condicionamiento que ocurre entre la violencia que se percibe y la posible excitación sexual, puede dar origen a esta conducta, originada desde la infancia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ver los castigos físicos impuestos por el Código de Hammurabi
  2. Collingwood, V. Boadicea, 2005
  3. Bible, Gospels of Matthew, Mark, Luke
  4. Ascham R. The Schoolmaster. London: John Daye, 1571: 1
  5. Newell P. A Last Resort? Corporal Punishment in Schools. Harmondsworth: Penguin, 1972: 9
  6. Bentham J. Chrestomathia. Oxford: Oxford University Press, 1983: 34, 106
  7. Roudinesco, Elisabeth. (1992) Madness and Revolution: The Lives and Legends of Theroigne de Mericourt, Verso. ISBN 0-86091-597-2. p.198
  8. Day, Randal., Predicting Spanking of Younger and Older Children by their Mothers and Fathers. Journal of Marriage and the Family 60 (febrero de 1998): 79-94
  9. Straus, 1994; Kipnis, 1999; Kindlon and Thompson, 1999; Newberger, 1999; Hyman, 1997
  10. Queensland Government, Department of Education, Training and Arts.
  11. Queensland Government: abolition of corporal punishment
  12. Anti-smacking bill becomes law. NZPA. 16-05-2007. http://www.nzherald.co.nz/section/1/story.cfm?c_id=1&objectid=10440080. Consultado el 16-05-2007. 
  13. Save The Children Sweden
  14. [1]
  15. «Hitting people is wrong – and children are people too». Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children, Save the Children Sweden (09-03-2003). Consultado el 10-04-2007.
  16. CBC News Indepth: Spanking
  17. «Facts About Corporal Punishment».
  18. Corporal punishment in school, Philippines, Feb 2004 - CORPUN ARCHIVE phs00402
  19. «El bofetón queda fuera de la ley».
  20. Krafft-Ebing, R. Psychopathia Sexualis. London & Philadelphia: F.A. Davis Co., 1892
  21. Freud, S. "A child is being beaten". International Journal of Psychoanalysis 1919; 1:371