Gehena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ge Hinnom en 1900.

Gehena (en griego: Geena (Γεέννα); en hebreo: Gai Ben Hinnom (גהינום, valle de Hinón) es el infierno o purgatorio judío. En el judaísmo el infierno es un lugar de purificación para el malvado,[1] en el que la mayoría de los castigados permanece hasta un año, aunque algunos están eternamente.[2]

El nombre derivó de un valle cercano a Jerusalén, la cañada o barranco de Hinón, identificada metafóricamente con la entrada al mundo del castigo en la vida futura.

Gehena también aparece en el Nuevo Testamento y en las primeras escrituras cristianas como el lugar en donde el mal será destruido. Presta también su nombre al infierno del Islam, Yahannam. En las escrituras rabínicas y en las cristianas, el Gehena como destino del pecador es diferente a Sheol, el lugar dónde habitan todos los muertos.

Etimología[editar]

"Gehena" deriva de Ge Hinnom (גי הנם), que significa «Valle de Hinom». Ge Hinnom también se llamaba Gai ben-Hinnom (גיא בן הנם), que significa «valle del hijo de Hinom». El valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén, y se extiende desde el pie del Monte Sion hasta el valle de Cedrón, al este. Es mencionado en la Biblia en diversos versículos como «valle de Hinón», «valle del hijo de Hinom» o «valle de los hijos de Hinom». No se describe como el infierno, sino como un valle real situado en Jerusalén (Josué 15:8 y 18:16, II Reyes 23:10, II Crónicas 28:3 y 33:6, Nehemías 11:30, Jeremías 7:31~32, y 19:2, 19:6 y 32:35), pero aunque en unas versiones aparece transliterado como gehena, en otras se traduce por infierno. Después del año 638 a. C. el valle de Hinón se convirtió en el lugar utilizado para incinerar los desperdicios de Jerusalén.[cita requerida]

La palabra gehena (Gehenem, Yahannam) también aparece en el libro musulmán, el Corán, como lugar del tormento para los pecadores, el equivalente islámico del infierno cristiano.

Historia[editar]

La puerta del sudoeste de Jerusalén, abierta hacia el valle, vino a ser conocida como «valle del hijo de Hinom» (Jeremías 7:31 19:2-6 y 32:35); el libro de Jeremías habla de los residentes israelitas que adoraban a Moloch, presagiando la destrucción de Jerusalén (Jeremías 32:35). En épocas antiguas los cananeos sacrificaban a niños al dios Moloch, quemándolos vivos; una práctica que fue proscrita por el rey Josías (II Reyes, 23:10).[nota 1] Cuando la práctica desapareció, se convirtió en el vertedero de la ciudad donde se incineraba la basura, y también los cadáveres de animales o los de algunos criminales"[cita requerida].

Gehena en el cristianismo[editar]

En los evangelios sinópticos Jesús utiliza la palabra gehena 12 veces para describir lo contrario a la vida del Reino prometido.[3] Es un lugar en donde el alma y el cuerpo se podrían destruir (Mateo 10:28) en un fuego inapagable (Marcos 9:43).

En Mateo 23:33 Jesús dice: Vosotros, serpientes, generación de víboras, ¿cómo podréis escapar al castigo del Gehena? Esta palabra se encuentra también en la Epístola de Santiago. Muchos cristianos asimilan gehena como el lugar de castigo eterno llamado infierno.[4] Por otra parte, algunas denominaciones, como los Testigos de Jehová, entienden el Gehena como el lugar en donde los pecadores impenitentes no guardan esperanza de resurrección. Por otro lado, los Adventistas creen por medio de su hermenéutica bíblica que Jesús utilizó este nombre como comparativo de el Juicio final donde los impíos son destruidos en el Lago de fuego (Gehena): La muerte segunda. No conciben el Gehena como un lugar donde las almas sean atormentadas eternamente, sino, como un lugar de destrucción eterna (Apocalipsis 20:14, 15]). Los universalistas cristianos, que creen que Dios salvará a todas las almas, interpretan las referencias del Nuevo Testamento al Gehena en el contexto del Antiguo Testamento, y concluyen que se refiere siempre al inminente juicio divino contra Israel y no al tormento eterno para el pecador.

El nuevo testamento se refiere al Hades como destino de los muertos o sepultura común de la humanidad, un lugar distinto al Gehena. En el Apocalipsis 20:14 se describe el destino final del Hades en un lago de fuego lo que para muchos cristianos significa lo mismo que gehena.

Gehena en el Islam[editar]

Según el Corán, solo Alá sabe quién irá al Yahannam (en árabe: جهنم) y quién al paraíso, el Yanna. Los musulmanes creen que los descreídos y los que no permancen fieles a su religión serán castigados en el Yahannam, un lago de fuego sobre el que pasa el puente que todas las almas deben cruzar para entrar en el Janah. Los pecadores caen del puente pero pueden ser perdonados por Alá, aunque los que no cumplieron los preceptos o solo fingieron creer en Alá, permanecerán en el Yahannam después del Qiyamah (Juicio Final).[5] [nota 2]

Quienes sometan a los creyentes a una prueba y no se arrepientan luego, tendrán el castigo de la gehena, el castigo de su fuego.

Corán, Sura 85, vers. 10[6]

El Corán describe a fondo el Yahannam:

Ésta es la Escritura, exenta de dudas, como dirección para los temerosos de Alá.

Corán, Sura 2, vers. 2[7]

El Zaqum es un árbol espinoso que crece en el Yahannam. Tiene frutas amargas y espinosas que los condenados deben comer, intensificando sus tormentos. Estas frutas tienen la forma de cabezas de diablos.

El día del fallo se darán todos cita. Día en que nadie podrá proteger nada a nadie, nadie será auxiliado, salvo aquél de quien Alá se apiade. Él es el Poderoso, el Misericordioso. El árbol de Zaqum es el alimento del pecador. Es como metal fundido, hierve en las entrañas como agua hirviente. ¡Cogedle y llevadle en medio del fuego de la gehena! ¡Castigadle, luego, derramando en su cabeza agua muy caliente!

Corán, Sura 44, vers. 40-48[8]

Notas[editar]

  1. Según distintas leyendas, los sacerdotes golpeaban los tambores (en hebreo: tof, tupim (תופים) para que los padres no oyeran los gemidos de los niños sacrificados, por lo que en aquella época se llamó al valle Topheth.
  2. El teólogo Al-Ghazali explica este puente como una metáfora: es el camino de la virtud.

Referencias[editar]

  1. Visión Rabínica del Purgatorio.
  2. Torah: conocimientos básicos.
  3. Blue Letter Bible, gehena.
  4. Metzger & Coogan (1993) Oxford Companion to the Bible’’, pág. 243.
  5. Enciclopedia Británica: Jahannam.
  6. http://www.coran.org.ar/Sura_085_Pag.htm Corán, sura 85
  7. El Corán, Sura 2
  8. «Ad_Dukhan».

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]